E_CONF_58_7_Add_1_SE
Correct misalignment Change languages order
E/CONF.58/7/Add.1 E-CONF-58-7-Add-1-s.pdf (Spanish)E/CONF.58/7/Add.1 E-CONF-58-7-Add-1-e.pdf (English)
E/CONF.58/7/Add.l Conferencia de las Naciones Unidas para la adopción de un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas Viena — 11 enero -19 febrero 1971 Documentos Oficiales Volumen I I : Actas resumidas de las sesiones plenarias Minutas de las sesiones de la Mesa y del Comité de Medidas de Fiscalización NACIONES UNIDAS -NUEVA YORK, 1973 Conferencia de las Naciones Unidas para la adopción de un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas Viena — 11 enero -19 febrero 1971 Documentos Oficiales Volumen I I : Actas resumidas de las sesiones plenarias Minutas de las sesiones de la Mesa y del Comité de Medidas de Fiscalización NACIONES UNIDAS -NUEVA YORK, 1973 NOTA PRELIMINAR Los Documentos Oficiales de la Conferencia de las Naciones Unidas para la adopción de un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas se publican en dos volúmenes. El volumen I (E/CONF.58/7) contiene los documentos preliminares (o relativos a la organización) y los documentos finales (Acta Final, resoluciones, etc.) de la Conferencia ; el texto del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas y el texto del Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas, de 1971, y una exposición, por artículos del Convenio, de los trabajos de la Conferencia. En este volumen figura también una lista de todos los documentos de la Conferencia. El volumen I I (E/CONF.58/7/Add.l) contiene las actas resumidas de las sesiones plenarias de la Conferencia y las minutas de las sesiones de la Mesa y del Comité de Medidas de Fiscalización, con las correcciones hechas por solicitud de las delegaciones y las modificaciones exigidas por la labor de edición. * * * En la presente publicación, las referencias a « China » y al « representante de China » o los « representantes de China » deben entenderse a la luz de la resolución 2758 (XXVI) de la Asamblea General, de 25 de octubre de 1971. En dicha resolución, la Asamblea General, entre otras cosas, decidió : « restituir a la República Popular de China todos sus derechos y reconocer a los representantes de su Gobierno como únicos representantes legítimos de China en las Naciones Unidas, así como expulsar inmediatamente a los representantes de Chiang Kaishek del puesto que ocupan ilegalmente en las Naciones Unidas y en todos los organismos con ellas relacionados. » * * * Las signaturas de los documentos de las Naciones Unidas se componen de letras mayúsculas y cifras. La mención de una de estas signaturas indica que se hace referencia a un documento de las Naciones Unidas. E/CONF.58/7/Add.l PUBLICACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS Número de venta: S.73.XI.4 Precio: 5,50 dólares de los EE.UU. (o su equivalente en la moneda del país) SIGLAS GATT Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio JIFE Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes OIPC/INTERPOL Organización Internacional de Policía Criminal OMS Organización Mundial de la Salud UNESCO Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura Ui ÍNDICE Página Actas resumidas de las sesiones pleoarias * Primera sesión Lunes 11 de enero de 1971, a las 11.15 horas Tema 1 del programa : Apertura de la Conferencia 1 Tema 2 del programa: Elección del Presidente 3 Segunda sesión Lunes 11 de enero de 1971, a las 16 horas Tema 3 del programa: Aprobación del programa 4 Tema 4 del programa: Aprobación del reglamento 4 Tema 5 del programa: Elección de Vicepresidentes 4 Tema 6 del programa : Designación del Comité de Asuntos Técnicos 4 Tema 7 del programa : Designación del Comité de Medidas de Fiscalización . . 5 Tema 8 del programa: Designación del Comité de Redacción 5 Tercera sesión Martes 12 de enero de 1971, a las 11.20 horas Tema 10 del programa : Organización de los trabajos 5 Tema 6 del programa : Designación del Comité de Asuntos Técnicos (reanudación de hs trabajos de la sesión anterior) 6 Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 Declaraciones de carácter general: Sr. Sheen (Australia) 6 Sr. Chapman (Canadá) 6 Dr. Rexed (Suecia) 6 Dr. Bertschinger (Suiza) 7 Dr. Babaian (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) 7 Dr. Danner (República Federal de Alemania) . . . 7 Sr. Huyghe (Bélgica) 8 Sr. Beedle (Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte) 8 Sr. Anischenko (República Socialista Soviética de Bielorrusia) 8 Sr. Ingersoll (Estados Unidos de América) . . . . 9 * Distribuidas originalmente con las signaturas E/CONF.58/SR.l a 28. Página Cuarta sesión Martes 12 de enero de 1971, a las 15.25 horas Tema 11 del programa : Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 197Q (continuación) Declaraciones de carácter general (continuación) : Sr. Ovtcharov (Bulgaria) 9 Dr. Thomas (Liberia) 9 Sr. Tsybenko (República Socialista Soviética de Ucrania) 10 Sr. Nikolié (Yugoslavia) . . 10 Sr. Hensey (Irlanda) 10 Sr. Barona Lobato (México) 10 Sr. Koch (Dinamarca) 11 Dr. Wieniawski (Polonia) 11 Sr. Serrano Fernández (Chile) 11 Sr. Kirca (Turquía) 13 Dr. Mabileau (Francia) 13 Sr. Roeck (OIPC/INTERPOL) 14 General El Hadeka (Liga de los Estados Árabes) . 14 Quinta sesión Miércoles 13 de enero de 1971, a las 10.15 horas Tema 9 del programa: Designación de la Comisión de Verificación de Poderes . 14 Tema 6 del programa: Designación del Comité de Asuntos Técnicos (reanudación de los trabajos de la tercera sesión y conclusión) . 14 Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) Declaraciones de carácter general (conclusión) : Dr. Azarakhch (Irán) 15 Dr. El Hakim (República Árabe Unida) . . . . . 15 Dr. Johnson-Romuald (Togo) 15 Sr. Fernández (Argentina) 15 Sr. Asante (Ghana) 16 Dr. Uranovicz (Hungría) 16 Sr. Anand (India) 16 Sr. Tereraho (Rwanda) 17 Mons. Moretti (Santa Sede) 17 Sr. Marschik (Austria) 17 Sr. Hoogwater (Países Bajos) 18 Sr. Eyries Valmaseda (España) 18 Sr. Shik Ha (República de Corea) 18 U Hla Oo (Observador de Birmania) 18 Sr. Onodera (Japón) 19 Página Sr. Chayet (Consejo Internacional sobre los Problemas del Alcoholismo y las Toxicomanías) . . . . 19 Sir Harry Greenfield (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) 19 Sr. Yang (China) * 20 Sexta sesión Miércoles 27 de enero de 1971, a las 15.10 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Informe del Comité de Redacción sobre los artículos 5 y 6 20 Informe del Comité de Medidas de Fiscalización sobre los artículos 5, 6, 7, 9, 10, 13 y 15 20 Artículo 16 (Medidas contra el uso indebido de sustancias sicotrópicas) 20 Artículo 17 (Lucha contra el tráfico ilícito) 23 Séptima sesión Jueves 28 de enero de 1971, a las 14.40 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 17 (Lucha contra el tráfico ilícito) (continuación) . . 25 Octava sesión Lunes 1.° de febrero de 1971, a las 10.15 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVTII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 17 (Lucha contra el tráfico ilícito) (continuación) ...... 28 Artículo 18 (Disposiciones penales) 29 Novena sesión Martes 2 de febrero de 1971, a las 10.10 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 18 (Disposiciones penales) (continuación) . . 32 Décima sesión Martes 2 de febrero de 1971, a las 15.05 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) * Véase la nota preliminar. Página Artículo 19 (Aplicación de medidas nacionales de fiscalización más estrictas que las establecidas por este Protocolo) 37 Artículo 5 (Administración especial) 38 Articulo 6 (Disposiciones especiales aplicables a las sustancias incluidas en la Lista I) 38 Artículo 7 (Licencias) 40 Artículo 8 (Recetas médicas) 41 Artículo 9 (Advertencias en los paquetes y propaganda) 41 11.a sesión Lunes 8 de febrero de 1971, a las 10.15 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 9 (Advertencias en los paquetes y propaganda) (conclusión) 41 Artículo 10 (Registros) 42 Artículo 13 (Inspección) 42 Artículo 15 (Informes de la Junta) 42 Artículo 16 (Medidas contra el uso indebido de sustancias sicotrópicas) (reanudación de los trabajos de la sexta sesión y conclusión) 45 Artículo 17 (Lucha contra el tráfico ilícito) (reanudación de los trabajos de la octava sesión y conclusión) 45 Artículo 18 (Disposiciones penales) (reanudación de los trabajos de la novena sesión) 45 12.a sesión Lunes 8 de febrero de 1971, a las 14.40 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 18 (Disposiciones penales) (conclusión) . . . 45 Artículo 19 (Aplicación de medidas nacionales de fiscalización más estrictas que las establecidas por este Protocolo) (reanudación de los trabajos de la décima sesión y conclusión) . . 47 Artículo 3 (Otras disposiciones especiales relativas al alcance de la fiscalización) 48 13.a sesión Miércoles 10 de febrero de 1971, a las 17.30 horas Tema 11 del programa : Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 3 (Otras disposiciones especiales relativas al alcance de la fiscalización) (conclusión) 50 Artículo 4 (Limitación del uso a los fines médicos y científicos) 51 Artículo 12 (Prohibición y restricciones a la importación y exportación de sustancias sicotrópicas) . . . 51 Artículo 12 bis (Disposiciones especiales relativas al transporte de sustancias sicotrópicas en los botiquines de primeros auxilios de buques, aeronaves u otras vi Página formas de transporte público de las líneas internacionales) 53 Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes) 53 14.a sesión Jueves 11 de febrero de 1971, a las 9.40 horas Tema 11 del programa : Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes) (continuación) 54 Artículo 20 (Gastos de los órganos internacionales motivados por la aplicación de las disposiciones del presente Protocolo) 56 15. a sesión Viernes 12 de febrero de 1971, a las 10.15 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 11 (Disposiciones relativas al comercio internacional) 59 16. a sesión Viernes 12 de febrero de 1971, a las 20.45 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 11 (Disposiciones relativas al comercio internacional) (conclusión) 63 Artículo 12 (Prohibición y restricciones a la importación y exportación de sustancias sicotrópicas) (reanudación de los trabajos de la 13.a sesión y conclusión) 64 Propuesta relativa a un nuevo artículo 12 ter . . . . 66 17. a sesión Sábado 13 de febrero de 1971, a las 10.20 horas Tema 11 del programa : Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) 68 18. a sesión Lunes 15 de febrero de 1971, a las 9.45 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (continuación) 73 Página 19.a sesión Lunes 15 de febrero de 1971, a las 21.15 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (continuación) 77 Artículo 15 bis (Medidas de la Junta para asegurar la ejecución de las disposiciones del Protocolo) . . . 78 Artículo 1 (Términos empleados) 80 20. a sesión Martes 16 de febrero de 1971, a las 10.25 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 1 (Términos empleados) (continuación) . . . 84 Título del instrumento sometido a la Conferencia . . 87 21. a sesión Martes 16 de febrero de 1971, a las 21.20 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 2 bis (Disposiciones especiales relativas a la fiscalización de los preparados) 88 Artículo 1 (Términos empleados) (continuación) . . . 89 Preámbulo 89 Artículo 14 bis (Funciones de la Comisión) 92 22.a sesión Miércoles 17 de febrero de 1971, a las 9.10 horas Tema 10 del programa : Organización de los trabajos (reanudación de los trabajos de la tercera sesión y conclusión) 93 Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) Artículo 14 bis (Funciones de la Comisión) (continuación) 93 Artículo 23 bis (Territorios a que se refieren los artículos 6, 11, 12 y 14) . . . . 97 Artículo 1 (Términos empleados) (continuación) . . . 97 Artículo 21 (Procedimiento para la firma, ratificación y adhesión) 98 23.a sesión Miércoles 17 de febrero de 1971, a las 17.10 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) vii Página Artículo 21 (Procedimiento para la firma, ratificación y adhesión) (continuación) . . . . . . . . . . . 99 Artículo 22 (Entrada en vigor) 102 24. a sesión Miércoles 17 de febrero de 1971, a las 21.15 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Artículo 22 (Entrada en vigor) (continuación) . . . . 103 Artículo 23 (Aplicación territorial) 103 Artículo 24 (Denuncia) . 106 Artículo 25 (Modificaciones) 106 Artículo 26 (Controversias) . 107 25. a sesión Jueves 18 de febrero de 1971, a las 9.50 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Preámbulo (reanudación de los trabajos de la 21.a sesión y conclusión) 109 Artículo 1 (Términos empleados) (reanudación de los trabajos de la 22.a sesión y conclusión) 109 Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (reanudación de los trabajos de la 19.a sesión y conclusión) 109 Artículo 10 (Registros) (reanudación de los trabajos de la 11.a sesión y conclusión) 110 Artículo 15 bis (Medidas de la Junta para asegurar la ejecución de las disposiciones del Convenio) (reanudación de los trabajos de la 19.a sesión y conclusión) 110 Artículo 27 (Reservas) 110 Artículo 28 (Notificaciones) 113 26. a sesión Jueves 18 de febrero de 1971, a las 17.25 horas Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Listas I a IV 114 27. a sesión Jueves 18 de febrero de 1971, a las 21.05 horas Tema 11 del programa : Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) Listas I a IV (conclusión) . 118 Informe de la Comisión de Verificación de Poderes . . . 119 Adopción del Acta Final 119 Proyectos de resolución y de declaración . . . . . . . 120 Tema 11 del programa: Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 Página (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (conclusión) Informe del Comité de Redacción . 122 Artículo 14 bis (Funciones de la Comisión) (reanudación de los trabajos de la 22.a sesión y conclusión) . 123 Artículo 20 (Gastos de los órganos internacionales motivados por la aplicación de las disposiciones del presente Convenio) (reanudación de los trabajos de la 14.a sesión y conclusión) 123 Artículo 21 (Procedimiento para la admisión, firma, ratificación y adhesión) (reanudación de ¡os trabajos de la 23.a sesión y conclusión) 123 Artículo 22 (Entrada en vigor) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) 123 Artículo 23 (Aplicación territorial) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) 123 Artículo 23 bis (Regiones a que se refiere el Convenio) (reanudación de los trabajos de la 22.a sesión y conclusión) 123 Artículo 24 (Denuncia) y artículo 25 (Modificaciones) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) 123 Artículo 26 (Controversias) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) . . 123 Artículo 27 (Reservas) (reanudación de los trabajos de la 25.a sesión y conclusión) . 123 Artículo 28 (Notificaciones) (reanudación de los trabajos de la 25.a sesión y conclusión) y los dos párrafos finales del Convenio 124 Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes) (reanudación de los trabajos de la 14.a sesión y conclusión) . 124 28.a sesión (sesión de clausura) Viernes 19 de febrero de 1971, a las 17:35 horas Adopción del Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas . . 124 Homenaje al Gobierno Federal de la República de Austria 125 Clausura de la Conferencia 125 Minutas de las sesiones de la Mesa y del Comité de Medidas de Fiscalización 1. MINUTAS DE LAS SESIONES DE LA MESA * Primera sesión Organización de los trabajos (tema 10 del programa de la Conferencia) . 129 Segunda sesión (sesión de clausura) Organización de los trabajos (tema 10 del programa de la Conferencia) (conclusión) 130 2. MINUTAS DE LAS SESIONES DEL COMITÉ DE MEDIDAS DE FISCALIZACIÓN** Primera sesión Elección del Presidente . . 131 Segunda sesión Elección del Vicepresidente 132 * Distribuidas originalmente con las signaturas E/CONF.58/C.l/Min.ly2. ** Distribuidas originalmente con las signaturas E/CONF.58/C.4/Min.l a 26. TÜi Página Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (tema U del programa de la Conferencia) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) . 132 Tercera sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (continuación) 134 Cuarta sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (continuación) 136 Artículo 5 (Administración especial) 138 Quinta sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 6 (Disposiciones especiales aplicables a las sustancias incluidas en la Lista I) 138 Sexta sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 6 (Disposiciones especiales aplicables a las sustancias incluidas en la Lista I) (continuación) . . . . 141 Séptima sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Marcha de los trabajos del Comité de Asuntos Técnicos 143 Artículo 6 (Disposiciones especiales aplicables a las sustancias incluidas en la Lista I) (continuación) . . . . 143 Artículo 7 (Licencias) 145 Octava sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 7 (Licencias) (continuación) 145 Artículo 9 (Advertencias en los paquetes y propaganda). 147 Novena sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 10 (Registros) 147 Décima sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 11 (Disposiciones relativas al comercio internacional) 150 11. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 11 (Disposiciones relativas al comercio internacional) (continuación) 152 Artículo 12 (Prohibición y restricciones a la importación y exportación de sustancias sicotrópicas) . . . . . . 153 12. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 6 (Disposiciones especiales aplicables a las sustancias incluidas en la Lista I) (reanudación de los trabajos de la séptima sesión y conclusión) 154 Página Artículo 10 (Registros) (reanudación de los trabajos de la novena sesión) 155 13. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Declaración del representante de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes sobre los artículos 10, 12, 14 y 15 del proyecto revisado de Protocolo . . 156 Artículo 10 (Registros) (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) 157 14. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 8 (Recetas médicas) 158 Artículo 13 (Inspección) 160 Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes). 160 15. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 7 (Licencias) (reanudación de los trabajos de la octava sesión y conclusión) 161 Artículo 10 (Registros) (reanudación de los trabajos de la 13.a sesión y conclusión) 161 Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes) (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) . . 161 16. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes) (continuación) 163 Artículo 15 (Informes de la Junta) 163 17. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Marcha de los trabajos de los Grupos de Trabajo . . . 163 Artículo 2 bis (Disposiciones especiales relativas a la fiscalización de los preparados) 164 18. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 8 (Recetas médicas) (reanudación de los trabajos de la 14.a sesión y conclusión) 165 Artículo 3 (Otras disposiciones especiales relativas al alcance de la fiscalización) 166 19. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 3 (Otras disposiciones especiales relativas al alcance de la fiscalización) (conclusión) 167 20. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 4 (Limitación del uso a los fines médicos y científicos) 169 21. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 4 (Limitación del uso a los fines médicos y científicos) (conclusión) 172 Artículo 2 bis (Disposiciones especiales relativas a la fiscalización de los preparados) (reanudación de los trabajos de la 17.a sesión y conclusión) 172 Artículo 14 (Informes que deben suministrar las Partes) (reanudación de los trabajos de la 16.a sesión y conclusión) 173 ix Página 22.a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 12 bis (Disposiciones especiales relativas al transporte de sustancias sicotrópicas en los botiquines de primeros auxilios de buques o aeronaves de las líneas internacionales) 176 23.a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 12 (Prohibición y restricciones a la importación y exportación de sustancias sicotrópicas) (reanudación de los trabajos de la 11.a sesión y conclusión) . . . . 177 Artículo 11 (Disposiciones relativas al comercio internacional) (reanudación de los trabajos de la 11.a sesión y conclusión) 179 Artículo 1 (Términos empleados) 179 Página 24. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (reanudación de los trabajos de la cuarta sesión) . . . 180 25. a sesión Examen del proyecto revisado de Protocolo (continuación) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (continuación) ... 183 26. a sesión (sesión de clausura) Examen del proyecto revisado de Protocolo (conclusión) Artículo 2 (Alcance de la fiscalización de las sustancias) (conclusión) 188 Artículo 15 bis (Medidas de la Junta para asegurar la ejecución de las disposiciones del Protocolo) . . . . 188 Artículo 14 bis (Funciones de la Comisión) 189 x ACTAS RESUMIDAS DE LAS SESIONES PLENARIAS PRIMERA SESIÓN PLENARIA Lunes 11 de enero de 1971, a las 11.15 horas Presidente provisional: Sr. WINSPEARE GUICCIARDI (Secretario General Adjunto, Director General de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, Representante del Secretario General) más tarde, Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 1 DEL PROGRAMA Apertura de la Conferencia 1. El PRESIDENTE PROVISIONAL declara abierta la Conferencia de las Naciones Unidas para la adopción de un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas y da la bienvenida a Su Excelencia el Presidente Federal de la República de Austria, Sr. Franz Joñas. 2. En nombre del Secretario General de las Naciones Unidas da las gracias al Gobierno de Austria, que ha tenido la gentileza de acoger a la Conferencia en Viena y de adoptar las disposiciones convenientes a tal efecto. En esta magnífica capital se han celebrado numerosos congresos y conferencias de importancia histórica, algunos de los cuales han fijado y codificado numerosos aspectos del derecho internacional. Así pues, la reunión de la presente Conferencia en los nobles y majestuosos edificios de la Hofburg está en total armonía con la historia de Viena, su pasado y su presente. 3. Sabido es que Austria es uno de los poquísimos países en que el problema de la droga no ha asumido, por fortuna, proporciones alarmantes; sin embargo, ningún país está totalmente a cubierto de esta calamidad social y todos, cualquiera que sea su situación actual, han convenido en la necesidad de adoptar medidas para poner coto al problema y reducir su incidencia; sólo así podrá impedirse que la calamidad se extienda rápidamente, con su interminable secuela de miserias y sufrimientos. 4. Gracias a una serie de tratados elaborados en La Haya, Ginebra, París y Nueva York, la comunidad internacional disponía ya de una estructura jurídica que facilitaba los elementos esenciales para la cooperación entre los Estados y cuya finalidad era conseguir que el uso de estupefacientes se limitara a fines exclusivamente médicos y científicos. 5. Por lo demás, hace menos de un mes que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la creación de un Fondo de las Naciones Unidas para la fiscalización del uso indebido de drogas [resolución 2719 (XXV) de 15 de diciembre 1970]. Mediante dicho Fondo, al que el Secretario General trata de dar existencia material, será posible adoptar medidas concertadas, tanto inmediatas como a largo plazo, contra el problema global que plantean los estupefacientes y las sustancias sicotrópicas, siendo estas últimas más concretamente el objeto de los trabajos de la presente Conferencia. 6. Desde hace unos quince años, ciertas sustancias sicotrópicas—estimulantes y depresores del sistema nervioso central—y alucinógenas, no recogidas en los tratados internacionales, ocupan un lugar cada vez más importante entre las drogas nefastas de las que se hace uso indebido. En estos últimos años, el problema ha dado lugar a importantes trabajos y a profundas reflexiones, tanto en la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas y en el Consejo Económico y Social como en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por desgracia, los hechos han demostrado que la recomendación reiterada de que se apliquen medidas de fiscalización de esas sustancias no ha producido sino efectos parciales. Por ello, se ha hecho necesario examinar la posibilidad de preparar un nuevo tratado, en virtud del cual todos los países habrían de aplicar las medidas indispensables de fiscalización. El proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas 1 presentado a la Conferencia es el resultado de los trabajos encaminados a la elaboración del instrumento jurídico más adecuado para ordenar la colaboración internacional en este sentido. 7. Es evidente que por sí solos los tratados no pueden resolver ningún problema. Sabido es que los tratados sobre estupefacientes, sustituidos en lo esencial por la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes^ y en los que eran Partes muchos Estados, no han logrado por sí mismos poner fin a la toxicomanía ni al tráfico ilícito, pero los conocedores de la vida internacional saben que sin dichos tratados, y sobre todo sin la cooperación a que han dado lugar, la situación sería desde hace tiempo catastrófica. 8. Conviene examinar el proyecto de Protocolo desde el punto de vista de sus efectos prácticos, aun cuando no sea suficiente para crear una situación perfecta. 9. Uno de los imperativos de la aplicación de los tratados es que los Estados Partes en los mismos tengan plena conciencia de sus obligaciones y se ajusten efectivamente a las disposiciones recogidas en ellos; no es menos importante que el número de Estados Partes sea el mayor posible. Evidentemente, se trata de objetivos más o menos ideales a los que conviene aproximarse en la medida que sea políticamente viable. Puesto que un tratado es un acuerdo entre Estados, todas las conclusiones recogidas en los mismos tienen que reflejar por fuerza las dificultades que ha sido preciso superar para 1 Documentos Oficiales del Consejo Económico y Social, 48.° período de sesiones, Suplemento No. 8 (E/4785), cap. III. 2 Documentos Oficiales de la Conferencia de las Naciones Unidas para la aprobación de una Convención Única sobre Estupefacientes, vol. II (E/CONF.34/24/Add.l) (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta : 63.XI.5), pág. 313. 1 2 Actas resumidas de las sesiones plenarias llegar, de común acuerdo, a una transacción entre partes cuyos intereses y principios no siempre son idénticos. 10. Los partidarios de un sistema de fiscalización estrictamente eficaz deben, por tanto, darse cuenta de que la rigidez de ese tipo de sistema no permitirá su aplicación universal con posibilidades de éxito. 11. Por el contrario, quienes prefieren inspirarse en un pragmatismo exageradamente flexible no conseguirán de ningún modo poner remedio a la peligrosa situación actual, que es lo suficientemente grave como para haber justificado la convocación de la presente Conferencia. 12. Cabe esperar que, al buscar una solución intermedia, la Conferencia llegue a elaborar un protocolo cuyas disposiciones logren la adhesión de una gran mayoría de Estados; sólo en ese caso será posible aplicar dicho instrumento a escala mundial; de otro modo correría el riesgo de ser letra muerta. 13. Los trabajos preliminares realizados por la Comisión de Estupefacientes hacen pensar que el proyecto de Protocolo contiene efectivamente los elementos principales de una auténtica fiscalización. Corresponde ahora a la Conferencia perfeccionarlo, aumentando su eficacia y estableciendo para su aplicación modalidades realistas. 14. La experiencia relativa a la fiscalización de estupefacientes ha demostrado que no es posible una fiscalización eficaz de los mismos si no se conocen con exactitud su cantidad y el uso que se hace de ellos. Esta información, ya se presente en estadísticas o en informes, está centralizada por las organizaciones internacionales, y en este caso concreto, por las Naciones Unidas y la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes. Sin embargo, la naturaleza de las sustancias sicotrópicas es tan diversa—conforme se reconoce en el proyecto de Protocolo—que los datos relativos a las mismas no han de ser necesariamente los mismos en cada caso. Sin embargo, es indispensable obtener un mínimo de datos sobre cada una de ellas. 15. Uno de los objetivos de la Conferencia será examinar con el mayor celo las características de cada sustancia sicotrópica para definir con exactitud y realismo las obligaciones de las Partes en materia de estadísticas e informes sobre cada una de tales sustancias. Este es un importante elemento de garantía que, aplicado objetivamente por todos los organismos internacionales, bastará para proteger los intereses de las Partes. 16. La Conferencia se reúne en un momento en que la comunidad internacional está decidida a lanzar un ataque de alcance mundial contra las drogas. Las disposiciones del proyecto de Protocolo, que permitirán luchar contra el uso indebido y el tráfico ilícito de estas sustancias, van a ser completadas por un conjunto de medidas que las Naciones Unidas comienzan a poner en práctica y cabe esperar que la Conferencia recomiende a los gobiernos la aplicación del Protocolo que va a elaborar, antes incluso de que éste entre en vigor. De este modo se pondrá remedio a la situación actual y se facilitarán al mismo tiempo los procedimientos de ratificación o de adhesión a un nuevo tratado. 17. En nombre del Secretario General de las Naciones Unidas, el Presidente provisional desea a la Conferencia un completo éxito y asegura a los participantes que cuentan con la cooperación de la Secretaría, que, con todos los medios a su alcance, les ayudará en los difíciles trabajos que les esperan en el transcurso de las próximas semanas. 18. Su Excelencia el Sr. Franz JOÑAS (Presidente Federal de la República de Austria) expresa cuan agradable le resulta dar la bienvenida en Austria a esta Conferencia mundial, a la que han sido invitados todos los Estados miembros del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. 19. La Conferencia ha de cumplir una misión importante y urgente. En efecto, el creciente uso indebido de drogas plantea a muchos Estados graves problems médicos y sociales. Hace algunos años Austria podía aún felicitarse de ser un país donde casi no existía el uso indebido de estupefacientes y, en particular, no había ningún toxicómano entre su juventud. Por desgracia, hay que reconocer que el uso indebido de drogas ya ha alcanzado a un sector considerable de esa juventud. Paralelamente, ha crecido mucho la incidencia de delitos de tráfico ilícito de drogas. 20. Estos cambios no pueden dejar indiferentes a las autoridades austríacas. El Ministerio de Educación está preparando una campaña de información que pretende sobre todo obtener en forma apropiada la cooperación activa de los alumnos de los establecimientos de enseñanza profesional y de cultura general. 21. Mediante la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, las Naciones Unidas han sometido a una fiscalización eficaz la distribución de estupefacientes, y más especialmente el uso indebido de los mismos. Por desgracia, aumenta sin cesar el número de otras sustancias que también se utilizan indebidamente. Se trata de las llamadas sustancias sicotrópicas, que tienen sobre la salud efectos nocivos parecidos a los que producen los estupefacientes tradicionales. El tráfico ilícito internacional de drogas se nutre principalmente de la curiosidad e inexperiencia de la juventud. El uso de estas sustancias perjudica inevitablemente a la salud, y toda la población sufre las consecuencias. 22. No es ésta la primera vez que las investigaciones científicas han conducido a resultados distintos de los previstos. Descubrimientos que pueden servir a la humanidad utilizados por especialistas experimentados y conscientes de sus responsabilidades, son explotados por especuladores rapaces y sin escrúpulos para quienes no importan las consecuencias. Esta situación preocupa profundamente a todos los Estados, y Austria tiene la firme intención de aplicar las medidas necesarias para combatir sus causas y sus efectos. No basta con adoptar medidas para el tratamiento y la rehabilitación de los toxicómanos, sino que también hay que impedir la propagación del mal. Para ello lo mejor es informar a las personas que corren el peligro y controlar con máximo rigor el comercio de esas sustancias. 23. La Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes ha dado buenos resultados en esta lucha contra el uso indebido de estupefacientes. Conviene, pues, aplicar el mismo método para combatir el uso indebido de sustanPrimera sesión plenaria — 11 de enero de 1971 3 cias sicotrópicas y limitar su empleo a usos médicos y científicos. 24. La Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas ha preparado un proyecto de convenio internacional sobre esas sustancias, que se denominará « Protocolo sobre sustancias sicotrópicas». Este detallado proyecto, que la Conferencia deberá examinar y adoptar, confiere a sus miembros una gran responsabilidad. En el transcurso de los debates deberán tener en cuenta en todo momento la salud de las poblaciones de sus países, especialmente de la juventud, a la que debe protegerse de los múltiples peligros de la civilización moderna. 25. En nombre del pueblo de Austria, el Presidente Federal de la República de Austria da la más cordial bienvenida a los representantes en la Conferencia de las Naciones Unidas para la adopción de un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas. A Austria siempre le complace ser elegida como lugar para reuniones y conversaciones internacionales. Hace constar con satisfacción que las Naciones Unidas han reconocido que Austria, como país neutral, está siempre dispuesta a ser punto de reunión donde los pueblos buscan la mutua comprensión. Espera que las importantes deliberaciones de la Conferencia no impedirán a sus miembros gozar de una interesante estancia de varias semanas en el país y en Viena, su capital. Podrán comprobar que son huéspedes de un pueblo trabajador y atento a los acontecimientos mundiales. 26. El orador expresa el deseo de que los esfuerzos de los participantes en la Conferencia conozcan un éxito completo y que su labor contribuya a proteger a los pueblos de un grave peligro. Muchos serán quienes más tarde se lo agradecerán. 27. EL PRESIDENTE PROVISIONAL da las gracias al Presidente Federal de la República de Austria por su notable discurso. El Presidente Federal de la República de Austria se retira. Se suspende la sesión a las 11.40 horas y se la reanuda a las 11.45 horas. TEMA 2 DEL PROGRAMA Elección del Presidente 28. El PRESIDENTE PROVISIONAL invita a los miembros de la Conferencia a que presenten candidaturas para el cargo de Presidente. 29. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), haciendo uso de la palabra en nombre de su delegación y en el de otras muchas, da las gracias al Gobierno austríaco por haber ofrecido su hospitalidad a la Conferencia y por haberle permitido reunirse en Viena, en un marco histórico y grandioso que no puede dejar de impulsarla a concluir felizmente sus trabajos. El orador presenta la candidatura del Sr. Erik Nettel, Doctor en Leyes por la Universidad de Viena. En efecto, el Sr. Nettel, que posee una amplia experiencia en cuestiones de derecho internacional y que ha representado a su país en muchas conferencias internacionales, es la persona indicada para desempeñar las funciones de Presidente de la Conferencia. En 1968 presidió con gran éxito la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y es indudable que aportará una valiosa colaboración a la Conferencia. 30. El Sr. WECKMANN MUÑOZ (México), el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Dr. DANNER (República Federal de Alemania), el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) y el Dr. MABILEAU (Francia) apoyan esta propuesta. Por aclamación, el Sr. Nettel (Austria) queda elegido Presidente y ocupa la Presidencia. 31. El PRESIDENTE da las gracias a la Conferencia por el honor que acaba de hacerle a él y a su país. Recuerda el notable desarrollo de la farmacoterapia moderna y menciona el otro aspecto de la cuestión, es decir, el aumento espectacular del uso indebido de las drogas. La ansiedad, el insomnio y otras manifestaciones de la tensión son fenómenos corrientes en la sociedad moderna. Aumenta sin cesar el número de personas que toman medicamentos por su propia iniciativa (tranquilizantes, estimulantes u otras sustancias sicotrópicas). Además, parece que la sociedad admite cada vez más esta práctica, lo que crea una situación nueva muy peligrosa. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que es muy difícil combatir el uso para fines no terapéuticos de estupefacientes, tales como el opio, cuando este uso está aceptado por la sociedad, como ha ocurrido en algunos países de Asia. Los gobiernos y la comunidad internacional han tenido que realizar esfuerzos, y deberán seguir realizándolos con carácter permanente y sistemático, para modificar la actitud de la sociedad con respecto al opio y a sus alcaloides. Aunque es sumamente difícil evaluar los resultados de la fiscalización internacional de estupefacientes, nadie puede negar que las medidas de fiscalización nacional e internacional han contribuido notablemente a limitar el uso indebido del opio. Las restricciones impuestas a la morfina y a los otros opiáceos no han creado dificultades importantes para la profesión médica en la mayoría de los países. 32. La lucha contra el uso indebido de las drogas es posible gracias a la cooperación de los países partes en los tratados internacionales, pero la situación se ha complicado más en la actualidad debido al uso indebido que se hace de las sustancias sicotrópicas; en efecto, a diferencia de los estupefacientes, estas sustancias no están sometidas a fiscalización internacional y se prestan a excesos cada vez más alarmantes. 33. El Presidente describe seguidamente los efectos nefastos y peligrosos de los alucinógenos, como el LSD, del que no se conoce hasta ahora ninguna utilización terapéutica. 34. Por el contrario, otras dos categorías de sustancias sicotrópicas—los estimulantes y los depresores del sistema nervioso central—tienen muchas aplicaciones terapéuticas ; las más importantes de estas drogas son los barbitúricos. Como se las utiliza en gran cantidad para fines terapéuticos, es mucho más difícil evaluar el uso indebido de estas drogas que el de los estupefacientes. En algunos países, representan cerca del 30 % de los medicamentos prescritos por las recetas médicas. Los barbitúricos se pueden considerar como medicamentos no peligrosos si se los utiliza en pequeñas dosis bajo vigilancia médica, pero ocurre frecuentemente que su utilización no se 4 Actas resumidas de las sesiones plenarias limita a los casos de necesidad terapéutica. Esta falta de fiscalización sobre sustancias que causan dependencia y que ofrecen grandes posibilidades de uso indebido constituye una fuente de graves peligros para los individuos, la salud pública y la sociedad. 35. Ha aumentado de un modo inquietante el número de personas—en general, muchachos o adultos jóvenes— que hacen un uso indebido de las anfetaminas. Los toxicómanos empedernidos las consumen también en muchos casos por vía intravenosa. Además, se las consume por vía oral, en forma de mezclas con barbitúricos. 36. Los alucinógenos como el LSD son sustancias muy peligrosas, de una gran actividad farmacológica, y debieran reservarse exclusivamente para la investigación. 37. El uso indebido de determinados medicamentos muy útiles, como los somníferos, los sedantes, los tranquilizantes y los estimulantes ha creado en algunos países problemas de sanidad pública y dificultades de orden social. Conviene encontrar métodos que permitan prevenir el uso indebido de esos medicamentos, que desempeñan una función muy importante y muy útil en terapéutica. 38. Los gobiernos han evaluado exactamente los peligros que puede ocasionar el uso indebido de dichos medicamentos. La Comisión de Estupefacientes ha elaborado un nuevo proyecto de protocolo internacional por el que se establece la fiscalización de tales sustancias. La diversidad de las medidas de fiscalización previstas debe reflejar al mismo tiempo la diversidad de las sustancias incluidas en las Listas y los problemas que plantea su utilización. La Conferencia tiene ante sí dicho proyecto de Protocolo, que le servirá de base para sus trabajos. Procede agradecer a la Comisión, al Secretario General y al personal de Secretaría los esfuerzos que han realizado en la preparación de estos documentos. 39. No obstante, queda todavía mucho por hacer antes de que dicho proyecto se convierta en un instrumento internacional de alcance general. El Presidente espera que la Conferencia responderá a los deseos de cuantos le han confiado esta importante labor. Se levanta la sesión a las 12.25 horas SEGUNDA SESIÓN PLENARIA Lunes 11 de enero de 1971, a las 16 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 3 DEL PROGRAMA Aprobación del programa (E/CONF.58/3/Rev.l) Queda aprobado el programa provisional (E/CONF.58/3/Rev.l). TEMA 4 DEL PROGRAMA Aprobación del reglamento (E/CONF.58/1 y Corr.l a 3) 1. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a que examine el reglamento provisional preparado por la Secretaría (E/CONF.58/1 y Corr.l a 3). 2. El Sr. ANAND (India) señala que en el artículo 5 se prevén veintiún Vicepresidentes, número basado en el artículo correspondiente del reglamento de la Asamblea General, aplicable a un órgano cuyo número de miembros excede de 120. Dado que el número de participantes en la Conferencia actual no llega a la mitad de ese número, propone que en el artículo 5 se sustituyan las palabras «veintiún Vicepresidentes» por «once Vicepresidentes ». 3. Por la misma razón, propone modificar la tercera frase del artículo 19, cuyo texto actual estipula que el Comité de Medidas de Fiscalización estará integrado por «todos los miembros de la Mesa y, al menos, otros treinta representantes de Estados participantes, sin excluir a ningún otro representante que desee tomar parte en sus trabajos », para que diga : « El Comité de Medidas de Fiscalización estará integrado por todas las delegaciones que deseen tomar parte en sus trabajos y envíen al Secretario Ejecutivo una notificación en tal sentido. » 4. El PRESIDENTE propone que la Conferencia apruebe el reglamento provisional con las dos enmiendas propuestas por el representante de la India. Así queda acordado. TEMA 5 DEL PROGRAMA Elección de Vicepresidentes 5. El PRESIDENTE dice que, conforme al nuevo texto del artículo 5 del reglamento, la Conferencia debe designar once Vicepresidentes. 6. Después de celebrarse consultas oficiosas, se ha propuesto para la Vicepresidencia la candidatura de las once delegaciones siguientes: Brasil, Estados Unidos de América, Ghana, India, Japón, México, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Árabe Unida, Togo, Turquía y Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Queda aprobada la propuesta. TEMA 6 DEL PROGRAMA Designación del Comité de Asuntos Técnicos 7. El PRESIDENTE dice que, después de celebrar consultas oficiosas, se ha propuesto que el Comité de Asuntos Técnicos que debe designarse de conformidad con el artículo 18 del reglamento, esté compuesto de las delegaciones de los siguientes Estados : Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Estados Unidos de América, Francia, Hungría, India, Japón, México, Países Bajos, Polonia, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Federal de Alemania, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Suecia, Suiza, Togo, Turquía, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Yugoslavia. Ulteriormente se ha recibido una solicitud de admisión en el Comité de Asuntos Técnicos de la delegación de la República Árabe Unida. 8. El Sr.:ANAND (India) apoya la solicitud de la delegación de la República Árabe Unida. 9. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y el Sr. MANSOUR (Líbano) se declaran también en favor de la solicitud» Segunda sesión plenaria — 11 de enero de 1971 10. El Dr. HOLZ (Venezuela) apoya la solicitud y pide asimismo que Venezuela sea admitida en el Comité de Asuntos Técnicos. 11. El Dr. MABILEAU (Francia) estima aceptables ambas peticiones. 12. El Dr. ALAN (Turquía) apoya también las dos solicitudes y afirma que la inclusión de ambos países en el Comité conferiría a éste una representatividad geográfica más amplia. 13. El Sr. MIRANDA HERNÁNDEZ (España) ruega que se incluya también a su país en el Comité de Asuntos Técnicos. 14. El PRESIDENTE propone que el Comité de Asuntos Técnicos esté compuesto por las delegaciones de los siguientes Estados : Australia, Austria, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos de América, Francia, Hungría, India, Japón, México, Países Bajos, Polonia, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Árabe Unida, República Federal de Alemania, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Suecia, Suiza, Togo, Turquía, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Venezuela y Yugoslavia. Así queda acordado. TEMA 7 DEL PROGRAMA Designación del Comité de Medidas de Fiscalización 15. El PRESIDENTE señala que, con arreglo al artículo 19 del reglamento, en su forma enmendada, todas las delegaciones participantes en la Conferencia podrán formar parte del Comité de Medidas de Fiscalización, siempre y cuando lo pongan en conocimiento del Secretario Ejecutivo. 16. Por tanto, sugiere que toda delegación que desee participar en los trabajos del Comité de Medidas de Fiscalización lo notifique al Secretario Ejecutivo inmediatamente después de la sesión. Asi queda acordado. TEMA 8 DEL PROGRAMA Designación del Comité de Redacción 17. El PRESIDENTE señala a la atención de los presentes el artículo 17 del reglamento, según el cual la Conferencia designará un Comité de Redacción integrado por 15 miembros. Se han celebrado conversaciones oficiosas en las que se ha tenido presente, en particular, la necesidad de que en el Comité estén repre* sentados los distintos idiomas, y en consecuencia el orador propone que el Comité de Redacción esté integrado por las delegaciones de los siguientes Estados: Canadá, China *, España, Estados Unidos de América, Francia, India, Irán, México, Polonia, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Árabe Unida, Túnez, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Venezuela y Yugoslavia. 18. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), haciendo uso de la palabra sobre una cuestión de orden, señala que la participación de los representantes de Chiang Kai-shek en los trabajos de la * Véase la nota preliminar. 5 Conferencia es ilegal e indica que sólo y exclusivamente una delegación acreditada por el Gobierno de la República Popular de China puede representar a China. 19. El Dr. WIENIAWSKI (Polonia) se asocia a esa declaración. 20. La delegación de Polonia dice que, muy a su pesar, a causa del reducido número de sus miembros no puede formar parte del Comité de Redacción. 21. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) desea también subrayar que China debe estar representada en la Conferencia por un representante de la República Popular de China. 22. El Dr. BÓLCS (Hungría) apoya también la declaración del representante de la URSS. 23. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) se asocia a las declaraciones formuladas por los representantes de la URSS, Polonia, Yugoslavia y Hungría. 24. El Sr. SERRANO FERNÁNDEZ (Chile) dice que su delegación acogería complacida la participación de la República Popular de China en la Conferencia. 25. Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) indica que la Conferencia tiene un mandato limitado y no está calificada para pronunciarse sobre un asunto tan complejo y de tan alto contenido político como el de la representación de China. 26. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que ajuicio de su Gobierno el escaño de China debe ser ocupado por un representante de la República Popular de China y no por un representante de Taipeh. 27. El PRESIDENTE dice que las declaraciones que se acaban de formular constarán en las actas de la Conferencia. 28. Como la delegación de Polonia no puede participar en los trabajos del Comité de Redacción, propone que el Comité quede integrado por las delegaciones de los quince países siguientes: Canadá, China *, España, Estados Unidos de América, Francia, India, Irán, México, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Árabe Unida, República Socialista Soviética de Ucrania, Túnez, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Venezuela y Yugoslavia. Así queda acordado. Se levanta la sesión a las 17 horas. TERCERA SESIÓN PLENARIA Martes 12 de enero de 1971, a las 11.20 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 10 DEL PROGRAMA Organización de los trabajos (E/CONF.58/2/Rev.l) 1. El PRESIDENTE comunica a los participantes que esa misma mañana la Mesa ha dedicado su primera sesión a la organización de los trabajos de la Conferencia. La Mesa examinó la nota del Secretario General relativa a la organización de los trabajos y calendario de reuniones de la Conferencia (E/CONF.58/2/Rev.l). 6 Actas resumidas de las sesiones plenarias 2. La Mesa ha decidido proponer a la Conferencia que se inspire fielmente en la nota del Secretario General, en la inteligencia de que se podrán introducir modificaciones en dicho calendario si las circunstancias lo exigen. Queda aprobada la propuesta de la Mesa. TEMA 6 DEL PROGRAMA Designación del Comité de Asuntos Técnicos (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) 3. El PRESIDENTE señala que la delegación de la Argentina, que ya está completa, ha comunicado a la Mesa que desea formar parte del Comité de Asuntos Técnicos. El Presidente propone que se acceda a esa petición. Así queda acordado. TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (E/4785, capítulo 111) DECLARACIONES DE CARÁCTER GENERAL 4. El Sr. SHEEN (Australia) estima que la presencia en Viena de tantos expertos eminentes atestigua que el mundo comprende el peligro que origina el uso indebido de las sustancias sicotrópicas y se propone combatirlo. Convendría que las disposiciones del Protocolo destinado a reglamentar la distribución y el uso de esas sustancias fuesen aplicables universalmente. En consecuencia, habrá que tener en cuenta la situación de todos los Estados que puedan llegar a ser partes en dicho instrumento. 5. No es menos importante que los países participantes queden en libertad de aplicar normas más rigurosas que las del propio Protocolo. Así lo hace ya Australia en lo que respecta a determinados estimulantes del sistema nervioso central, a los que se ha extendido la aplicación de un sistema electrónico mediante el cual queden registradas todas las transacciones lícitas de estupefacientes. Esto permite detectar inmediatamente todas las evasiones. La composición de las listas que figurarán como anexo del Protocolo tiene también una importancia primordial. Por último, Australia estima que las sustancias nuevas y potencialmente peligrosas plantearán un problema tan grave como las que van a quedar sometidas a fiscalización desde que entre en vigor el Protocolo. 6. El Sr. CHAPMAN (Canadá) manifiesta que el uso de drogas para fines no médicos, sobre todo entre los jóvenes, plantea desde hace varios años un problema de creciente gravedad en el Canadá. Por ello, en mayo de 1969, el Gobierno canadiense constituyó una comisión para estudiar el uso de medicamentos con fines no médicos. Dicha comisión tiene unas atribuciones sumamente amplias, estando facultada, entre otras cosas, para : a) reunir los datos e informaciones existentes acerca del uso de sustancias sicotrópicas con fines no médicos; b) informar sobre el estado actual de los conocimientos médicos acerca de los efectos de las referidas drogas y sustancias; c) estudiar las motivaciones que incitan al uso de esas drogas con fines no médicos e informar al respecto; d) estudiar los factores sociales, económicos, educativos y filosóficos relacionados con el uso no médico de esas sustancias y, especialmente, la amplitud del fenómeno, los grupos de edades de los interesados, los problemas de información y comunicación, e informar al respecto ; e) examinar las medidas que el Gobierno canadiense pudiera adoptar a todos los niveles, por su cuenta o en concierto con otros gobiernos, para atenuar las dificultades originadas por ese uso no médico. 7. La comisión de estudio ha presentado un informe provisional y debe presentar otro definitivo antes de finales de mayo de 1971, pero el Gobierno canadiense ha tomado ya medidas para resolver el problema y establecido un programa nacional coordinado en cuatro puntos : a) estudios para comprender más adecuadamente las causas y consecuencias del uso no médico y del uso indebido de drogas; b) campañas nacionales de información destinadas a los diferentes grupos de la población canadiense acerca de las sustancias sicotrópicas que se prestan a usos indebidos; c) servicios especiales encaminados a completar las medidas adoptadas por los servicios existentes en las esferas prioritarias de intervención en casos de crisis, de readaptación y de prevención; d) ampliación de los servicios existentes encargados de analizar las sustancias sicotrópicas de las que se hace uso indebido. 8. El Gobierno del Canadá reconoce la necesidad de poner en práctica medidas de fiscalización en los planos nacional e internacional; igual que el representante del Secretario General, estima que un Protocolo internacional sobre las sustancias sicotrópicas, para ser eficaz, debe ser aplicado de forma concienzuda y eficaz por los Estados partes en el mismo. Además, conviene que el número de Estados Parte en el Protocolo sea el máximo posible. Así pues, de un lado es necesario que las medidas de fiscalización previstas hagan del Protocolo un instrumento eficaz que permita reglamentar y, en caso necesario, prohibir el comercio lícito de las sustancias sicotrópicas incluidas, así como limitar en la medida de lo posible su tráfico ilícito. Por otra parte, dicho instrumento debe poseer una flexibilidad que lo haga ampliamente aceptable, en la inteligencia de que flexibilidad no quiere decir ineficacia. Finalmente, dado que la situación varía según los países y que una misma sustancia puede ser objeto de uso indebido en un país y no serlo en otro, será preciso que el futuro Protocolo autorice a un país a imponer, además de las medidas necesarias de fiscalización en el plano internacional, las restricciones que considere pertinentes en el plano nacional para proteger la salud pública y el bienestar de su población. 9. El Dr. REXED (Suecia) observa que la presente Conferencia se ha reunido a causa del uso indebido, cada vez más extendido, de las sustancias sicotrópicas desde hace algunos años. Un estudio hecho por la Oficina Regional para Europa de la OMS ha puesto de relieve que en varios países, en otro tiempo libres del azote, se agrava ahora la situación; éste es el caso de los países escandinavos. Ante tal situación, parece que la legislación nacional no basta para proteger a la población y es indispensable crear un sistema de cooperación internacional. Tercera sesión plenaría — 12 de enero de 1971 1 10. El representante de Suecia insiste acto seguido en la novedad del Protocolo si se lo compara con la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. En efecto, esta última se refería especialmente a sustancias derivadas de productos naturales originarios de países en desarrollo, y algunos de estos países han tenido que hacer un esfuerzo especial para aplicar las disposiciones de la Convención, que afectaban a su producción agrícola. El proyecto de Protocolo que se presenta tiene una finalidad muy distinta, ya que va a aplicarse a sustancias sintéticas producidas industrialmente en países desarrollados. Son los países desarrollados y sus industrias quienes deben asumir ahora la responsabilidad de crear un sistema de fiscalización nacional e internacional capaz de hacer frente a los actuales y futuros problemas relacionados con las sustancias nuevas y con las drogas derivadas de aquéllas. Algunas de esas sustancias no han suscitado hasta ahora grandes dificultades y, sin embargo, pueden crear dependencia; la comunidad internacional debe estar en condiciones de actuar cuando la situación lo exija. Sin duda, conviene que las industrias químicas y farmacéuticas prosigan sus investigaciones, pero, por estricta que sea la fiscalización durante las investigaciones y pruebas clínicas, ocurre a menudo que se emplea como medicamento una sustancia que puede dar lugar a graves abusos. Igualmente, una de las principales características del Protocolo debe ser la de facilitar al Estado medios de acción rápida que permitan impedir la difusión de una sola sustancia. Además, dicho instrumento debe ser realmente completo y sus disposiciones de fácil y flexible aplicación cuando sea necesario, sin que las industrias se vean impedidas de continuar sus actividades útiles. 11. El representante de Suecia expresa la esperanza de que la Conferencia prepare un instrumento internacional apto para su revisión ulterior en función de los hechos nuevos que señalen los investigadores médicos y científicos. 12. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) señala que la fiscalización de las sustancias sicotrópicas tiene un doble aspecto: limitar la producción a los fines legítimos y reprimir el tráfico ilícito. Se trata de evitar los usos indebidos sin impedir el empleo de sustancias sicotrópicas para fines terapéuticos ni obstaculizar el progreso de la ciencia. El éxito de la fiscalización internacional depende por completo de la aplicación de medidas rigurosas en el plano nacional, y el Protocolo debe enunciar claramente las obligaciones de los Estados participantes. Debe redactarse el texto de manera que sea aceptable para el máximo número de países e incluir en él solamente los principios fundamentales, confiando en que los gobiernos les den efecto en su legislación nacional. Además, las medidas de fiscalización deben ser lo suficientemente flexibles para tener en cuenta las características específicas de las distintas sustancias; de ahí la importancia de la cuestión de las Listas. Por consiguiente, hay que simplificar el proyecto de Protocolo al máximo sin menoscabo de su eficacia. Ante la importancia de ese instrumento internacional, tal vez fuera preferible darle el nombre de convención. 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que la Unión Soviética concede gran importancia a la aplicación de medidas eficaces destinadas a combatir el tráfico ilícito de estupefacientes y de sustancias sicotrópicas y prevenir el uso indebido de drogas y la toxicomanía. Son muchos los acuerdos internacionales sobre estupefacientes que ha firmado o a los que se ha adherido la URSS: las Convenciones de 1925, 1931 y 1936 y los Protocolos de 1946 y de 1948. La URSS es Parte en la Convención Única de 1961, importante instrumento internacional sobre la cuestión. La URSS colabora activamente con otros países en esta esfera. 14. Aunque el uso indebido de las sustancias sicotrópicas no plantea ningún problema en la Unión Soviética, por razones humanitarias, la URSS se ha declarado siempre partidaria de la instauración de medidas de fiscalización, inclusive en el plano internacional, para tan peligrosas sustancias. En la URSS, las sustancias sicotrópicas, en particular las anfetaminas, los barbitúricos y los alucinógenos, están sometidas a una estricta fiscalización, y el uso del LSD y de sus derivados está prohibido a cualquier persona. Sin embargo, en vista de que en una serie de países el uso indebido de esas sustancias está actualmente muy extendido y va adquiriendo mayores proporciones, se necesitan medidas de fiscalización eficaces y que a la vez engloben medidas nacionales e internacionales. Sin embargo, la fiscalización internacional sólo será eficaz si el mayor número posible de países unen sus esfuerzos en este sentido. El Protocolo interesa a la comunidad internacional íntegra y por lo tanto, conforme al principio de igualdad soberana de los Estados, todos los Estados deben tener la posibilidad de participar en la presente Conferencia. Por esta razón la Unión Soviética considera inadmisible e ilícito que la República Democrática Alemana, la República Popular Democrática de Corea y la República Democrática de Viet-Nam no hayan sido invitadas. Esta discriminación daña a la cooperación internacional, porque esos Estados habrían podido aportar una preciosa contribución a la lucha contra el tráfico ilícito y el uso indebido de las sustancias sicotrópicas. 15. La delegación soviética señala a la atención de la Conferencia su comunicación del 27 de marzo de 1970 transmitiendo una carta, dirigida por el Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Democrática Alemana al Consejo Económico y Social en su 48.° período de sesiones3, en la que el Ministerio manifestaba que la República Democrática Alemana estaba interesada en la elaboración y firma de un Protocolo para la fiscalización de las sustancias sicotrópicas y que estaba dispuesta a participar en la Conferencia de Plenipotenciarios y a ser Parte en el Protocolo. El orador lamenta que los organizadores de la presente Conferencia no hayan dado debidamente curso a esa importante comunicación. 16. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que la República Federal de Alemania aprueba sin reservas los objetivos del proyecto de Protocolo, a saber, someter a un sistema de fiscalización las sustancias sicotrópicas de las que se hace uso indebido y que pueden causar dependencia. En particular, apoya las disposiciones según las cuales la distribución y el comercio de esas sustancias y de sus preparados se someterán a la concesión de licencias. La delegación de la República s E/L.1304. 8 Actas resumidas de las sesiones plenarias Federal de Alemania aprueba también las disposiciones previstas para las sustancias que figuran en las Listas I y I I y estima que tales sustancias deben ser objeto de una reglamentación análoga a la de la Convención Única. En cuanto a las sustancias de la Lista I I I , sólo deberá exigirse una declaración en los casos de exportación y de importación, según se prevé en el artículo 11 del proyecto de Protocolo. En cuanto a las sustancias de la Lista IV, el representante de la República Federal de Alemania piensa que ni es suficientemente claro que originan dependencia ni presentan riesgos de uso indebido bastantes para justificar una reglamentación especial. 17. El representante de la República Federal de Alemania espera que sea posible elaborar un texto que satisfaga a todos los países. 18. El Sr. HUYGHE (Bélgica) subraya que el uso indebido de sustancias sicotrópicas no plantea problemas graves en Bélgica debido a las medidas draconianas introducidas para el registro, la fabricación, el comercio y el despacho de sustancias como las anfetaminas, los barbitúricos, los tranquilizantes y los alucinógenos. 19. En cuanto al problema en su conjunto, el representante de Bélgica, que habla también en nombre del Gran Ducado de Luxemburgo, comparte las opiniones expresadas por el representante de Suiza. Es evidentemente necesario establecer una fiscalización internacional para ciertas categorías de sustancias sicotrópicas y que el Protocolo que se elabore deberá tener por objeto prevenir la automedicación, el uso indebido y el consumo abusivo de esas sustancias y evitar su tráfico ilícito y combatirlo allá donde exista. Las medidas preconizadas deben ser sencillas y aplicables por todos los países. Por esa razón, el Protocolo debería ocuparse únicamente de las sustancias sicotrópicas que producen dependencia o que pueden dar lugar a excesos graves que constituyan un problema social o pongan en peligro la salud pública. Es inútil incluir en las Listas productos que rara vez se usan indebidamente y cuyos efectos nocivos no sobrepasan la esfera del individuo. 20. En efecto, es preciso evitar que el Protocolo imponga a los países una carga administrativa tal que les haga imposible el cumplimiento de sus obligaciones internacionales. Por otra parte, como ha indicado el representante de Suecia, no se trata de productos naturales, sino de sustancias sintéticas cuya fabricación está sometida en la mayoría de los países a licencia y a medidas de fiscalización aplicadas por personas calificadas. Resulta, pues, fácil comprobar las cantidades de productos básicos importados y exportados y fiscalizar el consumo, sin necesidad de entrar en el detalle de los preparados. 21. Al comprobar que no existe diferencia alguna en el procedimiento de fiscalización previsto para las sustancias que figuran en las Listas I I I y IV respectivamente, el representante de Bélgica se pregunta si la Lista IV no resulta superflua. De conservarse esta Lista, sólo debería comprender las sustancias que ofrecen un peligro potencial, pero que únicamente serían fiscalizadas en el plano nacional. 22. Para terminar, el representante de Bélgica asegura a los miembros de la Conferencia que su país, al igual que el Gran Ducado de Luxemburgo, aportará toda su colaboración a la elaboración de un Protocolo concebido según las ideas que a grandes rasgos acaba de exponer. 23. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) recuerda, como lo señaló en el Comité Especial de la Comisión de Estupefacientes en 1966, que los problemas del uso indebido de sustancias sicotrópicas complican y agravan los de la toxicomanía. La evolución registrada en este último decenio ha modificado toda perspectiva para los que tratan de imponer un sistema de fiscalización : la expansión farmacéutica, la considerable afluencia de productos nuevos, el ritmo de los cambios económicos y sociales, el crecimiento de las comunicaciones y otros muchos factores exponen particularmente a la juventud a la creciente variedad de toxicomanías. Debido a la falta de mejores conocimientos y de mejor información, los gobiernos, el cuerpo docente, el cuerpo médico, la curia, las instituciones penales y sociales y la industria farmacéutica no han encontrado todavía medidas de contención eficaces. Por lo tanto, los sistemas de fiscalización provisionalmente establecidos se están poniendo en tela de juicio y son objeto de una revisión general; cada vez se pone mayor empeño en conseguir el asesoramiento de médicos, sociólogos y de otros expertos profesionales para los programas destinados a luchar contra el uso indebido de las drogas y a informar al público sobre las dimensiones sociales del problema. Los recientes informes del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia reflejan estas tendencias. 24. El representante del Reino Unido abunda en la opinión de los oradores precedentes de que el Protocolo no debe obstaculizar el ejercicio de la medicina ni las investigaciones científicas con medidas inútiles, sino que debe reforzar los sistemas de fiscalización nacionales con medidas internacionales adecuadas y lo suficientemente flexibles para que se adapten a la evolución de las condiciones y necesidades. Ante todo conviene delimitar exactamente los problemas verdaderamente internacionales que exigen una solución de orden internacional. Se sabe demasiado poco acerca de los nuevos problemas como para que se justifique una estricta centralización de las decisiones relativas a la fiscalización. Si las autoridades nacionales estuvieran dotadas de facultades adecuadas que les permitieran beneficiarse del asesoramiento de expertos con respecto a la situación reinante en sus propios países, las Partes podrían tener mayor latitud para decidir por sí mismas sobre las medidas de fiscalización, así como sobre el alcance de éstas. Con esta finalidad, el Gobierno del Reino Unido ha sometido al Parlamento una legislación en la que se prevé: a) la implantación de sanciones, especialmente contra traficantes; b) el establecimiento de un mecanismo permanente de consultas entre expertos que permitirá acometer el problema, tanto en el plano legislativo como en el social, educativo y médico; ye) nuevos poderes y una nueva reglamentación en materia de fiscalización. 25. El Sr. ANISCHENKO (República Socialista Soviética de Bielorrusia) dice que la celebración de esta Conferencia demuestra la importancia del problema planteado por el uso indebido de sustancias sicotrópicas en varios países, en particular entre la juventud, y lamenta que algunos países, como por ejemplo la República Democrática Alemana, la República Democrática de Viet-Nam Cuarta sesión plenaria — 12 de enero de 1971 y la República Popular Democrática de Corea, hayan sido excluidos de la Conferencia. 26. Por su parte, la República Socialista Soviética de Bielorrusia no conoce esta clase de problemas, pero no puede permanecer indiferente ante los peligros que se ciernen sobre la comunidad internacional, y espera que el Protocolo constituirá un eficaz obstáculo para la difusión de sustancias sicotrópicas. 27. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) manifiesta su inquietud con respecto al grave problema que las drogas plantean en los Estados Unidos. En este país, las drogas se han puesto desgraciadamente de moda en distintos medios. Las nuevas sustancias sicotrópicas ejercen terribles efectos sobre sus víctimas y suscitan la inquietud y la ofuscación del resto de la población. La presente Conferencia constituye une prueba de que en otros países se experimenta análoga inquietud. 28. Para combatir esta situación, y reconociendo que no se puede abordar el problema de una sola forma, el Congreso de los Estados Unidos aprobó en octubre de 1970 la Comprehensive Drug Abuse Prevention Act, 1970. Los elementos principales de esta ley son los siguientes : en primer lugar, el afianzamiento de las medidas de fiscalización de las drogas y de las sanciones civiles y penales que castigan su tráfico ilícito ; en segundo lugar, la prevención del uso indebido de las drogas y, en tercer lugar, la reintegración de los toxicómanos en la sociedad. Esta ley se basa, entre otras cosas, en los principios de que muchas drogas sirven para fines médicos legítimos y que el uso indebido de las mismas es perjudicial para la salud y el bienestar del pueblo norteamericano. El orador cree que estos principios son válidos para los trabajos de la Conferencia. 29. Otros muchos países ven la necesidad de reforzar su legislación en esta esfera. En el plano internacional, el Sr. Ingersoll subraya la importancia de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, aprobada hace diez años por las Naciones Unidas, y considera alentadora la acción desarrollada desde entonces por la Organización, en particular la creación de un Fondo de las Naciones Unidas para la fiscalización del uso indebido de drogas. 30. Un tratado sobre las sustancias sicotrópicas servirá para completar el sistema internacional de fiscalización. El orador espera que la Conferencia adopte un tratado eficaz, que cuente con el apoyo de una gran mayoría de Estados, según el deseo expresado por el representante del Secretario General (primera sesión, párr. 12). Lo mismo que el orador precedente, estima que el tratado no debe entorpecer a la profesión médica ni á la industria farmacéutica, y añade que tampoco debe entorpecer las investigaciones. 31. La delegación de los Estados Unidos está de acuerdo con muchos de los elementos del proyecto de Protocolo ; considera que únicamente son necesarias ciertas modificaciones importantes en dos o tres puntos, y está dispuesta a estudiar otras soluciones constructivas. Los Estados Unidos esperan hacer una contribución importante al éxito de la Conferencia gracias al grupo de expertos en derecho, administración pública, medicina, sanidad pública y aplicación de leyes que integran su delegación. Se levanta la sesión a las 12.50 horas. 9 CUARTA SESIÓN PLENARIA Martes 12 de enero de 1971, a las 15.25 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, en conformidad con la resolución 1474 (XLVlll) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo I I I ) DECLARACIONES DE CARÁCTER GENERAL (continuación) 1. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) dice que en su país el problema del uso indebido de drogas y sustancias sicotrópicas no es muy grave, gracias a un eficaz sistema de fiscalización nacional y a las influencias sociales que actúan como factores inhibidores de la toxicomanía. 2. Se está produciendo en todo el mundo una revolución farmacológica que no sólo ha cambiado el desarrollo de muchas enfermedades, sino que también ha tenido repercusiones sicológicas y fisiológicas. Las drogas son tan peligrosas, en potencia, que todos los países deben ponerse de acuerdo para hacer frente a los problemas que plantean. 3. El Protocolo ha de prever medidas severas y eficaces para su aplicación en todos los países, y la Conferencia debe formular definiciones que limiten el uso de las sustancias sicotrópicas en la medicina e impidan su uso indebido. El Protocolo debe tener un carácter auténticamente internacional. 4. El orador coincide con el representante de la Unión Soviética (tercera sesión) en que debería haberse invitado a la Conferencia a los Gobiernos de la República Democrática Alemana, la República Popular Democrática de Corea y la República Democrática de Viet-Nam. En la República Democrática Alemana se están efectuando importantes investigaciones y el Gobierno ha establecido una eficaz fiscalización de las drogas, por lo que este país podría haber aportado una importante contribución a los trabajos de la Conferencia. 5. El Dr. THOMAS (Liberia) afirma que en los países de reciente creación, en particular los de las regiones tropicales, hay plantas no identificadas que contienen sustancias sicotrópicas. En esos países se emplean barbitúricos y anfetaminas con fines medicinales, y en algunos ritos se consumen grandes cantidades de sustancias que causan alucinaciones. Esas sustancias se han utilizado durante siglos y ha llegado el momento de identificarlas y clasificarlas, para someterlas a fiscalización. El 50 % de la población de Liberia tiene a lo sumo 20 años. Los jóvenes buscan emociones y la droga es para ellos una tentación. Por ello, debe prestarse especial atención a las investigaciones de sustancias procedentes de plantas silvestres para ayudar a las autoridades de los países interesados a impedir el uso indebido de las mismas. 6. El Protocolo que se negociará en la Conferencia ha de ser flexible y constituir un modelo para los nuevos Estados. La flexibilidad se impone, teniendo en cuenta 10 Actas resumidas de las sesiones plenarias los nuevos problemas que se plantearán en los próximos diez o quince años. 7. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania) dice que en la República Socialista Soviética de Ucrania no existe el problema del uso indebido de drogas, pero que siempre se ha apoyado sin reservas cualquier esfuerzo encaminado a establecer medidas eficaces de fiscalización, tanto nacional como internacional. 8. Su país es Parte en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes y estima que la participación del mayor número posible de Estados permitiría realizar progresos en lo relativo a la protección de la salud de todos los pueblos. 9. Es inaceptable y contrario a las normas del derecho internacional y al principio de la universalidad de los tratados que no se haya invitado a tomar parte en los trabajos de la Conferencia a los tres países mencionados por el representante de la Unión Soviética. Semejante proceder es discriminatorio. 10. El Sr. NICOLlC (Yugoslavia) dice que la actitud de su Gobierno respecto al proyecto de Protocolo es bien conocida de los miembros de la Comisión de Estupefacientes. En Yugoslavia no existe el problema del uso indebido de drogas, pero en los dos años últimos se han registrado casos de toxicomanía, principalmente entre los jóvenes, en proporción creciente. 11. Desde hace algunos años las drogas peligrosas están sometidas a fiscalización y su Gobierno hubiera podido firmar el proyecto de Protocolo original porque ya está aplicando las medidas de fiscalización exigidas. Pero las medidas nacionales de fiscalización no son suficientes, por sí solas, para reprimir la toxicomanía, y es indispensable la adopción de medidas a escala internacional. 12. Su delegación insistirá en que el Protocolo esté abierto a todo el mundo, para asegurar que no se produzca una peligrosa laguna en el sistema. 13. El Sr. HENSEY (Irlanda) dice que el uso indebido de estupefacientes es un fenómeno relativamente reciente en Irlanda, y aunque en Dublín está adquiriendo proporciones bastante serias, aún no constituye un problema grave en todo el país. En consecuencia, su Gobierno ha podido aprovechar la experiencia de otros países. Un grupo de trabajo de expertos, que el Ministro de Sanidad estableció en 1969 para que examinara este problema, presentó recomendaciones provisionales. Inmediatamente se adoptaron medidas para reforzar la fiscalización y se están elaborando nuevas leyes al respecto. 14. Una de las medidas eficaces adoptadas fue la de prohibir a principios de 1970 de un modo general la fabricación, importación, distribución y venta de anfetaminas y sus derivados, a raíz de las consultas celebradas con representantes de la profesión médica, quienes expresaron la opinión de que esas sustancias eran de escaso valor terapéutico. 15. Sin embargo, el uso indebido de sustancias sicotrópicas no es problema que puedan los países abordar aisladamente. Hay que someter esas sustancias a algún tipo de fiscalización internacional. No obstante, esa fiscalización debe ser práctica y realista y no ha de entorpecer el uso legítimo de esas sustancias en medicina. 16. En términos generales, su Gobierno está de acuerdo con el proyecto de Protocolo; no hay dificultad alguna en cuanto a las medidas de fiscalización propuestas para las sustancias que figuran en las Listas I y I I , pero la posición de las sustancias de las Listas I I I y IV requiere un nuevo examen y alguna aclaración. 17. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que la participación de México en la presente Conferencia demuestra el ininterrumpido interés de su país en la labor de la Comisión de Estupefacientes y en la idea de someter las sustancias sicotrópicas a controles internacionales y nacionales. Desde que surgió esa idea, el Gobierno de México está sumamente interesado en que esas sustancias se destinen exclusivamente a usos médicos y científicos y que, en consecuencia, se evite su uso indebido y el tráfico ilícito. 18. Aunque en México, por el momento, no existe el problema del uso indebido de sustancias sicotrópicas, su Gobierno comparte la preocupación de otros países y ha deseado contar con una legislación preventiva, motivo por el cual en el Congreso de la Unión se está examinando en la actualidad una iniciativa de ley para someter la fabricación, distribución, venta y suministro de sustancias sicotrópicas a medidas de control prácticamente tan rigurosas como las que se aplican a los estupefacientes. Además existe un programa educativo para dar a conocer los peligros de la automedicación y del uso indebido de los llamados alucinantes, estimulantes y depresores. 19. En términos generales, los principios consignados en el proyecto revisado de Protocolo son aceptables para el Gobierno de México, teniendo en cuenta los objetivos indicados en el preámbulo y el hecho de que la finalidad última es la salvaguardia de la salud física y mental del ser humano. 20. Parece que existe un consenso en que las sustancias sicotrópicas deben usarse solamente bajo prescripción médica o con fines de investigación; en que la fabricación de las mismas se haga bajo el requisito de licencias ; en que las importaciones y exportaciones se realicen con intervención de los gobiernos mediante autorizaciones y certificados; en que haya un control de la distribución a nivel nacional y en que para evitar su abuso se reprima la posesión no autorizada y por ende el tráfico ilícito y que deben rendirse informes periódicos a los órganos internacionales de fiscalización. 21. Por la finalidad humanitaria última de este instrumento internacional es deseable que sea suscrito por todos los Estados. Por otra parte, en lo que se refiere a la urgencia de que el Protocolo entre en vigor lo más pronto posible, sería aconsejable que fueran suficientes unas 35 ó 40 ratificaciones, o sea un número menor o igual al mencionado en la disposición relativa de la Convención Única de 1961. 22. México votó en favor de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales contenida en la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, y desea afirmar que no ha cambiado la postura de su país con relación al artículo 23 del proyecto de Protocolo, ya expresada en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (659.a sesión). Cuarta sesión plenaria — 12 de enero de 1971 11 23. El Gobierno de México hará los mayores esfuerzos dentro de sus posibilidades para cooperar en la lucha internacional contra el uso no médico y el tráfico ilícito de las sustancias sicotrópicas. 24. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que el desarrollo de los medios de comunicación ha facilitado en grado sumo el movimiento de personas y bienes a través de las fronteras, por lo que los gobiernos deben cooperar en las tareas de proteger a los pueblos de sus países contra las sustancias peligrosas, pero sin obstaculizar indebidamente el movimiento de otros productos. 25. Al Gobierno de Dinamarca le parecen acertados los principios básicos establecidos en el proyecto de Protocolo, en virtud de los cuales se pide a los países que fiscalicen la producción, distribución y exportación de las sustancias sicotrópicas en el ámbito nacional. Tal instrumento constituiría un primer paso hacia la armonización de la legislación y práctica nacionales en el campo de la medicina, especialmente en relación con las disposiciones que limitan el uso de las sustancias sicotrópicas a fines médicos. Las consecuencias del proyecto encajan en la labor realizada por la farmacopea nórdica y europea. 26. El Gobierno de Dinamarca acoge complacido la iniciativa de las Naciones Unidas para elaborar un instrumento básico que fomente la cooperación internacional en la campaña contra el tráfico ilícito. Aceptándolo, los gobiernos demostrarían estar dispuestos a ayudar a sus vecinos a mantener medidas de fiscalización razonables y necesarias; pero el Protocolo debe aplicarse con flexibilidad, y el Gobierno de Dinamarca se opondrá a la introducción de medidas coactivas que frustren el uso legítimo en la investigación y el comercio de sustancias de gran valor terapéutico. 27. Los representantes no deben engañarse pensando que el Protocolo resolverá algo más que unos cuantos problemas relacionados con el uso indebido de drogas o que la legislación penal permitirá llegar al fondo del problema. La información, la educación, la investigación y los servicios de tratamiento de las víctimas de la toxicomanía son esenciales. 28. Aunque su delegación no está del todo conforme con algunas medidas de fiscalización de ciertos estupefacientes que no son tan nocivos como para justificar su inclusión en las Listas I y I I , apoya en términos generales los principios básicos del proyecto y espera que se puedan resolver las diferencias de opinión en cuanto a los detalles. 29. El Dr. WIENIAWSKI (Polonia) recuerda que la postura de su Gobierno es bien conocida entre los miembros de la Comisión de Estupefacientes. El uso indebido de las sustancias sicotrópicas es un subproducto del progreso de las ciencias médicas y farmacéuticas y no se debe permitir que su prevención perturbe el desarrollo de la medicina y de los métodos terapéuticos. 30. La situación reinante en algunos países demuestra la necesidad de adoptar medidas más radicales de fiscalización interna. En Polonia fueron introducidas desde el primer momento, evitándose así el uso indebido. 31. En 1945-1946 se registraron algunos indicios de uso indebido de anfetaminas por parte del elemento juvenil. En aquella época podían obtenerse sin receta en las farmacias ; consecuentemente, en 1946 fueron sometidas a una fiscalización similar a la impuesta a los estupefacientes, con lo que el uso indebido desapareció gradualmente. A partir de 1930, los barbitúricos sólo pudieron obtenerse con receta y los tranquilizantes, cuando aparecieron, tampoco estuvieron en venta libre. Estas medidas de fiscalización han sido posibles debido al amplio aumento del número de médicos registrado en Polonia y a la ampliación de los servicios sanitarios, los cuales pueden contribuir sobremanera a evitar el uso indebido. 32. Corresponde a las autoridades sanitarias y a las gubernativas el reconocer las señales de peligro, a fin de introducir las medidas de fiscalización antes de que arraigue el uso indebido. La acción internacional sólo será eficaz si los países adoptan fuertes medidas de carácter interno. Las medidas administrativas internacionales no deben ser excesivamente amplias ni complejas. 33. Si se quiere que el Protocolo sea eficaz es necesario que cuente con la más amplia participación posible, y el orador conviene con el representante de la Unión Soviética en que es inadmisible que no hayan sido invitados a participar en la Conferencia representantes de la República Democrática Alemana, República Democrática de Corea y República Democrática de Viet-Nam. 34. El Sr. SERRANO FERNÁNDEZ (Chile) explica que hace más de trece años se encontró en la India con Aldous Huxley y Arthur Koestler, dos creyentes en el milagro de la droga. Sin embargo, no se le escapaba a Huxley que la creencia en la omnipotencia de la droga no es nueva; desde los comienzos de la humanidad los hombres han pensado encontrar en ella un sucedáneo del cielo y han fracasado. Los adeptos entran en el templo de las drogas, aun de las menores, como el tabaco, por espíritu de aventura trascendente, y son defraudados desde el primer instante. 35. Desde los albores de la humanidad los hombres recurren a la droga para aliviar sus penas, traspasar un límite, hablar con los dioses o hacerse como dioses. En la Biblia se habla del vino, y en los Vedas del soma, el licor divino. Nadie sabe qué fue la ambrosía de los griegos, alimento de los dioses. Los aztecas utilizaban el peyote, extraído del cactus, origen de la mescalina. Los mexicanos comen también el hongo sagrado cuyo componente activo es la psilocibina. En la región del Amazonas, los indígenas consumen la semilla de la Pitadenia Peregrina. En Siberia las tribus preparan un licor de hongos para producir el trance. En todos los tiempos y lugares, las drogas y brebajes se han utilizado para producir estados similares a la esquizofrenia. 36. La siquiatría y bioquímica del presente hacen creer que el uso sistemático de los alucinógenos es una expresión de un mismo proceso fundamental. Se sospecha que la esquizofrenia puede ser producida por una sustancia tóxica en el cerebro, pero tras años de experimentos científicos no ha sido posible identificar la toxina, aunque se dispone de una nueva droga-—el LSD—que produce la esquizofrenia. 37. Los hippies y todos aquellos que usan la droga entre flores y amor tal vez no sepan que son los modernos representantes de una larga tradición. Flores fueron las ofrendas presentadas al dios mexicano Quetzalcoatl, y 12 Actas resumidas de las sesiones plenarias en su culto también se utilizaron las drogas. Los místicos hindúes asocian la droga y el amor con la búsqueda de una pérdida y primigenia unidad. Los sufíes y poetas árabes usan el vino como medio de disolver los límites. 38. Sin embargo, la droga y los brebajes no pueden reemplazar los estadios logrados paso a paso por místicos y santos. Subir la montaña a pie o en funicular son dos cosas diferentes. No hay logro sin esfuerzo. A esa sutil diferencia se refiere Koestler en su último libro, The Ghost in the Machine. 39. Estas reflexiones preliminares tienen por objeto destacar el hecho de suma importancia de que el uso indiscriminado de drogas en nuestro tiempo tiene raíces muy profundas. La civilización mecanicista y racionalista de nuestra época amenaza aplastar y destruir al hombre. Esa civilización deja completamente al margen de su progreso a las generaciones más jóvenes y las lleva a buscar refugio en un mundo de fantasías y alucinaciones, donde puedan disolverse sus angustias y su sentimiento profundo de inutilidad y fracaso. Una civilización que pone toda su fe en el progreso material y que ha hecho un dios, sin nombrarlo, de la técnica racionalista, no satisface la sed humana de lo trascendente. Ese es el motivo de que los países que han alcanzado su mayor progreso material y el nivel de vida más elevado sean también aquellos en donde existe un mayor número de suicidios y un nivel muy alto de alcoholismo. Hay que recordar que el alcohol es también una droga que se utiliza como medio de escape. 40. Así pues, como el uso indebido de las drogas es una expresión del anhelo del hombre por lo trascendente y de sus decepciones en una sociedad sin Dios, no se puede combatir ese uso únicamente con legislaciones represivas o prohibitivas, como tampoco se puede combatir efectivamente la agitación estudiantil y la guerrilla urbana y agraria con medios únicamente policiales. Todos estos fenómenos tienen su origen en la falta de espiritualidad de una civilización mecanicista y hedonista que no puede inspirar ningún entusiasmo o idealismo a la juventud. 41. Por consiguiente, en cualquier legislación o protocolo sobre regulación o prohibición del uso de sustancias sicotrópicas deberán tenerse en cuenta estos factores síquicos, morales, sociales y espirituales, aunque sólo se reflejen en el espíritu de las resoluciones que se adopten. 42. Las Naciones Unidas, por medio de su Consejo Económico y Social, se han preocupado intensamente por encontrar algún sistema que pueda controlar el abuso y el tráfico ilícito de las sustancias sicotrópicas. Sin dejar de reconocer la gravedad del problema, preciso es reconocer también que una fiscalización internacional demasiado severa en toda la gama de las sustancias sicotrópicas tal vez llegaría a entorpecer el ejercicio de la profesión médica. 43. Chile tal vez haya sido uno de los primeros países que adoptaron medidas de fiscalización del uso de sustancias sicotrópicas, puesto que esas medidas datan de 1963. El consumo de dichas sustancias viene aumentando recientemente a un ritmo alarmante: el 30 % de 1967 a 1968, el 43 % de 1968 a 1969 y el 62 % de 1969 a 1970. Estas cifras sólo se refieren a las sustancias sicotrópicas que están bajo fiscalización en Chile, es decir, los estimulantes del sistema nervioso central del tipo de las anfetaminas, los depresores del tipo de los barbitúricos, y de los tranquilizantes únicamente el meprobamato. A comienzos de 1970 se modificó el sistema nacional de fiscalización en el sentido de hacerlo más estricto, pero se sigue aplicando a las mismas sustancias señaladas. 44. Las nuevas medidas que se han implantado comprenden un reglamento especial sobre fabricación, importación, tránsito, transferencia, posesión, tenencia o consumo de narcóticos, alucinógenos y sustancias de efectos análogos. Se ha reformado el Código Penal para aplicar penas muy severas por los delitos contra la salud pública. 45. Por consiguiente, la importación de las materias primas necesarias para las referidas sustancias, su elaboración de una forma farmacéutica, la distribución de los productos y su expendio al público por las farmacias se encuentran controlados por el Servicio Nacional de Salud, y cualquier infracción de los reglamentos es penada y castigada severamente. 46. La innovación más importante es que la venta de las sustancias sicotrópicas en las farmacias tiene que hacerse con las mismas restricciones que los estupefacientes, es decir, mediante una receta médica no renovable que debe quedar archivada en la farmacia. En los hospitales se sigue un procedimiento similar : las sustancias sólo se despachan con receta médica y por la farmacia del hospital exclusivamente. 47. Estas medidas se aplican a sustancias del tipo de las anfetaminas y al meprobamato y sus preparados. En cuanto a los alucinógenos como el LSD, la mescalina, la silcilina, el dimetiltriptofano y la cannabis, así como todas las sustancias de la Lista I , su importación y empleo, incluso en la investigación científica, se encuentran totalmente prohibidos. 48. La aplicación de estas medidas, que no han tropezado con ninguna resistencia por parte del cuerpo médico, de los laboratorios o de las farmacias, puede servir como ejemplo del tipo de decisión que podría adoptar la Conferencia. 49. En cuanto a los tranquilizantes (excepto el meprobamato), ni los médicos ni los servicios de urgencia de Chile han tenido problemas que aconsejen la adopción de medidas más estrictas que la actual obligatoriedad de la receta médica. Cualquier intento de imponer, por ejemplo, un sistema de licencias, dificultaría el trabajo de los médicos que utilizan estas sustancias, las cuales tienen un gran valor terapéutico y sólo presentan peligros limitados. 50. Finalmente, el orador desea subrayar que el problema más grave que existe en Chile en estos momentos lo constituye el consumo de la mariguana por jóvenes de 9 a 21 años, que están todavía en el proceso de desarrollo físico e intelectual. 51. El agravamiento del problema de la cannabis en Chile se debe a varios motivos: el país es productor de cáñamo para usos industriales, y hay plantaciones de más de 1.000 hectáreas. En la mayor parte de Chile, el clima favorece ese cultivo. La planta se puede cultivar en pequeña escala, incluso en los jardines de las casas. La Cuarta sesión plenaria — 12 de enero de 1971 13 juventud del país está sometida a una propaganda extranjera que tiende a minimizar los efectos de la mariguana, insinuando incluso que es menos peligrosa que el tabaco o las bebidas alcohólicas. Desgraciadamente, algunos sociólogos y sicólogos afirman la falta de dependencia física y la escasa dependencia síquica de la mariguana. Por último, no se han encontrado métodos para impresionar a la juventud de tal manera que comprenda los peligros reales que entraña el consumo de esta sustancia. 52. El Sr. KIRCA (Turquía) declara que, en su segundo período extraordinario de sesiones, la Comisión de Estupefacientes eligió la palabra « droga » para representar un concepto que comprende tanto a las drogas tradicionales, la mayoría de las cuales son de origen vegetal, como a las sustancias sintéticas, de las que un gran número son sustancias sicotrópicas. La Comisión también subrayó la interrelación existente de la oferta de drogas y la demanda de ellas. 53. Como sucede con todas las mercancías relativamente escasas, no sólo la oferta de drogas contribuye a la creación de la demanda, a menudo la demanda también crea la oferta y es responsable de que ésta continúe. Existen problemas de educación y problemas de actitudes filosóficas que tienen una importancia primordial en una lucha eficaz contra la difusión del uso indebido de drogas de todas clases ; pero se trata de problemas del ámbito de las ciencias sociales que no figuran en el programa de la Conferencia. Sin embargo, en relación con el problema de la creación de la oferta por la demanda, el orador estima que debe mencionar el hecho de que actualmente en el uso indebido de las drogas se tiende a reemplazar en parte, aunque en forma apreciable, los estupefacientes tradicionales por las sustancias sicotrópicas. 54. No quiere sugerir que el uso indebido de estupefacientes tradicionales ya no tenga importancia. Sin embargo, existe un cuerpo de legislación internacional concebido para fiscalizar el suministro de esas drogas de modo que su tráfico ilícito llegue a impedirse dentro de lo posible. Ahora que ha entrado en juego la ley de la sustitución, se precisa urgentemente una legislación complementaria destinada a fiscalizar el suministro de drogas sintéticas, en especial las sustancias sicotrópicas. 55. Aunque la vigente legislación internacional de fiscalización impone gravosas obligaciones a los países en desarrollo, dichas obligaciones han sido aceptadas de buen grado para bien de la comunidad internacional y de toda la humanidad. Los países en desarrollo quieren ver qué van a hacer los países desarrollados para fiscalizar las drogas sintéticas fabricadas por sus industrias. 56. A este respecto, no pueden ignorarse consideraciones de paridad, equidad y justicia. El problema debe abordarse simultáneamente a dos niveles: el nivel agrícola y el industrial. Es evidente que los países industrializados están mejor equipados, financiera y administrativamente, para someter a una disciplina su industria de drogas sintéticas que los países en desarrollo para fiscalizar su cultivo de productos naturales. Por consiguiente, no es razonable ni justo pedir a los países en desarrollo que procedan a dicha fiscalización sin pedir al mismo tiempo a los países desarrollados que realicen un esfuerzo correspondiente en lo que se refiere a sus productos industriales. Su Gobierno está convencido de que la celebración de la Conferencia demuestra que todas las partes interesadas se percatan de este importante aspecto del problema. 57. Su delegación no va a sugerir que las medidas de fiscalización de las sustancias sicotrópicas en general y de cada una de esas sustancias sean las mismas que las que se aplican ya respecto de las drogas tradicionales. Los métodos de fiscalización serán necesariamente diferentes y tendrán que adaptarse a la naturaleza particular de la sustancia cuya producción y venta haya de fiscalizarse. Sin embargo, las medidas de fiscalización deben perseguir idéntica finalidad en el caso de los productos cultivados que en el de los productos manufacturados, a saber, la reducción del tráfico ilícito e incluso su eliminación. 58. Pueden y deben preverse medidas de fiscalización a nivel nacional e internacional. En su opinión, las medidas internacionales son tanto las que aplican directamente los órganos internacionales como las que aplican los gobiernos nacionales en virtud de obligaciones internacionales. Su Gobierno considera que debe haber un equilibrio justo y equitativo entre las medidas internacionales de fiscalización aplicables a las drogas tradicionales y las que han de preverse respecto de las sustancias sicotrópicas ; los Estados deben estar dispuestos a aceptar aproximadamente el mismo grado de limitación de soberanía a los efectos de fiscalizar las sustancias sicotrópicas que el que ha sido aceptado en el caso de la fiscalización de las drogas tradicionales. Toda medida de fiscalización supone una restricción de la libertad. La libertad de los productores agrícolas ha sido restringida mediante medidas de fiscalización y continuará siéndolo en interés de la comunidad internacional. No puede alegarse que, en el caso de los productores industriales, ese mismo interés supremo precisa menos restricciones y, consiguientemente, medidas de fiscalización menos estrictas. 59. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que su delegación celebra que se haya realizado la labor preparatoria de la Conferencia dentro de un plazo relativamente breve de tiempo. Habría lamentado que se hubiera producido cualquier otro retraso, dado en especial que el proyecto de resolución relativo a la fiscalización de barbitúricos, presentado por el Brasil, Francia, la República Árabe Unida, Turquía, Venezuela y Yugoslavia en la Conferencia de las Naciones Unidas para la aprobación de una Convención Única sobre Estupefacientes4, no obtuvo en 1961 la mayoría exigida5 de dos tercios por un solo voto de diferencia. 60. La delegación de Francia está convencida de que debe limitarse el suministro de sustancias sicotrópicas a las aplicaciones médicas y científicas, y que para ello se requiere un tratado internacional. Considera que dicho instrumento debe basarse en tres principios, a saber: cada país debe garantizar que la naturaleza y cantidad de sustancias sicotrópicas utilizadas en su territorio corres-4 Véase Documentos Oficiales de la Conferencia de las Naciones Unidas para la aprobación de una Convención Única sobre Estupefacientes, vol. II (E/CONF.34/24/Add.l) (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta : 63.XI.5), pág. 313. 5 Ibid., vol. I (E/CONF.34/24) (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta : 63.XI.4), 40.» sesión, pág. 205. 14 Actas resumidas de las sesiones plenarias ponde única y exclusivamente a las necesidades científicas y médicas; cada país debe someter dichas sustancias a un sistema de fiscalización nacional basado en un acuerdo internacional; la fiscalización a que, en especial, han de someterse los barbitúricos y tranquilizantes no debe ser tal que perjudique indebidamente el considerable tráfico lícito de dichas sustancias. 61. Su delegación espera que, pese a sus complejidades, la Conferencia adopte el proyecto de Protocolo en el tiempo de que dispone y que dicho instrumento entre en vigor lo antes posible. 62. El Sr. ROECK (Organización Internacional de Policía Criminal), haciendo uso de la palabra por invitación del Presidente, dice que la OIPC/INTERPOL es partidaria de que se adopte un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas. Con la ayuda de dicho instrumento, puede impedirse y reprimirse en gran parte el tráfico ilícito de esas sustancias. La OIPC/INTERPOL considera que es necesario y urgente que se adopten medidas de coordinación a nivel internacional y apoya firmemente el principio de un Protocolo destinado a tal efecto. 63. Hace cuarenta años, el mundo se enfrentaba con el problema del uso indebido de estupefacientes y consideró necesario unir todas sus fuerzas para combatir este flagelo concertando convenciones internacionales que, entre otras cosas, aseguraban una lucha coordinada contra el tráfico ilícito. En la actualidad, el mundo se enfrenta con un problema análogo en relación con las sustancias sicotrópicas, que se han elaborado para la curación de enfermedades, pero que son muy peligrosas si se utilizan sin control o supervisión. Es lógico que, para combatir este flagelo moderno, el mundo haga en 1971 el mismo esfuerzo que el que hizo anteriormente para combatir el flagelo del uso indebido de estupefacientes. 64. La OIPC/INTERPOL está dispuesta, dentro de los límites de sus estatutos, a llevar a cabo cualquier labor que se vea llamada a desempeñar en virtud de las disposiciones del Protocolo. 65. El PRESIDENTE dice que el General El Hadeka, Director General de la Oficina Permanente de la Liga de los Estados Árabes para la Lucha contra los Estupefacientes, ha pedido hacer uso de la palabra ante la Conferencia. En la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social no se ha invitado a la Liga de los Estados Árabes a participar en la Conferencia, pero, de conformidad con el artículo 39 de su reglamento, la Conferencia puede invitar, con el fin de que asista a sus sesiones, a cualquier persona cuyo asesoramiento técnico considere útil. Está seguro de que, habida cuenta de la amplia experiencia del General El Hadeka en lo que se refiere a los problemas de estupefacientes, su asesoramiento será muy apreciado y si no hay objeciones le invitará a que haga uso de la palabra. 66. El General El HADEKA (Liga de los Estados Árabes), haciendo uso de la palabra a invitación del Presidente, dice que, hasta la fecha, las sustancias sicotrópicas no han originado graves problemas en los países árabes, ya que están sometidas a una fiscalización estricta en dichos países y en la mayoría de ellos se encuentran incluidas en las Listas de estupefacientes. Sin embargo, en los dos últimos años, se han presentado casos de toxicómanos que han comenzado a hacer uso de tales sustancias al no poder obtener los estupefacientes a que estaban habituados ; e igualmente los estudiantes han encontrado medios de obtener dichas sustancias para utilizarlas antes de los exámenes. 67. En un mundo comunicado por rápidos medios de transporte, nada puede impedir que el flagelo del uso indebido de drogas se extienda y afecte a nuevas zonas cada día. Esta situación requiere una cooperación internacional entre todos los países y no meramente entre países productores y consumidores; ninguna región, ni grupo étnico, ni clase social están libres de peligro. 68. Por esta razón, los Estados árabes, conscientes de su obligación internacional, darán pleno apoyo a la labor de la Conferencia ; y, una vez que se haya adoptado el Protocolo, lo aplicarán escrupulosamente en todo el mundo árabe, en interés de la humanidad. Se levanta la sesión a las 17.10 horas. QUINTA SESIÓN PLEN ARIA Miércoles 13 de enero de 1971, a las 10.15 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 9 DEL PROGRAMA Designación de la Comisión de Verificación de Poderes 1. El PRESIDENTE propone, tras haber celebrado las oportunas consultas, que la Comisión de Verificación de Poderes esté compuesta por los nueve miembros siguientes : Australia, Ecuador, Estados Unidos de América, Ghana, Grecia, Irlanda, Liberia, República Socialista Soviética de Ucrania y Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Habida cuenta de que Grecia ha comunicado que no podrá participar en la Conferencia, el Presidente propone que dicho país sea sustituido por España. 2. El Sr. EYRIES VALMASEDA (España) dice que su país está de acuerdo en reemplazar a Grecia como miembro de la Comisión de Verificación de Poderes. Queda aprobada la propuesta del Presidente. TEMA 6 DEL PROGRAMA Designación del Comité de Asuntos Técnicos (reanudación de los trabajos de la tercera sesión y conclusión) 3. El PRESIDENTE comunica que Irán ha expresado el deseo de participar en los trabajos del Comité de Asuntos Técnicos. Señala que anteriormente los miembros de la Conferencia han aceptado la candidatura de otros cuatro países y propone que se acceda a la solicidud del Irán. 4. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), sin oponerse a la solicitud del Irán, desearía saber cuál va a ser el número de miembros del Comité de Asuntos Técnicos. 5. El PRESIDENTE responde que el Comité de Asuntos Técnicos estará compuesto por los veintiséis miembros siguientes : Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos de América, Francia, Quinta sesión plenaria — 13 de enero de 1971 15 Hungría, India, Irán, Japón, México, Países Bajos, Polonia, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Árabe Unida, República Federal de Alemania, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Suecia, Suiza, Togo, Turquía, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Venezuela y Yugoslavia. Así queda acordado. TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) (E/4785, capítulo III) DECLARACIONES DE CARÁCTER GENERAL (conclusión) 6. El Dr. AZARAKHCH (Irán) dice que, si bien las sustancias sicotrópicas no han planteado todavía problemas graves en el Irán, hay opiómanos que no tienen medios de obtener dosis suficientes de opio y recurren a los barbitúricos y a los tranquilizantes para completarlas. No es, pues, imposible que en el futuro se extienda el uso indebido de esas sustancias en el Irán. En todo caso, la facilidad y la rapidez de los medios modernos de transporte hacen posible que una epidemia de toxicomanía se propague fácilmente, lo que constituye una amenaza para todos los países. 7. Para luchar contra el uso indebido de las sustancias sicotrópicas sería necesario, en primer lugar, tomar como base la experiencia de la lucha contra los estupefacientes. Es evidente que no hay que poner obstáculos a la investigación científica ni a la actividad de la industria farmacéutica, pero los progresos en ambas esferas no deben tener como consecuencia la obtención de nuevos productos peligrosos para la humanidad. El primer objetivo del Protocolo debe ser establecer una fiscalización tal que las sustancias sicotrópicas no puedan encontrarse en los mercados ilícitos y que su utilización se limite exclusivamente a fines terapéuticos y científicos. La fiscalización de las sustancias sicotrópicas debería ser más fácil que la de los estupefacientes, puesto que en el primer caso se trata de productos sintéticos cuya fabricación industrial es fácil vigilar debidamente. 8. El Dr. El HAKIM (República Árabe Unida) reconoce, al igual que los oradores precedentes, la necesidad de un instrumento internacional que pueda preservar la salud física y mental de las generaciones presentes y futuras sin obstaculizar los progresos de la medicina. 9. Aunque el problema no reviste en la República Árabe Unida las mismas dimensiones que en otros países, se han observado no obstante varios casos de tráfico ilícito de sustancias sicotrópicas y es de temer que el uso indebido de las drogas se extienda con el desarrollo económico del país. Para evitar ese peligro es indispensable disponer de un instrumento internacional eficaz. Sin embargo, conviene tener presente que la situación de los países en desarrollo es distinta de la de los países desarrollados. Ello no quiere decir que los países en desarrollo deban aplicar el Protocolo con menor rigor, sino simplemente que atribuyen una importancia particular a la investigación científica y médica. 10. El Protocolo que el representante de la República Árabe Unida desearía ver elaborado debería permitir la estricta fiscalización del uso indebido de sustancias que pueden causar dependencia, habida cuenta de la experiencia de los distintos países. En particular, ese instrumento debería tener la flexibilidad suficiente para que pudieran añadirse a las Listas nuevas sustancias, y suprimir o trasladar de una Lista a otra ciertas sustancias, con arreglo a las recomendaciones de la OMS. Por otra parte, las disposiciones del Protocolo deberían tener la claridad necesaria para evitar toda confusión con las de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. 11. Por su parte, la República Árabe Unida está dispuesta a hacer cuanto le sea posible para contribuir a la salud y al bienestar de la humanidad, al mismo tiempo que al progreso de la ciencia y de la industria. Ha aplicado ya las disposiciones de la Convención Única y ejerce una fiscalización sobre determinadas sustancias como los estimulantes y los alucinógenos, así como sobre la exportación, la importación y la fabricación de ciertos productos farmacéuticos. No le será, pues, difícil aplicar las disposiciones del Protocolo que se apruebe. 12. Por último, conviene recordar la necesidad de una campaña de información contra el uso indebido de las drogas. Dentro de ese marco, la toxicomanía y la salud mental deberían figurar en los programas de las instituciones de enseñanza, particularmente de aquellas en las que se forman los médicos, los sociólogos y los sicólogos futuros, conforme al deseo expresado por el Congreso Panárabe de la Salud Mental que se celebró en El Cairo en diciembre de 1970. 13. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) atribuye una importancia especial a la presente Conferencia y a la elaboración de un instrumento internacional de fiscalización de las sustancias sicotrópicas. Pese a que los países africanos no se ven aún gravemente afectados por la toxicomanía, ningún país puede considerarse al abrigo de ese azote, dado el desarrollo de los medios modernos de comunicación. En lo que se refiere a las sustancias sicotrópicas, en los países africanos el peligro principal está representado por las anfetaminas que traficantes poco escrupulosos lanzan clandestinamente a los mercados de los países vecinos. Esa situación basta para demostrar la necesidad de una cooperación regional, único medio que permitirá establecer una fiscalización eficaz. 14. Sin embargo, la difusión de la toxicomanía tiene profundos orígenes de orden social. Los países africanos en particular deploran profundamente la escasa comprensión humana que se constata en el mundo desarrollado y el rigor de una sociedad moderna, que aplasta sin piedad a los débiles e inadaptados. La soledad y el aislamiento del individuo en las grandes urbes favorecen la aparición de la toxicomanía, siendo éste un aspecto fundamental de la cuestión que conviene dilucidar. 15. Los miembros de la Conferencia pueden contar con la colaboración activa del Togo, y su delegación espera contribuir eficazmente al estudio de este problema esencialmente humano de la droga. 16. El Sr. FERNÁNDEZ (Argentina) destaca con satisfacción que entre las delegaciones hay consenso unánime 16 Actas resumidas de las sesiones plenarias en reconocer la necesidad y la urgencia de detener concertadamente el progreso cada vez más rápido de un flagelo social que amenaza a toda la humanidad. La Convención Única sólo reglamentó un aspecto del problema de las drogas y los progresos de la investigación farmacéutica lo han agravado. El abuso de los sicofármacos se difunde como una verdadera enfermedad contagiosa; no existen países inmunes, y es evidente que las medidas de control de carácter nacional no pueden por sí solas ser realmente eficaces. 17. La delegación argentina considera que el proyecto de Protocolo (E/4785, cap. III), producto de largas deliberaciones, que la Conferencia tiene ante sí, traduce opiniones valiosas y encara adecuadamente los diversos aspectos del problema. Por otra parte, está plenamente convencida de que un documento de este tipo no será limitativo del progreso técnico ni de la investigación científica; ni tampoco dificultará el empleo terapéutico de las sustancias que se intenta sujetar a un ordenamiento, puesto que evitará, entre otros males, la automedicación perniciosa. Naturalmente, será necesario contar con una honesta y efectiva aplicación de sus disposiciones por todos. La República Argentina, que ha extremado las medidas de fiscalización estos últimos años, está dispuesta a tomar medidas aún más rigurosas y sus representantes se comprometen a prestar su máxima cooperación en la redacción final del Protocolo. 18. El Sr. ASANTE (Ghana) recuerda que su país tiene la fortuna de no estar bastante desarrollado para sufrir ya la amenaza de una difusión incontrolada de las sustancias sicotrópicas. Le consta, por otra parte, que el desarrollo de las comunicaciones internacionales y del turismo ya no dejan a Ghana a cubierto. Por eso Ghana ha querido participar en una Conferencia cuyo desenlace, así lo espera, sea la firma de un instrumento adecuado que, inútil decirlo, será fielmente aplicado. 19. No obstante, por perfecto que sea, un protocolo sólo puede abarcar parte de un problema de proporciones mucho más amplias. En efecto, la prodigiosa difusión de las sustancias sicotrópicas tiene su explicación en el hecho de que las personas sensibles e inteligentes, especialmente las personas jóvenes, que se sienten ahogadas en un mundo que no ha sabido dominar su propia evolución, tratan de evadirse cayendo fácilmente presa de la ilusión de los paraísos artificiales. 20. La delegación de Ghana espera que, al redactar el texto definitivo del Protocolo, la Conferencia tendrá presente este hecho, no olvidando en ningún momento las limitaciones de su objetivo. 21. El Dr. URANOVICZ (Hungría) dice que su país es de aquellos en que el uso indebido de las sustancias sicotrópicas no plantea un problema inmediato. Esto no impide que se sienta deseoso de aportar su franca cooperación a una empresa cuyo objeto es mejorar el bienestar de toda la humanidad; pero, en su opinión, para ser eficaces, las medidas internacionales de fiscalización deberán fundarse en medidas nacionales que reglamenten estrictamente la fabricación, distribución y uso terapéutico de las sustancias sicotrópicas. Además, le parece importante que dichas medidas internacionales tengan en cuenta la naturaleza más o menos peligrosa de las sustancias, su valor terapéutico y los riesgos de uso indebido que impliquen; estas consideraciones deberán tenerse en cuenta al redactar el Protocolo. A este respecto conviene señalar que el proyecto de Protocolo atribuye una importancia exagerada a las medidas administrativas relativas a las sustancias de gran valor terapéutico cuyo riesgo de uso indebido es relativo ; esas medidas tenderían a imponer un excesivo gravamen a las autoridades sanitarias competentes y, por otra parte, no reflejarían fielmente la situación internacional. 22. La delegación de Hungría deplora que países como la República Popular de China, la República Democrática Alemana, la República Popular Democrática de Corea y la República Democrática de Viet-Nam no hayan sido invitados a participar en unos trabajos cuyos resultados tendrán una importancia capital para todas las naciones. 23. El Sr. ANAND (India) recuerda que la India comparte la inquietud de la comunidad mundial con respecto al uso indebido de los estupefacientes y de las sustancias sicotrópicas que, en muchos países, constituyen un gran peligro para la salud y plantean un problema social. La India se ha mostrado siempre a favor de implantar una fiscalización eficaz sobre las drogas peligrosas y ha apoyado la lucha contra su uso indebido desde que se celebró la Conferencia Internacional de Shanghai de 1909. Se ha distinguido siempre en materia de fiscalización y es parte de todos los acuerdos internacionales sobre estupefacientes. Aunque la aplicación de las medidas de fiscalización representa un gasto considerable y una molestia administrativa, la India ha aceptado voluntariamente esa carga, ya que su primordial consideración es el bienestar de la comunidad internacional. Por su parte, la Comisión de Estupefacientes recomendó sucesivamente en 1955, 1957 y 1963 la aplicación de una fiscalización nacional sobre las anfetaminas, los barbitúricos, los tranquilizantes y los alucinógenos. Sin embargo, el uso indebido de las sustancias sicotrópicas se agrava sin cesar; amenaza peligrosamente a la salud de las poblaciones y exige un remedio urgente. Se ha hecho urgente la institución de una fiscalización internacional sobre dichas sustancias. La India, por su parte, ya las ha sometido a una fiscalización nacional rigurosa. El uso indebido de esas sustancias no constituye todavía en la India un problema tan alarmante como en otras partes. Pero, en el mundo moderno, el uso indebido puede propagarse fácilmente de un país a otro y ninguno de los países puede permitirse el lujo de dormirse sobre sus laureles ; la humanidad es verdaderamente indivisible; por lo tanto, la India desea vivamente que se establezca una fiscalización internacional eficaz lo antes posible. 24. El proyecto de Protocolo que examina la Conferencia es el resultado de muchos años de esfuerzos. Ya es conocida la posición de la India. Su representante formulará observaciones detalladas durante el examen del texto artículo por artículo. En general, la delegación india estima que las sustancias sicotrópicas—que son tan peligrosas como los estupefacientes, si no lo son más— deben someterse a un régimen de fiscalización que sea, por lo menos, tan estricto como el que la Convención Única impuso a los estupefacientes. En particular, debe revisarse la composición de las Listas I I y I I I , que comprenden las anfetaminas y los barbitúricos. El régimen Quinta sesión plenaria — 13 de enero de 1971 17 de fiscalización a que se someta una sustancia no debe estar determinado por la utilidad terapéutica de ésta, sino por el grado del riesgo de uso indebido, lo que constituye un peligro para la salud pública. Estas sustancias deben permanecer a la disposición efectiva de la medicina sin que sea posible abusar de ellas, y el régimen de fiscalización a que se han de someter debe depender del peligro que presentan. Se ha hablado de realismo y de flexibilidad. En esta materia, un exceso de flexibilidad bien podría ser una falta de realismo. 25. La opinión pública sigue con interés apasionado los trabajos de la presente Conferencia. Todos los Estados deben cooperar para que tenga éxito. Una fiscalización internacional eficaz entraña la renuncia al derecho de adoptar decisiones unilaterales sobre la cuestión de saber si es precisio o no implantar medidas de fiscalización. Los que hayan vacilado en aceptar las recomendaciones de la OMS o las decisiones de la Comisión de Estupefacientes deben someterse sin reservas a la decisión del Consejo Económico y Social y unirse a la opinión del resto del mundo. Por último, la delegación de la India estima que deberán modificarse las disposiciones pertinentes del proyecto de Protocolo con objeto de evitar cualquier indicio de enfrentamiento o conflicto entre la OMS y la Comisión de Estupefacientes, que son una y otra organismos de las Naciones Unidas. 26. El Sr. TEREPvAHO (Rwanda) declara que su Gobierno ha estudiado con gran interés el proyecto de Protocolo y lo ha hecho examinar detenidamente por las autoridades competentes. Así pues, el Gobierno de Rwanda concede la mayor importancia al éxito de la presente Conferencia y está dispuesto a colaborar con todos los que deseen luchar sinceramente contra el uso indebido de las sustancias sicotrópicas. 27. La amenaza de contagio aún no es grave para Rwanda, pero las circunstancias económicas y sociales imponen prudencia. El país está en plena evolución, y nadie puede afirmar que el peligro no vaya a manifestarse en un porvenir más o menos próximo : es necesario adoptar desde ahora medidas enérgicas para evitar sorpresas desagradables. El Gobierno de Rwanda aplica una fiscalización muy estricta a las importaciones de sustancias sicotrópicas, que han aumentado mucho desde que el país logró la independencia : estas importaciones están fiscalizadas por la Dirección General de Farmacia, órgano gubernamental que sólo concede licencias de acuerdo con las necesidades médicas. Análogamente, el despacho sólo está autorizado mediante presentación de una receta médica. En cuanto a los hospitales, éstos sólo pueden obtener dichas sustancias con la autorización de un facultativo único debidamente reconocido por el Ministerio de Sanidad. 28. La delegación de Rwanda desea profundamente que se establezca una franca colaboración entre los participantes en la lucha común contra el azote que amenaza a una gran parte de la humanidad, y que se pueda llegar a un acuerdo sobre un texto que sea aceptable para todos. 29. Monseñor MORETTI (Santa Sede) declara que su presencia en la Conferencia obedece al profundo interés que siente la Santa Sede por la « salud física y moral de la humanidad», mencionada en el preámbulo de la Convención Única. 30. Dirigiéndose en octubre de 1970 a un grupo de médicos reunidos en Roma con motivo de un congreso sobre estupefacientes, el Soberano Pontífice dijo : « Vosotros, médicos y especialistas de las ciencias químicas y biológicas, debéis enseñar a todos —a nosotros/pastores de almas, a los padres, a los educadores, a los sociólogos, a los políticos, a todos los que se preocupan de la salud del hombre...— cuáles son esas drogas misteriosas que hoy se propagan como una infección mortal... Alzad, alzad la voz ahora que aún estamos a tiempo de detener la difusión del fenómeno de los estupefacientes y la degeneración social.» 31. No es posible precisar mejor los tres criterios principales que deben informar los trabajos de la Conferencia. Claridad en las indicaciones técnicas, autoridad de las resoluciones jurídicas y urgencia en la aplicación universal de las medidas adoptadas. Pero ni la ciencia, ni la ley, ni la fuerza son suficientes : hay que añadir la educación, ya que demasiados jóvenes ignoran aún hacia qué degradación son arrastrados por los traficantes y especuladores clandestinos de que son víctimas. La sociedad, que no ha sabido asimilarlos, debe recuperarlos en bloque. Y no puede decirse que, desde este punto de vista sicológico y social, el proyecto de Protocolo sea enteramente satifactorio. 32. Por último, habrá que procurar que el texto definitivo que se adopte no desaliente a aquellos que se dedican a la investigación de tratamientos terapéuticos complementarios y de medicamentos más adaptados a la recuperación física, moral y social de los que, habiendo contraído voluntaria o involuntariamente una enfermedad, necesitan un tratamiento médico determinado. 33. El Sr. MARSCHIK (Austria) expresa la gratitud de su delegación a la Comisión de Estupefacientes por la labor preparatoria que ha dedicado al proyecto de Protocolo. La delegación de Austria está de acuerdo con la mayor parte de las disposiciones de este texto, en particular con las referentes a la lucha contra el tráfico ilícito de sustancias sicotrópicas; por consiguiente, se congratula de las medidas previstas en el artículo 17. Está también de acuerdo con la tendencia a atribuir menos importancia a las sanciones penales y más a los problemas médicos, tal y como se refleja en el párrafo 1 del artículo 18 ; las medidas estipuladas en el artículo 16 se ajustan a esta tendencia. 34. La elaboración del instrumento previsto será más difícil que la de las convenciones anteriores, dado el número de sustancias en cuestión. Estas sustancias son susceptibles de una amplia gama de usos farmacológicos, y su valor terapéutico, al igual que los peligros que ofrecen, son muy variables. Por tanto, es necesario prever medidas de fiscalización más o menos severas según los casos. Las sustancias peligrosas y carentes al mismo tiempo de interés médico, como los alucinógenos, deben ser objeto de las medidas más radicales. 35. El Sr. Marschik cree necesario introducir ciertas modificaciones en la clasificación de las sustancias propuestas por la Comisión de Estupefacientes (Listas I a IV anexas al proyecto de Protocolo). En cuanto a las sustancias 18 Actas resumidas de las sesiones plenaria¡ incluidas en las Listas I I I y IV, que son las menos peligrosas, el Protocolo sólo debería prever un mínimo de medidas de fiscalización y dejar a cada país el cometido de adoptar la legislación que responda a sus necesidades. 36. El representante de Austria se une a otros oradores para pedir que las disposiciones que se adopten tengan la amplitud suficiente para permitir su aplicación eficaz, pues en otro caso no se conseguirían los objetivos del Protocolo. 37. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) indica que los problemas de que se ocupa la Conferencia no afectan por igual a todos los países, lo que explica quizá que las medidas tomadas para combatir el uso indebido de sustancias sicotrópicas varíen según los países. Conviene aceptar esta situación, ya que incumbe en primer lugar a los gobiernos de los países interesados tomar las medidas que juzguen necesarias. 38. El objetivo principal de la Conferencia es el proponer una legislación que resulte aceptable a escala internaciocional y que permita a los gobiernos definir y aplicar eficazmente políticas nacionales en la lucha contra el uso indebido de las drogas. Dicho objetivo sólo podrá alcanzarse cuando se haya garantizado suficientemente que las medidas nacionales vayan respaldadas por una acción internacional. Esto no quiere decir que pueda aceptarse que se transfiera a los países exportadores la responsabilidad nacional en cuanto a la fiscalización de las importaciones de sustancias sicotrópicas, prevista en el artículo 12. 39. La acción internacional sólo será eficaz si se extiende prácticamente al mundo entero. Dicho de otra forma, todos los participantes deberían estar dispuestos a aceptar compromisos en lugar de aferrarse a posiciones que podrían resultar inaceptables para muchos países. 40. El Gobierno de los Países Bajos ha propuesto recientemente al Parlamento una nueva legislación que permitirá combatir con suma eficacia el problema del uso indebido de las drogas. Se ha iniciado un programa de investigación sobre los aspectos químicos, farmacológicos y sociológicos de dicho uso indebido. El Gobierno de los Países Bajos patrocina iniciativas relativas a la educación sanitaria en materia de drogas, pero no asume la labor educativa propiamente dicha. En opinión de la delegación de los Países Bajos, la legislación internacional futura deberá enfocar con realismo este problema. Será preciso evitar que se destinen recursos médicos, científicos y financieros a la fiscalización de drogas cuyo uso indebido no constituye un problema sanitario ni un verdadero peligro social. Todavía no se ha demostrado la necesidad de someter a medidas internacionales de fiscalización las sustancias comprendidas actualmente en las Listas I I I y IV. 41. Los Países Bajos conceden gran importancia a la reintegración de los toxicómanos en la sociedad: no se les considera como criminales, sino como enfermos que deben recibir los cuidados oportunos. Por consiguiente, la delegación de los Países Bajos celebra que esta opinión haya quedado reflejada en cierto grado en el artículo 18 del proyecto de Protocolo, pero desearía que dicho artículo fuera todavía más preciso, y propondrá a su debido tiempo una enmienda al texto actual. En su opinión, el presente texto del artículo 16 no es enteramente satisfactorio : en todo caso, convendría estipular claramente que las medidas previstas en este artículo no tienen carácter punitivo. 42. El Sr. EYRIES VALMASEDA (España) recuerda que España ha firmado y ratificado todos los acuerdos internacionales relativos a los estupefacientes, desde el Convenio de La Haya de 1912 hasta la Convención Única de 1961. En cuanto a la Convención de 1936, la acaba de ratificar, hace unos meses, en septiembre de 1970. 43. Aunque el uso indebido de sustancias sicotrópicas no haya afectado mucho todavía a España, su país no se ha demorado en iniciar la lucha contra este peligro, y ha decidido, hace dos años, someter los alucinógenos al mismo régimen que los estupefacientes comprendidos en la Lista I de la Convención Única. 44. Con posterioridad, ha establecido normas restrictivas para las anfetaminas y los barbitúricos : las medidas de fiscalización de la importación, exportación, etc., son aplicadas con mucha severidad y vigilancia por los inspectores sanitarios. Por lo que se refiere a los tranquilizantes, se observan muy de cerca sus tendencias de consumo por si fuese necesario adoptar medidas más estrictas que las que se encuentran actualmente vigentes. 45. El Sr. SHIK HA (República de Corea) recuerda que la República de Corea ha respetado las decisiones de la Comisión de Estupefacientes y pasó a ser Parte en la Convención Única de 1961, y que ha promulgado recientemente una ley sobre la fiscalización de las drogas que causan dependencia, que entró en vigor en noviembre de 1970. La República de Corea ha querido hacer frente mediante esta ley a los problemas que podrían plantearse en el futuro en Corea y responder a la petición formulada por la Comisión de Estupefacientes a todos los países para que adopten las medidas necesarias respecto de las sustancias sicotrópicas. Dicha ley, que comprende 43 artículos y está complementada por un decreto presidencial, somete a fiscalización las anfetaminas, el LSD, los barbitúricos, el meprobamato, el propoxifeno, el tetrahidrocannabinol y otros tranquilizantes. En la ley se prevén sanciones bastante severas para los infractores. 46. U HLA OO (Observador de Birmania), haciendo uso de la palabra a invitación del Presidente, subraya que, debido a circunstancias inevitables, y no por falta de interés, Birmania no ha podido participar en el primero y segundo períodos extraordinarios de sesiones de la Comisión de Estupefacientes y sólo participa en la presente Conferencia a título de observador. 47. Aunque los estupefacientes, y en particular el opio, plantean graves problemas en Birmania, no puede decirse aún lo mismo de las sustancias sicotrópicas. Hace muy poco, la industria farmacéutica birmana, empresa estatal, empezó a fabricar tranquilizantes que figuran entre esas sustancias. La distribución de esos tranquilizantes está reservada únicamente a sociedades comerciales y de grandes almacenes de venta al público, previa presentación de receta médica. Así pues, el uso indebido de esas sustancias es prácticamente inexistente. No obstante, el Gobierno ha establecido un comité restringido cuya misión es estudiar todos los aspectos del problema de las sustancias sicotrópicas y fijar medidas para someterlas a Quinta sesión plenaria — 13 de enero de 1971 19 fiscalización nacional. Constituyen este comité representantes de los servicios de represión del Departamento de Sanidad Pública, así como representantes de las sociedades comerciales encargadas de la distribución de los medicamentos. Para finalizar, si bien las sustancias sicotrópicas no constituyen aún una amenaza grave en Birmania, el Gobierno no subestima el peligro y no escatimará esfuerzo alguno por colaborar con los otros países en la lucha contra ese flagelo común. 48. El Sr. ONODERA (Japón) recuerda que el sistema, altamente eficaz, de fiscalización de drogas que se aplica en su país es bien conocido. Sin embargo, la juventud no ha quedado completamente al margen del creciente uso indebido de drogas que ha cundido por todo el mundo. Como en muchos otros países, las sustancias sicotrópicas, y en particular el LSD, son de las que más se usan indebidamente. El Gobierno del Japón proyecta adoptar medidas que remedien esta nueva situación, antes de que sea tarde. 49. En lo referente al proyecto de Protocolo, el Gobierno de su país debe estudiar aún detenidamente las disposiciones en relación con su propia legislación nacional; pero la delegación japonesa puede indicar ya desde ahora que, en principio, el proyecto de Protocolo está orientado en el mismo sentido que los esfuerzos del Gobierno japonés. Su delegación acoge, pues, con satisfacción esta empresa de cooperación internacional. No obstante, propondrá algunas modificaciones, sobre todo en lo referente a la distribución en listas y las medidas de fiscalización, modificaciones que presentará en el momento oportuno. 50. El Sr. CHAYET (Consejo Internacional sobre los Problemas del Alcoholismo y las Toxicomanías), haciendo uso de la palabra por invitación del Presidente, recuerda que la organización no gubernamental en cuyo nombre habla está representada en unos 50 países aproximadamente. A su juicio, el problema de las drogas, tan agudo ya en muchos países, no está indudablemente más que en sus comienzos. A medida que los investigadores descubran nuevas sustancias con fines médicos, el uso ilícito de esas sustancias encontrará más oportunidades de difusión. Ahora bien, es difícil saber cuáles serán exactamente los usos indebidos que se producirán en los próximos años, ya que el problema afecta en gran medida a la juventud, cuyas reacciones son poco previsibles. 51. Conviene, pues, elaborar un texto que permita someter a fiscalización sin tardanza las sustancias nuevas a medida que vayan apareciendo. Dado que los usos indebidos son diferentes según el país de que se trate, el texto deberá ser suficientemente flexible para orientar a cada país en la preparación de las leyes que se adapten a sus necesidades. 52. El Sr. Chayet estima, al igual que los representantes de Suecia, el Reino Unido y los Estados Unidos (tercera sesión), que no hay que entorpecer el descubrimiento de nuevas sustancias ni desalentar a los investigadores con trabas administrativas. De hecho, a veces ocurre que no se ha investigado suficientemente acerca de sustancias que después han sido objeto de grandes abusos: en la práctica, los controles impuestos sin haber conseguido eliminar esos abusos han desalentado las investigaciones. 53. El orador expresa el deseo de que en la lucha contra la toxicomanía no se recurra únicamente a medidas penales y administrativas, sino también, y cada vez más, a la intervención de médicos siquíatras, sicólogos, sociólogos y educadores. En la actualidad las actitudes que se adoptan y las medidas que se aplican para luchar contra el uso indebido de las drogas no tienen fácil aceptación entre la juventud. Es necesario remediar esta situación, ya que en último término el problema de las drogas es un problema humano. En algunos países ocurre que el recurso generalizado a sanciones penales ha dado lugar a la creación de una nueva y numerosa clase de delincuentes, procedentes de todos los estratos sociales. Este tipo de acción ha impuesto también una carga adicional a la policía y a los tribunales. Es preferible, pues, no recurrir a las sanciones penales más que en aquellos casos en que pueden surtir realmente efectos disuasorios. En términos generales, el Protocolo no debe obligar a los países a prohibir la posesión individual de ciertas sustancias, sino más bien impedir que se cometan en un país actos que resulten nocivos para otro, según los principios del derecho internacional. Finalmente, el Protocolo debe garantizar la libertad de la investigación médica y atribuir una función importante a los organismos terapéuticos y educativos. 54. Sir Harry GREENFIELD (Presidente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) dice que en el último decenio, el Comité Central Permanente de Estupefacientes (CCPE) y después la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), sucesora de ese Comité, se han preocupado del problema que plantea el creciente uso indebido de estimulantes y depresores del sistema nervioso central y de alucinógenos, pero que antes de expresar públicamente su inquietud la JIFE ha creído oportuno realizar un estudio profundo de la materia. En 1965, el CCPE hizo público por primera vez un aviso sobre los peligros que esas sustancias representan para la salud pública6. En 1966, participó en el estudio organizado por la Comisión de Estupefacientes y presentó al Comité de esa Comisión un documento en el que exponía los principales elementos que a su juicio deberían contener cuantas medidas nuevas se elaborasen con miras a poner remedio al problema 7 . Más tarde, en 1967 el CCPE propuso un anteproyecto de las medidas complementarias de fiscalización internacional que convendría adoptar8. La JIFE ha seguido estudiando el problema de cerca y ha colaborado estrechamente en todas las etapas que han llevado a la reunión de la presente Conferencia. En cada uno de sus informes anuales ha hecho observaciones sobre la evolución de la situación. 55. El orador ha advertido con satisfacción, en el transcurso del debate general, que todas las delegaciones 6 Véase Informe del Comité Central Permanente de Estupefacientes al Consejo ¡Económico y Social sobre las actividades del Comité en 1965 (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta: 65.XI.9), párrs. 162 a 164. 7 E/OB/W.510. 8 Véase Informe Final del Comité Central Permanente de Estupefacientes y del Órgano de Fiscalización de Estupefacientes, noviembre 1967 (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta : S.68.XI.3), párrs. 112 a 124. 20 Actas resumidas de las sesiones plenarias han expresado las mismas preocupaciones que la JIFE: piensan en efecto que la nueva legislación deberá ser auténticamente internacional, resultar aceptable para el conjunto de los gobiernos, englobar toda la gama de sustancias sicotrópicas peligrosas y no entorpecer el desarrollo de la investigación; además, las disposiciones deberán ser flexibles con el fin de que las medidas de fiscalización puedan adaptarse progresivamente a los cambios inevitables de la situación. 56. Por otra parte, el orador comprueba con agrado que si bien todas las delegaciones declaran que las medidas de fiscalización deben ser eficaces, reconocen la necesidad de no complicar en exceso las modalidades de aplicación, ya que ello iría en contra del objetivo buscado. 57. En su informe sobre sus actividades en 1970, la JIFE enumera los principales elementos que, a su juicio, deberían figurar en el Protocolo que se apruebe9. 58. La Junta espera que los gobiernos comiencen a aplicar las disposiciones del Protocolo antes incluso de proceder a su ratificación y ello por dos razones: porque así mejoraría la situación actual y porque de ese modo se alentaría a los demás países a ratificar el Protocolo y a adherirse al mismo. 59. El Sr. YANG (China*) declara que su país está tratando de elaborar una legislación nacional sobre las sustancias sicotrópicas. China* prestará sin reservas su colaboración a la presente Conferencia con objeto de que ésta llegue a la aprobación de un Protocolo eficaz y aplicable a escala internacional, puesto que estima que sin una fiscalización internacional no es posible luchar con éxito contra el uso indebido de las sustancias sicotrópicas. Se levanta la sesión a las 12.30 horas. SEXTA SESIÓN PLENARIA Miércoles 27 de enero de 1971, a las 15.10 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo III) INFORME DEL COMITÉ DE REDACCIÓN SOBRE LOS ARTÍCULOS 5 Y 6 (E/CONF.58/L.4) 1. El PRESIDENTE, teniendo en cuenta que la versión rusa de los artículos 5 y 6 no está todavía preparada, propone que el examen del informe del Comité de Redacción sobre los artículos 5 y 6 se deje para una sesión plenaria ulterior. Así queda acordado. * Véase la nota preliminar. 9 Publicación de las Naciones Unidas, No. de venta : S.71.XI.2, párrs. 103 a 109. INFORME DEL COMITÉ DE MEDIDAS DE FISCALIZACIÓN SOBRE LOS ARTÍCULOS 5, 6, 7, 9, 10, 13 Y 15 (E/CONF.58/L.5) 2. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia el informe del Comité de Medidas de Fiscalización sobre los artículos 5, 6, 7, 9, 10, 13 y 15 y sugiere que se remita al Comité de Redacción. Así queda acordado. ARTÍCULO 16 (MEDIDAS CONTRA EL uso INDEBIDO DE SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS) (E/CONF.58/L.3) 3. El Sr. KOECK (Santa Sede) dice que su delegación apoya sin reservas el contenido del artículo 16, uno de los más importantes del Protocolo. Su delegación siente una grave inquietud ante los efectos nocivos, tanto a escala individual como social, del creciente uso indebido de las sustancias sicotrópicas y cree que incluso la aplicación plena de todas las medidas previstas en el artículo 16 será insuficiente si no se hace un estudio profundo de las causas de la crisis actual. 4. Se ha afirmado que las personas ingieren sustancias sicotrópicas para compensar los sufrimientos de la existencia ; ahora bien, sucede que el uso indebido de estupefacientes y sustancias sicotrópicas es máximo precisamente en los países altamente desarrollados, donde el hombre medio disfruta de un nivel de vida inimaginable en otras partes del mundo. Si la causa del consumo de drogas es la negativa a vivir la clase de vida que exige la sociedad industrial moderna, esa sociedad debe adolecer de alguna deficiencia. Esos « viajes » a una especie de paraíso artificial demuestran el vacío ideológico y espiritual de la sociedad moderna. 5. Por consiguiente, la campaña destinada a evitar el uso indebido de las drogas debe empezar por la reconstrucción moral y social de la comunidad ; cualquier otro criterio equivaldría a tratar de poner remedio a los síntomas en vez de atacar el mal en su raíz. 6. Es imposible enumerar todas las medidas que hallarían cabida en la campaña contra el uso indebido de estupefacientes, aunque son especialmente importantes las que se mencionan en el párrafo 3 del artículo 16. Reviste suma importancia la difusión de conocimientos acerca de las consecuencias destructoras del uso indebido de estupefacientes en cuanto mal social; debe abordarse el problema en las escuelas y mediante la distribución de publicaciones destinadas especialmente a los jóvenes. Deben emplearse también los medios de comunicación de masas. En aquellos países donde los medios de información no están todavía muy desarrollados, las autoridades deberían apelar a los recursos técnicos y financieros que ofrecen ciertos organismos especializados, como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). 7. Pese a que el orador apoya el artículo 16, su delegación estima que sería conveniente suprimir en el párrafo 2 las palabras «en la medida de lo posible», habiendo presentado una enmienda a tal efecto (E/CONF.58/L.3). Cierto es que, conforme al viejo aforismo jurídico ultra Sexta sesión plenaria — 27 de enero de 1971 21 posse nemo tenetur, no se puede pedir a un país que haga más de lo que puede para cumplir sus obligaciones convencionales ; por otra parte, según el derecho internacional general, codificado recientemente en el artículo 26 de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados, de 196910, una Parte no podrá invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación del incumplimiento de un tratado. Por ese motivo, su delegación insta a que se supriman las palabras « en la medida de lo posible ». Hay que decir también que, en el lenguaje corriente, la expresión « en la medida de lo posible» suele indicar simplemente un nivel de esfuerzo muy moderado. 8. El Sr. SAMSOM (Países Bajos) dice que su delegación está dispuesta a aceptar el texto del artículo 16 en su forma actual. El artículo es importante, pues proporciona una base para promover medidas en los planos nacional e internacional contra la farmacodependencia. 9. Las medidas encaminadas a la identificación precoz de los usuarios de sustancias sicotrópicas deben tener el carácter de medidas de salud pública. Es preciso no adoptar medidas de índole penal en esa fase precoz, ya que el estigma que las penas llevan consigo supone un obstáculo para todo el proceso de rehabilitación y reintegración social. Aunque no desea hacer una propuesta formal, el orador preferiría que el artículo llevara el título de « Medidas de carácter no penal contra el uso indebido de sustancias sicotrópicas ». 10. Sr. ASANTE (Ghana) dice que su delegación acepta en términos generales el artículo 16. Apoya también la enmienda de la Santa Sede, cuya adopción mejoraría el texto del párrafo 2. Por ser Ghana un país en el que más del 40 % del producto nacional se dedica a la formación y la enseñanza, hará el máximo esfuerzo para dar cumplimiento a las disposiciones de ese párrafo. 11. Podría examinarse la supresión de las palabras finales del párrafo 3 « si existe el peligro de que se difunda el uso indebido de tales sustancias », toda vez que sugieren que la frase que comienza con las palabras « y fomentarán asimismo » es puramente condicional. Por consiguiente, dichas palabras resultan innecesarias por las mismas razones que la expresión « en la medida de lo posible ». Sin embargo, no insistirá en su sugerencia si otras delegaciones conceden importancia a las palabras en cuestión. 12. El Sr. OBERMAYER (Austria) dice que está de acuerdo con el artículo 16, que establece directrices en cuanto a las medidas que deben adoptarse para proteger la salud pública contra los peligros originados por el uso indebido de sustancias sicotrópicas y para prestar asistencia a las víctimas de dicho uso indebido. Su país ha emprendido ya con éxito medidas similares a las previstas en dicho artículo. 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación está dispuesta a apoyar 1 0 Documentos Oficiales de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Tratados, primero y segundo períodos de sesiones, Documentos de la Conferencia (A/CONF.39/ll/Add.2) (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta: S.70.V.5), pág. 317. el artículo 16, a reserva de ciertas modificaciones de forma en el texto ruso. 14. El epígrafe del artículo 16 responde a las ideas fundamentales contenidas en los tres párrafos de dicho artículo. El párrafo 1 se ocupa de las medidas para la identificación, tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas; el párrafo 2 enuncia la obligación de las Partes en el Protocolo de formar personal en todos los niveles ; y el párrafo 3 trata de la importante cuestión de la información pública. 15. El PRESIDENTE dice que las sugerencias relativas a modificaciones de forma deben presentarse al Comité de Redacción. Toda enmienda de fondo debe presentarse por escrito a la Conferencia. 16. El Sr. ASANTE (Ghana), haciendo uso de la palabra sobre una cuestión de procedimiento, dice que las delegaciones han dispuesto ya de suficiente tiempo para presentar por escrito enmiendas de fondo al artículo 16. Insta a la Conferencia a que examine dicho artículo en la sesión en curso. 17. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que el artículo 16 pone en claro que el problema del uso indebido de drogas no puede resolverse mediante simples medidas de represión. La experiencia en los Estados Unidos ha demostrado patentemente que este problema debe ser abordado desde un punto de vista multidisciplinario; la investigación y la educación revisten especial importancia. El artículo 16 constituye un paso hacia delante por cuanto destaca la clase de medidas que pueden adoptarse. 18. Su delegación mantiene una actitud abierta respecto de las palabras «en la medida de lo posible» en el párrafo 2, pero debe tenerse presente que pueden interpretarse de dos maneras distintas. Pueden significar que las Partes están obligadas a adoptar todas las medidas que sus recursos técnicos y económicos permitan, pero también que todos los países deberán hacer cuanto sea posible para cumplir las obligaciones estipuladas en el párrafo 2. En consecuencia, el efecto de la supresión propuesta no es del todo claro. 19. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que la experiencia práctica de algunos países y las conclusiones de los comités de expertos de la OMS muestran que el problema del uso indebido de sustancias sicotrópicas exige un enfoque multidisciplinario y así se reconoce actualmente en general. El enfoque sobre todo penal, preconizado en el pasado, sólo tuvo un éxito limitado, pero hasta la fecha no se puede afirmar que con medidas más amplias el éxito haya sido mayor. 20. Desde el punto de vista de los países en los que no se presenta el problema del uso indebido de sustancias sicotrópicas, no sería lógico enunciar determinadas disposiciones del artículo 16 en términos obligatorios. Aunque existe la amenaza de que este problema adquiera carácter mundial, debe también tenerse presente que esos países se enfrentan con otros problemas sociales más acuciantes. Por consiguiente, no debe redactarse dicho artículo en términos tales que parezca imponer la obligación de ador> tar determinadas medidas antes de que se presente efectivamente el problema en un país. Debe dejarse a la 22 Actas resumidas de las sesiones plenarias discreción de cada una de las Partes la decisión en cuanto a cómo, cuándo y en qué medida ha de comprometer sus recursos. 21. El Sr. RENK (Suiza) dice que está plenamente de acuerdo con la enmienda propuesta por la Santa Sede. El artículo 16 es muy importante, y por esa misma razón conviene que se hagan obligatorias sus disposiciones. 22. Al propio tiempo, debe reconocerse que las medidas previstas representarán una carga financiera considerable, incluso para los países más ricos. Por esta razón, insta a que, al aplicar dicho artículo, se centre la atención en las sustancias más peligrosas. 23. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que, en principio, su delegación acepta el artículo 16, que destaca la importancia de la prevención. 24. Conviene recordar que el uso indebido de sustancias sicotrópicas a que se aplica el Protocolo y el uso indebido de estupefacientes a que se aplica la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes constituye un problema único de amplio alcance. El uso ocasional de una sustancia sicotrópica que entrañe peligros limitados conduce a menudo al uso de otras drogas. Este proceso bien conocido de escalada hace tanto más necesarias las medidas preventivas previstas en el artículo 16. 25. La solución ideal sería la pronta identificación de los jóvenes en peligro de convertirse en víctimas del uso indebido de drogas. Desgraciadamente, lo mejor que cabe esperar en la práctica es la pronta identificación de los jóvenes que efectivamente hacen un uso indebido de drogas, con el fin de tomar medidas para impedir que lleguen a una situación de dependencia de drogas peligrosas. 26. La delegación de Francia apoya la enmienda de la Santa Sede, que refuerza en cierta medida las disposiciones del párrafo 2. 27. El Dr. THOMAS (Liberia) dice que, puesto que se reconoce que existe el peligro de que se extienda el uso indebido de sustancias sicotrópicas, parece demasiado débil la redacción de la parte final del párrafo 3. El Comité de Redacción debería examinar la posibilidad de modificar las palabras «ese conocimiento entre el público en general si existe el peligro » para que digan «el conocimiento entre el público en general de que existe el peligro ».. Si el Comité de Redacción no puede atender esta sugerencia, su delegación está dispuesta a aceptar el artículo 16 en su forma actual. 28. El PRESIDENTE señala que el cambio sugerido representa una modificación de fondo. Observa que el representante de Liberia no ha propuesto oficialmente una enmienda. 29. El Sr. MANSOUR (Líbano) dice que las disposiciones del artículo 16 revisten gran importancia moral y práctica. Su país, como miembro activo de la Comisión de Estupefacientes, ha participado en la redacción de dicho artículo y apoya el texto actual. 30. El Sr. CHENG (China*) expresa el apoyo de su delegación al artículo 16 y también a la propuesta de suprimir las palabras « en la medida de lo posible » en el * Véase la nota preliminar. párrafo 2. En el texto chino, podrían interpretarse dichas palabras como una cláusula liberatoria. 31. Por lo que respecta a la redacción del párrafo 3, comparte las opiniones expresadas por los representantes de Ghana y de Liberia. 32. Aunque el peligro de uso indebido de sustancias sicotrópicas no está tan extendido en su país como ha llegado a estarlo en otros países, su delegación está plenamente de acuerdo con el criterio adoptado en el artículo 16. 33. El Dr. HOLZ (Venezuela) dice que el artículo 16 impone a los países la obligación moral de hacer cuanto esté a su alcance para combatir el uso indebido de sustancias sicotrópicas. Su delegación apoya dicho artículo y no tiene nada que objetar a la enmienda propuesta por la Santa Sede. 34. El Dr. EL HAKIM (República Árabe Unida) dice que no sería lógico imponer obligaciones a un país, especialmente un país en desarrollo, en el que no se plantee el problema del uso indebido de sustancias sicotrópicas o que no esté en condiciones de llevar a la práctica todas las medidas enunciadas en el artículo 16. Por consiguiente, insta a que se mantengan las palabras en la medida de lo posible en el párrafo 2. Sin embargo, desea que quede claro que su delegación apoya todas las recomendaciones contenidas en el artículo 16, aun cuando el uso indebido de sustancias sicotrópicas no constituye todavía un problema agudo en su país. 35. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que es imposible subrayar en demasía la importancia de las disposiciones del artículo 16 en lo tocante a la fiscalización del uso indebido de sustancias sicotrópicas y a la prevención de la difusión de dicho uso indebido, que son los objetivos fundamentales del proyecto de Protocolo. Su delegación puede aprobar dicho artículo en su forma actual, pero está dispuesta a aceptar la enmienda propuesta por el representante de la Santa Sede, que, en su opinión, contribuirá a reforzar sus disposiciones. 36. U HLA OO (Birmania) dice que debe advertirse que, incluso si se suprimen en el párrafo 2 las palabras « en la medida de lo posible », el grado en que puedan aplicarse las disposiciones de dicho párrafo dependerá de las circunstancias financieras de cada país. Si bien puede aceptar el texto del párrafo 2 en su forma actual, se pregunta si no sería mejor seguir la redacción del artículo 38 de la Convención Única, que ha resultado adecuado en el caso de los toxicómanos, utilizando las palabras «consumidores de sustancias sicotrópicas» y « uso indebido de sustancias sicotrópicas » en vez de «toxicómanos » y «toxicomanía ». 37. El Dr. AZARAKHCH (Irán) dice que su delegación puede aceptar el artículo 16 en su redacción actual o enmendado en la forma propuesta por el representante de la Santa Sede. Cree que la supresión, en el párrafo 2, de las palabras « en la medida de lo posible» reforzará de hecho las disposiciones de ese párrafo. 38. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su delegación prefiere el texto actual del párrafo, pero si la mayoría apoya la propuesta de enmienda, no se opondrá a su aprobación. Sexta sesión plenaria — 27 de enero de 1971 23 39. Su delegación interpreta el artículo 16 en el sentido de que quedará a la discreción de cada Parte tomar las medidas que considere convenientes. 40. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania) dice que las disposiciones del artículo no sólo son muy importantes, sino que resultan también sumamente adecuadas para los países desarrollados y los países en desarrollo, tanto en el momento actual como en el futuro. Apoya el texto en su forma actual. 41. El Sr. CALENDA (Italia) se muestra en favor de la enmienda propuesta por el representante de la Santa Sede; la supresión propuesta eliminaría toda posible ambigüedad. 42. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que su delegación apoya las disposiciones del artículo 16, que es fundamental, pues proporcionan los cimientos de la lucha preventiva contra la toxicomanía. Todos los países, con independencia de su fase de desarrollo, pueden adoptar las medidas propuestas. Las palabras «en la medida de lo posible » han sido incluidas en el párrafo 2 por la Comisión de Estupefacientes con la finalidad de que las Partes decidan qué medidas son oportunas en cada caso. La delegación de México no está de acuerdo con su supresión. 43. El Sr. KOCH (Dinamarca) se muestra en favor del texto actual del artículo 16. Es posible que la enmienda propuesta por el representante de la Santa Sede haga que resplandezcan más las ideas y principios contenidos en el artículo, pero ello no servirá para nada si, como consecuencia, algunos países se ven en la imposibilidad de llevar esas ideas y principios a la práctica. 44. El Sr. BENZIAN (Argelia) dice que en principio su delegación encuentra aceptable el texto actual. La supresión de las palabras « en la medida de lo posible », en el párrafo 2, privaría de cierta flexibilidad a la disposición y por consiguiente anularía el objetivo de la enmienda propuesta. En los debates que han tenido lugar hasta el momento, se ha recalcado la importancia de la buena voluntad; en el caso actual, la Conferencia debe contentarse con facilitar un estímulo y dejar que las Partes tomen las medidas que consideren oportunas. 45. El Sr. TERERAHO (Rwanda) dice que su delegación prefiere el texto actual, con la posible introducción de algunos pequeños cambios de terminología. 46. El Dr. CORREA DA CUNHA (Brasil) dice que su delegación puede aceptar el texto actual. Se muestra de acuerdo con lo dicho por los representantes del Reino Unido, Turquía y México. 47. El Sr. ANAND (India) dice que, en general, se pronuncia en favor de las medidas previstas en el artículo. No obstante, es preciso recordar que los recursos de los países en desarrollo son limitados y que se deben establecer prioridades para abordar sus múltiples problemas. No cree conveniente aprobar un texto demasiado rígido o demasiado preceptivo y encuentra atractiva la solución propuesta por el representante de Birmania. 48. El Sr. O'NEILL (Irlanda) no cree que la enmienda propuesta por el representante de la Santa Sede añada mucho a las disposiciones del artículo, pero está dispuesto a apoyarla, pues eliminaría toda posible ambigüedad. 49. El Sr. LOSANA MÉNDEZ (España) apoya la enmienda propuesta por el representante de la Santa Sede. 50. El Sr. SLAMA (Túnez) cree que las disposiciones del artículo 16, que tienen gran importancia, están muy claramente expuestas. Con las enmiendas, el texto perdería claridad, por lo que el orador se inclina en favor de la redacción actual del artículo. 51. El Sr. ROECK (Organización Internacional de Policía Criminal), hablando por invitación del Presidente, dice que la OIPC/INTERPOL considera indiscutible la necesidad de medidas permanentes como las previstas en el artículo 16. Sin embargo, desea señalar, en relación con la segunda parte del párrafo 3, que existe un peligro intrínseco en dar publicidad a las sustancias sicotrópicas y a otras sustancias peligrosas. En efecto, la experiencia ha demostrado que la publicidad en la prensa sensacionalista ha inducido a ciertas personas a hacer uso de esas sustancias, lo cual es lo contrario de lo que se pretende. El Comité de Redacción debe poner suma atención al redactar el párrafo con el fin de evitar ese peligro. 52. El Sr. ASANTE (Ghana), después de haber oído algunas observaciones, en particular las del representante de la OIPC/INTERPOL, cree que sería acertado remitir el artículo al Comité de Redacción en vez de pronunciarse sobre él en la presente sesión, como sugirió anteriormente. 53. El PRESIDENTE propone que la Conferencia proceda a votar la enmienda propuesta por el representante de la Santa Sede. Como no se ha expresado ninguna oposición a los principios contenidos en las disposiciones del artículo 16, el artículo podría ser remitido a continuación al Comité de Redacción para su posible mejora. Así queda acordado. Se procede a votación sobre la enmienda de la Santa Sede (E/CONF.58/L.3). El resultado de la votación es de 18 votos a favor, 17 en contra y 14 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría de dos tercios necesaria, no queda aprobada la enmienda. ARTÍCULO 17 (LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO) (E/CONF.58/L.1) 54. El Sr. WINKLER (Austria) dice que la finalidad principal de sus enmiendas (E/CONF.58/L.1) es aclarar el artículo y dar más eficacia a sus disposiciones. El segundo párrafo propuesto asegura el mantenimiento de las formas tradicionales de asistencia jurídica, pues ello va en interés de la cooperación internacional; sus disposiciones no menoscaban en modo alguno la asistencia ya exigida por las disposiciones del proyecto de Protocolo. 55. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que, si bien no tiene una opinión sólida sobre las enmiendas propuestas a los apartados a y e, su aceptación le plantea algunas dudas, simplemente porque la redacción actual del artículo sigue muy de cerca la de disposiciones análogas de la Convención Única; a juicio de su delegación, ello es conveniente a fin de evitar dificultades de interpretación. En cuanto a la tercera enmienda, se pregunta si es realmente necesario añadir ese párrafo. En todo caso, para 24 Actas resumidas de las sesiones plenarias las Partes en la Convención europea sobre asistencia mutua en cuestiones procesales, tal disposición en el proyecto de Protocolo parece superflua. 56. El PRESIDENTE observa que ésta es una cuestión que debe decidir cada delegación. 57. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que acaba de advertir que la disposición de la Convención Única que corresponde a la del apartado a contiene las palabras « en el plano nacional» después de la palabra « asegurarán ». Como la intención del apartado a es asegurar la coordinación en el plano nacional, propone formalmente la inclusión de las palabras « en el plano nacional » después de la palabra « asegurarán », si la Conferencia está dispuesta a aceptar esta enmienda verbal. 58. No se opone a las enmiendas austríacas tendientes a modificar el apartado e y añadir un segundo párrafo, pero no apoya la enmienda propuesta en el párrafo 1, pues su efecto sería dar carácter obligatorio a la disposición contenida en el apartado a. La flexibilidad es conveniente, y con la redacción actual del texto se obtiene una mayor flexibilidad. 59. El PRESIDENTE lee el artículo 35 del reglamento de la Conferencia relativo a propuestas y enmiendas. Como el representante del Reino Unido propone una enmienda muy simple, supone que, si no hay objeciones, la Conferencia está dispuesta a discutirla, aunque no se haya distribuido por escrito. Así queda acordado. 60. El Sr. BEB a DON (Camerún) dice que el artículo 17 es aceptable en su redacción actual, pero que no se opone a la enmienda de Austria al apartado e o a la propuesta de un segundo párrafo, que haría el artículo más completo. 61. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que no votará en favor del artículo si no se aprueba la enmienda del Reino Unido. Las palabras « conviene que », del apartado a, son aceptables. En cuanto al apartado e, prefiere el texto de la Convención Única a la enmienda de Austria. 62. A su juicio, la obligación impuesta a las Partes en los apartados b, c y d es informar sobre cada caso de tráfico ilícito o cada decomiso a las demás Partes interesadas y en particular a las autoridades del gobierno en cuyo país ha aparecido la sustancia o del que los traficantes ilícitos son nacionales. 63. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que para poder aplicar el Protocolo en los países en desarrollo, particularmente en los de África, es preciso tener bien en cuenta su situación. En efecto, el número de funcionarios con que cuentan es escaso y por esa razón, tras un debate prolongado, la Comisión de Estupefacientes incluyó las palabras « conviene que », con objeto de dejar cierto margen discrecional a las Partes. Por lo tanto, no puede aceptar el carácter obligatorio del texto que Austria propone para el apartado a. 64. Puede, en cambio, apoyar la enmienda de Austria al apartado e y la propuesta de un nuevo párrafo 2. 65. El Sr. ASANTE (Ghana) se muestra partidario de la enmienda del Reino Unido y se opone a la propuesta de Austria relativa al apartado a. 66. Considera aceptable la enmienda de Austria al apartado e. 67. Se opone al segundo párrafo propuesto por Austria, que acarrearía complicaciones y permitiría a las Partes eludir las obligaciones impuestas por el artículo 17 aduciendo que han concluido un tratado acerca de la asistencia en cuestiones penales. A veces es necesario recibir información de otro gobierno aun cuando no se haya cometido ningún delito. 68. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) propone que se sustituya la totalidad del artículo 17 por el texto del artículo 35 de la Convención Única, reemplazando la palabra «estupefacientes» por las palabras «sustancias sicotrópicas ». Muchos países han ratificado la Convención Única y las diferencias de redacción entre ambos instrumentos desconcertarían a los abogados. Su propuesta se basa en consideraciones puramente prácticas. 69. El PRESIDENTE señala que la Conferencia ha decidido utilizar el proyecto de Protocolo como documento básico. Por lo tanto, Yugoslavia deberá presentar una enmienda al artículo 17, proponiendo que en el apartado a se inserten, a continuación de la palabra « asegurarán », las palabras « en el plano nacional» y se sustituyan las palabras «conviene que designen» por las palabras « podrán designar » ; que en el apartado b se sustituya la palabra « estupefacientes» por las palabras « sustancias sicotrópicas » y que en la versión inglesa del apartado e se sustituyan las palabras « documents » y « designed» por las palabras «papers» y «designated», respectivamente. 70. Pregunta a la Conferencia si está dispuesta a aceptar la propuesta de Yugoslavia así formulada como base para un debate. 71. El Sr. ASANTE (Ghana) se opone a una enmienda verbal tan extensa. Sus instrucciones se refieren únicamente al proyecto de Protocolo. 72. El Dr. REXED (Suecia) está de acuerdo con el orador precedente; las enmiendas deben presentarse por escrito. 73. El PRESIDENTE pide al representante de Yugoslavia que presente su propuesta por escrito. 74. El Sr. McCARTHY (Canadá) apoya la enmienda del Reino Unido y añade que le parece útil la propuesta de Yugoslavia. 75. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que su delegación ha preconizado sistemáticamente la idea de utilizar la Convención Única para elaborar el Protocolo sobre la fiscalización de sustancias sicotrópicas; le satisface que otras delegaciones empiecen a adherirse a esa opinión. 76. Apoya las enmiendas del Reino Unido y de Yugoslavia, que están en conformidad con la Convención Única. Convendría demorar la discusión del artículo 17 hasta que haya sido distribuida en forma escrita la propuesta yugoslava. 77. El Sr. ANAND (India) lamenta que las sustancias sicotrópicas no hayan quedado sujetas a fiscalización mediante la ampliación del alcance de la Convención Única. Séptima sesión plenaria — 28 de enero de 1971 78. Le sorprende que la delegación yugoslava, que en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (658.a sesión) había propuesto suprimir las palabras «en el plano nacional» y las palabras « podrán designar », quiera volver ahora al texto de la Convención Única. Como el texto había sido minuciosamente estudiado tanto en dicho período de sesiones como con anterioridad en el 23.° período de sesiones de la Comisión, en el que el Protocolo se había redactado exactamente igual que la Convención Única, considera que la Conferencia debe aprobar el proyecto en su forma actual y rechazar tanto las enmiendas del Reino Unido como las de Yugoslavia. 79. El Sr. KIRCA (Turquía) opina que si la Conferencia se aparta demasiado en el Protocolo de la redacción de la Convención Única, ambos instrumentos suscitarán dificultades de interpretación. Está de acuerdo con la propuesta de Yugoslavia. 80. El Dr. THOMAS (Liberia) cree que la Conferencia debería examinar únicamente las enmiendas de Austria, que han sido distribuidas en forma escrita, sobre todo teniendo en cuenta que han sido rechazadas algunas enmiendas verbales al artículo 16. 81. Prefiere el texto original del artículo 17 con la enmienda del Reino Unido porque se acerca más al texto de la Convención Única, la cual ha estado funcionando satisfactoriamente desde hace años. 82. El PRESIDENTE se refiere de nuevo al artículo 35 del reglamento e indica que la Conferencia ha decidido que la enmienda del Reino Unido es procedente. Al representante de Yugoslavia se le ha pedido que presente su propuesta por escrito. 83. El Dr. MABILEAU (Francia) explica que su delegación hubiera podido aceptar el artículo 17 tal como está, pero en vista de la propuesta de Yugoslavia considera oportuno demorar una discusión más detallada de este artículo hasta que dicha propuesta haya sido distribuida por escrito. 84. Se siente inclinado a favorecer la propuesta de Austria de redactar un nuevo párrafo 2, pero pide al Comité de Redacción que modifique el enunciado del texto francés. Las palabras «assistance mutuelle en matiére criminelle » deben ser sustituidas por la expresión « entr'aide judiciaire en matiére pénale ». 85. Al Sr. MANSOUR (Líbano) le parece preferible que los representantes presenten sus enmiendas por escrito y por adelantado. No considera necesario añadir un segundo párrafo en el artículo 17. A las Partes les quedará siempre la posibilidad de concluir tratados bilaterales o multilaterales que prevean medidas más rigurosas contra el tráfico ilícito. El artículo 17 es satisfactorio en su forma actual. 86. El Dr. OLGUÍN (Argentina) encuentra satisfactorios los apartados a, b, c y d del proyecto. Puede aceptar la enmienda de Austria al apartado e y la propuesta austríaca de añadir un segundo párrafo. Se levanta la sesión a las 17.55 horas. 25 SÉPTIMA SESIÓN PLENARIA Jueves 28 de enero de 1971, a las 14.40 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVTII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo DI) ARTÍCULO 17 (LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO) (continuación ) (E /CONF. 58 /L . 1, E/CONF. 58 /L.7, E/CONF.58/L.12) 1. El Sr. NIKOLlO (Yugoslavia) señala a la atención la propuesta que hizo en la sexta sesión y que presenta ahora por escrito (E/CONF.58/L.7). Si ha modificado la posición que adoptó en el período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes ha sido únicamente por el deseo de dar muestras de cooperación. 2. La Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes ha sido ratificada por muchos Estados y se encuentra en vigor desde hace algún tiempo, de modo que podrían surgir equívocos si un artículo del presente Protocolo que tuviera más o menos el mismo objeto que el artículo 35 de la Convención Única se redactara en términos distintos. Así pues, la finalidad de sus enmiendas es la de reproducir la redacción del artículo 35. 3. El Sr. KIRCA (Turquía), presentando su enmienda (E/CONF.58/L.12) al apartado b del artículo 17, dice que, en algunos casos, las Partes en la Convención Única, después de efectuar un decomiso, proporcionan la información correspondiente con bastante retraso a las demás Partes interesadas, aun cuando puedan haber informado mucho antes al Secretario General. La finalidad de su enmienda es la de evitar tales retrasos y, en especial, garantizar que la Parte de cuyo país sean nacionales los traficantes o de cuyo país procedan las sustancias sea informada sin demora de los decomisos. Tras debatir esta materia con la Secretaría y en el Grupo de Trabajo establecido para examinar el artículo 14, su delegación ha llegado a la conclusión de que el lugar adecuado para dicha disposición es el artículo 17 y no el artículo 14. 4. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que, en principio, puede apoyar la enmienda de Turquía, aunque tal vez sean necesarias algunas modificaciones de forma. 5. El Sr. LINKE (Austria), respondiendo a algunas de las observaciones formuladas sobre las enmiendas de Austria (E/CONF.58/L.1) en la sexta sesión, dice que la finalidad de dichas enmiendas es la de aclarar el texto del artículo 17. El argumento de que el texto del proyecto de Protocolo debe ajustarse lo más estrechamente posible al texto de la Convención Única es muy convincente, pero ese texto debe mejorarse cuanto sea factible. En efecto, la Convención Única se redactó hace diez años y desde esa fecha se ha adquirido nueva experiencia con la redacción de otros instrumentos multilaterales. 26 Actas resumidas de las sesiones plenarias 6. Su delegación no ha propuesto que se añada un segundo párrafo con el propósito de limitar la cooperación internacional, sino con el objeto de llamar la atención hacia el hecho de que en los tratados bilaterales y multilaterales relativos a asistencia judicial en cuestiones penales existen medios adicionales de cooperación. 7. El Sr. ANAND (India) dice que su delegación encuentra aceptable el texto actual del artículo 17 y no es partidaria de las enmiendas de Yugoslavia ni de la enmienda oral del Reino Unido (sexta sesión). La única mejora sugerida por el representante de Yugoslavia que podría aceptarse es la sustitución de la palabra « documents » por la palabra «papers » y de la palabra « designed» por la palabra « desígnated» en el texto inglés del apartado e. 8. La inserción en el apartado a de las palabras « en el plano nacional» es superflua y puede causar dificultades. Cada gobierno debe decidir por sí mismo la clase de organismo de coordinación que desee establecer, atendiendo a su constitución y a su sistema jurídico y administrativo. Tal es el razonamiento que se impuso en el primer período extraordinario de sesiones, cuando la Comisión decidió no incluir esas palabras. 9. La enmienda de Austria al apartado a suscita ciertamente objeciones, debido a su carácter de obligatoriedad. Tampoco puede aceptar la enmienda de Austria al apartado e. Algunos gobiernos podrían oponerse a que se transmitan documentos directamente a las autoridades competentes de las Partes, por preferir que todas las comunicaciones de gobiernos extranjeros se efectúen por conducto del ministerio de relaciones exteriores. 10. No ve claramente cuáles serían las consecuencias exactas del segundo párrafo cuya inclusión se propone. Si llegara a insertarse, sería necesario añadir alguna disposición para indicar que en caso de conflicto entre las disposiciones del Protocolo y lo establecido en un tratado bilateral o multilateral, prevalecerían las primeras. 11. No se opone a la enmienda de Turquía al apartado b, siempre que se sustituyan las palabras «a las otras Partes directamente interesadas » por las palabras « a los órganos designados por las Partes ». 12. El Dr. AZARAKHCH (Irán) dice que su delegación ha instado siempre a que el texto del Protocolo se ajuste lo más estrechamente posible al de la Convención Única. Dado que el artículo 17 del proyecto de Protocolo es muy similar al artículo 35 de la Convención, habría estado dispuesto a aceptarlo. Sin embargo, no se opone a la enmienda de Yugoslavia ni a la de Turquía. 13. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que la inserción en el apartado a de las palabras «en el plano nacional» es fundamental para que quede claro que dicha cláusula se ocupa de las medidas nacionales de coordinación. Si no se insertaran dichas palabras, el apartado b sería una mera repetición del apartado a. 14. Las restantes enmiendas de Yugoslavia son también aceptables. 15. Se opone a la enmienda de Austria al apartado a. En cuanto a la enmienda de Austria al apartado e, se pregunta si existe alguna diferencia de significado entre la expresión «poursuites criminelles» y las palabras « action judiciaire » utilizadas en la Convención Única. Si existe una diferencia, la enmienda de Austria podría tener el efecto de restringir el alcance de la coordinación internacional. 16. La tercera enmienda de Austria está encaminada a añadir un segundo párrafo. Hay que proceder de manera que el Protocolo, cuyas disposiciones son de carácter general, prevalezca sobre un tratado bilateral o multilateral relativo a asistencia mutua en cuestiones penales que contenga disposiciones especiales y, en todo caso, este último debe aplicarse únicamente a las Partes. Si se acepta la propuesta de Austria será preciso aclarar este extremo. 17. En la enmienda presentada por su delegación, desea añadir las palabras « o por conducto de las autoridades competentes designadas para ello por las Partes » después de las palabras « por vía diplomática ». 18. El Dr. BARATAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que durante varios años se ha tomado en consideración la idea de utilizar la Convención Única para fiscalizar las sustancias sicotrópicas; ahora bien, como algunos países indicaron que ello les originaría dificultades, su delegación convino en que se redactase un nuevo instrumento internacional en la forma de un protocolo. No obstante, se decidió que sería conveniente utilizar oportunamente en la medida de lo posible el texto de la Convención Única. 19. Dado que el artículo 17 reproduce en gran medida la disposición correspondiente de la Convención Única, su delegación no tiene objeciones que oponerle y es partidaria de las enmiendas de Yugoslavia, que ajustan todavía más su redacción a la de la Convención Única. 20. Su delegación es reacia a aceptar la enmienda propuesta por Turquía, cuya versión revisada no se ha presentado aún por escrito. Debe tenerse en cuenta también una importante cuestión de fondo : la enmienda de Turquía se refiere al artículo 14, que aún está discutiéndose y en relación al cual se han presentado varias enmiendas al Comité de Medidas de Fiscalización. Ante la imposibilidad de saber cuál será la redacción definitiva del artículo 14, la delegación de su país no puede pronunciarse sobre esa enmienda. 21. Su delegación apoya las enmiendas de Austria a los apartados a y c. Debería tenerse en cuenta la actitud de los países en desarrollo, que no son partidarios de que se imponga con carácter obligatorio la creación de un servicio de coordinación. 22. La delegación de la URSS acoge favorablemente la tercera enmienda de Austria, pero desearía considerar todas las consecuencias de tan importante enmienda antes de adoptar una decisión definitiva. 23. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que su delegación podría aceptar el texto del artículo 17 en su forma actual. A su juicio, ante todo deberían examinarse las enmiendas de Yugoslavia, que son las que más se alejan del texto original. 24. El orador se opone a la propuesta de Austria de insertar un nuevo párrafo. Su país es parte en varios convenios bilaterales y multilaterales, que excluyen la Séptima sesión plenaria — 28 de enero de 1971 27 asistencia mutua en cuestiones procesales cuando intervienen factores de carácter político o se trata de refugiados ; a veces se han dado estos casos en cuestiones relacionadas con estupefacientes. 25. Su delegación aprueba, en principio, la enmienda de Turquía. La finalidad del cambio de redacción propuesto verbalmente por el patrocinador podría alcanzarse igualmente sustituyendo las palabras « vía diplomática » por las palabras «los cauces apropiados ». 26. El Sr. McCARTHY (Canadá) apoya la propuesta de Yugoslavia de insertar las palabras «en el plano nacional» en el apartado a. Una Parte en el Protocolo sólo podría desempeñar la labor de coordinación dentro de su propio territorio. 27. Su delegación no se opone a la enmienda de Turquía, ahora que se ha modificado el texto. 28. El Sr. KOCH (Dinamarca) considera favorablemente la propuesta de que se inserten las palabras « en el plano nacional» en el apartado a. De no incluirse esas palabras, podría entenderse que las disposiciones de este apartado se refieren a los planos nacional e internacional, lo que constituiría una repetición de los siguientes apartados, que tratan de cuestiones de cooperación internacional. 29. El orador apoya la propuesta de Yugoslavia de sustituir las palabras « conviene que designen » por las palabras «podrán designar», en el apartado a, y por lo tanto se opone a la enmienda de Austria a ese mismo apartado. 30. En lo referente al apartado e, el orador apoya también la enmienda de Yugoslavia y se opone a la enmienda de Austria. No es conveniente apartarse de los términos empleados en la disposición correspondiente de la Convención Única, porque de ello podría inferirse que lo que se pretende es dar un significado distinto. 31. Su delegación está dispuesta a apoyar la propuesta de Turquía, de introducción de una nueva frase. 32. El orador encuentra inaceptable la propuesta de Austria de insertar un segundo párrafo. El nuevo párrafo es probablemente superfluo e incluso podría prestarse a confusiones; podría entenderse, por ejemplo, que las disposiciones de un tratado, como la Convención europea sobre asistencia mutua en cuestiones procesales, han de prevalecer sobre las disposiciones del Protocolo, cuando en esa Convención se declara que las disposiciones de otros instrumentos sobre aspectos concretos de la asistencia prevalecen sobre las disposiciones de la propia Convención. En vista de esas dificultades, es conveniente que el artículo 17 no trate de los efectos del Protocolo sobre otros instrumentos internacionales y viceversa. 33. El Sr. SHEEN (Australia) dice que la frase inicial del artículo 17, «Teniendo debidamente en cuenta sus regímenes constitucional, legal y administrativo», significa que las Partes procurarán por todos los medios respetar los principios enunciados en el artículo. 34. Su delegación apoya las enmiendas de Yugoslavia, que acercan el texto del artículo 17 a la disposición correspondiente de la Convención Única. 35. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que su delegación acepta el artículo 17 con las enmiendas presentadas por Yugoslavia. No puede pronunciarse sobre las otras enmiendas sin examinar más a fondo sus consecuencias, pero en cualquier caso está de acuerdo con el apartado e en su forma actual. 36. El Sr. ANISCHENKO (República Socialista Soviética de Bielorrusia) dice que las enmiendas de Yugoslavia son aceptables, por cuanto propugnan un texto muy parecido al de la disposición correspondiente de la Convención Única, sobre todo en la versión rusa. Su delegación no puede apoyar la enmienda de Austria al apartado a, que se aparta del texto de la disposición correspondiente de la Convención Única. En lo que respecta a la enmienda de Turquía (E/CONF.58/L.12), desearía ver la versión rusa del texto revisado antes de adoptar una posición al respecto. 37. El Sr. LINKE (Austria) dice que, en vista del debate, y para facilitar la labor de la Conferencia, retira la primera de sus enmiendas tendiente a modificar el apartado a. 38. El PRESIDENTE, refiriéndose a la cuestión jurídica que planteó anteriormente el representante de Turquía, pregunta a la delegación de Austria si las palabras « enjuiciamiento criminal» que aparecen en su enmienda al apartado e tienen por objeto dar al párrafo un significado distinto al del texto original del artículo 17, en el que figuran las palabras « acción judicial». 39. El Sr. LINKE (Austria) dice que no se pretende introducir ninguna diferencia de fondo. El término « enjuiciamiento criminal» comprende, no sólo el enjuiciamiento en los tribunales, sino también las diligencias previas, incluso cuando corren a cargo de la policía. 40. El Sr. KIRCA (Turquía) señala que el término «action judiciaire», empleado en el texto francés, es amplio y tiene mayor alcance que la expresión « enjuiciamiento criminal». Como quiera que la delegación de Austria no tiene la intención de introducir un cambio de fondo, sería preferible emplear la misma terminología utilizada en la Convención Única. 41. El PRESIDENTE indica que la expresión francesa « action judiciaire » no corresponde a la expresión inglesa « criminal proceedings ». Como las modificaciones introducidas verbalmente en el texto de la enmienda de Turquía no son muy importantes, pide a las delegaciones de la URSS y de Bielorrusia que con el fin de que la Conferencia pueda someter a votación dicha enmienda no insistan en su solicitud de que se haga por escrito una versión en ruso. 42. El Sr. KIRCA (Turquía), hablando sobre una cuestión de orden, dice que, a su juicio, las dificultades de la delegación de la URSS no se deben únicamente a la ausencia de una versión escrita de la enmienda propuesta por él verbalmente a la enmienda contenida en el documento. Dadas las circunstancias, propone que se aplace el debate sobre el artículo 17 y que se retrase la votación hasta que se disponga de la versión escrita del texto final de todas las enmiendas en todos los idiomas de trabajo. 43. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) confirma lo manifestado por el representante 28 Actas resumidas de las sesiones plenarias de Turquía; la principal dificultad de su delegación es la incertidumbre en cuanto al contenido del artículo 14, al que se hace referencia en la enmienda de Turquía. Apoya la propuesta de que se aplace el debate; el artículo puede examinarse de nuevo cuando se llegue a una decisión sobre el artículo 14 y otras cuestiones pertinentes. 44. El PRESIDENTE dice que, según el artículo 31 del reglamento, podrán hablar dos representantes en favor de la moción de aplazamiento del debate y dos en contra, después de lo cual la moción será sometida inmediatamente a votación. Como el representante de la URSS ha hablado ya en favor de la moción, sólo permitirá que hable otro representante en favor de la misma, y dos en contra. 45. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que se opone al aplazamiento del debate. La Conferencia está en condiciones de llegar a una decisión respecto de algunas partes del artículo 17 y, con el fin de ahorrar tiempo, debe someter a votación todas las propuestas, excepto la enmienda de Turquía al apartado b, que es la única que aún origina dificultades. 46. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que se opone firmemente a cualquier aplazamiento del debate sobre el artículo 17. 47. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania) apoya la moción de aplazamiento del debate. Por 31 votos contra 10 y 7 abstenciones, queda rechazada la moción de aplazamiento del debate sobre el artículo 17. 48. El PRESIDENTE informa a la Conferencia de que acaba de recibir el texto de una subenmienda que el representante de Turquía desea presentar al tercer párrafo de la enmienda de Austria. Como la propuesta del representante de Turquía lleva implícitas complejas consideraciones jurídicas, no ve el modo de discutirla adecuadamente si se presenta en forma oral. 49. Sin embargo, es posible que la Conferencia convenga en someter a votación inmediata todas las enmiendas propuestas, con excepción de la presentada por Turquía y del párrafo de la enmienda de Austria al que aquélla se refiere, que podrían examinarse cuando se distribuya el texto de la propuesta de Turquía. Así queda acordado. 50. El PRESIDENTE dice que someterá a votación las enmiendas en el orden de los apartados a que se refieren. Apartado a Por 42 votos contra uno y 7 abstenciones, queda aprobada la enmienda de Yugoslavia (E.CONF.58JL.7 ) tendiente a añadir las palabras « en el plano nacional» después del verbo « asegurarán ». Por 34 votos contra uno y 13 abstenciones, queda aprobada la enmienda de Yugoslavia (E/CONF.58/L.7) tendiente a sustituir las palabras « conviene que designen » por las palabras «podrán designar ». Apartado b Por 18 votos contra 7y 25 abstenciones, queda aprobada la enmienda de Turquía (E/CONF.58/L.12) verbalmente modificada por el autor. 51. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que ha votado a favor de la enmienda de Turquía porque en principio la apoya, pero no le satisface la versión inglesa en su forma enmendada verbalmente, y espera que el Comité de Redacción elabore un texto más satisfactorio. Apartado e Por 22 votos contra 9y 19 abstenciones, queda rechazada la enmienda de Austria (E/CONF.58/L.1). Por 29 votos contra uno y 19 abstenciones, queda aprobada la primera enmienda de Yugoslavia (EJCONF.58JL.7). 52. El PRESIDENTE dice que la segunda enmienda de Yugoslavia al apartado e puede considerarse como puramente de forma y remitirse directamente al Comité de Redacción. La tercera enmienda de Yugoslavia tiene un contenido idéntico a la primera, que acaba de aprobar la Conferencia; propone que la Conferencia la apruebe sin someterla a votación. Así queda acordado. 53. El PRESIDENTE propone que se someta a votación el artículo en su totalidad en su forma enmendada, en la inteligencia de que si ulteriormente la Conferencia decide añadir un segundo párrafo, como ha propuesto el representante de Austria, será sometido de nuevo a votación el artículo en su totalidad. Sin embargo, si la Conferencia decide no añadir un segundo párrafo, el Presidente supone que no será preciso proceder a una nueva votación sobre el artículo en su totalidad. Así queda acordado. For 46 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el artículo 17 en su totalidad, en su forma enmendada. Se levanta la sesión a las 16.50 horas. OCTAVA SESIÓN PLENARIA Lunes 1.° de febrero de 1971, a las 10.15 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVUI) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capitulo I I I ) ARTÍCULO 17 (LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO) (continuación) (E/CONF.58/L.1, E/CONF.58/L.14) 1. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a que continúe el examen de la tercera enmienda austríaca tendiente a añadir un segundo párrafo al artículo 17 (E/CONF.58/L.1) y de las subenmiendas de Turquía (E/CONF.58/L.14). Dichas enmiendas y subenmiendas han sido presentadas ya por sus respectivos autores (séptima sesión). 2. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) no tiene dificultad en aceptar la primera subenmienda de Turquía, Octava sesión plenaria — 1.° de febrero de 1971 29 que le parece puede mejorar notablemente el texto preparado por la delegación de Austria. 3. Por el contrario, teme que la adición a dicho texto de una nueva frase redactada en la forma que se sugiere en la segunda subenmienda de Turquía dé lugar a cierta confusión. ¿ Qué ocurriría si varios países vecinos celebrasen entre sí un acuerdo cuyas disposiciones fueran más rigurosas que las del Protocolo ? ¿ Podría alegar en tal caso un infractor que únicamente le son aplicables las disposiciones del Protocolo ? 4. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) recuerda que en el artículo 30 de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados, de 1969, se codificó un principio consuetudinario de derecho internacional según el cual, en caso de conflicto entre dos tratados, prevalecen las medidas del tratado más reciente sobre las del tratado más antiguo. La propuesta del representante de Turquía parece difícilmente conciliable con dicho principio. 5. El Sr. KIRCA (Turquía) conviene en que su propuesta equivale a una derogación de las reglas generales del derecho consuetudinario internacional, pero señala que en el Artículo 103 de la Carta de las Naciones Unidas se dispone ya una derogación semejante. Le sorprende que Austria estime innecesario que se haga constar en el Protocolo una disposición que no existe en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Por otra parte, no ve a qué título podría suscitar su propuesta la dificultad evocada por el representante de los Países Bajos : las medidas más severas que se prevean en un acuerdo firmado entre determinados Estados Partes en el Protocolo sólo podrán disponer la transmisión más rápida de las piezas de autos, de lo que ciertamente no cabe sino felicitarse. 6. De hecho, la delegación de Turquía estima inútil la adición de la cláusula propuesta por la delegación de Austria. Ahora bien, si la Conferencia decide aprobarla, la delegación de Turquía insiste en que las Partes en el Protocolo que no sean partes en otro acuerdo internacional puedan invocar con respecto a las Partes que sean al mismo tiempo Partes de tal acuerdo los derechos y obligaciones que emanan del Protocolo. 7. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) desearía por su parte estar seguro de que un comerciante que infrinja las disposiciones más estrictas de otro acuerdo internacional no podrá eximirse de responsabilidad amparándose en las disposiciones del Protocolo. 8. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) precisa que si determinadas Partes en el Protocolo celebran entre sí un nuevo acuerdo después de haber firmado dicho instrumento, las disposiciones de ese nuevo acuerdo no podrían en modo alguno obligar a las restantes Partes en el Protocolo, mientras que éste continuaría obligando a las primeras. Podrían surgir dificultades entre los Estados que únicamente son Partes en el Protocolo y los que son Partes al mismo tiempo en el Protocolo y en el nuevo acuerdo; en tal caso, debería estudiarse a fondo cada situación. 9. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) recuerda que todas las delegaciones han acudido a Viena con instrucciones de sus gobiernos, basadas en el proyecto de Protocolo; por consiguiente, les será muy difícil pronunciarse si se pretende añadir a dicho proyecto disposiciones cuyas consecuencias no han podido ser estudiadas por las autoridades jurídicas nacionales competentes. En su opinión, es preferible atenerse al texto actual, fundado en el artículo 35 de la Convención Única, sin dedicar tiempo a debates que no conducirían prácticamente a resultado alguno. 10. El Dr. BABAJAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que en el artículo 19 del proyecto de Protocolo se especifica que cada Parte tendrá la posibilidad de adoptar medidas de fiscalización más estrictas o rigurosas que las previstas en el Protocolo. Por consiguiente, se trata de saber si la aprobación de la enmienda propuesta por la delegación de Turquía limitaría, o no, esta posibilidad. 11. El PRESIDENTE estima que dicha enmienda no impide en absoluto que las Partes en el Protocolo adopten medidas más estrictas. 12. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) teme que las propuestas de Austria y de Turquía susciten más dificultades que las que resuelven. Igualmente piensa, como el representante de Yugoslavia, que sería más prudente atenerse al texto actual. 13. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) y el Dr. MÁRTENS (Suecia) apoyan la posición de los representantes de Yugoslavia y de los Estados Unidos, y piden que se sometan sin más demora a votación la enmienda de Austria y las subenmiendas de Turquía. 14. El Sr. ASANTE (Ghana) piensa que, tras el debate que acaba de tener lugar, quizá los autores de las enmiendas deseen retirarlas. 15. El Sr. KIRCA (Turquía) no tiene inconveniente en retirar sus subenmiendas si la delegación de Austria retira su propia propuesta, de la que dependen. Se procede a votación sobre la primera subenmienda de Turquía (EICONF.58jL.14). Hay 15 votos a favor, 8 en contra y 29 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, no queda aprobada la propuesta. Por 26 votos contra 8 y 20 abstenciones, queda rechazada la segunda subenmienda de Turquía (EICONF.58jL.14). Por 26 votos contra 11 y 14 abstenciones, queda rechazada la tercera enmienda de Austria (E/CONF.58/L.1). ARTÍCULO 18 (DISPOSICIONES PENALES) (E/CONF.58/L.2, E/CONF.58/L.8,E/CONF.58/L.10, E/CONF.58/L.16, E/CONF.58/C.4/L.30) 16. El Sr. LINKE (Austria), presentando las enmiendas austríacas (E/CONF.58/L.2) dice que la enmienda propuesta en el párrafo 1 tiende a establecer una distinción más terminante entre las tres posibilidades de acción: a) imponer a los delincuentes un castigo apropiado; b) acompañar dicho castigo de medidas de tratamiento, de educación o de readaptación social, o c) recurrir únicamente a estas últimas medidas, sin aplicar castigo. Por consiguiente, se trata de una enmienda de carácter puramente formal que podría confiarse al Comité de 30 Actas resumidas de las sesiones plenarias Redacción. Por el contrario, en la segunda enmienda propuesta en el párrafo 2 se señala a la atención de los miembros de la Conferencia una laguna del proyecto de Protocolo que puede tener consecuencias jurídicas inaceptables. En efecto, el proyecto de Protocolo, según está redactado actualmente, haría posible que un delincuente se sustrajera a la ejecución de la sentencia pronunciada contra él huyendo al extranjero. El objeto de dicho texto es evidentemente proteger al delincuente contra la posibilidad de que se le procese más de una vez por el mismo delito; sin embargo, no es a la Conferencia a quien incumbe prever esta posibilidad y sería preferible dejar a las legislaciones nacionales el cuidado de regular este caso cuando se presente. 17. En lo que respecta a la cuarta enmienda tendiente a insertar un nuevo párrafo, que prevé la posibilidad de aprehensión y decomiso, el representante de Austria indica que su finalidad es ajustar el texto del Protocolo al artículo 10 de la Convención de 1936 y al artículo 37 de la Convención Única de 1961. Finalmente, la quinta enmienda propuesta al párrafo 3 del artículo 18 se refiere tan sólo a la redacción del texto y podría remitirse también al Comité de Redacción. 18. El PRESIDENTE dice que, habida cuenta de las explicaciones del representante de Austria, únicamente se someterán a votación la segunda y la cuarta enmiendas austríacas. 19. El Sr. FEUILLARD (Francia), presentando la enmienda francesa (E/CONF.58/L.8), señala, en primer lugar, que la delegación de Francia acepta sin reservas el contenido del apartado b del párrafo 2 del artículo 18. No obstante, considera que esa disposición es insuficiente y propone que se añada a dicho párrafo un tercer apartado, c, en el que se precise, como en el párrafo 2 del artículo 44 de la Convención Única, que las Partes en el Protocolo que así lo deseen podrán, después de haber informado al Secretario General, incluir de pleno derecho los delitos a que se refieren el párrafo 1 y el inciso ii) del apartado a del párrafo 2 entre los delitos que dan lugar a extradición, en todo tratado de extradición concertado o que pueda concertarse entre las Partes, o, si no subordinan la extradición a la existencia de un tratado o acuerdo de reciprocidad, reconocerlos por iniciativa propia como delitos que dan lugar a extradición. Parece que una disposición de esta naturaleza no debería suscitar dificultades. 20. El Sr. McCARTHY (Canadá), presentando las enmiendas del Canadá al párrafo 1 (E/CONF.58/C.4/L.30) y al párrafo 4 (E/CONF.58/L.10), señala que habría sido preferible examinar el artículo 4 antes que el artículo 18. En efecto, antes de definir las penas que deben pronunciarse, habría que conocer exactamente el alcance de las limitaciones impuestas al uso de sustancias sicotrópicas. 21. El objeto principal del Protocolo no es el de restringir el comercio internacional de sustancias sicotrópicas, como en un tratado comercial, sino establecer un sistema eficaz de fiscalización y de administración. A ese respecto, el artículo 18 es uno de los más importantes del Protocolo, ya que indica a los gobiernos la actitud que deben adoptar hacia los delincuentes. No deben subestimarse las causas médicas y sociales del problema, y el Canadá, por su parte, ha indicado ya su intención de iniciar un amplio programa de investigaciones en la esfera médica y sociológica y en materia de educación para luchar eficazmente contra el uso indebido de drogas. Ahora bien, tal como figura en el texto del artículo 18 del proyecto de Protocolo, en la última frase del párrafo 1 no se enuncia con suficiente claridad la necesidad de adoptar medidas de tratamiento, educación, postratamiento, rehabilitación y readaptación social. Por esa razón, la delegación del Canadá ha presentado la enmienda a dicho párrafo. 22. En lo que respecta a la enmienda al párrafo 4, el representante del Canadá expone que su objeto es hacer más flexible la aplicación de las disposiciones previstas en el artículo 18 y, en especial, permitir a las Partes que adopten las medidas de tratamiento que consideren útiles, sin que la posesión de una sustancia de la Lista I I sea considerada necesariamente como un delito. 23. El Sr. SHEEN (Australia), presentando la subenmienda de Australia (E/CONF.58/L.16), dice que la delegación de Australia puede aceptar la enmienda de Austria al párrafo 1, pero que convendría indicar que las medidas de tratamiento, de educación y de readaptación pueden aplicarse mientras el delincuente cumple la pena a que haya sido condenado. 24. El PRESIDENTE dice que la enmienda de Austria y la subenmienda de Australia al párrafo 1 del artículo 18 serán presentadas al Comité de Redacción. 25. El Sr. NIKOLld (Yugoslavia), secundado por el Sr. ASANTE (Ghana), manifiesta su sorpresa ante el hecho de que todavía se presenten enmiendas de fondo al texto del artículo 18, que ya se remitió a los gobiernos y fue ampliamente examinado por la Comisión de Estupefacientes, la cual tuvo en cuenta las observaciones formuladas. Propone que se examine el texto del artículo 18 tal como figura en el Protocolo, párrafo por párrafo y procurando conciliar las divergencias. 26. El Dr. THOMAS (Liberia) opina que las enmiendas de Austria, Canadá y Francia complementan útilmente el texto del Protocolo al poner de relieve la necesidad de adoptar medidas de readaptación a la vez que se toman disposiciones penales. 27. El Sr. CHENG (China*) señala que en algunos países, como el suyo propio, las medidas de readaptación no constituyen una obligación jurídica si no hay una pena. A ese respecto, la enmienda de Austria, complementada por la enmienda de Australia, deja más posibilidades que la enmienda del Canadá, al hacer posible que el tribunal envíe al delincuente a establecimientos de rehabilitación sin verse obligado a dictar una condena penal. 28. El Sr. RENK (Suiza) estima, al igual que el representante del Canadá, que es difícil examinar el artículo 18 sin conocer exactamente la amplitud de las limitaciones impuestas al uso de sustancias sicotrópicas, ni el alcance de la fiscalización de las sustancias, de que trata el artículo 2, ni la composición definitiva de las listas. Recordando su anterior intervención acerca del artículo 16 (sexta sesión), el representante de Suiza se reserva el * Véase la nota preliminar. Octava sesión plenaria — 1.° de febrero de 1971 31 derecho de pronunciarse al respecto después del examen de los artículos 2 y 4 y podría apoyar una moción destinada a aplazar cualquier decisión relativa al artículo 18. 29. El Sr. BARONA LOBATO (México) estima que el texto del párrafo 1 propuesto por la delegación de Austria es preferible al del proyecto de Protocolo, La delegación de México está dispuesta a aceptar cualquier modificación que no afecte al fondo del texto, pero que estipule que las autoridades competentes podrían sustituir una condena por medidas de tratamiento, de educación o de readaptación. No obstante, conviene distinguir claramente entre el toxicómano, que requiere medidas de tratamiento, y el traficante, que puede ser sancionado con penas de prisión. Debe establecerse una graduación entre la ilegalidad civil, administrativa y penal, para superar las dificultades del artículo 4. Habida cuenta de esas consideraciones, el representante de México puede aceptar la enmienda de Austria al párrafo 1 del artículo 18. Asimismo, la enmienda al párrafo 2 respeta el principio de territorialidad e introduce una precisión útil. En cambio, el representante de México tiene objeciones que formular a la tercera enmienda austríaca, según la cual deben sustituirse, en el texto español, las palabras «los delitos» por las palabras «las infracciones », por cuanto sólo los delitos pueden castigarse con la extradición. La cuarta enmienda de Austria plantea las mismas dificultades, y en él la palabra « infracciones » debería reemplazarse por la palabra «delitos». Por último, el representante de México prefiere el texto del párrafo 3 propuesto en la quinta enmienda de Austria, cuya redacción le parece más precisa que la del texto actual del proyecto de Protocolo. 30. En resumen, las enmiendas de Austria, en conjunto, le parecen aceptables, teniendo en cuenta su carácter facultativo que hace que cada Parte pueda aplicar o no sus disposiciones. 31. En lo referente a la enmienda de Francia, el orador dice que la terminología del texto es la misma que la del apartado b del párrafo 2 y que, si su objetivo fuese sustituir este apartado, podría aceptarla. De lo contrario, convendría estudiar a fondo la propuesta de Francia. Por lo que hace a la enmienda del Canadá al párrafo 1, tal vez sería posible asimilarla a la enmienda de Austria al mismo párrafo, teniendo en cuenta que en la enmienda del Canadá se insiste en las opciones al alcance de toda persona, fuera o no declarada culpable. La enmienda del Canadá al párrafo 4 reconoce igualmente el principio de la aplicación territorial. 32. No obstante, el representante de México siente ciertas dudas en lo relativo a la redacción de la primera frase del párrafo 2 del proyecto revisado de Protocolo, y se pregunta si los términos «régimen jurídico» y « legislación » no son sinónimos. Tal vez sería preferible que el texto dijera lo siguiente: « A reserva de las limitaciones que imponga la constitución respectiva, la legislación y el régimen administrativo de cada Parte: ». 33. El Dr. CORREA DA CUNHA (Brasil) desea precisar la actitud de su país en lo que respecta al tráfico ilícito de sustancias sicotrópicas. Conviene distinguir bien entre los traficantes, que deben ser perseguidos y castigados, y los toxicómanos, que han de ser sometidos a un tratamiento apropiado bajo vigilancia médica. Sin embargo, no hay que olvidar que el toxicómano es un enfermo peligroso que ejerce una influencia nefasta haciendo lo posible por conseguir nuevos adeptos. Es más, a menudo esos enfermos se niegan a someterse a tratamiento médico. Así pues, según el representante del Brasil, el texto actual del proyecto de Protocolo expone correctamente el problema y pone de relieve la necesidad de una fiscalización internacional. Dado que en todos los párrafos se reconoce el derecho de cada Parte a dictar sus disposiciones penales con arreglo a las necesidades del país, el representante del Brasil puede aceptar el texto del artículo 18 en su forma actual. 34. El Sr. KIRCA (Turquía) expone los motivos por los que su delegación prefiere el texto inicial del proyecto de Protocolo a las diversas enmiendas propuestas. Su delegación votará, pues, en contra de esas enmiendas, a excepción de la enmienda de Francia. 35. El Dr. MÁRTENS (Suecia) estima indispensable que en el párrafo 1 se diga que las Partes pueden elegir entre medidas penales y medidas de tratamiento. Es cierto que la redacción de la segunda frase podría mejorarse : a ese respecto el Dr. Mártens sugiere que las enmiendas de forma de Australia, Austria y Canadá relativas al párrafo 1 se remitan al Comité de Redacción, que podría intentar combinarlas en una sola. 36. En cuanto a las enmiendas de fondo, relativas a los párrafos 2, 3 y 4 del artículo 18, presentadas por Austria y por Francia, la delegación de Suecia cree que no puede aceptarlas, aunque sólo sea porque introducen disposiciones nuevas que no existían en la Convención Única y que tampoco son de utilidad en el proyecto de Protocolo. 37. El Sr. FEUILLARD (Francia) declara que su delegación podría aceptar la enmienda del Canadá al párrafo 1 si la exención que supone se aplicase únicamente a la infracción constituida por el uso indebido de sustancias sicotrópicas, pero parece que ello no es así y que se aplicaría a toda persona culpable de una cualquiera de las infracciones previstas en el párrafo 1 del artículo 18 (fabricación, distribución, ofertas de venta, etc.). Si ése es el sentido de la enmienda del Canadá, la delegación de Francia no podrá aceptarla. En cambio, está dispuesta a aceptar una enmienda que prevea una exención solamente para las personas que hayan hecho uso indebido de sustancias sicotrópicas, lo que implica evidentemente que las Partes estiman que el uso indebido de sustancias sicotrópicas debe constituir una infracción penal distinta e independiente. Por las razones que anteceden, la enmienda de Austria al párrafo 1, al que Australia ha propuesto una subenmienda, coincide más con el punto de vista de la delegación de Francia, por cuanto la sustitución de la pena por medidas de tratamiento o de educación es solamente facultativa. 38. El PRESIDENTE sugiere a la Conferencia que examine el artículo 18 párrafo por párrafo. Así queda acordado. PÁRRAFO 1 39. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) se pronuncia en términos generales a favor del texto inicial del párrafo 1. Reconoce no obstante que la palabra 32 Actas resumidas de las sesiones plenarias « controlled» en la segunda frase del texto inglés no es muy clara y que el Comité de Redacción podría mejorar la redacción de esa frase. Pone de relieve el peligro que supondría prever una categoría especial de infracciones para las personas que han hecho uso indebido de sustancias sicotrópicas, a diferencia de los toxicómanos. Si la Conferencia decide no obstante modificar la segunda frase del párrafo, la delegación de los Estados Unidos podría aceptar la enmienda del Canadá (E/CONF.58/C.4/L.30). 40. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) estima que las enmiendas propuestas al párrafo 1 no son solamente de forma, sino también de fondo. La delegación soviética, por su parte, prefiere el texto del proyecto de Protocolo. 41. El Sr. SADEK (República Árabe Unida) propone que se remitan las enmiendas al Comité de Redacción. 42. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) apoya la propuesta del Canadá de que se suprima la última frase del párrafo 1, que estima superflua y oscura. En efecto, esta frase introduce un elemento nuevo que no figuraba en el párrafo 1 del artículo 36 de la Convención Única. 43. El Sr. McCARTHY (Canadá) desea aclarar un equívoco : la enmienda propuesta por su delegación no pretende en modo alguno privar a cada Parte de la facultad de elegir entre medidas penales y medidas de tratamiento ; esta enmienda recuerda simplemente la extrema necesidad de dar pruebas de ductilidad en esta materia. El Sr. McCarthy menciona el caso de un colegio canadiense en el cual se descubrió que tres cuartas partes de los alumnos poseían sustancias sicotrópicas. A estos alumnos no puede considerárseles como delincuentes; por ello hay que conferir cierta flexibilidad a este párrafo y hallar la manera de resolver el problema sin recurrir al procedimiento penal tradicional. Si el Comité de Redacción puede modificar el párrafo en este sentido, la delegación del Canadá se considerará satisfecha. 44. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) se declara en favor del texto inicial del párrafo 1 y pide que se someta a votación dicho párrafo. 45. El PRESIDENTE interpreta esta petición como una propuesta de cerrar la lista de oradores. En consecuencia, declara que, a falta de objeciones, se cierra la lista de oradores. 46. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) declara que su delegación aceptaría el texto actual del párrafo 1 a condición de que el Comité de Redacción modificase la última frase para precisar que se trata de las infracciones mencionadas en la primera frase del párrafo. 47. El Sr. ASANTE (Ghana) declara que su delegación puede aceptar el párrafo 1 en su redacción actual aunque en la versión inglesa la palabra «controlled» podría sustituirse por otra equivalente a « dealt with », pero que tampoco se opondría a la supresión de la última frase del párrafo. 48. El Dr. MÁRTENS (Suecia) insiste en la necesidad de conservar la segunda frase del párrafo. Considerando las dificultades indicadas por varias delegaciones, propone que se remita el párrafo 1 al Comité de Redacción para que éste le dé nueva forma. 49. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, estima que antes la Conferencia debería ponerse de acuerdo sobre la interpretación que debe darse a la segunda frase del párrafo 1 : algunas delegaciones ven en ella una alternativa, mientras que la delegación de los Países Bajos ha puesto de relieve que se trata de las infracciones mencionadas en la primera frase del párrafo. 50. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), refiriéndose al caso mencionado a título de ejemplo por el representante del Canadá, de un gran número de alumnos de una institución de enseñanza en cuyo poder se descubrieron sustancias sicotrópicas, pero que no son delincuentes y para los cuales las disposiciones actuales del artículo 18 serían demasiado severas, explica que la solución a este problema ha de buscarse en el artículo 4, respecto del cual la delegación del Canadá ha propuesto una enmienda (E/CONF.58/C.4/L.34) que el Reino Unido apoyará. Se levanta la sesión a las 13.05 horas. NOVENA SESIÓN PLENARIA Martes 2 de febrero de 1971, a las 10.10 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 18 (DISPOSICIONES PENALES) (continuación) (E/CONF.58/L.2, E/CONF.58/L.10, E/CONF.58/L.16, E/CONF.58/C.4/L.30) PÁRRAFO 1 (continuación) 1. El Sr. McCARTHY (Canadá) declara que la posición de su delegación no ha cambiado, pero que ante el giro que han tomado los debates en la octava sesión retira su enmienda (E/CONF.58/C.4/L.30). 2. El Dr. HOLZ (Venezuela) comparte las opiniones expresadas por el representante de la Unión Soviética en la octava sesión. Su delegación votará a favor del texto original del párrafo 1, con las modificaciones que el Comité de Redacción considere oportuno hacer. 3. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que su delegación es partidaria del párrafo 1 tal como figura en el proyecto de Protocolo, en la inteligencia de que la redacción de la segunda frase quizás no es del todo satisfactoria y de que el Comité de Redacción deberá introducir los cambios de forma que sean necesarios. Especialmente el texto deberá indicar sin ambigüedad alguna que a las personas que hagan uso indebido de sustancias sicotrópicas y hayan cometido una infracción no se les habrán de aplicar necesariamente las mismas sanciones que a los traficantes y que corresponderá a las autoridades nacionales competentes tomar decisiones respecto de esas personas. Novena sesión plenaria — 2 de febrero de 1971 33 4. El Dr. JENNINGS (Irlanda) se pronuncia en favor del texto del proyecto de Protocolo y sugiere que en la segunda frase del texto inglés se sustituya la palabra « controlled» por las palabras « dealt with ». 5. El PRESIDENTE pone a votación las subenmiendas de Australia (E/CONF.58/L.16) a la primera enmienda de Austria tendiente a sustituir la segunda frase del párrafo 1 (E/CONF.58/L.2, párr. 1). Hay 13 votos a favor, 11 en contra y 23 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, no queda aprobada la subenmienda de Australia (EjCONF.58jL.16). Por 19 votos contra 11 y 20 abstenciones, queda rechazada la enmienda de Austria al párrafo 1 (E/CONF.58/L.2, párr. 1). 6. El PRESIDENTE somete a votación el párrafo 1 del artículo 18 del proyecto de Protocolo, en la inteligencia de que el texto se remitirá al Comité de Redacción, el cual podrá introducir los cambios de forma necesarios. 7. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) pide que se someta a votación por separado la segunda frase del párrafo. 8. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) y el Dr. MÁRTENS (Suecia) se oponen a esta moción. Por 28 votos contra 8 y 6 abstenciones, queda rechazada la moción del representante del Reino Unido. 9. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), tomando la palabra sobre una cuestión de orden, recuerda que algunas delegaciones, entre ellas la suya, declararon que aceptaban el párrafo 1 del proyecto de Protocolo a condición de que se introdujeran en el mismo importantes cambios de forma. En particular, le parece indispensable que el texto diga claramente que las autoridades nacionales de cada Parte podrán tomar decisiones respecto de las personas que hagan uso indebido de sustancias sicotrópicas, en la forma que consideren más apropiada. Por consiguiente, propone que se aplace la votación sobre el párrafo 1 hasta que se proceda a una nueva redacción del párrafo. 10. El PRESIDENTE indica que la intervención del representante de los Países Bajos se refiere a una cuestión de fondo y, como dicho representante no figura en la lista de oradores, que quedó cerrada en la octava sesión, declara improcedente su intervención. Por 52 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el párrafo 1. PÁRRAFO 2 11. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que es necesario precisar el apartado b del párrafo 2. 12. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), secundado por el Sr. SHEEN (Australia), declara que su delegación se opone a la segunda enmienda de Austria (E/CONF.58/L.2, párr. 2) de que se supriman en el inciso iv) del apartado a las palabras « y si dicho delincuente no ha sido ya procesado y sentenciado », porque si se suprimen tales palabras, que figuran en el artículo correspondiente de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, cabría que un delincuente pudiera ser procesado y castigado dos veces por el mismo delito. La tercera enmienda de Austria tendiente a sustituir en el apartado b del párrafo 2 las palabras «los delitos que dan lugar a extradición » por «las infracciones susceptibles de dar lugar a extradición », y las palabras « delitos que den lugar a extradición » por «infracciones susceptibles de dar lugar a extradición » (E/CONF.58/L.2, párr. 3) es de pura forma y podría remitirse al Comité de Redacción. 13. En cuanto al nuevo apartado c propuesto por la delegación de Francia (E/CONF.58/L.8), es incompatible con el apartado b. Por tanto, la delegación del Reino Unido votará contra esta enmienda, pero no se opondrá a otra enmienda inspirada en el deseo de la delegación francesa de prever disposiciones equivalentes a las que figuran en el párrafo 2 del artículo 44 de la Convención Única. 14. El Sr. KOCH (Dinamarca) declara que su delegación votará también contra las enmiendas de fondo presentadas al párrafo 2. Lamenta que los gobiernos que tenían intención de formular observaciones sobre el proyecto de Protocolo no lo hayan hecho con anterioridad, pues sus servicios competentes han tenido sobrado tiempo desde 1969 para examinar a fondo el proyecto. El texto del proyecto es análogo al de la Convención Única, que ha demostrado su utilidad. Además, el orador indica que si se adoptan las enmiendas, un traficante será tratado de manera diferente según trafique en sustancias cubiertas por la Convención Única o por el Protocolo; la situación se complicará más aún si las actividades del traficante abarcan ambas categorías de sustancias a la vez. Además, la aprobación de las enmiendas obligaría a los países que, como Dinamarca, aplican idéntica reglamentación a ambas categorías de sustancias a pedir a sus órganos legislativos que dicten leyes separadas para cada una de estas dos categorías. 15. La Sra. LINGENS (Austria) expone el caso de un país como Austria que, en aplicación de las disposiciones facultativas previstas en la segunda frase del párrafo 1, someta a medidas de tratamiento a las personas que hagan uso indebido de sustancias sicotrópicas y hayan cometido una infracción, en el caso de que tal país esté ligado por un tratado de extradición a otro país en el que no estén en vigor tales disposiciones. Si en el tratado de extradición se dispone que un delincuente no puede ser sancionado con más severidad en el país que pide la extradición que en el país en que se encuentra, puede resultar en ocasiones difícil determinar cuál es la sanción más grave, por ejemplo, una pena de cuatro semanas de prisión con libertad condicional o unas medidas de tratamiento que prevean un período de hospitalización de seis meses o un año. El delincuente puede estimar que las medidas de tratamiento en cuestión son más severas que la prisión. Por consiguiente, la delegación de Austria estima necesario precisar qué medidas son las más rigurosas. 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) no tenía intención de intervenir en el debate, pues su actitud se aproxima mucho a la de los representantes de Dinamarca y de Yugoslavia. No obstante, se ve obligado a ello, debido a que varios oradores han apoyado la opinión de la Secretaría, según la cual la tercera enmienda de Austria relativa al apartado b 34 Actas resumidas de las sesiones plenarias (E/CONF.58/L.2, párr. 3) no afectaría al texto ruso. De hecho, la modificación que se piensa introducir en el texto inglés no podría por menos de reflejarse en el texto ruso, ya que la palabra « crimes » tiene un sentido más restringido que la palabra « offences», por lo que se ampliaría considerablemente el alcance del párrafo. Si la Conferencia no adoptase una decisión a este respecto, el Comité de Redacción se encontraría en una situación muy delicada para armonizar las distintas versiones. 17. El Dr. AZARAKHCH (Irán) apoya la segunda enmienda propuesta por la delegación de Austria, que garantiza que un delincuente no podrá ser sancionado dos veces por el mismo delito. 18. En cuanto al proyecto de enmienda de la delegación de Francia, el Dr. Azarakhch confiesa que no comprende exactamente qué es lo que añadiría a las disposiciones del apartado b del párrafo 2. Tal vez convendría que, antes de proceder a la votación, la Conferencia recibiese algunas aclaraciones sobre este punto. 19. El Sr. McCARTHY (Canadá) conviene con el representante del Reino Unido en que la tercera enmienda de Austria no afecta al fondo. 20. En lo que atañe a las restantes enmiendas de Austria, así como a la de Francia, si bien no es de los que consideran infalible la Convención Única de 1961, desea recordar, como el representante de Dinamarca, que el artículo 36 de dicha Convención fue redactado con el mayor cuidado para evitar toda dificultad en materia de extradición. Por consiguiente, estima que sería preferible atenerse a dicho texto. 21. La Sita. BALENCIE (Francia) precisa que el nuevo párrafo propuesto por su delegación difiere del apartado b del párrafo 2 en que en éste únicamente se considera «deseable» que, en las condiciones que se indican, se incluyan esos delitos entre los que dan lugar a extradición, mientras que en el nuevo texto se impondría como obligación a las Partes que incluyesen de pleno derecho dichos delitos entre los que dan lugar a extradición. 22. A quienes puedan asombrarse de que el nuevo texto no reproduzca literalmente ni el párrafo 2 del artículo 44 de la Convención Única ni el artículo 9 de la Convención de 1936, la Srta. Balencie les señala que la delegación de Francia ha querido dejar abierta una puerta a los Estados que no eran Partes en la Convención de 1936: bastará que esos Estados dirijan una declaración al Secretario General. 23. El Sr. KIRCA (Turquía) votará en contra de la aprobación de la segunda enmienda de Austria, pues estima suficiente la reserva que figura al comienzo del párrafo 2. 24. Por el contrario, le parece muy acertada la propuesta de Francia, que se armoniza perfectamente con las intenciones de quienes desean que el Protocolo se ajuste en el mayor grado posible a la Convención Única de 1961. 25. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) lamenta que la redacción actual del apartado b del párrafo 2 carezca de vigor: comienza por formular una reserva y dice seguidamente que es «deseable», etc. 26. La propuesta de Francia es atractiva, pero, luego de analizada, parece poco equilibrada ella misma, ya que impone mayores obligaciones a las Partes para las que la extradición depende de un tratado. También parece privar de todo significado al apartado b. En consecuencia, la delegación de los Estados Unidos no podrá apoyarla. 27. En lo que respecta a las enmiendas de Austria, la delegación de los Estados Unidos, al igual que las del Reino Unido y del Canadá, únicamente podría aceptar ligeras modificaciones de forma en el texto actual. Por 48 votos contra uno y 5 abstenciones, queda rechazada la segunda enmienda de Austria (E/CONF.58/L.2, párr. 2). Por 22 votos contra uno y 29 abstenciones, queda rechazada la tercera enmienda de Austria (E/CONF.58/L.2, párr. 3). Por 32 votos contra 6y 12 abstenciones, queda rechazada la enmienda de Francia (E/CONF.58/L.8). Por 52 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el párrafo 2 del artículo 18 del proyecto de Protocolo. NUEVO PÁRRAFO 3 28. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) estima muy conveniente que se incluya el nuevo párrafo 3 propuesto por Austria (E/CONF.58/L.2, párr. 4) que, por otra parte, está tomado del artículo 37 de la Convención Única. 29. El Dr. AZARAKHCH (Irán) y el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) apoyan la declaración del representante de la Unión Soviética. 30. El Sr. KIRCA (Turquía) es partidario por completo de que se incluya el nuevo párrafo, pero señala ciertas diferencias, sin duda de orden puramente formal, entre el texto propuesto por la delegación de Austria y el del artículo 37 de la Convención Única. Tal vez convendría que se encargara al Comité de Redacción la eliminación de dichas diferencias. 31. El Sr. ANAND (India) apoya la enmienda de Austria. Sin embargo, señala, por una parte, que la palabra « equipment», utilizada en el texto inglés de la Convención Única, tenía un alcance mucho más amplio que la palabra « instruments », que figura en la propuesta de Austria, y, por otra, que en la Convención Única se disponía la aprehensión, no simplemente de lo destinado a la comisión de las infracciones previstas, sino de lo empleado en la comisión de los delitos mencionados o lo destinado a tal fin. Sugiere que la propia delegación de Austria revise su enmienda. 32. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) apoya la intervención del representante de la India. 33. El PRESIDENTE desea saber si la delegación de Austria estaría dispuesta a revisar su enmienda para tomar en cuenta las sugerencias que acaban de hacerse. 34. El Sr. LINKE (Austria) declara que su delegación tomará en cuenta muy gustosa las observaciones del representante de la India. El texto podría ser el siguiente : Todas las sustancias sicotrópicas y todos los utensilios empleados en la comisión de las infracciones mencionadas en los parraNovena sesión plenaria — 2 de febrero de 1971 35 fos 1 y 2 o destinados a tal fin podrán ser objeto de aprehensión y decomiso. 35. El Sr. KIRCA (Turquía) se pregunta si no sería más prudente reproducir pura y simplemente el texto del artículo 37 de la Convención Única, sustituyendo las palabras «todo estupefaciente » por «toda sustancia sicotrópica ». 36. El Dr. OLGUÍN (Argentina) y la Srta. BALENCIE (Francia) apoyan la observación del representante de Turquía. 37. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) se declara dispuesto a aprobar el nuevo texto, modificado en el sentido del artículo 37 de la Convención Única. No obstante, señala a la atención de la Conferencia el hecho de que, habida cuenta de que en el texto inglés de dicho párrafo figura el término «equipment», su Gobierno se considerará autorizado a aprehender y decomisar todos los vehículos, camiones, navios y aeronaves que hayan servido para el transporte ilícito de sustancias sicotrópicas. 38. El Sr. BARONA LOBATO (México) estaría dispuesto a votar a favor de la inclusión de un nuevo párrafo en el que se reprodujese, mutatis mutandis, el texto del artículo 37 de la Convención Única. Señala que por la palabra « sustancia», utilizada sin calificativo, debería entenderse en tal caso los precursores; tal vez convendría precisarlo, aunque sólo fuera verbalmente. 39. El Sr. CALENDA (Italia), partidario de la inclusión del nuevo párrafo, se pregunta si no sería conveniente prever, como lo hace el derecho penal italiano, la confiscación de los beneficios obtenidos de los delitos. 40. El PRESIDENTE sugiere que la Conferencia proceda a la votación, sin más demora, en la inteligencia de que el Comité de Redacción tomará en cuenta todas las opiniones que acaban de expresarse. 41. El Sr. BARONA LOBATO (México) estima que, antes de ello, sería útil que se precisara claramente si la Conferencia ha de votar sobre el texto de Austria enmendado o sobre un texto en el que se reproduzca el artículo 37 de la Convención Única, pero que mencione por una parte las sustancias sicotrópicas, por otra las « sustancias » a secas, y por último los utensilios. 42. El PRESIDENTE hace observar que no se ha presentado oficialmente propuesta alguna en este último sentido. 43. El Sr. STEWART (Reino Unido) subraya que el representante de México acaba de plantear una cuestión importante, que el Comité de Redacción no estará facultado para decidir. Tal vez el representante de Austria desee revisar una vez más su texto para incluir en él las « sustancias ». 44. El Dr. OLGUÍN (Argentina) propone oficialmente que la palabra « sustancia » figure en el texto cuando el Comité de Redacción le dé forma definitiva. 45. El Sr. SHEEN (Australia) apoya la propuesta del representante de Argentina. 46. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, cree entender que el párrafo debería redactarse como sigue: Toda sustancia sicotrópica, toda sustancia y todo utensilio empleados en la comisión de delitos mencionados en los párrafos 1 y 2 o destinados a tal fin podrán ser objeto de aprehensión y decomiso. 47. El Dr. BÓLCS (Hungría) apoya la enmienda de la delegación de Austria. A su juicio, la palabra «matériel» comprende toda sustancia, planta, etc., que pueda servir para la fabricación de una sustancia sicotrópica, y no desea que se utilice el texto del artículo 37 de la Convención Única. 48. El Sr. KOECK (Santa Sede) se declara a favor del texto enmendado al que acaba de dar lectura el Presidente del Comité de Redacción, pero desearía precisar aún más su significado diciendo: «toda sustancia sicotrópica, toda sustancia de otra naturaleza y todo utensilio... » 49. El PRESIDENTE entiende que el representante de Austria acepta el texto así modificado y somete dicho texto a votación. Por 52 votos contra 2, queda aprobada la inserción en el artículo 18 de un nuevo párrafo 3, redactado como ha sugerido el Presidente del Comité de Redacción, con la modificación propuesta por la Santa Sede, en la inteligencia de que el Comité de Redacción armonizará las distintas versiones. PÁRRAFO 3 50. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a que inicie el examen del párrafo 3 del proyecto de Protocolo y de la quinta enmienda de Austria (E/CONF.58/L.2, párr. 5). 51. El Sr. KIRCA (Turquía), secundado por el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), señala que el texto actual del proyecto de Protocolo constituye una repetición exacta del párrafo 3 del artículo 36 de la Convención Única de 1961, y que, por consiguiente, la enmienda de Austria no es una modificación de pura forma. 52. El Sr, KOCH (Dinamarca) comparte la opinión de los oradores precedentes y pone de manifiesto que sería peligroso apartarse de la terminología de la Convención Única, que se estableció después de prolongados debates. 53. La Sra. LINGENS (Austria) indica que el propósito de la delegación de Austria al proponer esa enmienda no fue modificar las disposiciones de la Convención Única, sino simplemente hacer el texto más claro. El párrafo propuesto por la delegación de Austria podría remitirse al Comité de Redacción si así lo decidieran los miembros de la Conferencia. 54. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) indica que la noción de «legislación nacional» que figura en la enmienda de Austria podría dar lugar a prolongados debates, en tanto que la noción del derecho penal de una Parte está admitida ya en la Convención Única. 55. El Sr. KIRCA (Turquía) se suma a la opinión expuesta por el representante de la Unión Soviética y señala que el texto propuesto por Austria se aparta de las fórmulas clásicas utilizadas en los tratados internacionales para reservar el derecho de las Partes. Cabe 36 Actas resumidas de las sesiones plenarías preguntarse, por ejemplo, puesto que sólo se trata de excluir o limitar el ejercicio de una jurisdicción penal, si la enmienda de Austria no podría impedir a una Parte crear tribunales especiales para los delitos ocasionados por la droga. 56. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) estima que, teniendo en cuenta las observaciones precedentes, el texto original del párrafo 3 es preferible al de la enmienda propuesta por Austria. 57. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) pide oficialmente que se ponga término al debate sobre este párrafo. 58. La Sra. LINGENS (Austria) dice que la delegación de Austria prefiere retirar su enmienda. 59. El PRESIDENTE somete a votación el texto original del párrafo 3 del proyecto de Protocolo. Por unanimidad, queda aprobado el párrafo 3. PÁRRAFO 4 60. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) señala a la atención de los miembros de la Conferencia el hecho de que el texto francés del párrafo 4 del artículo 18 del proyecto de Protocolo, lo mismo que el párrafo 4 del artículo 36 de la Convención Única, no guarda relación con el texto inglés ni con los otros textos. Convendría pedir al Comité de Redacción que concuerde el texto francés con los textos en los otros idiomas. 61. El PRESIDENTE dice que esta cuestión será estudiada por el Presidente del Comité de Redacción. 62. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) apoya la enmienda del Canadá al párrafo 4 (E/CONF.58/L.10) que, a su juicio, mejora el texto del proyecto de Protocolo. 63. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), secundado por el Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), se declara satisfecho del texto original del párrafo 4. 64. El Sr. KIRCA (Turquía) señala que la enmienda del Canadá podría provocar dificultades de interpretación. En efecto, la expresión « si estuviesen previstos en la legislación de una de las Partes » no es clara cuando se trata de infracciones. Podría ocurrir, por ejemplo, que existiesen delitos no previstos en la legislación nacional y que entrasen en el ámbito del derecho internacional, en cuyo caso cabría preguntarse si dichos delitos podrían ser definidos, y sus autores perseguidos y castigados. Por este motivo el representante de Turquía se pronuncia en contra de la enmienda del Canadá. 65. El Dr. MÁRTENS (Suecia), el Sr. BARONA LOBATO (México) y el Sr. KOECK (Santa Sede) comparten las dudas del representante de Turquía. 66. El Sr. McCARTHY (Canadá) indica que la enmienda propuesta por su delegación pretende únicamente armonizar el texto del párrafo 4 con los de los párrafos 1 y 2, que se inician con una reserva relativa a las disposiciones de las constituciones de cada Parte. 67. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que la enmienda del Canadá puede tener consecuencias jurídicas indeseables, por cuanto en el texto parece que se admite la posibilidad de que una de las Partes no tenga disposiciones relativas a las infracciones en materia de sustancias sicotrópicas y, en consecuencia, se autorice a esa Parte a no aplicar el Protocolo en ese caso. Además, la enmienda del Canadá puede dar la impresión de que una Parte, que no tenga legislación sobre esa cuestión, castigaría cualquier violación de las disposiciones del Protocolo basándose directamente en el propio Protocolo. En consecuencia, la delegación de la URSS estima que una tal enmienda es inaceptable. 68. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) se suma a los argumentos expuestos por el representante del Canadá en apoyo de su enmienda. No obstante, teniendo en cuenta que las disposiciones del párrafo 1 obligarán a las Partes a perseguir las infracciones creando, de ser necesario, una legislación especial, podría modificarse la enmienda del Canadá sustituyendo las palabras « definidos, perseguidos y castigados» por la palabra «juzgados ». 69. El Sr. McCARTHY (Canadá) acepta la enmienda propuesta por el representante de los Países Bajos. 70. El Sr. KIRCA (Turquía) declara que las explicaciones del representante del Canadá no le han convencido. En particular no cree que el párrafo 1 obligue a las Partes a prever infracciones contrarias a sus constituciones, por cuanto en él se especifica « A reserva de lo dispuesto por su Constitución ». 71. El Sr. MANSOUR (Líbano) pone de relieve que el problema no estriba tanto en la legislación que deba adoptarse como en la competencia de los tribunales. Dicho de otro modo, cuando una infracción afecta a varios países conviene determinar qué tribunal es competente para juzgarla, sea cual fuere la sanción impuesta. En este sentido, el representante del Líbano prefiere el texto actual del Protocolo. 72. El Sr. KOCH (Dinamarca) estima que el párrafo 4 del proyecto de Protocolo, que está en consonancia con el párrafo correspondiente del artículo 36 de la Convención Única, no requiere explicación alguna: está clarísimo que un instrumento internacional no puede modificar la legislación de una Parte sin la conformidad de ésta. Por consiguiente, el representante de Dinamarca se pronuncia en contra de la enmienda del Canadá. 73. El Sr. VALDÉS BENEGAS (Paraguay) opina que en la propuesta del Canadá se confunde el problema jurídico de la competencia y la administración de la justicia con el grado de culpabilidad. El texto original del párrafo 4 tiene la ventaja de reforzar el principio jurídico según el cual nadie puede ser perseguido ni juzgado de conformidad a otras leyes que no sean las del propio tribunal que lo esté juzgando. 74. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) cree que hay un equívoco. En efecto, corresponde a las autoridades nacionales dictar leyes en el propio país pero, al aceptar un Protocolo, una Parte acepta igualmente las obligaciones en él estipuladas que, a partir de aquel momento, quedan incorporadas a su legislación nacional. En el caso del artículo 18, el texto enmendado del párrafo 4 introduce una idea de obligación que se expresa claramente en la frase «los delitos... han de ser definidos, perseguidos y castigados, etc.». 75. El representante de los Países Bajos desearía conocer la opinión del Asesor Jurídico de la Conferencia a este respecto. Décima sesión plenaria — 2 de febrero de 1971 37 76. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) hace constar que habla a título personal, y estima que la interpretación del representante de Dinamarca es exacta, en el sentido de que el párrafo 4 debe considerarse en el contexto general del artículo y, en particular, de los párrafos 1 y 2, que reservan lo dispuesto en las constituciones de las Partes. El sentido del párrafo 4 en el texto original es que las disposiciones del artículo 18 sólo estarán limitadas por las legislaciones respectivas de las Partes. Por 32 votos contra 3 y 19 abstenciones, queda rechazada la enmienda del Canadá (EfCONF.58fL.10), modificada por la subenmienda de los Países Bajos. Por 49 votos contra ninguno y 5 abstenciones, queda aprobado el párrafo 4. Por 53 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el artículo 18, en su forma enmendada. Se levanta la sesión a las 13.15 horas. DÉCIMA SESIÓN PLENARIA Martes 2 de febrero de 1971, a las 15.05 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capitulo I I I ) ARTÍCULO 19 (APLICACIÓN DE MEDIDAS NACIONALES DE FISCALIZACIÓN MÁS ESTRICTAS QUE LAS ESTABLECIDAS POR ESTE PROTOCOLO) (E/CONF.58/L.17) 1. El Sr. BARONA LOBATO (México), al presentar la enmienda de su delegación al artículo 19 (E/CONF.58/L.17), dice que las disposiciones de este artículo no son, en realidad, absolutamente necesarias, dado el principio fundamental de derecho de que todo lo que no está prohibido está permitido. En consecuencia, aunque en el Protocolo no hubiese una disposición análoga a la del artículo 19, una Parte siempre podría aplicar medidas nacionales de fiscalización más estrictas que las previstas en el Protocolo. 2. No obstante, como se considera conveniente conservar el artículo 19, su delegación decidió proponer el nuevo texto que no afecta al fondo, pero que está expresado en un lenguaje más directo. En la redacción propuesta se evitan las dos frases negativas y la fórmula « ni podrá presumirse », que es innecesaria. Por último, se ha invertido el orden de las palabras « necesarias o convenientes » al objeto de colocar el término más fuerte en último lugar. 3. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) apoya la enmienda de México que sustituye la formulación negativa del artículo 19 por una formulación afirmativa. 4. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) propone, como subenmienda a la enmienda de México, la supresión de la última frase «si, a juicio de la Parte interesada, tales medidas son convenientes o necesarias para proteger la salud y el bienestar públicos ». No conviene concretar los motivos que podría tener una Parte para adoptar medidas de fiscalización más estrictas o severas; de hecho esos motivos podrían no estar relacionados con la protección de la salud y el bienestar públicos. 5. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) apoya la enmienda de México en su forma original, porque no afecta al fondo del artículo 19. Se opone, en cambio, a la subenmienda verbal de los Países Bajos por estimar que es fundamental que las medidas de fiscalización más estrictas que se adopten sean convenientes o necesarias para proteger la salud y el bienestar públicos. 6. El Sr. KIRCA (Turquía) apoya la enmienda de México, pero no la subenmienda de los Países Bajos. Si se suprime el final, la disposición resultante estará en contradicción con las de otras convenciones internacionales en las que Turquía y otros Estados son Partes; es probable que esos Estados, al igual que el suyo propio, sean un día Partes en el Protocolo. 7. El Dr. El HAKIM (República Árabe Unida) señala que el artículo 19 sigue la redacción del artículo 39 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. En general, conviene mantener esa redacción, pero el orador no se opondrá a la enmienda de México, aunque sí a la subenmienda verbal de los Países Bajos. 8. El Sr. WINKLER (Austria) reconoce que es conveniente ajustarse al texto de la disposición correspondiente de la Convención Única. No obstante, en el caso actual, la enmienda de México supone una mejora de redacción y por consiguiente el orador la apoyará. 9. El Dr. MÁRTENS (Suecia) se pronuncia en favor de la enmienda de México, sin la subenmienda de los Países Bajos. 10. El Sr. PORTERO IBÁÑEZ (España) apoya la enmienda de México en su forma original, por los mismos motivos que el representante de Austria. 11. El Sr. MADULE (República Democrática del Congo) dice que vino dispuesto a aprobar el artículo 19 en su forma original, pero que los argumentos del representante de México le han convencido y que está dispuesto a aceptar el texto propuesto por dicho representante, que estima más flexible. 12. El Dr. AZARAKHCH (Irán) apoya sin reservas la enmienda de México, sin la subenmienda de los Países Bajos. 13. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que su delegación siente ciertas dudas acerca de la necesidad del artículo 19 y, en particular, del final del mismo. No obstante, si a juicio de la mayoría de las delegaciones es necesario conservar el artículo con las palabras finales, su delegación apoyará la redacción propuesta por México. Al comienzo de los trabajos sobre el proyecto de Protocolo, su delegación aceptó para el artículo 19 un texto basado en el artículo 39 de la Convención Única, pese al modo poco hábil en que estaba redactado. 38 Actas resumidas de las sesiones plenarias 14. El orador podría aceptar el texto propuesto por México sin la subenmienda de los Países Bajos, aunque no puede concebir que un gobierno obre caprichosamente y adopte medidas de fiscalización más estrictas por razones distintas de la protección de la salud y el bienestar públicos. 15. El Sr. McCARTHY (Canadá) apoya la subenmienda de los Países Bajos; las palabras finales son restrictivas e innecesarias desde el punto de vista de la redacción. 16. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que su delegación encuentra aceptable el texto propuesto por México en su forma original. Por 33 votos contra 3 y 16 abstenciones, queda rechazada la subenmienda de los Países Bajos. Por 51 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobada la enmienda de México (E/CONF.58/L.17). 17. El PRESIDENTE dice que, dado que la enmienda de México sustituye la totalidad del artículo 19, la aprobación de esta enmienda equivale a la aprobación de la totalidad del artículo, en su forma enmendada. 18. El Sr. ANAND (India), Vicepresidente del Comité de Redacción, dice que el Comité de Redacción ha presentado ya dos informes. En el primero figura el texto propuesto por el Comité para los artículos 5 y 6 (E/CONF.58/L.4); en el segundo (E/CONF.58/L.4/Add.l) figura el texto aprobado para los artículos 7, 8, 9, 10, 13 y 15. 19. En algunos de esos artículos el Comité ha mantenido la expresión « distribuidores minoristas », con preferencia a «minoristas». No obstante, esta medida es sólo provisional, ya que el Comité no ha adoptado aún una decisión definitiva sobre si el término «distribución» debe figurar en el Protocolo. ARTÍCULO 5 (ADMINISTRACIÓN ESPECIAL) (E/CONF.58/L.4) 20. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, dice que el artículo 5 ha sido ya aprobado por dicho Comité. Por 56 votos contra ninguno, queda aprobado el artículo 5 (E/CONF.58/L.4) ARTÍCULO 6 (DISPOSICIONES ESPECIALES APLICABLES A LAS SUSTANCIAS INCLUIDAS EN LA LLSTA I) (E/CONF.58/L.4) 21. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, dice que este Comité no ha tenido dificultad en aprobar el artículo 6 tal como fue formulado por un grupo de trabajo presidido por el representante de los Países Bajos. 22. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que desearía recibir una interpretación de la expresión « establecimientos médicos o científicos » utilizada en el apartado a. Desea saber si puede considerarse que un hospital privado atendido por un médico particular constituye uno de esos establecimientos. 23. Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, dice que por su parte no está preparado para dar una interpretación de dicha expresión. 24. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que en su país un siquíatra particular que atienda su propio hospital privado puede obtener una autorización para utilizar sustancias sicotrópicas con fines experimentales. 25. El PRESIDENTE, dando su opinión personal en cuanto letrado, dice que podría considerarse que un hospital privado es un establecimiento a los efectos del artículo 6. 26. El Dr. THOMAS (Liberia) pone de relieve las importantes palabras «personas debidamente autorizadas » que preceden a las palabras « en establecimientos médicos o científicos». Considera que la aplicación de lo dispuesto en el apartado a del párrafo 6 no debe ocasionar dificultades. 27. U HLA OO (Birmania) dice que, a juicio de su delegación, los hospitales privados quedan comprendidos en la expresión « establecimientos médicos o científicos », y la expresión «personas debidamente autorizadas» comprende los médicos que ejercen su profesión en un hospital, con independencia de que éste sea público o privado. 28. El Dr. El HAKIM (República Árabe Unida) dice que el extremo planteado por el representante de la República Federal de Alemania quedará más claro cuando la Conferencia apruebe el artículo 7, que trata de las licencias. En el apartado a del párrafo 2 del artículo 7, tal como ha sido aprobado por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.l), se especifica que las Partes en el Protocolo tienen la obligación de ejercer una fiscalización sobre «todas las personas y empresas debidamente autorizadas ». 29. El Sr. ANAND (India) dice que ha participado en la formulación del artículo 6 por el Grupo de Trabajo encargado de examinar ese artículo, y que tiene la impresión de que el objeto de dicho apartado a es el de regular el uso de sustancias sicotrópicas por parte de « personas debidamente autorizadas», las cuales deben trabajar «en establecimientos médicos o científicos » que estén bajo la fiscalización directa de los gobiernos o específicamente aprobados por éstos. No cree que pueda considerarse como un «establecimiento » unipersonal a un médico particular que realice sus propias labores de investigación, incluso si ha obtenido la correspondiente aprobación del gobierno. 30. Debido a la naturaleza tan peligrosa de las sustancias de la Lista I , debe exigirse, incluso a una persona « debidamente autorizada », que sólo haga uso de dichas sustancias en un establecimiento aprobado; ese establecimiento debe ser una institución y no meramente un médico particular que trabaje en su consulta. 31. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que en el apartado a del artículo 6 se prohibe todo uso de las sustancias peligrosas de la Lista I , excepto el que se haga con fines científicos y fines médicos muy limitados y sometido a condiciones estrictas. 32. Pone de relieve la contradicción que existe entre dicha prohibición y las disposiciones de los párrafos 2 y 3 del artículo 3, tal como ha sido aprobado por el Comité de Medidas de Fiscalización (E/CONF.58/L.5/Add.2). En esos dos párrafos se autoriza a las Partes a Décima sesión plenaria — 2 de febrero de 1971 39 que permitan el uso de todas las « sustancias sicotrópicas » para fines industriales y para la captura de animales, respectivamente. Con objeto de armonizar dichas disposiciones con las del artículo 6, tal como lo presenta actualmente el Comité de Redacción, deben insertarse las palabras «distintas de las incluidas en la Lista I » a continuación de las palabras « sustancias sicotrópicas », conforme se ha hecho ya en el párrafo 1 del artículo 3, relativo a las necesidades de los viajeros internacionales. 33. El PRESIDENTE dice que ha consultado al Asesor Jurídico de la Conferencia, en cuya opinión debe prevalecer la regla general del artículo 6 sobre las disposiciones del artículo 3. Por consiguiente, no debe subordinarse el artículo 6 al artículo 3. 34. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) celebra conocer la opinión del Asesor Jurídico sobre este punto. Por su parte, considera también que las disposiciones del artículo 6 deben prevalecer sobre las del artículo 3. El artículo 6 no prevé ningún otro uso posible de las sustancias sicotrópicas de la Lista I distinto de los que menciona. En consecuencia, si la Conferencia aprueba el artículo 6 en su forma actual, no podrá aplicarse a las sustancias sicotrópicas de la Lista I ninguna de las excepciones enumeradas en el artículo 3. Por lo tanto, cuando la Conferencia vaya a examinar el artículo 3, tendrán que insertarse las palabras «distintas de las incluidas en la Lista I » en el párrafo 2 y en el párrafo 3, como se ha hecho ya en el párrafo 1. 35. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que en el Grupo de Trabajo que ha formulado el artículo 6 se convino en que los hospitales privados quedaban incluidos en las disposiciones del apartado a. Desde luego, dichos hospitales tienen que estar bajo la fiscalización directa de los correspondientes gobiernos o específicamente aprobados por ellos, que de este modo ejercerán una estrecha supervisión sobre las actividades mencionadas. 36. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que su delegación tiene la firme opinión de que el término « establecimiento » se refiere a cualquier lugar en el que se desarrollen trabajos médicos y científicos. No es necesario especificar su tamaño, ni la clase de instalación ni la cantidad de personal empleada. El establecimiento debe estar bajo la fiscalización directa de un gobierno o específicamente aprobado por éste. Puede confiarse en que los gobiernos interpretarán esta cláusula con cautela y no es probable que abusen de ella. La redacción de dicho artículo es lo suficientemente flexible para incluir técnicas y establecimientos de investigación futuros que podrían considerarse adecuados más adelante, y no sería prudente restringir dicho artículo a los tipos de instituciones que en la actualidad se reconocen apropiados. No se debe tratar de dar una definición más detallada de la palabra « establecimiento ». 37. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que toma nota de la interpretación que el representante de los Estados Unidos da al término «establecimiento». 38. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que su delegación no puede aceptar la palabra « producción » tal como se utiliza en el artículo 6. El Comité de Asuntos Técnicos ha opinado que no debe incluirse una definición de producción en el artículo 1, y se ha llegado al consenso de que no merece la pena tratar de imponer medidas de fiscalización a sustancias biológicas de las que puedan obtenerse sustancias sicotrópicas. 39. Los indios norteamericanos de los Estados Unidos y de México utilizan peyote en ritos religiosos y el uso indebido de esta sustancia se considera como sacrilegio. Si la recolección de peyote se considera como producción, su delegación tendrá que votar en contra del apartado b del artículo 6. Por consiguiente, pide que dicha palabra sea sometida a votación por separado, a menos que se efectúe la votación de dicho artículo con carácter provisional, hasta que se adopte una decisión sobre el artículo 1. 40. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que tiene la misma reserva que formular respecto del artículo 6 y propone que se suprima la palabra «producción» en el apartado b. 41. El Dr. THOMAS (Liberia) dice que la producción no se aplica sólo a las plantas, sino que debe incluir también la fabricación de sustancias sintéticas y, consiguientemente, no puede omitirse dicha palabra. 42. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que debe mantenerse la palabra « producción », que se aplica a sustancias obtenidas de plantas cultivadas. No puede referirse a plantas de peyote y hongos alucinógenos que son silvestres. 43. El Sr. ANAND (India) dice que varios representantes en el Comité de Redacción han reservado su posición sóbrela palabra «producción» hasta que se adopte una decisión sobre si su definición debe incluirse o no en el artículo 1. 44. El Comité de Asuntos Técnicos ha examinado este problema en relación con los tetrahidrocannabinoles obtenidos de la planta de cannabis. Si por « producción » se entiende la siembra, cultivo y cosecha, tendría que considerarse la cannabis como una sustancia sicotrópica. El Comité de Asuntos Técnicos ha sugerido que la Conferencia examine la posibilidad de suprimir la palabra « producción » del artículo relativo a las definiciones. 45. El Dr. WALSHE (Australia) dice que el término « producción » en el apartado b del artículo 6 es innecesario. No debe intentarse fiscalizar productos biológicos ; a los efectos del Protocolo, lo que importa es el proceso de extracción, el cual está incluido en el término «fabricación». Dicho término comprende también las sustancias sintéticas a que se ha referido el representante de Liberia. 46. Tal vez pudiera procederse a votación con carácter provisional sobre el artículo 6, en la inteligencia de que podría suprimirse la palabra «producción» en una fase posterior. 47. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que no ha propuesto la supresión de la palabra «producción », sino que únicamente desea que se someta a votación por separado. Su delegación desea por todos los medios que no se trate de restringir la producción de sustancias utilizadas en ceremonias religiosas. 48. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que la omisión de la palabra «producción» originará graves 40 Actas resumidas de las sesiones plenarías dificultades a las delegaciones que utilicen el texto francés, ya que muchas sustancias no son objeto de fabricación y, de este modo, quedarían exentas de la aplicación del artículo. 49. El PRESIDENTE sugiere que la Conferencia vote sobre el artículo 6 en la inteligencia de que la decisión definitiva sobre la inclusión de la palabra « producción » se tomará cuando se examine el artículo 1. 50. El Sr. KOCH (Dinamarca) indica que todas las disposiciones del proyecto están estrechamente relacionadas entre sí y tal vez sea necesario efectuar todas las votaciones con carácter provisional para que la decisión adoptada respecto de un artículo no influya en la suerte de otro. Por ejemplo, no se ve bien cómo la Conferencia podrá votar sobre el apartado /del artículo 6 antes de haber examinado el artículo 11. 51. El PRESIDENTE señala que los votos de la Conferencia tendrán que ser definitivos, pues de otro modo se prolongarían excesivamente los debates. 52. El Dr. URANOVICZ (Hungría) sugiere que la Conferencia vote sobre el artículo 6 sin adoptar decisión alguna sobre la inclusión de la palabra « producción ». 53. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que los representantes desean saber si ha de entenderse la palabra «producción» en el sentido que le atribuye el artículo 1 o si va a definirse posteriormente. 54. El PRESIDENTE somete a votación el texto del artículo 6 preparado por el Comité de Redacción, con la palabra « producción » incluida a título provisional, en la inteligencia de que la definición de esta palabra se discutirá en relación con el artículo 1. En esa inteligencia,por 51 votos contra uno y 3 abstenciones, queda aprobado el artículo 6 (E/CONF.58 ¡LA). ARTÍCULO 7 (LICENCIAS) (E/CONF.58/L.4/Add.l, E/CONF.58/L.13) 55. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que, según expuso ya en la tercera sesión, su delegación estima que no están justificadas las amplias medidas de fiscalización que haya de imponer el Protocolo en el caso de las sustancias de la Lista IV. La capacidad de dichas sustancias para crear dependencia es reducida, y también son reducidos los riesgos de su posible uso indebido. Por consiguiente, su delegación ha presentado una enmienda (E/CONF.58/L.13) a toda una serie de artículos. Sin embargo, como se le ha indicado que una enmienda presentada en esa forma podría suscitar dificultades de procedimiento, la retirará y presentará su enmienda a cada uno de los artículos por separado según se vayan examinando. 56. El Sr. ANAND (India) dice que el empleo de la palabra « distribución » ha suscitado dificultades y debe considerarse como provisional hasta que se examine el artículo 1. El Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 7 interpretó dicha palabra en el sentido en que se utiliza en la Convención Única y no en el que le atribuye el artículo 1 del proyecto de Protocolo. 57. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que, mientras el artículo 7 utiliza la expresión «comercio de importación y exportación», el artículo 1 se refiere simplemente a «importación » y exportación ». 58. El PRESIDENTE dice que puede pedirse al Comité de Redacción que armonice ambos textos. 59. El Sr. BARONA LOBATO (México), el Dr. WALSHE (Australia) y U HLA OO (Birmania) esperan que en el artículo 7 se dé a la palabra «producción» el mismo trato que en el artículo 6. 60. El PRESIDENTE entiende que cabe suponer que la inclusión de dicha palabra en cualquier artículo en el que aparezca en la actualidad tiene carácter «provisional» hasta que se tome una decisión sobre su definición. Todas las demás palabras definidas en el artículo 1, entre ellas la palabra « distribución» a la que se ha referido el representante de la India, tendrán también carácter provisional. 61. El Dr. ALAN (Turquía) dice que la situación en el caso de la palabra « distribución » es algo diferente que en el caso de la palabra « producción ». Se ha sugerido que en el artículo 1 no se incluya definición alguna de « distribución» y que el término, tal como se utiliza en el artículo 7, tenga el mismo significado que en la Convención Única. Si la Conferencia acepta esta sugerencia, no habrá necesidad de atribuir al término carácter «provisional» cuando se apruebe el artículo 7 en la presente ocasión. 62. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) está de acuerdo con el representante de Turquía. 63. Refiriéndose al párrafo 2, estima que la palabra inglesa «premises » utilizada en los apartados b y c tiene un sentido más amplio que el término correspondiente empleado en las versiones francesa y rusa. Es importante que la terminología que se use en todos los idiomas tenga el mismo significado. 64. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que no es experto en tales cuestiones, pero que entiende que la palabra inglesa «premises» comprende edificios y solares, e incluso el campo abierto. 65. El PRESIDENTE observa que es evidente la necesidad de armonizar las versiones rusa y francesa con la versión inglesa. 66. No parece encontrar apoyo la sugerencia de que en el artículo 7 se dé a la palabra « distribución » el mismo carácter provisional que a la palabra «producción». Si no hay objeciones, entenderá, por consiguiente, que la aprobación del artículo por la Conferencia quedará sujeta a la revisión de la palabra « producción » únicamente y a los cambios lingüísticos y de redacción que dicha revisión imponga. Así queda acordado. 67. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) pide que se someta a votación si se deben conservar las palabras « y IV » en el párrafo 1. Por 26 votos contra 12 y 4 abstenciones, se conservan las palabras «y IV» en el párrafo 1. Por 45 votos contra ninguno y 5 abstenciones, queda aprobado el artículo 7 (E/CONF.58/L.4/Add.l) en su totalidad, a reserva de que se revise ulteriormente la palabra « producción » en el párrafo 1 y en los apartados a y b del párrafo 2. 11.A sesión plenaria — 8 de febrero de 1971 ARTÍCULO 8 (RECETAS MÉDICAS) (E/CONF.58/L.4/Add.l) 68. El Sr. ANAND (India), Vicepresidente del Comité de Redacción, señala a la atención de la Conferencia que el término « minoristas » en el párrafo 3 se ha utilizado tan sólo con carácter provisional. Su mantenimiento o sustitución dependerán de la definición que se dé, en su caso, en el artículo 1 a la palabra « distribución ». 69. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, informa a la Conferencia de que el texto del artículo 8 ha sido aprobado por el Comité (18.a sesión) por 37 votos contra ninguno y 4 abstenciones. Por 48 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobado el artículo 8 ((E¡CONF.58jL.4/Add.l). ARTÍCULO 9 (ADVERTENCIAS EN LOS PAQUETES Y PROPAGANDA) (E/CONF.58/L.4/Add.l) 70. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, informa a la Conferencia de que el texto que tiene ante sí ha sido preparado por un grupo de trabajo y aprobado por el Comité por unanimidad (octava sesión). 71. El Sr. ZETTERQVIST (Suecia) dice que la disposición del párrafo 2 origina ciertas dificultades a su delegación, pues podría estar en conflicto con la ley sueca sobre libertad de prensa. En tales circunstancias, su delegación se abstendrá en la votación sobre el artículo 9, y cuando la Conferencia llegue al artículo 27 (Reservas), pedirá que se incluya el párrafo 2 del artículo 9 entre las disposiciones con respecto a las cuales los Estados podrán formular reservas. 72. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que, por razones constitucionales, el párrafo 2 plantea a su delegación dificultades similares. Otras delegaciones pueden tropezar con el mismo problema, que podría quizá resolverse incluyendo las palabras « si sus respectivas constituciones lo permiten » a continuación de las palabras « las Partes prohibirán », al principio del párrafo 2. 73. El PRESIDENTE indica que la inclusión de tales palabras haría posible que cualquier Parte pudiera enmendar su constitución para eludir la disposición. 74. El Sr. CHENG (China*) dice que entiende que se incluyó la palabra inglesa «any» entre las palabras « taking into account» y « relevant regulations » en el párrafo 1. Esa palabra figura en la versión china, aunque no en la inglesa. 75. El PRESIDENTE confirma que la palabra « any » debe figurar delante de la expresión « relevant regulations » en el párrafo 1 de la versión inglesa. 76. El Sr. ANAND (India) dice que señaló a la atención del Comité de Medidas de Fiscalización (octava sesión) la necesidad de que las advertencias figuren siempre en los folletos de instrucciones. Piensa que la intención del Comité era incluir tal disposición y que, por inadvertencia, el Comité de Redacción no ha introducido los cambios necesarios en el texto del artículo. Como en el fondo se trata de una cuestión de redacción, espera que la Conferencia decida introducir los cambios necesarios. * Véase la nota preliminar. 41 77. El Dr. OLGUÍN (Argentina) está de acuerdo con el representante de la India sobre la intención de la disposición y espera que el Comité de Redacción introduzca los cambios necesarios. 78. El Dr. El HAKIM (República Árabe Unida) dice que, si bien está de acuerdo en principio con que los avisos y advertencias se incluyan tanto en las etiquetas como en las hojas o folletos de instrucciones, ve grandes dificultades prácticas en que figuren en las etiquetas, que son muy pequeñas y tienen que especificar múltiples detalles. Después de todo, el folleto de instrucciones es ¡a principal fuente de información del médico. 79. El PRESIDENTE observa que no se ha presentado a la Conferencia ninguna propuesta formal de enmienda del artículo 9. 80. El Sr. ANAND (India) dice que desea proponer la sustitución de las palabras « o, cuando esto no sea posible », que figuran en la segunda y tercera líneas del párrafo 1, por las palabras « cuando sea posible, y». 81. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que apoya la enmienda, pero desea que se incluya la palabra « siempre » después de la palabra « y » en el nuevo texto propuesto. 82. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que no podrá votar sobre la enmienda y subenmienda propuestas hasta verlas por escrito. 83. El PRESIDENTE dice que como una delegación desea que los textos de la enmienda y subenmienda se distribuyan por escrito, no le queda otra posibilidad que aplazar el examen del artículo 9 hasta que se disponga de tales textos por escrito en todos los idiomas de trabajo. Se levanta la sesión a las 18 horas. 11.» SESIÓN PLENARIA Lunes 8 de febrero de 1971, a las 10.15 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) T E M A 11 D E L P R O G R A M A Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVJJI) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo US) ARTÍCULO 9 (ADVERTENCIAS EN LOS PAQUETES Y PROPAGANDA) (conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.l, E/CONF.58/L.21 y L . 22) 1. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a que prosiga el examen del texto del artículo 9, tal como ha sido redactado por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.l), al que presentaron enmiendas en la décima sesión los Países Bajos (E/CONF.58/L.21) y la India y la Argentina (E/CONF.58/L.22). 2. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) pide que cada uno de los dos párrafos del artículo 9 se someta a votación por separado. 42 Actas resumidas de las sesiones plenarias 3. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) no ve la necesidad de separar los dos párrafos del artículo 9, que forman un todo, y se opone a la petición del representante de los Países Bajos. 4. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) se pronuncia en contra de la moción de división. 5. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) no ve ninguna dificultad en que se someta a votación por separado cada párrafo, pero se suma a la opinión de los representantes que se oponen a dicha división. Por 26 votos contra 5 y 10 abstenciones, queda aceptada la moción del representante de los Países Bajos. Por 31 votos contra 10 y 5 abstenciones, queda aprobada la enmienda de la India y de la República Argentina al párrafo 1 (E/CONF.58/L.22) Por 40 votos contra 6 y 2 abstenciones, queda aprobado el párrafo 1 en su totalidad, en su forma enmendada. Por 30 votos contra ninguno y 18 abstenciones, queda aprobada la enmienda de los Países Bajos al párrafo 1 (E¡CONF.58¡L.21). Por 44 votos contra ninguno y 5 abstenciones, queda aprobado el párrafo 2 en su forma enmendada. Por 48 votos contra ninguno y 3 abstenciones, queda aprobado el artículo 9 en su totalidad, en su forma enmendada (E/CONF.58¡L.4¡Add.l). 6. El Dr. GRANDE (Argentina) recuerda que su delegación ha pedido a la secretaría que revise la versión española del texto del artículo 9. 7. El PRESIDENTE asegura al representante de la Argentina que se adoptarán las medidas necesarias. ARTÍCULO 10 (REGISTROS) (E/CONF.58/L.4/Add.l, E/CONF.58/L.24) 8. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a que examine el articulo 10, redactado por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.l). Los Países Bajos han presentado una enmienda a dicho artículo (E/CONF. 58/L.24). 9. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) retira su enmienda y pide que los párrafos 2, 4 y 5 se sometan a votación por separado. En lo que respecta al párrafo 2, conviene saber si se desea conservarla Lista I I I y, en consecuencia, basta con votar sobre las palabras «y III». 10. El Sr. NIKOLltí (Yugoslavia) se pronuncia contra la moción de los Países Bajos. 11. El Dr. MABILEAU (Francia), apoyado por el Sr. KIRCA (Turquía), recuerda que las decisiones de la Conferencia sobre las cuestiones de fondo se adoptan por mayoría de dos tercios, sin contar las abstenciones. La petición del representante de los Países Bajos tiene por objeto suprimir la referencia a la Lista I I I en el párrafo 2, así como los párrafos 4 y 5, lo que tendería a debilitar el alcance del Protocolo. En consecuencia, si se aprueba la moción del representante de los Países Bajos, el representante de Francia pedirá que se proceda a votación nominal. Por 19 votos contra 16 y 16 abstenciones, queda rechazada la moción de los Países Bajos. 12. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que, al haberse rechazado la moción del representante de los Países Bajos, retira su propuesta de que se proceda a votación nominal. 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se pregunta, con relación al párrafo 3, si la expresión «minorista» introduce algún matiz. Oras delegaciones han propuesto las palabras « mayoristas o detallistas ». 14. El Sr. KIRCA (Turquía) explica que se trata simplemente de una modificación de forma que el Comité de Redacción ha considerado oportuna. Por 43 votos contra 10 y 2 abstenciones, queda aprobado el artículo 10 en su totalidad (E/CONF.58/L.4/Add.l). ARTÍCULO 13 (INSPECCIÓN) (E/CONF.58/L.4/Add.l) 15. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se pregunta cuál es el sentido exacto de la expresión «locales» y celebraría que el Asesor Jurídico de la Conferencia aportase precisiones a este respecto. 16. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia), recordando que ha tenido ya ocasión de dar explicaciones sobre esta palabra, indica que la expresión «locales » no se limita a un espacio cerrado, cubierto y rodeado de paredes, sino que puede designar cualquier lugar en el que se desarrollen las actividades a que se refiere el artículo 13. En este sentido, puede aplicarse a un espacio al aire libre. 17. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) estima que debería precisarse claramente que los investigadores científicos y los médicos no están obligados, en virtud de este artículo, a violar el secreto profesional que protege la legislación de numerosos países. Según la interpretación de los Estados Unidos, ninguna de las disposiciones del artículo 13, ni ninguna otra disposición del Protocolo, debe impedir a una Parte que autorice a los investigadores científicos y a los médicos a que mantengan secretos el nombre y la identidad de las personas sometidas a tratamiento o respecto de las cuales se realizan investigaciones, o exigir que se guarde secreto sobre esta cuestión. Por unanimidad, queda aprobado el artículo 13 (E¡ CONF.58/L.4¡Add.l). ARTÍCULO 15 (INFORMES DE LA JUNTA) (E/CONF.58/L.4/Add.l y E/CONF.58/L.27) 18. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a examinar el texto del artículo 15 revisado por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.l), y señala a la atención de los presentes la enmienda del Reino Unido (E/CONF.58/L.27). 19. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) presenta su enmienda y pone de relieve que su alcance es limitado y que su única finalidad es asegurar la mayor eficacia posible del mecanismo existente; en efecto, esta eficacia puede sufrir si el Consejo Económico y Social no puede examinar el informe de la Junta Internacional de Fiscalización de 11.a sesión plenaría — 8 de febrero de 1971 43 Estupefacientes (JIFE) hasta que la Comisión de Estupefacientes se lo haya transmitido junto con sus observaciones, y si la Comisión se reúne con poca frecuencia. Como la cuestión de la periodicidad de las reuniones de la Comisión no es de la incumbencia de la presente Conferencia, la delegación del Reino Unido estima que sería conveniente que en el Protocolo se prevea la posibilidad de que la JIFE pueda informar directamente al Consejo cuando sea necesario, en tanto que la Comisión queda en libertad de formular al Consejo las observaciones que estime oportunas. 20. El orador, observando por otra parte que el artículo 14 no se ha examinado aún, desearía saber el significado exacto de las palabras « o que se les hayan pedido », que figuran en la primera frase del párrafo 1 del artículo 15. 21. El Dr. MABILEAU (Francia) recuerda que el texto del artículo 15 fue adoptado por unanimidad por el Comité de Medidas de Fiscalización (sexta sesión). Teme que la enmienda presentada a última hora por el representante del Reino Unido tenga en realidad repercusiones serias en el funcionamiento del mecanismo establecido por la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. 22. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) y el Sr. VALDÉS BENEGAS (Paraguay) hacen suyas las declaraciones del representante del Reino Unido: en efecto, existe una relación de dependencia entre el artículo 15 y el artículo 14. 23. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que su delegación ha señalado repetidamente que corresponde al Consejo Económico y Social resolver la cuestión de la periodicidad de las reuniones de la Comisión, y lamenta no poder aceptar la enmienda del Reino Unido. La presente Conferencia no tiene atribuciones para modificar la resolución 9 (I) del Consejo Económico y Social, de fecha 16 de febrero de 1946, según la cual la Comisión deberá « asesorar al Consejo sobre todas las cuestiones relativas al control de los estupefacientes», y sería absurdo afirmar que esta disposición no se aplica también a las sustancias sicotrópicas. Es indudable que el hecho de que, en la actualidad, la Comisión sólo se reúna cada dos años crea dificultades, pero ello no justifica la derogación de un principio tan fundamental. 24. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) observa que la aprobación de la enmienda del Reino Unido tendría como consecuencia el establecimiento de un doble procedimiento, uno para los estupefacientes y otro para las sustancias sicotrópicas, lo que es contrario al espíritu de la Conferencia; es más, de hecho privaría a la Comisión de una de sus prerrogativas esenciales. Por ello el orador se ve obligado a votar en contra de dicha enmienda. 25. El Sr. ANAND (India) estima que sería más acertado atenerse al texto adoptado por el Comité de Medidas de Fiscalización y revisado por el Comité de Redacción. La Secretaría podría muy bien, en los años en que no se reúna la Comisión, someter el informe de la JIFE a los gobiernos y transmitir al Consejo las observaciones de éstos. Además, como acaba de señalar el representante de Togo, no es en absoluto conveniente seguir un procedimiento para los estupefacientes y otro para las sustancias sicotrópicas. 26. El Sr. NIKOLIÓ (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, observa que el representante del Reino Unido ha presentado su enmienda como si fuera de carácter puramente estilístico. El orador no comparte esta opinión y, por consiguiente, votará en contra de la enmienda. 27. El PRESIDENTE, hablando a título personal, dice que comparte el punto de vista del Presidente del Comité de Redacción. 28. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) precisa que, a su modo de ver, el objeto de la enmienda del representante del Reino Unido es el de soslayar las dificultades originadas por la actual periodicidad de las reuniones de la Comisión. La enmienda no menoscaba en absoluto las prerrogativas de la Comisión, la cual, aunque no le toque reunirse, podrá siempre comunicar sus observaciones al Consejo; conviene en efecto que el informe de la JIFE sea examinado todos los años por el Consejo. La mejor solución sería, naturalmente, que la Comisión volviera a su práctica anterior y se reuniese una vez al año. 29. El Sr. KIRCA (Turquía) comprende los móviles de la delegación británica, pero cree también que la única solución es volver a la anterior periodicidad de reuniones de la Comisión. 30. La palabra « demander » no encierra dificultad alguna para él: a su juicio es una obligación impuesta a las Partes, del mismo orden que la que se prevé en la Convención Única. 31. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) no comprende cómo la Comisión podría formular al Consejo observaciones sobre el informe de la JIFE si dicho informe se somete directamente al Consejo, es decir antes de que se haya puesto en conocimiento de los gobiernos; a su juicio, esto entraña una imposibilidad y una contradicción. Además, las atribuciones de la Comisión, tal y como se definen en el apartado b del artículo 8 de la Convención Única, se verían considerablemente reducidas. Por último, la enmienda propuesta por el representante del Reino Unido puede tener graves consecuencias jurídicas. 32. El Sr. BARONA LOBATO (México) se declara contrario, por las mismas razones que han expuesto los oradores precedentes, a la aprobación de la enmienda propuesta por el representante del Reino Unido. 33. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), tras señalar que no era su intención proponer una enmienda de tipo puramente estilístico, sino evitar que el artículo 15 entrañe un procedimiento demasiado rígido que podría entorpecer la buena colaboración en lo por venir entre la JIFE, la Comisión y el Consejo, observa que muchas delegaciones que tienen experiencia en la aplicación de la Convención Única se oponen a su propuesta. En consecuencia, retira su enmienda. 34. No obstante, desearía saber cómo interpreta el Asesor Jurídico la palabra « required » de la versión inglesa. 35. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) estima que el Comité de Medidas de Fiscalización no pretendía dar el mismo valor a las palabras «request» y « require ». El primer término aparece en el párrafo 5 44 Actas resumidas de las sesiones plenarias del artículo 14, no en conexión con aclaraciones sino con datos complementarios sobre las exportaciones y las importaciones de sustancias de las Listas I I I y I V ; por otra parte, una enmienda presentada con la finalidad de hacer obligatoria la comunicación de esas informaciones ha sido rechazada (21 . a sesión del Comité), y cabe deducir que la palabra « request» implica que la Parte interesada queda libre de responder o no a esta petición. La palabra « require », por el contrario, impone sin duda alguna una obligación al sujeto. 36. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que los debates del Comité de Medidas de Fiscalización le dejaron una impresión radicalmente distinta: él entendió que en virtud de lo dispuesto en el artículo 14 las Partes estarían obligadas a facilitar los informes que les fueran pedidos, con el mismo tipo de obligación que les imponen las disposiciones de la Convención Única. 37. El PRESIDENTE señala que el Asesor Jurídico no ha expresado más que una opinión personal, y que los Estados pueden siempre interpretar un término en particular del modo que consideren oportuno. 38. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) preferiría que en el artículo 15 se hubieran utilizado los mismos términos que en el artículo correspondiente de la Convención Única. 39. Por otra parte, quisiera saber cómo interpreta la JIFE la primera frase del párrafo 2, y qué ocurre en realidad. 40. El Sr. STEINIG (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) observa, ante todo, que del artículo 15 de la Convención Única, al que ha hecho referencia el representante de la Unión Soviética, se desprende que las aclaraciones « hechas por los gobiernos, o que se les hayan pedido », no sólo se comunican a la Comisión sino también, en los casos en que proceda, al Consejo. Además, la libre distribución de los informes hace que tanto la OMS como la opinión pública sean informados de igual manera que la Comisión. 41. El Sr. DITTERT (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes), aludiendo a la segunda pregunta del representante de la URSS, explica que el procedimiento es el siguiente : la JIFE envía sus informes a los gobiernos sometiendo a embargo su utilización por la prensa y por otros organismos no gubernamentales durante un mes aproximadamente. 42. El Sr. KOCH (Dinamarca) declara que su delegación no ve ninguna objeción a que en la versión inglesa del artículo 15 se conserven las palabras « or required of» ni a que se interpreten en el mismo sentido que las del artículo 15 de la Convención Única, en la que, a su juicio, no tienen carácter obligatorio. No cree que la interpretación de estas palabras pueda provocar dificultades, pero si fuera así, el problema podría ser resuelto por la Corte Internacional de Justicia. 43. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) declara que su delegación acepta tanto la palabra « required» como la palabra « requested». No comparte la opinión del representante de Dinamarca y no juzga necesario acudir a la Corte Internacional de Justicia en busca de una interpretación de las palabras « o que se les hayan pedido ». Está convencido de que la Corte resolvería que tales palabras tienen carácter obligatorio. Por consiguiente, corresponde a la Conferencia decidir si se quiere o no atribuir carácter obligatorio a esta disposición. 44. El Sr. BARONA LOBATO (México) reconoce que la interpretación de las palabras « o que se les hayan pedido » utilizadas en el artículo 15 de la Convención Única no ha planteado dificultades en la práctica, pero sería preferible utilizar el verbo « solicitar », adoptando así un estilo más diplomático que aun sin debilitar el texto se adapta mejor a este tipo de disposición. Por 51 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el artículo 15 (E/CONF.58/L.14/Add.l). 45. El Sr. KIRCA (Turquía), tomando la palabra para explicar su voto, declara que, a juicio de la delegación de Turquía, el verbo «demander» en la versión francesa cuando corresponde a los verbos « request» o « require » en inglés, tiene el mismo sentido en los artículos 14 y 15 del proyecto de Protocolo que en los artículos correspondientes de la Convención Única y obligan a la Parte a quien se hace la petición a suministrar las informaciones solicitadas. Sin embargo, la delegación de Turquía está dispuesta a remitirse en lo que respecta a esta cuestión a la práctica y a la jurisprudencia internacionales. No obstante, en el caso de que se atribuya a estas palabras una interpretación diferente en el curso de la aplicación del presente Protocolo, el Gobierno turco se reserva el derecho de interpretarlas, en el texto de los artículos correspondientes de la Convención Única, en el mismo sentido en que se interpreten en la práctica internacional y en la jurisprudencia internacional en la aplicación del presente Protocolo. 46. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), explicando el voto afirmativo de su delegación, declara en primer lugar que está completamente satisfecha de la interpretación actual dada a la palabra «request» en la Convención Única. Por otra parte, la delegación de los Estados interpreta la segunda frase del párrafo 1, que está inspirada en la Convención Única, en el sentido de que prevé que el informe de la JIFE será presentado cada año al Consejo Económico y Social, a pesar del hecho de que la Comisión de Estupefacientes se reúna ahora tan sólo cada dos años. Este procedimiento se ajustaría además al precedente establecido por la Convención Única. 47. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), explicando el voto afirmativo de su delegación, precisa que la delegación británica no interpreta las palabras « o que se les hayan pedido... » en función del artículo 15 de la Convención Única, sino que a su juicio la interpetación que se les atribuya dependerá del texto del artículo 14 que en última instancia se apruebe. 48. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) declara que su delegación ha votado en favor del artículo 15 en la inteligencia de que las palabras « o que se les hayan pedido » se utilizarán en el mismo sentido que en el artículo 15 de la Convención Única e independientemente del artículo 14 del presente proyecto de Protocolo. Por otra parte, en cuanto a la distribución de los informes de la JIFE, la delegación soviética entiende que en primer lugar las Partes deben transmitir los infor12.a sesión plenaria — 8 de febrero de 1971 mes a la JIFE, acompañados de sus observaciones, y sólo cuando dichas observaciones se hayan tenido en consideración podrán publicarse los informes. Por otra parte, corresponde a la Comisión de Estupefacientes transmitir esos informes al Consejo Económico y Social, de conformidad con el procedimiento previsto por el Consejo para dicha Comisión. 49. El Sr. CHENG (China*) precisa que su delegación ha votado en favor del artículo 15 en la inteligencia de que las palabras « o que se les hayan pedido » deben interpretarse únicamente según el sentido que se les atribuya en los demás artículos del presente Protocolo, en particular el artículo 14, y no en función de otro instrumento internacional que no se refiere a las sustancias sicotrópicas. 50. El Sr. ANAND (India) declara que su delegación interpreta el verbo «pedir» del mismo modo que en el artículo 15 de la Convención Única. A su juicio, esta palabra no está vinculada en modo alguno al artículo 14 del proyecto de Protocolo. ARTÍCULO 16 (MEDIDAS CONTRA EL USO INDEBIDO DE SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS) (reanudación de los trabajos de la sexta sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.2) Por unanimidad, queda aprobado el artículo 16 (E¡ CONF.58/L.4/Add.2). ARTÍCULO 17 (LUCHA CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO) (reanudación de los trabajos déla octava sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.2) 51. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, señala a la atención de la Conferencia la nota de pie de página correspondiente al apartado b del artículo 17, en la que se dice que el Comité de Redacción se reservó su opinión sobre el lugar en que debe incluirse la cláusula de este apartado que empieza por «y en particular», hasta después de examinar el texto del artículo 14. 52. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) comunica a la Conferencia que su delegación transmitirá a la Secretaría modificaciones de forma que afectan únicamente a la versión rusa del artículo 17. Por unanimidad, queda aprobado el artículo 17 (E¡ CONF.58/L.4/Add.2), con la reserva formulada por el Comité de Redacción. ARTÍCULO 18 (DISPOSICIONES PENALES) (reanudación de los trabajos de la novena sesión) fE/CONF.58/L.4/Add.2) 53. El Sr. SHEEN (Australia) pide que el examen del artículo 18 se aplace hasta la sesión de tarde a fin de dar tiempo a las delegaciones para examinar las modificaciones de forma bastante numerosas, introducidas por el Comité de Redacción. Por 21 votos contra 10 y 18 abstenciones, queda aprobada la moción de aplazamiento del debate. Se levanta la sesión a las 12.20 horas. * Véase la nota preliminar. 45 12.a SESIÓN PLENARIA Lunes 8 de febrero de 1971, a las 14.40 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo HT) ARTÍCULO 18 (DISPOSICIONES PENALES) (conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.2) 1. El Sr. SHEEN (Australia), volviendo sobre una cuestión que ha planteado en la 11.a sesión, pide algunas explicaciones respecto del nuevo texto del apartado a del párrafo 1, para que su delegación se cerciore de que no se ha modificado el fondo del apartado primitivo. 2. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, explica que el texto primitivo del párrafo 1 se basaba en el párrafo correspondiente del artículo 36 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Sin embargo, se criticó dicho texto por considerarlo innecesariamente recargado; la propia delegación de Yugoslavia, aunque en principio era partidaria de atenerse al texto de la Convención Única, acabó aceptando esta opinión. Por consiguiente, el Comité de Redacción pidió al Asesor Jurídico de la Conferencia que le ayudara a preparar un texto más adecuado, que en modo alguno alterase el fondo. El Comité ha aceptado por unanimidad el texto que actualmente se presenta a la Conferencia. 3. El Sr. TORRES GONZÁLEZ (España) dice que, para ajustar el texto español al inglés, es necesario sustituir en el apartado a del párrafo 1 las palabras « hecho punible » por la palabra « delito ». En el inciso ii) del apartado a del párrafo 2, la palabra «delitos», que aparece en tres ocasiones, debe sustituirse por las palabras « hechos punibles » únicamente en las dos primeras. 4. El PRESIDENTE dice que la secretaría tomará nota de dichas modificaciones en el texto español. 5. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) expresa su conformidad con las modificaciones de forma sugeridas por el representante de España, que no afectan al fondo. Por otra parte, señala el círculo vicioso que supone el intento de aprobar el artículo 18, que se ocupa de las disposiciones penales, cuando todavía no se ha establecido definitivamente ni el texto del artículo 4 ni la composición de las diversas Listas. Se está disponiendo que se sancionen como delitos actos que todavía no han sido definidos claramente. 6. El Sr. KIRCA (Turquía) sugiere que, en el apartado a del párrafo 1, se sustituyan las palabras « contrario a cualquier ley o reglamento » por « contrario a su legislación nacional». En su propio país, habría alguna dificultad en considerar como hecho punible un acto que tan sólo infringiese un reglamento. Considera que, en muchos países, la modificación que ha sugerido facilitará a los parlamentos respectivos la aprobación del artículo 18. 46 Actas resumidas de las sesiones plenarias 7. El Sr. SHEEN (Australia) desearía aún que el Asesor Jurídico le hiciera algunas aclaraciones. No ve cómo en el nuevo texto se establece la punibilidad de actos tales como las ofertas de venta y el corretaje, que aparecen mencionados en el texto primitivo del párrafo 1. 8. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que el Comité de Redacción consideró que probablemente la larga enumeración de actos que figuraba en la versión primitiva del párrafo 1 no sería muy útil a los gobiernos. Dicha lista no era exhaustiva, toda vez que iba seguida de la fórmula « o cualesquier otros actos que en opinión de la Parte puedan efectuarse en infracción de las disposiciones del presente Protocolo ». Por consiguiente, puede prescindirse de dicha enumeración sin mayor perjuicio. Es más, únicamente se imponía a las Partes la obligación de considerar como delitos tales actos si, en su opinión, no eran « conformes a las disposiciones de este Protocolo ». 9. Las ofertas de venta parecen quedar comprendidas en las disposiciones del inciso ii) del apartado a del párrafo 2, que se refiere a «la confabulación para cometer cualquiera de esos delitos, así como la tentativa de cometerlos ». Las ofertas de venta, si no son conformes a las disposiciones del Protocolo, constituirán por lo menos una tentativa de delito. 10. Se ha introducido otra modificación en el texto del artículo 18. En el texto primitivo, que seguía a este respecto la disposición correspondiente de la Convención Única, se utilizaba la fórmula « no conformes a las disposiciones de este Protocolo». De hecho, jamás se tuvo el propósito de que las disposiciones del Protocolo tuvieran fuerza ejecutiva en sí mismas, extremo que se ha puesto en claro en el párrafo 5, que dice que los correspondientes delitos «han de ser definidos, perseguidos y sancionados» de conformidad con la legislación nacional de la Parte interesada. Por esta razón, el Comité de Redacción ha sustituido la fórmula «no conforme a las disposiciones de este Protocolo » por la expresión «contrario a cualquier ley o reglamento que se adopten en cumplimiento de las obligaciones impuestas por este Protocolo». 11. El Sr. SHEEN (Australia) agradece al Asesor Jurídico la explicación que acaba de dar. Aunque debe reconocerse que la Lista primitiva era algo compleja, su delegación consideraba, no obstante, que podría constituir una orientación útil. 12. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que a él también le había suscitado dudas en un principio el hecho de desviarse del texto de la Convención Única, pero, tras una lectura cuidadosa, considera que el nuevo texto representa una mejora. 13. La importante disposición que figura al comienzo del párrafo 2, « A reserva de las limitaciones que imponga la Constitución respectiva, el régimen jurídico y la legislación nacional de cada una de las Partes », supone que las leyes nacionales que deban promulgarse de conformidad con el artículo 18 estarán subordinadas a las disposiciones de la Constitución de la Parte interesada. 14. La disposición contenida en el párrafo 5 del artículo 18 recoge muy bien el carácter fundamentalmente territorial del derecho penal, al poner en claro que es la legislación nacional de la Parte interesada la que debe definir cada delito, establecer un procedimiento para su persecución y determinar la pena aplicable. 15. La versión española del artículo 18 requiere algunos ajustes para acomodarla al inglés, y sugiere que las delegaciones de habla española preparen el texto español definitivo en consulta con la secretaría. 16. El PRESIDENTE dice que el procedimiento sugerido es aceptable. 17. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que, en el inciso iv) del apartado a del párrafo 2 del texto ruso, se ha traducido la palabra « Parte » como « país ». Sugiere que se ajuste el texto ruso al inglés. 18. Asimismo, sugiere que en todas las versiones del artículo 18 en los distintos idiomas se hagan más claros los reenvíos a los párrafos 1 y 2 de dicho artículo, insertando las palabras « del presente artículo », como se ha hecho en el párrafo 3. 19. El PRESIDENTE señala que en la técnica jurídica moderna no es habitual insertar dichas palabras: debe entenderse que la mención del párrafo 1 (o 2) constituye una clara referencia al párrafo 1 (o 2) del presente artículo. 20. La secretaría consultará a la delegación de la URSS sobre todas las cuestiones idiomáticas relativas al texto ruso. 21. El Sr. ANAND (India) dice que el apartado b del párrafo 1 parece establecer una distinción entre las palabras « declararlas culpables » y « sancionarlas ». En consecuencia, sugiere que se amplíen las palabras « o además de sancionarlas » para que digan « o además de declararlas culpables o de sancionarlas». De este modo, quedaría claro que, en los casos en que se declara culpable a una persona también es posible prever medidas de tratamiento, educación, postratamiento, rehabilitación y readaptación social. En la redacción actual del texto, parece que se puede recurrir a tales medidas en sustitución de la pena o además de ésta, pero no cuando se ha « declarado culpable » al delincuente sin que se le haya impuesto una « sanción ». 22. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, considera que el texto aprobado por dicho Comité no da lugar a confusión. 23. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) está de acuerdo. 24. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que en todo el artículo 18 se utiliza, en la versión inglesa, el término « offerice », excepto en el apartado b del párrafo 2, en cuya segunda línea se hace referencia a los «extradition crimes». Tal vez sería preferible utilizar en todos los casos el término « crime ». 25. El PRESIDENTE señala que se ha decidido concretamente utilizar en el apartado b del párrafo 2 la expresión « extradition crime », debido a que figura ya en la Convención Única, aunque la expresión más usual sea la de « extraditable offence». No se han adoptado decisiones concretas sobre la terminología que debe utilizarse en otras partes. 12.a sesión plenaria — 8 de febrero de 1971 47 26. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que se ha tomado la decisión de utilizar la expresión « extradition crime » en la versión inglesa del apartado b del párrafo 2 por razones especiales, ya que, por lo regular, la extradición sólo es posible para los casos graves y la palabra « crimes » se ha utilizado con objeto de asimilar las infracciones a esos casos graves. En otras partes, se ha utilizado la palabra « offence », porque corresponde a la terminología inglesa habitual. La palabra « offence » es más amplia que « crime », que en muchos sistemas jurídicos se aplica únicamente a las transgresiones más graves de derecho penal. 27. El uso de la palabra « offence » se ajusta al texto del correspondiente artículo 36 de la Convención Única. Es sumamente importante que en cada idioma se utilice la misma palabra en todo el artículo 18, al menos en otras partes que no sean el apartado b del párrafo 2, pues de otra forma será muy difícil aplicar sus disposiciones. 28. El Dr. JENNINGS (Irlanda) dice que la expresión «todo acto», utilizada en el apartado a del párrafo 1, que es más amplia que el texto del proyecto primitivo, puede resultar demasiado lata. Espera que no exista el propósito de mermar la libertad de palabra, por ejemplo. 29. Sugiere que la cuestión planteada por el representante de la India se resuelva sustituyendo las palabras « además de sancionarlas » por las palabras « además de ello ». 30. El Sr. ANAND (India) acepta esta sugerencia. 31. El PRESIDENTE dice que si se considera que esta sugerencia es puramente de estilo, puede remitirse al Comité de Redacción. 32. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, dice que este Comité ha adoptado ya una decisión sobre el artículo 18 ; incumbe ahora a la Conferencia examinar cualquier enmienda que se proponga. 33. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) opina, como miembro del Comité de Redacción, que la modificación sugerida no constituye una mejora. 34. El PRESIDENTE advierte que no se ha propuesto oficialmente enmienda alguna al artículo 18. Por consiguiente, somete a votación el texto de dicho artículo tal como ha sido propuesto por el Comité de Redacción. Por 50 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el artículo 18 (EjCONF.58¡L.4fAdd.2). 35. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, señala las dos notas de pie de página relativas a los párrafos 4 y 5 del artículo 18. 36. El PRESIDENTE explica que la Conferencia acaba de aprobar el artículo 18 con las palabras «legislación nacional» utilizadas conforme se indica en dichas notas. ARTÍCULO 19 (APLICACIÓN DE MEDIDAS NACIONALES DE FISCALIZACIÓN MÁS ESTRICTAS QUE LAS ESTABLECIDAS POR ESTE PROTOCOLO) (reanudación de los trabajos de la décima sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.2) 37. El PRESIDENTE dice que la Conferencia ha aprobado ya el artículo 19 en su décima sesión, y tiene actualmente ante sí el texto preparado por el Comité de Redacción de conformidad con dicha decisión (E/CONF.58/L.4/Add.2). 38. El Sr. BARONA LOBATO (México) recuerda a la Conferencia que ésta ha aprobado el texto actual del artículo 19 casi por unanimidad. No considera que haya necesidad alguna de añadir a dicho texto las palabras « sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo 3» como han propuesto algunas delegaciones, y sobre cuya propuesta ha llamado la atención el Comité de Redacción en una nota de pie de página. Las diversas disposiciones de cualquier instrumento jurídico se interpretan siempre en relación unas con otras y no aisladamente. Por consiguiente, es innecesario añadir la disposición sugerida. Si se desea incluirla, debe colocarse al final del párrafo y no al principio. 39. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación no es partidaria de que se incluyan esas nuevas palabras, que se interpretarán en el sentido de que limitan la libertad de una Parte para adoptar medidas de fiscalización más estrictas. En su opinión, son más bien las disposiciones del artículo 3 las que deben subordinarse a las del artículo 19. 40. Hace observar que, en la versión inglesa, la palabra «Party» está en singular, mientras que en la versión rusa está en plural. 41. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que dicha palabra está en singular en el artículo correspondiente de la Convención Única, que es el artículo 39. En inglés, no existe diferencia de fondo, ya sea que se utilice el singular o el plural. 42. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) dice que prefiere el texto del Comité de Redacción. Si se coloca en plural la palabra « Party », podría interpretarse erróneamente en el sentido de que las Partes deben combinar sus esfuerzos de algún modo; de hecho, la intención es la de que cada Parte se encuentre en libertad para adoptar medidas más estrictas. 43. La adición que se propone de las palabras «sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo 3 » no introduce diferencia alguna en derecho; se trata puramente de una cuestión de forma. El artículo 19 debe estar subordinado necesariamente a las disposiciones obligatorias del párrafo 1 del artículo 3. Según los principios elementales de la interpretación, se deduce que las disposiciones del artículo 19 están subordinadas a las del párrafo 1 del artículo 3. 44. El Dr. MABILEAU (Francia) sugiere que, en el texto francés, se sustituyan las palabras « Les Parties pourront» por « Une Partie pourra », para ajustar dicho texto al inglés. 45. El PRESIDENTE dice que la secretaría tendrá presente este extremo. 46. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que si la Conferencia aprueba el artículo 19 en su redacción actual, tal decisión exigirá que se introduzcan las modificaciones consiguientes en el párrafo 1 del artículo 3, para que las disposiciones de este último párrafo queden subordinadas a las del artículo 19. 48 Actas resumidas de las sesiones plenarias 47. El PRESIDENTE sugiere que la Conferencia vote sobre el texto del artículo 19 en su redacción actual, sin incluir las palabras adicionales mencionadas en la nota de pie de página. Así queda acordado. Por unanimidad, queda aprobado el articulo 19 (Ef CONF.58(L.4/Add.2). ARTÍCULO 3 (OTRAS DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS AL ALCANCE DE LA FISCALIZACIÓN) (E/CONF.58/L.4/Add.2, E/CONF.58/L.19) 48. El Sr. TALIANI (Italia) dice que el objeto de la enmienda propuesta por su delegación es colmar una importante laguna en el texto actual del párrafo 3 del artículo 3, que no especifica que las sustancias sicotrópicas deben utilizarse únicamente para la captura de animales y que no deben ser administradas a animales destinados a la alimentación humana durante su agrupamiento y transporte a los mataderos. No se trata de una cuestión teórica: en los piensos se mezclan importantes cantidades de barbitúricos y meprobamatos y, si se deja inalterado el texto del párrafo 3, harían uso de considerables cantidades de sustancias sicotrópicas personas que tal vez sean expertas en la cría de ganado, pero que poco saben de los peligros que dichas sustancias acarrean en el aspecto sanitario. La aplicación de medidas de fiscalización en el caso de tales prácticas será imposible. 49. Las sustancias sicotrópicas habitualmente utilizadas en alimentos para ganado pueden recuperarse a menudo con facilidad, y ni siquiera se amalgaman químicamente con el pienso. 50. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia) está plenamente de acuerdo con el principio que informa la enmienda de Italia, pero considera que no va suficientemente lejos. Antes de sacrificar a cualquier animal al que se hayan administrado sustancias sicotrópicas, debe dejarse que transcurra cierto tiempo y posiblemente someter al animal a inspección veterinaria, para cerciorarse de que no existe peligro de que contenga esas sustancias. La leche puede quedar contaminada del mismo modo que la carne. 51. Quizás no fuese apropiado incluir en el proyecto de Protocolo una disposición detallada sobre esta cuestión. La Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius sería el órgano adecuado para formular una declaración de intenciones. 52. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, dice que el Comité que él preside ha sido informado por el representante del Reino Unido de que la palabra « animales », que finalmente se decidió utilizar en el párrafo 3, incluiría a los animales domésticos y a los salvajes, pero no a los peces ni a los pájaros. 53. El Sr. GATTI (Santa Sede) dice que, hablando en calidad de técnico, apoya la enmienda de Italia. Sería muy peligroso para los seres humanos que ciertas sustancias sicotrópicas se administrasen a animales sacrificados con destino al consumo humano. 54. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que el texto mejoraría si la palabra «animales», en el párrafo 3, fuese acompañada del adjetivo « salvajes ». 55. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que, habiéndose aprobado ya el artículo 19, desea proponer una enmienda de forma al párrafo 1 del artículo 3, consistente en sustituir las palabras « No obstante las disposiciones de este Protocolo » por las palabras « Teniendo en cuenta las disposiciones del artículo 19 de este Protocolo ». 56. El PRESIDENTE propone que, como la enmienda es muy clara, se haga una excepción a la regla de las 24 horas para la presentación de enmiendas. Así queda acordado. 57. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (togo) apoya la enmienda de Italia. Hay que evitar que al quedar una laguna en el Protocolo, puedan darse casos de ingestión de sustancias sicotrópicas a través de la carne contaminada. 58. La enmienda de la URSS es evidentemente aceptable, ya que las Partes tienen derecho, sin duda alguna, a aplicar medidas más estrictas de fiscalización. 59. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) señala a la atención de los presentes las disposiciones del artículo 4: el párrafo 3 del artículo 3 parece contemplar un uso de sustancias sicotrópicas que no es ni médico ni científico. 60. El Sr. BARONA LOBATO (México) encuentra aceptables las enmiendas de la URSS y de Italia. 61. Propone que en la primera frase del párrafo 2 se supriman las palabras « usadas indebidamente ni», que son redundantes, porque si una sustancia no puede ser recuperada, tampoco puede ser usada indebidamente. 62. El PRESIDENTE propone que se admita la presentación de la enmienda de México, en atención a su sencillez. 63. El Sr. KIRCA (Turquía) no se opone a la enmienda de la URSS, pero considera que debería mantenerse también la frase inicial del párrafo 1, «No obstante las disposiciones de este Protocolo ». 64. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su oposición a la enmienda de México se debe a que pueden darse casos en que una sustancia sicotrópica no sea recuperable, y, sin embargo, se preste a uso indebido. 65. No tiene ninguna objeción que formular a la enmienda de Italia. 66. El Sr. STEWART (Reino Unido) sugiere que el objetivo de la enmienda de la URSS podría alcanzarse sustituyendo la palabra «permitirán», en la primera línea del párrafo 1, por las palabras « podrán permitir ». De este modo cualquiera de las Partes podrá aplicar un régimen más estricto a los viajeros internacionales y prohibirles el transporte de pequeñas cantidades de preparados que contengan sustancias sicotrópicas. 67. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que el texto de la primera frase del párrafo 2 ha sido estudiado detenidamente por el Comité de Redacción y no debe modificarse. 68. Prefiere la enmienda del Reino Unido a la propuesta por el representante de la URSS. 12.a sesión plenaria — 8 de febrero de 1971 49 69. Refiriéndose a la nota de pie de página del párrafo 3, dice que la inserción de las palabras « distintas de las de la Lista I » constituiría indudablemente un cambio de fondo. 70. El Sr. ANAND (India) no está seguro de cuál sea la finalidad verdadera de la enmienda de Italia. Quizá debe dejarse a los gobiernos que hagan frente al problema de la contaminación de los alimentos del modo que estimen conveniente. 71. A juicio del Sr. CHAPMAN (Canadá), la expresión « No obstante las disposiciones de este Protocolo » es suficientemente amplia y no hace falta insertar ninguna frase relativa a la necesidad de tener en cuenta el artículo 19. 72. No puede apoyar la enmienda del Reino Unido porque a la disposición del párrafo 1 se le ha dado carácter obligatorio deliberadamente. 73. Coincide con el representante de la URSS en que deben mantenerse las palabras « ser usadas indebidamente » del párrafo 2, porque una sustancia que no pueda recuperarse, puede, no obstante, ser usada indebidamente mezclándola con otras sustancias. 74. Refiriéndose a la enmienda de Italia, el orador dice que no debe permitirse que la carne, la leche, los huevos u otros productos alimenticios contengan residuos de sustancias sicotrópicas o de otra droga cualquiera. Las autoridades sanitarias de muchos países son conscientes del problema y están tratando de reducirlo al mínimo. Como indicó el representante de Nueva Zelandia, en el caso de los animales a los que se les han suministrado sustancias sicotrópicas debe dejarse que transcurra un período prudencial para dar tiempo a que las sustancias desaparezcan. Esta cuestión es de la incumbencia de las autoridades sanitarias ; no es necesario redactar un texto más concreto que el del párrafo 3 del Comité de Redacción. 75. El Sr. TALINI (Italia) cree que el párrafo 1 no ha de cambiarse ; si la disposición se hace facultativa en vez de obligatoria, habrá una confusión y los viajeros internacionales no sabrán si tienen derecho o no a transportar pequeñas cantidades de preparados que contengan sustancias sicotrópicas. Si se aprueba la enmienda de la URSS y se supeditan las disposiciones del párrafo 1 a las del artículo 19, igual se podría prescindir por completo de ese párrafo. 76. La principal razón que ha movido a su delegación a presentar la enmienda no es tanto la posibilidad de contaminación de los alimentos como el peligro que supone permitir que se distribuyan cantidades considerables de sustancias sicotrópicas a los ganaderos. Dicha medida sería paradójica, teniendo en cuenta los estrictos controles que se imponen a la distribución a los farmacéuticos. Además costaría mucho imponer un control efectivo en el caso de los ganaderos de regiones distantes, donde la inspección no sería fácil. 77. El Sr. KOCH (Dinamarca) no puede aceptar la enmienda propuesta por la delegación de Italia al párrafo 3 por tres razones. En primer lugar, el texto es muy vago y es difícil deducir qué consecuencias prácticas tendría la propuesta. En segundo lugar, la disposición podría interpretarse como un medio de prevenir la contaminación de alimentos, aunque ésta no sea su finalidad, y la prevención de la contaminación de alimentos no es materia que incumba a la presente Conferencia. En tercer lugar, esta disposición podría atentar al derecho de los veterinarios a utilizar sustancias sicotrópicas del modo que estimen necesario. La Conferencia ha procurado no atentar al derecho de los médicos a utilizar esas sustancias para el tratamiento de sus pacientes y no debe adoptar ninguna medida que menoscabe el derecho de los veterinarios a hacer lo mismo. 78. El Dr. OLGUÍN (Argentina) apoya la enmienda del Reino Unido al párrafo 1. No es partidario de que los gobiernos estén obligados a permitir que los viajeros internacionales transporten pequeñas cantidades de preparados que contengan sustancias sicotrópicas en todas las circunstancias; el estado de salud de la persona, la duración de su viaje y la distancia a que se halle el país al que se propone ir son otros tantos factores que deben tenerse en cuenta antes de conceder la autorización. 79. El orador conviene en que se ha de hacer lo posible para asegurar que la carne o la leche destinada al consumo humano no contengan residuos de sustancias sicotrópicas. Pero mucho más importante que esa posibilidad son las cantidades de sustancias que deberán ser puestas a disposición de quienes han de emplearlas a los fines propuestos y las posibilidades de desviación que podrían facilitarse de este modo. Al no existir una disposición relativa a este problema, habría una posibilidad de uso indebido. 80. El Sr. GATTI (Santa Sede) dice que, si bien es cierto que la contaminación de los alimentos por residuos de drogas es de la incumbencia de las autoridades sanitarias nacionales, no hay que olvidar que las dosis de drogas para animales se calculan en gramos, mientras que las destinadas a seres humanos se calculan en miligramos. Se trata de grandes cantidades de sustancias que pueden ser utilizadas por personas que desconocen sus peligros; esas personas podrían permitir inocentemente que esas sustancias fueran objeto de tráfico ilícito. Si no se incluye en el Protocolo una disposición en el mismo sentido que la propuesta por Italia, este sector quedará fuera del ámbito de la fiscalización de las sustancias sicotrópicas. 81. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que está de acuerdo, en general, con la enmienda de la URSS al párrafo 1, que permitiría a las Partes aplicar a los viajeros medidas de fiscalización más estrictas que las previstas en la actualidad. Su Gobierno desea estar facultado para prohibir el transporte de cualquier sustancia sicotrópica, incluso en pequeñas cantidades, si se considera que dicha sustancia es un peligro para la salud pública en los Estados Unidos de América. A su modo de ver, hay una cierta incompatibilidad entre la frase inicial del párrafo 1 en su versión actual y la frase que propone como sustitución el representante de la URSS, y por lo tanto no puede aceptar que se mantengan ambas frases, como ha propuesto el representante de Turquía. No tiene nada concreto que objetar a que se sustituya la palabra « permitirán » por « podrán permitir ». 50 Actas resumidas de las sesiones plenarias 82. Está de acuerdo con el representante de Francia en que deben mantenerse las palabras «usadas indebidamente » en el párrafo 2. 83. No puede aceptar la enmienda de Italia al párrafo 3. Si su objetivo es evitar la desviación de sustancias, no surtiría efecto alguno por cuanto la desviación tiene lugar antes del uso. Si, en cambio, su finalidad es evitar la contaminación de los alimentos, la cuestión en este caso ya no incumbe a la presente Conferencia, conforme ha dicho el representante de Dinamarca. 84. El Sr. HUYGHE (Luxemburgo) es partidario del texto del párrafo 1 en su forma actual; hay que admitir que algunos viajeros pueden verse en la necesidad de llevar consigo algunas medicinas. Apoya también el texto del párrafo 2 en su forma actual. En cuanto al párrafo 3, estima que los temores del representante de Italia no están justificados; el uso de sustancias sicotrópicas sólo se permitiría a « personas expresamente autorizadas para ello por las autoridades competentes », y la cuestión del uso indebido no debería plantearse. Él empleo de sustancias sicotrópicas antes de sacrificar a los animales destinados al consumo humano debe quedar sujeta a códigos alimentarios. 85. El Dr. THOMAS (Liberia) puede aceptar el artículo 3 en su forma actual. En cuanto al párrafo 3, el orador está convencido de que las autoridades sanitarias nacionales harán de modo que la fiscalización del uso de sustancias sicotrópicas se efectúe de conformidad con las disposiciones del Protocolo. 86. U HLA OO (Birmania) apoya la enmienda de la URSS y también la sustitución de la palabra « permitirán » por « podrán permitir », propuesta por el representante del Reino Unido. Aunque el objetivo de la disposición es dar facilidades a los viajeros, hay que evitar que a consecuencia de ello haya desviaciones de sustancias sicotrópicas al tráfico ilícito. 87. El Sr. SHEEN (Australia) prefiere la enmienda del Reino Unido al párrafo 1 a la propuesta por la URSS, porque es más sencilla. No podría aceptar la enmienda del representante de México al párrafo 2. Comprende las razones de la enmienda propuesta por el representante de Italia al párrafo 3, pero cree que va demasiado lejos. 88. El Sr. KIRCA (Turquía) desea retirar la propuesta que formuló anteriormente respecto del párrafo 1. Apoya le enmienda de la URSS a dicho párrafo y también la sustitución de la palabra « permitirán » por las palabras « podrán permitir ». 89. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que, si al principio del párrafo 1 se insertaran las palabras que propuso, podría aceptar la sustitución de «permitirán» por «podrán permitir». Estima que debería definirse el término « viajero internacional», que incluye a las personas que viajan en comisión de servicio, las personas que viajan para asuntos particulares y los turistas. 90. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que con ánimo de cooperación y para facilitar la labor de la Conferencia retira la enmienda que ha propuesto al párrafo 2. 91. El Sr. OBERMAYER (Austria) es partidario de mantener el párrafo 1 en su forma actual. Ha de indicarse con claridad que las Partes deberán permitir que los viajeros internacionales transporten pequeñas cantidades de preparados que contengan sustancias sicotrópicas si las necesitan para su uso personal. 92. El PRESIDENTE propone que la enmienda del Reino Unido se considere separadamente de la propuesta por la URSS. Así queda acordado. 93. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) señala a la atención de los presentes la nota de pie de página relativa al párrafo 3, respecto de la cual la Conferencia debe tomar una decisión. 94. El PRESIDENTE dice que las notas de pie de página se incluyen en los informes para que la Conferencia las examine, pero que no se ha presentado una propuesta de adición de las palabras mencionadas en la nota al párrafo 3 y que ahora es demasiado tarde para admitir una enmienda. Por 32 votos contra 16 y 7 abstenciones, queda aprobada la propuesta de la URSS de sustituir la frase inicial del párrafo 1 por las palabras « Teniendo en cuenta las disposiciones del articulo 19 de este Protocolo ». Por 35 votos contra 13 y 7 abstenciones, queda aprobada la propuesta del Reino Unido de sustituir en el párrafo 1 la palabra «permitirán» por las palabras «podrán permitir ». Por 23 votos contra 15y 16 abstenciones, queda rechazada la enmienda de Italia al párrafo 3 (E/CONF.58/L.19). Por 49 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobado el artículo 3 en su totalidad, en su forma enmendada (E/CONF.58/L.4/Add.2). 95. El PRESIDENTE dice que el artículo 3 se remitirá al Comité de Redacción, que lo someterá de nuevo en sesión plenaria para su aprobación final. Se levanta la sesión a las 17.55 horas. 13.a SESIÓN PLENARIA Miércoles 10 de febrero de 1971, a las 17.30 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) (E/4785, capítulo FU) ARTÍCULO 3 (OTRAS DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS AL ALCANCE DE LA FISCALIZACIÓN) (conclusión) (E/C0NF.58/L.4/Add.3) 1. El PRESIDENTE dice que la Conferencia ha aprobado ya el artículo 3 en su 12.a sesión ; actualmente tiene a la vista el texto del Comité de Redacción preparado de conformidad con esta decisión (E/C0NF.58/L.4/Add.3), 13.a sesión plenaria — 10 de febrero de 1971 51 2. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, recuerda que la Conferencia, en su 12.a sesión había aprobado la propuesta de sustituir la frase inicial del texto original «No obstante las disposiciones de este Protocolo » por las palabras « Teniendo en cuenta las disposiciones del artículo 19 de este Protocolo ». En la misma sesión, sin embargo, la Conferencia aprobó también la propuesta de sustituir en la primera frase la palabra « permitirán » por las palabras « podrán permitir ». 3. El Comité de Redacción llegó a la conclusión unánime de que el cambio de « permitirán » por « podrán permitir » hacía innecesaria la referencia al artículo 19. En consecuencia, decidió comenzar el artículo 3 con la siguiente frase : « Respecto de las sustancias sicotrópicas distintas de las de la Lista I , las Partes podrán permitir: ». Esta frase va seguida de los tres apartados a, b y c, que contienen lo esencial de los párrafos 1 a 3 de la versión anterior del artículo 3 (E/CONF.58/L.4/Add.2). 4. En el apartado c, la frase final anterior « autorizadas para ello por las autoridades competentes », se ha sustituido por la frase, más larga y más explícita, « autorizadas por las autoridades competentes para usar esas sustancias con ese fin ». 5. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que el nuevo texto presentado por el Comité de Redacción representa una gran mejora sobre el texto anterior y puede ser aceptado por su delegación sin dificultad. 6. U HLA OO (Birmania) sugiere que en el apartado a del texto inglés la palabra « carriage » se sustituya por una más adecuada. 7. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que la dificultad podría resolverse sustituyendo « carriage» por « carrying». 8. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, dice que esta cuestión no se ha discutido en el Comité de Redacción ; ninguna de las delegaciones de habla inglesa representadas en dicho Comité planteó el problema. 9. El PRESIDENTE dice que la secretaría tendrá en cuenta esta cuestión idiomática al redactarse el texto definitivo. 10. El Dr. THOMAS (Liberia) dice que su delegación está plenamente de acuerdo con el texto del artículo 3 presentado actualmente por el Comité de Redacción. Por 56 votos contra uno, queda aprobado el artículo 3 (E¡CONF.58fLA¡Add.3 ) . ARTÍCULO 4 (LIMITACIÓN DEL USO A LOS FINES MÉDICOS Y CIENTÍFICOS) (E/CONF.58/L.4/Add.3) 11. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, explica que en el artículo 4 sólo se han hecho cambios de estilo. 12. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que, al menos en el texto ruso, la frase final del párrafo 3 « si no es con autorización legal» difiere de la fórmula utilizada en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes con la misma finalidad. 13. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) pide que se someta a votación por separado la frase final del párrafo 2: «teniendo en cuenta las necesidades del desenvolvimiento normal del mercado en la medida en que se autorice el comercio de esas sustancias ». Su delegación ha llegado a la conclusión de que, realmente, esta frase carece de sentido. 14. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) propone que se somentan a votación por separado las palabras « y IV » en los párrafos 2 y 3. Por las razones ya indicadas en los debates anteriores, su delegación estima que el Protocolo no debe abarcar las sustancias de la Lista IV. 15. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que la delegación de la República Federal de Alemania pedirá sin duda que se sometan a votación por separado todas las referencias a la Lista IV en todo el Protocolo. Lo que se pretende con ello, claramente, es debilitar el Protocolo invocando la norma de la mayoría de dos tercios. Si se acepta la moción de división, pedirá que se proceda a votación nominal sobre las palabras que hayan sido objeto de votación por separado. 16. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que la votación por separado en cuestión significaría que si un tercio de las delegaciones, más una, desea suprimir la referencia a la Lista IV, podría imponer su opinión a la mayoría. Por consiguiente, se opone formalmente a la moción de división. 17. El Sr. KIRCA (Turquía) y el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) se oponen a la moción. Por 25 votos contra 18 y 16 abstenciones, queda rechazada la moción de la República Federal de Alemania. 18. El PRESIDENTE dice que, puesto que no se han hecho objeciones a la otra moción de división, formulada por la delegación del Reino Unido, someterá a votación por separado la frase final del párrafo 2. Por 30 votos contra 14 y 11 abstenciones, queda decidido que se suprimirá la frase final del párrafo 2, « teniendo en cuenta las necesidades del desenvolvimiento normal del mercado en la medida en que se autorice el comercio de esas sustancias ». Por 51 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobado el artículo 4 en su totalidad, en su forma enmendada (EICONF.58/L.4/Add.3). ARTÍCULO 12 (PROHIBICIÓN Y RESTRICCIONES A LA IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN DE SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS) (E/CONF.58/L.4/Add.3) 19. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a examinar el texto de artículo 12 presentado por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.3) después de haber sido aprobado dicho artículo por el Comité de Medidas de Fiscalización (23.a sesión). 20. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, explica que en relación con el artículo 12 sólo se han planteado cuestiones de estilo. 21. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que desea señalar un aspecto inadvertido del artículo 12, que no ha mencionado hasta ahora durante los debates sobre este artículo. 52 Actas resumidas de las sesiones plenarias 22. Su delegación ha votado a favor del artículo 12 en el Comité de Medidas de Fiscalización en la inteligencia de que sus disposiciones no se aplicarán en forma discriminatoria. Las disposiciones del párrafo 1 del artículo 12 permiten a una Parte prohibir la importación de una sustancia de las Listas I I , I I I o IV. Se pide a la Parte que en su notificación a las demás Partes, que se hará por conducto del Secretario General, especifique la sustancia de que se trate. 23. Su delegación ha entendido que toda Parte que actúe de conformidad con el párrafo 1 tendrá que especificar la sustancia prohibida indicando no su nombre comercial, sino su denominación común. Sin embargo, con posterioridad a la aprobación del artículo 12 por el Comité de Medidas de Fiscalización, se ha informado a su delegación de que en ciertos sectores se cree que una Parte puede dar el nombre comercial de una sustancia al prohibir su importación, lo que supone una discriminación a favor de otros nombres comerciales de la misma sustancia. 24. Si se aplican de ese modo las disposiciones del párrafo 1, resultará posible prohibir la importación de una sustancia bajo un nombre comercial y permitirla bajo cualquier otro, con lo que se favorecerá a algunos fabricantes frente a un competidor, posiblemente del mismo país exportador. Desea conocer la opinión del Asesor Jurídico de la Conferencia sobre este punto. Si existe alguna posibilidad de aplicar con este carácter discriminatorio las disposiciones del párrafo 1, su delegación tendrá que presentar una enmienda en el sentido de que toda Parte que, de conformidad con el párrafo 1, prohiba la exportación de una sustancia, deberá especificar la sustancia en su notificación utilizando el nombre con el que aparece en la Lista correspondiente. 25. El Sr. CHENG (China*) indica que la cuarta palabra de la versión inglesa del párrafo 1 debe ser « notify » en vez de « inform ». 26. El PRESIDENTE dice que se tomará nota del error. 27. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación comparte la preocupación de la delegación de los Estados Unidos de que la disposición del párrafo 1 dé lugar a prácticas discriminatorias. Al votar a favor del párrafo, su delegación lo hizo en la inteligencia de que se notificaría a todas las Partes en el Protocolo que está prohibida la importación en un país de cualquiera de las sustancias en cuestión, que la prohibición de importar es total y que la disposición no se aplicará con fines discriminatorios. 28. Quizá sea posible incluir en el párrafo 1 la expresión «en general» delante de las palabras «prohibe la importación ». 29. El Dr. BOLCS (Hungría) dice que deben protegerse los intereses de los países que desean importar sustancias, pero la disposición del párrafo 1 plantea a su delegación las mismas dificultades que a las de los Estados Unidos y la URSS. Sería oportuno cambiar el texto. 30. Su delegación estima también que las disposiciones del artículo 12 no deben aplicarse a los preparados exentos; sin embargo, podría tratarse esta cuestión en el artículo 2 bis. * Véase la nota preliminar. 31. El Sr. OBERMAYER (Austria) dice que su delegación no entiende que las disposiciones del artículo deban aplicarse a las sustancias de las Listas I I I y IV. En el caso de estas sustancias deben ser los gobiernos los que informen a sus importadores y a las autoridades aduaneras de toda prohibición de importación y sancionen el incumplimiento de dicha prohibición. Las medidas de fiscalización no deben ser impuestas a los países exportadores. 32. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que su delegación considera imposible poner en práctica la disposición del párrafo 2 y por consiguiente no la acepta. 33. Pide que las palabras « o IV», del párrafo 1, sean objeto de votación separada. 34. El Sr. KIRCA (Turquía) está de acuerdo con las opiniones de los representantes de los Estados Unidos y de la URSS. Para aclarar el texto propone que en el párrafo 1 se inserte la palabra «todas » delante de «las demás Partes ». 35. Se opone a la votación separada sobre las palabras « o IV » del párrafo 1. 36. El Dr. MABILEAU (Francia) y el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) se oponen también a una votación separada sobre tales palabras. 37. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que su delegación no interpreta la frase « tomará medidas para asegurar... » del párrafo 2 en el sentido de que las autoridades aduaneras del país estarán necesariamente obligadas a retener paquetes que contengan las sustancias en cuestión y que se envíen a un país donde exista una prohibición de importación. Sólo en ese entendimiento podrá votar su delegación a favor de la disposición del párrafo 2. 38. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que su Gobierno interpretará la disposición del párrafo 2 en el mismo sentido que la disposición del párrafo 2 del artículo 8. 39. El Sr. WINKLER (Austria) dice que su delegación sólo puede aceptar la disposición del párrafo 2 en la inteligencia de que la expresión «tomarán medidas para asegurar» no impone a las autoridades aduaneras la obligación de detener el envío de paquetes de sustancias sicotrópicas a países que han notificado que prohiben la importación de dichas sustancias. A su juicio, cada país debe decidir cuál es la mejor manera de cumplir la disposición. 40. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) comparte la preocupación de los representantes de los Estados Unidos y de la URSS. Además, parece existir la posibilidad de que las disposiciones del párrafo 3 originen discriminaciones. Si no puede darse la seguridad de que la aplicación de dicha disposición no da lugar a discriminaciones, su delegación propondrá el aplazamiento del debate sobre el artículo 12 con objeto de que pueda redactarse un párrafo adicional que prohiba la discriminación. 41. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que las cuestiones planteadas por los representantes de los Estados Unidos y del Reino Unido son muy complicadas y que lamenta no estar en condiciones de dar 13.a sesión plenaria — 10 de febrero de 1971 53 una respuesta. Si se trata de impedir que Jas disposiciones del artículo den lugar a prácticas comerciales discriminatorias, piensa que sería mejor decirlo claramente. 42. El Sr. ANAND (India) dice que, en términos generales, apoya la opinión de los representantes de los Estados Unidos, la URSS y el Reino Unido. No cree que la intención del párrafo 1 sea permitir discriminaciones. 43. Si en el desempeño normal de sus obligaciones los funcionarios de aduanas descubren paquetes enviados a un país donde está prohibida la importación de lo que contienen, indudablemente detendrán el envío en interés de los exportadores de su propio país. 44. Se opone a una votación separada sobre las palabras « o IV » del párrafo 1. 45. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) conviene en que las disposiciones de los párrafos 1 y 3 dan pie a prácticas discriminatorias. 46. Con referencia al párrafo 1 cree que sería mejor cambiar esa disposición en el sentido de que las Partes puedan notificar a otros países qué sustancias están dispuestas a importar durante el año. 47. El PRESIDENTE afirma que ese cambio constituiría un cambio de fondo. 48. El Sr. TALIANI (Italia) entrevé otro riesgo : los países podrían ampararse en lo dispuesto en el párrafo 1 para proteger sus propias industrias farmacéuticas contra la competencia extranjera prohibiendo la importación de sustancias y permitiendo simultáneamente su fabricación en el país. Su delegación está dispuesta a proponer una enmienda en virtud de la cual todo país que prohibiera la importación de una determinada sustancia tendría que prohibir también su fabricación en su propio territorio. 49. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) explica que, a su parecer, el párrafo 1 faculta a los países para declarar qué sustancias quieren importar. En otras palabras, los países pueden declarar que sólo están dispuestos a importar las sustancias que figuran en una lista determinada. 50. El Dr. BÓLCS (Hungría) propone formalmente el aplazamiento del debate sobre el artículo 12 para que se pueda preparar una enmienda en el sentido sugerido por el representante del Reino Unido. 51. El PRESIDENTE dice que de no manifestarse ninguna oposición a esa propuesta dará por supuesto que la Conferencia es partidaria de aplazar el debate sobre el artículo 12. Considerará que el procedimiento para oponerse a la moción de votación separada sobre las palabras « o IV » del párrafo 1 ha terminado y someterá dicha moción a votación cuando se reanude el debate sobre el artículo. Las enmiendas al artículo 12 deberán presentarse antes de las 11.30 de la mañana siguiente. Así queda acordado. ARTÍCULO 12 bis (DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS AL TRANSPORTE DE SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS EN LOS BOTIQUINES DE PRIMEROS AUXILIOS DE BUQUES, AERONAVES U OTRAS FORMAS DE TRANSPORTE PÚBLICO DE LAS LÍNEAS INTERNACIONALES) (E/CONF.58/L.4/Add.3) 52. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, explica que aparte de unas mejoras puramente estilísticas, el único cambio que se ha hecho ha sido en el título, en el cual se ha agregado una referencia a otras formas de transporte público. Por 56 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el articulo 12 bis (E¡CONF.58¡L.4¡Add3). ARTÍCULO 14 (INFORMES QUE DEBEN SUMINISTRAR LAS PARTES) (E/CONF.58/L.4/Add.3, E/CONF.58/L.29, E/CONF.58/L.34) 53. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, presentando el texto del artículo 14 preparado por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.3), explica que sólo se han efectuado en éhnodificaciones de estilo. 54. El Sr. KOCH (Dinamarca) introduce la enmienda de su delegación (E/CONF.58/L.34) y explica que es mínima la diferencia entre las medidas de fiscalización previstas para las sustancias de la Lista I I I y las correspondientes a la Lista IV. En cambio, hay razones de peso para distinguir entre las sustancias de las Listas I I I y IV por cuanto se refiera a las estadísticas de comercio internacional que habrán de presentarse a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE). 55. Su Gobierno ha sido siempre partidario de medidas rigurosas de fiscalización, pero considera que éstas deben tener alguna utilidad y que los resultados conseguidos con las mismas han de justificar el gravamen que imponen a las administraciones, a los fabricantes y a los productores. 56. El artículo 11 crearía un sistema complejo y oneroso de declaraciones de exportación para las sustancias de las Listas I I I y IV. Es fácil que entre las sustancias de la Lista IV llegue a figurar una amplia gama de valiosos remedios médicos objeto de un voluminoso comercio internacional; este intercambio podría entorpecerse al imponer un sistema complicado de declaraciones de exportación. 57. El orador abriga graves dudas en cuanto a la oportunidad de que los gobiernos proporcionen estadísticas de todas las cantidades fabricadas, importadas y exportadas, e incluso de las importaciones y exportaciones, con arreglo al destino de tales sustancias. ¿Trátase de que la Junta utilice esas cifras en el cumplimiento de sus funciones de órgano internacional de fiscalización o para proporcionar información acerca del consumo total ? Es de suponer que seguir las tendencias generales del consumo sólo interesa para descubrir aquellos síntomas alarmantes que exigieran la iniciación de un procedimiento para el traslado de una sustancia a otra Lista sujeta a medidas de fiscalización más rigurosas. Para ese fin bastarían evidentemente datos sobre las cantidades totales fabricadas. 58. El orador sostiene que su enmienda introduciría mayor flexibilidad, eliminaría medidas de fiscalización que implican una carga demasiado grande y haría que el Protocolo resultase más aceptable a los gobiernos. 59. De aprobarse su enmienda, el artículo 14 y el párrafo 2 del artículo 11 impondrían un sistema graduado de medidas de fiscalización. Las sustancias de la Lista IV quedarían sujetas a observación y fiscalizadas a nivel nacional. 54 Actas resumidas de las sesiones plenarias 60. El Sr. ANAND (India) aclara que el propósito de su enmienda (E/CONF.58/L.29) es eliminar ciertas ambigüedades en el texto del artículo 14 que salieron a la luz al examinarse su texto en el Comité de Medidas de Fiscalización. Se suscitaron dudas sobre si la palabra « pedir » del párrafo 5 tiene carácter normativo o no. El representante de Turquía sostuvo que las palabras usadas en el texto francés daban carácater de obligatoriedad. La enmienda de la India usa las palabras del artículo 18 de la Convención Única, en virtud del cual las Partes han de facilitar a la JIFE datos complementarios a petición de ésta. 61. El representante de Yugoslavia había preguntado si esa petición iría dirigida únicamente a una Parte o a varias. Eso hubiera sido discriminatorio y, por tanto, la enmienda india deja bien claro que la petición irá dirigida a todas las Partes. También en esto se sigue la terminología del artículo 18 de la Convención Única. 62. Para que no haya malentendidos, la enmienda de la India especifica que los datos serán relativos a períodos ulteriores y a sustancias determinadas. En consecuencia, el volumen de dichos datos será limitado. 63. La enmienda al párrafo 6 tiene por propósito garantizar que no se pasa por alto lo dispuesto en el párrafo 5. Se levanta la sesión a las 19.35 horas. 14.a SESIÓN PLENARIA Jueves 11 de febrero de 1971, a las 9.40 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo I I I ) ARTÍCULO 14 (INFORMES QUE DEBEN SUMINISTRAR LAS PARTES) (continuación) (E/CONF.58/L.4/Add.3, E/CONF.58/L.29, E/CONF.58/L.34) 1. El Sr. SHEEN (Australia) declara que su delegación considera aceptable en su conjunto el texto del artículo 14 propuesto por el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.3), aunque a su juicio habría sido preferible retener la mención de las cantidades de sustancias de las Listas I y I I conservadas en sus existencias por los mayoristas. En todo caso, desea que no se debilite aún más el texto actual, y por esta razón se opone a la enmienda de Dinamarca (E/CONF.58/L.34). Refiriéndose al argumento del representante de Dinamarca (13.a sesión), según el cual convendría hacer una distinción entre las medidas de fiscalización aplicables a las sustancias de la Lista I V y a las sustancias de las demás Listas, el orador considera que es más útil hacer dicha distinción en las Listas propiamente dichas que en los informes y datos estadísticos que deben suministrar las Partes, que tienen suma utilidad. Estos informes no deben plantear dificultades, pues todas las personas que se ocupan del comercio de exportación e importación de tales sustancias llevan necesariamente registros de sus transacciones. Por último, se declara en favor de la enmienda de la India (E/CONF.58/L.29). 2. Sir Harry GREENFIELD (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) declara que para que la JIFE pueda cumplir plenamente su misión en el sistema que establezca el Protocolo, debe disponer de datos suficientes. Ahora bien, en lo que atañe a las sustancias de la Lista IV, los datos relativos tan sólo a las cantidades totales fabricadas son insuficientes. La JIFE precisa conocer al menos las cantidades totales exportadas e importadas, a fin de estar en condiciones de descubrir un aumento injustificado. Como el orador indicó en la 13.a sesión del Comité de Medidas de Fiscalización, estas exigencias tienen carácter mínimo. La JIFE acoge con satisfacción la enmienda de la India, que ofrece la ventaja de disipar la ambigüedad del término «pedir». Queda entendido que la JIFE no pedirá necesariamente a todas las Partes que faciliten datos estadísticos complementarios e indicará las razones por las que desea disponer de los mismos. En conclusión, la JIFE apoya el texto del artículo 14 presentado por el Comité de Redacción y enmendado en la forma propuesta por la India. 3. El Dr. OLGUÍN (Argentina), el Dr. JOHNSONROMUALD (Togo) y el Dr. AZARAKHCH (Irán) se muestran en favor del texto del artículo 14 presentado por el Comité de Redacción y de la enmienda de la India. Se oponen a la enmienda propuesta por Dinamarca y subrayan la utilidad de poseer datos sobre las cantidades de sustancias de la Lista IV exportadas e importadas. 4. El Dr. SHIMOHURA (Japón) apoya la enmienda propuesta por Dinamarca porque no cree que la JIFE tenga interés en recibir datos estadísticos sobre las cantidades de sustancias de la Lista IV exportadas e importadas, y porque la recogida de tales datos impondría a las Partes considerable trabajo de índole administrativa. 5. El Dr. MABILEAU (Francia) recuerda que el texto del Comité de Redacción, fruto de laboriosas negociaciones, representa una posición intermedia mínima, más allá de la cual no puede ir la delegación francesa. Por tanto, se opone a la enmienda propuesta por Dinamarca y acoge favorablemente la enmienda propuesta por la India y en particular el párrafo 1 de la misma. 6. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) apoya la enmienda propuesta por Dinamarca. Explica que, si se mantiene la Lista IV, a muchos países les resultará muy difícil conseguir que sus respectivos parlamentos ratifiquen el Protocolo. Esta dificultad aumenta en el caso de los países miembros de la Comunidad Económica Europea por el hecho de que, antes de presentar el Protocolo a sus parlamentos, deben llegar, de conformidad con las disposiciones del Tratado de Roma, a una posición común. 7. El Dr. THOMAS (Liberia) se pronuncia en favor del texto del artículo 14, en la forma propuesta por el Comité de Redacción y sin enmienda alguna. 8. El Sr. KIRCA (Turquía) pone de relieve las grandes posibilidades de uso indebido que ofrecen las sustancias 14.a sesión plenaria — 11 de febrero de 1971 55 de la Lista IV, así como la necesidad de someter tales sustancias a un mínimo de fiscalización. No le parece convincente el argumento esgrimido por ciertas delegaciones, según el cual el artículo 12 brinda suficiente protección a los países importadores, en particular a los países en desarrollo, cuyo aparato administrativo no tiene medios suficientes para que puedan crear su propio sistema de fiscalización: en efecto, los artículos 11 y 12 permiten a los países vigilar el tráfico lícito, pero no protegerse contra el tráfico ilícito; por el contrario, el artículo 14 pretende proteger a los países, y en particular a los países en desarrollo, contra los efectos del tráfico ilícito. 9. En cuanto a la enmienda propuesta por Dinamarca, el orador observa que en lo relativo a las sustancias de la Lista IV, los datos que se refieran tan sólo a las cantidades totales fabricadas no servirían absolutamente para nada: la Junta sólo puede conocer la existencia de un tráfico ilícito comparando las cantidades totales fabricadas con las cantidades totales importadas y exportadas. 10. Volviendo a la intervención del representante de los Países Bajos, si éste ha querido decir que les resultaría difícil a los seis países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE), que han abolido entre sí las fronteras aduaneras, recoger datos estadísticos sobre el tráfico en los territorios cubiertos por el Tratado de Roma, el orador cree que bastaría que estos países declararan de común acuerdo que se consideran como integrantes de un solo territorio a los efectos de los artículos 6, 11. 12 y 14, y de conformidad con el párrafo 2 del artículo 23 bis del proyecto de Protocolo. Por otra parte, Francia, que es miembro de la CEE, no plantea objeción alguna al texto del artículo 14 presentado por el Comité de Redacción. Finalmente, no es preciso exagerar las dificultades con que tropezará la ratificación del Protocolo : la delegación turca está convencida de que la conciencia colectiva de la comunidad internacional obligará a todos los países a ratificar tarde o temprano dicho instrumento. 11. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza), apoyado por el Dr. DANNER (República Federal de Alemania), subraya la necesidad de prever una gradación de las medidas de fiscalización entre las sustancias de las Listas I I I y IV, necesidad reconocida por múltiples delegaciones en las declaraciones generales que hicieron a comienzos de la Conferencia. Por consiguiente, apoyan la enmienda de Dinamarca. 12. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) comprende el deseo de algunas delegaciones de que se haga una distinción entre las medidas de fiscalización aplicables a las sustancias de las Listas I I I y IV, y reconoce que no es necesario imponer a las Partes pesadas tareas, que no estarían justificadas. No obstante, los informes previstos en el artículo 14, según el texto del Comité de Redacción, son considerados como indispensables para que la JIFE pueda cumplir sus obligaciones. Por este motivo, y teniendo en cuenta la posibilidad de que sustancias de la Lista IV se desvíen hacia el tráfico ilícito, la delegación de los Estados Unidos considera aceptable el texto del Comité de Redacción. Aceptará también la enmienda de la India, puesto que sólo se refiere a períodos ulteriores. 13. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), refiriéndose a la afirmación de ciertas delegaciones de que ya existen estadísticas de exportación e importación, señala que la utilización de esos datos estadísticos es una operación complicada que exige trabajo, personas y fondos en cantidades considerables. A este respecto, pide encarecidamente a la JIFE que siga de cerca toda la cuestión de los informes estadísticos y procure que no se pida ninguno de los datos estadísticos mencionados en los párrafos 4 y 5 si ha resultado inútil en la práctica. No obstante, sería preferible, por razones de seguridad, mantener la obligación de proporcionar datos sobre las sustancias de la Lista IV y, por lo tanto, la delegación del Reino Unido se opone a la enmienda de Dinamarca. 14. En cuanto a la enmienda propuesta por la India, el Sr. Beedle, después de oír la intervención del representante de la JIFE, cree comprender que con las palabras «las Partes » quiere darse a entender que la JIFE pedirá a una Parte, o a dos o tres, o excepcionalmente a todas las Partes, que suministren datos estadísticos complementarios, y que dará explicaciones para alentar a las Partes a que atiendan su petición. Si puede tener la seguridad de que esta interpretación es correcta, la delegación del Reino Unido está dispuesta a apoyar la enmienda. En el caso de que la primera frase del párrafo 5 fuera sustituida por la frase propuesta por la India, el orador desearía saber qué interpretación dará la JIFE a la segunda frase de dicho párrafo : ¿ podría la Parte pedir a la JIFE que considere confidenciales los datos que las Partes deberán facilitar según el texto enmendado de la primera frase del párrafo 5 ? Si ello es así, la delegación del Reino Unido podrá apoyar el párrafo 5 en su forma enmendada. 15. El Sr. HUYGHE (Luxemburgo) recuerda que su país es importador de sustancias sicotrópicas y que, por consiguiente, su actitud no está determinada por razones comerciales. A su juicio, la Lista IV debe seguir siendo una Lista de reserva, porque si no carecería de razón de ser. Comparte plenamente la opinión del representante de los Países Bajos y apoya la enmienda de Dinamarca. 16. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) estima que el texto presentado por el Comité de Redacción es perfectamente equilibrado y razonable. Se opone a la enmienda de Dinamarca, que debilitaría todas las medidas de fiscalización y pondría en peligro la eficacia del Protocolo. 17. El Sr. CHAPMAN (Canadá) opina que las medidas previstas en el texto adoptado por el Comité de Redacción constituyen un mínimo que sería peligroso tratar de reducir; en consecuencia no votará a favor de la adopción de la enmienda de Dinamarca. En cuanto a la enmienda presentada por la delegación de la India, estima que la primera parte de ésta podría mejorar el texto del párrafo 5; no obstante, desearía saber, al igual que el representante del Reino Unido, cómo interpretará la JIFE la segunda frase del párrafo. 18. Sir Harry GREENFIELD (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) precisa que la JIFE, fiel a ios principios de la cortesía diplomática, procurará atender cualquier solicitud de una Parte como si se tratase de una petición. 56 Actas resumidas de las sesiones plenarias 19. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que, si la JIFE no ha de sacar provecho alguno de las estadísticas limitadas a la fabricación de sustancias de la Lista IV, no comprende muy bien qué utilización podrá hacer de los datos previstos en el texto actual del artículo 14, sobre todo teniendo en cuenta que en el apartado c del párrafo 4 se mencionan las cantidades de las sustancias de las Listas I I y I I I utilizadas para la fabricación de preparados exentos. Además, el orador recuerda que la Conferencia no ha decidido aún cuál será la distribución de las diversas sustancias entre las cuatro Listas, y que por el momento se trata sólo de preparar un esquema con arreglo al cual, precisamente, se decidirá la distribución. Por consiguiente, la delegación de Dinamarca no retirará su enmienda, aunque se le haga un ruego en este sentido. 20. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), comprobando que los argumentos aducidos durante el debate no aportan ningún elemento nuevo, pide que se cierre la lista de oradores. 21. El PRESIDENTE declara cerrada la lista de oradores ; faltan solamente las intervenciones de los representantes del Reino Unido y de Turquía. 22. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) lamenta no poder oír las explicaciones que esperaba del representante de la India, y propone modificar en los siguientes términos la enmienda de éste : « Toda Parte facilitará a la Junta, a petición de ésta, datos estadísticos complementarios... », sin alterar el resto del texto. 23. El Sr. KIRCA (Turquía) apoya la propuesta del representante del Reino Unido. Por 26 votos contra 22 y 8 abstenciones, queda rechazada la enmienda de Dinamarca (E/CONF.58/L.34). Por 41 votos contra uno y 17 abstenciones, queda aprobada la subenmienda del Reino Unido a la enmienda de la India. 24. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) pide que, habiéndose rechazado la enmienda de Dinamarca, se proceda a una votación por separado acerca de las palabras «y IV», que figuran en la enmienda propuesta por la India. 25. El PRESIDENTE señala que esas palabras figuran también en el apartado b del párrafo 4 y en el párrafo 5 del texto presentado por el Comité de Redacción. 26. El Dr. MABILEAU (Francia), secundado por el Sr. KIRCA (Turquía) y el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), se pronuncia en contra de la moción del representante de la República Federal de Alemania. A petición del representante de los Países Bajos, se somete a votación nominal la moción del representante de la República Federal de Alemania. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar al Canadá. Votos a favor: Chile, República Democrática del Congo, Costa Rica, Dinamarca, República Dominicana, El Salvador, República Federal de Alemania, Guatemala, Hungría, Italia, Japón, Luxemburgo, Países Bajos, Nicaragua, Paraguay, República de Corea, Rwanda, España, Suiza, Reino Unido, Austria, Bélgica. Votos en contra: Canadá, Checoslovaquia, Francia, India, Irán, Irak, Líbano, Liberia, México, Monaco, Nueva Zelandia, Pakistán, Suecia, Tailandia, Togo, Túnez, Turquía, Estados Unidos de América, Venezuela, Yugoslavia, Argelia, Argentina, Australia, Bulgaria, Birmania. Abstenciones: China*, Finlandia, Santa Sede, Irlanda, Noruega, Polonia, Sudáfrica, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Brasil, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Camerún. Por 25 votos contra 22 y 13 abstenciones, queda rechazada la moción de la República Federal de Alemania. Por 33 votos contra 11 y 12 abstenciones, queda aprobada la enmienda de la India (E/CONF.58/L.29) en su forma enmendada. Por 38 votos contra 8y 12 abstenciones, queda aprobado el artículo 14 (E¡CONF.58¡L.4¡Add.3) en su forma enmendada. ARTÍCULO 20 (GASTOS DE LOS ÓRGANOS INTERNACIONALES MOTIVADOS POR LA APLICACIÓN DE LAS DISPOSICIONES DEL PRESENTE PROTOCOLO) (E/CONF.58/L.6, E/CONF. 58/L.9, E/CONF.58/L.ll/Rev.l) 27. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) presenta la enmienda de la que es coautor (E/CONF.58/L.6), y explica que el objetivo de esta enmienda es sustituir el artículo 20 del proyecto de Protocolo por un texto que incluya las disposiciones correspondientes de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. A los efectos del Protocolo, la OMS y los órganos de las Naciones Unidas tienen las mismas funciones que en la Convención Única y, por consiguiente, es inútil prever disposiciones financieras que no sean las del artículo 6 de la Convención Única. 28. El representante de la Unión Soviética recuerda que en el texto inicial del proyecto de Protocolo 1 1 , y en particular en los artículos 2 y 9 y en el apartado a del artículo 2, se atribuían facultades muy amplias a la OMS; en consecuencia, se incluían ciertas disposiciones relativas al presupuesto de dicha Organización, así como al de las Naciones Unidas. No obstante, en el proyecto de texto preparado ulteriormente, que es el que la Conferencia tiene ante sí (E/4785, cap. I I I ) , se han reducido considerablemente esas facultades, sin modificar las disposiciones relativas a la financiación. Por otra parte, no hay que olvidar que las actividades de los servicios especializados de la OMS que pueden estar relacionadas con la ejecución del Protocolo forman parte de las tareas cotidianas que le confía su mandato, en particular la protección de la salud pública y la higiene mental de las personas, los problemas relativos a la seguridad de los productos farmacéuticos y la lucha contra los efectos secundarios de los medicamentos. En efecto, esas tareas están expresamente definidas en el artículo 2 de la Constitución de la OMS, que establece que las funciones de la Organización consistirán en proponer reglamentos y hacer recomendaciones referentes a asuntos de salubridad internacional y fomentar las actividades en el campo de la higiene mental, con miras a fomentar las relaciones armónicas de los hombres. Asimismo, en el artículo 21 de la mencionada Constitución se establece que la * Véase la nota preliminar, i i E/CN.7/319. 14.a sesión plenaria — 11 de febrero de 1971 57 Asamblea Mundial de la Salud tiene autoridad para adoptar reglamentos referentes a: a) las normas uniformes sobre la seguridad, pureza y potencia de productos biológicos, farmacéuticos y similares de comercio internacional, y b) la propaganda y rotulación de dichos productos. En otros documentos como, por ejemplo, en la resolución WHA 15.76 de la Asamblea Mundial de la Salud, se insiste en la conveniencia de adoptar medidas contra la publicidad de medicamentos que pueden causar perjuicio a la salud del ser humano. Por otra parte, la 15. a Asamblea Mundial de la Salud en su resolución WHA 15.41, considerando que el número de medicamentos nuevos ofrecidos en el mercado aumenta sin cesar, pide que la OMS transmita sin demora a las autoridades sanitarias nacionales las informaciones que reciba sobre los efectos secundarios de los medicamentos. A principios de 1963, el Consejo Ejecutivo de la OMS adoptó la resolución EB31.R6 en la que insiste en la urgencia de adoptar disposiciones para la pronta difusión de las informaciones sobre los efectos desfavorables de los medicamentos y, tras de considerar que la cooperación internacional es indispensable, recomienda a la 16. a Asamblea Mundial de la Salud, que invite a los Estados miembros a que comuniquen a la OMS la adopción de cualquier medida prohibitiva o limitativa del empleo de un medicamento que presentase un peligro para la salud pública. De conformidad con esta recomendación, la Asamblea Mundial de la Salud, en su resolución WHA 16.36, pide a los Estados miembros de la OMS que comuniquen la adopción de cualquier medida limitativa o prohibitiva del empleo de medicamentos en uso o de cualquier medida denegatoria de la aprobación de un medicamento nuevo, y asimismo que organicen la reunión sistemática de datos acerca de los efectos perjudiciales observados durante la experimentación de los medicamentos, sobre todo una vez autorizado su empleo general. En resoluciones anteriores, la OMS y la Asamblea Mundial de la Salud piden a los gobiernos que continúen la reunión y el análisis sistemático de datos relativos a los efectos perjudiciales de los medicamentos, de conformidad con la resolución WHA 16.36. De dichos documentos se desprende claramente que las actividades normales de la OMS abarcan todos los problemas de la higiene mental y, por consiguiente, la profilaxis y el tratamiento de la toxicomanía. Igualmente se extiende su competencia al estudio de los efectos secundarios de las sustancias farmacéuticas, incluidas las drogas que crean hábito, a las posibilidades de profilaxis, a los programas y las normas que determinan el grado de nocividad de los medicamentos, a los procedimientos de etiquetaje y a la reunión y difusión de datos y documentación por parte de los países miembros de la OMS y demás organizaciones encargadas de la sanidad pública. Es evidente que los preparados sicotrópicos están comprendidos en dichos medicamentos. De este modo, incluso si no existiese el Protocolo, la OMS llevaría a cabo las funciones establecidas en su Constitución y comunicaría las informaciones necesarias a los gobiernos. Así pues, las disposiciones del Protocolo no constituyen para ella una carga suplementaria demasiado gravosa, y no es necesario que se prevean en el artículo 20 disposiciones especiales relativas a los gastos de dicha Organización. 29. Por otra parte, el representante de la Unión Soviética destaca que, hasta la fecha, en ninguno de los tratados sobre estupefacientes se han incluido cláusulas relativas a la financiación de los gastos de la OMS. Por consiguiente, el representante de la URSS no ve la razón de que la presente Conferencia haya de crear un precedente. 30. El Sr. KIRCA (Turquía) comparte la opinión del representante de la URSS y hace observar, además, que el texto primitivo del artículo 20 del proyecto de Protocolo es contrario al párrafo 3 del Artículo 17 de la Carta de las Naciones Unidas, según el cual la Asamblea General está autorizada a hacer recomendaciones a los organismos especializados respecto de cuestiones presupuestarias, pero no a determinar las condiciones en que dichos organismos deben hacer frente a sus gastos. Por consiguiente, conviene que se abandone dicho texto. Sin embargo, el representante de Turquía estima que debe tenerse en cuenta el caso de los Estados que no son miembros de la OMS, pero que se benefician de sus servicios. Es justo que dichos Estados participen en la financiación de los gastos en que incurra dicha Organización motivados por la aplicación de disposiciones del Protocolo, y tal es la razón de que el representante de Turquía haya propuesto la enmienda de su delegación (E/CONF.58/L.ll/Rev.l). 31. El Dr. MABILEAU (Francia) retira su enmienda (E/CONF.58/L.9) y se pronuncia a favor de la enmienda presentada por el representante de la Unión Soviética. 32. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) hace observar que el desempeño de las funciones previstas en el Protocolo ocasionará gastos suplementarios a las secretarías de la Comisión de Estupefacientes y de la JIFE y desearía saber si tales gastos serán sufragados con cargo a los presupuestos de esos dos organismos. 33. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) indica que, en la práctica, se considera que las disposiciones del artículo 6 de la Convención Única se aplican igualmente a los gastos de las secretarías de la Comisión y de la JIFE. 34. El Sr. BROWN (Australia) plantea la cuestión de saber si es necesario prever una disposición sobre los gastos, puesto que el artículo 6 de la Convención Única, relativo a los gastos de la Comisión y de la JIFE, no parece limitarse a los gastos resultantes de la aplicación de dicha Convención. Estos órganos se encargan ya de la aplicación de otros acuerdos internacionales y cabe preguntarse si sería juicioso introducir como práctica administrativa sistemas de contabilidad separados para cada uno de los acuerdos que dependen de la Comisión y de la JIFE. 35. El orador coincide con el representante de la URSS en que las actividades de la OMS previstas en virtud del Protocolo son de su competencia de conformidad con su Constitución y en que la Asamblea Mundial de la Salud tiene facultades para determinar el método de financiación de sus gastos. Estos no serán sin duda muy elevados, ya que en el Protocolo se prevé un procedimiento según el cual la OMS puede facilitar sus conocimientos en 58 Actas resumidas de las sesiones plenarias materia de uso indebido de estupefacientes a la Comisión y a las Partes. 36. Aunque abriga dudas de si es preciso insertar una nueva disposición en el Protocolo, Australia puede apoyar la enmienda presentada por el representante de la Unión Soviética. No es partidaria de que se mencione a las Partes en el Protocolo que no son miembros de la OMS en vista del elevado número de miembros de esta Organización y de la complejidad técnica resultante de la existencia de sus miembros «inactivos ». 37. El Dr. REXED (Suecia), sin dejar de reconocer que deben proporcionarse a la OMS todos los recursos necesarios para desarrollar sus funciones con eficacia, estima que, en el presente caso, no es preciso hacer referencia a la financiación de sus actividades, teniendo en cuenta los argumentos expuestos por el representante de la URSS, que ha mostrado que las funciones de información y de investigación que le asigna el Protocolo forman parte de sus tareas habituales. No corresponde al Protocolo formular directrices a la OMS, sino establecer una colaboración entre dicha Organización y la Comisión de Estupefacientes. En consecuencia, el representante de Suecia apoyará la enmienda presentada por el representante de la Unión Soviética. En lo que respecta a la enmienda de Turquía, el Dr. Rexed considera que se trata solamente de una posibilidad teórica, habida cuenta del elevado número de Estados miembros de la OMS. En cuanto a la sugerencia del representante de Australia destinada a suprimir el artículo 20, sería necesario conocer las opiniones del Secretario General antes de pronunciarse sobre esa cuestión. 38. El Sr. KIRCA (Turquía) reconoce la validez del argumento expuesto por el representante de Australia, según el cual la existencia de miembros inactivos en la OMS podría crear dificultades de orden práctico si se adoptase el sistema de financiación propuesto en la enmienda E/CONF.58/L.ll/Rev.l. En consecuencia, retira esa enmienda. 39. Sin embargo, señala que la situación de los miembros inactivos de la OMS es una situación de facto y que jurídicamente están obligados a cumplir todas las obligaciones con respecto a la OMS. Si, por ejemplo, se niegan a aportar la cuota que les corresponde al presupuesto de la OMS, la Asamblea Mundial de la Salud puede decidir la aplicación de sanciones contra ellos. Si no ha sido éste el caso hasta ahora, es porque esa Asamblea no ha querido usar de su poder discrecional a este respecto en contra de ellos. Por otro lado, las dificultades de que se trata se deben en parte a esta situación. 40. El Sr. CHAPMAN (Canadá) y el Sr. BEB A DON (Camerún) consideran que es la OMS la que debe determinar su propio presupuesto y apoyan, en consecuencia, la enmienda presentada por el representante de la Unión Soviética. 41. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) celebraría conocer la opinión del representante de la OMS antes de adoptar una posición. 42. El Dr. FATORUSSO (Organización Mundial de la Salud) dice que es difícil evaluar las consecuencias financieras de las funciones que el Protocolo vaya a atribuir a la OMS : todo depende de la amplitud de las informaciones que deba reunir. El procedimiento que se siga será el siguiente: el Protocolo, acompañado de un informe del Director General, será puesto en conocimiento de la Asamblea Mundial de la Salud, la cual adoptará una decisión teniendo en cuenta la evaluación de los programas propuestos. 43. El Dr. OLGUÍN (Argentina), apoyado por el Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), el Dr. AZARAKHCH (Irán) y la Sra. NOWICKA (Polonia), considera que la OMS puede adoptar las decisiones financieras necesarias dentro del marco de sus programas y, en consecuencia, se pronuncia a favor de la enmienda, presentada por el representante de la Unión Soviética. 44. El Dr. THOMAS (Liberia) opina que debe suprimirse el artículo 20 como ha propuesto el representante de Australia. 45. El Sr. CHENG (China*) hace observar que las disposiciones del Protocolo relativas a la financiación deben ser análogas a las de la Convención Única. Por otra parte, debe evitarse el aumento inútil de gastos que origina la duplicación de funciones; existe un órgano consultivo entre organismos que puede garantizar la coordinación entre las cuestiones presupuestarias que afectan a las Naciones Unidas y a la OMS. Teniendo en cuenta estas consideraciones, sería preferible suprimir el artículo 20. 46. El Sr. KIRCA (Turquía) llama la atención de los miembros de la Conferencia hacia el peligro que supondría la eliminación completa del artículo 20 tal como figura en la enmienda presentada por el representante de la Unión Soviética. En efecto, si la primera frase puede suprimirse sin inconveniente, teniendo en cuenta el párrafo 1 del artículo 17 de la Carta, no ocurre lo mismo con la segunda frase, que se refiere a las Partes que no sean Miembros de las Naciones Unidas, ya que su caso no está previsto en ningún otro instrumento internacional. 47. El Sr. 1NGERSOLL (Estados Unidos de América) concede una función importante a la OMS en virtud del Protocolo. No obstante, se desprende de las observaciones del representante de la URSS que no es necesario que se incluya en el Protocolo una cláusula relativa a los gastos de la OMS. Si el representante de los Estados Unidos tuviera la certeza de que el artículo 6 de la Convención Única cubre los gastos de las secretarías de la Comisión de Estupefacientes y de la JIFE podría aceptar la enmienda presentada por el representante de la Unión Soviética. 48. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que puede interpretarse el artículo 6 de la Convención Única, que tiene carácter general, en el sentido de que las Naciones Unidas se harán cargo de todos los gastos de la Comisión y de la Junta. No obstante, los trabajos preparatorios de la elaboración de dicho artículo tal vez permitan hacerse una idea más precisa de esta cuestión. 49. El Sr. TALIANI (Italia) se pregunta, teniendo en cuenta las explicaciones dadas por el Asesor Jurídico de la Conferencia, si no convendría aplazar toda decisión * Véase la nota preliminar. 15.a sesión plenaria —12 de febrero de 1971 59 sobre el artículo 20 para proceder a un estudio más a fondo. 50. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) y el Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) se oponen a que se aplace la votación sobre el artículo 20. Por 46 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobado el artículo 20, modificado por la enmienda E¡CONF.58jL.6. Se levanta la sesión a las 12.45 horas. 15.a SESIÓN PLENARIA Viernes 12 de febrero de 1971, a las 10.15 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 11 (DISPOSICIONES RELATIVAS AL COMERCIO INTERNACIONAL) (E/CONF.58/L.4/Add.4, E/CONF. 58/L.36) 1. El Sr. KOCH (Dinamarca), presentando su proyecto de enmienda (E/CONF.58/L.36), recuerda que, en la 13.a sesión, con respecto al artículo 14 propugnó en vano que se instituyera un mecanismo cuádruple de medidas de fiscalización, que tuviera en cuenta el grado de nocividad de las sustancias de las cuatro Listas, y subrayó que semejante procedimiento facilitaría la aprobación del Protocolo por el mayor número posible de gobiernos. 2. Con espíritu de cooperación, su delegación está dispuesta actualmente a retirar la enmienda que ha propuesto al artículo 11 ; pero, no por ello está menos deseosa de garantizar que el Protocolo sea objeto de una ratificación lo más general posible. Así pues, pide oficialmente que se proceda a votación separada sobre las palabras «y IV» y « o IV», que figuran respectivamente en los apartados a y c del párrafo 2. 3. Teniendo motivos para pensar que algunos representantes se opondrán a esta moción, el Sr. Koch desea subrayar que la verdadera razón de esta oposición no le parece que sea la preocupación encomiable de acelerar los trabajos de la Conferencia, sino el temor de que una votación separada muestre demasiado claramente que el mantenimiento de la mención de las sustancias de la Lista IV no obtendrá la mayoría de los dos tercios. Ahora bien, el objeto de la petición hecha por la delegación de Dinamarca es precisamente que pueda obtenerse tal mayoría. 4. El orador advierte que jamás se han impugnado las disposiciones del artículo 42 del reglamento, en las que se prescribe una mayoría de dos tercios para toda cuestión de fondo, pero que desde el día anterior parece que se intenta soslayar dichas disposiciones, haciendo pasar por cuestión de procedimiento lo que en realidad es una cuestión de fondo. Ahora bien, el hecho de que en la Conferencia participe un número relativamente restringido de gobiernos hace más imperiosa que nunca la necesidad de que las decisiones importantes sean adoptadas por una mayoría muy elevada, de forma que los Estados no representados puedan ratificar sin vacilaciones el Protocolo. 5. Si se manifestase una oposición a su petición de voto separado, el Sr. Koch se vería en la obligación de pedir que su moción sea sometida a votación nominal. 6. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), rindiendo tributo a la elocuencia con que el representante de Dinamarca ha defendido su punto de vista, lamenta no poder aceptar que las sustancias de la Lista IV sean sometidas a votación separada. Esta importante cuestión ha sido ya objeto de prolongados debates tanto en el seno de la Comisión de Estupefacientes como en el de la Conferencia, de sus comités, grupos de trabajo y reuniones oficiosas y se ha hecho evidente que en modo alguno se trataba de que una minoría quisiera imponer, por vías indirectas, su voluntad. 7. Por otra parte, cabe señalar que, si todos los países en desarrollo hubieran podido hacerse representar en la Conferencia, habrían expresado claramente, desde el comienzo de los trabajos, su deseo de quedar protegidos por el Protocolo contra los peligros que las sustancias de la Lista IV pueden presentar para ellos en el futuro. 8. El Sr. BEB a DON (Camerún) se declara enteramente solidario del representante de Togo. 9. El Sr. ANAND (India) añade a lo que tan acertadamente acaba de decir el representante de Togo que la Conferencia ha decidido ya que se mantenga la mención de las sustancias de la Lista IV en otros artículos del Protocolo, cuyo conjunto debe constituir un todo homogéneo. Estima que no tendría el menor sentido someter a votación por separado el mantenimiento de las palabras « y IV » y « o IV » únicamente en el artículo 11. A petición del representante de Dinamarca, se procede a votación nominal sobre la moción de voto separado formulada por dicho representante. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar a la República Socialista Soviética de Ucrania. Votos a favor: República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Reino Unido, Estados Unidos de América, Venezuela, Yugoslavia, Austria, Bélgica, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Canadá, Chile, Costa Rica, Dinamarca, El Salvador, República Federal de Alemania, Guatemala, Hungría, Irak, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Países Bajos, Nicaragua, Paraguay, Polonia, República de Corea, Sudáfrica, España, Suiza. Votos en contra: Argentina, Australia, Birmania, Camerún, República Democrática del Congo, India, Irán, Líbano, Togo, Túnez. Abstenciones: Brasil, Bulgaria, China*, Finlandia, Francia, Ghana, Santa Sede, Nueva Zelandia, Rwanda, Suecia, Tailandia, Turquía. * Véase la nota preliminar. 60 Actas resumidas de las sesiones plenarias Por 32 votos contra 10 y 12 abstenciones, queda aprobada la moción del representante de Dinamarca. 10. El Dr. MABILEAU (Francia) pide que se proceda a votación nominal sobre las palabras « y IV » y « o IV », lo que permitirá ver claramente cuáles son las delegaciones que tratan de debilitar el Protocolo. No es un secreto para nadie que algunas de ellas están decididas a ello, y le parece preferible que la decisión definitiva se adopte por mayoría simple y no por una «tercera parte obstruyente ». 11. El Sr. VALDÉS BENEGAS (Paraguay) declara que no puede aceptar la afirmación temeraria del representante de Francia. 12. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) hace observar que los trabajos preparatorios de la Conferencia han sido relativamente breves en comparación con los de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes y que los datos científicos disponibles no permiten que se conozcan exactamente los peligros que pueden presentar las sustancias de la Lista IV. Las Listas preparadas por la OMS en 1969 han sido aceptadas por la Comisión de Estupefacientes en 1970 como listas que sólo tienen un valor indicativo provisional. La documentación estudiada en 1969 por el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia ha sido distribuida sólo unos días antes de la apertura de la Conferencia , y a las generaciones futuras les resultará difícil comprender que esta publicación y los trabajos del Comité de Asuntos Técnicos hayan brindado a la Conferencia una base suficiente para la adopción de medidas sensatas en materia de comercio internacional. 13. El representante de la India ha puesto de relieve el hecho de que el texto del Protocolo constituye un todo homogéneo, que forzosamente ha de ser aceptado o rechazado en bloque. A este respecto, tal vez no sea inútil recordar que algunas delegaciones han estimado desde el primer momento que convenía establecer una distinción muy clara entre las sustancias de la Lista I I I y las de la Lista IV, ya sea en el sentido de que las declaraciones relativas a las sustancias de la Lista IV sean facultativas, ya sea que las exenciones previstas en el articulo 2 bis se apliquen automáticamente a los preparados de las sustancias de la Lista IV. Es cierto que no se han mantenido estas sugerencias, pero se desprende del informe de los expertos que es más importante que se establezca una diferenciación entre las sustancias de la Lista I I I y las de la Lista IV que entre las de la Lista I y las de la Lista I I ; ahora bien, las diferencias entre las medidas de fiscalización previstas para las sustancias de las Listas I I I y IV son tan escasas que existe el grave peligro de que los países que deseen ratificar el Protocolo no comprendan cuáles han sido las motivaciones de la Conferencia. Además, no se debilita la cooperación internacional por el simple hecho de que se adopte un instrumento más flexible. 14. Por todas estas razones, la delegación del Reino Unido se pronunciará a favor de la enmienda de Dinamarca. 15. El PRESIDENTE recuerda que el representante de Dinamarca ha retirado su enmienda. 16. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) hace observar que parece establecerse un nuevo equilibrio de fuerzas en el seno de la Conferencia, que hasta la fecha daba la impresión de que se inclinaba en favor de los países débiles, desprovistos, insuficientemente desarrollados. Sin duda, los países productores, industrializados, tienen sus propios imperativos, que sus representantes tienen el derecho y el deber de tomar en cuenta, pero no cabe hablar de solidaridad internacional si no se toman en cuenta igualmente las necesidades de los países desfavorecidos ; ¿ acaso los países desarrollados no han estado también, en un momento de su evolución, insuficientemente desarrollados, e incluso actualmente no merecen algunas de sus provincias este calificativo ? 17. El comercio internacional de sustancias de la Lista IV constituye un problema importante, pues su valor terapéutico no debe servir de pretexto para que se introduzcan de modo indebido en los países consumidores, en los que existe el peligro de que degraden la dignidad humana. El argumento derivado de la necesidad de que el Protocolo sea ratificado por el mayor número de países posible carece de validez, dado el elevado número de países en desarrollo que estarán dispuestos a ratificarlo si se les garantiza que no se les forzará a aceptar sustancias sicotrópicas. 18. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas) declara que las disposiciones previstas en el texto del Comité de Redacción no crearán dificultades a su Gobierno, que, por otra parte, ha sido uno de los primeros en pedir que se sometan a una fiscalización muy estricta las sustancias peligrosas distintas de los estupefacientes. 19. Sin embargo, llama la atención de la Conferencia hacia el hecho de que las obligaciones que se impongan a los países importadores no podrán vincular en modo alguno a los países que no hayan ratificado el Protocolo. 20. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, protesta contra la afirmación del representante del Reino Unido, según la cual la Conferencia no dispone de una base sólida sobre la que fundar su decisión en lo que respecta a las sustancias de la Lista IV. Las autoridades sanitarias nacionales han señalado un número muy elevado de casos de uso indebido de dichas sustancias, y varios miembros del Comité de Asuntos Técnicos han estimado, por esta razón, que debería considerarse que se trata de sustancias verdaderamente peligrosas ; por otra parte, tales sustancias responden a los criterios definidos por el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia respecto de las sustancias del grupo c en su 17.° informe, en el que se recomendaba que estas últimas fueran sometidas a fiscalización « porque su consumo puede ser abusivo y significar un riesgo débil, pero aún significativo para la salud pública » 1 2 . Por consiguiente, no cabe decir que la Conferencia no haya dispuesto de informaciones científicas y médicas que le permitan decidir con conocimiento de causa las medidas de fiscalización que conviene aplicar a dichas sustancias. 21. La delegación de Suecia, debido a los motivos expuestos por diversas delegaciones, especialmente la de 1 2 Organización Mundial de la Salud, Serie de Informes Técnicos, No. 437, sección 4.4. 15.a sesión plenaria — 12 de febrero de 1971 61 Togo, se pronunciará a favor de que se mantenga la mención de la Lista IV en el artículo 11, ya que está persuadida de que se encuentra en juego la salud pública universal —tanto en los países en desarrollo como en los países desarrollados— y que los intereses industriales y comerciales no pueden contrarrestar los intereses vitales de los seres humanos. No duda de que los países industrializados sabrán asumir la pesada responsabilidad que les incumbe en esta materia. 22. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) hace observar que los gastos que ocasionen las medidas de fiscalización previstas para las sustancias de la Lista IV en el artículo 11, por gravosos que resulten, no son considerables en comparación con los gastos que ocasionará de todas maneras la ejecución del Protocolo. Por otra parte, no sólo los países, sino la OMS, deberán prever cargas suplementarias. Estas dificultades parecen sumamente insignificantes si se piensa en el peligro que presentan estas sustancias para la salud pública, como han determinado claramente los expertos de la OMS. Por consideración hacia dichos expertos y hacia los organismos nacionales de salud pública, la Conferencia está en la obligación de prever medidas de fiscalización adecuadas para las sustancias de la Lista IV y, en consecuencia, la delegación del Brasil votará a favor de que se mantenga esa Lista en el párrafo 2 del artículo 11. 23. El Sr. KIRCA (Turquía) se asocia a las declaraciones del representante de Togo y espera que los argumentos de orden científico expuestos por el representante de Suecia convencerán a todas las delegaciones. Los países que abrigan dudas sobre las sustancias de la Lista IV y el régimen que debe aplicarse a las mismas podrían presentar objeciones, en relación no con el examen del artículo 11, sino del artículo 27, que se refiere a las reservas. 24. El Sr. SHEEN (Australia) apoya la declaración del representante de Suecia y estima que es necesario establecer un sistema de fiscalización internacional para las sustancias de la Lista IV. En consecuencia votará a favor de que se mantenga dicha Lista en el párrafo 2 del artículo 11. 25. U HLA OO (Birmania) dice que los argumentos expuestos por el representante de Suecia le han persuadido de la necesidad de que se mantenga el texto actual del artículo 11. 26. El Sr. KOCH (Dinamarca) se pronuncia contra toda interpretación en el sentido de que los países que se oponen al mantenimiento de la Lista IV sean adversarios de los países en desarrollo. Tal opinión es enteramente errónea. No se trata de establecer clanes opuestos, sino de ver la forma de conseguir un equilibrio entre dicho artículo y el artículo 12. La finalidad de la Conferencia es elaborar un Protocolo que constituya un instrumento de protección para todos los países y que pueda ser aceptado en la práctica por los países productores. 27. El Dr. AZARAKHCH (Irán) apoya vivamente a los representantes de Togo y de Suecia. 28. El Sr. ANAND (India) piensa que las declaraciones de los representantes de Togo y de Suecia no deberían dejar duda alguna sobre la importancia que presenta el mantenimiento de la Lista IV en el párrafo 2 del artículo 11. 29. El representante de la India subraya que si, hasta la fecha, los países en desarrollo no han conocido problemas graves planteados por el uso indebido de sustancias sicotrópicas de la Lista IV, ello no quiere decir que se desinteresen de esta cuestión. Incluso si dichas drogas únicamente presentan en determinados países un riesgo relativamente pequeño de uso indebido, cabe que la situación sea distinta en el porvenir, ya que la experiencia ha mostrado que los toxicómanos pueden muy bien pasar de una sustancia a otra. Si, por ejemplo, los barbitúricos de la Lista I I I son las únicas sustancias que ofrecen actualmente peligro para la salud pública en la India, nada dice que de aquí a poco tiempo los toxicómanos no traten de obtener igualmente sustancias de la Lista IV. Esta posibilidad es tanto más verosímil cuanto que, debido a la fiscalización estricta que se ejerce sobre las anfetaminas, los fabricantes de productos intentan elaborar preparados que escapen a toda reglamentación. De este modo, todos los países están amenazados en grados diversos por la difusión de la toxicomanía, y los países en desarrollo no quieren correr con los gastos de las medidas que se adopten en interés de los países desarrollados. 30. Se ha formulado la objeción de que las medidas de fiscalización previstas en el artículo 11 respecto de las sustancias de la Lista IV entrañarían gastos suplementarios. A este respecto, no debe olvidarse que las disposiciones de la Convención Única han ocasionado, igualmente, gastos considerables, que han sido sufragados en una proporción importante por los países en desarrollo. Así, la India ha gastado sumas considerables para limitar el cultivo de la planta de la adormidera y fiscalizar las exportaciones. Sin embargo, no ha dudado en hacerlo, porque considera que el bienestar de la humanidad es más importante que las cuestiones financieras. 31. Por último, el Sr. Anand hace observar que el texto actual del artículo 11 representa una transacción a la que se ha llegado tras prolongados debates, y que conviene respetarla. 32. El Dr. OLGUÍN (Argentina) hace observar que no se trata de adoptar disposiciones que correspondan a la situación de países determinados, desarrollados o en vías de desarrollo, importadores o exportadores de productos farmacéuticos, sino de elaborar un instrumento que tenga valor universal y que desempeñe una función eficaz para el bienestar de la humanidad, evitando que continúe extendiéndose el uso indebido de drogas. El texto actual del párrafo 11 trata de establecer un equilibrio entre las obligaciones que deben respetarse, las previsiones que han de hacerse y las medidas que deben adoptarse, y dicho equilibrio se vería comprometido si se suprimieran disposiciones fundamentales, tales como las relativas a la fiscalización de las importaciones y las exportaciones. La peligrosidad de las sustancias incluidas en todas las Listas ha sido ampliamente demostrada y hay pruebas científicas al respecto como lo ha mencionado el representante de Suecia. Las sustancias de la Lista IV no ofrecen menor peligro que las demás sustancias, habida cuenta de la menor estrictez de las medidas de fiscalización y de la 62 Actas resumidas de las sesiones plenarias mayor facilidad con que pueden ser obtenidas y utilizadas. 33. En cuanto al aspecto financiero de la cuestión, no debe atribuírsele una importancia excesiva. Los gastos que ocasionen las medidas de fiscalización eficaces constituyen de hecho inversiones en la esfera de la salud pública y en lo social, de efectos sobre todo a largo plazo. Las cargas que se asuman con carácter inmediato aportarán un beneficio a generaciones futuras, y a este objetivo responden las preocupaciones de la Conferencia. Teniendo en cuenta estas consideraciones, el representante de la Argentina estima que debe mantenerse la Lista IV en el artículo 11, así como en todas las demás disposiciones del Protocolo. 34. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) recuerda que el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia ha establecido una clasificación de las sustancias sicotrópicas en cinco grupos basándose en los criterios siguientes : a) peligro de uso indebido que presente la sustancia de que se trate para la salud pública; b) posibilidades de que cree dependencia ; c) valor terapéutico. El grupo c, que corresponde a la Lista IV del proyecto de Protocolo, comprende los fármacos cuya fiscalización se recomienda « porque su consumo puede ser abusivo y significar un riesgo débil, pero aún significativo para la salud pública, y cuyo valor terapéutico varía entre escaso y grande » 1 3 . Se trata de saber si el peligro que ofrezcan dichas sustancias es lo bastante grave para justificar las cargas de orden administrativo que ocasionarían las medidas de fiscalización previstas en el artículo 11. La experiencia obtenida por la República Federal de Alemania le permite responder negativamente a esta cuestión. Las estadísticas que recopilan actualmente los países son suficientes para evaluar la situación y no están justificadas las medidas previstas en el artículo 11. 35. Por otra parte, el representante de la República Federal de Alemania estima que dicho artículo no guarda relación alguna con el estado de desarrollo de los países y que no deben confundirse ambas cuestiones. 36. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) piensa, igualmente, que convendría hacer una distinción entre las medidas de fiscalización aplicables a las sustancias de la Lista I I I y a las de la Lista IV. No le parece que el artículo 11, que se refiere únicamente a la fiscalización internacional, sea el más indicado para establecer esta distinción; se pronuncia a favor del artículo 11 tal como ha sido presentado por el Comité de Redacción. 37. La Sra. NOWICKA (Polonia) dice que si, por una parte, conviene introducir medidas de fiscalización para impedir el uso indebido de sustancias sicotrópicas, por otra parte dichas medidas no deben hacer que resulte difícil su uso con fines médicos. A la delegación de Polonia no le suscitan objeciones las medidas de fiscalización internacional previstas en el proyecto de Protocolo para las sustancias de las Listas I a I I I , ya que dichas sustancias crean efectivamente toxicomanía y son objeto de tráfico y fabricación ilícitos. 38. Por lo que respecta a las sustancias de la Lista IV, varios años de experiencia han demostrado en Polonia 13 Ibid. que una fiscalización rigurosa de la fabricación, del comercio y de la distribución de dichos productos con receta médica puede impedir prácticamente que sean usados de modo indebido y que se desvíen hacia el tráfico ilícito. En todo caso, si una de esas sustancias diera lugar a toxicomanía y tráfico ilícito, podría transferirse a la Lista I I I o a la Lista I I . Además, el artículo 12 permite que se ejerza una fiscalización internacional suficiente. Por estas razones, Polonia estima que deberían aplicarse a las sustancias de la Lista IV las prescripciones relativas al comercio internacional, sin una fiscalización demasiado estricta. 39. El Dr. BOLCS (Hungría) recuerda que su delegación ha considerado siempre que la fiscalización internacional no puede reemplazar a una fiscalización nacional estricta. Ha advertido con pesar tina tendencia a debilitar determinadas disposiciones del proyecto de Protocolo relativas a la fiscalización nacional (por ejemplo, el derecho de no aceptación puede aplicarse incluso a las sustancias de las Listas I y II) y, al mismo tiempo, a reforzar de modo excesivo las medidas de fiscalización internacional cuya utilidad es bastante discutible. La delegación de Hungría está convencida de que la aplicación de una fiscalización nacional razonable puede prevenir el uso indebido de sustancias de la Lista IV, que, por lo demás, se utilizan ampliamente desde hace decenas de años con fines terapéuticos. En cuanto a la protección de los países en desarrollo, quedará garantizada por el artículo 12. 40. El Sr. HUYGHE (Luxemburgo) recuerda que su delegación ha defendido siempre la necesidad de establecer una clara distinción entre las medidas de fiscalización aplicables a las sustancias de la Lista I I I y a las de la Lista IV, sosteniendo que si se aplicasen las mismas medidas de fiscalización a ambas Listas, igual daría que sólo hubiese una. Al no haberse mantenido este principio, el Sr. Huyghe se ha opuesto a la mención de la Lista IV en el artículo 11, pues, en su opinión, la mejor forma de prevenir el uso indebido de estas sustancias consiste en aplicar una fiscalización estricta a nivel nacional. 41. Luxemburgo comprende perfectamente las dificultades de los países en desarrollo y no dejará de ayudarles mediante las medidas preventivas del artículo 12. 42. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) no ignora las dificultades que planteará la aplicación de las medidas de fiscalización de las sustancias de la Lista IV, pero hace notar que los países productores no serán los únicos en tropezar con dichas dificultades. Señala a las delegaciones que parecen velar sobre todo por sus propios intereses que cada país tiene interés en proteger la salud de la población de otros países, especialmente cuando se trata de países consumidores: los gastos en que puedan incurrir en esta esfera suponen en realidad una inversión productiva a largo plazo. 43. En cuanto al argumento expuesto muchas veces por ciertas delegaciones de que conviene elaborar un Protocolo que pueda ser ratificado por los diferentes países, el Dr. Johnson-Romuald recuerda que dicho Protocolo deberá ser ratificado también por los países en desarrollo y que, a su vez, éstos únicamente podrán hacerlo si lo consideran satisfactorio. 16.a sesión pienaria — 12 de febrero de 1971 63 44. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) y el Sr. KOFIDAVIES (Ghana) comparten las opiniones expresadas por los representantes de Togo y de Suecia. 45. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) hace observar que las medidas de fiscalización previstas para las sustancias de las Listas I a IV no son muy diferentes unas de otras y que, en particular, las de las sustancias de las Listas I I I y IV son prácticamente idénticas, a excepción de algunas disposiciones relativas al registro (artículo 10) y a los datos estadísticos que deben suministrarse (artículo 14). No le parece lógico, en estas condiciones, que se exija también una declaración para las sustancias de la Lista I V : ¿ cómo puede esperarse que las Partes o la OMS o la Comisión de Estupefacientes apliquen el complicado procedimiento definido en el artículo 2 para transferir una sustancia de la Lista IV a la Lista I I I , cuando las medidas de fiscalización aplicables a esas Listas no difieren más que en cuestiones relativamente secundarias ? 46. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que la Conferencia debe respetar la opinión del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia, que ha estimado oportuno establecer una clara distinción entre los dos grupos de sustancias : el grupo b.2 (que corresponde a la Lista III) y el grupo c (que corresponde a la Lista I V ) 1 4 . No se trata de una cuestión de orden administrativo, sino de orden científico y técnico, a cuyo respecto convendría que la Conferencia siguiera la opinión de la OMS. 47. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) declara que la posición de su delegación se asemeja mucho a la de la delegación de Dinamarca. Está convencido, por su parte, de que el Gobierno y el Parlamento de los Países Bajos podrían ratificar el Protocolo incluso si se mantuviera la Lista IV, ya que los Países Bajos han demostrado siempre un elevado sentido de disciplina internacional, a condición de que los grandes países productores lo ratifiquen ; pero no debe intentarse lo imposible: antes, al contrario, tratar de conseguir lo posible y tener en cuenta las dificultades reales que experimentan ciertos países. El Sr. Hoogwater muestra, citando ejemplos, que la delegación de los Países Bajos ha tenido en cuenta las dificultades y objeciones de las demás delegaciones y ha aceptado soluciones de transacción. Subraya que los Países Bajos han sentido siempre gran admiración hacia el trabajo de la OMS y jamás han cesado de prestarle su apoyo. Sin embargo, tras la lamentable decisión adoptada en la 14.a sesión respecto del artículo 14—decisión que, en su opinión, debería ser examinada de nuevo—, se atendrá en lo sucesivo a las instrucciones de su Gobierno. A petición del representante de Francia, se procede a votación nominal sobre el mantenimiento de las palabras «y IV» en el apartado a del párrafo 2 y de las palabras « o IV» en el apartado c del párrafo 2, respecto de las cuales la delegación de Dinamarca ha pedido que se sometan a votación por separado. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar a Chile. Votos afavor: China*, Congo (República Democrática del), Finlandia, Francia, Ghana, India, Irán, Líbano, * Véase la nota preliminar. 14 Ibid. México, Nueva Zelandia, República de Corea, Rwanda, Suecia, Tailandia, Togo, Túnez, Turquía, Estados Unidos de América, Venezuela, Yugoslavia, Argentina, Australia, Brasil, Birmania, Camerún, Canadá. Votos en contra: Chile, Costa Rica, Dinamarca, El Salvador, República Federal de Alemania, Guatemala, Hungría, Irak, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Países Bajos, Nicaragua, Paraguay, Polonia, Sudáfrica, España, Suiza, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Reino Unido, Austria, Bélgica, República Socialista Soviética de Bielorrusia. Abstenciones : Santa Sede, Bulgaria. Hay 26 votos a favor, 26 en contra y 2 abstenciones. Quedan suprimidas las palabras «y IV» en el apartado a del párrafo 2 y las palabras « o IV » en el apartado c del párrafo 2. Por 47 votos contra uno y 6 abstenciones, queda aprobado el artículo 11 en su forma enmendada (EjCONF.58jL.4j Add.4). Se levanta la sesión a las 13 horas. 16.a SESIÓN PLENARIA Viernes 12 de febrero de 1971, a las 20.45 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 11 (DISPOSICIONES RELATIVAS AL COMERCIO INTERNACIONAL) (conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.4) 1. El Sr. KIRCA (Turquía), explicando su voto, dice que su delegación votó en la 15.a sesión a favor del artículo 11 en su forma enmendada. Sin embargo, desea reservar expresamente el derecho del Gobierno de Turquía a exigir, por decisión unilateral, que el importador de una sustancia de la Lista IV o de un preparado que contenga una de esas sustancias presente a las autoridades competentes de Turquía, como requisito para que se le conceda el permiso de importación, una declaración del exportador en la que figuren los datos mencionados en el apartado a del párrafo 2 del artículo 11 del Protocolo. Este se ajusta enteramente, en lo que se refiere a las Partes en el Protocolo que son firmantes del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, a la cláusula de salvaguardia relativa a la protección de la salud pública que figura en el artículo XX del Acuerdo General15. Esta medida, además, estaría plenamente en conformidad con el artículo 19 del Protocolo, según fue aprobado definitivamente por la Conferencia. 1 5 Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, Instrumentos básicos y documentos diversos, vol. III, Texto del Acuerdo General, 1958, pág. 47. 64 Actas resumidas de las sesiones plenarias 2. El Sr. ANAND (India), explicando su voto, dice que la abstención de su delegación no se debe en absoluto a su opinión acerca del artículo mismo. En efecto, se ha mostrado siempre dispuesta a participar en los trabajos de los comités, grupos de trabajo y subgrupos de trabajo que han dedicado muchas horas a la preparación del proyecto, porque creía que merecía la pena emplear el tiempo que fuera necesario para llegar a una fórmula de transacción que pudiera ser aceptada por todos. Ahora bien, el hecho de haber suprimido de ese artículo las sustancias de la Lista IV ha herido y decepcionado a su delegación, no porque la India tenga problema alguno con esas sustancias —en realidad la India exporta algunas de las sustancias de la Lista IV—, sino por los métodos que se han utilizado para conseguir tal supresión. Se pregunta si las largas horas transcurridas en los trabajos de la Conferencia no han sido una simple pérdida de tiempo. Si se ha de romper el delicado equilibrio que se ha logrado establecer, habría sido preferible que desde un principio las delegaciones se hubieran limitado a exponer sus opiniones y, acto seguido, se hubiese procedido a la votación. 3. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) hace suyas las observaciones del representante de la India. Expresa su gratitud a los representantes que han apoyado las opiniones de su delegación y que han defendido los derechos de los nuevos Estados. Es alentador saber que algunos países industrializados colocan el bienestar de la humanidad por encima de sus intereses materiales. ARTÍCULO 12 (PROHIBICIÓN Y RESTRICCIONES A LA IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN DE SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS) (reanudación de los trabajos de la 13.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.3, E/CONF.58/L.37 a L.40) 4. El Sr. TALIANI (Italia) dice que la enmienda (E/CONF.58/L.39) de su delegación al texto preparado por el Comité de Redacción para el artículo 12 (E/CONF. 58/L.4/Add.3) tiene por objeto poner de relieve la posibilidad de que las Partes invoquen indebidamente la disposición del párrafo 1 para proteger su industria farmacéutica contra la competencia extranjera. No obstante, dado que la propuesta presentada por los Estados Unidos, Hungría, el Reino Unido y la URSS de un nuevo artículo 12 ter (E/CONF.58/L.38)es más completa y disipa en parte los temores de su delegación, el orador retira su enmienda y apoya la propuesta conjunta. 5. Sr. HUYGHE (Luxemburgo) dice que su delegación ha dicho ya en anteriores ocasiones que colaborará plenamente con cualquier país que desee aplicar las disposiciones del artículo 12. No obstante, el texto del Comité de Redacción plantea dos dificultades. En primer lugar, a juicio de su delegación, antes de pedir a otros países que apliquen las disposiciones del artículo en relación a cualquier sustancia, el país solicitante debería tomar medidas para proteger a su propia población contra dicha sustancia. En segundo lugar, el párrafo 1 no debería dejar ninguna posibilidad de discriminación. Por consiguiente, las delegaciones de Bélgica y de Luxemburgo presentaron una enmienda (E/CONF.58/L.37) que, además de tener en cuenta esos dos extremos, refleja también las opiniones expresadas durante el debate sobre el artículo en el Comité de Medidas de Fiscalización (11.a y 23.a sesiones). 6. El Sr. BEVANS (Estados Unidos de América) presenta, en nombre de los autores, la propuesta conjunta de inserción de un nuevo artículo 12 ter, y dice que la finalidad de la propuesta es dejar en claro que ninguna de las disposiciones del artículo 12 podrá invocarse para ejercer una discriminación. 7. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que su delegación está dispuesta a aceptar el artículo 12 e incluso a reforzarlo pidiendo a las Partes que tomen todas las medidas apropiadas para prohibir la exportación de cualquier sustancia a países que hayan notificado que la importación de esas sustancias en sus territorios está prohibida, pero no cree que el artículo tenga valor alguno como protección para los países importadores. Ningún país exportador podría fiscalizar la exportación de sus productos más allá del primer destino y sería de lamentar que un país importador creyese que dicho artículo le protege por completo. Las disposiciones del artículo no ofrecen ninguna salvaguardia contra la mala fe del país de primer destino. 8. El Sr. KIRCA (Turquía) puede aceptar la enmienda de Bélgica y Luxemburgo al párrafo 1, pero espera que esas delegaciones estén de acuerdo en retirar su propuesta de añadir un nuevo párrafo 4 al artículo 12 a favor de la propuesta conjunta encaminada a añadir un nuevo artículo 12 ter, que el orador apoya. Apoya también la otra propuesta conjunta de los Estados Unidos, Hungría, Reino Unido y la URSS (E/CONF.58/L.40) de que se añada una frase al párrafo 1. 9. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) espera que las observaciones del representante de los Países Bajos no sean preludio a una petición de que se suprima el artículo. Su delegación apoya enérgicamente el artículo 12 y está dispuesta a aceptar cualquier enmienda que garantice que no podrá haber discriminaciones. 10. El Sr. SHEEN (Australia) dice que su delegación apoya en general el artículo 12 en su forma actual. En lo referente a la propuesta de Bélgica y Luxemburgo, el orador podría aceptar la sustitución de la frase «Toda Parte podrá informar a las demás Partes » por la frase « Una Parte podrá informar a todas las demás Partes » en el párrafo 1, pero la adición de la palabra «totalmente» plantea ciertas dificultades. Una restricción de las importaciones no tiene que hacerse necesariamente sobre una base total; tal vez podría basarse en un uso terapéutico limitado. 11. La adición del párrafo 4 propuesto por Bélgica y Luxemburgo tiene la misma finalidad que la propuesta tendiente a insertar un nuevo artículo 12 ter. Ambas le parecen aceptables, pero prefiere la propuesta de Bélgica y Luxemburgo, que estima más sencilla. También puede aceptar la adición al párrafo 1 de la frase que se propone en la segunda propuesta conjunta. 12. En relación con las observaciones del representante de los Países Bajos, el orador se considera obligado a decir que, a su juicio, en el Protocolo han de figurar las disposiciones del artículo 12. 16.a sesión plenaria — 12 de febrero de 1971 65 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) cree que las dos enmiendas presentadas conjuntamente por los representantes de cuatro países, entre ellos el suyo, reflejan la opinión general expresada en el Comité de Medidas de Fiscalización. 14. No hay que subestimar el artículo 12. Sus disposiciones serían de particular utilidad ahora que se ha incluido en el Protocolo el derecho de no aceptación. 15. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que su delegación apoya plenamente los principios que informan el artículo 12. La actitud de su delegación hacia el artículo 11 ha sido dictada por el supuesto de que se retendría dicho artículo 12. 16. En lo referente a la enmienda de Bélgica y Luxemburgo opina lo mismo que el representante de Turquía. Podría aceptar la propuesta relativa al párrafo 1, pero considera que la adición de un nuevo artículo 12 ter es preferible a la adición de un nuevo párrafo 4, según lo propuesto por Bélgica y Luxemburgo. 17. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) apoya la enmienda de Bélgica y Luxemburgo. Está en completo desacuerdo con la opinión del representante de los Países Bajos. 18. El Dr. AZARAKHCH (Irán) no puede aceptar que la prohibición de importar una sustancia deba aplicarse a todas las marcas comerciales de dicha sustancia, y que de otro modo se producirían discriminaciones. Tampoco puede admitir que un país que haya prohibido por completo la importación de una sustancia y desee importar unos pocos miligramos de tal sustancia para investigaciones científicas deba anular su prohibición total de importación de dicha sustancia, so pena de ser acusado de discriminación. Prohibir la importación de una determinada sustancia es una cuestión de soberanía nacional. 19. En Irán, los productos farmacéuticos sólo pueden importarse con la autorización de un Comité Técnico establecido por las leyes del país. Dicho Comité no tiene obligación alguna de autorizar la importación de todos los preparados que contengan una determinada sustancia. Nadie conoce todos los nombres comerciales con que se vende una sustancia; las personas que solicitan una autorización de importación dan el nombre comercial del preparado que desean emplear. Lo propio acontece con la prohibición ; si hay pruebas de uso indebido, lo que se conoce es el nombre comercial de la sustancia utilizada indebidamente. En la práctica, el Comité no concede permisos de importación para una sustancia que considera peligrosa o carente de valor terapéutico. 20. El párrafo 3 trata simplemente de la cooperación internacional. El orador se pronuncia en favor del artículo 12 en su forma actual. 21. El Sr. CHAPMAN (Canadá) dice que su delegación no es tan pesimista acerca de la utilidad del artículo 12 como el representante de los Países Bajos y, en consecuencia, apoya el artículo. 22. Su delegación desearía que en el párrafo 2 se mantuvieran las palabras «tomará medidas para asegurar ». En el caso de sustancias que estén a la venta en el Canadá, su país tendrá dificultades de orden constitucional para prohibir la exportación de tales sustancias a un país que haya notificado que prohibe la importación de las mismas. No obstante, puede garantizar a la Conferencia que su país, si ratifica el Protocolo, tomará medidas para asegurar que, cuando una Parte le haya notificado que prohibe la importación de determinadas sustancias, ninguna de esas sustancias será exportada del Canadá a ese país y tiene la certeza de que dichas medidas serán eficaces. 23. No tiene ninguna objeción de fondo al párrafo 1 de la propuesta de Bélgica y Luxemburgo, pero no cree que la adición propuesta modifique sensiblemente el significado del texto. De hecho la adición de la palabra «totalmente » podría dar lugar a confusiones. Apoya las dos enmiendas conjuntas. 24. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que su delegación puede aceptar el artículo 12 en su forma actual, así como la enmienda conjunta al párrafo 1. 25. Considera de suma importancia el artículo 12 porque en él se reconoce el derecho de cada país a hacer lo posible para asegurar que solamente recibe las cantidades de sustancias sicotrópicas que necesita para fines médicos. El reconocimiento de este derecho representa un gran progreso. Los países que lo deseen podrán protegerse contra la entrada de sustancias venenosas procedentes de fábricas que trabajan para lo que se considera un tráfico lícito. Es evidente que los tiempos han cambiado desde la época en que los gobiernos estaban dispuestos a ir a la guerra para proteger los intereses comerciales de esas fábricas, que solían inundar de heroína los mercados de países lejanos, sin tener en cuenta sus efectos en la población local. Ahora se exportan toneladas de anfetaminas y barbitúricos, que son aún más peligrosos, a esos mismos países, y ese tráfico es lícito. Es fundamental reconocer a esos países el derecho de proteger a sus habitantes. 26. Coincide con el representante de los Países Bajos en que las disposiciones del artículo 12 no ofrecerían protección alguna contra gentes sin escrúpulos o contra el tráfico ilícito, pero esas disposiciones se han preparado de buena fe y están dirigidas a hombres de buena fe. 27. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que su delegación asigna verdadera importancia al artículo 12 como mecanismo de fiscalización y que, en general, está de acuerdo con el texto del Comité de Redacción. 28. La versión española de la enmienda de Bélgica y Luxemburgo al párrafo 1 sería más clara si en vez de las palabras «Una Parte» se dijera «Cada una de las Partes ». Con respecto a la enmienda, su delegación no la encuentra aceptable porque cree que debe quedar librado al país establecer la amplitud que asigna a la prohibición, que podrá variar según las circunstancias de cada país. Es preferible el texto del Comité de Redacción. 29. Apoya la enmienda conjunta al párrafo 1. 30. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que el artículo 12 es importante y eficaz. La auténtica salvaguardia que ofrece el artículo ha contribuido en gran medida a que el Reino Unido haya aceptado la retirada de la Lista IV del campo de aplicación del artículo 11. Se opone al empleo de la palabra «prohibe» en el párrafo 1 del artículo 12 ; ello impondría a los gobiernos la obligación 66 Actas resumidas de las sesiones plenarias absoluta de someter cualquier cambio al trámite legislativo. Las palabras del párrafo 2 «tomará medidas para asegurar» son adecuadas por cuanto permiten a los gobiernos adoptar las medidas legislativas o administrativas que exija la situación. Pone de relieve que su Gobierno está decidido a prestar toda la colaboración que requiera el artículo 12. 31. El Sr. TALIANI (Italia) es partidario del artículo 12 y de todas las enmiendas al mismo. 32. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) apoya el artículo 12 y la enmienda conjunta al párrafo 1, que eliminaría toda posibilidad de discriminación. La fiscalización internacional debe basarse en la buena fe de las Partes y cada gobierno tiene derecho a imponer los controles nacionales que estime necesarios. El intercambio de información entre las Partes acerca de sustancias que, en un momento determinado, se consideren peligrosas sería de suma utilidad. 33. El Dr. SADEK (República Árabe Unida) dice que el artículo 12 sería uno de los más eficaces del sistema de fiscalización. Podría aceptar la enmienda de Bélgica y Luxemburgo, la enmienda conjunta al párrafo 1 y el artículo 12 ter propuesto. 34. Entiende que se ha convenido utilizar en el texto inglés la palabra « notify » en vez de la palabra « inform », en el párrafo 1. 35. El PRESIDENTE confirma este extremo; en la versión inglesa definitiva, se empleará la palabra « notify ». 36. El Sr. MANSOUR (Líbano) dice que, durante el debate sobre el artículo 11, algunos representantes intentaron calmar los temores de los países en desarrollo afirmando que el artículo 12 es una salvaguardia contra el tráfico ilícito, por lo que la declaración del representante de los Países Bajos ha causado gran sorpresa. Si dicho representante tuviera razón, de poco serviría celebrar la Conferencia, ya que sus opiniones acerca del fraude podrían aplicarse igualmente a todo el Protocolo. 37. El artículo 12 es importante y el orador puede apoyarlo. Apoya también la enmienda de Bélgica y Luxemburgo y la enmienda conjunta al párrafo 1. 38. El Sr. HUYGHE (Luxemburgo) dice que los autores de la enmienda de Bélgica y Luxemburgo desean retirar su propuesta de añadir un nuevo párrafo 4, que su finalidad es la misma que la del nuevo artículo 12 ter propuesto. Querrían asimismo unirse a los autores de dicha propuesta. 39. Los autores retiran también la propuesta de insertar la palabra «totalmente » en el párrafo 1. 40. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que puede asegurar al representante de Yugoslavia que la actitud de su delegación respecto del artículo 12 es constructiva y que está de acuerdo en que dicho artículo se aplique a todas las Listas. 41. El orador tiene una larga experiencia del comercio exterior y desea instar a la Conferencia que no se haga ilusiones de que ha logrado establecer una protección, cuando lo único que puede hacer es fiscalizar las exportaciones y las importaciones a los países de primer destino. Lo que hace falta, en realidad, es una firme garantía contra las reexportaciones y esto no existe en la Convención Única. 42. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) pide que se vote por separado la referencia a la Lista IV en el párrafo 1. Por 25 votos contra 19 y 8 abstenciones, queda rechazada la moción del representante de la República Federal de Alemania. Por 43 votos contra ninguno y 7 abstenciones, queda aprobada la propuesta de Bélgica y Luxemburgo (E/CONF. 58/L.37) de sustituir la frase « Toda Parte podrá informar a las demás Partes» por la frase « Una Parte podrá informar a todas las demás Partes ». Por 47 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobada la enmienda conjunta al párrafo 1 (E/CONF. 58/L.40). Por 47 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobado el artículo 12 (E/CONF.58/L.4/Add.3) en su forma enmendada. PROPUESTA RELATIVA A UN NUEVO ARTÍCULO 12 ter (E/CONF.58/L.38) 43. El Dr. AZARAKHCH (Irán) dice que no puede votar inmediatamente el nuevo artículo 12 ter propuesto, porque no ha sido debatido aún. Su contenido parece contradecir el principio de soberanía y obstaculizaría el crecimiento de las industrias químicas en los países en desarrollo. Le parece dudoso que los gobiernos estén dispuestos a ratificar un Protocolo que contenga esta cláusula, que, en efecto, obligaría a una Parte a admitir importaciones de cualquier sustancia peligrosa, incluidas las fabricadas únicamente para la exportación, y anularía las disposiciones del artículo 11 y del párrafo 1 del artículo 12. La última frase se presta indudablemente a diversas interpretaciones. Si se aprueba la propuesta, o bien deberá formular una reserva, o bien su Gobierno no podrá ratificar el Protocolo. 44. Para el Sr. ANAND (India), el texto significa que, con arreglo al Protocolo, las Partes no deberán ejercer ninguna discriminación de la índole mencionada, pero podrán seguir la política que consideren apropiada con arreglo a sus leyes y reglamentos nacionales en materia de control de las exportaciones y de las importaciones. 45. El Sr. KIRCA (Turquía) no está de acuerdo con el representante del Irán. Los autores de la propuesta han redactado el texto de modo que incluso las Partes en el Protocolo que sean Partes en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio podrían recurrir a las distintas cláusulas de dicho Acuerdo para proteger su industria naciente o hacer frente a las dificultades de su balanza de pagos. No pueden basarse a estos efectos en los artículos 11 y 12, pero sí en otras normas de derecho internacional y por los motivos reconocidos por estas últimas. 46. Sería preferible que en el texto francés la palabra « power » se tradujese por « droit» o « compétence ». 47. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) puede apoyar el artículo 12 ter siempre que su Gobierno quede en libertad de proteger los intereses de las empresas yugoslavas. 16.a sesión plenaria — 12 de febrero de 1971 67 Desde este punto de vista, la última frase no es satisfactoria y se presta ciertamente a objeciones si significa que entre dos productos idénticos, una Parte estará obligada a elegir el más caro. 48. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) pregunta si el Asesor Jurídico podría explicar cuáles serían las consecuencias del texto. 49. El Sr. LAVALLE-VALDES (Asesor Jurídico Adjunto de la Conferencia) dice que el texto es de carácter muy general y se ajusta a otras disposiciones del Protocolo, que no tiene por objeto ocuparse de cuestiones comerciales, sino de la protección de la salud pública y la prevención del uso indebido. 50. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que aunque el texto puede ser aceptable para los países industrializados no lo es para los países en desarrollo que quieran proteger su industria nacional contra las importaciones del extranjero. Quizás podrían suprimirse las palabras « o nacionales ». 51. A juicio del Sr. ANAND (India) no hace falta mencionar el artículo 11 en el apartado b, ya que dicho artículo trata del procedimiento de concesión de autorizaciones de importación y exportación. 52. El Sr. MANSOUR (Líbano) propone que se cierre el debate. Durante el debate sobre el artículo 12, los representantes han expresado su opinión con respecto a la propuesta de incluir un artículo 12 ter, y la propuesta de Bélgica y Luxemburgo tendiente a añadir un párrafo 4 al artículo 12 se ha retirado en favor de aquella propuesta. 53. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) se opone a la moción» Muchas delegaciones, incluida la suya, son partidarias de la idea contenida en el artículo 12 ter, pero no del modo como está redactado en la propuesta presentada a la Conferencia. Si continúa el debate tal vez sea posible llegar a una fórmula aceptable para todos. 54. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se opone también a la moción de cierre del debate. Como coautor del artículo 12 ter, desearía tener la oportunidad de hacer algunas aclaraciones. Por 37 votos contra 2 y 9 abstenciones, queda rechazada la moción de cierre del debate. 55. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se declara sorprendido ante la reacción de algunos representantes a la propuesta de insertar un nuevo artículo 12 ter, cuyo propósito es asegurar, simplemente, que el derecho conferido en virtud del párrafo 1 del artículo 12 no se invoca con la única finalidad de discriminar y de favorecer a un fabricante a expensas de otro. Durante el debate sobre el artículo 12 se ha convenido en general que el objetivo del derecho estipulado en el párrafo 1 es proteger a un país contra un peligro para su salud pública. El artículo 12 ter propuesto establece claramente que cuando exista tal amenaza el país interesado podrá prohibir las importaciones de todas las procedencias, pero no de modo selectivo. 56. Naturalmente el texto puede mejorarse. Para calmar los temores de algunos representantes que han mencionado la necesidad de proteger las industrias nacionales, podría suprimirse la referencia a las empresas « nacionales » al final del artículo. También podría redactarse el artículo de modo más parecido al párrafo 4 que Bélgica y Luxemburgo proponían se añadiese al artículo 12. 57. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que en un principio era favorable a la propuesta de inserción de un artículo 12 ter y a la enmienda al artículo 12 propuesta por Bélgica y Luxemburgo. Sin embargo, tras reflexionar, ha llegado a la conclusión de que el artículo 12 terpropuesto trata en realidad del comercio internacional y no tiene cabida en el Protocolo. Los países en desarrollo tienen derecho a proteger sus industrias recién establecidas y podrían llegar a prohibir completamente ciertas importaciones. 58. El Sr. KIRCA (Turquía) señala que un país en desarrollo que sea Parte Contratante del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio puede invocar las secciones B, C y D del artículo XVIII de dicho Acuerdo 1 6 para imponer a las importaciones las restricciones cuantitativas que sean necesarias para crear una nueva rama de producción o para hacer frente a las dificultades de la balanza de pagos. Por otra parte, es preciso citar a este respecto el artículo XXIV del Acuerdo relativo a las uniones aduaneras y zonas de libre comercio y el artículo XXV relativo a la acción colectiva de las Partes Contratantes 1 7 . 59. Un país que no sea Parte Contratante del GATT puede adoptar medidas de la misma índole en el ejercicio normal de sus derechos soberanos. 60. Nada en el artículo 12 ter propuesto impide que un país imponga restricciones o prohibiciones a la importación por tales motivos. Todo lo que pretende el nuevo artículo es evitar que se emplee el mecanismo de los artículos 11 y 12 del Protocolo para esos fines. El texto se ha redactado cuidadosamente de modo que quede clara esa intención y, en consecuencia, el orador lo apoya. 61. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que, habiendo estudiado cuidadosamente el artículo 12 ter propuesto, ha decidido no apoyarlo porque podría prestarse a confusiones. La falta de una disposición similar en la Convención Única no ha causado ninguna dificultad. 62. El Sr. HUYGHE (Luxemburgo) está sorprendido por el cariz que ha tomado el debate. Lamenta haber retirado la enmienda de Bélgica y Luxemburgo tendiente a añadir un párrafo 4 al artículo 12, que estaba redactada con claridad y cuyo objetivo era el mismo que el del artículo 12 ter propuesto. 63. El Protocolo tiene por objeto hacer que las Partes puedan proteger la salud pública y hacer frente a los problemas sociales que origina el uso indebido de drogas. La intención del orador al presentar el párrafo 2 de la propuesta de Bélgica y Luxemburgo es conseguir que no se haga uso del Protocolo para fines comerciales. Desea poner de relieve que el país que representa no posee una industria farmacéutica de ningún volumen y no exporta productos farmacéuticos. 1 6 Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, Instrumentos básicos y documentos diversos, vol. III, Texto del Acuerdo General, 1958, págs. 39 a 45. " Ibid., págs. 51 a 55. 68 Actas resumidas de las sesiones plenarias 64. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) dice que es partidario de la idea de evitar discriminaciones, pero prefiere el texto de Bélgica y Luxemburgo al del propuesto artículo 12 ter. Un gobierno tiene pleno derecho a imponer prohibiciones a la importación para proteger su industria nacional o salvaguardar los intereses de los consumidores en su país. 65. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) pone de relieve que las disposiciones del propuesto artículo 12 ter no van dirigidas al importador individual, sino al gobierno del país importador. Como es lógico, un importador actúa de modo discriminatorio y decide lo que quiere comprar y a qué precio y no hay nada en el artículo propuesto que le impida hacerlo ; el objetivo del artículo es simplemente impedir que el gobierno del país importador haga uso del mecanismo previsto en los artículos 11 y 12 del Protocolo para inmiscuirse en la libertad de elección del importador. 66. El artículo propuesto tampoco impedirá que un gobierno dicte las restricciones o prohibiciones que decida imponer a la importación, siempre que no invoque para ello los artículos 11 y 12 del Protocolo. Si un gobierno efectúa una notificación con arreglo al párrafo 1 del artículo 12 por razones puramente comerciales, ello equivaldrá a pedir al país exportador interesado que exponga a sus exportadores a enjuiciamiento criminal. No cabe esperar que un país exportador tome tales medidas con objeto de ayudar al país importador a conferir alguna ventaja comercial a una determinada empresa o clase de empresas. 67. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) da las gracias al representante de Turquía por su claro análisis de la situación jurídica, que había quedado algo oscura a causa de los argumentos expuestos a lo largo del debate. 68. La aprobación de la propuesta de Bélgica y Luxemburgo de que en el párrafo 1 del artículo 12 se sustituyan las palabras « Toda Parte podrá informar a las demás Partes » por las palabras « Una Parte podrá informar a todas las demás Partes » satisface a su delegación y, con miras a simplificar el debate, la delegación de la URSS está dispuesta, por su parte, a retirarse de la lista de autores de la propuesta de añadir un artículo 12 ter. 69. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que en principio se acordó por unanimidad que las disposiciones del artículo 12 no se utilizarían de modo discriminatorio. Han surgido dificultades a causa de la manera como está redactado el propuesto artículo 12 ter; personalmente prefiere el texto de Bélgica y Luxemburgo y está dispuesto a volverlo a presentar. 70. El PRESIDENTE señala que ha expirado el plazo para la presentación de enmiendas. 71. El Sr. ANAND (India) señala que no se ha dado ninguna explicación que justifique la referencia al artículo 11 en el propuesto artículo 12 ter. Su delegación es partidaria de la idea de evitar discriminaciones, pero le inspira seria inquietud la forma en que se ha propuesto expresar esa idea. Incluso en el texto de Bélgica y Luxemburgo las palabras « medidas discriminatorias en el comercio internacional » podrían inducir en error. Por ejemplo, en la India, a causa de la escasez de divisas, es sencillamente imposible permitir que un importador adquiera mercancías en el país que desee. 72. Tras un breve debate en el que participan el Sr. KOCH (Dinamarca), el Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), el Sr. KIRCA (Turquía), el Dr. BÓLCS (Hungría) y el Sr. SEMKEN (Reino Unido), el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), hablando como uno de los autores del propuesto artículo 12 ter, dice que si se suspende la sesión durante un breve período de tiempo los autores podrán dar una nueva redacción a su propuesta. 73. El PRESIDENTE dice que el que haya expirado el plazo para la presentación de enmiendas no impide que los autores de una propuesta ya presentada modifiquen el texto de la misma. Se suspende la sesión a las 11.50 horas y se reanuda a las 12.10 horas. 14. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), en nombre de los autores de la propuesta de un nuevo artículo 12 ter (E/CONF.58/L.38), dice que están dispuestos a retirarla en la inteligencia de que los derechos reconocidos a una Parte en virtud de los artículos 11 y 12 no se emplearán para fines discriminatorios, sino que se ejercerán únicamente para los fines del propio Protocolo. 75. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) y el Dr. BÜLCS (Hungría) confirman esta declaración. 76. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice, por su parte, que se entiende que el artículo 12 no se podrá utilizar con fines discriminatorios contra las Partes ni contra ningún otro Estado, sino únicamente para proteger la salud pública. 77. El Sr. HUYGHE (Luxemburgo) dice que cuando retiró la propuesta presentada por Bélgica y Luxemburgo no esperaba que se retirase la propuesta tendiente a añadir un artículo 12 ter. Se levanta la sesión a las 0.20 horas del sábado 13 de febrero de 1971 17.a SESIÓN PLENARIA Sábado 13 de febrero de 1971, a las 10.20 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVJJI) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 2 (ALCANCE DE LA FISCALIZACIÓN DE LAS SUSTANCIAS) (E/CONF.58/L.5/Add.7) 1. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a que examine el artículo 2 tal como figura en el informe del Comité de Medidas de Fiscalización (E/CONF.58/L.5/Add.7). En el texto inglés de dicho documento deben introducirse dos correcciones puramente formales : el 17.a sesión plenaria — 13 de febrero de 1971 69 párrafo del documento que sigue inmediatamente al título debe numerarse «I», y el párrafo 3 del artículo 2 no debe subdividirse en un apartado a, ya que no existe apartado b, corrección esta última que es también aplicable al texto español. 2. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, presentando el informe de dicho Comité, recuerda que el artículo 2 es uno de los que más objeciones ha suscitado en el Comité y que únicamente ha podido redactarse tras cuatro semanas de debates. Dicho artículo puede dividirse en dos grupos de párrafos : los párrafos 1 a 6 y los párrafos 7 y 8. Los tres primeros párrafos fueron aprobados sin mayor dificultad. Los párrafos 4 y 5 plantearon más dificultades, debido a la importancia de los criterios que deben definir para que la Comisión de Estupefacientes pueda someter sustancias a fiscalización o transferirlas de una Lista a otra. No obstante, basándose en las conclusiones del Grupo de Trabajo encargado de su examen, el Comité de Medidas de Fiscalización pudo aprobar dichos párrafos. En cuanto a los párrafos 7 y 8, que han sido objeto de estudio por un Grupo de Trabajo especial, no han podido ser aprobados oficialmente por el Comité, que se ha limitado a considerar que el texto preparado por dicho Grupo de Trabajo era el más satisfactorio y a añadirle notas de pie de página (26.a sesión) en las que se exponen las reservas de las delegaciones. Corresponde a la Conferencia la adopción de una decisión definitiva al respecto. Las mismas observaciones son aplicables al artículo 15 bis. 3. El PRESIDENTE propone que se proceda al examen del artículo 2 párrafo por párrafo. 4. El Dr. MABILEAU (Francia) se pregunta si, teniendo en cuenta las observaciones que acaba de formular, no podrían dividirse los párrafos en dos grupos : párrafos 1 a 6 y párrafos 7 y 8. 5. El PRESIDENTE estima que, por razones de orden práctico, es preferible proceder párrafo por párrafo. Así queda acordado. PÁRRAFO 1 6. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que anteriormente había tenido dificultades en aceptar este párrafo, pero tras celebrar consultas con el representante de la OMS y, con espíritu de conciliación, acepta el texto presentado por el Comité de Medidas de Fiscalización. Queda aprobado el párrafo 1. PÁRRAFO 2 Queda aprobado el párrafo 2. PÁRRAFO 3 7. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) hace observar que la expresión « que la sustancia responde a los criterios para su inclusión, etc....» se ha tomado del texto primitivo del párrafo 3, y propone que sea sustituida por la frase «que conviene incluir la sustancia, etc. . . . » . Se trata de una modificación de forma, que no altera el sentido de este párrafo. 8. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) no es de esta opinión y estima que los miembros de la Conferencia deben pronunciarse sobre la propuesta del representante del Reino Unido, que rebasa el marco de una modificación puramente estilística. 9. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) está dispuesto a aceptar la enmienda del representante del Reino Unido, que no modifica el fondo del texto ruso. 10. El Sr. CHAPMAN (Canadá) apoya la enmienda del representante del Reino Unido. 11. El PRESIDENTE propone que se remita el texto de dicho párrafo al Comité de Redacción para que éste lo revise. Así queda acordado. PÁRRAFO 4 12. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que ya ha formulado ante diversos organismos las objeciones que le plantea la palabra «dependencia», que, en ruso, tiene una significación muy restringida y designa únicamente los síntomas clínicos de la toxicomanía y las modificaciones que origina en el metabolismo del toxicómano. Por esta razón, ha preferido que se mantenga en el texto ruso del documento la palabra «narcomanía» y debe insertarse en el inciso i) del apartado a una llamada a una nota de pie de página exponiendo el punto de vista del representante de la URSS. 13. Por otra parte, la forma en que está redactado el inciso ii) del apartado a da la impresión de que los fenómenos descritos se producen simultáneamente, siendo así que pueden presentarse por separado. Por consiguiente, sería preferible que se sustituyeran las comas que figuran después de las palabras «percepción», «juicio» y «estado de ánimo» por la conjunción « o » . 14. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) dice que la cuestión planteada por el representante de la URSS crea un problema de orden lingüístico a la Secretaría; conviene armonizar el texto en los cinco idiomas y cabe preguntarse si es posible sustituir la palabra « dependencia » por la palabra « toxicomanía ». 15. El Dr. ALAN (Turquía) hace observar que el texto francés del inciso ii) no se ajusta al texto inglés. Para traducir al francés la expresión « resulting in » habría que sustituir la palabra «ou», después de las palabras «systéme nerveux central», por las palabras «donnant lieu á ». 16. El Dr. MABILEAU (Francia) apoya la propuesta del representante de Turquía. 17. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) dice que, teniendo en cuenta que el serbo-croata es un idioma semejante al ruso, se basará en el texto ruso que se apruebe. A este respecto, prefiere que se aplique a las sustancias sicotrópicas la palabra « toxicomanía », en lugar de la expresión rusa «narcomanía», que evoca más bien el uso indebido de estupefacientes. 18. El Dr. REXED (Suecia) estima que el texto del Comité de Medidas de Fiscalización constituye una mejora en relación con el texto primitivo y no ve dificultad 70 Actas resumidas de las sesiones plenarias alguna en que se utilice la palabra « dependencia », que se emplea habitualmente en los ambientes médicos y científicos suecos. No obstante, reconoce que dicha palabra puede tener un sentido diferente en ruso y que el representante de la Unión Soviética puede preferir la expresión « narcomanía ». En cualquier caso, dicho término no debe traducirse en los demás idiomas por la expresión «toxicomanía», que tiene un sentido muy diferente de la palabra « dependencia ». 19. El Sr. CHENG (China*) dice que la palabra «dependencia » plantea igualmente problemas en la versión china. La traducción actual carece de precisión, ya que puede tratarse tanto de una dependencia económica como médica, y sería necesario encontrar otro término. En consecuencia, el representante de China* propone que se autorice al Comité de Redacción a que busque una solución con miras a armonizar los cinco idiomas en que será redactado el Protocolo. Tal vez convendría saber de qué forma traduce la Organización Mundial de la Salud la palabra « dependencia » en sus textos chinos. 20. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) apoya la propuesta del representante de China* en el sentido de que se remita el texto de dicho párrafo al Comité de Redacción. 21. El Dr. FATTORUSSO (Organización Mundial de la Salud) dice que la expresión « dependencia » figura en todos los documentos oficiales de la OMS. En lo que respecta a la traducción oficial adoptada para los textos ruso y chino, el representante de la OMS podrá suministrar información a este respecto en la próxima sesión plenaria. 22. El Dr. OLGUÍN (Argentina) asigna gran importancia al párrafo 4, en el que se ponen de relieve los criterios que determinan el efecto nocivo de las sustancias de que se trate y el problema sanitario y social que puedan crear. 23. En lo que respecta al uso de la palabra « dependencia », el representante de la Argentina estima que dicha palabra es perfectamente procedente en el texto español: expresa un estado que conocen muy bien los hombres de ciencia y los médicos y, además, es el término adoptado oficialmente en los informes de la OMS. 24. En lo que respecta al inciso ii) del apartado a, el representante de la Argentina no comparte la opinión de que deban separarse los diversos síntomas enumerados introduciendo la conjunción « o », toda vez que se trata de fenómenos que pueden darse simultáneamente. No deben considerarse como manifestaciones independientes. 25. El Sr. CHAPMAN (Canadá) dice que la expresión «dependencia» resulta satisfactoria para la delegación del Canadá y que, de todas formas, es preferible atenerse a la terminología utilizada en los informes de la OMS. 26. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) explica que en ruso la palabra « narcomanía », que tenía al principio un significado médico, ha adquirido de modo paulatino un sentido más general y se aplica actualmente en un sentido médico, sociológico y jurídico. Con el fin de encontrar una solución que resulte satisfactoria para todos los países, el representante de la Unión Soviética propone la expresión «un"estado de dependencia». * Véase la nota preliminar. 27. El Sr. HUYGHE (Bélgica), refiriéndose a la propuesta de Turquía de que se sustituya, en la versión francesa, la conjunción « ou » por las palabras « donnant lieu á», hace observar que las sustancias sicotrópicas se dividen en tres categorías, según que sean analépticas, catalépticas o dislépticas, y que no cabe decir que todos los efectos mencionados en la continuación de dicho apartado se deban a una estimulación o a una depresión del sistema nervioso. Desde el punto de vista científico, el texto del proyecto de Protocolo, que se ha reproducido en la versión francesa de la nueva redacción, es más exacto. 28. En cuanto a la expresión « estado de dependencia », le parece excelente y adecuada para evitar toda dificultad de traducción. 29. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) está plenamente de acuerdo con la fórmula « un estado de dependencia ». 30. Por el contrario, no le parece necesario sustituir por la conjunción copulativa « o » las comas que separan las palabras «percepción», «juicio» y «estado de ánimo », ya que todos esos síntomas no se manifiestan simultáneamente. 31. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) se suma igualmente sin vacilación a la expresión « un estado de dependencia », que presenta ventajas indiscutibles, aunque sólo sea para la traducción. 32. Por otra parte, no teniendo objeción alguna que oponer a la inserción de la palabra « o » entre « percepción», «juicio» y «estado de ánimo», está dispuesto a votar a favor del texto propuesto, enmendado de esta forma. 33. El Sr. BARONA LOBATO (México) apoya la declaración de la Argentina y acepta gustosamente las excelentes sugerencias del representante de la Unión Soviética. 34. El Dr. FATTORUSSO (Organización Mundial de la Salud) precisa que, desde el punto de vista técnico, la expresión «un estado de dependencia» es perfectamente clara. 35. El Dr. OLGUÍN (Argentina) estima que la fórmula « un estado de dependencia » sería enteramente aceptable, pero hace observar que la palabra «dependencia», consagrada por el uso científico, figura hasta el presente en todos los documentos oficiales. 36. La Dra. WALSHE (Australia) subraya la mejora positiva que el Grupo de Trabajo del Comité de Medidas de Fiscalización ha aportado al texto del párrafo 4. 37. Si la Conferencia no mantiene la fórmula «un estado de dependencia», convendría, en su opinión, que en la versión inglesa se suprimiera la palabra «a», al comienzo del inciso i) del apartado a, 38. En cuanto a la sustitución por la palabra « o » de las comas que, en el inciso ii), separan las palabras «percepción», «juicio» y «estado de ánimo», no modificaría en absoluto el sentido de dicha frase. No obstante, la delegación de Australia se sumará en este punto a la opinión de la mayoría. 17.a sesión plenaria — 13 de febrero de 1971 71 39. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) está dispuesto a votar a favor del párrafo 4, con la modificación propuesta por el representante de la Unión Soviética. 40. El PRESIDENTE sugiere que se apruebe el párrafo 4, sustituyendo la palabra «dependencia», que figura en el inciso i) del apartado a, por « un estado de dependencia », dejando al Comité de Redacción el cuidado de decidir si en el inciso ii) conviene sustituir por la conjunción « o » las comas que separan las palabras «percepción», «juicio» y «estado de ánimo». Con esta reserva, queda aprobado el párrafo 4 así enmendado. PÁRRAFO 5 Queda aprobado el párrafo 5. PÁRRAFO 6 41. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia el hecho de que el Comité de Medidas de Fiscalización (25.a sesión) ha aprobado en principio el párrafo 6 tal como figura en el proyecto revisado de Protocolo, y que lo ha remitido al Comité de Redacción para que éste armonice su contenido con las disposiciones del nuevo texto de los párrafos 4 y 5. Con esta reserva, queda aprobado el párrafo 6. PÁRRAFO 7 42. El Sr. SHEEN (Australia) señala que, en el Comité de Medidas de Fiscalización, su delegación estaba dispuesta a oponerse al nuevo texto propuesto para el párrafo 7, pero que había renunciado a hecerlo con el fin de tomar debidamente en cuenta las observadiones de los representantes de la India y de los Estados Unidos. 43. Después de haber examinado a fondo la cuestión, la delegación de Australia no puede aceptar el nuevo texto. El orador menciona los peligros resultantes del uso indebido de las sustancias, en especial de las de la Lista I , cuya utilización con fines terapéuticos es muy limitada. Es preciso elaborar un Protocolo firme que imponga plenas obligaciones a las Partes con el fin de prevenir de este modo los problemas del futuro. Además, el hecho de que las sustancias de la Lista IV se puedan adquirir con receta podría dar pie al tráfico ilícito. La delegación de Australia no puede aceptar el nuevo texto del párrafo 7, que debilitaría considerablemente el Protocolo, y se pronuncia resueltamente a favor de que se mantenga el texto original. 44. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), a reserva de volver ulteriormente sobre cuestiones de detalle, recuerda que la delegación soviética se opuso al principio a que se reconociera el derecho de no aceptación, pero que, habiéndose percatado, en el curso de la Conferencia, de las dificultades que ocasionaría a determinados países un rigor demasiado extremado, ha aceptado que se reconozca este derecho en algunas circunstancias excepcionales y con límites muy precisos. 45. El Dr. Babaian llama, por otra parte, la atención de la Conferencia hacia la primera nota de pie de página, en la que se recuerda una vez más que su delegación ha insistido en que el Secretario General comunique las decisiones de la Comisión a todos los Estados, sin discriminación. 46. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) recuerda que, en el seno de la Comisión de Estupefacientes, se opuso enérgicamente al derecho de no aceptación respecto de las sustancias de las Listas I y I I , pero, tras escuchar los razonamientos hechos en las reuniones del Grupo de Trabajo, ha acabado por erigirse en defensor de tal derecho y ha sido lo bastante afortunado para convencer a sus colegas de que dejen a un lado su amor propio nacional y reconozcan el principio de este derecho, limitando estrictamente al mismo tiempo su ejercicio. Puede discutirse el valor del nuevo texto en su redacción actual, pero parece suficiente para proteger contra las medidas arbitrarias de un Estado a quienes corran peligro de resultar víctimas de ellas. 47. El Sr. HUYGHE (Bélgica), que no ha participado en los debates del Grupo de Trabajo, se sorprende de que sean precisamente aquellos que se han mostrado más opuestos a un relajamiento de la fiscalización de las sustancias de la Lista IV los que acepten que se prevea para las sustancias de las Listas I y I I una posibilidad de anulación, que no puede por menos de debilitar considerablemente el Protocolo. ¿Cómo podrá tenerse la certeza de que un país que se niegue a observar la regla general respecto de sustancias tan peligrosas cumplirá las obligaciones que le imponen los artículos 9, 10, 13, 15, 16, 17 y 18? 48. En consecuencia, la delegación de Bélgica se ve obligada a formular las reservas más expresas sobre el fondo y la forma del nuevo texto. 49. El PRESIDENTE, haciéndose eco de una observación del Sr. HOOGWATER (Países Bajos), se pregunta si debe considerarse el nuevo texto del párrafo 7, que el Comité de Medidas de Fiscalización ha transmitido sin expresar una opinión, como una enmienda al texto primitivo. En tal caso, convendría sin duda que fuera propuesto oficialmente como tal enmienda. 50. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) declara que su delegación presenta oficialmente el texto propuesto por el Grupo de Trabajo, tal como figura en el informe del Comité de Medidas de Fiscalización, como enmienda al párrafo 7 del artículo 2. 51. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) hace observar que el ejercicio del derecho de no aceptación tendría el efecto de que no todos los países aplicarían las mismas medidas de fiscalización y que, para eliminar esta desigualdad, sería necesario que todos los países siguieran el ejemplo de los que hubieran hecho uso de tal derecho. La delegación de los Países Bajos podría aceptar esta situación para las sustancias de las Listas I I I y IV, pero no para las de las Listas I y I I . 52. El Dr. ALAN (Turquía) declara que su delegación se oponía al derecho de no aceptación, pero que, llevada de un espíritu de transacción, ha aceptado el nuevo texto preparado por el Grupo de Trabajo y presentado actualmente por la delegación de los Estados Unidos. No obstante, desea precisar que interpreta este derecho en el sentido de que sólo puede aplicarse en los casos verdaderamente excepcionales. 72 Actas resumidas de las sesiones plenarias 53. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) declara que su delegación no puede aceptar que el derecho de no aceptación se aplique a las sustancias de las Listas I y I I . Apoya la propuesta de la URSS que figura en la nota 1 de pie de página. 54. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) ha considerado siempre que el derecho de no aceptación únicamente debería aplicarse a las sustancias de las Listas I I I y IV. No obstante, movido por un espíritu de transacción, habría podido aceptar que este derecho se aplicase a las sustancias de todas las Listas, pero el nuevo artículo 15 bis crearía grandes dificultades a su Gobierno. En consecuencia, la delegación de Suiza estima que debe limitarse el derecho de no aceptación a las sustancias de las Listas I I I y IV. 55. El Dr. REXED (Suecia) declara que el giro que toman los debates de la Conferencia le inspira la mayor inquietud. Ningún país ha insistido tanto como Suecia en el peligro de las sustancias de las Listas I y I I , ni ha combatido tanto para que sean sometidas a una fiscalización rigurosa. Si ha aceptado, en el Grupo de Trabajo, que el derecho de no aceptación se aplique también a las sustancias de las Listas I y II—que continúan sometidas a medidas estrictas en virtud de otras disposiciones del propio párrafo 7—es porque ha comprendido a raíz de los debates del Grupo de Trabajo que las disposiciones constitucionales de diversos países hacen indispensable la cláusula del derecho de no aceptación. Por otra parte, dichos países han dado la seguridad de que únicamente harían uso de esta cláusula en casos sumamente excepcionales. 56. Recuerda que, en las sesiones plenarias de la Conferencia, especialmente en las celebradas en los últimos días, diversos países han declarado que, al ser las medidas de fiscalización adoptadas para las sustancias de las Listas I I I y IV mucho menos estrictas que para las sustancias de las Listas I y I I , experimentan grandes dificultades para aceptar el Protocolo. Otros países anuncian actualmente, en relación con el párrafo 7, que si la fiscalización de las sustancias de las Listas I y I I no es lo suficientemente estricta, no podrán aceptar el Protocolo. El Dr. Rexed se sorprende de que los países que eran partidarios entonces de que se hiciera más flexible la fiscalización se declaren actualmente en favor de una fiscalización más estricta. Teme que si la Conferencia rechaza el texto de transacción del párrafo 7, el Protocolo que se firme no será aceptado ni ratificado por países importantes tanto en Europa como en América. Dicho Protocolo no tendría valor alguno y habría resultado inútil el trabajo considerable desarrollado por la Comisión y por la Conferencia. Hace un llamamiento apremiante a todos los países para que acepten el texto de transacción propuesto por los Estados Unidos. 57. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) apoya enteramente el texto propuesto por los Estados Unidos. El derecho de no aceptación constituye una útil válvula de seguridad, como complemento del recurso al Consejo Económico y Social. En efecto, a diferencia de los tratados relativos a los estupefacientes, el Protocolo deberá permitir hacer frente a problemas urgentes, « epidémicos », que exijan decisiones rápidas, lo que excluye prácticamente la posibilidad de prever disposiciones transitorias. 58. El texto propuesto indica claramente que la cláusula de no aceptación sólo puede aplicarse en casos excepcionales ; además, la Parte que desee hacer uso de este derecho debe hacerlo saber públicamente. Por otro lado, este derecho de no aceptación se refiere únicamente a medidas de fiscalización muy limitadas. Por todas estas razones, y teniendo en cuenta la necesidad de adoptar lo más rápidamente posible un tratado que reciba amplia aceptación, la delegación del Reino Unido votará a favor del texto propuesto por los Estados Unidos. 59. El Dr. SHIMOMURA (Japón), el Dr. DANNER (República Federal de Alemania) y el Sr. BARONA LOBATO (México) se pronuncian a favor del texto propuesto por los Estados Unidos. 60. El Dr. OLGUÍN (Argentina) declara que su delegación está dispuesta a admitir el derecho de no aceptación para las sustancias de las Listas I I I y IV, pero no para las de las Listas I y I I , pues ello debilitaría considerablemente el Protocolo. 61. El Dr. AZARAKHCH (Irán), aun cuando no lo estima conveniente, podría, en principio, llevado de un espíritu de transacción, admitir el derecho de no aceptación para las sustancias de las Listas I I I y IV, pero no para las de las Listas I y I I , por las mismas razones que las del representante de la Argentina. 62. El Sr. KOCH (Dinamarca) recuerda que, al igual que otras delegaciones, su delegación se opuso en principio al derecho de no aceptación, pero, tras haber escuchado los fundados razonamientos de los países que consideran indispensable que se prevea este derecho en el Protocolo, ha aceptado el texto de transacción. El Sr. Koch subraya que el derecho de no aceptación está formulado de tal modo que las Partes tienen la seguridad de que únicamente podrá ser ejercido en casos excepcionales, y ello sin que los países que no invoquen esta cláusula se vean perjudicados por ello. Tal es el objeto de las disposiciones del nuevo artículo 15 bis, que forma parte integrante de la enmienda de los Estados Unidos al párrafo 7 del artículo 2, que es igualmente un texto de transacción. Teniendo en cuenta todas las garantías contenidas en dicho artículo 15 bis, y convencida de que la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes ejercerá las facultades que le atribuye este artículo en interés de todas las Partes, la delegación de Dinamarca apoya enteramente el texto propuesto por los Estados Unidos. 63. Refiriéndose a la intervención del representante de Suiza, el Sr. Koch dice que su delegación no tendría objeciones a que una Parte que no pueda aceptar las facultades que otorga a la JIFE el artículo 15 bis formule una reserva, de conformidad con el artículo 27, a condición, bien entendido, de que dicha Parte no pueda invocar el derecho de no aceptación. 64. El Sr. SHIK HA (República de Corea) dice que su delegación estimaba, también, que el derecho de no aceptación debía limitarse a las sustancias de las Listas I I I y IV pero, tras haber escuchado todos los argumentos expuestos por las delegaciones partidarias del texto de transacción, en especial por el representante de Suecia, su delegación está dispuesta, con espíritu de transacción y de cooperación, a apoyar el texto propuesto por los 18.a sesión plenaria — 15 de febrero de 1971 73 Estados Unidos. Subraya que únicamente debería ejercerse este derecho en casos excepcionales y que las Partes que hagan uso de dicha cláusula deberán observar las estrictas medidas nacionales de fiscalización previstas en los artículos pertinentes del Protocolo. 65. El Sr. OBERMAYER (Austria) declara que su delegación se opone, en principio, a que pueda aplicarse el derecho de no aceptación a las sustancias de las Listas I y I I , cuyo peligro de uso indebido es sumamente grande, pero que, con espíritu de cooperación y teniendo en cuenta que la inclusión de ese derecho resulta indispensable para algunas delegaciones y que sólo será aplicado en casos excepcionales, la delegación de Austria se limitará a abstenerse cuando se someta a votación dicha cláusula. 66. En cuanto a las sustancias de las Listas I I I y IV, su delegación considera que únicamente deben ser objeto de una fiscalización mínima, y que esta fiscalización sólo debe ser más rigurosa cuando el uso indebido de una de esas sustancias plantee un problema sanitario en un país. En su opinión, las disposiciones de los artículos 11 y 12 no forman parte de la fiscalización mínima necesaria. Por consiguiente, su delegación se opone a los incisos iii) y iv) del apartado b del párrafo 7 así como a los incisos ii) y iii) del aparatado c de ese mismo párrafo. Por el contrario, le parece indispensable que se enuncie en el apartado c del párrafo 7 la obligación de presentar recetas médicas para las sustancias de la Lista IV, ya que esta obligación es uno de los medios más eficaces para prevenir el uso indebido de dichas sustancias. Se levanta la sesión a las 12.55 horas. 18.a SESIÓN PLENARIA Lunes 15 de febrero de 1971, a las 9.45 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 2 (ALCANCE DE LA FISCALIZACIÓN DE LAS SUSTANCIAS) (continuación) (E/CONF.58/L.5/Add.7) PÁRRAFO 7 (continuación) 1. El Sr. NIKOLIC: (Yugoslavia) recuerda que su delegación se había opuesto al principio del derecho de no aceptación por las razones que expuso detenidamente durante el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes. Aun cuando no esté convencida de la eficacia práctica de las disposiciones del nuevo artículo 15 bis, y el argumento de las dificultades constitucionales aducido por las delegaciones partidarias del derecho de recusación no le haya persuadido decisivamente, la delegación de Yugoslavia, con un espíritu de transacción, votará a favor de la cláusula de no aceptación respecto de las sustancias de las Listas I I I y IV y se abstendrá en cuanto al resto. 2. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) se pronuncia a favor del texto propuesto por los Estados Unidos (17.a sesión) para el párrafo 7 del artículo 2 (E/CONF.58/L.5/Add.7), en el que se establece claramente que sólo podrá ejercerse el derecho de no aceptación a título excepcional. Apoya la propuesta de la URSS según la cual el Secretario General debe comunicar la decisión del Consejo a «todos los Estados » sin excepción y no sólo a los Estados Miembros y a los Estados Partes en el Protocolo, ya que se trata de proteger la salud de todos los seres humanos y no exclusivamente de los que habitan en un determinado Estado. 3. El Sr. CHAPMAN (Canadá) recuerda la necesidad de que se prevea el derecho parcial de no aceptación respecto de las sustancias de todas las Listas, en particular de las sustancias que hasta la fecha no están sometidas a fiscalización y que vayan a añadirse a la Lista I . Cita un caso que podría muy bien presentarse en el Canadá : el de una nueva sustancia sicotrópica que, tras haber pasado con éxito todas las pruebas rigurosas que impone a los nuevos medicamentos la legislación canadiense, se lance al mercado y sea considerada por el cuerpo médico como un medicamento potente, pero útil, que produce buenos resultados bajo una fiscalización estricta. Si, después de que dicha sustancia se encuentre en el mercado canadiense desde hace varios años, una Parte informa al Secretario General que, en su opinión, tal sustancia debe someterse a fiscalización internacional porque es objeto de uso indebido en su país y, por consiguiente, plantea un problema sanitario y social y si, tras un estudio a fondo, la OMS y la Comisión de Estupefacientes proponen que se inscriba dicha sustancia en la Lista I , el Gobierno del Canadá debería en tal caso, si no se admite el derecho de no aceptación parcial, informar al cuerpo médico canadiense de que se encuentra en la obligación de prohibir el uso general de dicha sustancia, salvo en las condiciones previstas en el artículo 6, aunque la sustancia de que se trate no plantee ni un problema sanitario ni social en el Canadá. El Gobierno del Canadá considera necesario que se estipule el derecho de no aceptación parcial para los casos excepcionales como el que acaba de señalar. Desde luego, el Canadá aplicaría todas las medidas previstas en el apartado a del párrafo 7 para proteger a las demás Partes ; si dichas medidas resultasen insuficientes, adoptaría cualquier otra medida necesaria para este fin. 4. El Sr. Chapman da la seguridad de que, en las circunstancias que acaba de mencionar, el Gobierno del Canadá vigilaría muy de cerca la situación, y, si comprobase que la sustancia del caso era objeto de uso indebido y planteaba un problema sanitario y social, retiraría inmediatamente su notificación y aplicaría todas las disposiciones del Protocolo de conformidad con la decisión de la Comisión. Esta forma de proceder protegería suficientemente los intereses de las demás Partes en el Protocolo, sin obligar, no obstante, al Gobierno del Canadá a que adoptase, a nivel nacional, medidas cuya justificación sería difícil, cuando no imposible. 74 Actas resumidas de las sesiones plenarías 5. En consecuencia, la delegación del Canadá apoya el texto del párrafo 7 propuesto por los Estados Unidos, que le parece indispensable para llegar a un Protocolo que pueda ser adoptado por un número suficiente de países y que sea un instrumento internacional eficaz. 6. El Sr. ANAND (India) dice que su delegación se ha opuesto siempre al principio del derecho de no aceptación. En su opinión habría que remitirse por completo a la prudencia de las decisiones de la OMS, de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes y del Consejo Económico y Social. Las Partes no deberían experimentar temor alguno, ya que el sistema previsto en el Protocolo impone la intervención de esos tres órganos antes de que una decisión adquiera carácter definitivo. Sin embargo, la delegación de la India dijo, en la 24.a sesión del Comité de Medidas de Fiscalización, que si se admitiese el derecho de no aceptación, podría reconocerlo a condición de que se aplicara solamente a las sustancias de las Listas I I I y IV, pero no a las sustancias de las Listas I y I I , que son mucho más peligrosas. En cuanto a las sustancias de las Listas I y I I , no habría que apartarse de las decisiones de la comunidad internacional. La posición de la delegación de la India permanece inalterada. 7. Sin embargo, la delegación de la India comparte la preocupación de las demás delegaciones de que se llegue a una solución de transacción, al objeto de conseguir una aceptación más amplia del Protocolo. El Sr. Anand explica que, si el derecho de no aceptación se hace extensivo a las sustancias de las Listas I y I I , el texto del párrafo 7 del artículo 2 y el nuevo texto del artículo 15 bis, redactados por el Grupo de Trabajo que tiene el honor de presidir, constituyen una solución de transacción razonable. Dicho texto asegura que el derecho de no aceptación sólo puede invocarse en circunstancias excepcionales, exponiendo los motivos. Asegura además que tal decisión quedaría sometida a la opinión pública, ya que la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) podría examinarla a fondo y, de ser necesario, podrían adoptarse medidas correctivas. 8. Desde la 17.a sesión, su delegación ha estudiado de nuevo cuidadosamente el nuevo texto del párrafo 7 y considera que tal vez podría mejorarse; por ejemplo, podría modificarse la redacción del preámbulo del párrafo 7 para que indicara claramente que las medidas de fiscalización enumeradas representan no una fiscalización máxima, sino mínima, que deben aplicar les Partes que hagan uso del derecho de no aceptación. Asimismo podría especificarse claramente que este derecho podrá ejercerse sólo en circunstancias verdaderamente excepcionales. 9. El Sr. Anand cree comprender que a las delegaciones que desean que se incluya en el Protocolo el derecho de no aceptación de las sustancias de las Listas I y I I les preocupen ante todo las sustancias que se incluyan, en el futuro, en la Lista I , porque consideran que pueden registrarse ciertas diferencias de opinión en cuanto a la utilidad de dichas sustancias para fines médicos o industriales ; el orador comprende este punto de vista. Se está entrando en el ámbito de lo desconocido y el progreso científico y médico es cada vez más extraordinario, rápido e imprevisible. Podría ocurrir que en un país se encontrasen usos terapéuticos para una determinada sustancia y en otro país no. Incluso con los estupefacientes se da el caso, por ejemplo, de la heroína, que es una droga que se emplea con fines médicos en unos pocos países, aunque su utilización en la medicina está prohibida en la mayoría de los países. El Sr. Anand comprende, pues, la necesidad de que el Protocolo tenga cierta flexibilidad en lo que respecta a las sustancias de la Lista I , pero no cree, personalmente, que sean necesarias en realidad las mismas disposiciones para las sustancias de la Lista I I . En consecuencia, sugiere que se modifique el preámbulo del párrafo 7 para que especifique que podrá invocarse el derecho de no aceptación respecto de las sustancias de las Listas I , I I I y IV, pero no de las de la Lista I I , y que se supriman las palabras «y II» en el apartado a del párrafo 7. Tal vez el texto modificado en esta forma sería más fácilmente aceptable para los países que vacilan en admitir el derecho de no aceptación respecto de las sustancias de las Listas I y I I . No propone ninguna enmienda oficial porque prefiere aceptar el consenso general a este respecto. No obstante, si comprueba que su sugerencia recibe un apoyo suficientemente amplio, la presentará ulteriormente en forma de enmienda oficial. 10. El Dr. MABILEAU (Francia) recuerda que la delegación de Francia, que se había opuesto también al derecho de no aceptación, se suma actualmente al texto de transacción presentado por los Estados Unidos. Deplora que una delegación que ha aceptado una solución de transacción se retracte ulteriormente. 11. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) da de nuevo la seguridad de que únicamente se ejercerá el derecho de no aceptación en circunstancias excepcionales ; en realidad, se podría calificar este derecho de «derecho de acción excepcional» para recalcar su carácter excepcional. 12. Coincide con el representante de la India en que es preciso mejorar el texto del apartado de introducción del párrafo 7. 13. El Sr. Ingersoll propone que la segunda y tercera frases del párrafo 7 queden redactadas del modo siguiente : Tal decisión surtirá pleno efecto respecto de cada una de las Partes 180 días después de la fecha de tal comunicación, excepto para las Partes que, dentro de ese plazo, si se trata de una decisión de agregar una sustancia a una Lista, hayan transmitido al Secretario General una notificación por escrito en el sentido de que no están en condiciones de dar efecto a todas las disposiciones del Protocolo aplicables a dicha Lista. Dicha notificación irá acompañada de una exposición de los motivos para tomar esta decisión excepcional. No obstante su notificación, la Parte deberá aplicar como mínimo las medidas de fiscalización que se indican a continuación:[...] Podría remitirse dicha enmienda al Comité de Redacción para que éste le diera forma definitiva. 14. El Sr. Ingersoll subraya que el Protocolo debe estar orientado hacia el futuro. Podría ocurrir que unas sustancias que carecen actualmente de valor terapéutico lo adquieran el día de mañana, o que la ciencia prepare nuevas sustancias que, sin dejar de ser peligrosas, tengan un valor terapéutico comprobado. Las organizaciones internacionales adoptarán ciertamente decisiones juiciosas, pero las delegaciones deben poder dar a sus gobiernos, 18.a sesión plenaria — 15 de febrero de 1971 75 así como a los círculos médicos y científicos, la seguridad de que, en el caso contrario, les quedaría la posibilidad de utilizar las correspondientes sustancias, quedando entendido que se someterán a las medidas de fiscalización necesarias para garantizar que su producción y su fabricación con fines médicos y científicos en un país no dan lugar a uso indebido alguno en los demás países. 15. La delegación de los Estados Unidos desea precisar que el ejercicio de este derecho excepcional se refiere únicamente al futuro y que el párrafo propuesto no crea el derecho de rechazar ninguna de las medidas de fiscalización aplicables a las sustancias de las diversas Listas del Protocolo en el momento de la firma de éste. 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) advierte que se ha producido una evolución en la opinión de ciertas delegaciones que, en el primer período extraordinario de sesiones déla Comisión de Estupefacientes, se habían pronunciado a favor de que se instituyera un Protocolo riguroso y se habían opuesto firmemente al derecho de no aceptación. La URSS había adoptado la misma posición, no porque las sustancias sicotrópicas planteasen graves problemas en este país, sino debido a los datos científicos que había reunido y a la situación observada en ciertos países. Ahora bien, en la Conferencia, dichas delegaciones han adoptado una actitud más flexible con respecto al derecho de no aceptación y, tras haber escuchado la exposición de sus motivos, el representante de la Unión Soviética cree que puede también admitir este derecho, a condición de que únicamente pueda ser ejercido en condiciones excepcionales y para hacer frente a situaciones particulares, y que se estipule de modo expreso en el texto que tal debe ser el caso. 17. Cuando se trata de sustancias de la Lista IV, bien conocidas y de uso corriente, el reconocimiento del derecho de no aceptación no parece plantear dificultad alguna a la mayoría de las delegaciones ; igual ocurre con las sustancias de la Lista I I I . La situación es menos clara en lo que se refiere a las sustancias de las Listas I I y I , respecto de las cuales un grupo de trabajo ha declarado que no era posible aceptar una solución de transacción. Pero, incluso respecto de esas sustancias, se advierte que varias delegaciones, especialmente las de Suecia, la India y Francia, han adoptado una posición más flexible. En opinión del representante de la Unión Soviética, convendría distinguir claramente entre las sustancias de la Lista I—sustancias realmente peligrosas y sin valor terapéutico—y las sustancias de la Lista I I I , y establecer una gradación análoga a la que existe en el párrafo en estudio entre las sustancias de la Lista I I I y las de la Lista IV, basándose, por ejemplo, en las disposiciones del artículo 6 relativas a las sustancias de la Lista I . Si países tales como Suecia, en los que las sustancias de la Lista I I plantean problemas, están dispuestos a aceptar una transacción respecto de las dos primeras Listas, la delegación Soviética podrá aceptar la transacción. 18. La delegación de la URSS, como se indica en la nota de pie de página a dicho párrafo, ha propuesto que el Secretario General comunique las decisiones de la Comisión a todos los Estados, incluso a los que no son Partes en el Protocolo. 19. En lo que respecta a la enmienda de los Estados Unidos, el representante de la URSS puede aceptarla, pero, refiriéndose a las observaciones anteriores, propone que se añadan antes de las palabras « no están en condiciones » las palabras siguientes «por circunstancias excepcionales ». Finalmente, en lo que respecta al procedimiento de votación que debe adoptarse, el representante de la Unión Soviética propone que se someta a votación por separado el primer apartado del párrafo, seguidamente cada una de las menciones de la Lista I y de la Lista I I y, en tercer lugar, la mención de las Listas I I I y IV consideradas conjuntamente. 20. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) acepta la subenmienda propuesta por el representante de la URSS. 21. El PRESIDENTE propone a la Conferencia que se proceda a votación por separado de conformidad con las indicaciones dadas por el representante de la URSS, y dice que podrán encomendarse al Comité de Redacción las modificaciones que exija ulteriormente el texto. 22. El Sr. KIRCA (Turquía), haciendo uso de la palabra sobre una cuestión de procedimiento, hace observar que, teniendo en cuenta la importancia que presenta la votación sobre el párrafo 7, convendría que las delegaciones se pusieran de acuerdo sobre un texto de transacción definitivo, y propone que, con este fin, se suspenda la sesión durante el tiempo que sea necesario para celebrar dichas consultas. Por 37 votos contra uno y 17 abstenciones, queda aprobada la moción del representante de Turquía. Se suspende la sesión a las 11.12 horas y se reanuda a las 12 horas. 23. El PRESIDENTE informa a la Conferencia de que, tras la suspensión de la sesión, le ha sido presentada una nueva subenmienda al párrafo 7 cuyo texto es el siguiente : 7. Toda decisión que tome la Comisión de conformidad con este artículo será comunicada por el Secretario General a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, a los Estados no miembros que sean Partes en el presente Protocolo, a la Organización Mundial de la Salud y a la Junta. Tal decisión surtirá pleno efecto respecto de cada una de las Partes 180 días después de la fecha de tal comunicación, excepto para cualquier Parte que dentro de ese plazo, si se trata de una decisión de agregar una sustancia a una Lista, haya notificado por escrito al Secretario que, por circunstancias excepcionales, no está en condiciones de dar efecto a todas las disposiciones del Protocolo aplicables a dicha Lista. Dicha notificación irá acompañada de una exposición de los motivos para tomar esta decisión excepcional. No obstante su comunicación, la Parte deberá aplicar, como mínimo, las medidas de fiscalización que se indican a continuación : a) Las Partes que hayan hecho tal notificación respecto de una sustancia hasta entonces no sujeta a fiscalización, que se agregue a la Lista I , teniendo en cuenta las medidas especiales de fiscalización enumeradas en el artículo 6: i) a vi) [texto inalterado]; a bis) Las Partes que hayan hecho tal notificación respecto de una sustancia hasta entonces no sujeta a fiscalización, que se agregue a la Lista I I , teniendo en cuenta las medidas especiales de fiscalización enumeradas en el artículo 6 : i) a vi) [reproducir el texto correspondiente del apartado a]. Los apartados b, c y d quedarían inalterados. 76 Actas resumidas de las sesiones plenarias 24. El Presidente conviene en que, sin duda, algunas delegaciones tendrán dificultad en pronunciarse sobre modificaciones de tal importancia propuestas oralmente en el último minuto; espera, no obstante, que, debido al estado de los trabajos, no insistirán en que les sea comunicado el nuevo texto por escrito en los cinco idiomas de trabajo y con arreglo a las disposiciones del reglamento. Espera asimismo que la Conferencia tendrá a bien considerar que, en definitiva, se trata de modificaciones de forma, y que no deseará abrir de nuevo el debate. 25. El representante de la Unión Soviética ha pedido que se proceda a votación por separado sobre el primer apartado del párrafo, sobre el apartado a y sobre el conjunto de los apartados a bis, b, c y d. 26. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), haciendo uso de la palabra sobre una cuestión de procedimiento, pide que se proceda además a votación por separado sobre la primera frase del primer apartado. Por otra parte, hace observar que, en la segunda frase, sería más exacto referirse a « motivos excepcionales » que a « circunstancias excepcionales ». 27. El PRESIDENTE sugiere que se deje este último punto al Comité de Redacción. 28. El Sr. CHENG (China*), haciendo uso de la palabra sobre una cuestión de procedimiento, pregunta por qué en ciertos apartados se habla tan sólo de la fiscalización de la importación, mientras que otros se refieren exclusivamente a la fiscalización de la exportación. 29. El Sr. ANAND (India), hablando en su calidad de Presidente del Grupo de Trabajo que ha redactado el texto de transacción, responde que se trata de un error. En todos los casos en que el texto se refiere a los artículos 11 y 12, debe leerse «exportación e importación». 30. El PRESIDENTE toma nota de la declaración del representante de la India. 31. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), haciendo uso de la palabra sobre una cuestión de procedimiento, pide que no se someta a votación la primera frase hasta las palabras « del presente Protocolo », antes que la Conferencia haya adoptado una decisión sobre el artículo 21. 32. El PRESIDENTE, con el fin de que no se complique el procedimiento, sugiere que se tome inmediatamente una decisión sobre la totalidad del párrafo 7, quedando entendido que la formulación de la primera frase será revisada en su caso según la decisión que se tome respecto del artículo 21. No obstante, recuerda que el representante de Yugoslavia ha pedido que se proceda a votación por separado sobre esa primera frase. 33. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) retira su propuesta. 34. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), recordando que la delegación del Reino Unido es partidaria en general de las votaciones por separado, lamenta deber oponerse oficialmente a la propuesta que se ha hecho de votar por una parte sobre el apartado a y, por otra, sobre los apartados ¿/bis, b, c y d. Le parece que el conjunto de esos apartados forma un todo homogéneo, y teme que cualquier intento de dividirlos ponga gravemente en peligro los resultados de la Conferencia. * Véase la nota preliminar. 35. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) apoya la declaración del representante del Reino Unido. Al igual que dicho representante, se opone a que se proceda a votación por separado sobre el apartado a. Por 31 votos contra 13 y 16 abstenciones, queda rechazada la moción de voto separado de la Unión Soviética. 36. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), apoyado por el Sr. KIRCA (Turquía) y el Sr. HUYGHE (Bélgica), subraya que la mención del artículo 11 en el inciso ii) del apartado c es inútil, puesto que la Conferencia ha decidido que el artículo 11 no se refería a las sustancias de la Lista IV. 37. El PRESIDENTE, haciendo notar que el debate se orienta hacia cuestiones de fondo, consulta a la Conferencia para saber si ésta desea abrir de nuevo el debate. Al no advertir oposición alguna, llega a la conclusión de que tal es el caso. 38. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se declara partidario de la nueva subenmienda que se ha propuesto para el primer apartado del párrafo 7. 39. En su opinión, la separación de las medidas relativas a las sustancias de las Listas I y I I mejora decididamente el texto de transacción, y la delegación soviética podría, en estas condiciones, sumarse a ella. No obstante, insiste en que se proceda a votación por separado sobre el apartado a. 40. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), apoyado por el Dr. MABILEAU (Francia), el Sr. CHENG (China*) y el Sr. KOCH (Dinamarca), hace observar que el inciso iv) del apartado a carece de objeto, ya que las disposiciones del artículo 12 no se aplican a las sustancias de la Lista I . 41. El Sr. KIRCA (Turquía), apoyado por el Sr. ANAND (India), el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) y el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), estima que la supresión del inciso iv) del apartado a no constituiría una enmienda de forma, sino de fondo, y entrañaría el peligro de crear una situación falsa y peligrosa. Las Partes que no consientan en aplicar a una sustancia determinada el trato previsto para las sustancias de la Lista I deberían estar obligadas por lo menos a aplicar a dicha sustancia las medidas previstas en el artículo 12. 42. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) propone que la Conferencia pronuncie un voto indicativo sobre esta cuestión y remita su examen al Comité de Redacción. 43. El PRESIDENTE recuerda que, de todas formas, se someterá la totalidad del texto al Comité de Redacción. Por consiguiente, sería preferible que la Conferencia se pronuncie en firme desde ese momento. 44. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que ha pedido oficialmente que se proceda a votación por separado sobre el apartado a. 45. El PRESIDENTE recuerda que se acaba de rechazar esta moción por 31 votos contra 13 y 16 abstenciones. 46. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) precisa que dicho voto se refería a la moción anterior, que había presentado para que se votaran por separado cada uno de los apartados del párrafo. 19.a sesión plenaria — 15 de febrero de 1971 77 47. El PRESIDENTE lamenta este malentendido. Por 32 votos contra 13 y 14 abstenciones, queda rechazada la moción del representante de la Unión Soviética. Por 58 votos contra ninguno y 3 abstenciones, queda aprobado el primer apartado del párrafo 7, con la reserva de que se armonizará la primera frase con la decisión a que se llegue sobre el artículo 21. Por 47 votos contra ninguno y 13 abstenciones, quedan aprobados los apartados a, a bis, b, c y d. Por 48 votos contra ninguno y 13 abstenciones, queda aprobado el párrafo 7 en su totalidad, en su forma enmendada. 48. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), haciendo uso de la palabra para explicar su voto, precisa que se ha abstenido por una doble razón : por una parte, la primera frase del párrafo es inaceptable para su delegación y, por otra, experimenta ciertas dudas en cuanto a la oportunidad de las medidas previstas para las sustancias déla Lista I , en el apartado a, respecto del cual había pedido que se sometiera a votación por separado. 49. El Sr. HUYGHE (Bélgica) explica que ha votado a favor del párrafo 7 pese a las reservas que tenía que formular al respecto. Ha modificado su actitud llevado por un espíritu de cooperación y de transacción, tras haber escuchado a los representantes de Suecia, de la Unión Soviética y de la India ; espera que las demás delegaciones apreciarán su esfuerzo y comprenderán las dificultades con que tropieza su Gobierno. 50. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) se ha pronunciado a favor de la adopción del párrafo 7 guiado por el mismo espíritu que el representante de Bélgica. 51. El Dr. AZARAKHCH (Irán) se ha sumado finalmente al texto de transacción debido a las mejoras que se han introducido en el primer apartado, y especialmente porque sólo se reconocerá el derecho de no aceptación en casos excepcionales. A este respecto, subraya que los preceptos religiosos constituyen uno de tales casos. 52. El Dr. HOLZ (Venezuela), pese a la decidida preferencia de su delegación por el texto primitivo, se ha abstenido después de haber escuchado las intervenciones de los representantes de los Estados Unidos y de la Unión Soviética. Se levanta la sesión a las 13.10 horas. 19.a SESIÓN PLENARIA Lunes 15 de febrero de 1971, a las 21.15 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 2 (ALCANCE DE LA FISCALIZACIÓN DE LAS SUSTANCIAS) (continuación) (E/CONF.58/L.5/Add.6/Rev.l y L.5/Add.7, E/CONF.58/L.46, E/CONF.58/C.3/L.10/Add.4) PÁRRAFO 8 1. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) reitera, con respecto al apartado c del párrafo 8, la reserva que figura en la nota 5 del informe del Comité de Medidas de Fiscalización (E/CONF.58/L.5/Add.7). Queda aprobado el párrafo 8 del articulo 2 del proyecto revisado de Protocolo (E/4785, cap. III). PROPUESTA RELATIVA A UN NUEVO PÁRRAFO 9 2. El Dr. MÁRTENS (Suecia) presenta la enmienda de Dinamarca y Suecia tendiente a añadir un nuevo párrafo 9 al artículo 2 (E/CONF.58/L.46) y dice que su delegación puso de manifiesto, en el Comité de Asuntos Técnicos y en el Comité de Medidas de Fiscalización (25.a sesión), que era necesario imponer algún tipo de fiscalización de los precursores. A ese respecto señala a la atención de los presentes la recomendación formulada por el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia, que figura en la sección 4.7 de su 17.a informe18. El Comité de Medidas de Fiscalización ha decidido en su 25.a sesión que en el Protocolo no se deben mencionar los precursores, pero esto es contrario a la recomendación formulada en el párrafo 3 de la parte dispositiva de la resolución 1294 (XLIV) de 23 de mayo de 1968 del Consejo Económico y Social, que dice lo siguiente : [El Consejo]... Recomienda a los gobiernos que examinen asimismo la posibilidad de tomar medidas adecuadas para impedir el uso del ácido lisérgico y de otras posibles sustancias intermedias y precursoras para la fabricación ilícita de la LSD o de sustancias alucinógenas análogas. 3. Esta recomendación ha sido objeto de amplia difusión y parecería insólito que la Conferencia la ignorase. 4. El orador se da cuenta de la dificultad de fiscalizar los precursores, pero esto podría resolverse empleando una fórmula parecida a la del párrafo 8 del artículo 2 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, que, aunque expresada en términos generales, serviría por lo menos para advertir a las Partes de los peligros del tráfico ilícito de precursores. Por consiguiente, en la enmienda conjunta se reproduce el texto de dicha disposición, sustituyendo la palabra « estupefacientes» por las palabras «sustancias sicotrópicas». Sin una cláusula semejante, el Protocolo sería incompleto. 5. Los representantes de Túnez, Irán, Yugoslavia, España, Reino Unido, Argentina, Estados Unidos, República Árabe Unida, Turquía, Unión de Repúblicas Sociaistas Soviéticas, República de Corea, Chile, República Democrática del Congo y China* apoyan la enmienda. 6. El Dr. MABILEAU (Francia) estima útil la enmienda y lamenta que por motivos técnicos y por falta de tiempo la Conferencia no haya podido preparar un artículo sobre los precursores. 7. El Dr. HOLZ (Venezuela) considera que el no haber incluido una disposición sobre los precursores es un error fundamental, pero que al menos se habrá logrado algo aprobando la enmienda conjunta. * Véase la nota preliminar. 18 Organización Mundial de la Salud, Serie de Informes Técnicos, No. 437. 78 Actas resumidas de las sesiones plenarias Queda aprobada la enmienda de Dinamarca y Suecia (E/CONF.58/L.46). CUESTIÓN DE LOS PRECURSORES 8. El PRESIDENTE señala a la atención de los presentes el informe del Comité de Medidas de Fiscalización (E/CONF.58/L.5/Add.6/Rev.l) sobre la cuestión de los precursores y sugiere que la Conferencia someta a votación la decisión del Comité de no incluir ninguna disposición relativa a los precursores en el Protocolo y de suprimir, en consecuencia, las dos nuevas definiciones e bis y h bis del informe del Comité de Asuntos Técnicos (E/CONF.58/C.3/L.10/Add.4). Por 44 votos contra 2 y 11 abstenciones, la Conferencia hace suya la decisión del Comité de Medidas de Fiscalización (E\CONF.58¡L.5¡Add.6\Rev.l). 9. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que ha votado a favor de la decisión del Comité porque no había opción, pero que lamenta que haya sido imposible incluir en el Protocolo la cuestión de los precursores porque ello deja abierta la posibilidad de que se den casos de producción ilícita y de uso indebido. 10. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su abstención obedece a las mismas razones expuestas por el representante de Francia. 11. El Dr. HOLZ (Venezuela) dice que se opone a la decisión del Comité porque la eficacia del Protocolo depende de que se sometan los precursores a fiscalización. El ácido lisérgico no figura en las Listas y puede importarse libremente. Es fácilmente transformable, incluso en laboratorios clandestinos con material rudimentario. Esa sustancia, por lo menos, debería haberse incluido en las Listas. 12. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) deplora que la Conferencia no haya tenido tiempo de examinar a fondo el problema de los precursores. Tarde o temprano la Comisión de Estupefacientes deberá hacer frente a este problema. ARTÍCULO 15 bis (MEDIDAS DE LA JUNTA PARA ASEGURAR LA EJECUCIÓN DE LAS DISPOSICIONES DEL PROTOCOLO) (E/CONF.58/L.5/Add.7, E/CONF.58/L.44) 13. El PRESIDENTE señala que por error en el informe del Comité de Medidas de Fiscalización (E/CONF.58/L.5/Add.7) el artículo 15 bis ha sido numerado incorrectamente 15 ter. 14. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que el texto del Comité está basado en una propuesta de los Estados Unidos cuya finalidad es facultar a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes para que vele por la aplicación adecuada del Protocolo. La Convención Internacional del Opio de 1912, que fue el primer instrumento internacional sobre la materia, no llegó a establecer un mecanismo internacional para supervisar su aplicación y pronto quedó de manifiesto su escasa eficacia. Esta omisión fue subsanada en la Convención Internacional del Opio de 1925, que hizo importantes progresos en la fiscalización y eliminación del tráfico ilícito. 15. El nuevo artículo propuesto se ajusta al artículo 14 déla Convención Única, que ha demostrado ser de suma utilidad. 16. El Dr. BABAIAN (Union de Repúblicas Socialistas Soviéticas) presenta sus enmiendas (E/CONF.58/L.44) y dice que siente un gran respeto por la valiosa labor que lleva a cabo la JIFE y que reconoce el papel que le corresponde en la aplicación del Protocolo, pero duda de que el artículo 14 de la Convención Única o el artículo 15 bis del proyecto de Protocolo sean particularmente útiles, y no recuerda ninguna ocasión en que la JIFE haya tenido que recurrir a medidas tan extremas como la de pedir explicaciones a un gobierno o territorio, cuando tenga razones para creer que los objetivos de la Convención Única corren grave peligro a causa del incumplimiento de sus disposiciones por un país o territorio. 17. Algunas delegaciones parecen considerar importante dicho artículo, sobre todo en vista del derecho de no aceptación estipulado en el párrafo 7 del artículo 2. 18. A su juicio, en el artículo 15 bis se conceden a la JIFE facultades excesivamente amplias, que son incompatibles con el artículo 21. La JIFE no debe estar facultada para imponer un embargo o adoptar cualquier otra medida que afecte a países que no son Partes, incluidos los Estados que no tienen derecho a adherirse al Protocolo, porque en tal caso esos Estados serían víctimas de discriminación. Sus enmiendas, que se basan en consideraciones jurídicas, tienen por objeto hacer aceptable el artículo 15 bis y ajustarlo al artículo 14 de la Convención Única. 19. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) se muestra de acuerdo con el representante de la URSS. Se pregunta cuál sería la posición de los Estados que podrían ratificar el Protocolo, pero que no lo hicieran en lo relativo al artículo 15 bis. 20. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que la Conferencia ha tratado a menudo de resolver las controversias mediante una referencia a la Convención Única. La idea de que la JIFE se ponga en comunicación con un país o territorio cuyos actos pongan en peligro un tratado internacional no es nueva y se viene aplicando desde 1925, incluso a los países que no son Partes, sea cual fuere el motivo por el que no se han adherido. Además, en el artículo 14 de la Convención Única figuran varias disposiciones que podrían aplicarse a los países que no son Partes, como por ejemplo los artículos 12, 13, 21 y 24, y la URSS es Parte tanto en la Convención Internacional del Opio de 1925 como en la Convención Única. El artículo 15 bis no trata de imponer ninguna obligación jurídica a los países que no son Partes; sólo permite que la JIFE intervenga para evitar que esos países frustren los esfuerzos internacionales encaminados a impedir el uso indebido de sustancias sicotrópicas y para conseguir su cooperación. 21. La participación en el Protocolo es un problema distinto, que se resolverá cuando la Conferencia examine el artículo 21. 22. El artículo 15 bis no es discriminatorio ; está basado en otros precedentes y su omisión debilitaría el Protocolo. 19.a sesión plenaría — 15 de febrero de 1971 79 23. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) dice que su delegación se ha opuesto repetidamente a las disposiciones discriminatorias y que en el artículo 15 bis hay elementos de este tipo. Apoyará la enmienda de la URSS. 24. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania) apoya la enmienda de la URSS. Las disposiciones del Protocolo no pueden aplicarse a los países que no son Partes. El representante de los Estados Unidos ha pasado por alto el hecho de que la Convención Única no prevé el derecho de no aceptación por una Parte, establecido en el párrafo 7 del artículo 2 del Protocolo. 25. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que al firmar la Convención Única la URSS formuló reservas especiales acerca de los párrafos 1 y 2 del artículo 14, porque es ilegal que un tratado internacional confiera a un órgano internacional facultades que puedan afectar a países que no son Partes. 26. En el artículo 34 de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969, se estipula que « un tratado no crea obligaciones ni derechos para un tercer Estado sin su consentimiento » 1 9 . Esta norma es clara y muy pertinente en relación con el artículo 15 bis. 27. El Sr. STEWART (Reino Unido) dice que el artículo 15 bis, cuya finalidad es reforzarla Junta,quedaría considerablemente debilitado por las enmiendas de la URSS. Un país que no ponga en peligro la aplicación del Protocolo no tiene por qué temer el artículo. El artículo 21 no guarda relación con el artículo 15 bis, en cuyo favor se pronuncia el Sr. Stewart por considerarlo una salvaguardia necesaria para los gobiernos que ratifiquen el tratado. 28. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que durante el debate acerca del artículo 14 de la Convención Única algunas delegaciones adujeron que en la Convención Única figuraban normas y reglamentos que todo miembro de la familia de las naciones debía aplicar de buena fe, fuera o no su gobierno Parte en la Convención. Lo propio se aplica al Protocolo, que codifica algunas obligaciones de tipo ético, cuya observancia deben asegurar los Estados para la protección de su propia población y de todo el género humano. Se declara en favor del artículo 15 bis. 29. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su primera enmienda se compone, básicamente, de dos elementos. Primero, la sustitución de la palabra « país » por la palabra « Parte » y, segundo, la inserción de la frase « conforme a lo dispuesto en el presente Protocolo ». De esta manera el texto sería más parecido al de la Convención Única. Las otras enmiendas son simple consecuencia lógica. 30. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) pregunta cuáles son las consecuencias concretas de la inserción de las palabras « conforme a lo dispuesto en el presente Protocolo». Las enmiendas de la URSS parecen apartarse considerablemente de la Convención Única. En el texto del Comité se han omitido las palabras « y rela-1 9 Documentos Oficiales de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Tratados, primero y segundo períodos de sesiones, Documentos de la Conferencia (A/CONF.39/ll/Add.2) (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta: S.70.V.5), pág. 318. cionada con cuestiones que se plantean en virtud de dichas disposiciones », que figuran en el apartado a del párrafo 1 del artículo 14 de la Convención Única, porque parecían innecesarias. 31. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) dice que es prematuro someter a votación las enmiendas de la URSS en la hipótesis de que se aceptará el artículo 21. A su juicio, dicho artículo debería modificarse de modo que el Protocolo quede abierto a todos los Estados. Sólo entonces sería adecuado conferir a la JIFE las falcutades propuestas en el artículo 15 bis. Si se adopta el artículo 21 en su forma actual discriminatoria, se opondrá al artículo 15 bis porque es inaceptable que se permita a la JIFE intervenir en los asuntos de países que no son Partes. En cambio, sería correcto que la JIFE se dirigiera a los Estados que pueden ratificar libremente el Protocolo, pero que no lo han hecho. 32. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia) dice que, a su modo de ver, las enmiendas de la URSS plantean tres problemas. En primer lugar, la inserción de las palabras « conforme a lo dispuesto en el presente Protocolo » en la primera frase del apartado a del párrafo 1 impediría que la JIFE tratara cuestiones no cubiertas por las disposiciones del Protocolo, lo cual sería un inconveniente. Además, la inserción de dichas palabras junto con la propuesta de que la JIFE considere solamente las informaciones procedentes de las Partes significaría que la JIFE no obtendría información de países que no fueran Partes, contrariamente a lo dispuesto en la Convención Única. La segunda cuestión está relacionada con la propuesta sustitución de la palabra « gobierno » o « país » por la palabra « Parte ». Si se efectuara dicha sustitución, la JIFE sólo estaría autorizada a estar en comunicación con las Partes, aunque los países que no son Partes estuvieran dispuestos a cooperar plenamente en la aplicación del Protocolo ; esta situación no es conveniente. La tercera cuestión se refiere a la propuesta inserción de la palabra « otras » en la segunda frase del apartado a del párrafo 1, en el apartado c de este mismo párrafo y en la primera frase del párrafo 2. Una consecuencia de esa sustitución sería que la JIFE podría comunicar información acerca de una falta insignificante a todas las Partes salvo a la Parte culpable de la falta. 33. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) propone el cierre del debate. 34. El Sr. SLAMA (Túnez) y el Sr. KOFI-DAVIES (Ghana) apoyan la moción. 35. El PRESIDENTE dice que, al no haberse formulado ninguna objeción, da por aceptada la moción. Así queda acordado. 36. El PRESIDENTE dice que convendría someter a votación en primer lugar la primera enmienda de la URSS, a continuación la segunda, la cuarta y el segundo apartado de la quinta, que en el fondo proponen lo mismo, después la tercera y, por último, el primer apartado de la quinta enmienda. Así queda acordado. Por 31 votos contra 12 y 13 abstenciones, queda rechazada la primera enmienda de la URSS (E/CONF.58/L.44). 80 Actas resumidas de las sesiones plenarias Por 29 votos contra 12y 17 abstenciones, quedan rachazadas la segunda, la cuarta y el segundo apartado de la quinta enmienda de la URSS (E/CONF.58/L.44). Por 32 votos contra 12 y 14 abstenciones, queda rechazada la tercera enmienda de la URSS (E/CONF.58/L.44). Por 31 votos contra 12 y 15 abstenciones, queda rechazado el primer apartado de la quinta enmienda de la URSS (EjCONF.58IL.44). 37. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pide que se efectúe una votación por separado sobre los párrafos 1 y 2 del texto del artículo 15 bis conjuntamente. Por 35 votos contra 13 y 10 abstenciones, quedan aprobados los párrafos 1 y 2 del artículo 15 bis (E/CONF.58/L.4/Add.7). Por 48 votos contra 5 y 4 abstenciones, quedan aprobados los párrafos 3 a 7 del artículo 15 bis (E/CONF.58/L.4/Add.7). Por 39 votos contra 8 y 12 abstenciones, queda aprobado el artículo 15 bis en su totalidad (E/CONF.58/L.4/Add.7). 38. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) dice que se vio obligado a abstenerse en la votación sobre la primera enmienda de la URSS porque, si bien el representante de la URSS dijo que el texto que proponía se ajustaba al del artículo 14 de la Convención Única, no parecía que así fuera, al menos en la versión francesa. Se abstuvo también de votar sobre el artículo 15 bis porque estima prematura la votación, por las razones que ya expuso. 39. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su delegación se abstuvo de votar sobre todos los párrafos del artículo 15 bis y sobre la totalidad del artículo. Su abstención no significa que no esté en favor de conceder a la JIFE las funciones de fiscalización que se le asignan en el artículo; por el contrario, su delegación es en extremo partidaria de que la JIFE desempeñe esas funciones. No obstante, a juicio de su Gobierno hay que tratar de evitarle a la JIFE aquellas cuestiones que puedan tener repercusiones políticas a nivel internacional, y la JIFE no puede ni debe, por razón de sus actividades, verse en una situación en la que pueda prejuzgar, ni siquiera indirectamente, actos de reconocimiento de derecho internacional que sólo los gobiernos de los Estados soberanos son competentes para llevar a cabo. Además, la JIFE está evidentemente obligada por las disposiciones del párrafo 7 del Artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas. 40. Debido principalmente a ese motivo, el Gobierno de Turquía no cree que se pueda dar al artículo 14 de la Convención Única una interpretación distinta de la indicada. 41. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que en la votación conjunta sobre los párrafos 1 y 2 del artículo 15 bis su delegación votó en contra porque considera que el embargo previsto en el párrafo 2 no es conveniente en el caso de las sustancias sicotrópicas. 42. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que su delegación se abstuvo en la votación sobre el artículo 15 bis por estimar que dicho artículo, al igual que el artículo 14 de la Convención Única, es superfluo. La JIFE no debe tener facultades para tomar medidas que puedan arruinar la economía de un país. Si se incluyera tal disposición, su Gobierno tendría dificultades para ratificar el Protocolo. 43. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) dice que su delegación votó en contra del artículo 15 bis porque hay en él elementos discriminatorios. No existe ninguna base lógica ni jurídica para conceder a un órgano internacional el derecho a intervenir en los asuntos de países que no sean Partes en un instrumento internacional. 44. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que el voto desfavorable de su delegación sobre ese artículo no debe considerarse como una falta de apreciación de la labor de la JIFE. Su delegación considera dicha labor sumamente valiosa, pero no cree legítimo que la JIFE pueda ejercer influencia sobre países que no son Partes. El artículo es superfluo y, con las disposiciones de los párrafos 1 y 2, completamente inaceptable para su delegación. 45. El Dr. BOLCS (Hungría) dice que votó en contra del artículo por los mismos motivos expuestos por los representantes de la URSS y de Suiza. 46. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que apoya enérgicamente el artículo y que su voto fue favorable. Las disposiciones del artículo son fundamentales como medio para proteger a los países en desarrollo de la exportación incontrolada de sustancias sicotrópicas. Además, es justo que el reconocimiento del derecho de no aceptación se compense con una disposición como la del artículo 15 bis. 47. U HLA OO (Birmania) dice que su delegación cree que la JIFE tiene una importante función que desempeñar para garantizar el funcionamiento adecuado del Protocolo. Desearía ver reforzada la capacidad de la JIFE pero, evidentemente, está en contra de la discriminación. 48. La Sra. NOWICKA (Polonia) comparte la opinión del representante de Yugoslavia. Su delegación votó en contra de los párrafos 1 y 2 del artículo 15 bis y en contra de la totalidad del artículo, pero no porque la JIFE no le inspire confianza. ARTÍCULO 1 (TÉRMINOS EMPLEADOS) (E/CONF.58/L.4/Add.5 y Corr.l) 49. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, presenta el informe del Comité que preside (E/CONF.58/L.4/Add.5 y Corr.l) y pone de relieve que el examen de la definición de « territorio » del apartado o se ha aplazado hasta que la Conferencia examine el artículo 23 bis. 50. El PRESIDENTE sugiere que el artículo se examine apartado por apartado. FRASE INICIAL, APARTADO a («CONSEJO») Y APARTADO b («COMISIÓN») Quedan aprobados la frase inicial y los apartados a j b . APARTADO C (« JUNTA ») 51. El Dr. MABILEAU (Francia) estima que lo correcto sería mencionar el artículo 5 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. 19.a sesión plenaria — 15 de febrero de 1971 81 52. Tras un breve debate, el PRESIDENTE sugiere que se suprima la referencia al artículo. De este modo la definición será como sigue : « Por Junta se entiende la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes establecida en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes ». Queda aprobado el apartado c en su forma enmendada. APARTADO d (« SECRETARIO GENERAL ») Queda aprobado el apartado á. APARTADO e (« SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS ») 53. El PRESIDENTE señala a la atención de los presentes la nota 1 de pie de página. 54. El Sr. BARONA LOBATO (México) propone que se supriman las palabras « o cualquier material natural». 55. El Dr. MABILEAU (Francia) es partidario de que se retengan esas palabras porque así sería posible incluir en las Listas algunas plantas que podrían considerarse sustancias sicotrópicas. Por ejemplo, algunos hongos alucinógenos que crecen en estado silvestre podrían cultivarse en el futuro y, de ser así, convendría someterlos a fiscalización. 56. En cualquier caso, ya que en la nota 1 el Comité de Redacción opina que la retención de las palabras « o cualquier material natural» depende de que se retenga el apartado /(«Producción»), el orador propone que se aplace el examen del apartado e y que la Conferencia pase a examinar el apartado /. Así queda acordado. APARTADO /(« PRODUCCIÓN ») 57. La Dra. WALSHE (Australia) recuerda que en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes, su delegación, que había asistido sólo en calidad de observadora, había puesto en tela de juicio, en el Comité de Asuntos Técnicos, la necesidad de la definición y del empleo en el Protocolo de la palabra « producción ». 58. La delegación de Australia opinaba y sigue opinando que el Protocolo trata de numerosas sustancias de origen tanto biológico como sintético. En lo que se refiere a estas últimas, la definición de la expresión «producción» es innecesaria, ya que la síntesis está comprendida en la palabra «fabricación ». En cuanto a las sustancias de origen biológico, las fuentes de las que pueden derivarse son numerosas y variadas en la actualidad y podrán serlo aún más a medida que progresen los conocimientos. Las sustancias alucinógenas de la Lista I son elementos constitutivos de hongos, de cactus e incluso de ciertos peces. 59. La Dra. Walshe señala a la atención de la Conferencia la definición de la palabra « producción », tal como figura en el Protocolo y en la nota de pie de página, en la que se indica que la Comisión está convencida de que la expresión no abarca el cultivo de plantas con fines ornamentales, ni las plantas que crecen en estado silvestre (E/4785, cap. I I I , artículo 1, apartado /y nota 3). En los casos en que se encuentren personas que poseen plantas alucinógenas, etc., los interrogatorios plantearán a las autoridades el problema de demostrar que la intención de aquéllas era utilizarlas con fines ilícitos. La delegación de Australia estima que esto entrañaría grandes, por no decir insuperables, dificultades. Por otra parte, una persona inocente que, en realidad, podría cultivar plantas con fines ornamentales o tener plantas en estado silvestre en su propiedad, tendría tal vez que demostrar su inocencia. 60. Sin embargo, sin tales interrogatorios, las autoridades podrían encontrarse ante situaciones aún más difíciles ; podrían correr el riesgo, por ejemplo, de tener que emprender campañas de erradicación casi imposibles de llevar a cabo y que no serían de utilidad alguna. La delegación de Australia considera que lo que hay que fiscalizar es la extracción sistemática de sustancias alucinógenas de esos productos biológicos, lo que quedará abarcado con la expresión «fabricación» si se suprimen las palabras «distintos de la producción» en el apartado k del artículo 1. 61. Por último, la Dra. Walshe recuerda a la Conferencia que existen en el mundo miles y miles de variedades de hongos, entre los cuales un número considerable contiene sustancias alucinógenas. 62. La delegación de Australia se opone firmemente a que se incluya una definición del término « producción », así como a cualquier mención del mismo en el Protocolo. 63. El Sr. KIRCA (Turquía) sugiere que los que se oponen a que en el apartado e se haga referencia a los materiales naturales deberían considerar la cuestión en relación con el artículo 27, que trata de las reservas. Es partidario de que se retenga esa referencia. 64. El Dr. REXED (Suecia) apoya la opinión del representante de Australia. 65. El Dr. THOMAS (Liberia) es de la misma opinión. En África hay muchas clases de plantas alucinógenas que crecen en estado silvestre ; algunas de ellas se utilizan para ceremonias y no es posible impedir este uso. 66. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que, en general, es partidario de conservar el apartado /porque podría resultar útil en el futuro. Además, si se suprime dicho apartado habrá que modificar el texto de muchos artículos en los que se han incluido referencias a la producción. 67. El Sr. ANAND (India) hace suyas las observaciones de la representante de Australia. La retención del apartado /provocaría dificultades. Por ejemplo, en la Lista I se han incluido los tetrahidrocannabinoles. Como quiera que estas sustancias se obtienen de la cannabis, la retención del apartado /significaría que la cannabis entraría dentro del campo de aplicación del Protocolo, además del de la Convención Única. Las sustancias sicotrópicas se fabrican, no se producen. Por consiguiente, cree firmemente que el Protocolo no debe contener ninguna referencia a la producción. 68. El Sr. SHIK HA (República de Corea) dice que sería difícil para su delegación aceptar el apartado /. Además de suprimir dicho apartado, sería también necesario suprimir la referencia a la producción en el artículo 6. 82 Actas resumidas de las sesiones plenarias 69. El Sr. CHAPMAN (Canadá) apoya igualmente la opinión del representante de Australia. Bastaría mantener el apartado k («Fabricación»), suprimiendo las palabras « distintos de la producción » y reteniendo la última frase referente a los preparados. De este modo el apartado k cubriría todas las posibilidades de obtener sustancias sicotrópicas. 70. El Dr. MABILEAU (Francia) señala, en relación con la cuestión planteada por el representante de la India, que el problema de la cannabis ha sido resuelto ya por la Convención Única. Es significativo que en el artículo 1 de la Convención Única figure ya un apartado sobre el término « producción ». 71. Es partidario de que se conserve el apartado /, porque su supresión podría plantear dificultades en el futuro, al no poderse someter a fiscalización el cultivo de plantas alucinógenas. 72. El Sr. BARONA LOBATO (México) apoya enérgicamente la declaración del representante de Australia y señala a la atención de los presentes las importantes observaciones formuladas en el debate general (tercera sesión) por el representante de Suecia, el cual recalcó la gran diferencia que existe entre el presente Protocolo y la Convención Única; mientras en la Convención Única se trata principalmente de sustancias derivadas de productos naturales procedentes de los países en desarrollo, el Protocolo se aplica a las sustancias sintéticas fabricadas industrialmente en los países desarrollados. 73. Su delegación se opone enérgicamente a que se conserve el apartado /, y espera que se suprima esa disposición. 74. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) comparte la actitud de la delegación de Australia. No hay ninguna necesidad de incluir una disposición sobre el empleo del término « producción ». Señala a la atención de los presentes la nota 15 del informe del Comité de Redacción, en la que se explica el motivo de la decisión del Comité de Asuntos Técnicos de suprimir el apartado /. 75. El SLAMA (Túnez) hace suya la opinión de los representantes de Turquía, la URSS y Francia respecto de la necesidad de retener las disposiciones del apartado /. Por 32 votos contra 12 y 10 abstenciones, queda rechazado el apartado 1. 76. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación se ha abstenido de votar sobre el apartado /porque su supresión no ocasionaría a su país ninguna dificultad importante. Por otra parte su delegación estimaba que tal vez sería mejor conservar el apartado /, para no tener que revisar el texto de varios artículos del Protocolo. 77. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia) dice que su delegación ha votado en contra del apartado /porque cree firmemente que, en un instrumento internacional, una disposición sobre el empleo de un término sólo es necesaria cuando en dicho instrumento se emplea el término en un sentido distinto del corriente. Por lo tanto, su voto negativo no supone que su delegación esté de acuerdo con la supresión de las otras referencias a « producción » ; dicho término podría retenerse en los demás artículos del Protocolo, siempre que se emplease con su significado normal y corriente. 78. El PRESIDENTE señala que en relación con varios artículos la Conferencia ha acordado que el mantenimiento del término « producción » dependerá de la decisión que tome sobre el término «producción» en el artículo 1. Así pues, la decisión que acaba de adoptar de suprimir el apartado /afectará a la redacción de todos los artículos mencionados. APARTADO e (« SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS ») (continuación ) 79. El Sr. STEWART (Reino Unido) apoya enérgicamente la propuesta del representante de México de suprimir las palabras « o cualquier material natural». Señala a la atención de los presentes la nota 1, en la que se expone la opinión del Comité de Redacción, según el cual la retención de esas palabras en el apartado e depende de que se retenga el apartado /. Así pues, la supresión de esas palabras es consecuencia de la supresión del apartado /. 80. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que las dos cuestiones no están forzosamente relacionadas entre sí. Es partidario de que se retengan las palabras « o cualquier material natural » en el apartado e porque ello permitiría incluir, en el futuro, algunos productos naturales en una u otra Lista y no sería prudente eliminar esa posibilidad. Por 23 votos contra 2 y 6 abstenciones, se mantienen las palabras « o cualquier material natural». Por 50 votos contra ninguno y 3 abstenciones, queda aprobado el apartado e. 81. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), explicando su voto, dice que su delegación ha votado en favor de la propuesta de suprimir las palabras « o cualquier material natural». En efecto, a su juicio, esas palabras son redundantes porque las palabras « natural o sintética» cubren ampliamente todas las posibilidades. No obstante, el hecho de mantener esas palabras innecesarias no planteará ninguna dificultad, por lo cual su delegación ha podido votar a favor del apartado e en su conjunto. 82. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), explicando su voto, dice que su delegación ha votado a favor de que se supriman las palabras « o cualquier material natural» porque antes había votado en contra del apartado /. No obstante, aunque no se han suprimido esas palabras, ha votado a favor del apartado e en su conjunto porque estima necesario que figure en el Protocolo una explicación del empleo de la expresión « sustancias sicotrópicas ». 83. El Sr. STEWART (Reino Unido), explicando su voto, dice que su delegación ha votado a favor de que se supriman las palabras « o cualquier material natural» porque esa supresión es consecuencia evidente de la decisión de suprimir el apartado /. Sin embargo, ha votado a favor del apartado e en su conjunto, porque la inclusión de las palabras « o cualquier material natural» no quita ni añade nada a la definición de «sustancias sicotrópicas». La referencia a «cualquier material natural» no 19.a sesión plenaria — 15 de febrero de 1971 83 aumenta ni disminuye las atribuciones de la Comisión de Estupefacientes de ampliar las Listas. 84. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que ha votado a favor del párrafo e en su conjunto por las mismas razones que el representante de los Estados Unidos. APARTADO /(« PREPARADO » ) 85. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) explica que el apartado /es el resultado de un largo y detenido debate del Comité de Asuntos Técnicos. El único cambio que se ha introducido en el texto que figura en el proyecto revisado de Protocolo es el de alterar el orden de las palabras « mezcla o solución », de modo que ahora el texto dice « solución o mezcla ». Queda aprobado el apartado i. APARTADO g (« LISTA I » , « LISTA II», « LISTA III» Y «LISTA IV») 86. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia la nota 4 relativa a la palabra « periódicamente ». 87. El Sr. KIRCA (Turquía) censura el empleo de la palabra « periódicamente ». Las modificaciones del Protocolo se harán cuando sea necesario y no, según se dice en la versión francesa, « de temps á autre », expresión que parece implicar periodicidad. 88. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que comparte esa opinión, que también se aplica al texto ruso. La expresión « cuando sea necesario », por ejemplo, sería más precisa que la palabra « periódicamente », que por desgracia se utilizó en el apartado u del párrafo 1 del artículo 1 de la Convención Única. 89. El PRESIDENTE señala que ninguna delegación ha apoyado la palabra « periódicamente ». Por consiguiente, considerará que la Conferencia decide aprobar el apartado g con la omisión de esa palabra. Así queda acordado. APARTADO h (« LISTA V ») 90. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia la nota 5, en la que se indica que el apartado h habrá de suprimirse si se aprueba el nuevo texto de artículo 2 bis (E/CONF.58/L.5/Add.3), en el que no se menciónala Lista V. Si no hay objeciones, dará por supuesto que la Conferencia decide aplazar el examen del apartado h hasta que haya tomado una decisión acerca del artículo 2 bis. Así queda acordado. APARTADO I (« EXPORTACIÓN » E « IMPORTACIÓN ») 91. El PRESIDENTE, refiriéndose a la nota 10, recuerda la decisión, tomada algo antes por la Conferencia, de excluir del Protocolo toda referencia a los precursores. De conformidad con esa decisión, no se incluirán en el apartado i las palabras « o precursores » después de la palabra « sicotrópicas ». Por esa misma razón se han suprimido, como es lógico, los apartados e bis y h bis. 92. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que en el Comité de Medidas de Fiscalización (23.a sesión) ya hizo notar que el texto del apartado /es confuso. Por consiguiente, votará en contra de que se mantenga dicho apartado. 93. El Sr. ANAND (India) pone de relieve el significado especialísimo que se atribuye al término «territorio » en el apartado o, cuya conservación depende de que se incluya en el Protocolo el artículo 23 bis. Sugiere que si la Conferencia toma una decisión sobre el apartado i, se reserve la cuestión del empleo de la palabra «territorio » en ese apartado hasta que se llegue a una decisión acerca del artículo 23 bis y del apartado o. Personalmente estima que tanto en el artículo 23 bis como en los apartados /y o del artículo 1 sería más adecuado mencionar un área o una zona que un territorio. 94. El Sr. CALENDA (Italia) dice que el final del apartado i debería ser « de una parte a otra de un Estado ». 95. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) apoya la posición de la delegación de la India. No es nada conveniente emplear la palabra «territorio » en un sentido en el artículo 23 y en otro distinto en el artículo 23 bis; en el artículo 23 se utiliza el término correctamente, pero no en el artículo 23 bis. Por consiguiente, habrá que buscar una nueva expresión para sustituir ese término al final del apartado i. 96. El Sr. KOFI-DAVIES (Ghana) sugiere que en el apartado i se sustituya el término «territorio » por « región ». 97. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) propone que se voten por separado las palabras « o de un territorio a otro del mismo Estado ». Si se suprimen esas palabras quedará resuelto el problema. 98. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que esas palabras son precisamente la única razón para incluir el apartado i en el artículo 1. La necesidad de explicar el empleo de los términos « exportación » e «importación » en el apartado i se debe simplemente al sentido muy especial que se da a esos términos en el artículo 23 bis, en el que se prevé la posibilidad de que un Estado divida su territorio « en dos o más territorios ». Sin esas palabras, la definición del apartado i se limitaría a enunciar el sentido normal y corriente de « exportación » e «importación » y no valdría la pena mantenerla. Por consiguiente, si se suprimen las palabras finales, votará en contra del apartado i. 99. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que el empleo del término «territorio » al final del apartado i depende del modo en que se redacte finalmente el artículo 23 bis. En todo caso, no es partidario de que se emplee el término « región, » que tiene un sentido muy especial en la constitución de algunos Estados. 100. El Dr. MABILEAU (Francia) señala que los artículos 23 y 23 bis del Protocolo son exacto paralelo de los artículos 42 y 43 de la Convención Única, que a lo largo de un período de 10 años no han planteado dificultad alguna. Se procede a votación sobre las últimas palabras del apartado i «o de un territorio a otro del mismo Estado». El resultado de la votación es de 24 votos a favor, 14 en contra*y 12 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría de dos tercios necesaria, quedan rechazadas dichas palabras. Por 26 votos contra 4 y 21 abstenciones, queda aprobado el apartado i en su forma enmendada. Se levanta la sesión a las 1.15 horas del martes 16 de febrero de 1971. 84 Actas resumidas de las sesiones plenarias 20.a SESIÓN PLENARIA Martes 16 de febrero de 1971, a las 10.25 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVDT) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo I I I ) ARTÍCULO 1 (TÉRMINOS EMPLEADOS) (continuación) (E/CONF.58/L.4/Add.5 y Corr.l, E/CONF.58/L.43) APARTADO j (« DISTRIBUCIÓN ») 1. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia la nota 11 del informe del Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.5) en la que se recuerda que en su informe (E/CONF.58/L.5/Add.5) el Comité de Medidas de Fiscalización suprimió dicha definición. 2. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) subraya que la definición del término « distribución » es excesivamente amplia, y podría aplicarse a personas y casos sumamente diversos. Por consiguiente, propone que se suprima el apartado j . 3. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), apoyado por el Sr. HUYGHE (Bélgica), sugiere que la Conferencia se limite a ratificar la decisión del Comité de Medidas de Fiscalización y proceda a la votación sin más demora. 4. El Sr. ANAND (India) señala que la palabra « distribución » está suficientemente definida por la práctica y por la utilización que se hace de ella en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. El orador estima que el apartado j es innecesario. 5. El Dr. THOMAS (Liberia) también es partidario de que se suprima el apartado j , y propone formalmente que se cierre el debate. Por 52 votos contra ninguno y una abstención, queda suprimido el apartado j . APARTADO k (« FABRICACIÓN ») 6. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia las notas 12, 13 y 14 del informe del Comité de Redacción, así como la corrección (E/CONF.58/L.4/Add.5/Corr.l), en la que se precisa que la supresión de la última frase del apartado k no la sugirió una, delegación, sino que la recomendó el Comité de Asuntos Técnicos (E/CONF.58/C.3/L.10). 7. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) observa que la segunda frase del apartado & no figura en el apartado n del párrafo 1 del artículo 1 de la Convención Única y no añade nada al texto. Por ese motivo, el Comité de Asuntos Técnicos ha recomendado que se suprima. 8. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) teme que la omisión de la segunda frase origine dificultades de interpretación. La acción de un farmacéutico que prepara una receta no se puede asimilar a la refinación ni a la transformación de sustancias sicotrópicas en otras sustancias sicotrópicas. 9. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) apoya la declaración del Secretario Ejecutivo. El farmacéutico no hace más que transformar una sustancia en un preparado. 10. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) recuerda que el Comité de Asuntos Técnicos ha estimado que la segunda frase no añade nada a lo que se expresa claramente en la primera, puesto que el farmacéutico que prepara una receta no hace más que transformar una sustancia en otra sustancia. 11. El Dr. OLGUÍN (Argentina) estima, por el contrario, que si se quieren evitar dificultades de interpretación, es necesario mencionar expresamente los preparados. 12. El Sr. HUYGHE (Bélgica) recuerda, en apoyo de la declaración del Secretario Ejecutivo, que muchos tratados internacionales, especialmente los que se han firmado entre los países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE), especifican que la palabra « fabricación » no comprende la confección de preparados. Así pues, si en esta ocasión no se cuida de reservar el caso de los preparados, se tropezará con graves divergencias de interpretación. 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) estima que el Secretario Ejecutivo y los representantes del Togo, la Argentina y Bélgica tienen razón al insistir en la necesidad de que se prevea el caso de los farmacéuticos; conviene especificar el alcance del término « fabricación ». 14. La Dra. WALSHE (Australia) comparte la opinión del Secretario Ejecutivo y de los oradores que han intervenido después de él. La representante de Australia estima que la redacción del artículo 2 puede disipar los temores del representante de los Estados Unidos. 15. El Dr. HOLZ (Venezuela) considera que es muy conveniente que se mencionen los preparados, cuya confección constituye un eslabón importante en la cadena de fabricación. 16. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) estima que convendría suprimir en la primera frase las palabras « distintos de la producción ». Por lo que respecta a la oportunidad de conservar o suprimir la segunda frase, se pregunta si no bastaría con agregar a la primera las palabras « o los preparados ». 17. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) es partidario de que se mantenga la segunda frase; no obstante, propone que, para mayor precisión, se agreguen a ella las palabras « a escala industrial». 18. El Sr. KOCH (Dinamarca), que estima conveniente que se agreguen a la segunda frase las palabras propuestas por el representante de la República Federal de Alemania, señala que si se mantuviese la frase (agregándole 20.a sesión plenaría — 16 de febrero de 1971 85 o no las palabras propuestas) convendría pedir al Comité de Redacción que revisase en consecuencia el texto del artículo 14 a fin de evitar que las sustancias utilizadas en los preparados se contabilicen dos veces en las estadísticas de fabricación. 19. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) declara que, en francés, no se puede considerar que un farmacéutico es un «fábricant». 20. El Sr. ASANTE (Ghana) apoya la observación formulada por el representante de Dinamarca. Sin embargo, preferiría que esta cuestión la decidiese la Conferencia en sesión plenaría en vez del Comité de Redacción. 21. Por lo demás, apoya sin reservas la propuesta del representante de la República Federal de Alemania. 22. El Dr. BOERI (Monaco) apoya la declaración del representante del Togo; en efecto, la confección de un preparado no puede asimilarse en modo alguno a una «fabricación». Por consiguiente, sugiere que se sustituya la segunda frase por el texto siguiente : « Las operaciones destinadas a la obtención de preparados de sustancias sicotrópicas no se consideran como una fabricación en el sentido de la expresión antes citada. » 23. El Sr. DITTERT (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) confirma la declaración del representante de Dinamarca: si se mantiene la segunda frase, será necesario especificar en el artículo 14 que las estadísticas de fabricación no deberán referirse a las cantidades de los preparados fabricados. 24. El Sr. CHAPMAN (Canadá) se declara partidario de la doble supresión que recomienda el Comité de Asuntos Técnicos. Con esa reducción, el apartado sería suficiente por sí solo. 25. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) reconoce el fundamento de la observación del representante del Togo. Sin embargo, no hay que olvidar que algunas empresas industriales transforman un gran número de sustancias sicotrópicas, y es indispensable fiscalizarlas. 26. El Dr. REXED (Suecia) opina que se resolverían todas las dificultades agregando las palabras propuestas por el representante de la República Federal de Alemania. 27. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia) teme que esa enmienda no sea del todo suficiente. Propone que, en vez de ella, se diga : « ... pero no comprende la elaboración ocasional de un preparado destinado únicamente al despacho de una receta médica particular ». 28. El Sr. HUYGHE (Bélgica) también opina que la propuesta del representante de la República Federal de Alemania es demasiado vaga. La del representante de Nueva Zelandia ofrece ventajas indudables, pero tiene el inconveniente de no ajustarse a la práctica farmacéutica; además, hay farmacéuticos que trabajan en laboratorios. Así pues, propone que se añadan al final del apartado k las palabras «distintos de los que el farmacéutico prepara en su farmacia por receta médica». 29. En respuesta a una pregunta del Sr. KIRCA (Turquía), el representante de Bélgica explica que la palabra «farmacia» se aplicaría a cualquier tipo de farmacia, incluidas las de los hospitales y centros médicos. 30. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) observa que el desarrollo de las deliberaciones no ha hecho más que confirmar su primera impresión, es decir, que la inclusión de la segunda frase sólo ocasionará confusión. Por lo tanto, insiste en que la Conferencia acepte la opinión del Comité de Asuntos Técnicos. 31. El Dr. THOMAS (Liberia) se declara partidario del apartado k tal como lo ha propuesto el Comité de Redacción, y pide que se cierre el debate. 32. El PRESIDENTE declara que, si no hay objeciones, declarará el debate cerrado. Así queda acordado. 33. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) explica que la supresión de la frase que figura entre corchetes podría ocasionar dificultades. Cita el ejemplo de un fabricante que comprase sustancias sicotrópicas para preparar comprimidos ; en este caso, no se trataría de obtener, ni de refinar, ni de transformar sustancias sicotrópicas y, por consiguiente, este fabricante no estaría obligado a poseer una licencia si se suprimiese la segunda frase del apartado k. Se procede a votación sobre la enmienda oral del representante de la República Federal de Alemania . Hay 24 votos a favor, 15 en contra y 17 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, queda desechada la enmienda. Se procede a votación sobre la enmienda de Nueva Zelandia. Hay 27 votos a favor, 17 en contra y 16 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, queda desechada la enmienda de Nueva Zelandia. Por 35 votos contra 8 y 16 abstenciones, queda aprobada la enmienda de Bélgica. 34. El Sr. ASANTE (Ghana), haciendo uso de la palabra para plantear una cuestión de orden, pregunta si se mantienen en el texto las palabras « [distintos de la producción]». 35. El Sr. CHENG (China*) cree comprender que estas palabras se suprimieron como resultado de la decisión de la Conferencia de suprimir el apartado /. 36. El PRESIDENTE explica que, cuando la Conferencia decidió suprimir el apartado /decidió asimismo que estas palabras se suprimirían en todos los artículos en que resultase necesario. Sin embargo, ése no es el caso del apartado de que se trata. 37. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) señala que, en francés, la palabra «fabrication » tiene un sentido más limitado que la palabra «production ». 38. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), apoyado por el Sr. CHENG (China*), pide que se proceda a una votación separada sobre las palabras « [distintos de la producción] ». Por 51 votos contra ninguno y 8 abstenciones, quedan suprimidas las palabras « [distintos de la producción] ». 39. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) pide que se proceda a votación por separado sobre la segunda frase del apartado k. * Véase la nota preliminar. 86 Actas resumidas de las sesiones plcnarias Por 44 votos contra 9 y 5 abstenciones, se mantiene la segunda frase del apartado k en su forma enmendada. Por 53 votos contra uno y 5 abstenciones, queda aprobado el apartado k en su totalidad, en su forma enmendada. 40. El Sr. CHAPMAN (Canadá) explica que su delegación ha votado en contra de la segunda frase en su forma modificada por la enmienda de Bélgica porque, en su opinión, dicha frase no abarca todos los aspectos de la preparación de sustancias sicotrópicas. En cambio, ha votado a favor del apartado en su totalidad porque le parece indispensable definir la palabra « fabricación ». 41. El Sr. KIRCA (Turquía) declara que su delegación ha votado en contra del mantenimiento de las palabras « distintos de la producción » en vista del texto definitivo que se ha aprobado para el apartado a del presente artículo. 42. La delegación de Turquía interpreta la palabra « farmacia » en el sentido de que incluye las farmacias dependientes de los hospitales y centros médicos. 43. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) explica que su delegación se ha opuesto desde el principio a que se incluya la segunda frase del apartado k. Sin embargo, ha votado a favor de todas las enmiendas porque ha estimado que, si debía conservarse dicha frase, había que redactarla de manera que los farmacéuticos que se limitan a preparar las recetas médicas no queden comprendidos en las disposiciones del Protocolo. La delegación de los Estados Unidos ha votado a favor del apartado k en su totalidad por los motivos ya expuestos por el representante del Canadá. 44. El Dr. BÓLCS (Hungría) explica que su delegación se ha abstenido en la votación sobre el apartado k porque, en su opinión, las enmiendas introducidas para la definición de la palabra « fabricación » han complicado demasiado esta definición. El texto inicial del apartado k era más claro. 45. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) explica que el voto de su delegación respecto de las palabras « distintos de la producción » es la consecuencia lógica de la votación celebrada en la 19.a sesión sobre el apartado /. 46. La delegación de la URSS ha votado a favor del apartado k en su totalidad. Se ha abstenido en la votación sobre la enmienda de Bélgica porque le parecía más clara la enmienda de Nueva Zelandia. 47. El Sr. KOCH (Dinamarca), apoyado por el Dr. JENNINGS (Irlanda), declara que su delegación ha votado en contra de la enmienda de Bélgica porque ésta no abarca todos los casos en que la confección de preparados debe quedar excluida del término «fabricación»: por ejemplo, el caso de los médicos y veterinarios que están facultados para confeccionar preparados a fin de entregarlos a sus clientes. Ha votado en contra del mantenimiento de la segunda frase, en su forma enmendada, porque los debates han demostrado que esta frase producía más confusión que aclaración. 48. En respuesta a una observación del Sr. KOCH (Dinamarca), el PRESIDENTE aclara que se encargará al Comité de Redacción que revise el texto del artículo 14 teniendo en cuenta el nuevo texto del apartado k. APARTADO m (« EXISTENCIAS ») 49. Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), apoyado por el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), no ve la necesidad de examinar este apartado, que reproduce fielmente la definición correspondiente de la Convención Única. 50. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) hace observar que el término « existencias » solamente figura en un artículo del Protocolo, en el que su sentido aparece perfectamente explicado por el contexto. Por consiguiente, dicha definición le parece superflua. En la Convención Única se trata de un caso por completo diferente, ya que las existencias desempeñan en este instrumento una función importante, especialmente en las disposiciones relativas a las evaluaciones y a los datos estadísticos que deben suministrarse. 51. El Sr. DITTERT (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) recuerda que dicha definición era necesaria, en efecto, en la Convención Única, en la que los artículos 19 y 20 disponen que las Partes deberán transmitir a la JIFE evaluaciones y datos estadísticos sobre las existencias, sin proporcionar ninguna otra precisión sobre este término. Por el contrario, en el Protocolo, el artículo relativo a los datos estadísticos precisa que únicamente deberán suministrarse tales datos sobre las existencias de los fabricantes respecto de las sustancias de las Listas I y I I . En opinión de la JIFE, no es necesario mantener la definición del término « existencias » en el Protocolo. Se procede a votación sobre el apartado m. Hay 27 votos a favor, 17 en contra y 16 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, queda desechado el apartado m. 52. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que, según su interpretación, la supresión del apartado m no significa que los gobiernos deban proporcionar datos sobre las cantidades de que dispongan para necesidades especiales y en previsión de circunstancias excepcionales. 53. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) expone que ha votado a favor del mantenimiento del apartado m, por estimar que la definición sumamente clara de la expresión « existencias » que en él se da evita toda posibilidad de confusión. Comparte la interpretación del representante de Suiza. 54. El Sr. KIRCA (Turquía) considera que la supresión del apartado m no supondrá un obstáculo para las disposiciones del artículo 15 bis tal como ha sido adoptado. APARTADO n (« TRÁFICO ILÍCITO ») 55. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia la nota 17 y propone, en consecuencia, que se suprima la expresión «la producción ». Así queda acordado. Queda aprobado el apartado n, en su forma enmendada. APARTADO O (« TERRITORIO ») 56. El PRESIDENTE señala a la atención de la Conferencia la nota 18 y propone, en consecuencia, que se aplace el examen del apartado o hasta que la Conferencia 20.a sesión plenaria — 16 de febrero de 1971 87 haya examinado el artículo 23 bis. En ese momento, la Conferencia podrá adoptar una decisión sobre la totalidad del artículo 1. Así pueda acordado. NUEVO APARTADO PROPUESTO (« LOCALES ») 57. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), presentando la enmienda de su delegación (E/CONF.58/L.43), que tiene por objeto añadir un nuevo apartado al artículo 1, expone que ha considerado necesario definir la expresión « locales », habida cuenta de que los debates del Comité de Redacción han mostrado que esa expresión era objeto de diferentes interpretaciones por las diversas delegaciones. A este respecto, el representante de la URSS ha tomado en cuenta la interpretación del representante del Reino Unido y el sentido dado a dicho término en los instrumentos internacionales. Es fundamental que dicha expresión tenga el mismo significado para todos los países, si se quiere que puedan aplicarse las medidas de fiscalización previstas en el Protocolo. 58. El Sr. KOECK (Santa Sede) apoya la enmienda del representante de la Unión Soviética, pero quisiera saber si dicha expresión puede designar un terreno no edificado y desearía conocer la opinión del Asesor Jurídico sobre esta cuestión. 59. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) estima que no es importante referirse a terrenos no edificados, habida cuenta de que esta clase de terrenos difícilmente se presta a la fabricación de sustancias sicotrópicas y a las actividades previstas en el Protocolo. 60. Por otra parte, el Comité de Redacción podría modificar ligeramente el texto inglés ; teniendo en cuenta que la palabra «premises », aunque figura en plural, tiene sentido singular, sería preciso decir « a building or a part ofa building ». 61. El Dr. JENNINGS (Irlanda) sugiere que se complete la enmienda de la URSS añadiendo las palabras « y material » después de la palabra « dependencias ». 62. El PRESIDENTE recuerda que el representante del Reino Unido se opuso ya a una enmienda análoga. 63. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) precisa que la definición de la palabra « locales », tal como figura en la enmienda de la URSS, se utiliza en varias partes del proyecto de Protocolo, especialmente con respecto a la concesión de licencias. En inglés la palabra « premises » parece aplicarse claramente al terreno que rodea edificios, pero no se ve bien cómo la fabricación, la producción o el comercio de sustancias sicotrópicas podría tener lugar al aire libre. 64. El Sr. KOECK (Santa Sede) explica que tal vez sería necesario ejercer una fiscalización sobre los terrenos no edificados, si se considera que las actividades previstas en el Protocolo pueden ejercerse en un laboratorio ambulante (camión, remolque, etc.). 65. El Sr. ASANTE (Ghana) no ve la necesidad de que se incluyan los terrenos no edificados en la definición de la palabra « locales ». 66. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), apoyado por el Sr. KIRCA (Turquía), subraya que, en los textos jurídicos internacionales, la palabra «locales » significa no sólo los edificios o sus dependencias, sino también los terrenos anexos a los mismos. De este modo, ambas nociones están vinculadas y es difícil disociarlas. 67. El Sr. VALDÉS BENEGAS (Paraguay), apoyado por el Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) y por el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), estima que la enmienda del representante de la URSS corresponde exactamente a la terminología empleada en los textos jurídicos y abarca no sólo el edificio en el que se ejercen las actividades previstas, sino todo lo que forme parte de la propiedad. Dicha enmienda es perfectamente clara y debe ser adoptada. 68. El Sr. BÓLCS (Hungría) apoya la enmienda del representante de la Unión Soviética, pero estima que dicha definición debe aplicarse con flexibilidad, habida cuenta de que las actividades relativas a las sustancias sicotrópicas y las referentes a otros productos farmacéuticos se desarrollan en los mismos edificios. Tal es el caso, por ejemplo, de determinadas fábricas de productos farmacéuticos. Queda aprobada la enmienda de la Unión Soviética (EjCONF.58IL.43). TÍTULO DEL INSTRUMENTO SOMETIDO A LA CONFERENCIA 69. El PRESIDENTE recuerda que varias delegaciones han presentado una enmienda (E/CONF.58/L.30) para que se sustituya la palabra « Protocolo » por « Convenio » en el título y en las demás partes en que figure en el actual proyecto de Protocolo. 70. El Sr. CHENG (China*) hace observar que las delegaciones han recibido plenos poderes para firmar un Protocolo, pero no un Convenio. Desearía conocer la opinión del Asesor Jurídico de la Conferencia a este respecto. 71. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) precisa que si es elegido como depositario del instrumento aprobado por la Conferencia, el Secretario General estará encargado de verificar los plenos poderes de los signatarios. La manera en que esos poderes designarán el instrumento tiene poca importancia, siempre que sea evidente que el instrumento mencionado es el que habrá aprobado la Conferencia. 72. El Sr. BARONA LOBATO (México), apoyado por el Sr. CHAPMAN (Canadá), explica que un Protocolo es un instrumento anexo a un tratado o a un convenio, mientras que en el presente caso se trata de un instrumento multilateral independiente en su forma y contenido y que se refiere a una cuestión precisa. La expresión jurídica consagrada para esta clase de instrumento es la palabra « Convenio ». 73. U HLA 0 0 (Birmania), apoyado por el Dr. BÜLCS (Hungría) y el Dr. CORREA da CUNHA (Brasil), se pregunta por qué no se ha examinado la cuestión en el primero y segundo períodos extraordinarios de sesiones de la Comisión de Estupefacientes y estima que no se han explicado suficientemente las razones de dicha modificación. En tales condiciones es difícil apoyar esta propuesta. * Véase la nota preliminar. 88 Actas resumidas de las sesiones plenarias 74. El Sr. ASANTE (Ghana) comparte las objeciones del representante de Birmania, pero propone que se cierre el debate sobre esta cuestión para acelerar los trabajos de la Conferencia. Por 46 votos contra 2 y 10 abstenciones, queda aprobada la moción del representante de Ghana. Por 52 votos contra uno y 6 abstenciones, queda aprobada la enmienda conjunta (E¡CONF.58¡L30). Se levanta la sesión a las 12.50 horas. 21." SESIÓN PLENARÍA Martes 16 de febrero de 1971, a las 21.20 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVTII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capitulo ni) ARTÍCULO 2 bis (DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS A LA FISCALIZACIÓN DE LOS PREPARADOS) (E/CONF.58/L.4/Add.6) 1. Sr. OBERMAYER (Austria) dice que el párrafo 3 del artículo 2 bis impone obligaciones de un alcance excesivo. Los artículos 10, 12 y 14 no deben aplicarse a preparados exentos de las Listas I I I y IV. 2. El Sr. HUYGHE (Bélgica) coincide en todo con el orador anterior y considera que los preparados de las Listas I I I y IV cuando no son nocivos no deben estar sujetos a los artículos 10, 13 y 14. No conviene establecer exenciones para sustancias de la Lista I I . Si permanecen activas, deben estar sujetas a las mismas disposiciones de fiscalización que las sustancias que no son preparados. 3. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), el Sr. CALENDA (Italia) y el Dr. DANNER (República Federal de Alemania) están de acuerdo con los dos oradores anteriores. 4. El Dr. ALAN (Turquía) dice que el artículo 2 bis ha sido examinado detenidamente en un grupo de trabajo, en el Comité de Medidas de Fiscalización y en el Comité de Redacción. Deplorará cuanto se haga para modificar el texto que finalmente se ha logrado establecer. 5. El Dr. THOMAS (Liberia) se muestra de acuerdo con el representante de Turquía. Pide que se someta a votación el artículo 2 bis párrafo por párrafo. 6. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que el artículo 2 bis representa una transacción lograda tras arduas negociaciones y que no conviene abrir de nuevo el debate sobre la misma en esta fase tan avanzada de la Conferencia. Es partidario del texto en su forma actual. 7. El Sr. CHAPMAN (Canadá) coincide con el representante de Francia en que el requisito impuesto por el artículo 2 bis es razonable. 8. El Dr. OLGUÍN (Argentina) espera que se apruebe el artículo 2 bis sin modificaciones. 9. El Dr. MÁRTENS (Suecia) está de acuerdo con el representante de Turquía y otros oradores que han abundado en el mismo sentido 10. El Sr. ANAND (India) dice que, de abrirse de nuevo el debate sobre el artículo 2 bis, no habrá servido de nada llegar a una transacción. 11. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que si la fabricación de un preparado no se considera como fabricación, no se llevarán registros y el artículo 10 no será aplicable, y tampoco lo serán el artículo 13, relativo a las inspecciones, ni el artículo 14, relativo a los informes que deben suministrar las Partes. Sin embargo, en el Grupo de Trabajo se ha persuadido a algunas delegaciones para que acepten las disposiciones relativas a la exención de preparados y el orador se opone a que se abra de nuevo el debate. Debe aprobarse el texto en su forma actual. 12. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que la importancia del Convenio estriba en que proporcionará cierta protección contra las importaciones que un país no desee admitir; en consecuencia, es muy poco satisfactorio que, como resultado de una conclusión unilateral, pueda un Estado exportar a otro Estado sustancias potencialmente nocivas. El párrafo 3 del artículo 2 bis debe aprobarse en su forma actual. Presume que la finalidad de los representantes que han formulado objeciones es explicar la posición de sus gobiernos, cosa que quizá no tuvieron oportunidad de hacer en el Grupo de Trabajo ni en el Comité de Medidas de Fiscalización. En todo caso, no han hecho propuestas oficiales de enmienda. 13. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) está de acuerdo con el representante de Turquía. 14. El Dr. BÓLCS (Hungría) no tiene ninguna objeción que formular contra el artículo 2 bis, pero las disposiciones de los incisos ii) y iii) del párrafo 3 no le parecen del todo lógicas. El artículo 10 requiere que los fabricantes lleven registros de las sustancias sicotrópicas, pero no de los preparados. El Comité de Redacción sugiere ahora que este requisito se aplique también a los preparados exentos. La finalidad del artículo 12 es proteger a aquellos países que desean prohibir las importaciones de sustancias sicotrópicas, pero seguramente no es necesario hacerlo en el caso de los preparados exentos que no se prestan a uso indebido y no crean un problema de salud pública. A su juicio, se deben suprimir los dos incisos. 15. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) señala que el nuevo párrafo 5 bis del artículo 10 propuesto por el Comité de Redacción 2 0 no exige que las farmacias ni los hospitales lleven registros, obligación que sólo alcanza a los fabricantes. Estos últimos pueden hallarse en posesión de grandes cantidades que pueden ser desviadas hacia el tráfico ilícito. De conformidad con el artículo 12, los Estados pueden decidir libremente si admiten o no importaciones. 2 0 Este párrafo figura en el informe del Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.9). 21.a sesión plenaria — 16 de febrero de 1971 16. El Sr. OBERMAYER (Austria) pide que se vote por separado sobre cada inciso del párrafo 3. 17. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) no se opone a una votación por separado sobre los párrafos del artículo 2 bis, pero no puede apoyar la propuesta de Austria. 18. El Dr. HOLZ (Venezuela) y el Sr. ARCHIBALD (Trinidad y Tabago) se adhieren a lo expuesto por el representante de Togo. Por 28 votos contra 13 y 16 abstenciones, queda aprobada la moción del representante de Austria. Por 62 votos contra ninguno, queda aprobado elpárrafo 1. Por 62 votos contra ninguno, queda aprobado el párrafo 2. Por 62 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el inciso i) del párrafo 3. Por 43 votos contra 8 y 11 abstenciones, queda aprobado el inciso ii) del párrafo 3. Por 46 votos contra 7 y 11 abstenciones, queda aprobado el inciso iii) del párrafo 3. Por 58 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el inciso iv) del párrafo 3. Por 51 votos contra 8 y 2 abstenciones, queda aprobado el inciso v) del párrafo 3. Por 62 votos contra ninguno, queda aprobado el inciso vi) del párrafo 3. Por 58 votos contra ninguno y 9 abstenciones, queda aprobada la totalidad del párrafo 3. Por 55 votos contra ninguno y 5 abstenciones, queda aprobado el párrafo 4. A petición del representante de Yugoslavia, se procede a votación nominal sobre la totalidad del artículo 2 bis. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar a Turquía. Votos a favor : Turquía, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Estados Unidos de América, Venezuela, Yugoslavia, Argelia, Argentina, Australia, Brasil, Bulgaria, Birmania, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Camerún, Canadá, Chile, China*, Colombia, República Democrática del Congo, Costa Rica, Dinamarca, República Dominicana, Finlandia, Francia, Gabón, Ghana, Grecia, Guatemala, Santa Sede, Hungría, India, Irán, Irak, Irlanda, Italia, Líbano, Liberia, México, Monaco, Nueva Zelandia, Nicaragua, Pakistán, Paraguay, Polonia, República de Corea, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza, Tailandia, Togo, Trinidad y Tabago, Túnez. Votos en contra : Ninguno. Abstenciones: Austria, Bélgica, El Salvador, República Federal de Alemania, Honduras, Japón, Países Bajos. Por 55 votos contra ninguno y 7 abstenciones, queda aprobada la totalidad del artículo 2 bis. 19. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que ha votado a favor de la totalidad del artículo 2 bis, pero que se ha abstenido de votar sobre el párrafo 4 por contener éste elementos discriminatorios. Señala a la atención de la Conferencia la nota de pie de página de ese párrafo. * Véase la nota preliminar. 89 20. El Sr. GATTI (Santa Sede) se ha abstenido de votar sobre los incisos i) y iv) del párrafo 3 porque podrían interpretarse torcidamente las palabras «o insignificante ». La eficacia del párrafo 3 dependerá evidentemente de la buena fe de los gobiernos. 21. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) dice que ha votado a favor de la totalidad del artículo 2 bis, pero se ha abstenido de votar sobre el párrafo 4 por las razones que ha expuesto el representante de la URSS. ARTÍCULO 1 (TÉRMINOS EMPLEADOS) (continuación) (E/CONF.54/L.4/Add.5) APARTADO h («LISTA V») 22. El PRESIDENTE recuerda que en la 19.a sesión se decidió aplazar la consideración del apartado h del artículo 1, hasta que se hubiera adoptado una decisión sobre el artículo 2 bis. Como en este artículo tal como acaba de aprobarse no se menciona en absoluto la Lista V, debe suprimirse el apartado h del artículo 1, conforme indica el Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.5, nota 5. Sugiere que se haga así. Así queda acordado. PREÁMBULO (E/CONF.58/L.15, E/CONF.58/L.25) 23. El PRESIDENTE, abriendo el debate sobre el preámbulo, señala a la atención de la Conferencia la enmienda de México (E/CONF.58/L.15) y la enmienda de los Estados Unidos (E/CONF.58/L.25) al texto que figura en el proyecto revisado de Protocolo. 24. La secretaría ha presentado también dos proyectos de preámbulo preparados en consulta con varias delegaciones. 25. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) desea patrocinar el segundo proyecto de la secretaría, que dice así: Las Partes, Deseosas de salvaguardar la salud y el bienestar de la humanidad, Reconociendo que el uso de las sustancias sicotrópicas para fines médicos, científicos y de otra Índole es indispensable, y que no debe restringirse indebidamente su disponibilidad para tales fines, Preocupadas por el problema sanitario y social que origina el uso indebido de algunas de estas sustancias, Decididas a prevenir y combatir el uso indebido de tales sustancias y el tráfico ilícito a que da lugar, Considerando que es necesario tomar medidas para restringir el uso de tales sustancias a fines lícitos, Estimando que, para ser eficaces, las medidas contra el uso indebido de tales sustancias requieren una acción concertada y universal, Reconociendo la competencia de las Naciones Unidas en materia de fiscalización de sustancias sicotrópicas y deseosas de que los órganos internacionales interesados queden dentro del marco de dicha Organización, Reconociendo que para tales efectos es necesario un tratado internacional, Convienen en lo siguiente : 26. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que el primer proyecto de la secretaría constituye una mejora con respecto al preámbulo del proyecto revisado de Protocolo y refleja la finalidad del Convenio. En consecuencia, desea patrocinarlo. El texto dice así: 90 Actas resumidas de las sesiones plenarias Las Partes, Deseosas de salvaguardar la salud física y moral de la humanidad, Preocupadas por el problema sanitario y social que origina la difusión del uso indebido de las sustancias sicotrópicas, Decididas a prevenir y combatir el uso indebido de las sustancias sicotrópicas y el tráfico ilícito a que da lugar, Convencidas de que el uso de las sustancias sicotrópicas debe limitarse a las necesidades médicas y científicas, Reconociendo que las sustancias sicotrópicas tienen importantes usos terapéuticos y científicos y que no debe restringirse indebidamente su disponibilidad para tales usos, Estimando que, para ser eficaces, las medidas contra el uso indebido de las sustancias sicotrópicas requieren una acción concertada y universal, Reconociendo la competencia de las Naciones Unidas en materia de fiscalización de sustancias sicotrópicas y deseosas de que los órganos internacionales interesados queden dentro del marco de dicha Organización, Reconociendo que para tales efectos es necesario un tratado internacional, Convienen en lo siguiente : 27. Sin embargo, desea proponer dos cambios. En primer término, la frase inicial debe redactarse igual que en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes y debe decir: «Las Partes, preocupadas por la salud física y moral de la humanidad ». 28. En el cuarto párrafo debe insertarse la palabra « estrictamente » después de la palabra «limitarse ». 29. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que, de aceptarse la primera enmienda de la URSS, habrá cierta ambigüedad porque la palabra «preocupadas» se utilizará en un sentido en el primer párrafo del primer proyecto de la secretaría y en sentido muy distinto en el segundo párrafo. 30. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que, en el segundo párrafo, que comienza con la palabra « Reconociendo », en el proyecto patrocinado por el Reino Unido, las palabras «y de otra índole» son totalmente inaceptables, ya que sugieren que las sustancias sicotrópicas pueden ser utilizadas para toda una serie de fines distintos que no tienen nada que ver con la medicina ni con la ciencia. En consecuencia, propone que se supriman. También propone que se inserte la palabra «rigurosas» después de la palabra « medidas » en el quinto párrafo del mismo proyecto. 31. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que su delegación ha examinado cuidadosamente el texto del preámbulo del proyecto revisado de Protocolo pero lo ha encontrado incompleto, ya que no expone adecuadamente los fines del Convenio. 32. Todas las normas jurídicas se establecen para servir un último fin o designio. Por ejemplo, las disposiciones de derecho penal que establecen sanciones para los delitos de homicidio y agresión tienen por objeto proteger la integridad física de los seres humanos; de modo análogo, las disposiciones de derecho penal sobre el robo y la malversación de fondos tienden a proteger la propiedad privada, finalidad que también cumplen numerosas disposiciones de derecho civil. 33. Lo mismo puede decirse de las normas de derecho internacional. Las que se han recogido en el Convenio que ahora se examina tienden esencialmente a buscar un medio de salvaguardar la salud física y moral de la humanidad. Esta finalidad no está enunciada en el preámbulo del proyecto revisado. 34. Además de esta importante laguna, no es lógico el orden en que se han dispuesto los distintos párrafos del preámbulo propuesto. En consecuencia, la delegación de México ha presentado una enmienda tendiente a sustituir dicho preámbulo. 35. Sin embargo, su delegación no insistirá en dicha enmienda, y está dispuesta a aceptar el texto patrocinado por la delegación del Reino Unido, siempre que el primer párrafo se enmiende de modo que comience con las palabras «Preocupadas por la salud... », como ha propuesto la delegación de la URSS. Importa utilizar dichos términos, porque la presente Conferencia ha sido convocada precisamente para disipar la inquietud que inspiran las nocivas consecuencias del uso indebido de sustancias sicotrópicas y del tráfico ilícito a que da lugar. 36. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que el uso de frases altisonantes es uno de los grandes alucinógenos de nuestro tiempo. La Carta de las Naciones Unidas ha proclamado ya la preocupación de los Estados Miembros por la salud y el bienestar del género humano y huelga repetirlo. Si el preámbulo es de un tono excesivamente ampuloso se puede hacer creer engañosamente a las Partes que hacen más de lo que realmente hacen. El Convenio representará sólo un modesto elemento en un esfuerzo mucho más amplio para proteger a la humanidad. El texto original es modesto, sencillo y conciso. Las enmiendas no le agregan nada. 37. El Sr. KOECK (Santa Sede) desea sumarse al Reino Unido para patrocinar el texto sumamente mejorado del preámbulo que constituye el segundo proyecto de la secretaría. Su delegación está reconocida a la delegación de México y a otras delegaciones cuyas consultas oficiosas con la secretaría han dado por resultado dicho texto. 38. Le parece bien en particular el párrafo inicial y no es partidario de que se introduzcan modificaciones en el mismo; éste destaca la necesidad de salvaguardar la salud física y moral de la humanidad, finalidad que es lo suficientemente importante para que se reitere en una ocasión tan adecuada. 39. Por otra parte, el orador apoya vivamente la sugestión de la URSS de que en el quinto párrafo se agregue el adjetivo « rigurosas » después de la palabra « medidas ». 40. El Sr. SHEEN (Australia) apoya el texto patrocinado por el Reino Unido y la Santa Sede, a excepción del segundo párrafo, relativo al uso de las sustancias sicotrópicas para fines médicos y científicos y su utilización en la industria para la producción de sustancias no sicotrópicas. Esas cuestiones se tratan en los artículos pertinentes del Convenio, pero no encajan en el preámbulo, que debe constituir una exposición directa de la finalidad primordial del Convenio. 41. Dicha finalidad es prevenir y combatir el uso indebido de sustancias sicotrópicas y el tráfico ilícito a que da lugar ; y es esta finalidad solamente, junto con la preocupación general por los problemas sanitarios y sociales 21.a sesión plenaria — 16 de febrero de 1971 91 que origina el uso indebido, lo que debe expresarse en el preámbulo. En consecuencia, pide que se someta a votación por separado el segundo párrafo de dicho texto. 42. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que la delegación de su país retira su enmienda (E/CONF.58/L.25) y desea asociarse a los patrocinadores del texto presentado por la delegación del Reino Unido. Por su parte no es partidario de la enmienda propuesta por la URSS al párrafo inicial de dicho texto. La expresión «preocupadas por» es un tanto pasiva, mientras que la expresión « deseosas de salvaguardar » refleja una actitud más positiva y resulta más apropiada en un párrafo que fija el tono de la totalidad del Convenio. 43. En cuanto al segundo párrafo, se ajusta estrechamente a la pauta establecida en el segundo párrafo del preámbulo de la Convención Única. No tendrá nada que oponer a que se supriman las palabras « y de otra índole » después de la palabra « científicos », con el fin de satisfacer la objeción del representante de la URSS, a condición de que en el quinto párrafo se mantenga la referencia al uso de sustancias sicotrópicas para «fines lícitos ». 44. Al aprobar (13.a sesión) el apartado b del artículo 3, relativo al uso lícito de sustancias sicotrópicas «en la industria para la fabricación de sustancias o productos no sicotrópicos » (E/CONF.58/L.26/Add.2), la Conferencia ha reconocido que existen usos lícitos aparte de los médicos y científicos. Ese hecho queda también reconocido con la estipulación « salvo lo dispuesto en el artículo 3 » que figura en el párrafo 2 del artículo 4 relativo a la limitación del uso de las sustancias sicotrópicas a fines médicos y científicos (ibid.), reconocimiento que no se verá afectado si se suprimen las palabras « y de otra índole» que figuran en el segundo párrafo del preámbulo. 45. Por último, la delegación de su país no opone ninguna objeción a que en el quinto párrafo se incluya la palabra « rigurosas » después de la palabra « medidas ». 46. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que prefiere el texto patrocinado por la URSS, que en realidad es el primer texto resultante de las consultas extraoficiales sobre el preámbulo. El segundo texto, o texto revisado, que ahora patrocinan el Reino Unido, la Santa Sede y los Estados Unidos de América, no expresa adecuadamente los fines del Convenio. 47. Le preocupa especialmente la referencia en el segundo párrafo del texto al uso de las sustancias sicotrópicas para fines « de otra índole », pero la supresión de esas palabras no haría desaparecer enteramente las objeciones de su delegación a este párrafo. En consecuencia, apoya la petición de la delegación de Australia de que se vote por separado. 48. Finalmente, apoya la sugerencia de que se incluya la palabra « rigurosas » en el quinto párrafo. 49. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que la delegación de su país está dispuesta a aceptar el texto propuesto por el Reino Unido, la Santa Sede y los Estados Unidos de América si se introducen ciertos cambios. 50. En primer lugar, apoya vigorosamente la propuesta de la URSS de que el primer párrafo reproduzca exactamente el párrafo correspondiente del preámbulo de la Convención. Ese cambio tiene una consecuencia jurídica importante. En efecto, en su segundo período extraordinario de sesiones, la Comisión de Estupefacientes adoptó el término « drogas » a fin de abarcar tanto los estupefacientes como las sustancias sicotrópicas. La adopción de ese término indica que el problema de las drogas tiene un alcance muy general y que el Convenio sobre sustancias sicotrópicas será complementario de la Convención Única. Los dos instrumentos vendrán a ser en realidad dos mitades de un sistema integrado. 51. El uso de términos idénticos en el primer párrafo del preámbulo de ambos tratados establecería un vínculo entre ellos y serviría para recordar que la Conferencia se ha inspirado en gran parte en la Convención Única al formular el Convenio sobre sustancias sicotrópicas. También serviría para hacer que ambos instrumentos se interpreten y apliquen con el mismo criterio. 52. Así pues, la enmienda al primer párrafo tiene una gran trascendencia jurídica, independientemente de su importancia moral. 53. En el segundo párrafo, después de la palabra « científicos » procede suprimir las palabras « y de otra índole », que pueden interpretarse como una referencia al uso de sustancias sicotrópicas para la captura de animales salvajes ó en relación con ciertas ceremonias religiosas. 54. Por último, sugiere que en el tercer párrafo se inserten las palabras «la difusión del » (grandissant) antes de las palabras « uso indebido ». Precisamente la Conferencia se ha reunido para ocuparse del problema de la difusión del uso indebido de las sustancias sicotrópicas. Su uso indebido en pequeña escala no habría constituido un problema de suficiente importancia para justificar dicha acción internacional. 55. El Dr. MABILEAU (Francia) apoya el texto patrocinado por la delegación de la URSS con preferencia al presentado por el representante del Reino Unido. Para la delegación de Francia es totalmente inaceptable la referencia a fines « de otra índole » en el segundo párrafo del texto del Reino Unido. 56. El Dr. THOMAS (Liberia) apoya el texto presentado por el representante del Reino Unido, que enuncia adecuadamente todos los objetivos del Convenio. Sin embargo, sugiere que se modifiquen las palabras iniciales del tercer párrafo de modo que diga «Preocupadas por...». 57. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes muchas delegaciones estimaron que no era satisfactorio el texto del proyecto de preámbulo. Ese texto tiene particularmente el defecto de que su tercer párrafo parece sugerir que el uso de todas las sustancias sicotrópicas debe limitarse estrictamente a las necesidades médicas y científicas. 58. En tales circunstancias, desea señalar algunas diferencias entre el texto presentado por él en esta sesión y el patrocinado por la delegación de la URSS. La primera 92 Actas resumidas de las sesiones plenarias diferencia consiste en que mientras en el tercer párrafo del primer proyecto se pone de relieve el problema sanitario y social que origina el uso indebido de ciertas sustancias sicotrópicas, el segundo párrafo del último proyecto menciona ese problema en relación con el uso indebido de las sustancias sicotrópicas en general. La segunda diferencia importante es que en el quinto párrafo del primero se hace una referencia, que no aparece en el segundo, al uso de sustancias sicotrópicas con «fines lícitos », lo cual abarca el uso de las sustancias sicotrópicas en la industria para la fabricación de sustancias no sicotrópicas. 59. En consecuencia, ruega al representante de la URSS que acepte el primer texto, con los siguientes cambios, en los cuales se tienen en cuenta las principales objeciones formuladas por la delegación de la URSS : primero, sustitución de las tres primeras palabras del primer párrafo por las palabras «Preocupadas por»; segundo, cambio de lugar del segundo párrafo, que pasa a ser el quinto; tercero, supresión en ese párrafo de las palabras « y de otra índole » ; cuarto, sustitución en el tercer párrafo, ahora segundo, de las dos primeras palabras « Preocupadas por », por las palabras « Advirtiendo con inquietud » y de las últimas palabras, « estas sustancias », por las palabras « sustancias sicotrópicas » ; quinto, inclusión en el quinto párrafo, ahora cuarto, de la palabra « rigurosas » después de la palabra « medidas ». 60. Por último, no es partidario de la sugerencia del representante de Turquía de que se incluya una referencia a la « difusión » del uso indebido de las sustancias sicotrópicas. A su juicio esa puntualización es innecesaria. 61. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) sugiere que se constituya un pequeño grupo de trabajo a fin de preparar un texto que obtenga aceptación general. 62. El PRESIDENTE dice que la Conferencia no dispone de tiempo suficiente para ello. 63. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que la labor primordial de la Conferencia consiste en aprobar un instrumento apto para combatir el uso indebido de sustancias sicotrópicas. Desde ese punto de vista, el preámbulo propuesto en el proyecto revisado de Protocolo es perfectamente satisfactorio, y la delegación de su país puede aceptarlo. No ve ninguna razón para que se examinen otras posibles variantes, que sólo servirían para embrollar la cuestión. 64. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que, ciertamente, se simplificarían los trabajos de la sesión si fuera posible armonizar los textos propugnados respectivamente por el Reino Unido y la URSS. Tal vez el texto propuesto ahora por el Reino Unido sea aceptable para la URSS y para las delegaciones que expresaron su preferencia por el texto patrocinado por ésta. 65. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que los cambios introducidos por el Reino Unido resuelven los puntos principales que su delegación considera importantes. En consecuencia, la URSS puede aceptar ahora el texto propuesto por el Reino Unido, a condición de que mencione un convenio. 66. El Sr. KOECK (Santa Sede) dice que su delegación, como copatrocinadora del texto propuesto en un principio por el Reino Unido, lo acepta en su versión revisada. Sin embargo, lo hace en la inteligencia de que el texto del primer párrafo del preámbulo será idéntico en todos los idiomas al texto del primer párrafo del preámbulo de la Convención Única. 67. El Sr. CHAPMAN (Canadá) acoge con satisfacción los cambios introducidos por el Reino Unido, ya que el nuevo texto así sugerido para el preámbulo es mejor que el precedente y debe obtener la aceptación general. 68. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que también celebra que se llegue a un texto que parece reunir un consenso favorable. 69. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su delegación apoya enteramente el texto revisado propuesto por el Reino Unido. No obstante, sería preferible que en el octavo párrafo se hiciera una referencia a un convenio y, en consecuencia, propone que en dicho párrafo se sustituyan las palabras « un tratado » por las palabras « un convenio internacional», análogas a las que figuran en el párrafo correspondiente de la Convención Única. 70. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que no tiene nada que oponer a dicho cambio. 71. El Sr. SHEEN (Australia) dice que en vista del consenso a que se ha llegado no insistirá en su petición de que el segundo párrafo sea sometido a votación por separado. Queda aprobado el texto revisado propuesto por el Reino Unido, con la enmienda introducida por Turquía, y es remitido al Comité de Redacción. ARTÍCULO 14 bis (FUNCIONES DE LA COMISIÓN) 72. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) estima que no es sólo importante sino correcto que la respuesta del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas al Asesor Jurídico de la Conferencia respecto de las cuestiones planteadas al final de la 26.a sesión del Comité de Medidas de Fiscalización se distribuya a la Conferencia. Se da cuenta, no obstante, de que se demorarían los trabajos de la Conferencia si hubiese que distribuir dicha respuesta en todos los idiomas. Por consiguiente, bastará que dicho texto se distribuya solamente en inglés, y pide que se tomen las medidas necesarias al respecto. 73. El Sr. KUSEVld (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) hace ver que distribuir dicha respuesta, incluso en inglés solamente, entrañaría cierta demora. 74. El PRESIDENTE pregunta al representante de la URSS si está dispuesto a renunciar a su petición, en la inteligencia de que el Asesor Jurídico formulará una declaración ante la Conferencia acerca de la respuesta recibida del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas y que dicha declaración se distribuirá como documento de la Conferencia. 75. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) está de acuerdo con ese procedimiento. Se levanta la sesión a las 0.05 horas del miércoles 17 de febrero de 1971. 22.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 93 22.a SESIÓN PLENARIA Miércoles 17 de febrero de 1971, a las 9.10 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 10 DEL PROGRAMA Organización de los trabajos (reanudación de los trabajos de la tercera sesión y conclusión) 1. El Sr. KUSEVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) explica que, debido a las dificultades que experimenta la secretaría para cotejar los diversos artículos en la forma en que han sido aprobados por la Conferencia, sería necesario modificar un poco el procedimiento de los debates para que los trabajos puedan terminarse en el plazo fijado. Por ejemplo, se podría disponer que el Presidente sólo concediese la palabra a ocho delegaciones para cada artículo, lo que representaría una considerable economía de tiempo. 2. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) lamenta no poder aceptar la sugerencia del Secretario Ejecutivo. Es indudable que, en la medida de lo posible, los delegados sólo deben intervenir en las cuestiones importantes, pero sería inadmisible, después de haber dedicado tanto tiempo a artículos de menor importancia, reducir arbitrariamente el examen de artículos tan importantes como el artículo 21. 3. El PRESIDENTE advierte que la Conferencia seguiría perdiendo tiempo discutiento la sugerencia del Secretario Ejecutivo. Si la Conferencia está de acuerdo en ello, el Presidente tomará la iniciativa de proponer el cierre del debate cuando le parezca oportuno. TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) (E/4785, capítulo n i ) ARTÍCULO 14 bis (FUNCIONES DE LA COMISIÓN) (continuación) (E/CONF.58/L.49; E/CONF.58/C.4/L.55) 4. El PRESIDENTE anuncia que el Asesor Jurídico de la Conferencia ha recibido del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas las aclaraciones que pidió en la 21.a sesión el representante de la Unión Soviética respecto del artículo 14 bis21. 5. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) recuerda que, en virtud del texto del artículo 14 bis propuesto por los Estados Unidos de América (E/CONF.58/C.4/L.55), con las modificaciones introducidas verbalmente, las decisiones de la Comisión de Estupefacientes en el ejercicio de ciertas funciones que le otorga el proyecto de Convenio deberían tomarse por mayoría de dos tercios de los miembros. Se ha planteado la cuestión de si es correcto que la Conferencia acepte esta norma, habiéndose invocado el artículo 55 del reglamento de las comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social, que establece que las decisiones de las comisiones se tomarán por mayoría simple de los miembros presentes y votantes. 6. Cuando en un tratado se atribuyen ciertas funciones a un órgano auxiliar del Consejo Económico y Social y se establecen normas para su ejercicio, el Consejo es el que ha de decidir si acepta dichas funciones así como las normas relativas al desempeño de las mismas. En efecto, se trata de cuestiones de política general que ha de decidir el Consejo. 7. Al parecer, no hay ningún impedimento jurídico para que el Consejo decida que una comisión orgánica debe seguir un procedimeinto de votación distinto al previsto en el artículo 55 en el ejercicio de una función que se le atribuya de conformidad con un tratado. Un dictamen emitido el 17 de enero dd 1950 para el Comité de Procedimiento del Consejo dice lo siguiente : El Artículo 67 de la Carta [que establece que las decisiones del Consejo Económico y Social se tomarán por mayoría de los miembros presentes y votantes] sólo rige para el propio Consejo. Sus comisiones se rigen por el Artículo 68, que no estipula la forma que ha de adoptar el procedimiento de votación para las comisiones. Es, pues, evidente que el Consejo puede adoptar para sus comisiones el procedimiento de votación que estime oportuno. La cuestión de sí el procedimiento de votación para las comisiones debe ajustarse al procedimiento establecido para el Consejo es simplemente una cuestión de política que corresponde al Consejo decidir 2 2 . 8. De este dictamen se desprende que el Consejo estará en libertad para tomar una decisión en cuanto a la aceptación de las funciones que el Convenio tiene intención de atribuir a la Comisión, y en cuanto a la aceptación de las normas relativas a la forma en que tales funciones han de desempeñarse, incluido el procedimiento de votación. 9. La secretaría no está en condiciones de prever la decisión que tomará el Consejo en esta cuestión. La gran mayoría de los miembros del Consejo está, sin embargo, representada en esta Conferencia, por lo que las delegaciones, en la medida en que puedan prever la actitud que adoptarán sus gobiernos en el Consejo, estarán en mucho mejores condiciones que la secretaría para predecir tal decisión. 10. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) recuerda que la enmienda de su delegación ha sido sustituida por otro proyecto (E/CONF.58/L.49) y presentada conjuntamente por los Estados Unidos, Liberia, México, el Paraguay, el Togo y Venezuela. Este texto, que ha logrado ya el apoyo de otras delegaciones, tiene dos finalidades : por una parte, garantizar que la Comisión —cuyas decisiones se aplicarán efectivamente— examinará debidamente todas las cuestiones relativas a las sustancias a que se refiere el Convenio, en particular los artículos 2 y 2 bis del mismo y, por otra parte, asegurar que, entre estas decisiones, las que se refieran a dichas sustancias se adoptarán por una mayoría que las ponga a cubierto de toda sospecha de arbitrariedad. Conviene recordar a este respecto que, de los 120 Miembros con que cuentan aproximadamente las Naciones Unidas, sólo 24 forman parte del Consejo Económico y Social, de modo que, en virtud de una decisión adoptada por mayoría simple, 2 1 Distribuido ulteriormente como documento E/CONF.58/L.50. 22 E/AC.28/L.13. 94 Actas resumidas de las sesiones plenarias 13 Estados podrían imponer su voluntad a más de 100 Estados que no habrán podido manifestar su opinión. Semejante disposición puede comprometer la ratificación del Convenio, cuya eficacia, según se ha dicho frecuentemente, dependerá del número de ratificaciones que obtenga. 11. La enmienda es sumamente sencilla, puesto que sólo contiene dos frases. La primera dispone que la Comisión podrá examinar todas las cuestiones ralacionadas con los objetivos del Convenio y con la aplicación de sus disposiciones y podrá hacer recomendaciones al efecto. La segunda estipula que las decisiones de la Comisión previstas en los artículos 2 y 2 bis que entrañen mayores obligaciones para las Partes se adoptarán por mayoría de dos tercios. 12. Desde todos los puntos de vista, la aprobación de dicho texto no haría más que reforzar la autoridad de la Comisión, a la que el Convenio impone nuevas e importantes responsabilidades. 13. Con respecto a la información facilitada por el Asesor Jurídico, el orador estima que es muy poco probable que el Consejo quiera oponerse a una medida decidida por unos 60 Estados soberanos en interés de la salud pública. Ello no disminuye la libertad del Consejo para pronunciarse sobre las funciones que corresponden a la Comisión en virtud del Convenio, en materia de fiscalización de las sustancias sicotrópicas. 14. El Sr. SHEEN (Australia) no está plenamente convencido de que sea necesario imponer a la Comisión la regla de los dos tercios para las decisiones previstas en el párrafo 2 de la enmienda. No obstante, se abstendrá de prolongar el debate sobre esta cuestión. Sin embargo, la redacción del párrafo 2 le deja bastante perplejo, y se pregunta si los autores han tenido efectivamente la intención de que dicha regla se aplique únicamente a las decisiones que se adopten en virtud de los artículos 2 y 2 bis. El representante del Togo quizá tenga a bien ofrecer a la Conferencia algunas aclaraciones a este respecto. 15. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) deplora que el documento que deseaba que se transmitiese a todas las delegaciones no les haya sido distribuido, y que el Asesor Jurídico de la Conferencia se haya limitado a hacer una reseña del mismo, por lo demás bastante poco clara. Sin embargo, la declaración del Asesor pone de manifiesto que la cuestión debe decidirla en última instancia el Consejo Económico y Social; así pues, ¿ cómo se podría hacer figurar en el Convenio una cláusula que podría ser modificada ulteriormente por el Consejo ? 16. Por consiguiente, el orador pide formalmente que la Conferencia manifieste mediante una votación si se considera competente para modificar el reglamento de la Comisión, que ha sido establecido por el Consejo. 17. El PRESIDENTE, refiriéndose al artículo 36 del reglamento de la Conferencia, declara que la moción que ha presentado el representante de la URSS le obliga a suspender el debate sobre el fondo de la cuestión y a proceder a la votación que ha pedido dicho representante. 18. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pide que se proceda a votación nominal. 19. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) no está seguro de haber comprendido bien y pregunta si la exposición del Asesor Jurídico permite llegar a la conclusión de que el Consejo Económico y Social podría modificar una disposición del Convenio una vez que éste haya sido firmado y ratificado. 20. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que si el Consejo Económico y Social rechazase una disposición del Convenio en la que se defina la clase de mayoría que la Comisión debe reunir para adoptar una decisión en virtud del Convenio, las esperanzas puestas en este Convenio quedarían frustradas, al menos en parte. La nueva disposición permanecería, pero carecería de efecto, lo cual originaría una situación jurídica sumamente complicada. 21. El Sr. KIRCA (Turquía) desea saber exactamente si la votación se va a referir a la competencia de la Conferencia para prescribir una mayoría de dos tercios para una decisión de la Comisión que afecte directamente al Convenio, o a su competencia para modificar el reglamento de una comisión orgánica del Consejo Económico y Social. 22. El PRESIDENTE señala que no cabe plantear la segunda pregunta. Se trata únicamente de saber si la Conferencia puede establecer la regla de la mayoría de dos tercios. 23. El Sr. VALDÉS BENEGAS (Paraguay) recuerda que el Consejo Económico y Social no puede erigirse en juez de la soberanía de los Estados Miembros de las Naciones Unidas. 24. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) estima que es ilógico adoptar una decisión que podría quedar sin efecto. Además, duda mucho de que la regla de la mayoría de dos tercios facilite los trabajos de la Comisión. 25. El Sr. ASANTE (Ghana) declara que se abstendrá ante esta difícil cuestión de derecho, sobre la que es indudable que muchas de las delegaciones presentes no podrán pronunciarse. 26. El orador pide formalmente que se cierre el debate sobre esta cuestión de competencia. 27. El PRESIDENTE comprueba que nadie se opone a esta moción y declara que el debate queda cerrado. 28. Invita a la Conferencia a decidir si es competente para disponer que las decisiones de la Comisión previstas en los artículos 2 y 2 bis se adopten por mayoría de dos tercios. 29. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), haciendo uso de la palabra para plantear una cuestión de orden, recuerda que no era ése el sentido de su petición. Lo que se necesita es precisar que dicha cláusula modificaría el reglamento aprobado por el Consejo Económico y Social para sus comisiones. 30. El PRESIDENTE señala que, en todo caso, la Conferencia no tiene competencia para modificar un texto aprobado por el Consejo Económico y Social. 31. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) insiste en que se diga claramente que la 22.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 95 cláusula de que se trata modificaría el reglamento aprobado por el Consejo Económico y Social para sus comisiones. 32. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) aclara que los autores del proyecto de enmienda no han tenido en modo alguno la intención de invitar a la Conferencia a que modifique un reglamento aprobado por el Consejo Económico y Social; además, se ha puntualizado que este último podrá aceptar o rechazar la disposición de que se trata. Para evitar cualquier confusión, el orador pide que se proceda a votar por separado sobre cada uno de los dos aspectos de la cuestión. 33. El PRESIDENTE estima que sería conveniente dejar que cada Estado interprete el alcance del párrafo 2 de la enmienda. 34. El Dr. URANOVICZ (Hungría) señala que, aunque la Conferencia se pronuncie únicamente sobre su competencia para disponer que las decisiones previstas en los artículos 2 y 2 bis se adopten por mayoría de dos tercios, ello equivaldrá a pronunciarse sobre su competencia para modificar el reglamento de las comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social. 35. El Sr. KIRCA (Turquía) apoya la propuesta del representante de los Estados Unidos. Si la Conferencia no distingue claramente los dos aspectos de la cuestión, a muchas delegaciones les será sumamente difícil pronunciarse. 36. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a decidir si tiene o no competencia para disponer que las decisiones de la Comisión previstas en los artículos 2 y 2 bis se adopten por mayoría de dos tercios, en la inteligencia de que cada Estado quedará en libertad para interpretar la disposición que se apruebe. 37. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) insiste una vez más en que su moción se someta a votación en su totalidad, y en que se especifique que la cláusula de que se trata modificaría el reglamento de las comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social. 38. El PRESIDENTE puntualiza que la única cuestión que se plantea consiste en determinar si la Conferencia tiene competencia para establecer que las decisiones de la Comisión previstas en los artículos 2 y 2 bis se adopten por mayoría de dos tercios. 39. El Sr. ASANTE (Ghana) pide formalmente que se cierre el debate sobre esta cuestión de competencia. Repite que, por no estar autorizado para emitir un juicio sobre ella, se abstendrá de pronunciarse. 40. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pide nuevamente que se especifique que la nueva cláusula modificaría el reglamento de las comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social. 41. El PRESIDENTE decide que la única cuestión sobre la que puede pronunciarse la Conferencia consiste en determinar si tiene competencia para aprobar el párrafo 2 de la enmienda de los Estados Unidos en la que se dispone que «las decisiones de la Comisión previstas en los artículos 2 y 2 bis de este Convenio, que entrañan mayores obligaciones para las Partes, se adoptarán por una mayoría de dos tercios de los miembros de la Comisión ». A petición del representante de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, se proceda a votación nominal sobre la moción del Presidente. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar a Dinamarca. Votos a favor: Dinamarca, El Salvador, República Federal de Alemania, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Honduras, Irán, Irlanda, Japón, Liberia, México, Monaco, Países Bajos, Nicaragua, Noruega, Paraguay, República de Corea, Rwanda, Sudáfrica, España, Suecia, Togo, Túnez, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos de América, Venezuela, Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Camerún, Canadá, Chile, China*, Congo (República Democrática del), Costa Rica. Votos en contra : Hungría, Italia, Polonia, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Yugoslavia, Argelia, Bulgaria, República Socialista Soviética de Bielorrusia. Abstenciones: Ghana, Santa Sede, India, Irak, Nueva Zelandia, Suiza, Tailandia, República Árabe Unida, Australia, Birmania. Por 39 votos contra 9 y 10 abstenciones, la Conferencia se declara competente para insertar en el texto del Convenio la disposición prevista en el párrafo 2 de la enmienda de los Estados Unidos (E/CONF.58¡L.49). 42. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) estima que, como se van a confiar a la Comisión nuevas funciones en relación con las sustancias sicotrópicas, que son más numerosas y complejas que los estupefacientes actualmente sometidos a fiscalización, es normal que la Conferencia exija una mayoría más importante para la adopción de decisiones y que se esfuerce por hacer más difícil el ejercicio del derecho de no aceptación. 43. Sin embargo, como ha señalado acertadamente el representante de Australia, no es justo que esta mayoría de dos tercios sólo se exija cuando se trate de aumentar las obligaciones de las Partes y no de disminuirlas. Para subsanar esta situación, el representante del Togo propone que se supriman las palabras « que entrañan mayores obligaciones para las Partes ». 44. El Dr. REXED (Suecia) hace suyas las observaciones formuladas por el representante del Togo. 45. El Dr. URANOVICZ (Hungría) explica su voto y dice que ha votado en contra de la competencia de la Conferencia para aprobar la enmienda de los Estados Unidos porque estima que no se trata solamente de las decisiones de la Comisión de Estupefacientes y que lógicamente habría que adoptar las mismas disposiciones para la Organización Mundial de la Salud y la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes. 46. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) sigue creyendo que la decisión que acaba de adoptar la Comisión modifica el reglamento de las comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social. Para justificar esta enmienda se ha alegado, por una parte, que las sustancias sicotrópicas exigen una fiscalización más estricta que los estupefacientes y, por otra parte, que es * Véase a nota preliminar. 96 Actas resumidas de las sesiones plenarias necesario impedir que la Comisión de Estupefacientes tome decisiones arbitrarias. El representante de la URSS estima que estos argumentos carecen de valor por lo que respecta a la Comisión de Estupefacientes, la cual ha adoptado ya, respecto de determinados estupefacientes poco conocidos, decisiones que no han sido impugnadas. El orador considera que no está justificada esa distinción entre las sustancias sicotrópicas y los estupefacientes: en efecto, algunos estupefacientes son de origen sintético y plantean problemas tan complejos como las sustancias sicotrópicas. Además, aun cuando se admitiese este principio, ¿porqué habría que adoptar un procedimiento que hará más difícil la inclusión de nuevas sustancias sicotrópicas en las Listas, según ha señalado acertadamente el representante de Australia, y que, por lo tanto, al no haber ninguna fiscalización, puede tener graves consecuencias para la salud pública ? Por último, esa decisión es contraria a la función más importante que la mayoría de las delegaciones desean encomendar a la OMS, aparte de los problemas jurídicos que puede suscitar en el Consejo Económico y Social. 47. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) declara que puede aceptar la propuesta del representante del Togo, el cual ha manifestado acertadamente que la enmienda (E/CONF.58/L.49) tiene por objeto hacer más difícil el ejercicio del derecho de no aceptación o la adopción de medidas excepcionales aplicables a nuevas sustancias sicotrópicas. Por otra parte, el representante de los Estados Unidos no cree que dicha enmienda pueda poner en tela de juicio la competencia de la OMS y de la Comisión de Estupefacientes, que tienen una amplia experiencia en materia de estupefacientes y pueden adoptar decisiones justificadas en esa materia. La introducción de nuevos estupefacientes sintéticos no modifica la situación, puesto que tienen las mismas propiedades y los mismos efectos que los estupefacientes clásicos, y por lo tanto es más fácil adoptar decisiones respecto de ellos que respecto de las sustancias sicotrópicas. Los problemas que plantea la aplicación de las decisiones de la Conferencia son mucho más diversos y complejos. 48. El Dr. THOMAS (Liberia) apoya a los representantes del Togo y de los Estados Unidos. Pide encarecidamente a los miembros de la Conferencia que aprueben el artículo 14 bis con la subenmienda propuesta oralmente por el representante del Togo, que ayudará a la Comisión de Estupefacientes a desempeñar sus nuevas funciones. El orador propone formalmente que se cierre el debate sobre este artículo. 49. EL PRESIDENTE declara que, no habiendo objeción alguna, queda cerrado el debate sobre esta cuestión. 50. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), haciendo uso de la palabra para plantear una cuestión de orden, pide que se proceda a votar por separado sobre el párrafo 1 y sobre el párrafo 2 de la enmienda. 51. El Sr. BOULBINA (Argelia) desearía conocer los detalles del procedimiento de votación previsto por el autor de la enmienda y los criterios adoptados para determinar la mayoría de dos tercios. El orador se pregunta en particular si dicha mayoría será la de los miembros presentes y votantes o la de la totalidad de los miembros de la Comisión. 52. El PRESIDENTE lamenta no poder tomar en consideración la observación del representante de Argelia, puesto que se ha declarado el cierre del debate y su pregunta no constituye una cuestión de orden. Por 57 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el párrafo 1 de la enmienda de los Estados Unidos. Por 40 votos contra 3 y 16 abstenciones, queda aprobado el párrafo 2 de la enmienda de los Estados Unidos, modificado por el representante del Togo. Por 43 votos contra ninguno y 16 abstenciones, queda aprobado el artículo 14 bis en su totalidad, en su forma enmendada (EICONF.58jL.49). 53. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que se ha abstenido en la votación sobre el párrafo 2 y sobre el artículo 14 bis en su totalidad a pesar de haber aceptado el texto inicial de la enmienda. En efecto, generalmente, los tratados internacionales sólo pueden modificarse mediante el acuerdo unánime de todas las partes, y cuando se trata de excepciones a esta regla decididas por órganos internacionales conviene prever que esas decisiones se adopten conforme a unos procedimientos de votación racionales. Sin embargo, el texto inicial se ha modificado suprimiendo las palabras « que entrañan mayores obligaciones para las Partes », y la delegación turca estima que esa medida puede complicar las actividades de la Comisión. Este es el motivo de que la delegación turca se haya abstenido en la votación. 54. Por otra parte, el orador estima que debe mantenerse un paralelismo riguroso sobre este punto entre el Convenio que apruebe la Conferencia y la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Si bien es cierto que, desde los puntos de vista científico y médico, las sustancias sicotrópicas son más complejas que los estupefacientes, las dos categorías de drogas ofrecen el mismo peligro social, y la Comisión debe estudiar este último aspecto. Sería erróneo no tener en cuenta más que los argumentos de carácter científico para restringir el procedimiento de votación en un caso y no en el otro. Por consiguiente, el Gobierno de Turquía podría proyectar proponer que la Convención Única sea enmendada en el mismo sentido que el artículo 14 bis, tal como acaba de ser aprobado. 55. El Sr. ANAND (India) declara que, habida cuenta de las explicaciones que ha dado el Asesor Jurídico de la Conferencia, de donde se desprende que es posible que el Consejo Económico y Social no ratifique las disposiciones adoptadas en el párrafo 2 del artículo 14 bis, y en vista de que no ha podido realizar las consultas previas necesarias, ha preferido abstenerse en la votación sobre el párrafo 2. 56. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) indica que ha votado a favor del párrafo 1 y se ha abstenido en la votación sobre el párrafo 2 por los motivos que ha expuesto anteriormente. La única solución jurídicamente válida habría sido que la Conferencia dirigiese al Consejo Económico y Social una resolución en la que le pidiese que examinase la posibilidad de modificar parcialmente el reglamento de sus comisiones orgánicas cuando éstas tengan que aplicar las decisiones resultantes de enmiendas introducidas en el proyecto de Protocolo. En su texto actual, la enmienda que acaba 22.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 97 de aprobar la Conferencia sigue siendo inaceptable para la delegación de la Unión Soviética. 57. El Sr. BARONA LOBATO (México) indica que ha votado a favor del artículo 14 bis porque estima que dicho artículo no modifica el reglamento de las comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social. 58. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) se ha abstenido en la votación. Reconoce que las sustancias sicotrópicas ocasionan problemas más complejos y que, por lo tanto, las decisiones referentes a ellas deben adoptarse por una mayoría más amplia. No cree que esta disposición pueda debilitar el nuevo Convenio, ni que refleje una falta de confianza en la OMS ; pero las explicaciones que ha dado el Asesor Jurídico de la| Conferencia indican que el artículo 14 bis puede ser rechazado por el Consejo, y que la Conferencia carece de competencia para adoptar decisiones de ese tipo. 59. U HLA OO (Birmania) declara que, en vista de las explicaciones formuladas por el Asesor Jurídico de la Conferencia, también ha preferido abstenerse, a pesar de que los partidarios de la enmienda han aducido argumentos válidos. ARTÍCULO 23 bis (TERRITORIOS A QUE SE REFIEREN LOS ARTÍCULOS 6, 11, 12 Y 14) 60. El PRESIDENTE dice que no se ha presentado ninguna enmienda al texto del proyecto de Protocolo para este artículo (E/4785, cap. III). Así queda acordado. 61. El Sr. ANAND (India), apoyado por el Dr. THOMAS (Liberia), indica que el artículo 23 bis reproduce literalmente el artículo 43 de la Convención Única, pero que la palabra «territorios», empleada en el párrafo 1, puede dar lugar a confusiones. No se trata, en efecto, de territorios propiamente dichos, sino de zonas o regiones de un mismo país. Por ello, el representante de la India propone que se sustituya la palabra «territorios » por la palabra « zonas ». Sin embargo, deja la elección al Asesor Jurídico. En cambio, en el párrafo 2 puede conservarse la palabra «territorio », ya que designa una unión aduanera establecida entre las Partes. 62. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) preferiría la palabra «regiones», pero no ve ningún inconveniente en emplear la palabra « zonas ». 63. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), secundado por el Sr. SHEEN (Australia), se pregunata si es estrictamente necesario mantener el párrafo 1, que puede dar lugar a confusiones, a menos que se precise cuál es el gobierno central responsable de la aplicación de los artículos 6, 11, 12 y 14. 64. El PRESIDENTE no cree que la modificación afecte al fondo del artículo. Propone que en el párrafo 1 se sustituya la palabra «territorios » por la palabra « regiones ». En el texto francés el final del párrafo estaría redactado como sigue : « sont groupées en une seule », y en el texto inglés : « into a single región ». Así queda acordado. 65. El Sr. BIGAY (Francia) estima que no puede hablarse jurídicamente de la « región » de un Estado y que es preferible la palabra «territorio ». 66. El Sr. ANAND (India) señala que todo depende de saber si se considera el territorio en su conjunto o en cada una de sus partes. En el segundo caso, la palabra adecuada sería «región ». 67. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que corresponde a cada una de las Partes decidir que una parte de su territorio constituye una región a los efectos de la aplicación del Convenio. 68. El Sr. MANSOUR (Líbano) hace suyas las observaciones formuladas por los representantes de los Países Bajos y de Australia y desea que se someta a votación el mantenimiento del párrafo 1. 69. El Sr. NICOLIC (Yugoslavia) pone por ejemplo el caso de un país compuesto de varias decenas de islas, para el que la supresión del párrafo 1 podría crear dificultades, al estar su territorio necesariamente dividido en varias partes. 70. El Sr. MANSOUR (Líbano) retira su propuesta. Por 59 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el artículo 23 bis en su forma enmendada (Ef 4785, cap. III). ARTÍCULO 1 (TÉRMINOS EMPLEADOS) (continuación) (E/CONF.58/L.4/Add.5) APARTADO h (« LISTA V ») (continuación) 71. El Dr. REXED (Suecia) indica que en el texto aprobado del artículo 2 bis no se mencionan los grupos de preparados exentos de ciertas disposiciones del Convenio. El orador propone que, habiéndose hecho superflua la definición, se suprima el apartado h. Por 56 votos contra ninguno y 3 abstenciones, se decide suprimir el apartado h. APARTADO O (« TERRITORIO ») (reanudación de los debates de la 20.a sesión) 72. El PRESIDENTE indica que, a consecuencia de la decisión adoptada respecto al artículo 23 bis, la palabra «territorio», en la primera frase, debe sustituirse por la palabra « región ». 73. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que, al sustituir la palabra «territorio » por la palabra « región », la segunda frase del apartado o es superflua. En efecto, su inclusión obedecía a que el término «territorio » podía prestarse a diversas interpretaciones, pero, desaparecida esta ambigüedad, es inútil mantener la segunda frase. 74. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), el Sr. MANSOUR (Líbano), el Sr. KOCH (Dinamarca), el Sr. KIRCA (Turquía), el Sr. KOFI-DAVIES (Ghana) y el Sr. ANAND (India) comparten la opinión del representante de la URSS. Por 56 votos contra ninguno y una abstención, se decide suprimir la segunda frase del apartado o. Por 55 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobado el apartado o en su forma enmendada. 98 Actas resumidas de las sesiones plenarias APARTADO i (« EXPORTACIÓN » E « IMPORTACIÓN ») (reanudación de los trabajos de la 19.a sesión) 75. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) y el Sr. KOCH (Dinamarca), planteando una cuestión de orden, piden que la Conferencia revoque la decisión adoptada respecto del apartado i, para tener en cuenta la decisión que acaba de adoptarse acerca del artículo 23 bis. 76. El Sr. KIRCA (Turquía) y el Sr. ANAND (India) se pronuncian en contra de la moción. Por 36 votos contra 11 y 14 abstenciones, queda desechada la moción. 77. El Sr. OBERMAYER (Austria) señala que normalmente las definiciones se clasifican por orden alfabético y pide que en el artículo 1 del Convenio se siga este procedimiento. 78. El PRESIDENTE responde que esto es imposible, por cuanto el texto oficial del Convenio se publicará en los cinco idiomas oficiales de las Naciones Unidas. Por 60 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobado el artículo 1 en su totalidad, en su forma enmendada (E¡CONF.58/L.4/Add.5 y Corr.l), y es remitido al Comité de Redacción. ARTÍCULO 21 (PROCEDIMIENTO PARA LA FIRMA, RATIFICACIÓN Y ADHESIÓN) (E/CONF.58/L.18) 79. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) presenta la enmienda sometida por su delegación y por las delegaciones de Hungría y de la República Árabe Unida (E/CONF.58/L. 18) y pone de relieve que el Convenio trata de resolver un problema que interesa a todos los seres humanos, sea cual sea el país en que se hallen. No se alcanzará el objetivo del Convenio si no se permite a todos los Estados que participen en el mismo. En el preámbulo se subraya que, para ser eficaces, las medidas contra el uso indebido de las sustancias sicotrópicas requieren una acción concertada y « universal ». En su resolución 1474 (XLVIII), el Consejo Económico y Social se declaró también « convencido de que el objeto y los fines del Protocolo interesan a toda la comunidad internacional». En apoyo de su argumentación, el Dr. Babaian cita seguidamente los pasajes pertinentes de la Declaración sobre los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas [resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General]. 80. Pone de relieve que otros instrumentos internacionales de gran importancia como, por ejemplo, el Tratado por el que se prohiben los ensayos con armas nucleares en la atmósfera, el espacio ultraterrestre y debajo del agua, firmado en Moscú el 5 de agosto de 1963, el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes (1967), el Acuerdo sobre el salvamento y la devolución de astronautas y la restitución de objetos lanzados al espacio ultraterrestre (1968), el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares (1968) y, más recientemente, el Convenio para la represión del apoderamiento ilícito de aeronaves, firmado en La Haya el 16 de diciembre de 1970, están abiertos a todos los Estados. 81. El Dr. Babaian recuerda que la República Democrática Alemana, en una comunicación, de fecha 27 de marzo de 197023, transmitida por su Ministerio de Asuntos Exteriores, expresó el deseo de ser Parte en el Protocolo. Por todas las razones expuestas, la Unión Soviética estima inadmisible esta discriminación de que se hace víctima a varios Estados. 82. El Sr. KRIEG (República Federal de Alemania) declara que, en materia de tratados internacionales, la práctica seguida por el sistema de las Naciones Unidas consiste en aplicar la llamada «fórmula de Viena» : puede admitirse a todos los Estados que pertenecen al sistema de las Naciones Unidas y puede invitarse a otros Estados, por decisión del órgano competente de las Naciones Unidas, en este caso el Consejo Económico y Social, a ser Partes si la mayoría del Consejo así lo desea. Así pues, la fórmula de Viena garantiza la aplicación del principio de universalidad. 83. En cambio, la llamada «cláusula de todos los Estados », que preconizan algunos países, limita el poder soberano de los Estados Miembros de las Naciones Unidas de decidir por sí mismos acerca de la admisión. Los partidarios de esta cláusula pretenden que recaiga sobre el Secretario General de las Naciones Unidas la responsabilidad de decidir acerca de la participación. Ahora bien, el Secretario General se ha opuesto siempre a dicho procedimiento. Se trata, pues, de saber en qué medida los Estados quieren renunciar a su derecho soberano de decisión. 84. Para finalizar, la delegación de la República Federal de Alemania cree que la fórmula de Viena es la que mejor resuelve el problema de la participación, y que debe rechazarse la enmienda. 85. La Sra. NOWICKA (Polonia) y el Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) comparten la opinión del representante de la Unión Soviética. 86. El Sr. BIGAY (Francia) declara que su delegación es partidaria del artículo 21 del proyecto de Protocolo y que se opone a cualquier otra propuesta. 87. El Convenio sobre sustancias sicotrópicas se inspira, en varias de sus disposiciones, en la Convención Única ; es, pues, lógico que en ambos tratados rijan las mismas cláusulas en lo referente a la participación. 88. Por otra parte, según la enmienda propuesta, correspondería al Secretario General decidir si una entidad que manifieste el deseo de adherirse al Convenio puede considerarse como Estado. La delegación de Francia no cree que dicha responsabilidad incumba al Secretario General, y pedirá la opinión del Asesor Jurídico al respecto. Por otra parte, no ve por qué razón los Estados representados o invitados en la presente Conferencia deben ceder al Secretario General su facultad de decidir soberanamente a quiénes han de ofrecer la oportunidad de tratar con ellos. 89. Además, no es exacto que el artículo 21 del proyecto de Protocolo descarte definitivamente Estados cuya colaboración se considere útil para la comunidad mundial: en efecto, el Consejo Económico y Social puede invitar a 23 E/L.1304. 23.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 adherirse al Convenio a cualquier Estado que no sea miembro de las Naciones Unidas, ni de los organismos especializados, ni del Organismo Internacional de Energía Atómica, ni sea Parte en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia. 90. Por consiguiente, la delegación de Francia votará en contra de la enmienda y a favor del artículo 21 del proyecto. 91. El Sr. SLAMA (Túnez) comparte la opinión de la delegación soviética y apoya la enmienda al párrafo 1 del artículo 21 (E/CONF.58/L.18). En cuanto a los párrafos 2 y 3, la delegación de Túnez no ve objeción alguna a dichos párrafos y podría aceptarlos en su redacción actual. 92. El Sr. BEB a DON (Camerún) se pronuncia a favor del artículo 21 tal y como figura en el proyecto de Protocolo, por los mismos motivos expuestos por el representante de Francia. 93. Propone que se modifique el título del artículo del siguiente modo: « Procedimiento parala admisión, firma, ratificación y adhesión», dado que el artículo trata de las condiciones de admisión. 94. Siente ciertos recelos ante el texto actual del apartado b del párrafo 1, que parece dar a entender que la firma compromete por sí misma al Estado firmante: ahora bien, la firma no basta normalmente para comprometer a un Estado. Así pues, este apartado le parece superfluo y, si se mantiene, debería incluirse en el apartado a. 95. Refiriéndose al párrafo 3, señala que la ratificación no consiste en el depósito de un instrumento ante el Secretario General, sino que se trata de una exigencia constitucional interna. Sugiere, pues, la siguiente redacción del párrafo : « Los instrumentos de ratificación o adhesión se depositarán ante el Secretario General». 96. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) sugiere la siguiente redacción para el párrafo 2: « El presente Convenio quedará abierto a la adhesión noventa días después de la fecha en que quede abierto a la firma en Viena ». 97. A su juicio, el artículo 21 no guarda relación, en cuanto al fondo, con el principio de la igualdad soberana de los Estados. La determinación de la calidad de Estado de una entidad es una cuestión política. La fórmula empleada en el artículo 21 del proyecto fue establecida por las Naciones Unidas y pretender modificarla sería rebasar las atribuciones de la presente Conferencia. 98. La enmienda propuesta impondría al Secretario General, único depositario de los instrumentos de adhesión al Convenio, la tarea de determinar si una entidad concreta es o no un Estado ; ahora bien, el Secretario General ha declarado que no quería ni podía adoptar una decisión de este tipo. Así pues, la delegación de los Estados Unidos se declara partidaria del artículo 21 del proyecto. 99. El Sr. ONODERA (Japón) está en favor también del párrafo 1 del artículo 21 del proyecto de Protocolo y se opone a toda enmienda a este párrafo (E/CONF.58/L.18). 100. La delegación del Japón no ha adoptado una actitud definitiva sobre el párrafo 2, pero el plazo de 99 cuatro meses previsto en la Convención Única le parece adecuado. Se levanta la sesión a las 12.55 horas. 23:a SESIÓN PLENARIA Miércoles 17 de febrero de 1971, a las 17.10 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIH) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 21 (PROCEDIMIENTO PARA LA FIRMA, RATIFICACIÓN Y ADHESIÓN (continuación) (E/CONF.58/L.18) 1. El Sr. ANISCHENKO (República Socialista Soviética de Bielorrusia) dice que, como se indica en el preámbulo, el uso indebido de sustancias sicotrópicas es una cuestión que exige una acción universal. Durante la Conferencia, se ha mencionado frecuentemente el bienestar de la humanidad, pero el artículo 21 impide que muchos Estados lleguen a ser Partes en el Convenio. Esta discriminación se evitaría mediante la aprobación de la enmienda presentada por Hungría, la República Árabe Unida y la URSS (E/CONF.58/L.18), que su delegación apoya por completo. 2. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que su Gobierno, que apoya la noción de universalidad en cuestiones sanitarias, considera que es ciertamente oportuno que el Convenio sea aceptado por el mayor número posible de Estados. Ahora bien, la experiencia muestra que no siempre se invoca el principio de la universalidad con fines desinteresados; y, por consiguiente, teniendo en cuenta la práctica de las Naciones Unidas, la realidad internacional y los compromisos de su Gobierno, votará a favor del texto del artículo 21 según figura en el proyecto revisado de Protocolo. 3. El Sr. CALENDA (Italia) dice que, por las razones expuestas por el representante de Francia (22.a sesión), apoya el texto actual. La enmienda se refiere a cuestiones que son de la competencia de las Naciones Unidas. En todo caso, el artículo 21 permite que otros Estados lleguen a ser Partes por invitación del Consejo Económico y Social. 4. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) dice que la protección de la salud pública exige necesariamente la participación de todos los Estados. La exclusión de cualquier Estado constituye discriminación, y su delegación votará a favor de la enmienda. 5. El Sr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), refiriéndose a la declaración hecha por el representante de Francia en la 22.a sesión, señala que existen en la práctica varios tratados en los que se utiliza la fórmula de «todos los Estados ». Un ejemplo reciente 100 Actas resumidas de las sesiones plenarias es el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, al que se han adherido gran número de Estados. 6. Contrariamente a lo que ha dicho el representante de los Estados Unidos, el artículo 21 infringe el principio de la igualdad de los Estados. En sus declaraciones generales hechas en la apertura de la Conferencia, varios representantes subrayaron que ningún país estaba inmune de la amenaza del uso indebido de sustancias sicotrópicas. En la quinta sesión, el representante de los Países Bajos dijo que las medidas internacionales sólo serían eficaces si se hacían extensivas prácticamente a todo el mundo. Sin embargo, el representante de los Estados Unidos propugna la exclusión de ciertos Estados del Convenio. 7. En la primera sesión, el representante del Secretario General dijo que era necesario que el mayor número posible de Estados fuesen Partes en el Protocolo. Esto es absolutamente cierto, y, por ello, insta a la Conferencia a que apruebe la enmienda propuesta por Hungría, la República Árabe Unida y la URSS. 8. El Sr. BROWN (Australia) apoya el texto del artículo 21 en su redacción actual. El Convenio guarda estrecha relación con las Naciones Unidas y la OMS y confiere poderes ejecutivos a la Comisión de Estupefacientes y a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes ; por ello parece lo más adecuado que su depositario sea el Secretario General. En el caso de aquellos tratados en los que se ha utilizado la fórmula de «todos los Estados », no le ha sido posible al Secretario General actuar de depositario. 9. Por lo que respecta al párrafo 2 de dicho artículo, su delegación desearía que el Convenio quedara abierto a la firma durante un período de doce meses; en un Estado federal como Australia, noventa días serán insuficientes. 10. El Sr. GIBBS (Reino Unido) dice que su delegación se suma a aquellos que apoyan las actuales disposiciones de la cláusula de adhesión. No existe relación entre dicha cláusula y los tratados con depositarios múltiples. 11. El Convenio es uno de tantos convenios técnicos de las Naciones Unidas respecto de los cuales actúa de depositario el Secretario General. Se ha insistido en que el Convenio quede abierto a todos los Estados por ocuparse de una materia que interesa al mundo entero ; pero los demás convenios técnicos de las Naciones Unidas, en que se ha utilizado la fórmula de Viena, se ocupan también de materias de interés universal. Con arreglo al presente texto, el Consejo Económico y Social puede invitar a otros Estados a ser Partes. 12. La Conferencia no debe arrogarse poderes en una cuestión que sólo las Naciones Unidas pueden decidir adecuadamente. Por consiguiente, votará en contra de la enmienda. 13. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) dice que su Gobierno se opone a la discriminación y, por consiguiente, considera que la aplicación del Convenio debe ser universal. El representante de la URSS ha expuesto argumentos muy convincentes, y algunos de los acuerdos a que se ha referido son de carácter técnico. En el preámbulo se indica claramente que se impone una acción universal, pero el artículo 21 restringe la participación en el Convenio. Su delegación apoyará la enmienda. 14. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) dice que su delegación apoya el texto del artículo 21 según figura en el proyecto de Protocolo. 15. El Sr. BOULBINA (Argelia) dice que, como su delegación puso en claro durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Tratados, su país apoya firmemente el principio de la universalidad y la igualdad soberana de los Estados. Es completamente inadmisible que la Conferencia afirme que se interesa por el bienestar de la humanidad y divida a continuación a la humanidad en grupos. Todos los Estados de la comunidad internacional deben participar en un Convenio destinado a proteger la salud de los seres humanos. Consiguientemente, su delegación no puede aceptar el artículo 21 en su texto actual, y apoya la enmienda. 16. El Sr. MANSOUR (Líbano) subraya que a la Conferencia le interesa el bienestar de la humanidad, sin distinciones de raza, color o credo. De ello se desprende que todos los Estados deben poder adherirse al Convenio. Habida cuenta del peligro que representan las sustancias sicotrópicas, el problema político implícito en el párrafo 1 de este artículo carece de importancia. No se trata del reconocimiento de Estados; simplemente, se pedirá al Secretario General que acepte, de modo pasivo, la ratificación por todos los Estados. 17. La presente redacción del artículo contradice el artículo 15 bis, que claramente autoriza a la JIFE a pedir explicaciones al Gobierno de cualquier país. El Sr. Mansour apoya la enmienda. 18. El Sr. HUYGHE (Bélgica) dice que no considera prudente alterar el texto del artículo 21 según figura en el proyecto de Protocolo. 19. En lo que respecta al párrafo 2, insta a que el Convenio quede abierto a la firma durante un período considerable de tiempo, por ejemplo de seis a doce meses. Bélgica es miembro de la Comunidad Económica Europea (CEE) y tendrá que celebrar consultas con los demás miembros antes de firmar el Convenio. Mientras tanto, nada se opone a que otros países apliquen las medidas establecidas en dicho instrumento. 20. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que evidentemente las medidas de fiscalización deben tener una aplicación mundial, pero que el presente texto no excluye esta posibilidad. Su delegación apoya el texto del artículo 21 en su' redacción actual, por las razones expuestas por los representantes de Francia y el Reino Unido. 21. A su país le será difícil, si no imposible, firmar el Convenio inmediatamente, dado que tendrá que estudiarlo con los demás miembros de la Comunidad Económica Europea. Por consiguiente, pide que se establezca un período de tiempo bastante prolongado para su firma. 22. El Dr. URANOVICZ (Hungría) dice que, en cuanto copatrocinadora, su delegación apoya plenamente la enmienda y los argumentos aducidos por los demás representantes que han hablado a favor de ella. 23. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania) dice que su país apoya entusiásticamente la enmienda. 23.a sesión plenaría — 17 de febrero de 1971 101 24. El Sr. SHIK HA (República de Corea) dice que esta cuestión reviste un carácter marcadamente político. Su delegación no entrará en detalles, pero desea señalar dos puntos importantes. En primer lugar, la enmienda contradice claramente principios y precedentes bien establecidos de las Naciones Unidas, en particular la fórmula de Viena. En segundo lugar, su delegación está firmemente convencida de que la Conferencia, que ha sido convocada para adoptar un Convenio sobre sustancias sicotrópicas, carece de competencia o autoridad para ocuparse de una cuestión política de esta naturaleza. 25. En consecuencia, su delegación hace un llamamiento a la Conferencia para que apruebe el párrafo 1 del texto primitivo en la forma en que figura en el proyecto de Protocolo. 26. Su delegación no tiene un criterio firme sobre el párrafo 2, y está enteramente dispuesta a aceptar la opinión de la mayoría. 27. El Dr. EL HAKIM (República Árabe Unida) dice que la finalidad perseguida es establecer un sistema de fiscalización lo más completo posible. Esto no puede lograrse si se discrimina para impedir que determinados Estados lleguen a ser Partes. El Convenio es un instrumento científico, y se requiere el apoyo de todos los Estados para alcanzar sus objetivos. Tal es la razón de que la República Árabe Unida sea uno de los autores de la enmienda. 28. El orador sugiere que el Convenio quede abierto a la firma durante un período de seis meses. 29. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia), contestando a la pregunta formulada por el representante de Francia en la 22.a sesión, precisa que la actitud del Secretario General con relación a la fórmula de «todos los Estados » es bien conocida : el Secretario General no se pronuncia sobre cuáles Estados han de ser invitados a hacerse Partes de los acuerdos adoptados en las conferencias celebradas bajo los auspicios de las Naciones Unidas, por estimar que la decisión al respecto es de la estricta incumbencia de las conferencias. Lo que sí desearía, no obstante, el Secretario General es que, cuando haya de ser depositario de un instrumento, las conferencias expongan sus deseos con suficiente claridad. La fórmula de «todos los Estados » es interpretada diferentemente por los distintos Estados. El Secretario General no considera que entre sus funciones como depositario figure la de arbitrar controversias sobre la condición de Estado. Por lo tanto, si la Conferencia desea que el Convenio quede abierto a otras Partes además de las previstas en el proyecto de Protocolo, tendrá que encontrar una fórmula apropiada. Si se recurre simplemente a la fórmula de «todos los Estados », el Secretario General no podrá recibir instrumentos de ningún Estado que no sea uno de los mencionados en el texto actual del proyecto de Protocolo, es decir, los Estados Miembros de las Naciones Unidas, los miembros de los organismos especializados y del Organismo Internacional de Energía Atómica y las Partes en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia. No obstante, el caso se plantearía de distinto modo si la Conferencia comunicara al Secretario General una lista de los Estados a quienes desea reconocer el derecho de adhesión, con lo que el Secretario General se limitaría a atenerse a las instrucciones que se le facilitaran. 30. El PRESIDENTE señala a la atención de los presentes el espacio en blanco que se ha dejado en el párrafo 2 con objeto de insertar la fecha límite para la firma del Convenio. Se han sugerido varios plazos desde 90 días hasta doce meses. En el párrafo 1 del artículo 40 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, firmada en marzo de 1961, se fijaba como fecha el 1.° de agosto de 1961. Sería más prudente, sin duda, fijar una fecha concreta en vez de un período de tantos días. Sugiere el 1.° de enero de 1972. Así queda acordado. A petición del representante de la URSS, se procede a votación nominal sobre la enmienda de los tres países al párrafo 1. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar al Pakistán. Votos a favor: Polonia, Túnez, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Yugoslavia, Argelia, Bulgaria, Birmania, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Chile, Colombia, Hungría, India, Irak, Líbano. Votos en contra: Panamá, Paraguay, República de Corea, Rwanda, San Marino, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza, Tailandia, Togo, Turquía, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Estados Unidos de América, Venezuela, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China*, Costa Rica, Dinamarca, El Salvador, República Federal de Alemania, Francia, Guatemala, Guyana, Honduras, Irán, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo, Monaco, Países Bajos, Nueva Zelandia, Nicaragua, Noruega. Abstenciones: Portugal, Camerún, Congo (República Democrática del), Finlandia, Gabón, Ghana, Santa Sede, Liberia. Por 41 votos contra 16 y 8 abstenciones, queda desechada la enmienda de los tres países (E/CONF.58JL.18). 31. El Dr. URANOVICZ (Hungría) propone que se efectúe una votación por separado acerca de las palabras «invitado por el Consejo », en el párrafo 1. 32. El Sr. GIBBS (Reino Unido), secundado por el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) y el Sr. BIGAY (Francia), se opone a la propuesta de que se efectúe una votación por separado. La Conferencia acaba de rechazar la fórmula de «todos los Estados » por una mayoría considerable. Una votación por separado acerca de las palabras que figuran en el párrafo 1 equivaldría a una segunda votación sobre el mismo asunto. Además, el artículo 21 en su totalidad recoge una fórmula aceptada de las Naciones Unidas y no debe dividirse con fines exclusivamente políticos. Por 43 votos contra 11 y 12 abstenciones, queda rechazada la moción de Hungría. 33. El Sr. KIRCA (Turquía) toma la palabra para plantear una cuestión de orden y recuerda a la Conferencia que la delegación del Camerún ha presentado una enmienda en la que sugiere una nueva versión del párrafo 3, * Véase la nota preliminar 102 Actas resumidas de las sesiones plenarias que diría lo siguiente : « Los instrumentos de ratificación o adhesión se depositarán ante el Secretario General.» 34. El PRESIDENTE suponía que se trataba únicamente de un cambio de forma que debía considerar el Comité de Redacción. 35. El Sr. BEB a DON (Camerún) insiste en que la Conferencia someta a votación su enmienda, porque el texto actual es ambiguo. Ha propuesto también (22.a sesión) que se cambie el título del artículo 21 insertando la palabra « admisión » entre las palabras « procedimiento para la » y « firma », por cuanto en este artículo se indica qué Estados pueden llegar a ser Partes en el Convenio. Por 20 votos contra 3 y 40 abstenciones, queda aprobada la enmienda del Camerún al título del artículo 21. Por 37 votos contra uno y 24 abstenciones, queda aprobada la enmienda del Camerún al párrafo 3 (E/4785, cap. III). 36. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pide que se efectúe una votación por separado, primero sobre el párrafo 1, y a continuación sobre los párrafos 2 y 3, por motivos que, sin duda, sabrá apreciar la Conferencia. Por 47 votos contra 11 y 7 abstenciones, queda aprobado el párrafo 1. Por unanimidad, quedan aprobados los párrafos 2 y 3. Por 52 votos contra 9 y 5 abstenciones, queda aprobado el artículo 21 en su totalidad, en su forma enmendada. 37. El Sr. KIRCA (Turquía), explicando su voto, dice que ha votado en contra de la enmienda al párrafo 1 y a favor del texto aprobado del artículo 21 por los mismos motivos de carácter jurídico expuestos por los representantes de Francia, los Estados Unidos y el Reino Unido y habida cuenta de la declaración del Asesor Jurídico de la Conferencia. Asimismo desea dejar en claro que si una entidad que las Partes en el Convenio no reconocen como Estado de conformidad con los principios de derecho internacional pasa a ser Parte en el Convenio como resultado de una invitación del Consejo Económico y Social, no por ello se considerará que ha sido reconocida como Estado, de conformidad con los principios de derecho internacional, por las Partes que no la hayan reconocido anteriormente con arreglo a esos mismos principios. Además, si se invocaron los derechos y obligaciones derivados del Convenio en las relaciones entre dicha entidad y los Estados Partes que no la reconocen como Estado de conformidad con los principios de derecho internacional, ello tampoco podría considerarse como reconocimiento tácito por parte de esos Estados. 38. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) explica que ha votado a favor de los párrafos 2 y 3 y en contra de la totalidad del artículo 21 porque dicho artículo contiene elementos manifiestamente discriminatorios y el orador no podría votar a favor de un artículo que excluye del Convenio a determinados Estados. El punto de vista de la Unión Soviética es bien conocido y fue expuesto detalladamente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Tratados, en mayo de 1969. De hecho, la URSS no ratificó la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados. Muchas delegaciones han planteado cuestiones de interés secundario en relación con la severidad o flexibilidad de las medidas de fiscalización, pero la fórmula de Viena es una cuestión mucho más importante. El orador espera que la Conferencia pueda adoptar una declaración sobre la participación universal en el Convenio sobre sustancias sicotrópicas, similar a la adoptada en el Acta Final de la Conferencia sobre el Derecho de los Tratados. A tal efecto, presentará un texto adecuado. 39. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) dice que su voto puede parecer inconsecuente, pero que los que hayan seguido las declaraciones de su delegación a lo largo de la Conferencia comprenderán sus razones. 40. Monseñor MORETTI (Santa Sede) explica que su delegación confiaba sinceramente, desde el principio de la Conferencia, en que se llegaría a un acuerdo general sobre la aplicación universal del Convenio, en consideración a los intereses superiores de la humanidad. Al no haberse llegado a un acuerdo, y no queriendo adoptar una decisión que inevitablemente se consideraría política —situación que la Santa Sede procura por todos los medios evitar—, ha decidido abstenerse. No obstante, espera que las directrices básicas generales del Convenio inspirarán la legislación interna de todos los países, en beneficio de todos los pueblos y que en breve el derecho internacional se considerará no solamente como derecho de los Estados, sino también y principalmente como derecho del hombre. 41. El Sr. ASANTE (Ghana) explica que se abstuvo en la votación sobre la enmienda al párrafo 1 porque aunque su Gobierno opina que para lograr la finalidad del Convenio sería preferible que éste estuviese abierto a todos los Estados, también considera que sería más conveniente que los problemas políticos se discutieran en otro lugar. 42. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) explica que ha votado en contra de la enmienda al párrafo 1, pero desea declarar una vez más que su Gobierno es firmemente partidario de la idea de universalidad. El voto de su delegación no debe considerarse como un voto contra este principio, sino simplemente como expresión de su deseo de no verse envuelto en un problema con implicaciones políticas. 43. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) explica que su delegación apoya siempre las mociones de división cuando es evidente que una minoría inferior a los dos tercios trata de forzar a la Conferencia a adoptar una medida que él no considera conveniente. Sin embargo, no ha sido éste el propósito de la moción del representante de Hungría. ARTÍCULO 22 (ENTRADA EN VIGOR) 44. El PRESIDENTE observa que no se ha presentado ninguna enmienda al artículo 22 del proyecto revisado de Protocolo (E/4785, cap. III), pero que se ha dejado un espacio en blanco en el párrafo 1 para indicar el número de Estados requeridos para que el Convenio entre en vigor. En el artículo 41 de la Convención Única se fijaba el número en 40. Se pregunta si la Conferencia desea tomar como modelo la Convención Única. 45. El Dr. REXED (Suecia) observa que el Convenio sobre sustancias sicotrópicas plantea un caso distinto al de la Convención Única, porque se están elaborando 24.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 103 nuevas sustancias con gran rapidez y, por consiguiente, hay que acelerar la entrada en vigor del Convenio. Así pues, propone oficialmente que se fije en 25 el número de Estados. 46. El Sr. KIRCA (Turquía) apoya la propuesta de Suecia. 47. El Sr. RENK (Suiza), secundado por el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), sugiere 40 Estados. 48. El Sr. BIGAY (Francia), secundado por el Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), sugiere el número de 30 como una transacción entre las dos propuestas anteriores. 49. El Sr. CHENG (China*) señala a la atención de los presentes el hecho de que en virtud del párrafo 2 del artículo 41 de la Convención Única el instrumento debe entrar en vigor el trigésimo día, mientras que en el texto del proyecto de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas se especifica el nonagésimo día. Se levanta la sesión a las 19.05 horas. 24.a SESIÓN PLENARIA Miércoles 17 de febrero de 1971, a las 21.15 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas, aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) (E/4785, capítulo ni) ARTÍCULO 22 (ENTRADA EN VIGOR) (continuación) 1. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) no está de acuerdo con la opinión del representante de Suecia (23.a sesión). La ratificación del Convenio no se verá facilitada en absoluto si basta un simple 20 % de los Miembros de las Naciones Unidas para que entren en vigor todas las obligaciones que entraña. En efecto, dichas obligaciones impondrán una carga considerable a los países productores, que sólo estarán dispuestos a aceptarla si hay un número de ratificaciones más elevado. 2. Personalmente prefiere, pues, la cifra de 55 ratificaciones, pero estaría dispuesto, como transacción, a aceptar la cifra de 45. 3. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania) insta a la Conferencia a que acepte la cifra de 40, que figura en el artículo 41 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. 4. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) señala que el objeto de la Convención Única fue consolidar en un instrumento unificado todas las disposiciones de anteriores tratados internacionales relativos a estupefacientes. Las sustancias correspondientes se encontraban ya sometidas a fiscalización internacional en 1961, cuando se aprobó la Convención Única. * Véase la nota preliminar. 5. En el caso de las sustancias sicotrópicas la situación es diferente. La Asamblea General, en su resolución 2433 (XXIII) de 19 de diciembre de 1968, pide al Consejo Económico y Social que encargue a la Comisión de Estupefacientes que, «sin demora, preste atención al problema del uso indebido de las sustancias sicotrópicas », y se refiere a las resoluciones 1293 (XLIV) y 1294 (XLIV) del Consejo y a las resoluciones WHA 18.47, WHA 20.42, WHA 20.43 y WHA 21.42 de la Asamblea Mundial de la Salud, todas las cuales «instan a que se sometan a fiscalización las sustancias sicotrópicas no sujetas todavía a fiscalización internacional ». 6. El Sr. REXED (Suecia) dice que está dispuesto a aceptar la propuesta de Francia (23.a sesión) de que se inserte la palabra «treinta » en el párrafo 1. 7. El Sr. ASANTE (Ghana) y el Sr. HUYGHE (Bélgica) son partidarios de que se inserte la palabra « cuarenta », como en la Convención Única. 8. El Sr. BROWN (Australia) está de acuerdo con el Secretario Ejecutivo en cuanto a la conveniencia de la pronta entrada en vigor del Convenio. Sin embargo, dado que la eficacia de dicho instrumento dependerá de que exista un número suficiente de ratificaciones, preferiría que el número de ratificaciones necesario se fijara en cuarenta. 9. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) señala que, con arreglo al párrafo 1 del artículo 21, el número posible de Partes en el Convenio es muy amplio. 10. Con la inserción de una cifra reducida en el párrafo 1 del artículo 22 quedará menoscabada la eficacia del Convenio. Además, si el Convenio tiene un mal comienzo, no habrá incentivo para nuevas ratificaciones. Coincide con los representantes que se han inclinado en favor de la cifra de « cuarenta ». 11. El PRESIDENTE pregunta si las delegaciones que han propuesto una cifra distinta de 40 desean mantener sus propuestas. 12. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), el Dr. REXED (Suecia) y el Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dicen que están dispuestos a aceptar la cifra de 40. Queda aprobado el artículo 22 (E/4785, cap. III) con la inserción de la palabra « cuarenta ». ARTÍCULO 23 (APLICACIÓN TERRITORIAL) (E/CONF.58/L.35) 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), presentando su enmienda (E/CONF.58/L.35) en la que se sugiere la supresión del artículo 23 del proyecto de Protocolo, dice que, desde el principio, la Unión Soviética ha seguido sistemáticamente una política basada en la igualdad de los pueblos, independientemente de su raza, nacionalidad o religión. Poco tiempo después de la revolución de octubre de 1917, la URSS dio por terminados todos los tratados injustos en vigor concertados con otros países y, desde entonces, ha combatido incesantemente en favor de la liberación de los pueblos coloniales. 14. Es inadmisible que en el año 1971 una conferencia de las Naciones Unidas incluya en un convenio internacional un artículo en el que se admite la relación colonial. 104 Actas resumidas de las sesiones plenarias El texto actual del artículo 23 contradice de modo flagrante la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, aprobada por la Asamblea General en su resolución 1514 (XV), de 14 de diciembre de 1960. Por consiguiente, debe suprimirse dicho artículo del proyecto. 15. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia) dice que el mantenimiento del artículo 23 en el Convenio es una cuestión práctica y no política. En consecuencia, se opone a la enmienda de la URSS. 16. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) hace referencia a la nota 25 de pie de página relativa al artículo 23 (E/4785); su delegación fue una de las que insistieron en que el artículo 23 era inaceptable porque estaba en conflicto con la Declaración de 1960; en efecto, ese artículo es incompatible con la corriente de la historia y, por lo tanto, el Sr. Nikolié apoya firmemente la propuesta de que se suprima. 17. El Sr. BOULBINA (Argelia) apoya la enmienda de la URSS. La Declaración de 1960 en la que se basa es suficientemente bien conocida y, por consiguiente, no necesita insistir en el tema. 18. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que para su país el artículo 23 es necesario. El Reino Unido tiene todavía diversos territorios dependientes y, por razones de orden constitucional y administrativo, necesita las disposiciones del artículo 23 para poder defender los intereses de dichos territorios al aplicar el Convenio. 19. Todas las delegaciones han coincidido en la necesidad de dar al Convenio la aplicación más amplia e inmediata posible. El artículo 23 es pertinente a ese respecto, porque permitiría al Reino Unido aplicar el Convenio en aquellos territorios dependientes que estén preparados para tal aplicación. Si se omiten las disposiciones del artículo 23, el proceso de celebración de consultas con dichos territorios supondría considerables demoras. 20. El artículo 23 contiene salvaguardias en armonía con la Declaración de 1960. Por consiguiente, sus disposiciones no contradicen dicha Declaración. Desde 1960 se han concertado diversas convenciones en las que figura un artículo del tenor del artículo 23; puede citar la Convención de 1961 para reducir los casos de apatridia, la Convención de 1968 sobre la señalización vial, los Convenios del Café de 1962 y 1968 y el Tratado de 1971 sobre la prohibición de emplazar armas nucleares y otras armas de destrucción en masa en los fondos marinos y oceánicos y su subsuelo. Sin embargo, el precedente más importante en este caso es la Convención Única; las disposiciones de su artículo 42 son idénticas a las del artículo 23 actualmente en estudio. Es significativo que la Convención Única haya sido adoptada sólo unos pocos meses después de la Declaración de 1960. 21. En conclusión, subraya que se trata de una cuestión puramente práctica; las disposiciones del artículo 23 ayudarán a la aplicación del Convenio. 22. La Srta. BALENCIE (Francia) insta a que se mantenga el artículo 23. Las disposiciones de dicho artículo ofrecen especial interés para Francia, que desea aplicar el Convenio a los territorios no metropolitanos de cuyas relaciones internacionales es responsable. La Convención Única de 1961 y otros varios instrumentos internacionales contienen disposiciones del tenor del artículo 23. 23. El Dr. SADEK (República Árabe Unida) dice que su delegación apoya sin reservas la enmienda de la URSS. 24. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) insta a que se suprima el artículo 23 con sus referencias totalmente anticuadas a dependencias coloniales. 25. El Sr. ARCHIBALD (Trinidad y Tabago) insta a que se mantenga el artículo 23, en el que se tienen en cuenta unos hechos absurdos pero reales. Todavía hay, en efecto, un pequeño número de territorios no metropolitanos y el artículo 23 debe figurar en el Convenio con el fin de facilitar la defensa de los intereses de dichos territorios y de su condición jurídica. La inclusión del artículo 23 no representará una denegación de los principios contenidos en la Declaración de 1960. Será simplemente la aceptación de los hechos tal como se presentan en la actualidad. 26. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que el objeto del artículo 23 es facilitar la aplicación del Convenio en territorios que se encuentran actualmente sometidos a dominio colonial. 27. Varios países que participan en la Conferencia no habrían estado presentes si, hace unos años, países tales como Francia y Bélgica no hubieran tenido el valor de aceptar la pesada tarea de la descolonización. Dichos países no pueden olvidar a los pueblos que todavía se encuentran bajo dominio colonial, y especialmente los pueblos africanos sometidos al yugo colonial portugués. 28. Aunque su delegación ha estado siempre dispuesta a cooperar en cualquier arreglo práctico para facilitar la aplicación más amplia posible del Convenio, no puede por menos de considerar el artículo 23 con graves recelos. No le es posible votar a favor de ese artículo, porque dicho voto podría dar la impresión de que su delegación es capaz de permanecer pasiva frenta a la existencia del anacrónico sistema colonial portugués. Dicho sistema ha sido condenado por unanimidad por todos los países africanos. No obstante, como la eliminación del artículo 23 dejaría abierta una laguna en el texto del Convenio, su delegación ha decidido abstenerse en la votación de dicho artículo. 29. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que su delegación rechaza la práctica por la que un país impone su dominio a otros países más allá de sus fronteras. Sin embargo, considera que el artículo 23 es un arreglo práctico y, por consiguiente, se abstendrá en su votación. Su inclusión en el proyecto no afectará la actitud de su país hacia el Convenio en su conjunto. 30. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que existen muchos tratados internacionales que no contienen la cláusula colonial. Para acelerar la labor de la Conferencia, no insistirá en su enmienda (E/CONF.58/L.35), pero pide que se someta a votación nominal el artículo 23. A petición del representante de la Unión Soviética, se procede a votación nominal sobre el artículo 23. Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar a la República Dominicana. 24.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 IOS Votos a favor: República Dominicana, República Federal de Alemania, Finlandia, Francia, Gabón, Guatemala, Guyana, Santa Sede, Honduras, Irán, Irlanda, Italia, Japón, Monaco, Países Bajos, Nueva Zelandia, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, República de Corea, Rwanda, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza, Trinidad y Tabago, Turquía, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Estados Unidos de América, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China*, Costa Rica, Dinamarca. Votos en contra : Hungría, India, Irak, Líbano, Pakistán, Polonia, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Yugoslavia, Argelia, Bulgaria, República Socialista Soviética de Bielorrusia. Abstenciones : El Salvador, Ghana, Grecia, Liberia, México, Tailandia, Togo, Túnez, Venezuela, Argentina, Birmania, Camerún, Chile, Congo (República Democrática del). Hay 38 votos a favor, 13 en contra y 14 abstenciones. Habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, queda aprobado el artículo 23 (E/4785, cap. III). 31. El Sr. CHENG (China*), haciendo uso de la palabra para explicar su voto, dice que su delegación ha votado a favor del artículo 23 teniendo en cuenta la situación de Hong Kong, que pertenece a la categoría de territorios comprendidos en dicho artículo. Las disposiciones del artículo 23 permitirán que las autoridades de Hong Kong fiscalicen las sustancias sicotrópicas en dicha zona. La omisión del artículo 23 habría hecho imposible dicha fiscalización y las consecuencias se habrían dejado sentir en todo el mundo. ' 32. El Sr. KIRCA (Turquía), haciendo uso de la palabra para explicar su voto, dice que su delegación ha votado a favor del artículo 23 por dos razones. La primera es la de que no todos los territorios no metropolitanos son necesariamente territorios coloniales. 33. La segunda razón es la de que, dada la situación actual del derecho positivo internacional sobre esta materia —situación que, en opinión del Gobierno de Turquía, debería modificarse lo antes posible concediendo la independencia a todas las colonias sin excepción—, es necesario garantizar la aplicación del Convenio en aquellos territorios no metropolitanos, tales como los que se mencionan en el artículo 23, que paseen ya suficiente autonomía para adoptar por sí mismos una decisión al respecto. 34. En este contexto, no cabe interpretar el voto afirmativo de su delegación como contrario de algún modo a la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, en la que figura la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales. El Gobierno de Turquía, que fue uno de los autores de dicha resolución, continúa apoyando firmemente la Declaración. 35. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que su delegación se ha abstenido en la votación del artículo 23 porque en su texto se plantea un problema cuya solución se halla fuera de las previsiones indispensables del Convenio. * Véase la nota preliminar. 36. Es verdad que el artículo 23 repite los términos usados en la Convención Única de 1961, pero es esencial tener presente la evolución ocurrida desde su adopción y los pronunciamientos hechos por el máximo organismo internacional en los diez años transcurridos desde 1961. 37. La Conferencia se halla abocada al logro de un Convenio de valor general que permita aunar el esfuerzo de la comunidad internacional en la lucha contra el uso indebido de las sustancias sicotrópicas y su tráfico ilícito. En estas circunstancias, su delegación ha estimado que la inserción en el artículo 23 de una cláusula adicional que sólo tendría vigencia en algunos casos particulares en que la soberanía de algún territorio se encuentra en discusión, quizás no pudiera resultar aceptable para la mayoría de los demás países ajenos al conflicto. 38. Por ello, con el deseo de facilitar la labor de la Conferencia, pero en salvaguardia de derechos territoriales inalienables de la Argentina, su delegación desea que conste en acta que, frente al texto con que ha resultado aprobado el artículo 23, en cuanto alude a «territorios no metropolitanos», la adhesión de la Argentina al Convenio lo será en el entendimiento y con la reserva de que su aplicación en territorios cuya soberanía fuera disputada entre dos o más Estados, firmantes o no del mismo, no podrá ser interpretada como alteración, renuncia o abandono de la posición que cada uno ha sostenido hasta el presente. 39. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) dice que su delegación ha votado en contra del artículo 23 porque su contenido contradice la corriente de la historia; no hay lugar para el artículo 23 en el presente Convenio. 40. El Dr. GATTI (Santa Sede), haciendo uso de la palabra para explicar su voto, dice que, durante casi dos mil años, la Santa Sede ha combatido incesantemente en defensa de la libertad y la dignidad humanas. Sin embargo, continúan existiendo desgraciadamente ciertas situaciones en las que para evitar males mayores hay que tener en cuenta la realidad. Si se omite el artículo 23 del Convenio, ciertas poblaciones tendrán que vivir sin protección alguna contra los peligrosos efectos del uso indebido de sustancias sicotrópicas. Por esta razón, su delegación ha votado a favor del artículo 23. No obstante, al hacer esto desea que quede claro su profundo pesar ante el hecho de que continúen existiendo pueblos que no puedan decidir su condición política por sí mismos. 41. El Dr. AZARAKHCH (Irán) dice que su delegación ha votado a favor del artículo 23, pese a que apoya firmemente la Declaración de 1960. La razón es que desgraciadamente continúan existiendo algunos territorios no metropolitanos y que el Convenio debe aplicarse a todos los territorios de esa categoría de cuyas relaciones internacionales sea responsable un país Parte en él. 42. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación ha votado en contra del artículo 23 debido a que sus disposiciones van en contra de la corriente de la historia y tienen como base el reconocimiento del colonialismo. 43. Existe una diferencia fundamental entre el contenido del artículo 23 y el del artículo 23 bis, y recuerda a la Conferencia que ahora se ha modificado el texto de 106 Actas resumidas de las sesiones plenarias este último. Con esa modificación resulta mucho más patente que el artículo 23 se ocupa de los territorios coloniales. 44. Para su delegación, que se ha opuesto siempre a que se incluyan en convenios internacionales artículos aplicables a situaciones coloniales, ha sido una decepción ver que los países que han adquirido recientemente la independencia no se han opuesto de modo unánime al mantenimiento del artículo 23. 45. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que su delegación se ha abstenido de votar exactamente por las mismas razones que las indicadas por el representante de Argentina, y hace suya la reserva formulada por este último. 46. El Sr. MANSOUR (Líbano), haciendo uso de la palabra para explicar su voto, dice que no puede aceptar la explicación dada por algunas delegaciones de que el artículo 23 es necesario por razones de orden práctico. Habría preferido que dichas delegaciones anunciaran que sus países habían acordado poner término a las situaciones coloniales, en acatamiento de las decisiones de las Naciones Unidas. 47. Su propio país, que ha sufrido en el pasado la ocupación extranjera, es firmemente opuesto a todas las formas de colonialismo y, por consiguiente, su delegación ha votado en contra del artículo 23. 48. La Sra. NOWICKA (Polonia) dice que su delegación ha votado en contra del artículo porque estima que no hay lugar para sus disposiciones en un instrumento internacional concebido para el futuro. 49. El Sr. SHIK HA (República de Corea) dice que ha votado a favor de dicho artículo por las mismas razones que las expuestas por el representante de China. 50. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que su abstención en la votación debe interpretarse meramente como indicación de que su Gobierno está dispuesto a cooperar en la aplicación de las disposiciones del Convenio. La abstención representa el límite máximo a que su Gobierno está dispuesto a llegar en una materia que toca al colonialismo, y únicamente está dispuesto a llegar a ese límite en el presente contexto. 51. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) celebra haber votado en contra del artículo. Es lamentable que se incluya una cláusula colonial en un tratado internacional concertado en el siglo xx. No ha entendido algunas de las llamadas explicaciones de voto ; en lugar de explicar su voto a favor del artículo, muchos oradores se han excusado afirmando que se oponen al colonialismo. ARTÍCULO 24 (DENUNCIA) 52. El PRESIDENTE dice que la Conferencia debe decidir qué cifra ha de insertarse en el espacio en blanco del párrafo 1. El plazo establecido en la disposición correspondiente de la Convención Única es de dos años. 53. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Sr. CHAPMAN (Canadá), el Sr. KOCH (Dinamarca) y el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dicen que en el presente caso un plazo de dos años sería satisfactorio. 54. El PRESIDENTE dice que, al no haberse formulado ninguna objeción, supone que la Conferencia está de acuerdo en que se complete el párrafo 1 del artículo 24 insertando la palabra « dos » en el espacio en blanco. Así queda acordado. 55. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) pide que se vote por separado el párrafo 1. Por 46 votos contra 9 y 8 abstenciones, queda aprobado el párrafo 1 del artículo 24 en su forma enmendada. Por unanimidad, quedan aprobados los párrafos 2 y 3 del artículo 24. Por 48 votos contra ninguno y 16 abstenciones, queda aprobado el artículo 24 en su totalidad, en su forma enmendada (E/4785, cap. III). ARTÍCULO 25 (MODIFICACIONES) (E/CONF.58/L.32 y Corr.l, E/CONF.58/L.33) 56. El Sr. BIGAY (Francia) dice que la finalidad de la enmienda presentada por el Canadá, Francia, Turquía y la URSS (E/CONF.58/L.32 y Corr.l) es ajustar las disposiciones del artículo 25 a las disposiciones correspondientes de la Convención Única (artículo 47), en la que no se prevé la presentación de enmiendas a la Asamblea General. Los autores estiman que, como el Convenio ha sido preparado por una conferencia especial, cualquier modificación al mismo debería ser adoptada por una conferencia análoga; no sería normal que un órgano de distinto tipo pudiera modificar el Convenio. Además, si se dispone que la Asamblea General apruebe enmiendas al Convenio, se dará el caso paradójico de que las enmiendas serán debatidas por representantes de Estados que no son Partes en el Convenio. 57. El Sr. KRIEG (República Federal de Alemania) dice que su delegación apoya la enmienda conjunta. Si su delegación ha presentado una enmienda por su cuenta (E/CONF.58/L.33), ello es debido a que las autoridades nacionales de la República Federal de Alemania necesitarán algún tiempo para aplicar las disposiciones de una enmienda. 58. El Sr. CHAPMAN (Canadá) dice que puede hacer suyas las manifestaciones del representante de Francia. 59. El Sr. ONODERA (Japón) dice que la disposición que figura en el apartado b del párrafo 3 del texto original planteaba algunas dificultades a su delegación. La propuesta conjunta disipa por entero los temores de su delegación y así el orador podrá apoyarla sin reservas. 60. El Sr. SVIRIDOV (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación patrocina la propuesta conjunta por las mismas razones expuestas por el representante de Francia, pero que, además, tenía otra razón : en el párrafo 2 del artículo 40 de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969 se estipula que toda propuesta de enmienda de un tratado multilateral en las relaciones entre todas las partes habrá de ser notificada a todos los Estados contratantes; por consiguiente, la disposición del apartado b del párrafo 3 del proyecto original del Convenio colocaría en situación desventajosa a los países que no son miembros de las Naciones Unidas. 24.a sesión plenaria — 17 de febrero de 1971 107 61. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su delegación apoya la enmienda conjunta no sólo por los motivos expuestos por el representante de Francia, sino también porque estima que el apartado b del párrafo 3 del proyecto original está en contradicción con las disposiciones de la Carta, en particular las de los Artículos 10, 11, 12 y 13. 62. El Sr. WINKLER (Austria) dice que su delegación apoya la propuesta conjunta. No obstante, los términos empleados en la versión inglesa de la corrección (E/CONF.58/L.32/Corr.l) no son los mismos que los de la disposición correspondiente de la Convención Única. 63. El PRESIDENTE cree que, como la finalidad de la propuesta conjunta y de la corrección a la misma es ajustar las disposiciones del artículo 25 a las disposiciones correspondientes de la Convención Única, debe darse por supuesto que la corrección tiene por objeto sustituir, en el párrafo 1 del texto inglés de la enmienda conjunta, las palabras «Any country» por las palabras «Any Party ». 64. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que su delegación comparte la opinión de los autores de la enmienda conjunta y apoya dicha enmienda. 65. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia), explicando el porqué de la inserción del apartado b del párrafo 3 en el proyecto revisado de Protocolo, dice que hasta la fecha los tratados sobre estupefacientes se enmendaban, precisamente, mediante protocolos adoptados por la Asamblea General a recomendación del Consejo. Esos protocolos han sido adoptados como anexos a resoluciones de la Asamblea. Este método está también previsto explícitamente en el párrafo 3 del Artículo 62 de la Carta y sólo después de haberse previsto en el párrafo 4 puede el Consejo convocar una conferencia. En la Convención Única no se incluyó ninguna disposición relativa a la presentación de enmiendas a la Asamblea General, lo que fue evidentemente un error, ya que la Convención Única no puede pretender cambiar la relación entre el Consejo y la Asamblea que establece la propia Carta. La disposición del apartado b del párrafo 3 se ha incluido para subsanar lo que es patentemente una omisión. 66. El PRESIDENTE sugiere que se someta a votación la enmienda conjunta en primer lugar. Si se aprueba, no será necesario someter a votación la enmienda de la República Federal de Alemania, porque el texto de la enmienda conjunta sustituirá al del artículo 25 del proyecto revisado de Protocolo. Por 57 votos contra uno y 4 abstenciones, queda aprobada la enmienda conjunta (E/CONF.58/L.32 y Corr.l). ARTÍCULO 26 (CONTROVERSIAS) (E/CONF.58/L.23, E/CONF.58/L.31) 67. El Sr. ANAND (India) dice que la cuestión de las controversias fue examinada detalladamente en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes, y varias delegaciones, incluida la suya propia, estimaron que, en principio, era un error hacer que fuera obligatorio someter las controversias a la Corte Internacional de Justicia. Esas delegaciones propusieron un texto distinto para el párrafo 2 del artículo 26, que figuraba en el proyecto revisado de Protocolo como nota 28 de pie de página. Su delegación propone ahora que dicha versión sustituya al texto actual del párrafo 2 (E/CONF.58/L.23). 68. Su delegación estima que no es conveniente imponer soluciones a los gobiernos en casos de controversias sobre cuestiones fundamentales, por cuanto ello no haría más que crear resentimientos y aumentar las dificultades administrativas. Para resolver las controversias hay que fomentar la confianza y la cooperación mutuas. Tal como está redactado, el párrafo 2 contradice el principio de que las controversias deben resolverse por cooperación mutua, que es la idea que informa las disposiciones del párrafo 1. La sumisión de una controversia a la Corte Internacional de Justicia debería ser facultativa y está supeditada al asentimiento mutuo de las partes. Espera que la Conferencia no se deje influir por consideraciones políticas, que juzgue la propuesta de su delegación según su valor intrínseco y que vote a favor de la misma. 69. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su delegación no puede aceptar el párrafo 2 en su forma actual por los mismos motivos expuestos por el representante de la India. Podría apoyar la propuesta de dicho representante, pero prefiere el texto propuesto por su delegación (E/CONF.58/L.31), que es casi idéntico al de la disposición correspondiente de la Convención Única (párrafo 2 del artículo 48). 70. El Gobierno de Turquía entiende el párrafo 2 del artículo 48 de la Convención Única en el sentido de que las controversias se someterán a la Corte Internacional de Justicia de conformidad con el Estatuto de la Corte, en cuyo Artículo 36 se establece que la sumisión de una controversia a la Corte deberá hacerse con el asentimiento de las partes o con la aceptación voluntaria por un Estado de la jurisdicción obligatoria de la Corte en cuanto a esas controversias con respecto a cualquier otro Estado que acepte la misma obligación. 71. El Sr. BOULBINA (Argelia) dice que su Gobierno ha formulado una reserva al artículo 48 de la Convención Única porque no acepta la jurisdicción de la Corte. El problema de la jurisdicción de la Corte y de las dificultades que plantea fue examinado a fondo durante la Conferencia sobre el Derecho de los Tratados. Ni el artículo 26 del proyecto original ni la enmienda de Turquía, que estima inaceptable, prevén el caso de que los Estados partes en una controversia no estén de acuerdo en cuanto a la conveniencia de someter la controversia a la Corte. 72. Considera aceptable la enmienda de la India. 73. El Sr. RASHED AHMED (Pakistán) dice que el artículo 26 debe considerarse desde un punto de vista puramente práctico. Es de suponer que en el «procedimiento judicial » mencionado en el párrafo 1 del artículo 26 está comprendida la sumisión de las controversias a la Corte. No obstante, si las partes no pueden llegar a un acuerdo por cualquiera de los medios enumerados en el párrafo, es poco realista esperar que lleguen a un acuerdo en lo referente a la sumisión del litigio a la Corte. Apoya la enmienda de Turquía. 74. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que, como ya indicó su delegación en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes, el artículo 26 es inaceptable. En 108 Actas resumidas de las sesiones plenarias la Declaración sobre los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas [resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General] se declara inequívocamente que los Estados deberán arreglar las controversias internacionales por medios pacíficos que ellos mismos elijan. La enmienda de la India responde enteramente a este principio y el orador la apoya. Apoya también la enmienda de Turquía. 75. El Sr. KIRCA (Turquía) desearía conocer la opinión del Asesor Jurídico respecto de si la enmienda de Turquía haría posible que una de las partes presentara una controversia a la Corte Internacional unilateralmente. 76. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que la enmienda de Turquía se basa en el párrafo 2 del artículo 48 de la Convención Única, que se consideró como una fórmula de transacción; durante el examen de este artículo en 1961 se suprimieron algunos términos como, por ejemplo, « a petición de cualquiera de las partes », porque muchas delegaciones consideraron que dicha supresión haría aceptable el texto. La cláusula aprobada en definitiva debería ser interpretada por la Corte si una parte hiciera una solicitud unilateral. 77. Personalmente cree que de la labor preparatoria que culminó en la adopción de ese artículo se infiere que las dos partes en una controversia tienen la obligación de someterla a la Corte, pero que una solicitud unilateral no sería atendida. Por consiguiente, el párrafo 2 del artículo 48 de la Convención Única no confiere, a su juicio, una jurisdicción obligatoria a la Corte. 78. El Sr. ARCHIBALD (Trinidad y Tabago) indica que la idea de la enmienda de la India está contenida ya en el artículo 26, donde se expresa implícitamente con las palabras « procedimiento judicial » del párrafo 1. 79. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que su Gobierno interpreta el párrafo 2 del artículo 48 de la Convención Única en el mismo sentido que el Asesor Jurídico. La enmienda de Turquía no significa que cada una de las partes esté obligada a aceptar la jurisdicción de la Corte ni excluye la posibilidad de que una parte declare que acepta la jurisdicción obligatoria de la Corte en sus relaciones con otros Estados que ya la han aceptado. Por otro lado, las partes tendrán que concertar un acuerdo especial por el que acepten la jurisdicción de la Corte de conformidad con el párrafo 2 del Artículo 36 de su Estatuto. 80. Para aclarar el significado de la enmienda propone que al final de la misma se añadan las palabras « de conformidad con el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia ». 81. El Sr. BROWN (Australia) coincide con el representante del Pakistán. Después de oír la opinión del Asesor Jurídico, no está muy seguro de que la enmienda de Turquía sea aceptable y por consiguiente apoyará el texto original del párrafo 2. 82. El contenido de la enmienda de la India está ya en el párrafo 1, y dicha enmienda no ofrece ninguna solución para el caso de que fracasen los medios para llegar a un arreglo descritos en el párrafo. 83. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) se opone a la enmienda de la India que, siendo simplemente facultativa, privaría de sentido al párrafo 2 del artículo. La sumisión de una controversia a la Corte debe estar supeditada a que las partes hayan llegado a un acuerdo al respecto. El texto original del párrafo impone una obligación inequívoca a las partes y da mayor consistencia al Convenio. 84. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que, en principio, no sería acertado privar a las partes del derecho de recurrir a un tribunal, una vez hayan fracasado los métodos descritos en el párrafo 1. Se opone a la enmienda de la India, que prescribe simplemente la inacción. 85. La enmienda de Turquía tiene la ventaja de que reproduce una disposición de la Convención Única, pero, como ha indicado el Asesor Jurídico, esta disposición no da indicación alguna de cómo llevarla a la práctica. 86. Considera preferible el texto del proyecto revisado de Protocolo. 87. El Sr. RENK (Suiza) coincide con lo manifestado por el orador precedente. Su Gobierno ha tenido siempre la esperanza de que el mayor número posible de países acepten la jurisdicción obligatoria de la Corte y, como el texto original del párrafo 2 es el que más se acerca a ese objetivo, está dispuesto a apoyarlo. 88. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que la resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General no existía en 1961, cuando se redactó el artículo 48 de la Convención Única. La enmienda de Turquía está en consonancia con los instrumentos internacionales vigentes y mejora el texto original. 89. El PRESIDENTE dice que la enmienda de la India se someterá a votación en primer lugar, por ser la que más se aleja del texto del proyecto revisado de Protocolo. 90. El Sr. KIRCA (Turquía) pide que se voten por separado los párrafos 1 y 2 del artículo 26. Por 34 votos contra 15 y 11 abstenciones, queda rechazada la enmienda de la India (EjCONF.58jL.23). Se procede a votación sobre la enmienda revisada de Turquía (E/CONF.58/L.31). Hay 28 votos a favor, 20 en contra y 12 abstenciones. No habiendo obtenido la mayoría necesaria de dos tercios, queda rechazada la enmienda revisada de Turquía. Por 61 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el párrafo 1 del artículo 26. Por 39 votos contra 14 y 9 abstenciones, queda aprobado el párrafo 2 del artículo 26. Por 46 votos contra 8 y 9 abstenciones, queda aprobado el articulo 26 en su totalidad (E/4785, cap. III). 91. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que ha votado a favor del párrafo 2 y del artículo 26 en su totalidad. Se ha abstenido de votar sobre la enmienda de Turquía, que le pone ante un dilema. El objetivo de la enmienda es hacer que se sometan a la Corte las controversias que no puedan resolverse por ningún otro medio. La política del Gobierno de los Estados Unidos es fomentar la conclusión de acuerdos que obliguen a someter a la Corte las controversias que 25.a sesión plenaria — 18 de febrero de 1971 109 no se hayan resuelto por otro medio, pero la opinión del Asesor Jurídico sobre la enmienda de Turquía parece opuesta a esa política. 92. El Sr. ANAND (India) dice que ha votado a favor del párrafo 1, pero en contra del párrafo 2 y del artículo 26 en su totalidad, porque se opone a que se puedan someter unilateralmente a la Corte controversias sobre cuestiones fundamentales. Es más fácil resolver las controversias cuando ambas partes convienen en recurrir a la Corte. 93. El Sr. MANSOUR (Líbano) dice que el recurso a la Corte sería la solución ideal, pero en tanto que la Corte no pueda hacer efectiva la aplicación de sus sentencias, el procedimiento será ineficaz. Las controversias no pueden resolverse sin el asentimiento de las partes en cuanto al método elegido. Se ha abstenido de votar acerca del párrafo 2 y ha votado en contra del artículo 26 en su totalidad. 94. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que ha votado a favor del párrafo 1, pero se ha opuesto al párrafo 2, que considera completamente inaceptable. Las controversias pueden resolverse por los medios pacíficos que convengan las partes. El párrafo 2 del texto original está en desacuerdo con la declaración contenida en la resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General y es retrógrado. La Corte Internacional no goza de una gran autoridad y el Dr. Babaian, que sabe cómo se dictan las sentencias de la Corte, no tiene ninguna fe en ella. 95. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que, aunque hasta cierto punto era favorable a la enmienda de Turquía, después de escuchar la opinión del Asesor Jurídico ha votado en contra. 96. El PRESIDENTE somete a votación una propuesta de aplazamiento de la sesión. Por 36 votos contra 9 y 7 abstenciones, queda aprobada la moción. Se levanta la sesión a las 0.20 horas del jueves 18 de febrero de 1971. 25.a SESIÓN PLENARIA Jueves 18 de febrero de 1971, a las 9.50 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo in) PREÁMBULO (reanudación de los trabajos de la 21.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.9) Queda aprobado el preámbulo tal como figura en el informe del Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.9). ARTÍCULO 1 (TÉRMINOS EMPLEADOS) (reanudación de los trabajos de la 22.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.9) 1. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, precisa que solamente los apartados i, k y l han sido modificados por el Comité de Redacción y que los demás apartados fueron ya aprobados por la Conferencia. Por consiguiente, la Conferencia debe pronunciarse solamente sobre estos tres apartados. 2. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) señala que el texto del apartado i (« fabricación ») sería más claro si se suprimieran las tres últimas palabras «en las farmacias», porque el término «farmacias» tiene una interpretación muy distinta en los diversos países. 3. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) estima que el presente texto del apartado i es muy claro y no ve necesidad alguna de que se supriman las palabras « en las farmacias ». 4. El PRESIDENTE recuerda que se adoptó la segunda frase del apartado i como consecuencia de la aprobación de una enmienda de la delegación belga (20.a sesión). En consecuencia, no es posible suprimir las tres últimas palabras a no ser que la Conferencia revoque una decisión ya adoptada. 5. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) no cree oportuno reanudar ahora el debate sobre esta segunda frase. Queda aprobado el apartado i («fabricación») (E¡ CONF.58/L.4/Add.9). Quedan aprobados los apartados k («región») y 1 (« locales ») (E/CONF.58/L.4(Add.9). ARTÍCULO 2 (ALCANCE DE LA FISCALIZACIÓN DE LAS SUSTANCIAS) (reanudación de los trabajos de la 19.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.7 a 9) PÁRRAFOS 1 A 6 Quedan aprobados los párrafos 1 a 6 (E/CONF.58/L.4/Add.7) PÁRRAFO 7 6. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, refiriéndose a la nota 2 de pie de página del informe del Comité de Redacción (E/CONF.58/L.4/Add.8), explica que el Comité no se puso de acuerdo para sustituir la palabra «circunstancias» por otra. 7. El PRESIDENTE invita a la Conferencia a pronunciarse sobre las palabras «la producción» que figuran entre corchetes en los incisos i) de los apartados a, b, c y d. A este respecto, señala a la atención de la Conferencai las notas 3 y 4 de pie de página. A su juicio, el que la Conferencia haya decidido suprimir la definición del término «producción» no implica que este término no pueda emplearse en el Convenio; la ausencia de una definición significa sencillamente que el término no tiene un significado especial a los efectos del Convenio, pero puede emplearse perfectamente en su acepción normal. 8. El Sr. ANAND (India) advierte que los apartados en que se emplea el término « producción » se refieren a 110 Actas resumidas de las sesiones plenarias la obligación de exigir licencias ; ahora bien, las licencias deben exigirse para la fabricación, no para la producción. En consecuencia, sugiere que se supriman las palabras «la producción » en los cuatro apartados en que figuran en el párrafo 7. 9. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia), en respuesta a una pregunta del representante de la India, dice que en vista de las decisiones de la Conferencia, no ve el objeto de conservar las palabras «la producción ». Quedan suprimidas las palabras «la producción» en el párrafo 7. Queda aprobado el párrafo 7 en su forma enmendada (E/CONF.58/L.4/Add.8 ) . PÁRRAFOS 8 Y 9 Quedan aprobados los párrafos 8 y 9 (E/CONF.58/L.4¡ Add.9) Queda aprobado el artículo 2 en su forma enmendada. ARTÍCULO 10 (REGISTROS) (reanudación de los trabajos de la 11.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.9) NUEVO PÁRRAFO 5 bis Queda aprobado el nuevo párrafo 5 bis del artículo 10 (E/CONF.58/L.4/Add.9). Queda aprobado el artículo 10 en su totalidad. ARTÍCULO 15 bis (MEDIDAS DE LA JUNTA PARA ASEGURAR LA EJECUCIÓN DE LAS DISPOSICIONES DEL CONVENIO (reanudación de los trabajos de la 19.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/L.4/Add.9) 10. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) mantiene las objeciones que formuló en relación con este artículo (19.a sesión). Queda aprobado el artículo 15 bis (E/CONF.58/L.4/Add.9). ARTÍCULO 27 (RESERVAS) (E/CONF.58/L.28) 11. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) propone que el artículo 23 (Aplicación territorial) pueda ser objeto de reservas. 12. El Sr. BARONA LOBATO (México), presentando su enmienda (E/CONF.58/L.28), señala a la atención de la Conferencia el problema con que se enfrenta México y del que depende su actitud, no sólo con respecto al artículo sobre las reservas, sino también con respecto al Convenio en su totalidad. El orador resumirá lo más brevemente posible las inquietudes, los hechos y la situación jurídica interna desde el punto de vista constitucional. México no puede aceptar ese artículo en la forma en que actualmente está redactado, porque le sería muy difícil cumplir estrictamente sus obligaciones, al menos por un tiempo razonable. En efecto, existen en México ciertos grupos étnicos indígenas que en rituales mágico-religiosos usan los famosos hongos alucinógenos y el cactus del peyote. Se trata especialmente de un grupo de unos 45.000 indígenas mazatecos de la Sierra Madre Occidental, quienes ya los utilizaban antes de la conquista española en sus ritos religiosos y han continuado esta práctica incluso después de la independencia de México. Vale la pena consignar que hasta ahora este uso religioso no ha constituido un problema de salud pública y menos de tráfico ilícito, y que los antiguos cronistas españoles se refirieron tan sólo a sus efectos, que calificaron de embriagantes. Hay otros dos grupos étnicos, representados por unos 7. 000 habitantes de la Sierra Madre, pero más al norte, en regiones más abruptas y de difícil comunicación, que también recolectan las coronas del cactus del peyote que contienen el principio sicoactivo de la mezcalina para sus ritos de iniciación. Es evidente que sería injusto en grado superlativo imponer a las tribus penas de encarcelamiento en virtud de un malentendido o interpretación equívoca del Convenio, añadiendo a su pobreza e ignorancia un castigo a todas luces inhumano. El Sr. Barona Lobato declara que para remediar la situación de estos grupos étnicos el Gobierno de México ha establecido ya programas a fin de incorporarlos a la vida nacional y al desarrollo socio-económico. En estos programas de desarrollo de la comunidad se prevén planes educativos, sanitarios, de iniciación de cultivos y aprovechamiento de los recursos naturales, establecimiento de fuentes de trabajo, construcción de caminos y fomento de hábitos saludables de vida. Gracias a estas medidas se espera eliminar gradual y progresivamente estas costumbres mágico-religiosas, que son perjudiciales para la salud de la población. 13. Ante esta situación, la delegación de México solicita la comprensión de las demás delegaciones para que se consigne que la Lista I y las disposiciones contenidas en el artículo 6 no son aplicables al crecimiento silvestre de las variedades de la psilocibe mexicana ni al peyote, y que queden exceptuados los usos mágico-religiosos entre los grupos étnicos antes mencionados. México no desea que se debiliten las medidas de fiscalización internacional o nacional y declara que se propone cooperar para la solución de los problemas que plantea a la comunidad internacional el uso no médico de estas sustancias, que ahora quedan comprendidas en el Convenio, pero dada su situación excepcional estima que la única forma de poder aceptar dicho instrumento es que se le permita consignar esta reserva. 14. Además, el presente texto sería contrario a ciertos artículos de la Constitución de México en los cuales se consigna que todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo en los templos o en su domicilio particular. Asimismo, el artículo 133 de la Constitución de México señala que solamente se pueden firmar, aprobar y ratificar tratados que estén de acuerdo con la misma. En consecuencia, los grupos étnicos representados por los mazatecas, huicholes y tarahumaras podrían impugnar la firma del Convenio por constituir una violación de los derechos que conceden los artículos 14 y 16 de la Constitución mexicana. Teniendo en cuenta estas consideraciones, el representante de México espera que los miembros de la Conferencia den muestras de buena voluntad que permita hallar una fórmula satisfactoria. A este respecto, el representante de México desea que el Asesor Jurídico de la Conferencia se sirva expresar su opinión sobre este problema. 25.a sesión plenaria — 18 de febrero de 1971 111 15. El Sr. ANAND (India) propone que se admita la posibilidad de formular reservas al artículo 26 (Controversias). 16. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) propone que se admita la posibilidad de formular reservas al párrafo 2 del artículo 15 bis. 17. El Dr. BÓLCS (Hungría) propone que se admita la posibilidad de formular reservas a los artículos 15 bis, 23 y 26. 18. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), apoyado por el Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania), dice que siguiendo el ejemplo de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes debe admitirse la posibilidad de formular reservas al artículo 26 y a los párrafos 1 y 2 del artículo 15 bis. 19. El Dr. HOLZ (Venezuela) desea que se admita la posibilidad de formular reservas a la composición de las listas. 20. El Sr. KIRCA (Turquía) propone que se admita la posibilidad de formular reservas al artículo 26. 21. Por otra parte, prefiere la redacción del artículo 50 de la Convención Única relativo a las reservas y propone que se modifique en tal sentido el artículo 27, que quedaría redactado como sigue: 1. No se permitirán otras reservas que las que se formulen con arreglo a lo dispuesto en los párrafos 2 y 3 del presente artículo. 2. Al firmar, ratificar o adherirse al Convenio, todo Estado podrá formular reservas a las siguientes disposiciones del mismo: [...] 3. Todo Estado que quiera ser Parte en el Convenio, pero que desee ser autorizado para formular reservas distintas de las mencionadas en el párrafo 2 del presente artículo, notificará su intención al Secretario General. A menos que, dentro de un plazo de doce meses a contar de la fecha de la comunicación dirigida a dichos Estados por el Secretario General, sea objetada por un tercio de los Estados que hayan ratificado el presente Convenio o se hayan adherido a él antes de expirar dicho plazo, la reserva se considerará autorizada, quedando entendido, sin embargo, que los Estados que hayan formulado objeciones a esa reserva no estarán obligados a asumir, para con el Estado que la formuló, ninguna obligación jurídica derivada del presente Convenio, que sea afectada por la dicha reserva. 4. El Estado que haya formulado reservas podrá en todo momento, mediante notificación por escrito, retirar todas o parte de sus reservas. 22. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) y el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) apoyan la propuesta del representante de Turquía. 23. El Sr. BROWN (Australia) expresa preocupación con respecto a la enmienda de Turquía que, según la delegación de Australia, podría tener consecuencias adversas para la aplicación del Convenio. La delegación de Australia se opone también a las propuestas tendientes a autorizar reservas con respecto al artículo 26 que trata del arreglo de controversias. 24. El Sr. ASANTE (Ghana) opina que la propuesta de México plantea un problema importante, ya que no hay que olvidar que la finalidad del Convenio no consiste en velar por el bienestar del hombre, sino en rectificar un estado de cosas deplorable. 25. Cuando las tradiciones ancestrales sean perjudiciales, procede hacer todo lo posible para ponerles término. En África se plantea un problema análogo que no se resolverá adoptando un texto que pudiera interpretarse como una aprobación de tales prácticas. 26. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) apoya la enmienda de Turquía. Dado que la Comisión no había examinado el artículo 27, por estimar más oportuno que fuese objeto de un estudio a fondo en la Conferencia, es perfectamente normal que se examine ahora este artículo y que ciertas delegaciones propongan enmiendas al mismo. 27. El Sr. BEVANS (Estados Unidos de América) apoya la enmienda de México. Las sustancias utilizadas para ceremonias religiosas deben ser objeto de fiscalización nacional y no internacional. Además, no hay ninguna razón para pensar que tales ritos constituyen un pretexto para el tráfico ilícito. 28. Por otra parte, el Sr. Bevans apoya la enmienda de Turquía. El artículo 3, en su forma primitiva, es demasiado rígido, ya que no es posible que un Estado sepa, en el momento de la firma, la ratificación o la adhesión, qué reservas podrá formular ulteriormente. 29. El Sr. BARONA LOBATO (México) acepta la enmienda de Turquía, pero sin retirar por ello la enmienda de su delegación. 30. Si, por cualquier motivo, no se aceptara esta última, pedirá que se admita la posibilidad de formular reservas al artículo 6. 31. El Sr. KUSEVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) señala que el artículo 50 de la Convención Única permite a un Estado que pase a ser Parte en la Convención formular todas las reservas que desee. Estas reservas se considerarán autorizadas si, transcurrido un plazo de doce meses, un tercio de los Estados no han presentado objeciones. Ahora bien, parece poco probable que en un plazo de doce meses, plazo realmente muy corto, un tercio de los Estados Partes en el Convenio, es decir unos treinta países, presenten efectivamente objeciones. 32. La Conferencia ha debatido largamente el derecho de aceptación parcial y no debería modificarse indirectamente la decisión adoptada al respecto. 33. Al Sr. KOCH (Dinamarca) no le han convencido los argumentos expuestos por el Secretario Ejecutivo de la Conferencia. Apoya la enmienda propuesta por Turquía por las razones que enumera a continuación. 34. Ante todo, el párrafo 3 del artículo 50 de la Convención Única sirve para incitar a los Estados a que ratifiquen la Convención con la mayor brevedad posible. En efecto, los que no desean que proliferen las reservas se apresurarán a ratificar la Convención para así poder presentar objeciones, en su caso. Los que desean formular reservas se apresurarán también a ratificar la Convención para reducir al mínimo el número de Estados que pudieran oponerse. 112 Actas resumidas de las sesiones plenarias 35. Además, dadas las condiciones en que se han desarrollado los trabajos de la Conferencia en las últimas semanas, no se puede estar completamente seguro de que el texto del Convenio sea absolutamente perfecto. 36. En cuanto a la propuesta de México, el Sr. Koch está dispuesto a apoyarla. Lo mejor sería adoptar ese texto, haciendo de él un apartado independiente del artículo 27. 37. En cuanto a los artículos a los que se pueden formular reservas, que se indicarán en el párrafo 2 del artículo 27, el orador ha observado que la República Federal de Alemania quería incluir el artículo 15 bis. Ahora bien, este artículo es parte integrante de una transacción establecida. Un Estado no podrá formular reservas al artículo 15 bis a menos que renuncie a invocar el párrafo 7 del artículo 2. 38. El Dr. REXED (Suecia) comparte algunas de las dudas expuestas en relación con la enmienda de Turquía, pero está dispuesto a aceptarla. 39. Es contrario a la idea de que se admita la posibilidad de formular reservas al artículo 6, que trata de las sustancias incluidas en la Lista I . 40. Comparte la actitud de la delegación de Dinamarca por lo que respecta al artículo 15 bis. 41. El Dr. AZARAKHCH (Irán), elSr. ORTIZ OLALLA (España) y el Sr. ANAND (India) apoyan la enmienda de Turquía. 42. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), tras de señalar el interés que presenta la propuesta de México, declara que su delegación es contraria, en general, a las reservas, por estimar que el Convenio debe imponer las mismas obligaciones a todas las Partes. 43. La enmienda de Turquía supone una mejora en relación con el texto original, pero plantea dos dificultades. Por una parte, el párrafo 2 puede inducir a algunos países a que dejen formular reservas antes de ratificar el Convenio; por otra parte es difícil admitir, por lo que respecta a las reservas, que los Estados que se adhieran al Convenio tengan más derechos que los que se limitan a firmarlo. 44. El Sr. CHAPMAN (Canadá) no ha tenido aún tiempo de estudiar los problemas mencionados por el representante de los Países Bajos. Estima también que el texto propuesto por Turquía es preferible al texto original. 45. En cuanto al problema expuesto por la delegación de México, en el Canadá se plantea una situación análoga, pero en escala mucho más reducida. Parece, no obstante, que el texto actual del Convenio bastará para resolver el problema. Después de todo, el Convenio trata solamente de las sustancias químicas y no de las materias naturales. En particular no parece que sus disposiciones sean aplicables al peyote, que utilizan ciertas tribus indias. 46. El Sr. RENK (Suiza) dice que votará a favor del texto original del artículo 27, por las mismas razones expuestas por la secretaría. 47. Por otra parte, la Convención Única, que data de 1961, está, a su juicio, superada con creces y el derecho internacional ha progresado mucho desde entonces. En particular, la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados, de 23 de mayo de 1969, contiene una sección entera dedicada a las reservas (parte I I , sección 2), en la cual quizás puedan inspirarse los países para interpretar el texto del artículo 27. 48. El Sr. KIRCA (Turquía) opina, por el contrario, que la Convención Única, precisamente por sus diez años de antigüedad, debe inspirar mucha más confianza que la Convención de Viena, que ni siquiera ha entrado aún en vigor. 49. En respuesta a las observaciones del Secretario Ejecutivo de la Conferencia, el orador recuerda que la enmienda que ha propuesto permite que un tercio de los Estados ya vinculados al Convenio impidan que una reserva tenga validez. Además, incluso si se aceptara la reserva, la Parte que la ha rechazado no estaría obligada a tenería en cuenta, y nadie podría invocarla ante esa Parte. 50. El Sr. BOUZAR (Argelia) apoya las declaraciones del representante de Turquía. Por otra parte, la Convención de Viena, a la que ha hecho alusión el representante de Suiza, sanciona la posibilidad de formular reservas a los tratados internacionales. En todo caso es preferible que los Estados se adhieran a un tratado presentando reservas a que se abstengan de adherirse. 51. El Sr. CORREA da CUNHA (Brasil) apoya las enmiendas de Turquía y de México. 52. Monseñor MORETTI (Santa Sede) recuerda que un convenio debe tener carácter universal. Si se hacen excepciones en favor de determinados grupos étnicos, no ve por qué ciertas organizaciones de hippies no podrían intentar la legalización de su consumo de sustancias sicotrópicas alegando motivos religiosos. 53. El Sr. OBERMAYER (Austria) apoya la enmienda de Turquía y hace suyas las reservas formuladas por el representante de la República Federal de Alemania respecto del párrafo 2 del artículo 15 bis. 54. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se declara muy sorprendido por las manifestaciones del Secretario Ejecutivo de la Conferencia; a su juicio, un texto demasiado estricto haría más difíciles las ratificaciones. Además, la enmienda de Turquía está basada en supuestos jurídicos que ha expuesto muy acertadamente el Sr. Kirca. 55. El orador desearía que en el Convenio se previera la posibilidad de formular reservas a las disposiciones del artículo 26 y a las de los párrafos 1 y 2 del artículo 15 bis. 56. El Sr. KUgEVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) insiste en que el plazo de un año para presentar objeciones a una reserva le parece demasiado corto. Es sumamente improbable que 23 países presenten objeciones durante este período. Esto equivale a decir que todas las reservas serán aceptadas. 57. El Sr. BIGAY (Francia) desea señalar que su delegación se opone a todas las reservas que puedan formularse con relación al artículo 6. Se trata de un texto fundamental, puesto que se refiere a las sustancias incluidas en la Lista I y contiene disposiciones muy estrictas sobre esas sustancias. 26.a sesión plenaria — 18 de febrero de 1971 58. El Sr. BARONA LOBATO (México) precisa que su delegación se contentaría con que se añadiese a la enmienda de Turquía una disposición que facilitara la ratificación del Convenio al Gobierno de México. 59. El Sr. KIRCA (Turquía) propone la inserción en el texto de su enmienda de un nuevo párrafo 4 redactado en los siguientes términos: 4. Las Partes en cuyo territorio crezcan en forma silvestre plantas que contengan sustancias sicotrópicas incluidas en la Lista I y que se hayan venido usando tradicionalmente por ciertos grupos reducidos, claramente determinados, en ceremonias mágicoreligiosas, podrán, de conformidad con el párrafo 2 del presente articulo, formular la reserva correspondiente en relación a lo dispuesto por el artículo 6 del presente Convenio, salvo en lo que respecta a las disposiciones relativas al comercio internacional. 60. El Sr. BARONA LOBATO (México), aunque no ve la necesidad de mencionar un comercio internacional inexistente y que su Gobierno no toleraría en modo alguno, acepta de buen grado la enmienda de Turquía. 61. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pide que se someta a votación por separado el párrafo 4 de la enmienda de Turquía. 62. El Sr. BROWN (Australia) pide también una votación por separado sobre el párrafo 3 de la enmienda de Turquía. 63. El Sr. KOCH (Dinamarca) propone que después de la mención al artículo 15 bis, se añada la fórmula siguiente: en la inteligencia de que una Parte que formule reservas a las disposiciones de este artículo, bien sea para la totalidad de su territorio o bien para una de sus regiones, no podrá invocar las disposiciones del párrafo 7 del artículo 2. 64. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) y el Sr. ANAND (India) apoyan esta propuesta. 65. El PRESIDENTE, advirtiendo que se trata de una cuestión de fondo, pregunta a la Conferencia si desea reanudar el debate sobre el artículo 27. Por 35 votos contra 9 y 16 abstenciones, la Conferencia decide no reanudar el debate. 66. El PRESIDENTE se pregunta si sería absolutamente necesario, en el caso de que la Conferencia mencionase el artículo 15 bis en su totalidad, hacer una mención especial a los párrafos 1 y 2 de este artículo. 67. Después de un intercambio de impresiones en el que participan el Sr. OVTCHAROV (Bulgaria), el Sr. ARCHIBALD (Trinidad y Tabago), el Sr. KIRCA (Turquía) y el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Dr. URANOVICZ (Hungría) retira la propuesta de que se mencione el artículo 15 bis en su totalidad. Por 48 votos contra 4 y 9 abstenciones, queda aprobado el párrafo 3 de la enmienda de Turquía. Por 41 votos contra 3 y 17 abstenciones, queda aprobado el párrafo 4 de la enmienda de Turquía. Por 53 votos contra ninguno y 8 abstenciones, quedan aprobados los párrafos 1, 2 y 5 (antes 4) de la enmienda de Turquía, a reserva de la decisión que se adopte sobre los artículos con respecto de los cuales se podrán formular reservas en virtud del párrafo 2. 113 Por 29 votos contra 5 y 26 abstenciones, la Conferencia decide que se mencionen los párrafos 1 y 2 del artículo 15 bis en el párrafo 2 del artículo 27. Por 22 votos contra ninguno y 35 abstenciones, la Conferencia decide que se mencione el articulo 23 en el párrafo 2 del artículo 27. Por 16 votos contra 8 y 36 abstenciones, la Conferencia decide que se mencione el artículo 26 en el párrafo 2 del articulo 27. Por 52 votos contra ninguno y 9 abstenciones, queda aprobado el artículo 27 en su totalidad, en su forma enmendada. 68. El Sr. CHAPMAN (Canadá) dice que ha votado en contra del párrafo 4 del artículo 27 porque en dicho párrafo se mencionan plantas que contienen sustancias sicotrópicas de la Lista I , lo que es contrario a los deseos de la delegación del Canadá. ARTÍCULO 28 (NOTIFICACIONES) 69. El PRESIDENTE, después de dar las gracias al representante de Turquía, que ha tenido a bien encargarse de completar el texto provisional del artículo 28 del proyecto revisado de Protocolo, señala que el texto que se somete a la aprobación de la Conferencia reproduce exactamente el artículo 51 de la Convención Única, con las siguientes salvedades : al final de la frase inicial y del apartado a, léase « artículo 21»; al final del apartado b, léase « artículo 22»; al final del apartado c, léase « artículo 26»; al final del apartado d, léase « artículos 23, 23 bis, 25 y 27 ». Además, en el último párrafo debe reemplazarse «Nueva York» por «Viena» y la fecha de la firma se determinará en cuanto sea posible. 70. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) propone que se especifique, ya desde este momento, que el Convenio se firmará el domingo 21 de febrero de 1971, para que los representantes puedan hacer ya sus preparativos para la partida. Así queda acordado. Queda aprobado el articulo 28, en su forma enmendada. 71. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pone de relieve que, en todo caso, su delegación mantiene las observaciones que ha formulado en relación con el preámbulo, el artículo 15 bis y el artículo 21. Se levanta la sesión a las 12.50 horas. 26.* SESIÓN PLENARIA Jueves 18 de febrero de 1971, a las 17.25 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo I I I ) 1. El PRESIDENTE anuncia que el Comité de Redacción ha dado por terminado su examen de los artículos 114 Actas resumidas de las sesiones plenarias del Convenio. Rinde tributo a la contribución del Presidente y de los miembros de dicho Comité al éxito de la Conferencia. LISTAS I A IV (E/CONF.58/L.47) 2. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, presentando el informe del Comité sobre las Listas I , I I , I I I y IV (E/CONF. 58/L.47), dice que dicho Comité ha examinado cuidadosamente las diversas sustancias de cuatro Listas del proyecto revisado de Protocolo (E/4785, cap. III). Ha estudiado detenidamente, respecto de cada sustancia, su capacidad de producir un estado de dependencia, sus usos y el alcance de su uso indebido. 3. Tras la adopción definitiva por el Comité de Medidas de Fiscalización de las disposiciones relativas al alcance de la fiscalización de las sustancias sicotrópicas, el Comité de Asuntos Técnicos ha examinado las Listas una vez más y después ha adoptado su decisión definitiva sobre la inclusión de las diversas sustancias en las Listas, teniendo debidamente en cuenta la forma en que se aplicará en el futuro el Convenio en lo que se refiere a cada Lista. 4. La Lista I , tal como ha sido adoptada por el Comité de Asuntos Técnicos, no difiere de la que figura en el proyecto revisado de Protocolo. Después de un considerable debate, el Comité ha decidido mantener todos los isómeros del tetrahidrocannabinol, aunque sólo de uno de dichos isómeros (mencionado en la nota de la Lista I) se ha demostrado que tiene propiedades alucinógenas; la mayoría de los miembros del Comité estiman que deben incluirse también los demás isómeros, dada la probabilidad de que posean propiedades similares. 5. La Lista I I comprende seis sustancias : las cinco que figuran en el proyecto revisado de Protocolo y la fencididina, que ha sido añadida por el Comité. 6. En cuanto a la Lista I I I , el Comité la ha aceptado tal como figura en el proyecto revisado de Protocolo y ha rechazado la propuesta de añadir diversas sustancias que se mencionan en la nota de dicha Lista. 7. Se han examinado a fondo las diversas sustancias enumeradas en la Lista IV del proyecto revisado de Protocolo y se han suprimido tres de ellas : el aminorex, el clordiacepoxido y el diacepam. Se ha incluido como apéndice en el informe un cuadro en el que se indica, para cada una de las 11 sustancias de la Lista IV y de las tres que se han suprimido, el número de votos emitidos a favor de su mantenimiento y de su supresión y el número de abstenciones. Así pues, ha habido una división de opiniones, pero la Lista resultante es tal vez la mejor a que se podría llegar. 8. Tiene el mayor empeño en subrayar que las Listas no son definitivas. Las sustancias incluidas en ellas servirán como modelo para la ulterior adición, por los procedimientos establecidos en el Convenio, de otras sustancias con características análogas. 9. Se ha señalado a su atención que, en opinión del Director del Laboratorio de las Naciones Unidas, tal vez sería conveniente añadir a las Listas una nota redactada en los siguientes términos : « Todas las sales de sustancias incluidas en estas Listas estarán sometidas a las mismas medidas de fiscalización que las propias sustancias. » 10. Difícilmente cabe concebir la utilidad de que una amplia asamblea abra de nuevo el debate sobre las distintas sustancias incluidas en las Listas por un Comité en el que estaban representados todos los expertos presentes en la Conferencia. Por consiguiente, sugiere que la Conferencia examine las Listas una por una, como grupos. 11. El PRESIDENTE expresa el vivo reconocimiento de la Conferencia por la valiosa labor desarrollada por el Comité de Asuntos Técnicos. 12. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) rinde tributo al Presidente del Comité de Asuntos Técnicos y a su Vicepresidente, el Dr. Boles (Hungría), por la forma en que han dirigido los trabajos de dicho Comité. 13. El Comité de Asuntos Técnicos ha conseguido los mejores resultados posibles en el desarrollo de sus delicadas funciones y sería de muy poca utilidad abrir de nuevo el debate sobre cada sustancia en sesión plenaría. 14. Por consiguiente, propone que la Conferencia se ocupe sucesivamente de cada Lista en bloque. 15. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) apoya esta propuesta. 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que sería un error abrir de nuevo el debate sobre cada sustancia; el Comité de Asuntos Técnicos ha examinado las Listas cuidadosamente dos veces. 17. En respuesta a una pregunta del Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), el Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) explica que, si se aprueba su propuesta, los oradores podrán exponer, durante el debate sobre cada una de las Listas, toda posible objeción contra la inclusión de una sustancia en dicha Lista. 18. En respuesta a una pregunta del Sr. ALAN (Turquía), el PRESIDENTE dice que será igualmente procedente que un orador se oponga a la exclusión de una sustancia de las Listas. 19. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, dice que, sin embargo, no sería práctico examinar en la presente sesión propuestas de inclusión de nuevas sustancias en las Listas. Cualquier delegación puede sugerir dichas modificaciones en el futuro al Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia. 20. El Comité de Asuntos Técnicos ha estado integrado por representantes de los vienticinco países que han manifestado el deseo de asignar expertos al mismo. Se ha dado a las demás delegaciones toda clase de oportunidades para enviar observadores al Comité con el fin de que aportasen testimonios. 21. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que ha seguido de cerca el primer examen de las Listas por el Comité de Asuntos Técnicos y que, como Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, ha estado presente en el segundo examen, realizado a la luz de las decisiones adoptadas sobre las disposiciones relativas a medidas de fiscalización. Considera que sería sumamente desacertado 26.a sesión plenaría — 18 de febrero de 1971 115 tratar de considerar de nuevo toda esta materia en sesión plenaria. 22. La Dra. WALSHE (Australia) dice que su delegación desea hacer algunas observaciones generales sobre las Listas. 23. Con excepción de la adición de la fenciclidina a la Lista I I , no se ha hecho ninguna modificación en las Listas I , I I y I I I del proyecto revisado de Protocolo. La fenciclidina figuraba en la Lista IV de dicho proyecto, pero el Comité de Asuntos Técnicos la transfirió en primer lugar a la Lista I , debido a su peligrosidad y, finalmente, la incluyó en la Lista I I . 24. Su delegación no tiene objeciones a la inclusión de ninguna de las sustancias que figuran actualmente en las Listas I , I I y I I I , pero opina que existen pruebas suficientes para justificar la inclusión de otras sustancias, especialmente otros barbitúricos intermedios con efectos de corta duración (mencionados en la nota a la Lista I I en el informe del Comité de Asuntos Técnicos) y posiblemente otros estimulantes del sistema nervioso central. Sin embargo, el Comité de Asuntos Técnicos no aceptó la propuesta formulada por su delegación a ese respecto (E/CONF.58/C.3/L.4). Con el fin de no demorar los debates de la Conferencia planteando esta cuestión en la presente fase, su delegación remitirá la propuesta a la OMS para ulterior examen. 25. En lo que respecta a la Lista IV, su delegación no tiene objeciones a la inclusión de ninguna de las sustancias enumeradas en ella, pero considera que deben añadirse otras sustancias. 26. Su delegación hará observaciones sobre las distintas sustancias y Listas si llegan a ser objeto de debate. 27. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) insta a la Conferencia a que adopte el procedimiento propuesto por el representante de Togo; no es posible entrar en detalles en la presente fase. El Comité de Asuntos Técnicos ha estado abierto a cualquier delegación que deseara hacer observaciones en el curso de sus trabajos. 28. El Sr. VALDÉS BENEGAS (Paraguay) dice que, hablando como toxicólogo con treinta años de experiencia, puede afirmar que la Conferencia tropezará con graves dificultades si intenta examinar propuestas de que se vuelvan a incluir ciertas sustancias en las Listas. 29. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) apoya el procedimiento propuesto por el representante de Togo. 30. El Dr. ALAN (Turquía) pregunta si sería posible examinar propuestas de transferencia de una sustancia de una Lista a otra. 31. El Sr. K U S E V I C (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) señala que en el Convenio se prevé un mecanismo para modificar las Listas por conducto de la Comisión de Estupefacientes. Dado que el Convenio no entrará en vigor hasta pasado algún tiempo, habrá amplias oportunidades para proponer tales enmiendas antes de la entrada en vigor. 32. Por consiguiente, sugiere que no se formulen propuestas sobre inclusión de sustancias en las Listas. Por 58 votos contra ninguno y 3 abstenciones queda, aprobada la moción de procedimiento del Togo. LISTA I 33. El Dr. REXED (Suecia) propone que se apruebe la Lista I en su forma actual. 34. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) apoya esta propuesta. 35. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) apoya también esta propuesta, pero desea que conste en acta la opinión de su delegación sobre una sugerencia que ha hecho al Comité de Asuntos Técnicos, pero que no ha sido aceptada por la mayoría. 36. Existe un número muy elevado de isómeros del tetrahidrocannabinol y se poseen ciertos conocimientos sobre los efectos en los animales de algunos de ellos, así como sobre los efectos en el hombre de uno solo de ellos, mencionado en la nota de la Lista I , que, por consiguiente, es lógico incluir en la Lista I . A falta de pruebas, no debían haberse incluido los demás isómeros en dicha Lista, y su delegación planteará en su debido momento esta cuestión en la Comisión de Estupefacientes. 37. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que la decisión del Comité de Asuntos Técnicos al respecto ha sido adoptada por una amplia mayoría. Dicho Comité ha considerado que todos los isómeros del tetrahidrocannabinol deberían incluirse por el momento en la Lista I ; si posteriormente se dispone de más información que justifique la exclusión de alguno de ellos, la Comisión de Estupefacientes podrá en tal caso adoptar las medidas oportunas. 38. El Sr. CHAPMAN (Canadá) se asocia a las observaciones del representante de los Estados Unidos. 39. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que existen 32 isómeros del tetrahidrocannabinol. Solamente de uno se sabe que tenga propiedades que justifiquen su inclusión en la Lista I . Dado que los conocimientos sobre los demás isómeros del tetrahidrocannabinol son insuficientes, insta a que la OMS fomente las investigaciones sobre ellos. 40. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, dice que el debate ha ilustrado adecuadamente la inutilidad de tratar de examinar cada sustancia por separado. Está demostrado que uno de los isómeros del tetrahidrocannabinol es un alucinógeno peligroso; y dado que, según toda probabilidad, los demás isómeros tendrán las mismas propiedades, el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia ha recomendado que se incluyan todos esos isómeros en la Lista I . Si posteriormente la experiencia muestra que alguna o algunas de dichas sustancias no es peligrosa, o que tiene algún valor terapéutico, la Comisión de Estupefacientes podrá adoptar las medidas oportunas. 41. El Comité de Asuntos Técnicos ha adoptado su decisión a este respecto sobre la base de los conocimientos actualmente disponibles. 42. Hablando en calidad de representante de Suecia, el orador propone que se cierre el debate sobre la Lista I . Queda aprobada la moción de Suecia. Por 59 votos contra ninguno y 2 abstenciones, queda aprobada la Lista I (E/CONF.58¡L.47). 116 Actas resumidas de las sesiones plenarias LISTA I I 43. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, dice que la inclusión en la Lista I I del proyecto revisado de Protocolo de las cinco sustancias que componen dicha Lista ha sido recomendada en repetidas ocasiones. El Comité de Asuntos Técnicos añadió la fenciclidina, sustancia peligrosa que se usa de modo limitado en veterinaria. 44. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) explica que la fenciclidina, que originariamente figuraba en la Lista IV, fue incluida primero en la Lista I por el Comité de Asuntos Técnicos a petición del Canadá, pero se ha trasladado a la Lista I I cuando el representante de los Estados Unidos puso de relieve su uso en veterinaria. 45. El orador propone que se cierre el debate sobre la Lista I I . Queda aprobada la moción del Togo. Por 61 votos contra ninguno, queda aprobada la Lista I I (E/CONF.58/L.47). LISTA I I I 46. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, señala a la atención de los presentes la nota de la página 3, en la que figuran siete sustancias propuestas para su inclusión en la Lista I I I que al fin se decidió no incluir. Al aceptar la propuesta del Comité de Asuntos Técnicos en su forma actual, convendría que la Conferencia se percatara de que, en un futuro no muy lejano, será inevitable incluir otras sustancias en la Lista. 47. El Sr. SHIK HA (República de Corea) dice que su delegación era partidaria de que se incluyeran en la Lista las siete sustancias enumeradas en la nota. 48. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que se abstendrá de votar sobre la Lista I I I porque su Gobierno está estudiando la posibilidad de ejercer un control más estricto sobre los barbitúricos en el Reino Unido, y hasta dentro de algún tiempo no habrán concluido las consultas con los representantes de la profesión médica y de otros sectores ; por el momento su Gobierno prefiere reservar su actitud. 49. La Dra. WALSHE (Australia) dice que fue la delegación de su país quien propuso la inclusión en la Lista de las siete sustancias que figuran en la nota. Su delegación no hará perder tiempo a la Conferencia insistiendo en esa cuestión ; no obstante, es su intención plantear el asunto a la OMS. Votará a favor de la Lista I I I aunque después de las omisiones aprobadas ya no le satisface su contenido. 50. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que su delegación se abstendrá de votar porque las sustancias incluidas en esa Lista no plantean ningún problema real en los Países Bajos y a juicio de los expertos competentes no suponen un peligro tal que requiera las medidas de fiscalización previstas. Por 59 votos contra ninguno y 3 abstenciones, queda aprobada la Lista III (EICONF.58/L.47). LISTA IV 51. El Sr. CHAPMAN (Canadá) dice que su delegación se siente defraudada por la relación de sustancias seleccionadas por el Comité de Asuntos Técnicos para su inclusión en la Lista IV, con un criterio, al parecer, ilógico. Le preocupa en particular la supresión del clordiacepoxido y el diacepam, que parecen reunir los requisitos para su inclusión. En el Canadá se considera que esas dos sustancias son para adultos y su supresión de la Lista IV será interpretada por la juventud de su país como una medida para proteger los intereses y los deseos de la población adulta. Además, como quiera que en su país el problema de los estupefacientes está siendo sometido a un examen global, la supresión de esas sustancias de la Lista IV tal vez dejase en mal lugar a las autoridades competentes ante los ojos de los jóvenes, que son los que, precisamente, la Conferencia pretende ayudar. 52. Como es bien sabido, las 18 drogas incluidas originalmente en la Lista IV fueron objeto de una recomendación del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia, que las calificó de « fármacos para los cuales se funda la recomendación de una fiscalización en datos netos e inequívocos»2 4 . Esta fue la definición de un órgano cuyos dictámenes, según el proyecto de convención (artículo 2, párrafo 5), « serán determinantes en cuestiones médicas y científicas»; pese a ello, el Comité de Asuntos Técnicos decidió suprimir las dos sustancias mencionadas. Parece que se haya atribuido mayor importancia a otros factores « políticos, económicos, sociales, jurídicos y administrativos » que a los aspectos médicos y científicos. Así pues, se ha incluido en el Convenio una Lista IV que carece de lógica y que, por consiguiente, ha quedado privada de gran parte de su utilidad, lo que menoscaba el valor del instrumento como un todo. 53. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que era partidario de la Lista tal y como figuraba en el proyecto original. Le preocupa la supresión de algunas de las sustancias incluidas en un principio, porque cree que ello reduce el valor de la Lista. No obstante, votará a favor de la Lista propuesta por el Comité de Asuntos Técnicos, que a su modo de ver representa la mejor transacción posible. 54. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) desea dejar muy en claro que su delegación admite que la Lista IV es necesaria. No obstante, estima que la Lista original de sustancias que figuraba en el proyecto de Protocolo es preferible a la Lista propuesta por el Comité de Asuntos Técnicos. 55. De los debates de la Conferencia se deduce claramente que la mayor parte de las delegaciones son partidarias de una graduación de las medidas de fiscalización basada en una clasificación de sustancias con arreglo al peligro que entrañan y a su utilidad médica. La Lista IV supone un término medio entre la Lista I I I y la no adopción de medida alguna de fiscalización, y a su juicio deberían figurar en ella las sustancias que se consideran sospechosas y requieren vigilancia. La vigilancia que podría ejercerse gracias a la inclusión de la sustancia en la Lista permitiría recoger datos estadísticos e identificar las tendencias de la manufactura y el comercio, lo que aportaría datos más definitivos acerca del uso indebido. No se estudiará la posible inclusión en la Lista de ninguna 2 4 Organización Mundial de la Salud, Serie de Informes Técnicos, No. 437, sección 4.3. 26.a sesión plenaria — 18 de febrero de 1971 117 sustancia que posea la peligrosidad de las incluidas en las otras Listas. 56. Pese a las adelantadas técnicas de laboratorio para determinar algunos aspectos del síndrome de uso indebido, no siempre es posible predecir con certeza qué drogas serán usadas indebidamente y en qué medida. Con frecuencia el uso indebido no se manifiesta hasta después de varios años de utilización médica de la sustancia. La fiscalización de las sustancias de la Lista IV según los criterios adoptados por la Conferencia ofrecería la ventaja adicional de poner sobre aviso a los profesionales de la medicina de los peligros de uso indebido y les estimularía y, en cierto modo, les obligaría a ser más cuidadosos al recetar esas sustancias. Es posible que la Lista IV resulte por muchos conceptos la más importante y sin duda será la que más se preste a controversias, como ha demostrado ya la votación en el Comité de Asuntos Técnicos. 57. Los criterios adoptados por la Conferencia para la inclusión de sustancias en la Lista son científicamente válidos y aplicables en la práctica. Como las sustancias ahora incluidas en las distintas Listas servirán de puntos de referencia para establecer las analogías de uso indebido y de efectos perjudiciales, es de particular importancia que los criterios se apliquen con objetividad. Al incluir las sustancias en las diversas Listas, la Conferencia llevará a cabo la tarea que confió a la Comisión y sus decisiones deberán adoptarse con la misma deliberación y aplicando los mismos criterios prescritos para este órgano en el Convenio. 58. En cuanto a las sustancias cuya inclusión en la Lista IV ha propuesto el Comité de Asuntos Técnicos, el orador se suma a la opinión del representante del Canadá. 59. La Dra. WALSHE (Australia) hace suyas también las opiniones expresadas por el representante del Canadá, aunque no está de acuerdo en que las dos sustancias mencionadas por dicho representante interesen solamente a los adultos; también los jóvenes las usan indebidamente, quizás siguiendo el ejemplo de los adultos. Además, desea poner de relieve que la inclusión de una sustancia en la Lista IV no limitaría en modo alguno la prescripción médica de dicha sustancia. 60. La supresión del clordiacepoxido y el diacepam de la Lista parece deberse a un cambio de actitud por parte de algunas delegaciones entre los dos exámenes de la Lista IV que hizo el Comité de Asuntos Técnicos y, sin embargo, en ese intervalo no se han obtenido datos farmacológicos ni informaciones sobre factores sociales que justifiquen dicho cambio. Por consiguiente, los motivos parecen ser de carácter farmacopolítico o farmacosociológico. Cabe preguntarse, por cierto, por qué se han hecho constar los votos en el caso de las sustancias de la Lista IV, y no en el de las otras Listas, tanto en el Comité de Asuntos Técnicos como en el Comité de Medidas de Fiscalización. 61. La Dra. Walshe propone oficialmente que se incluyan el clordiacepoxido y el diacepam en la Lista IV. 62. El Dr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) dice que al no pertenecer al Comité de Asuntos Técnicos su dele-r gación no intervino en la decisión del Comité de suprimir el clordiacepoxido y el diacepam de la Lista IV. No obstante, esas dos benzodiacepinas no son sustancias sicotrópicas tipo o ejemplares, y las decisiones del Comité de Asuntos Técnicos se ajustan plenamente a lo dispuesto en el párrafo 4 del artículo 2. Además, no existen pruebas de que su uso haya provocado problemas sociales o de salud pública serios, ni dado lugar a un uso indebido muy frecuente. No consta que haga sufrir a la colectividad riesgos de toxicomanía, hábito o dependencia. En Chile hay un formulario nacional de medicamentos en el que figuran las dos benzodiacepinas y no se han comprobado jamás casos de dependencia que hayan alarmado al cuerpo médico, pese al amplio uso de esas sustancias en los tratamientos siquiátricos. 63. Su país ejerce un severo control sobre las sustancias sicotrópicas realmente peligrosas, como los alucinógenos, que son objeto de prohibición absoluta. Chile es signatario de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes y de todos los tratados anteriores sobre estupefacientes, que aplica con el máximo rigor. No es país productor de medicamentos y en sus laboratorios particulares y en el laboratorio estatal se elaboran los preparados con materias primas importadas. 64. El cuerpo médico chileno estima que no está justificado un control internacional de las benzodiacepinas, que vienen usándose ampliamente en el mundo entero, desde hace más de diez años, en los tratamientos siquiátricos. Es suficiente garantía la obligación de la prescripción médica. 65. Para finalizar, el orador pide encarecidamente que se adopte la Lista IV propuesta por el Comité de Asuntos Técnicos después de un amplio estudio. 66. El Dr. PENGSRITONG (Tailandia) dice que había asistido a la reunión del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia, que fue objeto del 17.° informe. Si bien aprecia el hecho de que las propuestas del Comité de Asuntos Técnicos son equiparables, en general, a las del Comité de Expertos, le preccupa profundamente la supresión del clordiacepoxido y el diacepam de la Lista IV, por cuanto esas sustancias ya causan problemas de dependencia en su país. Cree que ambas sustancias deben incluirse en la Lista IV, no sólo porque es probable que planteen problemas de uso indebido en un futuro muy próximo, sino también porque son tan peligrosas como el meprobamato, que se ha incluido en la Lista, y lo sustituirán sin duda alguna en el uso indebido si no se someten a fiscalización. 67. El Dr. MABILEAU (Francia) dice que votará a favor de la Lista IV propuesta por el Comité de Asuntos Técnicos, aunque comparte la opinión de los oradores precedentes acerca de la supresión del clordiacepoxido y el diacepam. La decisión del Comité de Asuntos Técnicos acerca de esas dos sustancias es difícil de entender, teniendo en cuenta que el meprobamato sigue en la Lista. 68. El Dr. ALAN (Turquía) comparte la opinión de los representantes del Canadá, Argentina, Estados Unidos de América, Australia, Tailandia y Francia. Lamenta profundamente que no se hayan incluido el clordiacepoxido y el diacepam en la Lista IV, sobre todo teniendo en cuenta que ya causan problemas de uso indebido. 118 Actas resumidas de las sesiones plenarias 69. El Dr. HOLZ (Venezuela) votará a favor de la Lista IV, aunque no le satisface mucho su composición. La supresión del clordiacepoxido y el diacepam tendrá consecuencias sobre todo teniendo en cuenta que se han incluido otras sustancias que no son más peligrosas. 70. El Dr. THOMAS (Liberia) considera muy difícil preparar listas con criterios limitativos y cree que la Lista IV propuesta por el Comité de Asuntos Técnicos debe aceptarse como la mejor posible dadas las circunstancias. No obstante, al igual que los anteriores oradores, lamenta que se hayan suprimido el clordiacepoxido y el diacepam; esto le hace dudar de que el objetivo de la Conferencia sea proteger a la humanidad. 71. Propone el cierre del debate. Por 59 votos contra uno y una abstención, queda aprobada la moción de cierre del debate. Por 54 votos contra 3 y 4 abstenciones, queda aprobada la Lista IV (E/CONF.59/L.47). 72. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que no ha formado parte del Comité de Asuntos Técnicos y lamenta que no se hayan levantado actas de los debates de ese Comité. Habría sido útil conocer las razones que han provocado la supresión de algunas sustancias. El orador aprecia la necesidad de hacer economías, pero en este caso tal economía era errónea. 73. El PRESIDENTE observa que el reglamento de la Conferencia, que fue aprobado por unanimidad, preveía (artículo 57) solamente la redacción de actas resumidas de las sesiones plenarias y de minutas de las sesiones de la Mesa y del Comité de Medidas de Fiscalización. 74. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que aunque su delegación es partidaria de mantener la Lista IV como parte de la estructura del Convenio, ha votado en contra de las propuestas del Comité de Asuntos Técnicos porque no cree quehaya suficientes pruebas de que se esté haciendo o vaya probablemente a hacerse un uso indebido de esas sustancias, de modo que, como dice el artículo 2, « constituya un problema sanitario y social que justifique la fiscalización internacional de la sustancia ». Coincide con el representante de Suiza en que es lamentable que no haya quedado mayor constancia de los debates del Comité de Asuntos Técnicos de la que quedó de las deliberaciones del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia que preparó las primeras listas provisionales en 1969; es importante que quede clara y plena constancia de los motivos aducidos para colocar a las sustancias bajo fiscalización internacional, con objeto de garantizar la corrección del proceso de adopción de decisiones y salvaguardar tanto la autoridad de las organizaciones internacionales como los intereses de las Partes. Se levanta la sesión a las 19.35 horas. 27.a SESIÓN PLENARÍA Jueves 18 de febrero de 1971, a las 21.05 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) (E/4785, capítulo III) LISTAS I A IV (conclusión) (E/CONF.58/L.47) 1. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), explicando el voto de su delegación sobre la Lista IV, dice que se ha abstenido debido a la composición ilógica de la Lista. Excluir las benzodiacepinas y al propio tiempo incluir el meprobamato es, a su juicio, un grave error. En los Estados Unidos, después de largas y extensas encuestas en las que testificaron muchos expertos, todos los cuales fueron sometidos a un hábil interrogatorio, se obtuvieron pruebas evidentes de la dependencia del clordiacepoxido y el diacepam, con un síndrome de abstinencia de tipo barbitúrico, con efectos y características de euforia, somnolencia, ataxia, deseo de aumentar la dosis, trastornos del juicio y de la coordinación motora y otras manifestaciones de perturbación del sistema nervioso central, además de un uso combinado con LSD y anfetaminas. El examinador independiente de estas encuestas recomendó la fiscalización de ambas sustancias. A su juicio existen también problemas sanitarios y sociales análogos en otros países en relación con esas drogas. Los datos reunidos en los Estados Unidos se presentaron en una encuesta pública y la relación de las conclusiones se publicó en el Registro Federal. El 8 de febrero de 1971 se decidió someter ambas sustancias a una fiscalización más estricta, equiparándolas al mepromabato. Se adoptó esta medida a pesar de que ambas drogas se recetaban con mucha frecuencia (aunque durante varios años se expidieron con etiquetas de advertencia) y pese al hecho de que en 1969 el producto de sus ventas fue superior a 150 milliones de dólares. La decisión de imponer una fiscalización más estricta obedeció exclusivamente al riesgo para la salud pública y al grado de uso indebido. Por consiguiente, la delegación de los Estados Unidos desaprueba categóricamente la decisión del Comité de Asuntos Técnicos. 2. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) explica que su delegación se ha abstenido en la votación sobre la Lista IV por razones que ya conoce la Conferencia. 3. El Dr. HOLZ (Venezuela) explica que su delegación ha votado a favor del informe del Comité de Asuntos Técnicos (E/CONF.58/L.47) sobre la Lista IV en interés de la salud pública, aunque deplora la ausencia de una disposición sobre los precursores, el más importante de los cuales es sin duda el ácido lisérgico, porque es muy fácil transformarlo en LSD. Con ello la Conferencia ha abierto el camino a una situación paradójica que, en el futuro, podría dar lugar a importantes transacciones lícitas de ácido lisérgico. Confía que se mantenga la vigilancia internacional en relación con el ácido lisérgico. 27.a sesión plenaria — 18 de febrero de 1971 119 4. El Sr. OBERMAYER (Austria) explica que se ha abstenido en la votación por haberse incluido el fenobarbital en la Lista IV. Esta droga se utiliza mucho en Austria para el tratamiento de la epilepsia y se emplea, en combinación con otras drogas, en muchos preparados destinados al tratamiento de otras enfermedades. El riesgo de dependencia es muy escaso. 5. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, dice que dicho Comité pensó incluir una nota para cada una de las Listas, como se hizo en el caso de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, indicando que las sales de las sustancias deben ser sometidas a la misma fiscalización que las sustancias propiamente dichas. 6. El PRESIDENTE dice que la propuesta de agregar notas plantearía complicados problemas de procedimiento en la presente fase si se formularan objeciones a este respecto. 7. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que las notas introducirían un elemento de precisión necesario, pues no hay ninguna razón lógica para someter a fiscalización una sustancia básica pero no sus sales. No se incluyeron las notas por la única razón de que el Comité de Asuntos Técnicos tuvo que apresurarse para publicar su informe final. 8. El PRESIDENTE dice que si se decide examinar la propuesta de Suecia tendrá que dar por reanudado el debate. 9. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) aduce que es completamente imposible generalizar respecto de las sales de todas las sustancias en estos casos y que sería preciso especificar respecto de cada una de ellas. Se trata de una propuesta enteramente nueva, y la delegación de su país se opone a que se reanude el debate. 10. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) está completamente de acuerdo con el representante de la URSS en cuanto al procedimiento. Sin duda, la propuesta del Presidente del Comité de Asuntos Técnicos es realista, pero es ya demasiado tarde para introducirla en esta fase. Otra cuestión espinosa es la de determinar si la nota se aplicaría a las sustancias de la Lista IV. 11. El PRESIDENTE pregunta si el representante de Suecia propone que se reanude el examen de las Listas y si insiste en una votación a este respecto. 12. El Dr. REXED (Suecia) contesta que no insiste sobre este particular. Deplora esta omisión por parte del Comité de Asuntos Técnicos, puesto que en la Convención Única se utilizó una nota. 13. El Dr. FATTORUSSO (Organización Mundial de la Salud) dice que la Asamblea Mundial de la Salud autorizó al Director General para que asesorara al Secretario General de las Naciones Unidas sobre las sustancias que han de someterse a fiscalización internacional en virtud del presente Convenio. En cuanto a los informes del Comité de Expertos, si bien no hubo unanimidad entre sus miembros, las diferentes opiniones constan en el informe publicado. 14. El PRESIDENTE sugiere que se dé por concluido el debate sobre el informe del Comité de Asuntos Técnicos. Así queda acordado. Informe de la Comisión de Verificación de Poderes (E/CONF.58/L.52) 15. El Dr. JENNINGS (Irlanda), Presidente de la Comisión de Verificación de Poderes, presenta el informe de la Comisión (E/CONF.58/L.52). 16. El Dr. THOMAS (Liberia), apoyado por el Sr. KOFI-DAVIES (Ghana), propone que se admita solamente una intervención sobre cualquier propuesta formuada a la Conferencia. Así queda acordado. 17. El Sr. KOFI-DAVIES (Ghana) propone que la Conferencia tome nota del informe de la Comisión de Verificación de Poderes. 18. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se refiere a la corrección (E/CONF.58/L.52/Corr.l) relativa al párrafo 6 del informe. 19. El PRESIDENTE hace observar que esta corrección se refiere al texto ruso solamente. 20. El Sr. CHENG (China*) dice que, en vista de la corrección al texto ruso, le parece oportuno hacer una declaración sobre las credenciales de la delegación china. La Comisión de Verificación de Poderes halló esas credenciales en buena y debida forma con arreglo a las disposiciones pertinentes del reglamento. Se convocó la Conferencia con atribuciones precisas y limitadas, y la delegación china fue invitada por el Secretario General en virtud de lo dispuesto en la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social. La delegación de su país ha aportado una contribución a los debates sobre las sustancias sicotrópicas, que deben constituir la única preocupación de la Conferencia. No es éste el momento ni el lugar adecuados para entrar en discusiones políticas que nada tienen que ver con los fines de la Conferencia. La Conferencia toma nota del informe de la Comisión de Verificación de Poderes (E¡CONF.58¡L,52). Adopción del Acta Final (E/CONF.58/L.42 y Corr.2 y 3, E/CONF.58/L.45/Rev.l, E/CONF. 58/L.48, E/CONF.58/L.51, E/CONF.58/L.53) 21. El PRESIDENTE señala los cambios indicados en las correcciones al texto del Acta Final (E/CONF.58/L.42/Corr.2 y 3). 22. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) pregunta cuál es el procedimiento para formular reservas al Acta Final en el momento de la firma. 23. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) responde que si una delegación desea incluir una reserva en el Acta Final en el momento de la firma, su representante deberá inscribirla de su puño y letra al lado de la firma. 24. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) pregunta al Asesor Jurídico si sería más complicado formular una reserva al Acta Final en un momento que no sea el de la firma. 25. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) contesta que el Acta Final no es un instrumento jurídicamente obligatorio. Las reservas al Acta no tienen nada * Véase la nota preliminar. 120 Actas resumidas de las sesiones plenarias de común con las reservas al Convenio propiamente dicho. Es perfectamente posible supeditar la firma del Convenio a la ratificación y formular una reserva, no formulada en el momento de la firma del Convenio, solamente en el momento de la ratificación ; pero las reservas al Acta Final deben formularse en el momento de la firma. 26. El PRESIDENTE dice que se indicará en el párrafo 16 el número efectivo de resoluciones y declaraciones. Con esa salvedad, queda aprobada el Acta Final (E¡ CONF.58jL.42 y Con.2 y 3. Proyectos de resolución y de declaración PROYECTO D E RESOLUCIÓN (E/CONF.58/L.48) 27. El Dr. REXED (Suecia), presentando el proyecto de resolución sobre la aplicación provisional del Convenio presentado por Argentina, Australia, Dinamarca, Estados Unidos de América, India, Suecia, Togo y Venezuela (E/CONF.58/L.48), dice que hasta que se cumplan los requisitos para la entrada en vigor conviene que los Estados apliquen las condiciones del Convenio y realicen la cooperación internacional que se persigue con él. Para inducir a los Estados a aplicar el Convenio provisionalmente, los autores del proyecto también han expresado el deseo de que el Secretario General cuente con la asistencia del Consejo, de la Asamblea General y de la OMS. 28. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que votará a favor del proyecto de resolución si el término « posible », que figura en el párrafo 1, se interpreta en un sentido amplio con el significado de « conveniente ». 29. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) propone que se incluyan las palabras « conveniente y » antes de la palabra « posible ». 30. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) dice que, si bien comprende el punto de vista del representante del Reino Unido, estima que el cambio propuesto por el representante de los Países Bajos dejaría este párrafo desprovisto de sentido. 31. El Sr. KIRCA (Turquía) sugiere que se sustituyan las palabras « en la medida de lo posible » por las palabras « si lo estiman posible ». 32. El Sr. BOULBINA (Argelia) dice que prefiere que las palabras « en la medida de lo posible » figuren después de las palabras « apliquen provisionalmente». 33. El Sr. ANAND (India) dice que no ve ninguna utilidad en modificar el texto del proyecto de resolución. Los términos empleados indican claramente que los Estados aplicarán medidas de fiscalización con carácter provisional si les es posible, teniendo en cuenta todos los factores. 34. El Dr. REXED (Suecia) comparte el punto de vista expresado por el representante de la India. 35. Sir John CÁRTER (Guyana) dice que es oscuro el propósito del párrafo 1 y que no son muy convincentes las aclaraciones de sus patrocinadores. 36. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que el significado de las palabras empleadas en el párrafo 1 : «Invita... » y « en la medida de lo posible », es suficientemente flexible para dar satisfacción a los que desean que el párrafo se interprete en un sentido amplio. 37. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) comparte el criterio expresado por el representante de los Estados Unidos; desea que se armonice el texto ruso con los demás textos mediante el empleo de una palabra equivalente a «Invita», que figura al comienzo del párrafo 1. 38. El Sr. MANSOUR (Líbano) dice que la discusión se refiere a cuestiones de terminología y por consiguiente propone el cierre del debate. Queda aprobada la moción del representante del Líbano. Por 57 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el proyecto de resolución EfCONF.58fL.48. PROYECTO D E DECLARACIÓN (E/CONF.58/L.51) 39. El PRESIDENTE se refiere al proyecto de declaración relativa a la participación universal en el Convenio de Viena sobre sustancias sicotrópicas (E/CONF.58/L.51). Señala que no se menciona el hecho de que esa declaración fue sometida por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. 40. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), presentando la declaración, dice que el deseo de que la participación en el Convenio sea lo más amplia posible se expresó con frecuencia en la Conferencia. Desgraciadamente, el artículo 21 no facilita la participación de todos los Estados. Tal es el motivo de que la URSS preparara, para presentarla al Consejo, una declaración inequívoca en favor de una participación más amplia. 41. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que no puede apoyar la declaración de la URSS. Con arreglo a los términos del artículo 21, que fue aprobado por una gran mayoría, corresponde al Consejo invitar a los Estados a adherirse al Convenio. En consecuencia, la Conferencia no está facultada para iniciar el debate sobre esta cuestión ; en cambio, podrán hacerlo los miembros del Consejo. Por consiguiente, estima que la declaración de la URSS está fuera de lugar y se basa en consideraciones improcedentes de índole política. 42. El Sr. SLAMA (Túnez) es partidario, al igual que el representante de la URSS, de una participación universal en el Convenio ; ello conduciría a su éxito y eficacia. 43. El Sr. BOULBINA (Argelia) apoya igualmente la iniciativa de la URSS y expresa la opinión de que la declaración está redactada en términos de adecuada flexibilidad. Lejos de hacer caso omiso del artículo 21, el proyecto de la URSS se refiere a él y, aunque deja al Consejo la máxima libertad de acción, adopta una posición flexible que concuerda con los fines de la Conferencia. 44. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), el Dr. SADEK (República Árabe Unida) y el Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) apoyan también el proyecto de declaración de la URSS. 45. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) y el Dr. DANNER (República Federal de Alemania) comparten la opinión expresada por el representante de los Estados Unidos. 27.a sesión plenaria — 18 de febrero de 1971 121 46. El Sr. ONODERA (Japón) dice que tampoco él puede apoyar la declaración de la URSS porque prejuzga las decisiones del Consejo. 47. El Sr. CHAPMAN (Canadá) propone la clausura del debate. 48. El Sr. MANSOUR (Líbano) y el Dr. URANOVICZ (Hungría) se oponen a esta moción. Por 39 votos contra 11 y 6 abstenciones, queda aprobada la moción de cierre del debate. A petición del representante de la URSS, se procede a votación nominal sobre el proyecto de declaración (E¡ CONF.58/L.51). Efectuado el sorteo por el Presidente, corresponde votar en primer lugar a la Argentina. Votos a favor: Bulgaria, Birmania, República Socialista Soviética de Bielorrusia, Chile, Santa Sede, Hungría, India, Irak, Líbano, Pakistán, Polonia, Túnez, República Socialista Soviética de Ucrania, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Árabe Unida, Yugoslavia, Argelia. Votos en contra : Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China*, Costa Rica, República Federal de Alemania, Francia, Grecia, Guatemala, Guyana, Honduras, Irán, Irlanda, Italia, Japón, Países Bajos, Nueva Zelandia, Nicaragua, República de Corea, Rwanda, Sudáfrica, España, Tailandia, Turquía, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Estados Unidos de América, Venezuela. Abstenciones: Austria, Camerún, Congo (República Democrática del), Dinamarca, Finlandia, Gabón, Ghana, Liberia, Suecia, Suiza, Togo, Trinidad y Tabago. Por 29 votos contra 17 y 12 abstenciones, queda desechado el proyecto de declaración de la URSS (E/CONF.58/L.51). 49. El Dr. BÓLCS (Hungría) siente que la delegación del Canadá haya propuesto el cierre del debate porque personalmente estaba a punto de sugerir que en el párrafo 1 de la declaración se sustituyeran las palabras «la participación de todos los Estados» por las palabras «la participación más amplia posible ». Además de ser generalmente aceptable ese cambio, hubiera realzado la utilidad del Convenio en su totalidad. 50. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) coincide con lo que acaba de decirse. Los que se oponen a la declaración han sostenido que está motivada por consideraciones de índole política, pero son ellos los que sostienen una actitud política, razón por la cual han obstaculizado todas las enmiendas. 51. El Sr. ARCHIBALD (Trinidad y Tabago) dice que se ha abstenido en la votación porque el debate que la precedió estuvo excesivamente cargado de matices políticos. Las sustancias sicotrópicas desconocen la política. 52. El Sr. MANSOUR (Líbano) expresa su pesar por el hecho de que se haya rechazado el proyecto de declaración ; su finalidad no era política, sino la de asegurar un mayor éxito de la Conferencia. 53. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) dice que precisamente por esa razón votó a favor de la declaración, que evidentemente no es un instrumento político. * Véase la nota preliminar. 54. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que se ha abstenido en la votación porque, si bien es partidario de la más amplia participación posible en el Convenio, el Gobierno de su país no cree que convenga a sus intereses dejarse arrastrar a una controversia política. 55. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) niega que la posición de su Gobierno esté determinada por consideraciones de índole política. El artículo 21, en la forma en que fue aprobado en la 23.a sesión, autoriza al Consejo a invitar a cualquier gobierno a participar en el Convenio ; pero la declaración propuesta puede considerarse como un intento de comprometer a los gobiernos por anticipado. Esto introduce un elemento esencialmente político en el debate. PROYECTO D E RESOLUCIÓN (E/CONF.58/L.45/Rev.l) 56. El Dr. HOLZ (Venezuela), presentando el proyecto de resolución sometido por los Estados Unidos de América, México, la República Árabe Unida, Turquía y Venezuela (E/CONF.58/L.45/Rev.l), dice que la investigación destinada al desarrollo de sustancias menos peligrosas, capaces de sustituir a las drogas anfetamínicas, ofrecería una oportunidad de realzar el posible valor terapéutico de esas drogas. 57. El Dr. FATTORUSSO (Organización Mundial de la Salud) dice que la petición que figura en el primer párrafo de la parte dispositiva debería dirigirse a la OMS, de la que la Asamblea Mundial de la Salud es sólo un órgano. 58. En respuesta a una pregunta del Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), el PRESIDENTE indica que el primer párrafo de la parte dispositiva del texto francés se ajustará a los textos en los otros idiomas. 59. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) propone que en el primer párrafo del preámbulo se supriman las palabras « y ciertas sustancias similares », que parecen no tener sentido y no figuran en la parte dispositiva. 60. En el primer párrafo de la parte dispositiva deberían sustituirse las palabras «menos peligrosas» por la expresión, más explícita, «inofensivas ». 61. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que el texto primitivo (E/CONF.58/L.45) es mejor que el texto revisado, en primer lugar porque en él la petición se dirige apropiadamente a la OMS y no a la Asamblea Mundial de la Salud y, en segundo, porque el texto revisado confunde la cuestión al introducir un elemento ajeno, a saber, el de los medios. 62. El Sr. BROWN (Australia) propone que en el primer párrafo de la parte dispositiva se sustituya la frase «la investigación destinada a desarrollar» por las palabras «las investigaciones sobre». La frase cuya supresión propone es ambigua y podría dar lugar a equívocos. No corresponde a la OMS, evidentemente, la función de desarrollar sustancias en el sentido físico. 63. El Dr. JENNINGS (Irlanda) apoya la enmienda del Reino Unido al primer párrafo del preámbulo. A su juicio, el segundo párrafo sería más enérgico si se suprimieran las palabras «aceptada aunque». Las drogas anfetamínicas son en gran parte inútiles y los círculos 122 Actas resumidas de las sesiones plenarias médicos están dispuestos a aceptar su desaparición casi absoluta. 64. El Dr. HOLZ (Venezuela) podría aceptar la propuesta del Reino Unido de suprimir las palabras «y ciertas sustancias similares » ; podría aceptar también la supresión de las palabras «destinada a desarrollar»; en cambio, las palabras « menos peligrosas » se han insertado deliberadamente, ya que ninguna droga es absolutamente segura; por consiguiente, no podría aceptar su sustitución por la palabra «inofensivas ». 65. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) señala que en este contexto «inofensivas » significaría que no dan lugar a ninguna actividad farmacológica indeseable ni producen efectos ulteriores perjudiciales. 66. Sir John CÁRTER (Guyana) pregunta qué objeto tiene fomentar las investigaciones sobre drogas anfetamínicas si su valor terapéutico es insignificante. 67. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) dice que no votará a favor del proyecto de resolución porque considera que no tiene mucho sentido. En él se mencionan solamente las anfetaminas y su lenguaje no es suficientemente preciso. En vez de « susceptibles de abuso », por ejemplo, debería haberse empleado la expresión «que pueden producir dependencia ». Asimismo, la expresión « anfetaminas y ciertas sustancias similares » carece de sentido. 68. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que por su parte podría aceptar las mismas enmiendas que está dispuesto a aceptar el representante de Venezuela, aunque debe señalar que hay sustancias, como por ejemplo el metilfenidato, que sin ser anfetaminas son sustancias similares. Al contrario que el representante de Irlanda, no cree que el texto mejorase suprimiendo las palabras « aceptada aunque » en la segunda frase del preámbulo, porque las drogas en cuestión tienen un valor terapéutico muy concreto, aunque limitado. Si se mencionan únicamente las anfetaminas es porque plantean un problema singular, al ser de uso limitado y ofrecer muchas posibilidades de abuso. 69. El Dr. THOMAS (Liberia) no se opondrá al proyecto de resolución, pero lo considera innecesario, ya que el uso de anfetaminas es insignificante. 70. El PRESIDENTE somete a votación el proyecto de resolución, con la supresión de las palabras «y ciertas sustancias similares» en el primer párrafo del preámbulo y la sustitución de las palabras «la investigación destinada a desarrollar», en el primer párrafo de la parte dispositiva, por las palabras «las investigaciones sobre ». Por 40 votos contra 5 y 14 abstenciones, queda aprobado el proyecto de resolución, en su forma enmendada (Ej CONF.58IL.45/Rev.l). 71. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que ha votado en contra del proyecto de resolución por estimar que el texto primitivo es preferible, por los motivos que ya expuso. PROYECTO D E RESOLUCIÓN (E/CONF.58/L.53) 72. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), presentando el proyecto de resolución sometido por Bélgica, Luxemburgo, México y el Togo (E/CONF.58/L.53), dice que sería difícil para la Comisión de Estupefacientes asumir el trabajo adicional que supone la aplicación del Convenio, especialmente teniendo en cuenta que el Consejo Económico y Social, por propia decisión, se reunirá solamente una vez cada dos años. Por consiguiente, el Consejo debe reconsiderar su decisión. 73. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que no corresponde a la Conferencia pronunciarse sobre esta materia. Puede confiarse al Consejo el examen de los problemas que la adopción del Convenio plantee a la Comisión. 74. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que una petición al Consejo de que reconsidere su decisión no estaría en consonancia con las medidas que se están adoptando para mejorar la situación financiera de las Naciones Unidas. Una adecuada organización del trabajo permitirá a la Comisión desempeñar su tarea, aunque se reúna una vez solamente cada dos años. No se tiene aún ninguna experiencia en cuanto a la aplicación del Convenio. El orador está de acuerdo con el representante del Reino Unido en que el Consejo encontrará tiempo para discutir la cuestión si lo estima necesario. 75. El Sr. ONODERA (Japón) coincide con las manifestaciones de los representantes del Reino Unido y de la URSS. El Consejo sería un órgano más adecuado para debatir la cuestión desde el punto de vista de las prioridades de trabajo de las Naciones Unidas. 76. El Sr. BOULBINA (Argelia) dice que no pone en duda los objetivos del proyecto ruso pero debe señalar que la Asamblea General nombró un Grupo de Expertos para examinar las medidas encaminadas a reducir los gastos de las Naciones Unidas. La adopción del proyecto supondría un aumento de esos gastos. 77. El Sr. BROWN (Australia) atribuye gran importancia a este punto. Debe recordarse también que en su período de sesiones, que se celebrará más adelante este mismo año, la Comisión tendrá la oportunidad de formular la recomendación al Consejo, en caso de que se considere necesario. 78. El Dr. OLGUÍN (Argentina) y el Sr. KOFI-DAVIES (Ghana) se muestran de acuerdo con lo manifestado por los precedentes oradores. 79. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) anuncia que los autores retiran su proyecto de resolución (E/CONF. 58/L.53). TEMA 11 DEL PROGRAMA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (conclusión ) INFORME D E L COMITÉ D E REDACCIÓN (E/CONF.58/L.4/Add.l0) 27.a sesión plenaría — 18 de febrero de 1971 123 80. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, aprovecha la oportunidad para dar las gracias a sus colegas del Comité de Redacción, al Asesor Jurídico y a la secretaría por su cooperación. Aunque el último y más reciente informe del Comité no debería dar lugar a ninguna objeción, señala que en la segunda frase del párrafo 3 del artículo 27, adoptado en la 25.a sesión, el Comité ha insertado las palabras « sin reserva de ratificación » delante de las palabras « que lo hayan ratificado o que se hayan adherido a él ». ARTÍCULO 14 bis (FUNCIONES D E L A COMISIÓN) (reanudación de los trabajos de la 22.a sesión y conclusión) Por unanimidad, queda aprobado el artículo 14 bis. ARTÍCULO 20 (GASTOS D E LOS ÓRGANOS INTERNACIONALES MOTIVADOS POR L A APLICACIÓN DE LAS DISPOSICIONES D E L PRESENTE CONVENIO) (reanudación de los trabajos de la 14.a sesión y conclusión) Por unanimidad, queda aprobado el artículo 20. ARTÍCULO 21 (PROCEDIMIENTO PARA LA ADMISIÓN, FIRMA, RATIFICACIÓN Y ADHESIÓN) (reanudación de los trabajos de la 23.a sesión y conclusión) 81. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Sr. KIRCA (Turquía) y el Sr. ANAND (India) opinan que la palabra « admisión » en el título del artículo carece de significado y, por lo tanto, es innecesaria. No hay ningún precedente jurídico de su inclusión. 82. El Sr. CHENG (China*) dice que la inserción de la palabra es bastante pertinente en el texto chino, en el que significa « admisión a la firma, ratificación y adhesión ». En el Comité de Redacción votó a favor de la inclusión de esta palabra en el título porque formaba parte de la enmienda presentada por la delegación del Camerún, que fue adoptada por una gran mayoría en la 23.a sesión. 83. El PRESIDENTE dice que el título no puede modificarse a menos que la Conferencia decida reconsiderar la decisión adoptada en su 23.a sesión. 84. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) propone que se reconsidere la decisión de la Conferencia. 85. El Sr. KOFI-DAVIES (Ghana) y el Sr. ARCHIBALD (Trinidad y Tabago) se oponen a la moción. Por 20 votos contra 17 y 14 abstenciones, queda desechada la moción tendiente a reconsiderar la decisión precedente. 86. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), explicando su voto, dice que como Presidente del Comité de Redacción no podía menos que votar contra un intento de anular una decisión de la Conferencia adoptada por una mayoría de dos tercios, en virtud de la cual se remitió el título en esa forma al Comité de Redación. 87. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), explicando su voto, dice que su delegación se ha opuesto a la inclusión de la palabra « admisión » en el título porque ello resultaría incomprensible para cualquier especialista en derecho internacional. * Véase la nota preliminar. Por 50 votos contra 5 y una abstención, queda aprobado el artículo 21 en su totalidad. ARTÍCULO 22 (ENTRADA E N VIGOR) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) Por unanimidad, queda aprobado el artículo 22. ARTÍCULO 23 (APLICACIÓN TERRITORIAL) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) 88. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) no tiene ninguna objeción que hacer al texto del artículo 23, pero se considera obligado a protestar contra la inclusión de una cláusula colonialista en el Convenio. Por unanimidad, queda aprobado el artículo 23. ARTÍCULO 23 bis (REGIONES A Q U E SE R E F I E R E E L CONVENIO) (reanudación de los trabajos de la 22.a sesión y conclusión) Por unanimidad, queda aprobado el artículo 23 bis. ARTÍCULO 24 (DENUNCIA) Y ARTÍCULO 25 (MODIFICACIONES) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) Por unanimidad, quedan aprobados los artículos 24 y 25. ARTÍCULO 26 (CONTROVERSIAS) (reanudación de los trabajos de la 24.a sesión y conclusión) 89. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) no tiene ninguna objeción que hacer al texto del artículo 26, pero desea reiterar la actitud de su delegación en el sentido de que el asentimiento de las partes es fundamental para la sumisión de una controversia a la Corte Internacional de Justicia. Por unanimidad, queda aprobado el artículo 26. ARTÍCULO 27 (RESERVAS) (reanudación de los trabajos de la 25.a sesión y conclusión) 90. El Sr. ANAND (India) abriga ciertas dudas en cuanto a la referencia al párrafo 2 que figura en el párrafo 4 y dice que lo correcto sería referirse al párrafo 3. 91. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que el párrafo 4 tiene su origen en una enmienda verbal de Turquía que sustituyó a la propuesta de México de insertar un nuevo artículo (E/CONF.58/L.28), que últimamente se convirtió en una propuesta verbal de insertar esa misma idea en el párrafo 4 del artículo 27 (25.a sesión). En la enmienda de Turquía se hacía referencia al párrafo 2 ; si se quiere que las reservas previstas en el párrafo 4 escapen al procedimiento previsto en el párrafo 3, convendría mencionarlo. 92. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) indica que en el párrafo 3 debería hacerse referencia a los párrafos 2 y 4 del presente artículo, y no simplemente al párrafo 2. 93. El Sr. KIRCA (Turquía) acepta la sugerencia. No obstante, por lo que respecta al párrafo 4, la referencia al párrafo 2 es correcta; significa que las reservas mencionadas en el párrafo 4 pueden formularse únicamente « en 124 Actas resumidas de las sesiones plenarias el momento de la firma, ratificación o adhesión », según se indica en el párrafo 2. 94. El Sr. SEMKEN (Reino Unido) estima correcta la referencia al párrafo 2 en el párrafo 4, ya que cuando se ejerza el derecho enunciado en el párrafo 4 deberá seguirse el procedimiento establecido en el párrafo 2. 95. El Sr. KOECK (Santa Sede) apoya la sugerencia de la URSS respecto al párrafo 3 : la referencia de dicho párrafo es de fondo y, por lo tanto, conviene que abarque los párrafos 2 y 4. 96. En cuanto al párrafo 4, la referencia al párrafo 2 es una cuestión de procedimiento y el orador propone que para aclarar su significado y disipar los temores de algunas delegaciones se sustituyan las palabras «con arreglo a lo dispuesto en el párrafo 2 del presente artículo » por las palabras « en el momento de la firma, de la ratificación o de la adhesión ». 97. El Sr. CHENG (China*) apoya la propuesta. 98. Tras un breve debate en el que participan el Dr. BOLCS (Hungría), el Sr. KOCH (Dinamarca), el Sr. HOOGWATER (Países Bajos) y el Sr. MANSOUR (Líbano), el Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) propone el cierre del debate. 99. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), hablando también en su calidad de Presidente del Comité de Redacción, se opone a la moción. Las propuestas de cambios de redacción merecen una cuidadosa atención. 100. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) se opone también a la moción. La continuación del debate permitiría resolver los dos problemas de redacción planteados. Por 36 votos contra 9y7 abstenciones, queda desechada la moción. 101. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) propone que se modifique el texto del párrafo 2 según lo sugerido por el representante de la URSS y que se apruebe también la enmienda al párrafo 4 propuesta por la Santa Sede. 102. El Dr. REXED (Suecia) apoya ambas propuestas, que no alteran en modo alguno el fondo, pero esclarecen el significado de los párrafos 2 y 4. 103. El PRESIDENTE dice que si no se formula ninguna objeción considerará que la Conferencia aprueba el artículo 27 con los dos cambios de redacción propuestos por las delegaciones de la URSS, la Santa Sede y los Estados Unidos. Así queda acordado. ARTÍCULO 28 (NOTIFICACIONES) (reanudación de los trabajos de la 25.a sesión y conclusión) Y LOS DOS PÁRRAFOS FINALES D E L CONVENIO 104. El Dr. OLGUÍN (Argentina) sugiere que en la versión española del párrafo que empieza con las palabras « EN FE DE LO CUAL », el verbo 'firmar' debe ir en presente de indicativo, es decir, « firman », y no en pretérito perfecto, «han firmado». Es más correcto y más conforme con el uso español. 105. El Sr. KIRCA (Turquía), secundado por el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), * Véase la nota preliminar. dice que en todos los idiomas debe emplearse el pretérito perfecto, ya que se trata de la solemne afirmación, en buena y debida forma, de que acaba de realizarse un acto jurídico, a saber, la firma de un tratado internacional. No es posible que el verbo vaya en presente de indicativo sólo en la versión española, porque las versiones en todos los idiomas son igualmente auténticas y serán firmadas por todas las Partes. El pretérito perfecto es el tiempo correcto y se ha empleado en innumerables tratados. 106. El PRESIDENTE señala que en las versiones españolas de la Convención Única de 1961, la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969 y otros tratados celebrados bajo el patrocinio de las Naciones Unidas, así como en la propia Carta de las Naciones Unidas, la fórmula empleada es «han firmado». Por 52 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobado el artículo 28 y los dos párrafos finales del Convenio. 107. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), explicando su voto, dice que su delegación se ha abstenido porque el penúltimo párrafo del Convenio contiene una referencia al artículo 21, cuyas disposiciones son discriminatorias y, por consiguiente, totalmente inaceptables para su delegación. ARTÍCULO 14 (INFORMES QUE DEBEN SUMINISTRAR LAS PARTES) (reanudación de los trabajos de la 14.a sesión y conclusión) Por unanimidad, queda aprobada la adición de una nueva frase al final del párrafo 4 del artículo 14. Se levanta la sesión a las 1.40 horas del viernes 19 de febrero de 1971. 28.a SESIÓN PLENARIA (SESIÓN DE CLAUSURA) Viernes 19 de febrero de 1971, a las 17.35 horas Presidente : Sr. NETTEL (Austria) Adopción del Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas (E/CONF.58/L.54 y Add.l y 2) Por 51 votos contra ninguno y 9 abstenciones, queda aprobado el proyecto de Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas en su totalidad (E/CONF.58/L.54 y Add.l y 2). 1. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que el Convenio es sumamente importante y supone un considerable progreso, pero no está satisfecho de todos los resultados obtenidos. Opina, en particular, que el Convenio ha perdido gran parte de su fuerza por culpa del artículo 21 (Procedimiento para la admisión, firma, ratificación y adhesión) que excluye a muchos países. Por ese motivo su delegación se ha abstenido en la votación. 2. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que su delegación ha votado afirmativamente teniendo en cuenta la utilidad del Convenio para la sanidad mundial. Su delegación no podrá firmar el Convenio el próximo domingo porque antes deben estudiarse sus consecuencias constitucionales. 28.a sesión plenaría (sesión de clausura) — 19 de febrero de 1971 125 3. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) se ha abstenido de votar por causa de algunas de las disposiciones del Convenio. Además, el texto del Convenio ha de ser examinado por su Gobierno teniendo en cuenta el Tratado de Roma. 4. La Sra. NOWICKA (Polonia) dice que su delegación se ha abstenido porque considera algunos artículos inaceptables, aunque aprecia plenamente la importancia del Convenio. 5. El Sr. OBERMAYER (Austria) acoge favorablemente el rigor de la Lista I . En su país algunas sustancias de la Lista I I están sujetas desde hace tiempo al mismo tipo de fiscalización que los estupefacientes. En cuanto a las Listas I I I y IV, las medidas de fiscalización podrán ser necesarias en algunos países, pero no debe obligarse a todos los países a que acepten todos los controles. Su delegación se ha abstenido, aunque aprueba los objetivos del Convenio. 6. El Sr. BOULBINA (Argelia) ha votado a favor del Convenio, pero esto no significa que esté completamente satisfecho. Algunas de las disposiciones del Convenio no se ajustan a la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, que contiene la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales. 7. El Sr. CALENDA (Italia) dice que su delegación ha votado a favor del Convenio, aunque tiene reservas respecto de algunos artículos. No podrá firmar el Convenio el próximo domingo por ser Parte en el Tratado de Roma. 8. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que los expertos de su país no están conformes con la Lista I I I , ni con la inclusión de algunas sustancias en ella; ésta es la razón de su voto en la 26.a sesión. No obstante, ha votado a favor del Convenio, que constituye un útil complemento, aunque no un sustituto de los esfuerzos de los gobiernos nacionales. Las facultades previstas en el Convenio son muy amplias y ello hará más difícil la decisión de ejercerlas. Convendría que los organismos internacionales procediesen con precaución y ateniéndose a un criterio práctico. A su juicio, las decisiones adoptadas en virtud del artículo 2 no serán pertinentes si no se cambian completamente los métodos seguidos por los organismos internacionales; los argumentos invocados en apoyo de las medidas de fiscalización deberían ser debidamente discutidos en cada caso y los motivos de las decisiones deberían ser consignados y dados a conocer oportunamente. 9. El Sr. CHENG (China*) dice que, habiento votado a favor del Convenio, lo firmará el próximo domingo. 10. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) dice que ha votado a favor del Convenio, cuyo objetivo es eliminar un mal que aún no ha alcanzado proporciones alarmantes en África, pero que más adelante puede constituir un problema. Está convencido de que los países africanos cooperarán en la aplicación del Convenio. 11. El Sr. SLAMA (Túnez) dice que ha votado a favor del Convenio por considerarlo un instrumento eficaz y espera que entre en vigor cuanto antes. Tiene reservas que formular respecto del artículo 21 (Procedimiento de admisión, firma, ratificación y adhesión). * Véase la nota preliminar. 12. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) ha votado a favor del Convenio. No obstante, comparte la opinión del representante de Argelia. 13. El Sr. CERECEDA ARANCIBIA (Chile) dice que el Convenio contiene errores y algunas discriminaciones inadmisibles, pero que aun así constituye un progreso y beneficia a la juventud y, por lo tanto, su voto ha sido afirmativo. 14. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que, al abstenerse, su delegación no ha pretendido poner en duda el valor del Convenio. Su país ha puesto siempre gran empeño en la fiscalización internacional y seguirá haciéndolo ; no obstante, su Gobierno está obligado por el Tratado de Roma y antes de pronunciarse debe consultar con sus asociados de la Comunidad Económica Europea (CEE) y de la Comisión de Estupefacientes. 15. El Dr. MABILEAU (Francia) ha votado a favor del Convenio porque conviene establecer un mínimo de marcas nacionales uniformes. Debe permitirse a los países que reciban las sustancias sicotrópicas necesarias para usos médicos, en cantidades adecuadas. Asimismo no debe haber obstáculos innecesarios al comercio legítimo de esas sustancias. Firmará el Acta Final, pero antes de firmar el Convenio deberá consultar con todos los demás miembros de la CEE. 16. El Dr. OLGUÍN (Argentina) estima que el Convenio es un complemento necesario de las medidas existentes. Ha votado afirmativamente por considerarlo constructivo, aunque dista de ser ideal. 17. El Sr. PUTTEVILS (Bélgica) se encuentra en la misma situación que el representante de los Países Bajos en cuanto a la firma del Convenio, pero su delegación firmará el Acta Final, aunque se ha abstenido en la votación. 18. El Sr. FAJARDO FONSECA (Nicaragua) ha votado a favor del Convenio, porque su finalidad es combatir un peligro para la juventud. Homenaje al Gobierno Federal de la República de Austria 19. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) presenta un proyecto de resolución (E/CONF.58/L.55) en el que se rinde homenaje al Gobierno Federal de la República de Austria. Este proyecto ha sido patrocinado por su propia delegación, junto con las de Australia, Chile, Estados Unidos, Francia, Hungría, India, Reino Unido, República Árabe Unida, Suecia, Togo y Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. 20. El Sr. CHENG (China*) cree que este proyecto de resolución debería aprobarse por aclamación. Por aclamación, queda aprobado el proyecto de resolución E/CONF.58/L.55. 21. El Sr. OBERMAYER (Austria) expresa la gratitud de su Gobierno por la resolución. Espera que las delegaciones guardarán un agradable recuerdo de su estancia en Austria. Clausura de la Conferencia 22. El PRESIDENTE observa que el espíritu de transacción ha hecho posible la adopción del Convenio sobre 126 Actas resumidas de las sesiones plenarias Sustancias Sicotrópicas. Es de esperar que en el futuro el mundo entero pueda decir que el Convenio cumplió su misión. 23. Expresa su gratitud a los Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, del Comité de Asuntos Técnicos, del Comité de Redacción y de la Comisión de Verificación de Poderes, así como a las delegaciones, a los representantes de la OMS, de la JIFE, de la Organización Internacional de Policía Criminal y demás organizaciones, y a la secretaría. 24. El Presidente expresa su gratitud a la Conferencia por la confianza que ha depositado en él. 25. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), haciendo uso de la palabra en nombre de la delegación del Reino Unido y de la suya propia, dice que el Convenio adoptado por la Conferencia es un instrumento razonable y equilibrado, pero no perfecto. Sólo el tiempo dirá hasta qué punto es eficaz. 26. La interpretación y el servicio de documentos han sido satisfactorios y su delegación ha copatrocinado, con placer, el proyecto de resolución de homenaje al Gobierno Federal de la República de Austria. Expresa su gratitud a la secretaría por sus esfuerzos. La firme dirección del Presidente ha revestido especial importancia. Los presidentes de los comités y los miembros de los grupos de trabajo han hecho también una importante contribución. 27. El Dr. MABILEAU (Francia) toma la palabra en nombre de las delegaciones de Argelia, Grecia, Irán, Italia, Líbano, Monaco, Suiza, Túnez, Turquía, Yugoslavia y Francia y elogia la competencia, paciencia, firmeza e imparcialidad del Presidente. El éxito de la Conferencia ha sido también un éxito del Presidente. El orador expresa su gratitud a la secretaría. 28. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo), refiriéndose en términos generales a las cuestiones básicas que ha examinado la Conferencia, dice que en un mundo en que el hombre se ha convertido en un objeto de sus propias creaciones y está cada vez más alejado de sus semejantes, las sustancias sicotrópicas se consideran como un sustituto de la solidaridad humana. 29. Con los modernos medios de transporte, que hacen el mundo más pequeño, el problema del uso indebido de estupefacientes no puede seguir considerándose cómo una amenaza sólo para los países industrializados; los países en desarrollo deben prepararse para el futuro protegiendo el único recurso con que pueden hacerse valer, es decir, su población. 30. El Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas adoptado por la Conferencia no puede considerarse como un remedio a los problemas básicos que amenazan a la humanidad, pero es un progreso importante para el ser humano en su intento de recuperar el control sobre sus propias creaciones. 31. Hablando en nombre de las delegaciones de Camerún, Gabón, Ghana, Liberia, la República Democrática del Congo, Rwanda y Togo, el orador da las gracias al Presidente, al Gobierno de Austria, a los observadores y a la secretaría por su contribución al éxito de la Conferencia. Asegura a la Conferencia que los Gobiernos en cuyo nombre ha tomado la palabra respetarán los compromisos contraídos en virtud del Convenio. 32. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) toma la palabra en nombre de las delegaciones de Bulgaria, la República Socialista Soviética de Bielorrusia, Hungría, Polonia, la República Socialista Soviética de Ucrania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y felicita al Presidente por la habilidad y el tacto con que ha guiado a la Conferencia hacia una fórmula de transacción. 33. Expresa también su gratitud a la secretaría, a los presidentes de los comités, a los representantes de la OMS y de la JIFE y a los propios representantes que han mostrado tan firme voluntad de éxito. 34. El Dr. El HAKIM (República Árabe Unida) toma la palabra en nombre de las delegaciones de Irak, Líbano y la República Árabe Unida y expresa su sincera gratitud al Presidente por la sabiduría, paciencia y competencia con que ha desempeñado su función. Da las gracias también a los presidentes de los comités, a los representantes de los organismos especializados, a la secretaría, al Gobierno y al pueblo de Austria. 35. El Sr. ANAND (India) elogia al Presidente por su sentido de disciplina e imparcialidad, que han permitido a la Conferencia completar su tarea. Expresa también su gratitud a los presidentes de los comités, al Gobierno de Austria, a las autoridades de Viena y a la secretaría. 36. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que al principio de la Conferencia se esperaba que los trabajos se llevarían a cabo con rapidez, gracias al espíritu de transacción que parecía reinar; sin embargo, la tarea ha resultado, en realidad, larga y difícil. El Presidente ha dirigido los debates a veces con cierta sequedad, pero siempre con justicia; éste es el mejor homenaje que se le puede rendir. 37. El Sr. RASHED AHMED (Pakistán) dice que su delegación, que apoyó el nombramiento del Sr. Nettel como Presidente, ha tenido ocasión de felicitarse por su elección. Da las gracias a la secretaría y al personal austríaco. 38. Monseñor MORETTI (Santa Sede) dice que su delegación no pertenece a ningún grupo, sino que representa a toda la humanidad; por lo tanto, en nombre de toda la humanidad da las gracias al Presidente y a los representantes por el compromiso que han contraído y por el espíritu cordial y fraternal con que han desempeñado sus tareas. Expresa su gratitud también a los miembros de la secretaría. Cree que se ha realizado un elogiable esfuerzo por lograr una auténtica cooperación internacional. 39. U HLA OO (Birmania) dice que la ciudad de Viena ha hecho sin duda una gran contribución al éxito de la Conferencia. Da las gracias a la secretaría y al personal austríaco. 40. El Sr. EYRIES VALMASEDA (España) da las gracias al Presidente y a la secretaría. Rinde homenaje a Austria y recuerda los vínculos históricos que unen a este país con España. 28.a sesión plenaría (sesión de clausura) — 19 de febrero de 1971 127 41. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) se une a los representantes que han expresado su gratitud al Presidente y a la secretaría. 42. El Sr. SUNG HYUN (República de Corea) dice que los representantes han dado pruebas de una extraordinaria dedicación y sus esfuerzos han sido recompensados. 43. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) dice que la Conferencia ha hecho concebir grandes esperanzas. Todos los participantes se han esforzado por comprender, con espíritu humanitario, los problemas de los demás. Expresa su gratitud a Austria y a la ciudad de Viena por su hospitalidad, y da las gracias también al Presidente. Está muy agradecido por las amables palabras dirigidas a la secretaría. El instrumento resultante de la Conferencia ayudará a resolver un perturbador problema de contaminación social y constituirá un instrumento vivo para la protección de la humanidad. 44. El PRESIDENTE se declara conmovido por los generosos homenajes que le han rendido. Agradece también los elogios a Viena y transmitirá al Gobierno de Austria las expresiones de gratitud que se le han dirigido. 45. Anuncia que el texto final del Convenio estará dispuesto para la firma el domingo, 21 de febrero de 1971, a las 11 de la mañana, y declara clausurada la Conferencia de las Naciones Unidas para la adopción de un Protocolo sobre sustancias sicotrópicas. Se levanta la sesión a las 20 horas. MINUTAS DE LAS SESIONES DE LA MESA Y DEL COMITÉ DE MEDIDAS DE FISCALIZACIÓN 1. Minutas de las sesiones de la Mesa PRIMERA SESIÓN Martes 12 de enero de 1971, a las 9.40 horas Presidente : Sr. NETTEL (Presidente de la Conferencia) TEMA 10 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Organización de los trabajos (A/CONF.58/2/Rev.l) 1. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) desearía saber cuáles son los « comités principales » que aparecen mencionados en la primera frase del párrafo 22 de la nota del Secretario General (E/CONF.58/2/Rev.l). Por otra parte, la formulación del apartado e del párrafo 15 le parece tanto menos satisfactoria cuanto que el examen de los artículos 3,4 y 8 del proyecto de Protocolo incumbe más bien al Comité de Medidas de Fiscalización. 2. El Sr. ANAND (India) se sorprende de que las reuniones del Comité de Asuntos Técnicos se hayan fijado para la misma hora que las sesiones plenarias, siendo así que los miembros de dicho Comité deben poder emitir su opinión sobre todos los artículos del proyecto de Protocolo. Asimismo subraya que es difícil adoptar un programa de trabajo detallado antes de que la Conferencia haya establecido definitivamente los términos del artículo 2, relativo al alcance de la fiscalización de las sustancias; en las notas a dicho artículo se insiste en el aspecto « sanitario » del problema, que deberá ser la consideración predominante en lo que respecta a la distribución de las diversas sustancias entre las cuatro Listas. 3. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, refiriéndose a las observaciones del representante del Reino Unido relativas a los artículos 3, 4 y 8, hace observar que sería conveniente no excluir desde el primer momento la posibilidad de que el Comité de Asuntos Técnicos examinase dichos artículos. Las observaciones del representante de la India plantean una cuestión más compleja: ciertamente, su posición es lógica, pero tal vez convendría que el Comité de Asuntos Técnicos no difiriese demasiado el examen de las Listas, sin perjuicio de que se ocupe de nuevo de dicha cuestión una vez que se conozcan las modificaciones que la Conferencia desee introducir en el artículo 2. 4. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) hace observar que, en el inciso e del párrafo 15, se dice que «también sería útil que el Comité de Asuntos Técnicos examinara los artículos 3, 4 y 8 », lo que no excluye en modo alguno que dichos artículos sean estudiados por el Comité de Medidas de Fiscalización. 5. El PRESIDENTE añade que, en el párrafo 16, se dice que « el Comité de Medidas de Fiscalización podría examinar los artículos 2 a 15 ». Por consiguiente, nada se opondría a que la Conferencia adoptase, como orientación, las sugerencias formuladas por el Secretario General. 6. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, subraya que para el Comité de Medidas de Fiscalización no puede ser sino beneficioso conocer las opiniones del Comité de Asuntos Técnicos sobre los artículos 3, 4 y 8. Sugiere que este último Comité sea el primero que examine dichos artículos y que transmita directamente sus observaciones al Comité de Medidas de Fiscalización. 7. El PRESIDENTE considera muy oportuno este procedimiento. Por otra parte advierte que continúa existiendo una disparidad de criterios sobre la prioridad que convendría asignar al examen del artículo 2 o al de las Listas. 8. El Sr. ANAND (India) hace observar que las reglas relativas a las sustancias que figuran en la Lista I I I deben ser mucho más estrictas que las relativas a las sustancias de la Lista IV. Sigue creyendo que debe solucionarse en primer lugar la cuestión del artículo 2, si bien existen otros muchos puntos que pueden ser examinados ya por los dos Comités. 9. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) apoya la observación del representante de la India. 10. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) recuerda que la cuestión de la prioridad que debe concederse a las medidas de fiscalización o a la distribución de las sustancias entre las cuatro Listas dista de ser nueva. Sin embargo, dado que cabe esperar que la Conferencia no introduzca modificaciones sustanciales en el proyecto de Protocolo, nada debería impedir que los dos Comités inicien sus trabajos. 11. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, no duda de que, tras cuatro años de debates, los dos Comités puedan concertarse para acometer sus trabajos. 12. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) hace observar que el problema sanitario, que se invoca en la nota 5, artículo 2, (véase E/4785, cap. III), no constituye el único criterio. Antes de establecer las Listas de sustancias, convendría que la Conferencia adoptase un principio básico al respecto. 13. El PRESIDENTE subraya que sería difícil definir un solo principio básico que fuera válido para todos los artículos y para las cuatro Listas. 14. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, piensa que el Comité de Medidas de Fiscalización podría resolver esta cuestión. Deberán tomarse en consideración diversos aspectos (jurídicos, 129 130 Minutas de las sesiones de la Mesa comerciales, etc.). En su opinión sería preferible adoptar el programa fijado por la Secretaría, sin perjuicio de volver a examinar determinados puntos una vez que se haya establecido definitivamente el texto del artículo 2. 15. El Dr. JOHNSON-ROMUALD (Togo) recuerda que, cuando se elaboró el proyecto de Protocolo, se decidió conservar, al menos provisionalmente, las Listas confeccionadas por la OMS. Como la aceptación unánime de un criterio único es una utopía, conviene dejar que el Comité de Asuntos Técnicos se encargue de revisar esas Listas, si lo considera necesario. 16. El Sr. ANAND (India) insiste en que el Comité de Asuntos Técnicos no tiene que empezar examinando las Listas, puesto que éstas deben ser consecuencia de los principios en que se base la redacción del Protocolo. La Conferencia debe también resolver primeramente la importante cuestión de las relaciones entre la Comisión de Estupefacientes y la OMS. 17. El PRESIDENTE recuerda que a cada Comité le corresponde organizar su programa de trabajo como lo crea conveniente. 18. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que no hace falta ocuparse de detalles que podrán ser examinados por los otros dos Comités principales. Las Listas de la OMS deberán servir de base para las recomendaciones que el Comité de Asuntos Técnicos formule a la Conferencia teniendo en cuenta no sólo los aspectos sociales y jurídicos del problema, sino también, y sobre todo, el valor terapéutico de las sustancias y los peligros que éstas presentan. 19. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) apoya las observaciones del Presidente y del representante de la URSS. 20. El PRESIDENTE resume los debates y propone que se le autorice para declarar ante la Conferencia en sesión plenaria que la nota del Secretario General deberá servir de plan general para los trabajos de la Conferencia, y que la Mesa ha decidido no introducir ningún cambio en dicho plan, en la inteligencia de que los artículos 3, 4 y 8 serán objeto de un informe del Comité de Asuntos Técnicos que se remitirá directamente al Comité de Medidas de Fiscalización. 21. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, subraya la conveniencia de que la Conferencia tenga muy presente el hecho de que debe examinar el texto del proyecto de Protocolo que se le ha presentado, y que cualquier propuesta de modificación deberá presentarse en forma de proyecto de enmienda. 22. El PRESIDENTE estima que esa cuestión se podrá precisar más adelante en caso necesario. 23. En respuesta a una cuestión de procedimiento suscitada por el Dr. REXED (Suecia), el Sr. KU§EVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia), el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) y el Sr. ANAND (India), el PRESIDENTE recuerda que aún no se ha cerrado la lista de miembros de los distintos comités y que los países que deseen estar representados en ellos con derecho a voto deberán anunciarlo en sesión plenaria. Añade que el papel que podrán desempeñar en esos comités quienes deseen estar representados simplemente por observadores debería decidirse por analogía con lo dispuesto en el artículo 62 del reglamento provisional (E/CONF.58/1) para los observadores de Estados que no participan en la Conferencia. Se levanta la sesión a las 10.40 horas. SEGUNDA SESIÓN (SESIÓN DE CLAUSURA) Martes 26 de enero de 1971, a las 9.20 horas Presidente : Sr. NETTEL (Presidente de la Conferencia) TEMA 10 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Organización de los trabajos (conclusión) (E/CONF.58/2/Rev.l) 1. El PRESIDENTE comprueba que los trabajos del Comité de Medidas de Fiscalización y del Comité de Asuntos Técnicos están retrasados en relación con el calendario previsto en la nota del Secretario General (E/CONF.58/2/Rev.l). En efecto, la Conferencia está en su tercera semana, y los dos Comités no han redactado todavía los informes que deben presentar a la Conferencia. Además, la Comisión de Verificación de Poderes no se ha reunido todavía. La secretaría ha preparado una exposición detallada de la situación del examen de los artículos 1 a 14 (E/CONF.58/C.1/L.1). En particular, suscitan dificultades los artículos 2 y 2 bis. En cuanto a los demás artículos, uno de ellos está siendo estudiado actualmente por el Comité de Redacción y será examinado directamente en sesión plenaria con los demás artículos del proyecto de Protocolo. 2. El Presidente invita a los presidentes de los dos comités a que den explicaciones suplementarias y presenten observaciones sobre el estado de sus trabajos. 3. El Dr. BÓLCS (Hungría), Vicepresidente del Comité de Asuntos Técnicos, explica que el Comité de Asuntos Técnicos examina actualmente la cuestión de los precursores y terminará en breve sus trabajos. 4. El PRESIDENTE pregunta si el Comité estudia asimismo en ese contexto el párrafo 2 del artículo 2 bis. 5. El Dr. BÓLCS (Hungría), Vicepresidente del Comité de Asuntos Técnicos, explica que el Comité de Asuntos Técnicos no puede adoptar ninguna decisión sobre dicho párrafo mientras no lo haya examinado el Comité de Medidas de Fiscalización. Además, el Comité de Asuntos Técnicos deberá revisar las Listas después de que éstas hayan sido presentadas al Comité de Medidas de Fiscalización. 6. El PRESIDENTE hace notar que este procedimiento difiere del que se prevé en el programa de trabajo de la Conferencia. Sin embargo, corresponde al Comité organizar su labor de la forma que le parezca más adecuada. 7. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, declara que su Comité ha esperado a conocer la opinión del Comité de Asuntos Técnicos para pronunciarse sobre los artículos 3, 4 y 8. El examen de este último artículo progresa satisfactoriamente. En cuanto al párrafo 2 del artículo 2 bis, hubiera sido preferible que lo examinase en primer lugar el Comité de Asuntos Técnicos. El orador expone los resultados Primera sesión — 11 de enero de 1971 131 obtenidos y recuerda que el Comité de Medidas de Fiscalización ha examinado y aprobado por unanimidad los artículos 5, 9, 13 y 16, y espera llegar en breve a un acuerdo sobre el artículo 7. Los grupos de trabajo se esfuerzan por completar los otros artículos. A este respecto, el orador desea saber si el Comité de Medidas de Fiscalización se debe ocupar también del artículo 15, según se dispone en la nota del Secretario General. 8. El PRESIDENTE confirma que, según el plan previsto, el examen de este artículo, y también el del artículo 27, corresponde al Comité de Medidas de Fiscalización. 9. En lo que respecta al párrafo 2 del artículo 2 bis, el Presidente propone que los presidentes de los dos comités celebren entre sí consultas oficiosas para decidir a cuál de los dos comités corresponde iniciar en primer lugar el examen de este párrafo. 10. El Dr. BÓLCS (Hungría), Vicepresidente del Comité de Asuntos Técnicos, y el Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, aceptan esta sugerencia. 11. El PRESIDENTE pregunta al Vicepresidente del Comité de Asuntos Técnicos si dicho Comité debe esperar a que el Comité de Medidas de Fiscalización haya adoptado una decisión respecto del artículo 2 para abordar el examen dé la cuestión de las Listas. 12. El Dr. BOLCS (Hungría), Vicepresidente del Comité de Asuntos Técnicos, dice que, en lo que respecta a la posibilidad de incluir los precursores en una nueva Lista, es indispensable conocer la opinión del Comité de Medidas de Fiscalización y que conviene que ambos comités coordinen sus trabajos sobre esta cuestión. 13. El Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, advierte que las Listas preparadas por el Comité de Asuntos Técnicos tienen carácter puramente provisional y que tan sólo después del examen en sesión plenaria podrá dicho Comité realizar un trabajo en firme. En estas condiciones, existe el peligro de que los trabajos del Comité de Asuntos Técnicos sufran un retraso considerable. 14. El PRESIDENTE subraya que conviene evitar que los dos comités se remitan mutuamente el examen del artículo 2, si se quieren acelerar los trabajos de la Conferencia. 15. El Sr. KUSEVlC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) dice que si las divergencias de opiniones sobre las Listas no son demasiado importantes, podría remitirse esta cuestión a la Comisión de Estupefacientes, que se reunirá en septiembre. En caso contrario, la Conferencia podría celebrar mayor número de sesiones y organizar, en caso necesario, sesiones de noche, con el fin de llegar a un acuerdo. 16. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) señala que las dificultades giran principalmente en torno a las sustancias de la Lista IV, respecto de las cuales varias delegaciones estiman que no se precisa una fiscalización o que, en todo caso, debería ser muy limitada. 17. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), Presidente del Comité de Redacción, propone que los dos comités se reúnan conjuntamente para examinar las Listas. 18. El PRESIDENTE piensa que sería preferible que únicamente se reunieran las mesas de los dos comités. 19. El Sr. ASANTE (Ghana), apoyado por el Sr. BARONA LOBATO (México), declara que su delegación no podrá estar representada después del 12 de febrero y hace un llamamiento a los miembros de la Conferencia para que den muestras de un espíritu de cooperación y lleguen a un acuerdo sobre el texto del proyecto de Protocolo, que ha sido ya objeto de un examen a fondo por los gobiernos y los expertos. Dicho texto es suficientemente satisfactorio como documento de alcance general. Si se desea completarlo, incumbe a los países la iniciativa de adoptar medidas nacionales que, de todos modos, son las únicas que pueden asegurar su eficacia. Conviene acelerar el ritmo de los trabajos de la Conferencia y celebrar, en su caso, sesiones de noche, conforme ha propuesto el Secretario Ejecutivo. 20. El PRESIDENTE comparte la opinión de los representantes de Ghana y de México e invita a los Presidentes a que, de acuerdo con las disposiciones del reglamento, limiten a los oradores el tiempo de uso de la palabra sobre cada cuestión. Por otra parte, conviene que se utilicen plenamente todos los locales puestos a disposición de la Conferencia, y podrían organizarse, por ejemplo, sesiones plenarias, que se celebrarían al mismo tiempo que las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización, cuando no estuviera reunido el Comité de Asuntos Técnicos. 21. Respondiendo a una pregunta formulada por el Dr. MABILEAU (Francia), Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización, el Sr. KUSEVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) precisa que pueden proporcionarse servicios de interpretación para cuatro sesiones al día, por ejemplo, dos sesiones por la mañana, una por la tarde y otra por la noche. Por otra parte, el Secretario Ejecutivo asegura al Presidente del Comité de Medidas de Fiscalización que la secretaría hará todo lo posible para prestar asistencia a los miembros de la Conferencia en sus trabajos. Se levanta la sesión a las 10.10 horas. 2. Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización PRIMERA SESIÓN Lunes 11 de enero de 1971, a las 18 horas Presidente provisional: Sr. NETTEL (Presidente de la Conferencia) más tarde , Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) Elección del Presidente 1. El PRESIDENTE PROVISIONAL pide que se presenten candidaturas para el cargo de Presidente. 2. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) propone la candidatura del Dr. Mabileau (Francia). 132 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 3. Los representantes de Turquía, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Bélgica, México, Irán, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Canadá, India, Suecia, Yugoslavia, Suiza, República Árabe Unida, Australia, España, Polonia, Irlanda, Hungría, Túnez, República Federal de Alemania y Países Bajos apoyan la candidatura. El Dr. Mabileau (Francia) queda elegido Presidente por aclamación. Se levanta la sesión a las 18.30 horas. SEGUNDA SESIÓN Miércoles 13 de enero de 1971, a las 15.15 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) Elección del Vicepresidente A propuesta del Sr. BEEDLE (Reino Unido), secundado por los representantes de Yugoslavia, Turquía, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Estados Unidos de América, Irán, India, Austria, México, España, Polonia, Irlanda, Suecia, Dinamarca y la República Árabe Unida, el Dr. Bertschinger (Suiza) queda elegido Vicepresidente por aclamación. TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 2 (ALCANCE D E L A FISCALIZACIÓN DE LAS SUSTANCIAS) PÁRRAFOS 1 A 6 1. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) reitera la observación hecha por su delegación en la tercera sesión plenaria en el sentido de que la comprobación de que una sustancia es « susceptible de uso indebido » debe basarse, en la medida de lo posible, en una prueba fidedigna de que ha habido considerables casos de abusos que justifiquen una acción en el plano internacional. Seguidamente, formula, a título provisional, las siguientes sugerencias con respecto a los párrafos 4 y 5 : que la función de la OMS, en virtud del Protocolo, podría ser la de evaluar los efectos farmacológicos de una sustancia, su valor médico y la susceptibilidad de uso indebido, y comunicar sus dictámenes a la Comisión de Estupefacientes, dejando a esta última el examen de los factores sociales, jurídicos y de otra índole y la decisión en cuanto a la Lista en que debe incluirse la sustancia ; por otra parte, si va a haber cuatro Listas en el Protocolo, debe ser posible adoptar disposiciones que comprendan tres gradaciones relativas al peligro que entrañan para la salud pública, como las que figuran en el párrafo 4 y que determinan la elección de la Lista en la que debe incluirse una sustancia; por último, si la OMS ha de comunicar sus dictámenes, es innecesario establecer criterios. 2. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) está de acuerdo en principio en que el párrafo 4 podría simplificarse. 3. El Sr. ANAND (India) indica que es esencial establecer criterios comprensibles por todos para hacer la agrupación inicial de sustancias en las cuatro Listas. La sugerencia de su delegación de que el criterio que se adopte sea el grado de peligrosidad de una sustancia para la salud pública merece ser tenida en cuenta. 4. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que es conveniente que los textos tengan la máxima precisión; cuando se habla de « sustancias » se entiende « sustancias sicotrópicas no estupefacientes que producen dependencia ». 5. El Sr. ALEN (Turquía) y el Dr. El HAKIM (República Árabe Unida) señalan a la atenció la nota 6 de pie de página, que refleja la postura de sus Gobiernos sobre el párrafo 5. 6. El Dr. PUNARIO RONDANINI (México) cree que las funciones respectivas de la OMS y de la Comisión quedan claramente indicadas en los párrafos 4 y 5. 7. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que agradecería que se distribuyera por escrito la sugerencia del representante del Reino Unido, que considera interesante. Indica que las peticiones de que se incluya un estupefaciente en alguna de las Listas de la Convención Única han procedido casi siempre de una Parte en la Convención y no de la OMS. Debe evitarse a toda costa la limitación de las actividades de los comités de expertos de la OMS ; el orador teme que el párrafo 4, en su versión actual, limite esas actividades en cierto grado. Además, las normas elaboradas hasta ahora no proporcionan orientación alguna sobre qué tratamiento debe darse a las sustancias que, si bien originan problemas graves de dependencia y de otra índole, poseen al mismo tiempo un importante valor terapéutico. 8. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que los aspectos médicos deben ser decisivos al considerar el peligro que representa una droga, y la OMS es el órgano competente para determinar esos aspectos. Aunque tal vez fuera posible mejorar la redacción de los párrafos 4 y 5, la actual atribución de responsabilidades a los dos órganos que participarán en la aplicación del Protocolo es adecuada. 9. El Sr. SHEEN (Australia) dice que su Gobierno preferiría que la Comisión pudiera adoptar o rechazar las recomendaciones formuladas por la OMS en su totalidad. Hay que evitar todo riesgo de conflicto entre la OMS y la Comisión. En cuanto a los criterios, su delegación examinará con interés las propuestas del Reino Unido. Su delegación coincide con la del Reino Unido en cuanto a la interpretación que debe darse al término « susceptibilidad de uso indebido», pues permitiría someter a fiscalización sustancias que tienen grandes probabilidades de dar lugar a usos indebidos. 10. El Sr. CHAPMAN (Canadá) comparte la opinión de la delegación del Reino Unido en cuanto a la interpretación que debe darse al término « susceptibilidad de uso indebido». Reconoce también que el párrafo 4 no es suficientemente claro. Propone que se suprima el apartado b del párrafo 3, que figura entre corchetes. Segunda sesión — 13 de enero de 1971 133 11. El Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) destaca la importancia de hallar un compromiso entre las opiniones divergentes en cuanto a las respectivas funciones de la OMS y de la Comisión. Si lo que el representante del Reino Unido ha propuesto es que se establezca una clara distinción entre la función médica de la OMS, que la delegación de Suecia estima de gran importancia, y la función de control de la Comisión, la sugerencia merece ser estudiada con detenimiento. 12. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) explica que sus observaciones precedentes no tenían un carácter definitivo. El párrafo 4 del artículo 2 indica, en sus primeras líneas, qué clase de sustancias se prestan a usos indebidos análogos a los de las sustancias de las Listas I a IV, y debería satisfacer sobradamente al representante de los Países Bajos. 13. El artículo 2 debe ofrecer ejemplos de cómo funcionaría el mecanismo. 14. Es evidente que las funciones de la OMS deben reconocerse y que hay que aprovechar al máximo la ayuda de la Organización. Hay que evitar todo conflicto entre la OMS y la Comisión de Estupefacientes. 15. La selección de las sustancias de la Lista I no debiera ocasionar dificultades, pero el orador no comprende el significado de que la OMS haga recomendaciones acerca de las Listas I I , I I I y IV « según convenga ». La supresión del derecho de hacer esas recomendaciones no mermaría, ni podría mermar en modo alguno, la competencia de la OMS. 16. El representante del Reino Unido apoya la propuesta del Canadá de que se suprima el apartado b del párrafo 3. 17. El PRESIDENTE pide al representante del Reino Unido que presente su propuesta por escrito. 18. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) estima interesantes las observaciones del representante del Reino Unido y apoya la propuesta del representante del Canadá. 19. El Sr. ANAND (India) declara que, al parecer, el representante del Reino Unido cree que la función de la OMS debiera limitarse a comunicar sus dictámenes, de modo que la Comisión sería la única que decidiría qué sustancias habrían de incluirse en las Listas. No son muchos los que aceptarían ese concepto del papel de la OMS, que no estaría en modo alguno en consonancia con la posición que se confiere a la OMS en la Convención Única. No hay ningún motivo para relegar a la OMS a una categoría inferior. 20. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que tiene un gran respeto por la OMS y sus comités de expertos, pero la función de la Comisión no debe consistir meramente en aceptar automáticamente las recomendaciones de la OMS. La Comisión tiene una categoría especial, y sus miembros, a diferencia de los de otras comisiones orgánicas, actúan como representantes de los gobiernos y son nombrados sin consultar previamente al Secretario General y sin la confirmación del Consejo Económico y Social, lo que se explica por la complejidad de los problemas sobre los cuales debe pronunciarse la Comisión. Al decidir qué sustancias se habrán de incluir en las Listas, la Comisión debe tener en cuenta todos los factores médicos, químicos, sociales, jurídicos y económicos. 21. El orador no tiene intención de atentar a los intereses de otros órganos consultivos, pero trata de atenerse a los instrumentos jurídicos y legales existentes. En el párrafo 3 del artículo IV del Acuerdo entre las Naciones Unidas y la OMS, aprobado el 10 de julio de 1948 por la Asamblea Mundial de la Salud, se define la forma en que la OMS se compromete a cooperar con cualquier órgano que el Consejo Económico y Social pudiera crear para facilitar la coordinación de las actividades de las Naciones Unidas y de sus organismos especializados; en el párrafo 2 del artículo V se estipula que la OMS suministrará a las Naciones Unidas informes especiales, estudios o informaciones, pero ninguna cláusula de este Acuerdo obliga a los demás órganos de las Naciones Unidas, inclusive la Comisión de Estupefacientes, a aceptar las recomendaciones o informaciones de la OMS. 22. El orador cita el Artículo 62 de la Carta de las Naciones Unidas, según el cual el Consejo Económico y Social y, por consiguiente, sus órganos subsidiarios podrán hacer recomendaciones a los organismos especializados y, en consecuencia, a la OMS. 23. En el párrafo 3 de la parte dispositiva de la resolución 21.42 de la OMS, se dice que el Director General de la OMS está dispuesto a dar asesoramiento al Secretario General para la elaboración de un proyecto de instrumento internacional y para la determinación de las drogas a que deba aplicarse el régimen de fiscalización. Ese asesoramiento es sumamente importante y valioso, pero no podrá restringir los derechos de la Parte que lo recibe. 24. De conformidad con el párrafo 3 del artículo 3 de la Convención Única, la Comisión puede aceptar o rechazar una recomendación de la OMS. En el proyecto de Protocolo se atribuye claramente gran importancia a las recomendaciones de la OMS y se prevé que la Comisión recibirá notificaciones y propuestas de la OMS y de las Partes, y que las tendrá en cuenta y sobre esta base decidirá si una sustancia determinada debe o no someterse a fiscalización. La redacción del párrafo 5 del artículo 2 del proyecto de Protocolo permite encontrar un término medio y deja la puerta abierta para introducir modificaciones y adoptar la decisión oportuna. 25. La Comisión tiene siempre presentes las opiniones de las Partes, opiniones que no deben poder ignorarse por recomendaciones tales como las de la OMS. Sin embargo, la Comisión escucha siempre con gran atención y con el máximo interés las recomendaciones y explicaciones de los representantes de la OMS que asisten a sus sesiones. 26. Por último, el orador reitera su convicción de que el texto del proyecto de Protocolo se basa debidamente en las normas jurídicas vigentes y no perjudica en modo alguno los intereses de la OMS. Al mismo tiempo, está convencido de que la adopción pura y simple de las recomendaciones de la OMS menoscabaría sin duda el papel de la Comisión y menguaría sus legítimas funciones. 134 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 27. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) coincide con el representante de la Unión Soviética. Es del todo procedente que la OMS tome en consideración las cuestiones de salud pública y que la Comisión tenga presentes los factores económicos, administrativos, jurídicos y sociales. No hay razón para que se susciten conflictos entre ambos órganos. 28. La Srta. BALENCIE (Francia) dice que su delegación está dispuesta a estudiar la propuesta del Reino Unido. 29. El Sr. ANAND (India) dice que la Comisión puede no estar de acuerdo con una recomendación de la OMS, pero que en tal caso debería tratar de que dicha Organización compartiera su punto de vista y tendría que haber un método para resolver las divergencias de opinión. 30. El Sr. MANSOUR (Líbano) dice que es poco probable que se planteen conflictos entre la OMS y la Comisión. 31. Deben suprimirse el apartado b del párrafo 3 y el párrafo 5. 32. El Sr. ASANTE (Ghana) dice que el párrafo 4 puede mejorarse. En su forma actual, la penúltima frase implica que existe la posibilidad de que se plantee un conflicto entre la OMS y la Comisión. En el presente texto, se ha asignado a la OMS la función adecuada. 33. El Dr. THOMAS (Liberia) expresa su conformidad con la propuesta del Canadá. 34. El Sr. BARONA LOBATO (México) coincide por completo con el representante de la Unión Soviética. El texto de los párrafos 4 y 5 es satisfactorio, pero si el representante del Reino Unido puede preparar un texto más claro convendría examinarlo. 35. La propuesta del Canadá es aceptable. 36. El Dr. CAMERON (Organización Mundial de la Salud) señala a la atención del Comité el cuarto considerando del preámbulo de la resolución 23.42 de la Asamblea Mundial de la Salud y el apartado ii) del párrafo 3 de la parte dispositiva. Se levanta la sesión a las 17.35 horas. TERCERA SESIÓN Jueves 14 de enero de 1971, a las 10.15 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo ni) ARTÍCULO 2 (ALCANCE D E L A FISCALIZACIÓN D E LAS SUSTANCIAS) (continuación) PÁRRAFO 7 1. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) estima que es difícil expresar una opinión acerca del párrafo 7 mientras no se haya decidido la suerte de las Listas I I I y IV. Los Países Bajos no ven la necesidad de mantener las Listas I I I y IV. De todas formas, la delegación neerlandesa desea que el párrafo termine en la palabra « comunicación ». 2. El Sr. OBERMAYER (Austria) estima también que debe aplazarse el examen del párrafo 7. 3. El Sr. KOCH (Dinamarca) recuerda que su delegación es partidaria de que se conserven las Listas I I I y IV, y declara que prefiere que no se examine la cuestión del derecho de no aceptación hasta que se hayan examinado los otros artículos que definen la naturaleza de las medidas de fiscalización. 4. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), apoyado por el Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), señala que todos los artículos del proyecto de Protocolo están relacionados y que la Conferencia no podrá hacer adelantar sus trabajos si aplaza continuamente el examen de los distintos artículos. El Comité debe abordar inmediatamente el examen del fondo del párrafo 7, en la inteligencia de que podrá volver a examinarlo ulteriormente si las modificaciones introducidas en otros artículos lo exigiesen. 5. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) estima que no es muy satisfactorio el texto de la segunda parte de la segunda frase, que dice así: « en el sentido de que únicamente se comprometen a aplicar las medidas de fiscalización que se enumeran a continuación, exponiendo sus motivos para tomar esta decisión excepcional». El orador opina que sería mejor invertir el orden de las palabras, y exigir primero que la Parte disidente exponga los motivos por los que no puede aplicar íntegramente la decisión, y prever seguidamente una disposición en virtud de la cual se comprometa a aplicar las medidas de fiscalización enumeradas. 6. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) recuerda que la delegación de Yugoslavia es una de las que, en la nota 9 de pie de página, se declararon opuestas en general al derecho de no aceptación. Si se admite ese derecho, una infinidad de reservas harán imposible cualquier aplicación internacional del Protocolo. 7. El Sr. ANAND (India) declara que su delegación se opone al derecho de no aceptación. Sin embargo, si hubiese que mantener ese derecho, sólo debería aplicarse a las sustancias de la Lista IV, que son mucho menos peligrosas que las de la Lista I I I . Además, aparte de las medidas de fiscalización enumeradas en los apartados a a e del párrafo 7, las Partes disidentes también deberían cumplir las disposiciones de los artículos 10 y 14. 8. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) apoya la sugerencia del representante del Reino Unido. 9. En noviembre de 1970, un grupo de técnicos, tras haber estudiado en el Brasil el problema de las sustancias sicotrópicas, llegó a la conclusión de que lo mejor sería distribuirlas en tres grupos : grupo I (recetas médicas que debe conservar la farmacia para permitir una fiscalización estricta); grupo I I (conservación facultativa de las recetas médicas, por no ser absolutamente necesaria la fiscalización estricta); grupo I I I (sustancias cuya venta, compra, transformación, comercialización y utilización en cualquier forma estarían prohibidas y para las que no Tercera sesión — 14 de enero de 1971 135 se podrían expedir recetas médicas). El Gobierno del Brasil está convencido de que la distribución de las sustancias sicotrópicas en tres grupos de ese tipo permitiría una fiscalización perfectamente satisfactoria. 10. El Dr. OLGUÍN (Argentina) declara que su país no tiene ninguna dificultad de orden jurídico para aceptar el texto actual del proyecto de Protocolo. Sin embargo, tal vez no les ocurra lo mismo a todos los países, y por consiguiente es importante tratar de lograr una fórmula de avenencia que permita recurrir a soluciones excepcionales en algunos casos. 11. El derecho de no aceptación debiera limitarse a una lista poco numerosa de sustancias, como la Lista IV, y cada país debería exponer los motivos por los que renuncia a aplicar las disposiciones del acuerdo. Al igual que la India, la Argentina estima que una de las obligaciones enumeradas en el párrafo 7 debiera ser la del respeto de los artículos 10 y 14. 12. El Sr. KANDEMIR (Turquía) no ve por qué ha de concederse a los países el derecho de no aceptación, que es incompatible con la aplicación internacional del Protocolo. La delegación de Turquía podría admitir, con ánimo de transacción, la existencia de un derecho de recurso limitado a las sustancias de la Lista IV, pero es al Consejo Económico y Social a quien corresponde adoptar una decisión definitiva al respecto. De todos modos, de conformidad con la nota 9 de pie de página, entre los requisitos que debería observar la Parte disidente deberían incluirse las disposiciones de los artículos 10 y 14. 13. El Sr. ASANTE (Ghana) estima que el derecho de no aceptación, si se concede, sólo debería ser aplicable a las sustancias de la Lista I V ; sin embargo, sería preferible no concederlo y limitarse a tres Listas. 14. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) propondrá, en el momento oportuno, una nueva redacción del párrafo 7. En lo referente al fondo, el representante de la Unión Soviética considera que no es conveniente conceder el derecho de no aceptación, que disminuiría el alcance del instrumento internacional. 15. El Sr. NASSAR (República Árabe Unida) opina que debería comunicarse a todos los Estados cualquier decisión de la Comisión. También convendría suprimir la referencia a la Lista I I I en el texto del párrafo 7. 16. El Sr. CALENDA (Italia) estima que el problema tiene más carácter sanitario que jurídico. Se trata de determinar si una sustancia puede tener efectos nocivos, sea cual fuere la Lista en que figure. Los países pueden sustentar diversas opiniones al respecto, sin que el alcance del Protocolo se vea restringido. Si un país decidiera, por ejemplo, prohibir el consumo de bebidas alcohólicas, ello no supondría que todos los países hubieran de imitarlo. 17. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) explica que la necesidad del derecho de no aceptación nace de la complejidad de los problemas creados por el progreso científico y técnico. La legislación internacional no siempre ha podido seguir los modernos descubrimientos en el campo de las drogas; resulta, por tanto, indispensable preparar acuerdos de alcance suficientemente amplio. El orador hace una reseña de la historia de la legislación internacional en materia de estupefacientes y señala que la fiscalización de las sustancias nuevas es obligatoria en virtud de la Convención de 1925 sólo cuando la Parte interesada acepta esa fiscalización. Las convenciones ulteriores sobre la fiscalización de los estupefacientes son obligatorias para las Partes en lo que se refiere a las nuevas drogas, pero la gama de las drogas a que se aplican estas disposiciones es muy limitada. Sin embargo, es difícil saber de antemano qué sustancias serán objeto de uso indebido en el futuro, y así lo ha reconocido el Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud en Farmacodepéndencia. Además, los productos químicos utilizados en la industria pueden algún día ser de utilidad terapéutica. A la vista de tales dificultades es comprensible que numerosos Estados se resistan a ceder sus derechos a un órgano internacional. Sería mejor seguir el procedimiento propuesto en 1967 por el Comité Central Permanente de Estupefacientes, según el cual el nuevo instrumento únicamente daría una definición muy amplia de las sustancias sometidas a fiscalización internacional; la decisión que adoptara el órgano internacional en el sentido de someter a fiscalización una sustancia nueva únicamente obligaría a los Estados que no hubieran declarado expresamente su imposibilidad de aceptarla. De todas maneras, tales casos serían excepcionales. El orador tiene entendido que la OMS está de acuerdo con este enfoque. Por su parte, el orador también lo está, ya que considera que con un tal procedimiento el instrumento podría ser acep tado por un gran número de Estados. En cuanto atañe a los Estados Unidos, es poco probable que tengan que recurrir al derecho de no aceptación, puesto que las medidas de fiscalización que aplican a las sustancias sicotrópicas son muy estrictas, e incluso más amplias de lo previsto en el Protocolo. Es más bien probable, en cambio, que tomen la iniciativa de fiscalizar en el plano internacional las drogas nuevas. El Gobierno de los Estados Unidos podría aceptar algunas medidas limitadas, a pesar de una decisión de no aceptación, pero considera que el derecho de no aceptación se aplica a todas las Listas y no solamente a las Listas I I I y IV actuales. El orador está dispuesto a prestar su ayuda con objeto de resolver ese difícil problema. 18. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) se pronuncia en principio en favor del texto actual del párrafo 7 y de la nota 11 de pie de página. 19. Ciertamente sería preferible suprimir por completo el derecho de no aceptación pero, por las razones que ha expuesto el representante de los Estados Unidos, es importante que las disposiciones del Protocolo conserven cierta flexibilidad. 20. Ha de observarse también que, a diferencia de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, no se prevén en el Protocolo medidas transitorias. Ahora bien, cada país debería tener la posibilidad de examinar en qué medida está en condiciones de aplicar, habida cuenta de las circunstancias, las decisiones adoptadas por un órgano internacional. 21. El Sr. SHEEN (Australia) comparte la opinión del representante del Reino Unido. 136 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 22. Por otra parte, estima, al igual que el representante de la Argentina, que un país que no pueda aplicar las medidas previstas en el Protocolo debería indicar claramente las razones de ello y comprometerse a aplicar dichas medidas en cuanto le fuera posible. 23. Por último, las disposiciones de los artículos 10 y 14, o, por lo menos, las que se refieren a la obligación de confeccionar estadísticas nacionales, deberían figurar en el párrafo 7. 24. El Dr. THOMAS (Liberia) es partidario del derecho de no aceptación, que no debería estar limitado a la Lista IV. 25. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) subraya la necesidad de que se precisen adecuadamente en el Protocolo las competencias respectivas de la Comisión de Estupefacientes y de la OMS. Por otra parte, se pronuncia en contra de todo derecho de no aceptación, que debilitaría considerablemente el alcance del Protocolo; si en un país determinado resulta inaplicable una disposición prevista, es preferible estudiar la manera de llegar a una solución que permita eliminarla. 26. Para el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), toda asimilación entre bebidas alcohólicas y sustancias sicotrópicas es insostenible desde el punto de vista jurídico, ya que las primeras, a diferencia de las segundas, se asocian con los productos alimenticios. 27. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) piensa que únicamente se debería prever el derecho de no aceptación en casos excepcionales, que convendría precisar en el texto. Apoya la posición de la delegación de la URSS según aparece expuesta en la nota 8 de pie de página. Se declara dispuesto a aceptar una solución de transacción respecto de las sustancias que figuran en la Lista IV. En cuanto a los efectos secundarios, no niega su importancia, pero considera que la Conferencia debe limitarse a prevenir el uso indebido de las sustancias sicotrópicas. 28. El Dr. AZARAKHCH (Irán) no estima conveniente, en principio, que se reconozca un derecho de no aceptación ; en todo caso, únicamente lo admitiría respecto de las sustancias comprendidas en la Lista IV. 29. El Sr. CHAPMAN (Canadá) apoya las declaraciones de los representantes de Australia, el Reino Unido y los Estados Unidos de América; al igual que el representante de la URSS, piensa que únicamente debería tolerarse el ejercicio de un derecho de no aceptación en circunstancias excepcionales. 30. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) estima que la eficacia de las medidas adoptadas a escala nacional dependerá del número de adhesiones al Protocolo. Por consiguiente, conviene que se prevean excepciones en dicho instrumento. Por la misma razón, no le parecen absolutamente necesarias las Listas I I I y IV. 31. El Sr. HENSEY (Irlanda) reconoce las dificultades que experimentarán determinados Estados para aplicar todas las medidas de fiscalización que puedan adoptarse, especialmente en lo que se refiere a las sustancias que figuran en las Listas I I I y IV. Le parece aceptable la redacción actual del párrafo 7, pero considera conveniente que se establezcan en él ciertas excepciones. 32. El Sr. KOCH (Dinamarca), advirtiendo que el futuro es imprevisible, señala que, a su entender, los criterios de inscripción de nuevas sustancias en las Listas deberán ser lo más vagos posible. Se reserva la facultad de referirse de nuevo a la cuestión del derecho de no aceptación cuando se estudien las medidas de fiscalización relativas a las sustancias que figuran en las Listas I I I y IV. 33. El PRESIDENTE, resumiendo los debates, comprueba que ciertas delegaciones son partidarias de la redacción actual del párrafo 7, mientras que otras se oponen al derecho de no aceptación; sin embargo, algunas de estas últimas se encuentran dispuestas a estudiar una posible fórmula de transacción. Se levanta la sesión a las 12.25 horas. CUARTA SESIÓN Jueves 14 de enero de 1971, a las 15.15 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVlll) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 2 (ALCANCE DE L A FISCALIZACIÓN D E LAS SUSTANCIAS) (continuación) PÁRRAFO 8 1. El PRESIDENTE invita al Comité a que examine el párrafo 8 del artículo 2 y señala a su atención la nota 11 de pie de página, que recoge el texto propuesto por una minoría de la Comisión de Estupefacientes. 2. El Sr. ANAND (India) dice que como el párrafo 8 estipula que las decisiones que adopte la Comisión respecto de las recomendaciones de la OMS estarán sujetas a revisión por el Consejo, el derecho de no aceptación supone que un país determinado puede considerar que su criterio es más acertado que el de esos tres órganos, que hablan en nombre de la comunidad internacional en su conjunto. Así pues, si se va a reconocer ese derecho en el párrafo 7, su ejercicio deberá quedar limitado a circunstancias muy excepcionales; y todo país que invoque tales circunstancias deberá, dentro de un plazo razonable, ajustar su posición a la de los países que aplican el Protocolo. El presente debate sobre el párrafo 8 brinda la oportunidad de introducir un plazo límite a ese respecto; y el orador sugiere que el derecho de no aceptación termine tan pronto como el Consejo confirme la decisión de la Comisión de acuerdo con el párrafo 8. Ello daría en la práctica al Estado no aceptante un plazo de uno a dos años para cumplir el Protocolo y facilitaría un solución intermedia satisfactoria. 3. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que esos argumentos se aplican al caso en que un país tenga dudas sobre el acierto de una decisión tomada por el Consejo. No se Cuarta sesión — 14 de enero de 1971 137 aplican a la cuestión de la no aceptación discutida en conexión con el párrafo 7, que se refiere a las circunstancias que impiden que un país cumpla plenamente una obligación establecida en el Protocolo. En la Convención Única hay disposiciones transitorias de carácter general en un contexto similar y sería realista incluir en el párrafo 7 algunas disposiciones por las que se permita el cumplimiento parcial del Protocolo en el caso de un país que se encontrara en circunstancias excepcionales y que explicara públicamente sus dificultades. Esas circunstancias y estas dificultades pueden perdurar largo tiempo, y no sería lógico introducir en el párrafo 8 un plazo arbitrario para las situaciones de cumplimiento parcial. 4. El Dr. THOMAS (Liberia) dice que se opone a la inclusión del derecho de no aceptación. Las sustancias sicotrópicas se producen en los países industrializados, y el objetivo del Protocolo es la protección de la salud pública. No debe, pues, dejar abierta una posible salida. 5. El Sr. KIRCA (Turquía) apoya el texto de la nota 11 de pie de página, pero sugiere que las palabras finales propuestas en la nota para el inciso d del párrafo 8, « aunque hubiesen notificado que no aceptaban la decisión de la Comisión» se sustituyan por las palabras siguientes : « aunque hubiesen hecho una notificación en virtud de lo previsto en el párrafo 7 supra ». El párrafo 7 no establece un llamado « derecho » de no aceptación. El Estado que hace la notificación sigue siendo Parte en el Protocolo y sigue estando obligado por él. El orador sugiere también, como solución intermedia, que el inciso d del párrafo 8 propuesto en la nota 11 de pie de página, por el que se permite al Consejo confirmar o modificar la decisión de la Comisión, sea enmendado en el sentido de darle además la posibilidad de introducir un régimen provisional para un período determinado a fin de tomar en consideración las dificultades internas del Estado que haga la notificación. 6. El Sr. BRATTSTROM (Suecia) propone que la secretaría elabore un documento en el que se establezcan las obligaciones que eludiría un Estado no aceptante. En los incisos a a e del párrafo 7 se especifican las obligaciones internacionales que deben cumplirse en todos los casos. Si se elaborara una lista de las obligaciones restantes, se aclararía el concepto de aceptación parcial. 7. El Sr. ASANTE (Ghana) secunda esta solicitud. Su delegación es partidaria del texto de la nota 11 de pie de página. Sin embargo, siente ciertos recelos en cuanto al sistema de revisión en tres fases que proporciona una ventaja injusta a los países que son miembros permanentes de la Comisión de Estupefacientes y del Consejo Económico y Social. 8. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) apoya la postura del Reino Unido. La cuestión que se plantea es la de la dificultad de cumplir una decisión internacional al nivel nacional. Pueden surgir dificultades insuperables precisamente en un sistema de gobierno que somete el poder ejecutivo nacional a la fiscalización del parlamento y que da al individuo la posibilidad de discutir ante los tribunales las decisiones del ejecutivo. Cuando su país firma un acuerdo internacional, desea tener la certeza de que puede cumplir las obligaciones del mismo. Por estas razones, su delegación se opone al texto que en la nota 11 de pie de página propone la minoría para el artículo 8. 9. El Sr. ANAND (India) dice que es ilógico que un Estado parte en un instrumento internacional sea el juez único de las circunstancias en que han de aplicarse las disposiciones de dicho instrumento. Cuando un país se convierte en parte en un instrumento internacional, asume la obligación de promulgar la legislación interna adecuada para dar cumplimiento a las disposiciones del instrumento. En las circunstancias indicadas por las delegaciones del Reino Unido y de los Estados Unidos, el remedio parece ser que el país interesado utilice su influencia en la OMS y en la Comisión de Estupefacientes para impedir que la sustancia en cuestión sea sometida a fiscalización internacional. En consecuencia, insta a tales delegaciones a que acepten la propuesta de transacción que acaba de presentar hace unos momentos en la misma sesión. 10. El Sr. SHEEN (Australia) pone de relieve que las propuestas que presentó en la sesión anterior se referían exclusivamente al párrafo 7. El párrafo 8 se ocupa de una situación enteramente distinta. A su juicio, no sería viable prever un plazo que diera a un país no aceptante tiempo para superar sus dificultades. Finalmente, su delegación estima que el párrafo 8 es, en general, satisfactorio y se opone a la propuesta de introducir en el mismo el texto del apartado d que figura en la nota 11 de pie de página. 11. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) explica que, antes de suscribir acuerdos internacionales, un gobierno debe asegurarse de que podrá cumplir las obligaciones estipuladas en los mismos. A muchos gobiernos les resultaría difícil obtener la aceptación parlamentaria del Protocolo, si en él no se previera un margen de discreción en cuanto al cumplimiento de decisiones de la OMS y la Comisión, que pudieran imponerles obligaciones imprevisibles. A su delegación no le es posible aceptar el apartado d de la variante del párrafo 8 que figura en la nota 11 de pie de página. 12. El Dr. OLGUÍN (Argentina) argumenta que las facultades decisorias de las autoridades nacionales forman parte inalienable de la soberanía nacional. Al firmar un tratado que otorga a órganos internacionales facultades decisorias, los gobiernos hacen constar que aceptan esa situación. Cuando se debatió el párrafo 7, el orador destacó la importancia del carácter excepcional de las circunstancias que pudieran justificar la no aceptación de cualquier decisión de la Comisión. Al existir en un país circunstancias excepcionales del orden mencionado, éstas quedarán sujetas a los criterios de sus autoridades nacionales, quienes tendrán en cuenta los intereses internacionales antes de resolver el envío de la notificación de aceptación parcial. En su opinión, la posibilidad actual de recurrir ante tres instancias, es decir, la OMS, la Comisión y el Consejo, proporciona garantías suficientes. La decisión del Consejo debe ser obligatoria para las Partes. 13. Para el Sr. ASANTE (Ghana) hay que distinguir entre las circunstancias específicas de un país determinado y descubrimientos indiscutibles en la esfera médica y 138 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización científica. En el primer caso, la imposibilidad de cumplir una decisión de la Comisión no se supera fácilmente. Sin embargo, ante avances innegables de la medicina y la ciencia, la revisión de una decisión de la Comisión se basaría únicamente en consideraciones de hecho. Es difícil imaginar que una Parte no acate una decisión de la Comisión fundada en hechos. El orador apoya la creación de un grupo de trabajo. 14. El Sr. CHAPMAN (Canadá) sigue pensando que pueden darse circunstancias excepcionales que impidan a los gobiernos aplicar todas las disposiciones del Protocolo, y no le parece probable que esas circunstancias excepcionales lleguen a variar dentro de un período razonable. Por consiguiente, no puede aceptar la sugerencia del representante de la India de que se fije un plazo en que sea posible la no aceptación. Su delegación estima conveniente prever un recurso ante el Consejo y está dispuesta a aceptar el párrafo 8 en su forma actual; es inaceptable la variante que figura en la nota 11 de pie de página. 15. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) sugiere que se establezca un grupo de trabajo. 16. El Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) conviene con el representante de Yugoslavia en que el mejor modo de elaborar un texto de transacción es instituir un grupo de trabajo. Opina, sin embargo, que sería prematuro crear inmediatamente ese grupo. Primero, el Comité debe finalizar el examen de todas las medidas de fiscalización sugeridas y luego dejar que un grupo de trabajo se ocupe de la cuestión de las excepciones. Entretanto, podrían celebrarse consultas oficiosas que preparen el terreno para el grupo de trabajo. 17. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza), refiriéndose al párrafo 1 del artículo 2, señala que a juzgar por la experiencia de la Convención Única, parece probable que la solicitud de sujetar una sustancia a fiscalización procederá casi siempre de los Estados. Es inconcebible que después de presentar una petición respecto de una sustancia un Estado no cumpla con la correspondiente decisión de la Comisión de sujetarla a fiscalización. 18. El PRESIDENTE estima atinada la sugerencia del representante de S..ecia. Si no se formulan objeciones, entenderá que el Comité acepta instituir más adelante un grupo de trabajo en el que se tratará de llegar a una transacción acerca de los problemas planteados por los párrafos 7 y 8. Mientras tanto, estará a disposición de las delegaciones que deseen celebrar consultas oficiosas al respecto. Así queda acordado. ARTÍCULO 5 (ADMINISTRACIÓN ESPECIAL) 19. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América), el Sr. BEEDLE (Reino Unido) y el Dr. BOLCS (Hungría) están dispuestos a aceptar el texto del artículo 5 en su forma actual. 20. El Sr. KOCH (Dinamarca) recuerda que el informe enviado por el Comité Ad Hoc a la Conferencia de las Naciones Unidas para la aprobación de una Convención Única sobre Estupefacientes acerca del artículo correspondiente de la Convención Única contenía una nota conforme a la cual quedaba entendido que el término « administración especial » no significaba una sola administración ; se aceptó entonces que la administración especial no debe ser obligatoriamente una sola autoridad. Pide que esas observaciones se hagan extensivas al artículo 5 del Protocolo. Por unanimidad, queda aprobado el artículo 5 del proyecto revisado de Protocolo (E/4785, cap. III). Se levanta la sesión a las 17.15 horas. QUINTA S E S I Ó N Viernes 15 de enero de 1971, a las 10.10 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVlll) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 6 (DISPOSICIONES ESPECIALES APLICABLES A LAS SUSTANCIAS INCLUIDAS E N L A LISTA I ) 1. El Dr. AZARAKHCH (Irán) y el Sr. ASANTE (Ghana) declaran que sus delegaciones aprueban sin reservas el texto de este artículo. PÁRRAFO 1 2. La Sra. d'HAUSSY (Francia) señala que la palabra « chercheurs » que se utiliza en el texto francés es algo restrictiva; en efecto, se puede pedir que participen en las investigaciones a médicos que no tengan la calidad de «investigadores » en el sentido en que se entiende este término en Francia. Tal vez fuese mejor hablar de « personal de establecimientos médicos o científicos». 3. El Sr. CHAPMAN (Canadá) señala que en la versión inglesa se presenta la misma dificultad. En vez de « by research workers» se podría decir «by specifically authorized medical practitioners and research workers ». 4. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) hace suyo el punto de vista del representante del Canadá, puesto que la palabra « personal» que ha sugerido la representante de Francia podría aplicarse a personal auxiliar no calificado. 5. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) señala que sería absurdo querer excluir a los médicos de las investigaciones que se hagan con fines médicos. El orador estima que sería preferible no recargar el texto y contentarse con las sugerencias de la representante de Francia. Además, aunque es cierto que las sustancias que figuran en la Lista I tienen poca utilidad terapéutica, es importante que no se prohiba toda su utilización industrial; así pues, sería prudente que el párrafo 1 comenzase como el artículo 4, es decir, por las palabras « salvo lo dispuesto en el artículo 3 ». 6. El Sr. EYRIES VALMASEDA (España) estima que sería conveniente revisar el texto del párrafo 1 teniendo Quinta sesión — 15 de enero de 1971 139 en cuenta las observaciones de los representantes de Francia, el Canadá y la URSS. 7. El Dr. OLGUÍN (Argentina) señala que el texto español no suscita las mismas reservas que los textos inglés y francés. 8. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) hace suyas las observaciones de los representantes de Francia, el Canadá, la URSS y el Reino Unido. El orador estima que, como ninguna disposición del Protocolo debe correr el riesgo de entorpecer las investigaciones, sería preferible hablar de «specially authorized medical practitioners and scientific researchers» sin precisar si pertenecen o no a establecimientos. 9. El Sr. BARONA LOBATO (México) comparte el punto de vista del representante de los Estados Unidos, y subraya que no se puede prohibir que realicen investigaciones, por ejemplo, laboratorios de universidades. Opina, además, que sería útil agregar una aclaración suplementaria acerca del órgano que sería competente para expedir licencias, insertando las palabras siguientes : « bajo la fiscalización directa de las autoridades sanitarias de las Partes...». 10. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) estima que la redacción actual del conjunto del artículo 6 es suficientemente clara y equilibrada. El orador teme que el alcance de este artículo quede muy debilitado si se autoriza la concesión de licencias a establecimientos y personas cuyas actividades será imposible fiscalizar estrictamente. 11. El Sr. ANAND (India) observa que el debate originado por una propuesta de enmienda que sólo afectaba a la redacción se ha extendido notablemente. Conviene que no se olvide el doble principio básico, es decir, que las sustancias de la Lista I sólo deberán utilizarse en establecimientos de investigación y con fines no terapéuticos. 12. El Sr. KIRCA (Turquía) aprueba en principio el texto actual del párrafo 1. Sin embargo, señala que su aplicación ocasionaría un problema de derecho administrativo en los países en los que existen establecimientos públicos autónomos. Así pues, preferiría que se dijese « el personal de establecimientos médicos o científicos bajo la fiscalización directa de las autoridades sanitarias de los gobiernos de las Partes». 13. El Sr. ASANTE (Ghana) señala que su Gobierno tropezaría con dificultades para aplicar las disposiciones del párrafo 1 si se modificase el fondo de este último. Estima, por una parte, que el texto actual no excluye los laboratorios de universidades ni los de las grandes sociedades industriales y, por otra parte, que la cuestión de la concesión de licencias se trata suficientemente en el párrafo 2. 14. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) estima, al igual que la representante de Francia, que habrá que encontrar una expresión más satisfactoria que la palabra «investigadores». Por otra parte, no se pueden soslayar las enormes posibilidades de investigación de los laboratorios pertenecientes a las grandes empresas industriales. 15. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) recuerda que algunas clínicas de siquiatría ya utilizan con éxito los alucinógenos en el tratamiento de ciertas neurosis ; así pues, no se puede prohibir toda la utilización terapéutica de las sustancias que figuran en la Lista I . Por otra parte, la licencia no debería concederse únicamente al establecimiento, sino también, como se hace en Suiza, a la persona que asume la responsabilidad médica. 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) preferiría que las diversas enmiendas propuestas fueran presentadas por escrito, lo cual permitiría estudiar cuidadosamente todas las consecuencias posibles. 17. El PRESIDENTE, para no prolongar excesivamente el debate, propone que los representantes de Francia, Canadá, Estados Unidos, URSS y España se pongan de acuerdo con el Asesor Jurídico para mejorar el texto del párrafo 1 con arreglo a lo indicado en los debates y armonizar las diversas versiones. Así queda acordado. PÁRRAFO 2 Queda aprobado el párrafo 2. PÁRRAFO 3 18. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) propone la siguiente redacción de los apartados a y b: a) Que sea previamente autorizado por las autoridades sanitarias apropiadas todo proyecto de investigación en seres humanos; b) Que se notifique por anticipado a esas autoridades cualquier otro proyecto que entrañe el uso de esas sustancias. 19. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) pone en duda la utilidad de este párrafo y se pregunta si, habida cuenta en particular de las disposiciones del párrafo 2 del mismo artículo, no sería posible suprimir el citado párrafo. 20. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania), el Dr. OLGUÍN (Argentina), el Sr. OVTCHAROV (Bulgaria), el Dr. DANNER (República Federal de Alemania), el Sr. ANISCHENKO (República Socialista Soviética de Bielorrusia), el Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) y el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se declaran en favor del mantenimiento del párrafo 3 en su redacción actual. 21. El Sr. ASANTE (Ghana) y el Dr. THOMAS (Liberia) hacen suya la opinión del representante del Reino Unido, tanto más cuanto que las disposiciones del párrafo 3 imponen tareas administrativas suplementarias que difícilmente podrían asumir sus países, habida cuenta de la limitación de sus recursos en ese sector. 22. El Sr. CHAPMAN (Canadá) y el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) indican que durante el año transcurrido los científicos y los investigadores de sus países han puesto de manifiesto que una reglamentación demasiado estricta de las sustancias de la Lista I I obstaculizaría el desarrollo de las actividades de investigación. Por consiguiente, no ven objeción alguna a que se suprima el párrafo, sobre todo teniendo en cuenta que el párrafo 2 ofrece garantías suficientes. 23. El Dr. PUNARIO RONDANINI (México) declara que la delegación de su país aprueba el párrafo 3, pero que desearía que en el apartado a se incluyesen las palabras «trabajos clínicos ». 24. El Sr. ANAND (India) hace una exposición sobre el párrafo 3, que trata de las condiciones en que se 140 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización podrán utilizar las sustancias de la Lista I . Las condiciones de uso deberán someterse a estrecha vigilancia. En consecuencia, se pronuncia en favor del mantenimiento del párrafo 3 en su forma actual. No obstante, para tener en cuenta las objeciones del representante del Reino Unido y de otras delegaciones que se han pronunciado en el mismo sentido, tal vez fuera conveniente unir los apartados a y b en un solo párrafo. 25. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) aclara que con su enmienda se proponía únicamente dejar constancia en el texto de que la autorización previa sólo es necesaria para los proyectos de investigación en seres humanos. Por su parte también estaría dispuesto a aceptar la supresión de este párrafo. 26. El Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) se opone a la enmienda del representante de México, que equivaldría a reconocer que los alucinógenos tienen utilidad terapéutica, cosa que, hasta la fecha, no se ha podido probar. 27. En respuesta a una interpelación del Dr. OLGUÍN (Argentina), el Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) precisa que las cinco versiones del texto final del Protocolo, correspondientes a los cinco idiomas oficiales, serán igualmente auténticas. 28. El Sr. SHEEN (Australia), el Sr. BRATTSTRÓM (Suecia), el Dr. AZARAKHCH (Irán), el Sr. EYRIES VALMASEDA (España), el Sr. TERERAHO (Rwanda), el Sr. CALENDA (Italia) y el Sr. NASSAR (República Árabe Unida) se pronuncian en favor del mantenimiento del párrafo 3 en su forma actual. 29. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) aceptaría el párrafo 3 en su redacción actual, pero se pregunta si, tal como afirma el representante del Reino Unido, constituye una repetición de los párrafos 1 y 2, o si introduce realmente un elemento distinto. 30. El Sr. KIRCA (Turquía) estima que en el párrafo 3 se especifican las modalidades de la estrecha vigilancia estipulada en el párrafo 2. Es indispensable armonizar las legislaciones nacionales a este respecto y por ello hay que conservar el párrafo 3. No obstante, desde el punto de vista formal, tal vez deberían suprimirse las palabras « estrecha vigilancia » que ya figuran en el párrafo 2. 31. El Sr. KOCH (Dinamarca) piensa que el párrafo 3 es importante, toda vez que exige la autorización de las autoridades sanitarias. 32. El Sr. KOECK (Santa Sede) subraya que, sea cual fuere la decisión que se adopte con respecto al párrafo 3, es indispensable que se prevean garantías suficientes en lo que se refiere a los experimentos que puedan hacerse en seres humanos. 33. El Sr. HENSEY (Irlanda), teniendo en cuenta las disposiciones de los párrafos 2 y 4, no tiene nada que objetar a la supresión del párrafo 2. 34. El Sr. ASANTE (Ghana) precisa que su delegación no ve objeción alguna al párrafo 3, pero que, desde el punto de vista práctico, dicho párrafo crearía en Ghana dificultades administrativas que podrían retrasar o dificultar las investigaciones realizadas en las universidades. 35. El Sr. ONODERA (Japón) no se opone a que se suprima el párrafo 3, pero piensa que se podría examinar la propuesta del representante de la India. 36. El Sr. BARONA LOBATO (México) se declara, en principio, partidario de que se mantenga el párrafo 3 en su forma actual, pero podría preverse la posibilidad de que fuera suprimido si los Estados Unidos formulasen una propuesta oficial a ese respecto. 37. Por otra parte, el Sr. Barona Lobato estima que no es necesario suprimir las palabras « estrecha vigilancia », que son una repetición de las del párrafo 2, dado que, en muchos textos jurídicos, las repeticiones son necesarias para garantizar la claridad del texto. 38. El PRESIDENTE pide al Reino Unido y a los Estados Unidos de América que presenten una propuesta formal. En caso contrario, dado que la mayoría de los miembros se han pronunciado en favor del mantenimiento del párrafo 3, se conservará dicho párrafo, a menos que se presenten enmiendas ulteriormente. 39. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) precisa que no ha presentado una propuesta formal y que considera valiosa la propuesta de la India. No obstante, señala la posibilidad de que, tras un estudio a fondo, se descubra que ciertas sustancias inscritas en la Lista I , por ejemplo ciertos alucinógenos, poseen valor terapéutico. Los trabajos de investigación no deben verse dificultados por la necesidad de obtener una autorización previa y si se quiere autorizar el uso limitado de una sustancia con fines médicos, ese uso con fines médicos no debe sufrir retrasos debido a la necesidad de transferir dicha sustancia de la Lista I a la Lista I I . 40. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que, si resultase que las sustancias nuevas inscritas originalmente en la Lista I poseen valor terapéutico y no son muy peligrosas, la Comisión de Estupefacientes podrá siempre decidir, previa notificación de la OMS o de las Partes, que se clasifiquen en otra Lista. Es inadmisible que se realicen experimentos sobre seres humanos; los experimentos sobre animales deberían hacerse bajo estricto control. Las sicosis experimentales provocadas mediante alucinógenos no han demostrado el valor terapéutico de las sustancias de la Lista I . Este valor terapéutico no está suficientemente demostrado para que se justifiquen experimentos cuyas consecuencias pueden ser graves. Por esta razón, debe mantenerse el párrafo 3. 41. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) considera que sería conveniente estudiar la propuesta del representante de la India. 42. El PRESIDENTE hace observar que los miembros del Comité han aprobado ya el párrafo 2 y que no es posible modificarlo. Propone que se aplace el examen del párrafo 3 a fin de que los representantes de los Estados Unidos, del Reino Unido, de los Países Bajos y de la India puedan celebrar consultas con el Asesor Jurídico para proponer una enmienda al párrafo 3. Así queda acordado. Se levanta la sesión a las 12.35 horas. Sexta sesión — 15 de enero de 1971 141 SEXTA SESIÓN Viernes 15 de enero de 1971, a las 15.15 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 ( X L V I I I ) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capitulo n i ) ARTÍCULO 6 (DISPOSICIONES ESPECIALES APLICABLES A LAS SUSTANCIAS INCLUIDAS E N L A LISTA I) (continuación) PÁRRAFO 4 1. El Sr. MANSOUR (Líbano) propone suprimir la cláusula final que dice « salvo cuando se trate de la distribución a lo largo de un solo proyecto de investigación autorizado ». Esta excepción se prestaría a abusos por permitir que un investigador siga obteniendo la sustancia en cuestión durante mucho tiempo. La justificación de las medidas de fiscalización es la misma, ya se trate de un proyecto de investigación que está iniciándose o que simplemente se continúa. 2. El Sr. CHAPMAN (Canadá) propone suprimir pura y simplemente el párrafo 4 ; es una disposición excesivamente detallada que puede entorpecer la investigación. Suprimiéndolo no se debilitaría la fiscalización de las sustancias incluidas en la Lista I , ya que cada uno de los proyectos se realizaría en virtud de una autorización quedando sujeto a una estrecha vigilancia. 3. El Sr. ANAND (India) se opone a esa propuesta. El párrafo 4 encaja en el espíritu de los párrafos anteriores y se basa en el hecho de que las sustancias incluidas en la Lista I implican graves peligros y carecen de usos terapéuticos. 4. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) es partidario de mantener el texto en su forma actual y se opone a la propuesta de la delegación del Líbano de suprimir la cláusula final. El Comité debería dejar constancia de que, a su juicio, los investigadores no son responsables del tráfico ilícito. 5. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) explica que, sin prejuzgar la posición de su delegación sobre la propuesta canadiense de suprimir todo el párrafo 4, su delegación considera que dicho párrafo es un ejemplo más de la tendencia a incluir en un instrumento internacional medidas detalladas de fiscalización que deberían dejarse a la discreción de las autoridades nacionales. 6. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) abunda en la misma opinión. El párrafo 4 podría dar la falsa impresión de que ha habido abusos por parte de los científicos. 7. El Sr. CHAPMAN (Canadá) retira la propuesta de suprimir el párrafo 4 en vista de que no cuenta con apoyo. 8. El Sr. MANSOUR (Líbano) retira también su propuesta de suprimir la cláusula final del párrafo 4. Por unanimidad, queda aprobado el párrafo 4 del artículo 6. 9. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que a su delegación no le creó dificultades el párrafo 4 del artículo 6. Sin embargo, en términos generales el Protocolo debería evitar detalles innecesarios y no imponer excesivas cargas administrativas a los Estados Partes, los cuales no tienen todos los recursos administrativos necesarios para cumplir con obligaciones muy amplias. PÁRRAFO 5 10. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) propone sustituir la palabra « personas » por «instituciones ». Los registros relativos a la adquisición y uso de las sustancias serían así mantenidos no por los investigadores sino por la institución en la que trabajen. 11. El Sr. CHAPMAN (Canadá) prefiere mantener el texto actual del párrafo. Son los individuos que trabajan en las instituciones, más bien que las propias instituciones, quienes están autorizados para realizar investigaciones. 12. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de America) está de acuerdo con el representante del Canadá. Desea también saber si los registros que deben llevarse van a tener carácter independiente de los registros normales a cargo de los investigadores. 13. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que dichos registros no serán necesariamente independientes de los registros normales de los investigadores ; si estos últimos facilitan los datos necesarios, satisfarán las condiciones del párrafo 5. 14. El Sr. ANAND (India) sugiere que, en aras de la uniformidad en la redacción, se sustituya la palabra « personas » por las palabras «investigadores » o cualquier otro término que se adopte definitivamente para el párrafo 1 del artículo 6. Deben sustituirse las palabras « que ejerzan funciones médicas o científicas » por las palabras « que hagan uso de sustancias con fines médicos y científicos ». 15. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) propone que la referencia a « personas » se sustituya por una referencia a las «personas y establecimientos». 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) apoya la propuesta. En cuanto a los registros a que hace referencia el párrafo 5, deben tener carácter independiente y mostrar con claridad las cantidades recibidas y utilizadas. 17. El Sr. ASANTE (Ghana) se adhiere a la propuesta del representante del Brasil; en efecto, la responsabilidad de llevar los registros incumbe al jefe del establecimiento de que se trate y no a cada investigador individualmente. 18. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) pone de manifiesto la relación existente entre el párrafo 5 del artículo 6 y el artículo 18 (Disposiciones penales). La responsabilidad penal recae sobre individuos y no sobre establecimientos. Así pues, conviene conservar la referencia a « personas ». 19. El Sr. ANAND (India) conviene en ello. No será posible exigir responsabilidades en el supuesto de un uso indebido, a menos que se conserve una referencia a « personas » o «investigadores ». 142 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 20. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que su delegación está dispuesta a aceptar el texto del párrafo 5 en su forma actual. Sin embargo, si se quiere introducir una referencia a los establecimientos, el texto debe decir « personas o establecimientos ». El uso de la expresión « personas y establecimientos » conduciría a una duplicación de registros. 21. El Dr. THOMAS (Liberia) apoya la propuesta de que se introduzca una referencia a los « establecimientos ». El investigador queda incluido en el establecimiento, cuya secretaría ha de llevar los registros que exige el párrafo 5. 22. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que el problema de determinar quién será responsable del uso indebido debe dejarse en manos de las autoridades nacionales. En todo caso, es preferible el término más amplio de « personas» a «investigadores», porque las sustancias pueden estar bajo la custodia de un empleado del establecimiento que no sea investigador. 23. El Sr. ASANTE (Ghana) apoya la inclusión de las palabras « o establecimientos ». En Ghana no es responsable jurídicamente un establecimiento como tal. 24. El Dr. PUNARIO RONDANINI (México) señala que al publicarse los resultados de las investigaciones científicas, se suele dar el nombre de la persona que ha realizado el trabajo, junto con el del establecimiento de que se trate. 25. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) está dispuesto a aceptar el párrafo 5, bien en su forma actual, o bien añadiendo las palabras « o establecimientos ». 26. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) está también dispuesto a aceptar el párrafo 5 en su forma actual. En Yugoslavia es posible, según el derecho penal, exigir también responsabilidad a una persona jurídica. 27. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que el párrafo 5 es aceptable en su forma actual; corresponde a cada país definir el término «persona» y determinar si abarca tanto a las personas naturales como a las jurídicas. 28. El Sr. MANSOUR (Líbano) está de acuerdo con el representante de Argentina. Cabe imponer una pena a una persona jurídica. 29. El Sr. NASSAR (República Árabe Unida) se adhiere a la propuesta de que se introduzcan las palabras «o establecimientos ». 30. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania), el Dr. BERTSCHINGER (Suiza), el Sr. SHEEN (Australia), el Sr. OVTCHAROV (Bulgaria), el Sr. BRATTSTRÓM (Suecia), el Sr. OBERMAYER (Austria), el Dr. AZARAKHCH (Irán), el Sr. HENSEY (Irlanda), el Sr. TERERAHO (Rwanda) y el Sr. SHIK HA (República de Corea) apoyan el párrafo 5 en su forma actual. Por 34 votos contra ninguno y 3 abstenciones, queda aprobado el párrafo 5 del artículo 6. PÁRRAFO 6 31. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que si bien el texto, en su redacción actual, resulta aceptable para su delegación, está dispuesto a aceptar una versión simplificada del tipo de la siguiente : « Las Partes prohibirán la exportación e importación de las sustancias de la Lista I excepto cuando el exportador y el importador estén autorizados por sus respectivos gobiernos.» 32. El Dr. OLGUÍN (Argentina) apoya la fiscalización gubernamental de las exportaciones e importaciones de las sustancias de la Lista I . El texto actual resulta aceptable, pero el orador está dispuesto a considerar una versión simplificada. 33. El Sr. ASANTE (Ghana), el Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) y el Sr. BEEDLE (Reino Unido) aceptan el texto propuesto por el representante de los Países Bajos. 34. El Sr. BARONA LOBATO (México) se muestra en favor de la simplificación. Lo que se pretende en el caso de las sustancias de la Lista I es la más estricta fiscalización, que sólo puede conseguirse atribuyendo en exclusiva a los gobiernos la facultad de importar y exportar. De este modo, todo el comercio internacional de tales sustancias quedaría regulado por las autoridades competentes de cada país. 35. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) se pronuncia también en favor de la simplificación. Es derecho inherente a cada gobierno delegar parte de su autoridad si lo desea ; es innecesario prever tal posibilidad en un tratado internacional. 36. El Sr. KOCH (Dinmarca) señala una aparente discrepancia de fondo entre las versiones inglesa y francesa de la primera frase. 37. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) conviene en que existe una discrepancia de fondo entre ambas versiones. De los debates celebrados en el seno de la Comisión de Estupefacientes, el orador sacó la conclusión de que lo que se pretendía era que el comercio se realizara tan sólo entre institutos gubernamentales, como se dice en la versión inglesa, y no entre toda clase de institutos, como se afirma en la versión francesa. El Comité debe decidir cuál de los dos conceptos debe recoger el proyecto. 38. El Sr. ANAND (India) dice que la primera frase del párrafo debe leerse en relación con la segunda. Si el comercio debe efectuarse sólo entre gobierno y gobierno, la primera frase es necesaria, puesto que se requerirían autorizaciones de importación y exportación. Si, por otra parte, el comercio puede efectuarse también entre órganos privados debidamente autorizados, la primera frase resulta innecesaria. Antes de examinar la redacción del párrafo debe tomarse una decisión sobre esta cuestión de principio. 39. En respuesta a una pregunta del PRESIDENTE, el Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) indica que puede resolverse el problema sometiendo a votación si los órganos no gubernamentales, concretamente los órganos autorizados por los gobiernos a tal efecto, pueden o no exportar o importar las sustancias incluidas en la Lista I . Si el resultado de la votación es negativo, el Comité procederá sobre la base de que sólo los órganos gubernamentales podrán comerciar con tales sustancias. Séptima sesión — 18 de enero de 1971 143 40. El PRESIDENTE estima que lo más oportuno en la fase actual sería proceder a una votación oficiosa. Por 20 votos contra 16 y 3 abstenciones, queda decidido oficiosamente que sólo los órganos gubernamentales podrán comerciar con las sustancias de la Lista I . Se levanta la sesión a las 17.55 horas. SÉPTIMA SESIÓN Lunes 18 de enero de 1971, a las 10.20 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación) (E/4785, capítulo I I I ) MARCHA D E LOS TRABAJOS D E L COMITÉ D E ASUNTOS TÉCNICOS 1. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, indica que ese Comité casi ha terminado el estudio del artículo 1 y de las enmiendas relativas al mismo (E/CONF.58/C.3/L.1 y L.2). En cuanto al artículo 2, el Comité de Asuntos Técnicos no puede llegar a ninguna decisión sin conocer previamente las modificaciones que introduzca en dicho artículo el Comité de Medidas de Fiscalización. No obstante, teniendo en cuenta la experiencia de sus propios miembros, el Comité de Asuntos Técnicos ha examinado provisionalmente cada una de las sustancias que deben figurar en las Listas. Respecto a la Lista I , el Comité ha convenido en que las sustancias 1 a 9 son muy peligrosas, que deben quedar sujetas a una rigurosa fiscalización y que debe prohibirse su experimentación en el hombre. En cuanto a los tetrahidrocannabinoles (10), se ha planteado la duda de si esas sustancias no deberían quedar sujetas a la fiscalización de la Comisión de Estupefacientes, puesto que constituyen el principio activo de la cannabis. Por otra parte, el Comité ha decidido trasladar a la Lista I la sustancia 15 de la Lista IV (fenciclidina) ; en efecto, este anestésico también es un alucinógeno que se presta a usos indebidos. 2. Por cuanto se refiere a las Listas I I y I I I , el Comité no ha considerado conveniente alterar las sustancias incluidas o las medidas de fiscalización previstas. En cambio, los miembros del Comité no han logrado llegar a un acuerdo sobre las sustancias de la Lista IV, habiéndose dividido la opinión entre los que consideran que esas sustancias deberían ser objeto de una fiscalización internacional y los que consideran suficientes las medidas tomadas a nivel nacional. Según otras delegaciones, las disposiciones internacionales deberían ser menos rigurosas que las previstas en el Protocolo. Varios miembros han hecho saber que sus países estaban enterados de casos de uso indebido y tráfico ilícito de esas sustancias y la mayoría de los miembros se han pronunciado en favor de mantener esa Lista, siempre y cuando se atenúe el alcance de las medidas de fiscalización relativas a las sustancias que se incluyan en ella. A dicho efecto, el Comité ha suprimido de esa Lista las sustancias 4 (hidrato de cloral), 11 (metohexital) y 14 (paraldehído). Una minoría de miembros ha expresado la opinión de que las sustancias 5 y 6 no deberían figurar en esa Lista y el Comité de Medidas de Fiscalización tendrá que tomar una decisión al respecto. Por otra parte, algunos miembros han expresado dudas sobre la conveniencia de incluir las sustancias 3, 12 y 16 en la Lista I V ; otros se han preguntado si no convendría añadir un grupo de barbitúricos ya sea en la Lista IV o en la Lista I I I . De todos modos, el Comité de Asuntos Técnicos tendrá que examinar nuevamente estas cuestiones cuando el Comité de Medidas de Fiscalización haya formulado directrices sobre el tema. ARTÍCULO 6 (DISPOSICIONES ESPECIALES APLICABLES A L A S SUSTANCIAS INCLUIDAS E N L A LISTA I) (continuación) PÁRRAFO 6 (continuación) 3. El PRESIDENTE, con objeto de elaborar el texto definitivo del párrafo 6, propone crear un grupo de trabajo limitado, compuesto por los siguientes países : Estados Unidos de América, Francia, Ghana, India, Países Bajos, Reino Unido, Turquía, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Yugoslavia. Así queda acordado. PÁRRAFO 7 4. El Sr. SHEEN (Australia) advierte que con arreglo a las disposiciones del párrafo 2 del artículo 3, las Partes pueden autorizar el uso de sustancias sicotrópicas en la industria y desea saber si esa disposición es aplicable al párrafo 7 del artículo 6. 5. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) señala que el párrafo 1 del artículo 6 excluye todo uso de las sustancias incluidas en la Lista I excepto para fines médicos y científicos. 6. El Sr. ANAND (India) estima que la expresión « sea cual fuere su destino » no es clara. Parece indicar que las Partes pueden autorizar la posesión de sustancias de las otras Listas. Convendría modificar la redación de ese párrafo teniendo presentes las disposiciones del párrafo 1. 7. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que el artículo 6 se refiere únicamente a las sustancias incluidas en la Lista I . A las demás sustancias se aplican las disposiciones del artículo 4. 8. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) estima que la expresión « no autorizada » se presta a confusión y que convendría suprimirla, habida cuenta de los párrafos 1 y3. 9. El Sr. HENSEY (Irlanda) abriga ciertas dudas en cuanto a la expresión « para uso personal», que a su juicio está en contradicción con el apartado b del artículo 4, que permite la posesión de tales sustancias en las condiciones previstas por la ley. 10. El Sr. KIRCA (Turquía) cree que convendría alterar el orden de los párrafos colocando al principio el párrafo 7, en donde se enuncia el principio general por el que se regulan las sustancias de la Lista I , o sea que la posesión de esas sustancias está prohibida, excepto en ciertos casos que se enumerarían en los párrafos siguientes. Conforme a la obsevación hecha por el representante de Irlanda, sería suficiente decir que las Partes prohiben la posesión de las sustancias de la Lista I , salvo en los casos 144 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización autorizados de conformidad con las disposiciones del artículo 6. Por otra parte, además de los investigadores científicos y de los médicos, pueden poseer esas sustancias otras personas, por ejemplo los fabricantes y los exportadores, y por consiguiente el párrafo 1 y el apartado b del párrafo 3 deberían figurar después del párrafo 7. Asimismo, en el apartado b del párrafo 4 debería indicarse que una Parte no permitirá la posesión de esas sustancias salvo en las condiciones previstas por el Protocolo y por la ley. 11. El PRESIDENTE ruega al representante de Turquía que celebre consultas con el representante de Irlanda para elaborar una enmienda sobre esta cuestión. 12. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) estima que quizá no sea verdaderamente necesario mantener el párrafo 7, dado que dicha cuestión está ya comprendida en el artículo 4. En cuanto al artículo en su totalidad, tal vez sería conveniente dejar a cargo de los gobiernos la prescripción de medidas de fiscalización más detalladas. Le preocupa el hecho de que las investigaciones médicas y científicas sean objeto de indebidas restricciones. No parece que los investigadores hayan sido responsables de importantes desviaciones. 13. El Dr. OLGUÍN (Argentina) subraya que el objetivo del Protocolo es claro, y consiste en someter a fiscalización todas las sustancias peligrosas. A ese respecto, se prevén en dicho instrumento disposiciones generales y particulares. Los apartados a y b del artículo 4 tienen un alcance muy general y se aplican al manejo y posesión con fines médicos y científicos de todas las sustancias sicotrópicas incluidas en todas las Listas. El párrafo 1 del artículo 6 se limita a las sustancias incluidas en la Lista I y enuncia el principio que debe regir el uso de dichas sustancias ; así pues, figura apropiadamente al comienzo del artículo 6. 14. El Sr. KOCH (Dinamarca) y el Sr. HOOGWATER (Países Bajos) apoyan la observación del representante de los Estados Unidos. No obstante, desearían que el Asesor Jurídico les asegurase que el párrafo 7 no añade nada al apartado b del artículo 4 y que, por consiguiente, resulta superfluo. 15. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), tras comprobar que los miembros del Comité parecen considerar unánimemente que el texto del artículo 6 es poco claro, subraya que la Comisión de Estupefacientes ha procurado ante todo garantizar la fiscalización más estricta posible y no ha dispuesto de tiempo para comprobar la cohesión ni la perfección del proyecto que ha elaborado. Incumbe a la Conferencia colmar las posibles lagunas (como, por ejemplo, el hecho de que en ninguna parte del instrumento se haga referencia a que los fabricantes y distribuidores estén obligados a registrar las sustancias incluidas en la Lista I) y, por otra parte, revisar la estructura de cada uno de los artículos, de modo que sean suficientes por sí mismos, lo que reviste especial importancia cuando se trata de sustancias particularmente peligrosas : conviene evitar que los funcionarios competentes se vean obligados a acudir a los juristas cada vez que traten de comprender el texto. 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) recuerda que ha insistido ya en la necesidad de que se armonicen los artículos 3, 4 y 6. Con objeto de que el texto resulte más claro, sugiere que el párrafo 7 diga: « Las Partes, además de las medidas previstas en el artículo 4, prohibirán...», y que no se modifique el resto de dicho párrafo. 17. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) apoya la posición de los representantes de los Estados Unidos y del Reino Unido. Propone formalmente que se encargue a un grupo de redacción la revisión del artículo 6 en su conjunto. 18. El Sr. ANAND (India) subraya que conviene decidir si se quiere dividir el Protocolo en dos partes, una de las cuales enunciaría disposiciones generales aplicables a todas las sustancias sicotrópicas y otra las medidas especiales para las diversas categorías, o si se prefiere que cada una de estas categorías sea objeto de un capítulo independiente y completo. Por otra parte, señala que el párrafo 7 del artículo 6 se ocupa de dos cosas muy distintas: la «posesión no autorizada» y la «posesión para uso personal», por la última de las cuales debe entenderse, a la luz del párrafo 3, la posesión para llevar a cabo experimentos en seres humanos. 19. El Sr. KIRCA (Turquía) considera indispensable que se precise en qué casos las medidas de fiscalización incumbirán a las autoridades nacionales y cuándo constituirán obligaciones internacionales. Asimismo, en el caso en que no se atienda la sugerencia que acaba de hacer, apoyaría la propuesta del representante de la URSS. Por otra parte, hace observar que en ninguna parte se dice que los exportadores e importadores de sustancias incluidas en la Lista I estarán sometidos a obligaciones de registro. En esas condiciones, sería preferible que se confiara a un grupo de trabajo la revisión de todo el artículo 6. 20. El Dr. URANOVICZ (Hungría) comparte este parecer. El grupo de trabajo deberá procurar que el párrafo 7, relativo a la posesión de sustancias, no sea menos claro que el párrafo 1, que trata de su uso. 21. El Sr. HUYGHE (Bélgica) piensa también que debe revisarse la totalidad del artículo, que presenta ciertamente lagunas ; entre otras, considera que la posesión de sustancias debería mencionarse a partir del párrafo 2. Cree recordar que la finalidad perseguida por la Comisión de Estupefacientes al redactar el párrafo 7 era la de hacer ilegal la posesión de sustancias para uso personal por parte de personas autorizadas, tales como determinados profesores universitarios. En todo caso, será preferible que no se entre demasiado en detalles, no sea que dejen de recogerse algunos de ellos. 22. El Dr. WIENIAWSKI (Polonia) también prefiere que se utilicen términos generales. Estima que el párrafo 7 es útil, pero que convendría aclarar, según ha pedido el representante de la URSS, que completa, para las sustancias de la Lista I , las disposiciones del apartado b del artículo 4. 23. El Sr. CHAPMAN (Canadá) señala otra laguna en relación con el registro: no se ha previsto ningún plazo para la conservación de los registros, como en el párrafo 3 del artículo 10. Al igual que el representante de Dinamarca, el orador desea que el Asesor Jurídico exponga su opinión acerca de la relación existente entre el párrafo 7 del artículo 6 y el apartado b del artículo 4. Octava sesión — 18 de enero de 1971 145 24. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que, en lo relativo a las sustancias de la Lista I , la segunda parte de la oración introduce en realidad una importante restricción a las disposiciones del apartado b del artículo 4, que confían a las autoridades nacionales la misión de fijar las condiciones de la posesión. 25. El PRESIDENTE, en respuesta a una pregunta del Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania), recuerda que la revisión de los párrafos 1, 3 y 6 del artículo 6 se ha confiado a tres grupos de trabajo restringidos. En vista del debate que acaba de celebrarse, se pregunta si no sería más conveniente fundir esos tres grupos en uno solo que estaría encargado de revisar por completo la redacción del artículo 6 ; este grupo podría estar compuesto por los representantes de los países siguientes: Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Ghana, India, Irlanda, Países Bajos, Reino Unido, Turquía, URSS y Yugoslavia. Se invitaría al Secretario Ejecutivo de la Conferencia y al Asesor Jurídico de la Conferencia a participar en los trabajos, cuya dirección se podría confiar al representante de los Países Bajos. Así queda acordado. 26. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) propone que el grupo que acaba de constituirse se ocupe asimismo del artículo 4, que está estrechamente vinculado al artículo 6. 27. El PRESIDENTE recuerda que se decidió dejar que el Comité de Asuntos Técnicos estudiase primero el artículo 4. Evidentemente, ello no impedirá que el grupo de trabajo se ocupe de ese artículo con carácter subsidiario. 28. El Sr. STEINING (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) señala que a la JIFE le complacería participar en la labor del grupo de trabajo. 29. El PRESIDENTE estima que es preferible no aumentar los trabajos de un grupo que ya está bastante recargado. Los representantes de la JIFE podrán ponerse en contacto con los miembros del grupo siempre que lo deseen. ARTÍCULO 7 (LICENCIAS) 30. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) propone que, en la segunda línea del apartado b del párrafo 2, se sustituyan las palabras « pueda realizarse » por « se realice ». 31. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) subraya, en relación con el párrafo 3, que es necesario aclarar la expresión «idoneidad adecuada ». 32. El PRESIDENTE explica que se trata de asegurar —investigando su integridad moral si fuera necesario— que los interesados posean, además de los títulos, las cualidades humanas y morales necesarias. 33. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) estima, en relación con las palabras « otro régimen de fiscalización similar » que figuran al final del párrafo 1, que es indispensable que haya cierta uniformidad en las medidas de fiscalización en el plano internacional, y sugiere que se modifique el final del párrafo 1 en ese sentido. 34. El Dr. THOMAS (Liberia) no ve la necesidad de sustituir, en la segunda línea del apartado b del párrafo 2, las palabras «pueda realizarse» por «se realice». Por otra parte, expresa su preferencia por el párrafo 3 en su forma actual. 35. El Sr. KIRCA (Turquía) comparte la opinión del representante de los Estados Unidos y estima que el párrafo 3 es demasiado vago y general. El concepto de « idoneidad adecuada » puede ser interpretado de manera diferente por cada Estado, lo que podría suscitar litigios. Sería mejor decir «la idoneidad prescrita por la legislación de cada Parte ». 36. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) señala que las disposiciones del apartado b del párrafo 2 podrían suscitar algunas dificultades en el caso, por ejemplo, de las clínicas privadas, que en el Reino Unido no están aún sometidas a la fiscalización directa del Gobierno. Además, en vista de la opinión general que se observa en el Comité de Asuntos Técnicos en relación con el contenido de las distintas Listas, el orador se pregunta si no convendría excluir la distribución de las sustancias que figuran en la Lista IV de las operaciones para las que se necesita una licencia u otra medida de fiscalización análoga, con objeto de establecer una distinción clara entre las medidas de fiscalización aplicables a las sustancias incluidas en las Listas I I y I I I y las aplicables a las sustancias de la Lista IV. 37. El Sr. BEB a DON (Camerún) sugiere que, en el párrafo 3, se sustituyan en el texto francés las palabras «une entreprise placee au bénéfice d'une licence» por « une entreprise bénéficiant d'une licence » o « une entreprise bénéficiaire d'une licence». Se levanta la sesión a las 12.30 horas. OCTAVA SESIÓN Lunes 18 de enero de 1971, a las 15.15 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVTH) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capitulo I I I ) ARTÍCULO 7 (LICENCIAS) (continuación) PÁRRAFO 1 1. El Sr. KOCH (Dinamarca) apoya con firmeza las observaciones formuladas por el representante del Reino Unido en la sesión precedente sobre las consecuencias del término «distribución». El Protocolo debe eximir del requisito de la licencia a las personas debidamente autorizadas para ejercer funciones terapéuticas o científicas, como se hace en el apartado c del párrafo 1 del artículo 30 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Corresponde al Comité de Redacción decidir si este resultado ha de buscarse definiendo el término «distribución» o procediendo a enmendar el párrafo 1 del artículo 7. 146 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 2. En realidad, no es necesario exigir licencias para el comercio internacional de las sustancias de las Listas I I I y IV. El Gobierno de Dinamarca aplica ya a las sustancias de la Lista I I un sistema similar al del párrafo 1 del artículo 7; y en cuanto a las sustancias de las Listas I I I y IV, está dispuesto a introducir un sistema de licencias para la fabricación y producción, pero no para el comercio nacional al por mayor. Aceptaría un sistema de licencias para el comercio nacional al por menor si se mantiene el principio recogido en el artículo 8. 3. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) indica que la disposición recogida en las palabras finales « bajo el régimen de licencias u otro régimen de fiscalización similar» es aplicable únicamente a la fiscalización de las actividades nacionales. Por lo que respecta a las transacciones internacionales, no es posible que un país tenga un régimen de licencias y otro aplique un sistema diferente de fiscalización. En materia de comercio internacional, la uniformidad es esencial. 4. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) indica que podría obviarse la dificultad suprimiendo las palabras entre paréntesis «incluido el comercio de importación y exportación». De este modo, el artículo 7 se referiría exclusivamente a actividades englobadas dentro del sistema nacional de fiscalización, como sucede en el artículo 30 de la Convención Única. Las cuestiones de comercio internacional se regirían, en consecuencia, por el artículo 11, que corresponde al artículo 31 de la Convención Única. 5. El Sr. CHAPMAN (Canadá) está de acuerdo en que es necesaria la fiscalización uniforme del comercio internacional. La delegación del Canadá apoyó la inclusión de las palabras « u otro régimen de fiscalización similar » en el párrafo 1 pensando en el comercio interno. En Canadá, el comercio dentro de una provincia determinada cae bajó la responsabilidad de esa provincia; el Gobierno federal es plenamente responsable de la fiscalización de las importaciones y exportaciones. Por consiguiente, su delegación es partidaria de que se mantengan las palabras finales del párrafo 1 o de que se introduzca una frase inicial análoga a la del artículo 17 : « Teniendo debidamente en cuenta sus regímenes constitucional, legal y administrativo...». 6. El Sr. KIRCA (Turquía) está dispuesto a aceptar la supresión de las palabras entre paréntesis si se enmienda el artículo 11 en el sentido de someter el comercio internacional a las medidas de fiscalización establecidas en el párrafo 2 del artículo 7. Comprende asimismo que por «licencia » se entiende una autorización previa y no una aprobación a posteriori de una transacción ya efectuada. 7. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que la supresión de las palabras que figuran entre paréntesis no bastará para lograr el propósito deseado ya que, a menos que se diga otra cosa, el término « comercio» abarca tanto el comercio nacional como el internacional. Sería necesario introducir, a continuación de la palabra «comercio», un adjetivo, por ejemplo « nacional». Igualmente, si se trata de imponer un sistema de licencias para el comercio internacional, habrá que modificar el artículo 11 a fin de dejar estipulado claramente ese requisito. PÁRRAFO 2 8. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) expresa sus dudas en cuanto al sentido real del apartado b del párrafo 2, cuyo texto parece sugerir, habida cuenta de la definición de la palabra «distribución» en el artículo 1, que las Partes en el Protocolo deben conceder licencias a hospitales, clínicas e incluso escuelas, cuando en ellas se guarde aunque no sea más que una pequeña cantidad de sedantes o somníferos. Sería preferible eliminar de ese apartado la referencia a la distribución. 9. El Sr. HENSEY (Irlanda) señala que no pueden suprimirse en el apartado a del párrafo 2 las palabras «incluido el comercio de importación y exportación», que figuran entre paréntesis, pues dicho párrafo se refiere a las licencias, no previstas en el artículo 11. Además, sugiere que en el apartado b del párrafo 2 se sustituyan las palabras «pueda realizarse» por las palabras «se realice », a fin de resolver la cuestión suscitada por el representante de Suiza en la sesión anterior. 10. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que, en lo que respecta al apartado a del párrafo 2, bastará con la exigencia de una licencia renovable cada dos o tres años, junto con un sistema de inspección. Con ello, resultará superfluo el sistema de fiscalización permanente. 11. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) señala que las disposiciones de los apartados a y b del párrafo 2 han sido tomadas de los inciso i) y ii) del apartado b del párrafo 1 del artículo 30 de la Convención Única. Le sorprende por ello que propongan cambios ciertas delegaciones de países que son Partes en la Convención Única. 12. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) señala que en la Convención Única no se define el término « distribución » ; el intento de introducir ese concepto en el Protocolo es lo que origina dificultades a ciertas delegaciones. El problema que se plantea es quizá una vez más el del exceso de detalles en el texto del Protocolo. El orador está de acuerdo en que en el presente caso la dificultad estriba en que el apartado c del párrafo 1 no contiene una disposición comparable a la del artículo 30 de la Convención Única. 13. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación puede aceptar el párrafo 2 tal como está redactado. PÁRRAFO 3 14. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que, en el caso de personas que manipulan las sustancias, las palabras «idoneidad adecuada » parece hacer referencia a la competencia técnica. El orador pregunta si esta disposición será también aplicable a ciertas personas, como los miembros del consejo de administración de una sociedad, a quienes incumban las cuestiones administrativas y de política general. A su juicio, puede dejarse a los gobiernos la decisión en cuanto a la capacidad que debe poseer el personal técnico y administrativo/Observa también que el párrafo 3 hace extensivo el requisito de la idoneidad a todas las empresas con licencia, en tanto que en el apartado a del artículo 34 de la Convención Única se hace solamente referencia a las empresas del Estado. Novena sesión — 19 de enero de 1971 147 15. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) declara que, conforme al párrafo 3 del artículo 7 del Protocolo y al apartado a del artículo 34 de la Convención Única, corresponde a los gobiernos decidir la cuestión de la capacidad requerida. Incumbe a cada gobierno determinar no sólo el tipo de idoneidad que ha de exigirse, sino también la clase de personas a las que se exigirán ciertas aptitudes. 16. La Convención Única trata por separado de las empresas del Estado y de otras personas y órganos. Al preparar el Protocolo, la Comisión de Estupefacientes estimó que la distinción era innecesaria y ciertas disposiciones, como el párrafo 3 del artículo 7, han sido redactadas en consonancia. 17. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) destaca la necesidad de evitar que se introduzcan diferencias innecesarias respecto del texto de la Convención Única. Es probable que el Protocolo y la Convención Única sean aplicados por las mismas autoridades nacionales, y la introducción de leves diferencias de redacción en las disposiciones paralelas de ambos instrumentos crearía dificultades en la aplicación de los sistemas nacionales de fiscalización. 18. El Sr. KIRCA (Turquía) propone que el párrafo 3 se redacte de modo más acorde con el párrafo a del artículo 34 de la Convención Única, sustituyendo la palabra « adecuada » por la frase « exigida por las disposiciones legislativas y reglamentarias de cada Parte» (E/CONF.58/C.4/L.3). 19. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que la inserción en el Protocolo de disposiciones sobre «distribución» es innecesaria porque se trata de un aspecto que debe ser eficientemente fiscalizado. La referencia en el párrafo 3 del artículo 7 a la «idoneidad adecuada » es suficientemente general para permitir a cada gobierno que decida cuáles serán los requisitos exigibles, así como a qué personas se les exigirán. 20. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que si la mayoría de los miembros del Comité se inclinan en favor del mantenimiento del párrafo 3, su delegación estaría dispuesta a aceptarlo. No obstante, preferiría, en general, que se suprimiera el párrafo, porque de él parece desprenderse que un Estado Parte en el Protocolo podría conceder una licencia a una empresa dirigida por personas que no reúnan los requisitos exigidos. 21. El PRESIDENTE propone la creación de un grupo de trabajo formado por los representantes que han formulado observaciones acerca del artículo 7, para que redacten un nuevo texto con arreglo a lo indicado en el debate. Así queda acordado. ARTÍCULO 9 (ADVERTENCIAS E N LOS PAQUETES Y PROPAGANDA) 22. Los representantes del Reino Unido, los Estados Unidos de América, la India, la República Federal de Alemania, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Francia, Canadá, Camerún y Yugoslavia se pronuncian en favor del artículo 9 en su forma actual. 23. El Sr. BARONA LOBATO (México) apoya el artículo 9, pero indica que el texto español debería comenzar con las palabras «Las Partes» en vez de «Todas las Partes ». 24. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) dice que las advertencias en los paquetes y la propaganda deberían exigirse cuando fueran necesarias y que su inserción debería tener por finalidad evitar los usos indebidos. El artículo 9 es aceptable. 25. El Sr. HUYGHE (Bélgica) está conforme con el artículo 9, pero señala que algunas Partes podrían verse obligadas, en virtud de disposiciones convencionales tales como las derivadas del Tratado de Roma, a asegurar que los paquetes llevan una advertencia sobre los efectos secundarios. El texto del artículo no debe modificarse. 26. El Sr. BEB a DON (Camerún) pregunta si las advertencias deberían figurar tanto en las etiquetas como en los folletos que acompañan a los paquetes. 27. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que, dada la pequenez de algunos paquetes, tal vez sería imposible incluir toda la información requerida en la etiqueta, en cuyo caso tendría que insertarse en el folleto que acompaña al paquete. 28. El Sr. KOCH (Dinamarca) se declara en favor del artículo 9. Observa que los gobiernos no están obligados a asegurarse de que se insertan las advertencias; la responsabilidad principal a ese respecto corresponde al facultativo que ha recetado el medicamento y podría resultar arriesgado indicar en un paquete que éste contiene sustancias sicotrópicas. 29. El Sr. ANAND (India) estima que las advertencias deberían figurar siempre en los folletos, haya o no espacio para ellas en la etiqueta. Por 44 votos contra ninguno, queda aprobado el artículo 9 y se remite al Comité de Redacción. Se levanta la sesión a las 16.40 horas. NOVENA SESIÓN Martes 19 de enero de 1971, a las 10.20 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 10 (REGISTROS) 1. El Sr. HUYGHE (Bélgica) expone las dificultades que ocasionaría la aplicación de las disposiciones del artículo 10 en su forma actual, especialmente por lo que respecta al gran número de sustancias que figuran en la Lista IV. Por consiguiente, propone que estas sustancias se excluyan del campo de aplicación del artículo 10 y sean objeto de medidas nacionales de fiscalización: por una parte, el registro por el fabricante y el importador de los productos básicos fabricados, importados o exportados, lo que indicaría el consumo ; por otra parte, para 148 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización los farmacéuticos al por menor, el despacho mediante receta médica y la inscripción en el registro de recetas. 2. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) señala que se ha deslizado un error al final del párrafo 2, en el que se deben suprimir las palabras « y distribuciones ». El orador recuerda que se había propuesto la adición de estas palabras a la Comisión de Estupefacientes, pero que ésta no había aprobado dicha propuesta. Cuando se presentó el texto a la Comisión para su aprobación definitiva, las palabras citadas se mantuvieron por error, de modo que la Comisión aprobó esta versión errónea. El orador señala que si se mantienen dichas palabras en el texto ya no habrá ninguna diferencia entre el régimen de fiscalización que se puede aplicar a las sustancias de la Lista I I y el régimen aplicable a las sustancias de las Listas I I I y IV, lo cual privaría al párrafo de toda justificación lógica. 3. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) comparte la opinión del representante de Bélgica. Señala que la aplicación de las disposiciones del párrafo 2 ocasionará aún más dificultades que la del párrafo 1, y estima que el artículo 10 sólo debería referirse a las sustancias de la Lista I I . 4. El Sr. EYRIES VALMASEDA (España) también opina que conviene excluir a las sustancias de la Lista IV del campo de aplicación del artículo 10 y confiar la fiscalización de las mismas a los servicios nacionales competentes. 5. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) declara que su delegación podría aceptar el artículo 10 a condición de que se excluyesen de él las sustancias de la Lista IV. 6. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que su delegación puede aceptar el artículo 10 en su forma actual. No cree que la aplicación de las disposiciones de este artículo suscite complicaciones administrativas suplementarias, puesto que los registros de que se trata los pueden efectuar las administraciones existentes. Recuerda asimismo que el registro obligatorio de las sustancias de la Lista IV tendría la ventaja, en la práctica, de animar a los médicos a simplificar sus prescripciones terapéuticas. 7. El Sr. ANAND (India) se declara partidario del artículo 10 en su forma actual. No comprende qué dificultades de aplicación podría suscitar este artículo, puesto que, por una parte, la fiscalización administrativa de las sustancias de que se trata ya existe en cada país en una forma u otra y, por otra parte, el artículo 10 propuesto estipula que cada Parte podrá determinar la forma que habrá que dar al registro. 8. El Sr. KOCH (Dinamarca) declara que su delegación puede aceptar sin dificultades la redacción actual del artículo 10, en la inteligencia de que se suprimirán las palabras «y distribuciones» que figuran al final del párrafo 2, pero no se ha formado todavía una idea firme y está dispuesta a examinar cualquier propuesta encaminada a modificar, e incluso a suprimir, el párrafo 2. 9. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) y el Sr. OVTCHAROV (Bulgaria) se declaran partidarios de mantener la redacción actual del artículo 10. 10. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) observa que una de las finalidades del artículo 10 es la de dar la posibilidad a los gobiernos de transmitir informes a la JIFE; ahora bien, para ello, el actual artículo 10 parece ir demasiado lejos. Otra de sus finalidades consiste en que las Partes se percaten de la utilidad de llevar registros para impedir las desviaciones, pero no se debe exagerar en este sentido, puesto que la verificación mediante papeleo, de no ir acompañada de la debida inspección y de otro tipo de vigilancia, no podría dar sino escasos resultados positivos. Su delegación puede aceptar el artículo 10 en general, a condición de que se aclare el sentido de las últimas palabras del párrafo 2 (« un registro de las adquisiciones y distribuciones »), así como el objetivo del párrafo 3. Habría que especificar más claramente cuál es el estricto mínimum de las medidas de fiscalización. Además, la delegación del Reino Unido abriga las mismas dudas que los representantes de Bélgica y la República Federal de Alemania acerca de las medidas de fiscalización que se tiene intención de aplicar a las sustancias incluidas en la Lista IV. En este caso también, esas medidas tendrían un valor limitado sin la debida inspección y otras garantías. 11. El Sr. TYURINE (República Socialista Soviética de Bielorrusia) y el Sr. YEBOAH (Ghana) se pronuncian en favor de mantener el artículo 10 en su forma actual. 12. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) comparte la opinión del representante de Dinamarca. Para los Estados Unidos, país en que las exigencias en materia de registros y distribución de sustancias sicotrópicas son todavía más estrictas que las previstas en el artículo 10, sería fácil aplicar las disposiciones de dicho artículo en su redacción actual; pero es comprensible que ciertos países vacilen en aceptar unas medidas de fiscalización que recargarían considerablemente el trabajo de sus servicios administrativos. A fin de disipar esas objeciones, conviene atenerse a la realidad y no imponer el registro detallado de un número excesivo de sustancias. 13. Por lo demás, todo el artículo 10 podría conservarse en su forma actual, ya que permite cierta flexibilidad por dejar a la discreción de los gobiernos lo que respecta a las modalidades del registro. 14. El Sr. OBERMAYER (Austria) estima que las sustancias de las Listas I I I y IV deberían quedar exentas de inclusión en los registros estipulados en el artículo 10, salvo cuando dichas sustancias planteen problemas específicos en un determinado país. 15. El Sr. SHEEN (Australia) dice que si se excluyeran las sustancias de la Lista IV deberían llevarse de todos modos estadísticas nacionales de la fabricación, importación y exportación de esas sustancias. 16. El Sr. KU§EVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia), exponiendo las conclusiones de la secretaría, señala que, si bien sería relativamente fácil llevar el registro de las sustancias de las Listas I y I I que sólo se suministran en cantidades limitadas, no ocurriría lo mismo con las sustancias de las Listas I I I y IV que representan del 25 % al 35 % de todas las recetas y cuyo registro plantearía problemas de orden administrativo. Así pues, sería necesario crear un departamento administrativo Novena sesión — 19 de enero de 1971 149 especial encargado de sacar copias de las recetas que los farmacéuticos o los pacientes entreguen a la seguridad social, cosa que supondría una carga extraordinaria para algunos países en desarrollo donde no se ha registrado ningún uso indebido de esas sustancias. Por otra parte, cabe preguntarse si la fiscalización ejercida sobre las sustancias de las Listas I I I y IV sería verdaderamente eficaz, ya que un farmacéutico que quisiera procurarse esas sustancias siempre podría falsificar las recetas. Sería preferible crear un servicio de inspección que controlase las farmacias. Sea cual fuere la solución que elijan los miembros del Comité, es indispensable que las disposiciones del tratado sean aceptables para todos los países, y que el propio tratado pueda concertarse sin postergaciones. 17. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) podría aceptar el texto del artículo 10 propuesto por el Reino Unido que, como dijo el representante de Argentina, contribuiría a reducir el número de especialidades farmacéuticas que contienen las sustancias incluidas en las Listas I I I y IV. 18. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) estima que en ese artículo no debería hacerse mención de las sustancias de las Listas I I I y IV. Por otra parte, si al final del párrafo 2 se suprimen las palabras «y distribuciones», el representante de los Países Bajos no ve por qué hay que exigir que los detallistas, las instituciones de hospitalización, etc., lleven registros de esas sustancias, que ya figurarán en los registros de los mayoristas. 19. El Sr. CHAPMAN (Canadá) dice que en su país se ha establecido ya un mecanismo administrativo de considerable importancia para la fiscalización de las anfetaminas y los barbitúricos ; no obstante, al Sr, Chapman le han impresionado las afirmaciones de algunos oradores en el sentido de que las sustancias de la Lista IV son ampliamente utilizadas en medicina, y que su registro en las condiciones previstas en el artículo 10 supondría una pesada tarea. Las medidas de fiscalización previstas para las sustancias de la Lista I I I no deberían ser las mismas que las correspondientes a la Lista IV. Las de esta última Lista podrían excluirse sin inconveniente alguno, ya que los otros artículos del Protocolo prevén medidas de fiscalización suficientes. 20. El Dr. AZARAKHCH (Irán) señala que en cualquier caso los fabricantes y los mayoristas llevan un registro de las cantidades vendidas o almacenadas y que las instituciones de hospitalización llevan asimismo un registro de las adquisiciones y distribuciones de todos los medicamentos. Así pues, no ve dificultad alguna en aceptar el artículo 10. 21. El Sr. HENSEY (Irlanda) precisa que en su país, al igual que en el Reino Unido, la indicación del proveedor y de la fecha y cantidad de cada adquisición y distribución de sustancias crearía muchas complicaciones. Por consiguiente, propone que se suprima la obligación de llevar un registro para las sustancias de la Lista IV. 22. El PRESIDENTE indica que en el texto original del párrafo 2 figuraba la expresión « adquisiciones o distribuciones» y no «y distribuciones»; éste es un error que conviene rectificar. 23. El Sr. ONODERA (Japón) estima que, en lo referente a las sustancias de la Lista IV, los resultados obtenidos serían escasos en comparación con el trabajo adicional que exigirán las disposiciones del artículo 10. 24. El Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) dice que en Suecia la tarea de llevar registros completos no exigiría tanto trabajo como en otros países, ya que no existe un gran número de especialidades farmacéuticas. No obstante, para tener en cuenta las observaciones de las otras delegaciones, convendría llegar a una fórmula de transacción. 25. El Dr. THOMAS (Liberia) estima que no deben tomarse en consideración las cargas administrativas cuando se trata de sustancias peligrosas, sea cual fuere la Lista en que estén incluidas, y piensa que debe aceptarse el artículo 10 según está redactado. 26. El Sr. BARONA LOBATO (México) destaca la dificultad de determinar medidas de fiscalización antes de conocer con exactitud la forma en que se distribuirán las diversas sustancias entre las Listas, especialmente en lo que se refiere a las Listas I I I y IV. En cualquier caso, si se procediera a una nueva redacción del artículo 10, debería preverse una fiscalización menos estricta respecto de las sustancias incluidas en la Lista IV. 27. El Sr. TSYBENKO (República Socialista Soviética de Ucrania), haciendo suyos los argumentos presentados en especial por los representantes de la URSS y de Yugoslavia, estima que debe aceptarse el artículo 10 en su redacción actual. 28. El Dr. URANOVICZ (Hungría) desearía transmitir a los miembros del Comité un estudio realizado por su Gobierno sobre las consecuencias prácticas que ocasionaría, por ejemplo, en lo que respecta a un barbitúrico comprendido en la Lista IV, la aprobación del texto actual del artículo 10. 29. El PRESIDENTE agradece al representante de Hungría el ofrecimiento sumamente constructivo que acaba de formular y le ruega que tenga a bien hacer que se distribuya cuanto antes el referido documento. 30. La Sra. d'HAUSSY (Francia) declara que la delegación de Francia estaría dispuesta a aceptar el artículo 10 en su redacción actual, a condición de que el párrafo 2 termine con las palabras « o distribuciones ». Sin embargo, se desprende del debate que sería muy bien acogida la adopción de una posición más flexible respecto de las sustancias comprendidas en la Lista IV. 31. El Sr. MANSOUR (Líbano), refiriéndose a las observaciones del Sr. Kusevic, hace ver que aquellos países en los que prácticamente no se plantea el problema de la toxicomanía se muestran partidarios de una fiscalización rigurosa, mientras que los otros países se inclinan en favor de una mayor liberalidad. La delegación del Líbano estima que deben prevalecer las consideraciones de orden humanitario sobre las de orden administrativo, y se pronuncia en favor del texto actual del artículo 10. 32. El PRESIDENTE, resumiendo los debates, hace observar que la mayor parte de las treinta delegaciones aproximadamente que han hecho uso de la palabra se han declarado partidarias del texto actual; algunas de ellas han expresado reservas y otras han pedido decididamente que se efectúen supresiones ; cabe esperar que al 150 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización examinar de nuevo el artículo 10, párrafo por párrafo, podrá llegarse a una opinión unánime. 33. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que su delegación, que no ha intervenido en el debate del artículo 6, celebraría poder participar en la labor del Grupo de Trabajo al que se ha confiado la revisión de dicho artículo. 34. El PRESIDENTE tiene el convencimiento de que la delegación de México podrá aportar una contribución muy positiva a esos trabajos, y propone que se añada el nombre de dicho país a la lista de los doce países representados en el Grupo de Trabajo. Así queda acordado. Se levanta la sesión a las 12.20 horas. DÉCIMA SESIÓN Miércoles 20 de enero de 1971, a las 10.45 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 11 (DISPOSICIONES RELATIVAS A L COMERCIO INTERNACIONAL) 1. El Sr. BARONA LOBATO (México) subraya que las disposiciones del párrafo 1 relativas a las sustancias de la Lista I I son idénticas a las de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, que han demostrado su eficacia en la práctica, siendo por tanto innecesario insistir sobre las mismas. No obstante, debe quedar bien entendido que se aplicarán también a las sustancias de la Lista I . En cuanto al sistema de « declaraciones » propuesto en el párrafo 2 para las sustancias de las Listas I I I y IV, le parece satisfactorio, ya que no impone una gran carga administrativa a los gobiernos. 2. El Sr. KOCH (Dinamarca) acepta sin reservas las medidas previstas para las sustancias de la Lista I I (y en casos excepcionales para las de la Lista I), pero le sorprende que no hayan sido recogidas también las disposiciones de los artículos 31 y 32 de la Convención Única. Por cuanto se refiere al párrafo 2, es evidente que la Comisión ha seguido el muy loable criterio de imponer obligaciones menos estrictas para las sustancias de las Listas I I I y I V ; cabe preguntarse, sin embargo, si la reglamentación práctica de las medidas previstas no llegará a constituir por una parte para los exportadores y, por otra, para los servicios administrativos, en particular las administraciones de aduanas, un gravamen tan pesado como el relativo a las sustancias de las Listas I y I I : prácticamente no parece que haya gran diferencia entre ambos sistemas. Quizá conviniera prever un régimen más flexible en el párrafo 2. 3. El Sr. HUYGHE (Bélgica) también estima demasiado complejo el sistema preconizado en el párrafo 2. Además, no le parece deseable prever para las sustancias de la Lista IV, muy usadas en medicina, una reglamentación internacional ; en caso de que llegaran a comprobarse usos indebidos, siempre cabría trasladar la o las sustancias objeto de esos usos indebidos a la Lista I I I o a la Lista I I . 4. El Dr. OLGUÍN (Argentina) opina que el problema de la salud pública es demasiado importante para que, por temor a crear complejidades en los procedimientos administrativos o a efectuar gastos, se dude en hacer inversiones de este tipo que serán beneficiosas a largo plazo, teniendo en cuenta que están destinadas al control de las sustancias sicotrópicas, que revisten riesgos indudables ; incluso las que integran la Lista IV. Estas sustancias no deben quedar sustraídas a la fiscalización internacional. El Dr. Olguín se reserva la oportunidad de volver a discutir ciertos aspectos de detalle cuando se estudie el artículo párrafo por párrafo. 5. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) considera que en su conjunto la redacción actual del artículo 11 es perfectamente aceptable. Cree que establece una clarísima distinción entre la autorización de importación o la de exportación exigible para las sustancias de la Lista I I y la simple declaración (posterior a la transacción) requerida a los exportadores e importadores para las sustancias de las Listas I I I y IV. No cree que se dé píe a intervención alguna de la administración aduanera. Quizás el Asesor Jurídico tenga la amabilidad de confirmar la exactitud de su modo de interpretar el párrafo 2. 6. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) cree que para las sustancias de la Lista I I I bastaría con prever un intercambio de fórmulas entre las Partes interesadas. En cuanto al comercio internacional de las sustancias de la Lista IV, sólo debería ser objeto de fiscalización especial a instancia de una Parte, como se prevé en el artículo 12. El orador señala que la palabra « declaración » se utiliza ya, con otro significado, por las autoridades aduaneras, con lo que existe, a su juicio, un riesgo de equívoco, 7. El Sr. KIRCA (Turquía) desea que el Asesor Jurídico exponga la razón de que las disposiciones del artículo 31 de la Convención Única no hayan sido recogidas aquí. 8. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) recuerda que el texto primitivo del proyecto de Protocolo preveía que las sustancias de las Listas I I , I I I y IV se regirían por las disposiciones del actual párrafo 2. Como la Comisión de Estupefacientes entendió que las sustancias de la Lista I I debían someterse a un régimen especial de autorizaciones, se añadió un nuevo párrafo 1 que recoge, simplificándolas, algunas de las disposiciones especiales de los artículos 31 de la Convención Única. Ningún país ha propuesto la inclusión de las disposiciones especíales de los párrafos 8 a 15 del artículo 31 ni del artículo 32. Es evidente, por supuesto, que toda delegación conserva el derecho de presentar propuestas dé enmienda a tal fin si lo considera oportuno. 9. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) propone que, para evitar posibles malentendidos, la expresión « autoridades competentes » que figura al final de la primera línea del párrafo 2 sea sustituida por «autoridades sanitarias competentes ». 10. El Sr. SHEEN (Australia) indica que en su país todas las importaciones y exportaciones caen bajo el Décima sesión — 20 de enero de 1971 151 ámbito de la legislación aduanera, por lo que es preferible no precisar de qué «autoridades competentes» se trata. 11. El PRESIDENTE señala que el texto actual deja a cada gobierno la posibilidad de determinar cuáles son esas « autoridades competentes ». 12. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) confiesa que no comprende cuál es el significado de las palabras « o se importa» y « o de recepción» de los apartados iii) y iv) respectivamente del párrafo 2, puesto que se trata solamente de una obligación impuesta a los exportadores. Es evidente que cabe la posibilidad de que se imponga a los importadores una obligación paralela, pero en tal caso ya no sería suficiente el « acuse de recibo » que se menciona en la última frase del párrafo. Tampoco sería imposible prever un régimen diferente para las sustancias de la Lista I I I y las de la Lista IV, a las que sólo podrían aplicarse las disposiciones de la primera parte del párrafo. 13. El Sr. KUSEVIC (Secretario Ejecutivo de la Conferencia) advierte que las palabras « o se importa » y « o de recepción», que figuran en los apartados iii) y iv) respectivamente del párrafo 2, son superfluas. Por lo que respecta a los acuses de recibo, señala que, al menos en los Estados miembros de la Unión Postal Universal, la responsabilidad de su envío incumbe a las autoridades postales. 14. El Sr. MANSOUR (Líbano) piensa que son indispensables las medidas de fiscalización de todas las sustancias sicotrópicas, dado que presentan peligros o riesgos ciertos. Como en otras partes del Protocolo se precisa que las «autoridades competentes» son las que conceden las licencias, parece inútil repetirlo. En todo caso, es sumamente deseable que ninguna de tales sustancias pueda escapar al control aduanero. 15. El Sr. ANAND (India) declara que su delegación hace suya la sugerencia hecha por el representante de Ghana en el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión de Estupefacientes, según la cual las disposiciones del párrafo 1 deben aplicarse no sólo a las sustancias de la Lista I I , sino también a las de la Lista I I I . Indica que el sistema previsto en el párrafo 2 es mucho menos eficaz que el del párrafo 1 y subraya la necesidad de no debilitar más aún las disposiciones del párrafo 2. Interpreta este párrafo en el mismo sentido que el representante de Yugoslavia. 16. El Sr. OBERMAYER (Austria) dice que su delegación acepta el párrafo 1 del artículo 11 en su redacción actual. En cambio, no le parece satisfactoria la redacción del párrafo 2 : a su juicio, conviene limitar al mínimo las medidas de fiscalización de las sustancias incluidas en las Listas I I I y IV, y sólo en el caso de que el uso indebido de una de tales sustancias plantee un grave problema para la salud pública de un país determinado, deberá éste aplicar medidas más estrictas de fiscalización de las importaciones de dicha sustancia. Además, el orador se pregunta si el sistema de declaración previsto en el párrafo 2 permitirá la fiscalización eficaz de las sustancias exportadas. En efecto, ese párrafo no dispone que el envío deba ir acompañado de una copia de la declaración de exportación. Por tanto, es posible que un exportador no presente la declaración prevista en el párrafo 2 y que se realicen exportaciones de una sustancia incluida en las Listas I I I y IV, sin que las autoridades de los países importador y exportador hayan sido informadas. 17. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) destaca la necesidad de aclarar el sentido del párrafo 2 y de precisar si las disposiciones de dicho párrafo se refieren juntamente a importadores y exportadores, como entiende el representante de Yugoslavia, o solamente a los exportadores, como entiende la delegación del Reino Unido. 18. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que debe preverse un sistema merced al cual el comercio de esas sustancias no pueda ser desviado hacia el tráfico ilícito. 19. El Sr. CHAPMAN (Canadá) declara que su delegación aprueba el principio general del artículo 11 y considera satisfactorias las disposiciones del párrafo 1. Sin embargo, en lo que respecta al párrafo 2, comparte el parecer del representante de Dinamarca y de aquellas delegaciones que desean la simplificación del sistema previsto en dicho párrafo. La delegación del Canadá entiende que el referido párrafo 2 se aplica solamente a los exportadores, por lo que estima que deben suprimirse las palabras « o se importa » en el inciso iii) y las palabras « o de recepción » en el inciso iv). En cuanto a la inquietud manifestada por los representantes de la India y México, el orador cree que las medidas de fiscalización previstas en el proyecto de Protocolo han de contribuir en medida considerable a impedir la desviación hacia el tráfico ilícito del comercio de las sustancias incluidas en las Listas I I I y IV. La delegación del Canadá estima, como el representante de la India, que no debe restarse fuerza a las disposiciones del párrafo 2; ahora bien, puede simplificarse el sistema previsto, a fin de reducir los trámites administrativos, sin que pierda por ello nada de su eficacia. 20. El Sr. NASSAR (República Árabe Unida) se pronuncia en favor del artículo 11 en su forma actual. 21. El Sr. DITTERT (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) se refiere a las observaciones de ciertas delegaciones que han puesto de relieve el buen funcionamiento, en lo que respecta a los estupefacientes, del sistema de certificados de importación y de autorizaciones de exportación. Observa que si ello ha sido así, se debe a que se trataba de un comercio relativamente limitado. En efecto, ese sistema puede acarrear retrasos de las entregas y ha suscitado en ocasiones ciertas dificultades. Por consiguiente, habría que prever, para las sustancias que son objeto de transacciones mucho más importantes, un sistema más sencillo y a tal efecto se ha establecido el sistema de notificación de las exportaciones. 22. Dicho sistema impone indirectamente obligaciones a los países importadores pues, al recibir la notificación de una exportación de sustancias sicotrópicas, el país importador debe cerciorarse de que la persona o el establecimiento que reciba la sustancia sicotrópica han sido debidamente autorizados y cumplen las condiciones prescritas en el proyecto de Protocolo para obtener licencias. El orador indica que el párrafo 2 del artículo 11 debe examinarse juntamente con el artículo 12, en el que se permite que los países importadores limiten sus importaciones. 152 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 23. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), habida cuenta de las dificultades que el debate ha puesto de manifiesto, piensa que tal vez sea preferible imponer las obligaciones al importador y no al exportador. 24. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que el párrafo 2 en su texto actual impone obligaciones solamente a los exportadores. Las palabras « o se importa» del inciso iii) y las palabras « o de recepción » del inciso iv), que figuraban en una versión anterior de ese párrafo, han sido reproducidas por error en el texto actual. En el texto original presentado al 23 período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes en 1969 se previa una notificación tanto para los exportadores como para los importadores, así como un intercambio de notificaciones entre los países importadores y los exportadores. La Comisión quiso simplificar el párrafo 2, especialmente en lo que se refería a los países importadores, puesto que se trataría muy frecuentemente de países en desarrollo, todavía con pocos medios para hacer frente a esos cometidos administrativos, y estimó que lo principal era que los exportadores notificaran sus exportaciones a sus gobiernos y que los países exportadores comunicaran a los países importadores el envío de sustancias sicotrópicas. Durante el primer período extraordinario de sesiones de la Comisión, se modificó el texto en tal sentido y la redacción actual no impone ya obligaciones a los importadores. Se levanta la sesión a las 12.30 horas. 11.a SESIÓN Miércoles 20 de enero de 1971, a las 15.20 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVLTI) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo III) ARTÍCULO 11 (DISPOSICIONES RELATIVAS A L COMERCIO INTERNACIONAL) (continuación) 1. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) conviene con el representante de Dinamarca (décima sesión) en que debe simplificarse el párrafo 2 del artículo 11. La única obligación de los países exportadores es facilitar una declaración a los países importadores. 2. El PRESIDENTE dice que, en la décima sesión, se llegó a un acuerdo en cuanto a la supresión de las palabras « o se importa», que figuran en el apartado iii) del párrafo 2, y de las palabras « o de recepción » en el apartado iv) del mismo. 3. El Dr. OLGUÍN (Argentina) acoge favorablemente el deseo del representante de la India de incluir las sustancias de la Lista I I I en el ámbito de aplicación del párrafo 1. Todas las disposiciones del Protocolo, y no sólo el artículo 11, destacan la necesidad de una fiscalización adecuada tanto de las exportaciones como de las importaciones, y todo el sistema quedaría debilitado si las importaciones no quedaran sujetas a fiscalización. 4. Los países importadores cumplirán más eficazmente sus obligaciones si se exige a los exportadores e importadores que presenten una declaración a las autoridades competentes. 5. A fin de fiscalizar las importaciones, el orador propone que se inserten las palabras « e importadores », a continuación de las palabras « a los exportadores», en la primera frase del párrafo 2 y que se inserten también las palabras « o importación », después de las palabras « relativa a la exportación», en la misma frase. El texto de los apartados no requiere cambios. 6. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que la finalidad principal del párrafo 2 es proteger a los países importadores contra las importaciones ilegales. El exportador puede presentar la declaración después del despacho de las mercancías, pero su gobierno debe procurar que se envíe esa declaración dentro de los noventa días siguientes y el endoso de las autoridades aduaneras puede servir de comprobante del cumplimiento de ese requisito. 7. Debe simplificarse el procedimiento para que no resulte excesivamente complicado y ello exigiría la colaboración entre los países exportadores e importadores. El gobierno del exportador podrá obligar a este último a que presente, por ejemplo, una vez al año una lista de las cantidades exportadas, en las que figure el destino y la fecha de envío ; dichas listas deben enviarse a los países importadores para su cotejo con los registros. 8. El Sr. BEB a DON (Camerún) desea saber quién debe expedir las autorizaciones a que se hace referencia en el párrafo 1. 9. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) explica que corresponde a cada gobierno Parte en el Protocolo decidir quién será la autoridad competente para expedir autorizaciones. Es de suponer que el problema se resuelva en las leyes o reglamentos. 10. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) considera aceptable el párrafo 1. Convendría simplificar el párrafo 2, en el que debe hacerse referencia sólo a las sustancias incluidas en la Lista I I I . 11. El Sr. KIRCA (Turquía) dice que puede darse el caso de que no hayan finalizado todavía los trámites de importación y que el comprador haya colocado las mercancías en un almacén de aduanas. La Comisión no habría querido impedir esta posibilidad. El Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 11 debe revisar todas las disposiciones técnicas del párrafo 9 del artículo 31 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes para ver si es necesario incorporar alguna de ellas en el proyecto de Protocolo, de manera que no se vea afectado el comercio internacional. 12. El Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) dice que, por razones internas, su Gobierno es partidario de una fiscalización estricta de las sustancias incluidas en la Lista I I , de conformidad con el párrafo 1. 13. Tal vez pudieran eludirse las dificultades administrativas simplificando el párrafo 2. 11.a sesión — 20 de enero de 1971 153 14. No hay en el proyecto de Protocolo ninguna disposición análoga a las disposiciones especiales del artículo 32 de la Convención Única relativas al transporte de drogas en los botiquines de primeros auxilios de buques o aeronaves de las líneas internacionales. El Sr. Brattstrom desearía saber si se aplicará el artículo l i a dichos botiquines. 15. El PRESIDENTE advierte que no se mantuvo el texto de la secretaría sobre esta cuestión al prepararse el proyecto. 16. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que la Comisión ha considerado poco probable que se incluyan sustancias de la Lista I I en botiquines de primeros auxilios. 17. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que los gobiernos deben vigilar atentamente las exportaciones e importaciones de sustancias sicotrópicas. Refuta la observación hecha por el representante de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes en el sentido de que un sistema de autorizaciones de importación y de exportación podría ser causa de que las medicinas llegaran con retraso a su destino. Debe conseguirse un equilibrio entre la necesidad de suministrar medicamentos dondequiera que se precisen y la necesidad de impedir que dichos medicamentos se destinen a otros usos. Se podría aplicar un sistema de notificación, en vez de la autorización, a las sustancias comprendidas en las Listas I I , I I I y IV. Sin duda sería útil que el representante de la JIFE formara parte de un grupo de trabajo sobre esta cuestión. 18. El Sr. HENSEY (Irlanda) dice que el párrafo 1 del artículo 11 es aceptable, pero que debe ampliarse su alcance para que queden incluidas las sustancias de la Lista I , con el fin de que dicho párrafo se ajuste al texto revisado del artículo 6. 19. El objeto del párrafo 2 debe ser asegurar que las sustancias sean importadas por empresas o personas autorizadas, para lo cual se requerirán registros detallados. 20. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que el grupo de trabajo encargado de examinar el artículo 11 debe examinar el caso del comercio de tránsito en que un comprador puede depositar una remesa en un almacén de aduanas y expedirla posteriormente a un tercer país, en lugar de importarla en su propio país. En tal caso, no podría obligársele a que notifique la transacción a las autoridades de su propio país. 21. El Sr. KOCH (Dinamarca) dice que mantiene una actitud flexible respecto de las Listas a que debe referirse el párrafo 2, pero que conviene simplificar el procedimiento establecido en dicho párrafo. 22. El Sr. ANAND (India) dice que el párrafo 9 del artículo 31 de la Convención Única se ocupa del extremo mencionado por el representante de los Países Bajos. 23. El PRESIDENTE sugiere que se remita el artículo 11 a un grupo de trabajo, al que también debe pedirse que examine el artículo 12. Así queda acordado. ARTÍCULO 12 (PROHIBICIÓN Y RESTRICCIONES A L A IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN DE SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS) 24. El Sr. HUYGHE (Bélgica) dice que puede aceptar el principio recogido en el artículo 12, que reviste una importancia fundamental. Su Gobierno colaborará con cualquier otro que experimente dificultades especiales con respecto a una determinada sustancia, pero lo que se requiere fundamentalmente son medidas nacionales para combatir dichas dificultades. 25. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) dice que el artículo 12 es aceptable. Sin embargo, cabría mencionar de algún modo el hecho de que un país únicamente pueda admitir un número determinado de sustancias. 26. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que las disposiciones del artículo 12 no constituirán una garantía eficaz para los países importadores. Bastaría que un comerciante internacional obtuviese una licencia de exportación de un país que no sea Parte en el Protocolo para eludir por completo las disposiciones del artículo 12. La única garantía verdadera es que los países importadores vigilen atentamente las importaciones. Por esta razón, su delegación subrayó, al discutirse el artículo 11, la importancia de la fiscalización de las importaciones. 27. El Sr. HENSEY (Irlanda) dice que su delegación está dispuesta a apoyar el artículo 12 con la enmienda propuesta en la nota 20 (E/4785, cap. III) por el Reino Unido en el sentido de que se sustituya la palabra «exportación », que figura en la última frase del párrafo 1, por la palabra «importación ». 28. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su delegación apoya el artículo 12, en el que se expresa el derecho soberano de un país a prohibir la importación de una sustancia. Si una Parte en el Protocolo establece una prohibición de esta naturaleza, las demás Partes estarán obligadas a prestarle asistencia en la aplicación de la prohibición. La Comisión de Estupefacientes ha discutido a fondo el texto del artículo 12. 29. El Sr. SHEEN (Australia) dice que su delegación está de acuerdo en general con el texto del artículo 12 y comparte hasta cierto punto la opinión del representante de Bélgica en el sentido de que un país importador que desee prohibir la importación de una sustancia debe demostrar su buena fe imponiendo primero medidas nacionales de fiscalización sobre dicha sustancia. El hecho de que algunos países no se adhieran al Protocolo originará ciertamente problemas, pero la Conferencia debe proceder sobre el supuesto de una amplia participación. 30. Según el Sr. NIKOLlC (Yugoslavia), las disposiciones del artículo 12 ofrecen suficiente protección a un país importador, al permitirle que prohiba la importación de una determinada sustancia. 31. El Sr. KIRCA (Turquía) sugiere que el párrafo 1 podría simplificarse sustituyendo las tres últimas frases por una referencia al sistema estipulado en el párrafo 1 del artículo 11, que de este modo se aplicaría en los casos en que una Parte autorizase la importación de una sustancia prohibida. 154 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas'de Fiscalización 32. El Dr. THOMAS (Liberia) dice que su delegación acepta, en principio, el artículo 12. 33. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) explica que su delegación apoya con amplio criterio el esquema general del artículo 12, con la reserva mencionada en la nota 20 de pie de página. Sin embargo, preferiría que las disposiciones relativas a las importaciones especiales (después de una prohibición general) fuesen mucho más severas, pues de otro modo estarían en contradicción con las intenciones del artículo 11. 34. La sugerencia del representante de Turquía de que se sustituyan las tres últimas frases del párrafo 1 parece interesante, ya que tal vez permitiría allanar la dificultad mencionada en la nota de pie de página. 35. El Dr. OLGUÍN (Argentina) dice que su delegación está conforme, en términos generales, con el texto del artículo 12. 36. El Sr. ONODERA (Japón) dice que su delegación considera aceptable el texto del artículo 12, con la enmienda propuesta por el Reino Unido y reproducida en la nota 20 de pie de página del proyecto de Protocolo. 37. El Sr. CHAPMAN (Canadá) señala que para las sustancias de las Listas I I I y IV sólo se requiere una notificación y no una licencia de exportación. Podría, por tanto, darse el caso de que un exportador no estuviese enterado de la prohibición impuesta por un determinado país a las importaciones de una sustancia. En su forma actual, el artículo 12 obligaría a los países exportadores a llevar una cuidadosa relación de las sustancias cuya importación está prohibida en todos los demás países. 38. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que su delegación está de acuerdo con el espíritu y los principios del artículo 12, y apoya la enmienda del Reino Unido, reproducida en la nota 20 de pie de página del proyecto de Protocolo. Para un país importador es fundamental la colaboración de los exportadores. En el caso de los estupefacientes, por ejemplo, su país prohibió la importación de determinadas drogas, que pese a ello siguen entrando en el país en grandes cantidades. 39. El Sr. ANAND (India) dice que su delegación encuentra aceptable el principio que informa el artículo 12. El sistema de notificación previsto en el párrafo 2 del artículo 11 no es bastante eficaz en los casos en que un país considerase que determinada sustancia es peligrosa y quisiera prohibir su importación. Apoya también la sugerencia del representante de Turquía, siempre y cuando la referencia se limite exclusivamente al párrafo 1 del artículo 11, sin tocar para nada el párrafo 2 de este mismo artículo. Por último, el orador pone de relieve que si un gobierno recibe la notificación de que otro país prohibe la importación de una sustancia, tiene el deber de ponerlo en conocimiento de las empresas exportadoras de su país; para ello debería distribuir listas de las sustancias cuya importación prohiben los países extranjeros. 40. El Sr. MANSOUR (Líbano) se declara en favor del texto del artículo 12 en su forma actual. En lo tocante a las observaciones del representante de los Países Bajos, el orador señala que siempre es posible que se produzcan usos indebidos. A este respecto, hace suya la opinión de la delegación de la URSS de que debería invitarse a todos los Estados a firmar el Protocolo; una amplia aceptación de dicho instrumento reduciría a un mínimo las posibilidades de que se produjeran usos indebidos. Se levanta la sesión a las 17.05 horas. 12* SESIÓN Jueves 21 de enero de 1971, a las 15.15 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVTü) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo I I I ) ARTÍCULO 6 (DISPOSICIONES ESPECIALES APLICABLES A L A S SUSTANCIAS INCLUIDAS E N L A LISTA I) (reanudación de los trabajos de la séptima sesión y conclusión) (E/CONF. 58/C.4/L.2 y E/CONF.58/C.4/L.7) 1. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), Presidente del Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 6, presenta el nuevo texto del artículo preparado por el Grupo (E/CONF.58/C.4/L.7). La modificación del párrafo 1 para mencionar «los fines científicos y fines médicos limitados » representa una transacción; el Grupo no ha considerado conveniente introducir el concepto de fines médicos científicos « experimentales » propuesto por la delegación de México (E/CONF.58/C.4/L.2) en vista de la dificultad de definirlo. El Grupo tampoco ha aprobado la propuesta de México de que se mencionasen las autoridades sanitarias de las Partes; las palabras « fiscalización directa de sus gobiernos » abarcan a cualquier autoridad interna competente. 2. En el párrafo 2 se ha mencionado la «posesión» de las sustancias de la Lista I ; esta modificación ha permitido suprimir el párrafo 7 primitivo. El nuevo párrafo 3 comprende la sustancia de los antiguos párrafos 3 y 4. El nuevo párrafo 5 se ha redactado de modo que asegure la fiscalización en todas las fases. El párrafo 6 tiene por objeto someter a una fiscalización completa tanto las importaciones como las exportaciones. 3. El Sr. BARONA LOBATO (México) retira la enmienda propuesta por su delegación y declara que acepta el texto del Grupo de Trabajo como una propuesta de transacción, y está convencida de que la mención de la fiscalización por los gobiernos abarcará tanto a las autoridades sanitarias como a las demás autoridades— como las del Ministerio de Justicia— encargadas de la fiscalización. 4. En respuesta a una pregunta del Sr. MANSOUR (Líbano), el Sr. HOOGWATER (Países Bajos), Presidente del Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 6, explica que el Grupo de Trabajo ha suscrito unánimemente la opinión del Asesor Jurídico de que la 12.a sesión — 21 de enero de 1971 155 sustancia del antiguo párrafo 7 queda comprendida con la introducción de la palabra «posesión» en el párrafo 2. 5. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) apoya por completo el texto del Grupo de Trabajo. 6. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas sugiere que en el párrafo 1 se sustituyan las palabras « sus gobiernos» por «los gobiernos de las Partes ». 7. El PRESIDENTE dice que esta sugerencia se remitirá al Comité de Redacción. 8. El Sr. SHEEN (Australia) propone que, en el párrafo 1 delante de la palabra «limitados » se introduzca la palabra « muy ». Es importante subrayar que el uso de las sustancias de la Lista I con fines médicos debe ser excepcional. 9. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) y el Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) apoyan esta propuesta. 10. El Dr. OLGUÍN (Argentina) también apoya la propuesta de Australia, declarando que está en consonancia con la opinión expresada por el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia en el sentido de que las drogas de la Lista I sólo tienen usos terapéuticos muy limitados, si es que tienen alguno. Por unanimidad, queda aprobada la enmienda de Australia. 11. El Sr. KOCH (Dinamarca) señala una visible ambigüedad en el texto inglés del párrafo 1. Las palabras «or specifically approvedby them» se refieren a los «scientific establishments », pero podría entenderse equivocadamente que se refieren a las «persons » debidamente autorizadas de dichos establecimientos. 12. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) dice que la nueva redacción del párrafo 1 impide que los hombres de ciencia que no estén afectos a un establecimiento médico o científico utilicen en sus trabajos sustancias comprendidas en la Lista I . Tal vez sería conveniente que se permitiera a los hombres de ciencia que trabajan por cuenta propia el uso de dichas sustancias, por ejemplo en relación con estudios botánicos. 13. El Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) y el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se oponen firmemente a esta sugerencia. Sería peligroso hacer menos estrictas las disposiciones del párrafo 1. 14. El Sr. ANAND (India) dice que, al igual que otros miembros del Grupo de Trabajo, había supuesto que las palabras finales « or specifically approved by them » del texto inglés se referían claramente a « establecimientos » y no a « personas ». 15. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), Presidente del Grupo de Trabajo, es del mismo parecer. 16. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) dice que podría hacerse más claro el texto inglés introduciendo una coma detrás de las palabras «scientific establishments ». 17. El PRESIDENTE dice que se transmitirá esta sugerencia al Comité de Redacción. Por 40 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el texto del articulo 6 propuesto por el Grupo de Trabajo (E/CONF.58/C.4¡L.7), en su forma enmendada. ARTÍCULO 10 (REGISTROS) (reanudación de los trabajos de la novena sesión) (E/CONF.58/C.4/L.4 A L.6) 18. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), presentando el nuevo texto de artículo 10 propuesto por su delegación (E/CONF.58/C.4/L.5), dice que deben insertarse al final de la primera frase del párrafo 1 las palabras « de las cantidades fabricadas y producidas ». 19. La delegación del Reino Unido y otras delegaciones están de acuerdo en que la obligación de llevar registros presenta ventajas ya que permite a los gobiernos comprobar si ha habido desviaciones de los cauces legítimos y también porque de este modo es posible presentar informes a los organismos internacionales, pero el Comité se percata de la carga considerable que supone para la industria, los distribuidores y las administraciones el hecho de llevar registros. 20. La finalidad de dicho texto es la de establecer un sistema de llevar registros que sea razonable, económico, netamente distinto para cada Lista y sin importantes lagunas. 21. En el párrafo 1 no aparece ya mencionada la Lista IV, pero aparte de esto no se ha introducido ninguna otra modificación de fondo. 22. La aplicación del párrafo 2 queda circunscrita a la Lista I I y se propone que se lleven registros de las drogas suministradas a detallistas y hospitales, pero no de las que los detallistas y los hospitales entregan a los pacientes. 23. En el párrafo 3 se reproduce parte del texto primitivo del párrafo 1 y se imponen ciertas obligaciones limitadas a fabricantes, productores, importadores y exportadores con respecto a las sustancias incluidas en la Lista IV. Los registros así establecidos permitirán que los gobiernos ejerzan un control sobre dichas sustancias y suministren datos estadísticos de alcance restringido al Secretario General y a la JIFE. 24. En el párrafo 4 figura un elemento nuevo que no se encontraba en el texto primitivo del párrafo 4. En su opinión, se procedería con mayor realismo si se dejara a las Partes que fijaran el período de conservación de los registros. El período de dos años como mínimo estipulado en el texto primitivo parece demasiado arbitrario. 25. El Sr. BARONA LOBATO (México) dice que el texto del artículo 10 presentado por el Reino Unido es mejor que el original y resultaría menos gravoso. 26. Debería reinsertarse el título del artículo, y en el texto español del párrafo 4 convendría sustituir la palabra « oportuno » por « conveniente ». 27. El Sr. ANAND (India) dice que es indispensable que se lleve algún tipo de registro con fines de fiscalización y para la inspección prevista en el artículo 13. Supone que incluso los pequeños detallistas llevan registros de las mercancías compradas y vendidas para conocer el nivel de sus existencias y llenar la declaración de ingresos. La delegación del Reino Unido parece propugnar medidas tímidas que no permitirían una fiscalización eficaz. El 156 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización orador se declara partidario del texto original que encuentra bastante apropiado, aunque requiere algunos cambios de forma. 28. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que si el Comité acepta la propuesta que figura en la nota de pie de página del texto del Grupo de Trabajo, será preciso estipular en el artículo 10 una estricta fiscalización de las sustancias incluidas en la Lista I . 29. El orador solicita una explicación del párrafo 4 del texto propuesto por el Reino Unido. A su juicio, habría sido preferible que en las diversas disposiciones del texto se enunciaran obligaciones específicas. 30. El Dr. AZARAKHCH (Irán) estima aceptable el texto del Reino Unido siempre y cuando lo dispuesto en el párrafo 2 sea aplicable a las sustancias incluidas en la Lista I I I . 31. El Sr. HENSEY (Irlanda) dice que las disposiciones del artículo 10 deberían ser aplicables a las sustancias de la Lista I . Por lo demás, la propuesta del Reino Unido es aceptable y permitiría establecer un sistema práctico de registro. 32. Sugiere que en la penúltima línea del párrafo 3 se inserte la palabra « producidas » después de « fabricadas». 33. El Sr. HUYGHE (Bélgica) es partidario del texto propuesto por el Reino Unido. 34. En su país se ejerce una fiscalización muy estricta sobre casi todas las sustancias sicotrópicas empleadas en los preparados médicos y desde hace 25 años las anfetaminas están sometidas al mismo régimen que los estupefacientes. 35. Sería muy difícil llevar registros de las sustancias de la Lista IV, según demuestra el estudio presentado por la delegación de Hungría (E/CONF.58/C.4/L.4). En Bélgica, por ejemplo, hay nada menos que 143 preparados que contienen fenobarbital. Se pregunta qué clase de registro desearía imponer el representante de la India. 36. El Dr. OLGUÍN (Argentina) prefiere el texto original del artículo 10, que está en consonancia con el resto del proyecto de Protocolo. 37. Es absolutamente indispensable llevar registros de todas las sustancias sicotrópicas y el esfuerzo que ello supondría está sobradamente justificado. Además, algunas sustancias de las incluidas en la Lista son menos utilizadas que otras en los tratamientos y, por lo tanto, los registros no entrañarían necesariamente demasiado trabajo. 38. El Dr. THOMAS (Liberia) estima que debería aceptarse el texto del artículo 10 propuesto por el Reino Unido. Todos los países deberían estar en condiciones de cumplir sus preceptos. 39. La segunda frase del párrafo 1 resultaría más clara si se insertase una coma detrás de la palabra « despachada» y se suprimiesen las palabras « así como ». 40. Las disposiciones del párrafo 2 deberían regir también para las sustancias de la Lista I I I . 41. U HLA OO (Birmania) comparte la opinión del representante de la India. Lamenta que en la propuesta del Reino Unido no se mencione la distribución, que se ha definido de forma inequívoca en el artículo 1. Teme que el texto propuesto por el Reino Unido no permitiría llevar un control estricto. Se levanta la sesión a las 17.10 horas. 13.a SESIÓN Viernes 22 de enero de 1971, a las 11 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado del Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) DECLARACIÓN D E L REPRESENTANTE D E L A JUNTA INTERNACIONAL D E FISCALIZACIÓN D E ESTUPEFACIENTES SOBRE LOS ARTÍCULOS 10, 12, 14 Y 15 D E L PROYECTO REVISADO D E PROTOCOLO 1. Sir HARRY GREENFIELD (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes), refiriéndose al artículo 14, recuerda que desde 1912 se ha previsto en todos los tratados sucesivos relativos a la fiscalización internacional de estupefacientes que las Partes deben presentar informes estadísticos sobre las sustancias del caso y que, desde 1925, dichos informes deben ser comunicados a un órgano internacional. Expone detalladamente el propósito y la utilidad de estos informes, que constituyen el instrumento de trabajo de los órganos internacionales interesados. Análogamente, convendría que, de uno u otro modo, se presentaran informes respecto de cada una de las sustancias previstas en el actual proyecto de Protocolo, en la inteligencia de que, para que el sistema resulte eficaz, los informes deberán incluir principalmente los datos más importantes. El alcance de esos datos debería depender de los peligros que presentan las sustancias sometidas a fiscalización. 2. La JIFE celebra que se haya incluido en el proyecto de Protocolo el artículo 12, que elimina la necesidad de un sistema de evaluaciones: en efecto, habida cuenta del elevado número de transacciones referentes a una variedad infinita de sustancias y preparados, ese régimen impondría tareas administrativas excesivas a las administraciones nacionales. 3. En cuanto a las sustancias incluidas en las Listas I y I I , el sentir general de la Conferencia será ciertamente que los datos que deban suministrar las Partes sean análogos a los previstos en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Respecto a las sustancias de la Lista I I I , debido a su amplio uso terapéutico, pueden y deben limitarse los datos estadísticos que han de proporcionar las Partes acerca de esas sustancias para no imponer así tareas demasiado gravosas a las administraciones nacionales. Sin embargo, deberá suministrarse un mínimo de datos sobre dichas sustancias, a saber, datos anuales relativos a la fabricación y producción, y a la importación y exportación, indicando el país de procedencia o de destino. Asimismo, sería útil que, en lo posible, se 13.a sesión — 22 de enero de 1971 157 suministraran datos sobre las cantidades que posean los fabricantes y los mayoristas. En lo que se refiere a las sustancias de la Lista IV, el mínimo de datos que debe suministrarse comprende las estadísticas relativas a la fabricación y la exportación. Igualmente útiles serían datos estadísticos sobre la importación. 4. Por último, Sir Harry Greenfield se declara partidario de mantener la forma actual del artículo 15. ARTÍCULO 10 (REGISTROS) (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) (E/CONF.58/C.4/L.4 A L.6) 5. El Sr. ANAND (India), refiriéndose a la observación del representante de Bélgica en la 12.a sesión, dice que los registros, sea cual fuere su forma, hubieran satisfecho a su delegación y más teniendo en cuenta que, conforme al artículo 10, cada Parte determinará la forma de dichos registros; recuerda el orador que la delegación de la India prefiere el texto actual del artículo 10 pero, en un espíritu de avenencia, está dispuesta a aceptar, en lo que se refiere a las sustancias incluidas en la Lista IV, el texto propuesto por el Reino Unido (E/CONF.58/C.4/L.5, párr. 3). 6. En cuanto al párrafo 2 del texto propuesto por el Reino Unido, el Sr. Anand sugiere que dicho párrafo abarque las sustancias de las Listas I I y I I I y que se aplique no sólo a la recepción sino también al envío. Su delegación podría aceptar el párrafo 2 con esas modificaciones. Por otra parte, si el registro de cada recepción y de cada envío resultara excesivamente difícil, la delegación de la India está dispuesta a aceptar que el registro se refiera a la totalidad de recepciones y envíos de un día. 7. Con respecto al párrafo 1 del texto propuesto por el Reino Unido, el orador entiende que se refiere a cada recepción y a cada envío. Si esa interpretación es correcta, puede aceptar ese párrafo ; en caso contrario sólo podrá aceptarlo si se lo modifica en tal sentido. 8. El Sr. OBERMAYER (Austria), refiriéndose al texto propuesto por el Reino Unido, estima que su párrafo 1 debiera aplicarse siempre a las sustancias incluidas en la Lista I I , pero solamente a las sustancias de las Listas I I I y IV si el uso indebido de una de esas sustancias creara en un país determinado un grave problema de salud pública. Aduce el mismo argumento acerca del párrafo 3 del mencionado texto. 9. El Sr. KIRCA (Turquía) declara que su delegación es partidaria de mantener el texto actual del artículo 10. No obstante, está dispuesta a aceptar que las sustancias de la Lista IV queden excluidas del ámbito de aplicación de los párrafos 1 y 2 de ese artículo ; puede aceptar asimismo la inserción, entre ambos párrafos, de uno nuevo con el texto del párrafo 3 del artículo 10 propuesto por el Reino Unido y en el que quedarían incluidos los mayoristas. Comparte el parecer de las delegaciones referidas en la nota 18 del proyecto revisado de Protocolo. 10. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos), el Sr. EYRIES VALMASEDA (España), el Sr. BORSY (Hungría), el Sr. CHENG (China*) y el Sr. TAKANO (Japón) se declaran partidarios del texto propuesto por el Reino Unido. * Véase la nota preliminar. 11. El Sr. KOCH (Dinamarca) interpreta la expresión « registros » en el sentido que se le da en la Convención Única, es decir, « registros separados ». 12. En lo referente al texto propuesto por el Reino Unido, la delegación de Dinamarca preferiría que la referencia a las sustancias de la Lista I I I se hiciera en el párrafo 3, y no en el párrafo 1. En cuanto al párrafo 3 de este texto, su delegación estima que, en vista de lo dispuesto en el párrafo 2 del artículo 11, también deberían constar en los registros los nombres del proveedor y de la persona que recibe la sustancia y las fechas de recibo y despacho. 13. El orador no ve objeción alguna a que las disposiciones del párrafo 2 del texto del Reino Unido se apliquen también a las sustancias de la Lista I I I . Con referencia al párrafo 1 del texto, donde se estipula que los exportadores deberán llevar registros de la cantidad recibida y de la persona que la recibe, el Sr. Koch observa que sería útil hacer constar que por « persona que la recibe » se entiende la persona o la institución que ha recibido efectivamente el envío, con objeto de evitar que se efectuaran envíos a personas ficticias, por ejemplo a un apartado de correos. Refiriéndose a la observación del representante de la India respecto de las palabras « en cada caso », del párrafo 2 del texto del Reino Unido, el Sr. Koch sugiere que se adopte al respecto el texto del apartado b del artículo 34 de la Convención Única. 14. El Sr. CHAPMAN (Canadá) declara que su delegación encuentra aceptables los párrafos 1, 3 y 4 del texto propuesto por el Reino Unido. En cuanto al párrafo 2 de dicho texto, comparte la opinión de las delegaciones que desearían que se incluyeran en él las sustancias de la Lista I I I . 15. El Sr. BRATTSTRÓM (Suecia) podría aceptar sin dificultad el artículo 10 en su forma actual. También podría aceptar el párrafo 1 de la enmienda del Reino Unido. Con referencia al párrafo 2 de dicha enmienda, dada la necesidad de someter las sustancias de la Lista I I a una fiscalización estricta análoga a la prevista en la Convención Única, convendría que en el registro se indicara el nombre de la persona que recibe la sustancia, en los casos de ventas al por menor. 16. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza), aunque está dispuesto a aceptar el texto propuesto por el Reino Unido, que tiene la gran ventaja de establecer una clara distinción entre las sustancias de las Listas I I , I I I y IV, subraya que sería prematuro tomar una decisión sobre las sustancias de la Lista IV mientras el Comité de Asuntos Técnicos no se pronuncie definitivamente sobre la necesidad de mantener esa Lista. Quizá convenga repetir en el párrafo 2 las palabras « en la forma que determine cada una de las Partes ». En fin, se evitarán ciertas dificultades si en el párrafo 4 se fija un período mínimo de conservación de los registros. 17. La Sra. d'HAUSSY (Francia) cree, como el representante de Turquía, que sería conveniente buscar una solución intermedia entre el texto preparado por la Comisión de Estupefacientes y el nuevo texto propuesto por la delegación británica. 18. El Sr. BEB a DON (Camerún) apoya la propuesta del Reino Unido, a reserva de que en el párrafo 2 se mencionen las sustancias de la Lista I I I y se prevea un período mínimo de conservación de los registros. 158 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 19. El Sr. OBERMAYER (Austria) apoya la sugerencia del representante de Suecia en el sentido de que el nombre de la persona que recibe las sustancias figure en el registro de las ventas al por menor de las sustancias de la Lista I I . 20. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) estima que el artículo 10, tal como ha sido elaborado por la Comisión de Estupefacientes, es aceptable; el texto que propone el representante del Reino Unido lo es también a condición de que, al final de la primera frase del párrafo 1, figuren las palabras « de las cantidades fabricadas y producidas », cuya omisión ha señalado el Sr. Beedle ; de que en el párrafo 2 se estipule que los nombres de las personas que reciben las sustancias de la Lista I I vendidas al por menor consten en los registros ; y de que se fije la duración de los períodos mencionados en los párrafos 3 y 4. 21. El Sr. SHEEN (Australia) apoya la propuesta del Reino Unido, a reserva de que las disposiciones del párrafo 2 se apliquen igualmente a las sustancias de la Lista I I I , y de que se especifique un período mínimo de conservación de los registros. 22. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) comparte la opinión de quienes estiman que sería mejor que en el párrafo 4 del nuevo texto se recogiese la expresión «como mínimo durante dos años» que figura en el párrafo 3 del texto del proyecto. Por otra parte, señala que en tal caso la reserva que formuló en la 12.a sesión refiriéndose a la nota del texto del artículo 6 aprobado por el Grupo de Trabajo (E/CONF.58/C.4/L.7) carecería de objeto. 23. El Dr. OLGUÍN (Argentina) recuerda que ya se manifestó conforme con la aprobación del texto elaborado por la Comisión, en el que se tiene en cuenta también el registro de las sustancias de la Lista IV. La propuesta del Reino Unido no le parece menos interesante, a condición de que las disposiciones del párrafo 2 se apliquen también a las sustancias de la Lista I I I y de que se estipule el registro del nombre de la persona que recibe las sustancias en caso de venta al por menor. Además, estima conveniente que se precise la duración del período de conservación de los registros. 24. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) felicita al representante del Reino Unido por haber presentado un proyecto que mejora considerablemente el texto inicial. No cree necesario que las disposiciones del párrafo 2 se apliquen a las sustancias de la Lista I I I . Con respecto al párrafo 3, el orador declara que no comprende su utilidad, ya que las sustancias de la Lista IV presentan un peligro que es más teórico que real. 25. El Sr. INGERSOLL (Estados Unidos de América) declara que aceptará de buen grado el nuevo texto presentado por el Reino Unido. Estima que es indispensable que las sustancias de la Lista IV estén sometidas a un mínimo de fiscalización internacional, quedando cada Parte en completa libertad para reforzar las medidas adoptadas en el plano internacional por medio de la legislación que considere oportuna. 26. El Sr. HUYGHE (Bélgica) retira su enmienda (E/CONF.58/C.4/L.6), puesto que el nuevo texto preparado por la delegación británica le satisface por completo. Sugiere no obstante que, con objeto de evitar cualquier dificultad, se sustituyan en el párrafo 2 las palabras « a los detallistas, a las instituciones de hospitalización y asistencia y a las instituciones científicas » por « a las personas legalmente autorizadas a despachar o a administrar productos sicotrópicos ». 27. El Dr. WIENIAWSKY (Polonia) declara que está dispuesto a aceptar el texto del Reino Unido. Sin embargo, estima que se deberían prever medidas más estrictas para el registro de las sustancias de la Lista I I I , y que sería útil especificar un período mínimo de conservación. 28. El Dr. PUNARIO RONDANINI (México) apoya sin reservas el texto elaborado por el representante del Reino Unido. Recuerda que la medicina hace un uso muy amplio de las sustancias que figuran en las Listas I I I y IV, especialmente de los tranquilizadores, a los que no se puede considerar pura y simplemente como productos tóxicos. 29. El PRESIDENTE propone que, con objeto de preparar un texto que pueda ser aprobado por unanimidad, se constituya un grupo de trabajo que comprenda a los representantes de los países siguientes : Argentina, Bélgica, Camerún, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, India, Irán, Nueva Zelandia, Reino Unido, Suecia, Turquía y Unión Soviética. Se podría confiar la presidencia del grupo al representante de Turquía. Así queda acordado. Se levanta la sesión a las 12.25 horas. 14.» SESIÓN Lunes 25 de enero de 1971, a las 10.40 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo HI) ARTÍCULO 8 (RECETAS MÉDICAS) 1. El PRESIDENTE recuerda que el Comité de Asuntos Técnicos ha hecho saber (E/CONF.58/C.3/L.10/Add.2) al Comité de Medidas de Fiscalización que no tenía ninguna observación que presentar con respecto a este artículo. 2. El Sr. BEB a DON (Camerún) desearía tener la certeza de que no existe el peligro de que las excepciones previstas en el párrafo 1 den lugar a abusos. 3. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) señala que se ha introducido precisamente la palabra «legalmente » para eliminar todo riesgo de abuso. 4. El Sr. McCARTHY (Canadá) teme que la redacción del párrafo 1 se preste a confusión, por no precisar el sentido respectivo de las palabras « suministro » y « despacho». Evidentemente, no cabe exigir que el «suministro » de las sustancias (es decir, su entrega a los farmacéuticos) sólo pueda efectuarse mediante receta médica. 14.a sesión — 25 de enero de 1971 159 5. El Dr. THOMAS (Liberia) apoya la observación del representante del Canadá. En su opinión, sería preferible que se suprimiera la palabra « suministro ». 6. Monseñor MORETTI (Santa Sede) destaca que la expresión « de conformidad con las exigencias de una buena práctica médica », que figura en el párrafo 2, carece de rigor. Es bien patente que muchas prácticas actualmente admitidas en ciertos sectores violan los principios del derecho natural, que deben servir de fundamento a cualquier acuerdo internacional. Tal vez pudiera decirse : « de conformidad con las reglas de la deontología médica », o bien: « de conformidad con las exigencias de la buena práctica médica ». 7. El Sr. LOSANA MÉNDEZ (España) considera demasiado vagas las palabras « otros minoristas » que figuran en el párrafo 3. Prefiere que se diga: « ... autorizar a las personas con licencia concedida por las autoridades sanitarias...» 8. El Sr. GAZZARA (Italia) subraya que las disposiciones previstas en el párrafo 3 del artículo 8 quedan justificadas por su carácter excepcional, sea cual fuere el texto definitivo del artículo 10. 9. El Dr. PUNARIO RONDANINI (México) sugiere que las disposiciones del párrafo 1 no se apliquen sólo a las sustancias, sino también a los preparados y especialidades, y que se diga simplemente que no podrán despacharse a los particulares sino con receta médica. 10. El Sr. KOCH (Dinamarca) no tiene inconveniente en reconocer que ciertas circunstancias locales pueden justificar las excepciones mencionadas en el párrafo 3. Se pregunta si el hecho de que el texto inglés del proyecto diga « supply or dispensing » donde la Convención Única decía « supply or dispensation » tiene alguna consecuencia especial. 11. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) precisa que la palabra « dispensation» utilizada en la Convención Única no era enteramente correcta, sino que en inglés debe decirse «dispensing». La idea continúa siendo la misma. 12. El Sr. ANAND (India) aprueba el artículo en general, pero considera indispensable que se establezca en el párrafo 3 una distinción entre las sustancias de la Lista I I I , que requieren un control más estricto, y las de la Lista IV. Quizá se podría suprimir toda mención de la Lista I I I en el párrafo 3 o, caso de que dicha mención se haga, se podría indicar que las sustancias de la Lista I I I sólo podrán suministrarse a los farmacéuticos, y no a los detallistas. 13. El Sr. YEBOAH (Ghana), aunque hace suyas las reservas que han expresado acerca del párrafo 1 los representantes del Canadá y de Liberia, señala que la presencia de las palabras « suministro o despacho » en el apartado b del párrafo 2 del artículo 30 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes debería tranquilizarlos. Con respecto al párrafo 3, comparte la preocupación del representante de la India, pero no cree que sea necesario insistir demasiado en los detalles en un texto internacional. Sin embargo, desea saber si los « otros minoristas » de que se trata deberían poseer una licencia especial. 14. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) confirma que en la licencia que se les concedería se deberá especificar que están autorizados para despachar, en pequeñas cantidades, las sustancias incluidas en las Listas I I I y IV. 15. El Sr. NASSAR (República Árabe Unida) estima que, en todo caso, las sustancias de la Lista I I I sólo deben ser despachadas por farmacéuticos. 16. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) es de la misma opinión: se trata de una cuestión a la que debe prestarse atención. 17. El Sr. OBERMAYER (Austria) aprueba lo que se dice en el párrafo 2 acerca de la responsabilidad de las Partes por lo que respecta al número de veces que pueden ser renovadas las recetas y a la duración de su validez. En cuanto a las disposiciones del párrafo 3, estima que los farmacéuticos son los únicos que están calificados para despachar las sustancias de las Listas I I I y I V ; si fuese necesario hacer excepciones, sería preferible disponer que los países interesados formularán las reservas previstas en el artículo 27. 18. El Dr. OLGUÍN (Argentina) apoya la segunda sugerencia del representante de la Santa Sede: sólo existe una práctica médica que merezca ser llamada « buena » y es la correcta, la que se ajusta a los principios científicos, a los deontológicos : la buena práctica médica. En cuanto al párrafo 3, estima que lo ideal sería que los farmacéuticos sean los únicos que estén autorizados para despachar sin receta pequeñas cantidades de las sustancias de la Lista I V ; las de la Lista I I I son demasiado peligrosas para no estar sometidas al régimen de recetas. No obstante, comprende las dificultades de algunos países en este aspecto. 19. El Dr. AZARAKHCH (Irán) está dispuesto a aceptar el texto del párrafo 3 si se especifica en él que no se debe autorizar a los « otros minoristas » para que despachen sin receta las sustancias de la Lista I I I . 20. El Sr. CHENG (China*) observa que la última frase del párrafo 3 basta para garantizar la fiscalización de la entrega sin receta de las sustancias consideradas. 21. El Dr. BERTSCHINGER (Suiza) comparte la inquietud que ha expresado el representante de la Santa Sede; quizás bastaría decir « en la medida admitida por la ciencia ». Con respecto al párrafo 3, opina que los farmacéuticos son los únicos que deben estar facultados para entregar sin receta las sustancias de las Listas I I I y IV, a menos que se especifique muy exactamente qué se entiende por «otros minoristas», lo que indudablemente sería muy difícil. 22. El Sr. KIRCA (Turquía) declara que está dispuesto a apoyar la sugerencia del representante de la Santa Sede. Recuerda que el párrafo 3, cuyo texto dista de ser satisfactorio, es el resultado de una transacción que se logró en la Comisión de Estupefacientes tras prolongadas deliberaciones. 23. El Sr. SAMSOM (Países Bajos) subraya que muchos países no disponen de un sistema suficientemente desarrollado de distribución de productos farmacéuticos, de * Véase la nota preliminar. 160 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización modo que, si se reservase exclusivamente a los farmacéuticos la venta de las sustancias de las Listas I I I y IV, resultaría imposible en la práctica obtener esas sustancias fuera de las grandes ciudades. 24. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) teme que las disposiciones demasiado detalladas del párrafo 3 limiten la eficacia de la fiscalización internacional. Por su parte, desea que se simplifiquen esas disposiciones. 25. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) declara que su país no tiene la intención de recurrir a las disposiciones del párrafo 3, pero comprende que son necesarias para muchos países cuyos servicios médicos están aún poco desarrollados; por consiguiente, no se opone a dicho párrafo. Así pues, la delegación de los Estados Unidos aprueba el artículo 8 en su totalidad. 26. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) sugiere otra solución : que el artículo 8 estipule que las sustancias sólo se entreguen mediante receta médica; los Estados que no estuvieran en condiciones de aceptar estas disposiciones podrían formular una reserva. 27. El PRESIDENTE estima que es preferible lograr un texto que obtenga la aprobación general y guardar las reservas como último recurso. Propone que se constituya un grupo de trabajo para examinar el artículo 8, compuesto por los representantes de los países siguientes : Argentina, Brasil, Dinamarca, Estados Unidos de América, Francia, Hungría, India, Irán, Liberia, México, Santa Sede y Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El Asesor Jurídico de la Conferencia y el representante de la OMS participarán también en la labor del grupo de trabajo, y lo presidirá el representante de Argentina. El grupo examinará rápidamente los párrafos 1 y 2, que no han suscitado ninguna objeción importante, y estudiará a fondo el párrafo 3. Así queda acordado. 28. A petición del Sr. BARONA LOBATO (México), el PRESIDENTE propone que el presidente del grupo de trabajo invite a participar en las reuniones de dicho grupo, a título personal, al representante de Togo que ha participado activamente en los trabajos de la Comisión relativos a ese artículo. Así queda acordado. ARTÍCULO 13 (INSPECCIÓN) 29. Los representantes de Camerún, Hungría, Irán, Suecia y Yugoslavia son partidarios de mantener el artículo 13 en su forma actual. 30. El Sr. ANAND (India) aprueba también la redacción actual del artículo 13, pero desearía saber si hay una diferencia de sentido entre las palabras « distribuidores mayoristas y detallistas », empleadas en el artículo 13, y las palabras « mayoristas y detallistas » que aparecen en otros artículos del proyecto. 31. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) responde que las dos expresiones son equivalentes y que el Comité de Redacción podrá encargarse de uniformar la terminología del proyecto. 32. El Sr. SAMSOM (Países Bajos), aludiendo a la segunda frase del artículo 13, señala que la finalidad perseguida es controlar las actividades de todas las personas que se ocupan de la distribución al por mayor y al por menor de sustancias sicotrópicas y que para ello no basta con la inspección de los locales y de las existencias y registros. A su juicio, el artículo 13 debería concretar más los objetivos de la inspección. 33. El Sr. ANAND (India) hace suya la sugerencia del representante de los Países Bajos. Por 42 votos contra ninguno, queda aprobado el artículo 13. ARTÍCULO 14 (INFORMES Q U E DEBEN SUMINISTRAR LAS PARTES) 34. El Sr. DITTERT (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) resume la declaración de Sir Harry Greenfield acerca del artículo 14, formulada en la 13.a sesión. 35. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) expresa reservas acerca de la sugerencia del representante de la JIFE de que sería útil, en lo referente a las sustancias de la Lista IIT, que se suministraran datos sobre las existencias en poder de los fabricantes y los mayoristas. 36. El Sr. SHEEN (Australia) encuentra aceptable, en general, el artículo 14, pero indica que la redacción actual del párrafo 1 no expresa con claridad qué clase de informaciones puede pedir la Comisión. 37. El Sr. NICOLld (Yugoslavia) aprueba en principio el artículo 14, pero prefiere la redacción del artículo correspondiente de la Convención Única (artículo 18, que le parece más clara. Según él, en el párrafo 1 habría que precisar, por lo menos, que se trata de leyes y reglamentos « relativos a las sustancias sicotrópicas ». 38. El Sr. SAMSOM (Países Bajos) propone que se añadan, bien en el párrafo 1 o bien en el párrafo 2, los datos previstos en el apartado d del párrafo 1 del artículo 18 de la Convención Única, es decir, los nombres y las direcciones de las autoridades facultadas para expedir permisos o certificados de exportación y de importación. En cuanto al párrafo 3, los Países Bajos podrían aceptar el suministro de los informes solicitados si dichos informes sirvieran para dar una idea del consumo de las sustancias sicotrópicas de referencia. Su país estima, en efecto, que conviene conocer el consumo lícito de sustancias sicotrópicas para que las autoridades sanitarias puedan preparar, y modificar en su caso, la política de distribución de esas sustancias. Aludiendo a la sugerencia del representante de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, el Sr. Samsom declara que su delegación podría aceptar que se suministraran datos sobre las cantidades en poder de los fabricantes y los mayoristas, para las sustancias de la Lista I I I , pero no para las de la Lista IV, siempre y cuando se ideara un sistema verdaderamente eficaz de fiscalización del comercio internacional, cosa que no puede decirse del sistema de notificación. Así pues, la delegación de los Países Bajos podría considerar la posibilidad de aplicar a las sustancias de la Lista I I I el régimen vigente para las sustancias de la Lista I I , en lo que respecta al comercio internacional, a condición de que las sustancias de la Lista IV no fueran sometidas a fiscalización internacional. Se levanta la sesión a las 12.35 horas. 15.a sesión -—26 de enero de 1971 161 15.a SESIÓN Martes 26 de enero de 1971, a las 10.45 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capitulo ni) ARTÍCULO 7 (LICENCIAS) (reanudación de los trabajos de la octava sesión y conclusión) (E/CONF.58/C.4/L.18) 1. El Sr. KIRCA (Turquía) observa que, si bien se encuentran en el párrafo 2 del artículo 6 del proyecto de Protocolo (relativo a las sustancias de la Lista I) disposiciones equivalentes a las del apartado a del párrafo 2 del artículo 7 propuesto por el Grupo de Trabajo (E/CONF. 58/C.4/L.18), no se encuentra en cambio nada equivalente a las disposiciones de los apartados b y c del mismo párrafo. Ahora bien, como las sustancias incluidas en la Lista I no pueden estar sometidas a una fiscalización menos amplia que las de las Listas I I , I I I y IV, las disposiciones de los apartados b y c del párrafo 2 del nuevo artículo 7 deben aplicarse también necesariamente a las sustancias incluidas en la Lista I . La delegación de Turquía puede aceptar el nuevo artículo 7 en esta inteligencia. Por 43 votos contra ninguno, queda aprobado el artículo 7 (EICONF.58IC.4jL.18). ARTÍCULO 10 (REGISTROS) (reanudación de los trabajos de la 13.a sesión y conclusión) (E/CONF.58/C.4/L.20) 2. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y la Sra. d'HAUSSY (Francia) declaran que sus delegaciones pueden aceptar el texto del artículo 10 propuesto por el Grupo de Trabajo (E/CONF.58/C.4/L.20) a condición de que el Comité de Redacción tenga presentes las enmiendas de forma a las versiones rusa y francesa de ese texto que sugirieron en el curso de las reuniones del Grupo de Trabajo, y armonice las diferentes versiones. 3. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) declara que su delegación se abstendrá en la votación sobre el nuevo texto del artículo 10 porque, en su opinión, no es necesario el registro en el caso de las sustancias incluidas en la Lista IV. Por 39 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobado el artículo 10 (E/CONF.58/C.4/L.20). ARTÍCULO 14 (INFORMES QUE DEBEN SUMINISTRAR LAS PARTES) (reanudación de los trabajos de la sesión anterior) 4. El Sr. O'NEILL (Irlanda) estima que, en vista del gran número de sustancias incluidas en la Lista IV y de sus múltiples usos terapéuticos, convendría o bien suprimir la mención de esas sustancias en el apartado b del párrafo 3 del artículo 14 o bien limitar los informes solicitados sobre esas sustancias a las cantidades fabricadas. Su delegación no tendría apenas dificultades para aceptar el resto del artículo. 5. El Dr. OLGUÍN (Argentina) estima que las sustancias de la Lista I I I deberían figurar en el apartado a del párrafo 3 y no en el apartado b. Lo fundamenta en las consideraciones que ya ha formulado sobre las distintas Listas. 6. El Sr. MANSOUR (Líbano) se pronuncia en favor del texto actual del artículo 14. No ve la necesidad de la enmienda propuesta en la sesión precedente por el representante de Yugoslavia, en el sentido de que se inserten en el párrafo 1 las palabras « relativos a las sustancias sicotrópicas » a continuación de las palabras « sus leyes y reglamentos», pues todo el contenido del proyecto de Protocolo se refiere a las sustancias sicotrópicas. 7. El Sr. NIKOLlC (Yugoslavia) no comparte la opinión del representante del Líbano y observa que el apartado b del párrafo 1 del artículo 18 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes dice « de todas las leyes y reglamentos promulgados periódicamente para poner en práctica esta Convención ». 8. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) declara que su delegación puede aceptar el artículo 14 en su redacción actual a condición de que en el apartado b del párrafo 3 de dicho artículo no se mencionen las sustancias de la Lista IV. 9. El Sr. ASANTE (Ghana) se pronuncia en favor del artículo 14 en su redacción actual. 10. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) indica que para someter las sustancias sicotrópicas a fiscalización internacional los únicos informes estadísticos verdaderamente indispensables son los que se refieren a la fabricación, la importación y la exportación ; que es demasiado difícil obtener informes sobre las cantidades en poder de los mayoristas y que serían de escasa utilidad. En consecuencia, propone que al final del apartado a del párrafo 3 se supriman las palabras « y mayoristas ». El Gobierno de los Estados Unidos está dispuesto a facilitar los demás informes solicitados en el párrafo 3 respecto de la fabricación, la exportación y la importación, e incluso, en lo que concierne a las sustancias de la Lista I I I , no tendría inconveniente en facilitar informes sobre el nombre de los países y las cantidades exportadas a cada país. 11. El Sr. NASSAR (República Árabe Unida) estima que las sustancias de la Lista I I I deberían mencionarse en el apartado a del párrafo 3, y no en el apartado b. 12. El Sr. OBERMAYER (Austria) dice que las estadísticas previstas en el artículo 14 deben suministrarse con respecto a las sustancias de las Listas I y I I , pero no con respecto a las de las Listas I I I y IV. 13. El Sr. CAMPANINI (Suiza), refiriéndose al decimoséptimo informe del Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia, en el que no se hace recomendación alguna sobre las sustancias de la Lista IV, propone que no se mencionen esas sustancias en el apartado b del párrafo 3. 14. El Sr. Me CARTHY (Canadá) dice que su país conoce las mismas dificultades que los Estados Unidos, aunque en una medida más limitada. Por ello, aunque no solicita formalmente la supresión de las palabras « y mayoristas » en el apartado a del párrafo 3, no se opondría a tal supresión. 162 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 15. El Sr. KOCH (Dinamarca) conviene con el representante de Yugoslavia en que debe armonizarse el texto del artículo 14 con el del artículo 18 de la Convención Única, precisando, de un lado, en el párrafo 1 que las leyes y reglamentos a que se hace referencia son los « promulgados para poner en práctica el Protocolo » y, de otro, disponiendo que las Partes deberán comunicar al Secretario General «los nombres y las direcciones de las autoridades facultadas para expedir permisos o certificados de exportación y de importación ». El orador apoya sin reservas la propuesta del representante de los Estados Unidos ; en cuanto a las sustancias de la Lista I I I , duda mucho que las estadísticas de datos no relativos a la fabricación puedan tener una utilidad real, y duda todavía más del valor de cualquier estadística relativa a las sustancias de la Lista IV. Sin pretender, como ciertos representantes, que se eliminen sistemáticamente estas últimas del Protocolo —pues está convencido de que sólo deben ser expedidas con receta médica—, considera inútil mencionarlas en el artículo 4. 16. El PRESIDENTE recuerda que hay toneladas de barbitúricos, destinadas a la venta con fines no médicos, que inundan y emponzoñan el mercado internacional. Además, numerosas delegaciones han insistido en la necesidad de seguir atentamente la evolución de la situación en lo que respecta a las sustancias de la Lista IV. 17. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) apoya la propuesta del representante de los Estados Unidos; personalmente estima también que ciertos países se verán en la imposibilidad práctica de facilitar estadísticas sobre las cantidades en poder de los mayoristas. Por el contrario, no comparte el parecer del representante de Dinamarca en cuanto a las sustancias de la Lista I V ; cree que de esas sustancias deben elaborarse estadísticas y que deben mantenerse las disposiciones del apartado b del párrafo 3. 18. El Sr. KIRCA (Turquía), basándose en la experiencia acumulada desde la entrada en vigor de la Convención Única, observa que convendría insertar una cláusula conforme a la cual la Parte que haya efectuado un decomiso deberá comunicarlo inmediatamente después, por vía diplomática, a las otras Partes directamente interesadas. Con ello, todos ganarían un tiempo valioso. 19. El Dr. THOMAS (Liberia) apoya la propuesta del representante de Yugoslavia acerca del párrafo 1. Se adhiere igualmente a la propuesta del representante de los Estados Unidos de que se supriman en el apartado a del párrafo 3 las palabras « y mayoristas », pero insiste en que se mantengan las palabras « exportadas, importadas ». 20. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) señala que gran parte de las sustancias sicotrópicas, y especialmente el LSD, que son objeto del tráfico ilícito, se fabrica clandestinamente. Ninguna estadística de la fabricación y de la distribución lícitas, por completa que sea, puede dar una idea justa de este importante aspecto del problema. Conviene, pues, estudiar con todo cuidado y todo detenimiento las necesidades esenciales en materia de estadísticas y no imponer a las administraciones nacionales funciones desproporcionadas con los beneficios que cabe razonablemente esperar. La delegación del Reino Unido estima que la redacción actual del apartado a del párrafo 3 representa una fórmula satisfactoria en general, pero no se opondrá a la modificación propuesta por el representante de los Estados Unidos. En cuanto a la sugerencia de la JIFE de exigir la notificación de las existencias en lo que respecta a las sustancias de la Lista I I I , no lo cree indispensable. Sin duda, podría preverse la utilidad de saber a qué países van destinadas las exportaciones de estas sustancias ; pero, desde luego, no en lo que respecta a las sustancias de la Lista IV. 21. El Sr. BRATTSTROM (Suecia) observa que el texto actual del artículo 14 se sitúa en un punto equidistante de las dos opiniones extremas que se han manifestado durante el debate : exigencias más estrictas para las sustancias de la Lista I I I y mayor flexibilidad para las sustancias de las Listas I y I I . 22. El Sr. ANAND (India) estima prudente contentarse con un mínimo de datos estadísticos que permitan fiscalizar los intercambios internacionales. Propone que las disposiciones del apartado a del párrafo 3 sean aplicables a las sustancias de las Listas I , I I y I I I , para las cuales convendría indicar las cantidades exportadas e importadas ; cabe ser menos estrictos con respecto al destino de las sustancias de la Lista IV, aunque seguirá siendo necesaria una cierta fiscalización y tal vez conviniera también que las estadísticas sean ventiladas por países. 23. El Sr. SHEEN (Australia) teme que, en su redacción actual, el párrafo 1 parezca reconocer a la Comisión de Estupefacientes una autoridad ilimitada. Las informaciones que le sean facilitadas podrían tal vez referirse únicamente a las modificaciones introducidas en las legislaciones y al tráfico ilícito de las sustancias sicotrópicas. 24. El Sr. ASANTE (Ghana) cree que los temores del representante de Australia carecen de fundamento; la Comisión de Estupefacientes es un órgano responsable en el que debe depositarse plena confianza. Por lo demás, la delegación de Ghana considera que es perfectamente aceptable el texto actual del artículo 14, pero no se opondrá a que se adopten las enmiendas propuestas por los representantes de Yugoslavia y los Estados Unidos. 25. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia), al que se une el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), propone que, a fin de no prolongar un debate que puede revelarse estéril, el Comité constituya un grupo de trabajo en el que estén representadas las dos tendencias que se enfrentan. 26. El PRESIDENTE sugiere que las delegaciones que deseen presentar enmiendas las presenten por escrito antes de las 17 horas. El Comité tendría conocimiento de las mismas al comenzar la próxima sesión y podría entonces constituir un grupo de trabajo. Así queda acordado. Se levanta la sesión a las 12.30 horas. 16.a sesión — 27 de enero de 1971 163 16.a SESIÓN Miércoles 27 de enero de 1971, a las 9.50 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo US) ARTÍCULO 14 (INFORMES Q U E DEBEN SUMINISTRAR LAS PARTES) (continuación) 1. El PRESIDENTE, recordando que se han presentado seis proyectos de enmienda dentro de los plazos estipulados, sugiere que se confíe su examen a un grupo de trabajo reducido en el que podrían estar representados, además de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, los siguientes países : Turquía, la India, Liberia, Ghana, los Estados Unidos de América, Suiza, Dinamarca, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Francia. Podría encomendarse la dirección de los trabajos de dicho grupo al representante de Ghana. Así queda acordado. ARTÍCULO 15 (INFORMES D E L A JUNTA) Por unanimidad, queda aprobado el artículo 15. 2. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) señala a la atención del Comité las dificultades que puede ocasionar el artículo 15 en vista de que la Comisión de Estupefacientes se reúne en la actualidad únicamente cada dos años. 3. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su voto a favor del artículo 15 no significa en absoluto que la delegación de la URSS haya cambiado su posición sobre la práctica de la Comisión de Estupefacientes de reunirse cada dos años. Estima que se podrían presentar informes por escrito al Consejo Económico y Social cada año, como lo ha indicado la Junta. 4. El Sr. DITTERT (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) recuerda que esta cuestión ha sido ya objeto de debates en el seno de la Comisión. El Consejo Económico y Social ha examinado antes que la Comisión el informe de la Junta correspondiente a 1969 y ha decidido examinar asimismo el informe correspondiente a 1970 antes de que lo haga la Comisión. 5. El Sr. BARONA LOBATO (México), tras señalar al Comité que la palabra «indicación », que figura en el párrafo 1 del texto español, no es muy acertada, propone que la Conferencia recomiende que la Comisión de Estupefacientes celebre reuniones anuales y no bienales. 6. El PRESIDENTE sugiere que las delegaciones interesadas en dicha propuesta preparen un proyecto de resolución que podrá presentarse a la aprobación de la Conferencia al final de sus trabajos. Se levanta la sesión a las 10.20 horas. 17.a SESIÓN Jueves 28 de enero de 1971, a las 10.40 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo III) MARCHA D E LOS TRABAJOS D E LOS GRUPOS D E TRABAJO 1. El Dr. OLGUÍN (Argentina), Presidente del Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 8, indica que se ha llegado a un acuerdo general conceptual, y sobre los objetivos del artículo 8, pero que la redacción del párrafo 3, relativo a los casos excepcionales, suscita aún divergencias de opinión. No obstante, los representantes de Hungría y de Liberia han presentado propuestas concretas y el Dr. Olguín espera que podrá llevar a buen término los trabajos del Grupo y presentar en breve un informe al Comité de Medidas de Fiscalización. 2. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), Presidente del Grupo de Trabajo encargado de examinar los artículos 11 y 12, dice que, en lo referente al artículo 11, el Grupo de Trabajo ha llegado a un acuerdo sobre el párrafo 1 y ha preparado un texto aceptable para el párrafo 2. Sin embargo, se ha propuesto que se añadan al párrafo disposiciones análogas a las del artículo 31 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes relativas a las sustancias en tránsito. Esta cuestión está siendo examinada en la actualidad por un subgrupo de trabajo, con la asistencia de la Asesoría Jurídica de la Conferencia. 3. En cuanto al artículo 12, se han presentado varias enmiendas. 4. El Sr. ANAND (India), Presidente del Subgrupo de Trabajo encargado de examinar los artículos 11 y 12, explica que las delegaciones no están de acuerdo en cuanto al número de disposiciones de la Convención Única que deben añadirse al artículo 11, pero que el estudio de este artículo está bien encaminado. 5. El Sr. ASANTE (Ghana), Presidente del Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 14, dice que no está aún en condiciones de informar al Comité de Medidas de Fiscalización sobre los párrafos 1, 2 y 3, pero espera que su Grupo pueda concluir en breve el examen de los párrafos 1 y 2. 6. El Sr. BEEDLE (Reino Unido), Presidente del Grupo de Trabajo encargado de examinar el artículo 2, indica que se han preparado dos o tres proyectos de enmienda, en consulta con la OMS y la secretaría, acerca de los párrafos 4 y 5 del artículo 2, y que los miembros del Comité podrán examinar esos textos a finales de la semana en curso. 164 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización ARTÍCULO 2 bis (DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS A L A FISCALIZACIÓN D E LOS PREPARADOS) 7. El PRESIDENTE señala que el artículo ha suscitado demasiadas polémicas para que pueda ser considerado en conjunto y que es preferible examinarlo párrafo por párrafo. 8. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, declara que el Comité no ha emitido ningún juicio técnico sobre este artículo, que no es de su incumbencia, y que se limitará a revisarlo una vez lo haya examinado el Comité de Medidas de Fiscalización. PÁRRAFO 1 9. El Sr. SHEEN (Australia) indica que este artículo está estrechamente relacionado con el artículo 2, sobre todo en lo que se refiere a los criterios que deben seguirse para incluir sustancias en las Listas, así como a la función que corresponde a la OMS y a la Comisión de Estupefacientes. Por ahora, y hasta que el Comité no adopte una decisión acerca del artículo 2, cualquier debate deberá tener forzosamente un carácter provisional. 10. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América), advirtiendo que la cuestión de los preparados exentos ha planteado muchas dificultades, quiere precisar el principio de la exención. Ante todo, pone de relieve que no se trata de eximir de toda fiscalización a los preparados que contienen sustancias sicotrópicas, ya que siguen sometidos a todas las medidas de fiscalización enumeradas en los apartados i) a vii) del párrafo 3. 11. Por otra parte, no hay que olvidar que se trata de preparados en los cuales la proporción de elementos farmacéuticos inertes es lo bastante elevada para anular casi por entero el peligro de uso indebido que presentan las reducidas cantidades de sustancias sicotrópicas. En apoyo de su tesis, el representante de los Estados Unidos ofrece seguidamente ejemplo de las composiciones químicas de algunos medicamentos y señala que los cuantiosos preparados farmacéuticos que se venden en los Estados Unidos son indispensables para el tratamiento de diversas enfermedades, y que los riesgos de uso indebido que presentan son casi nulos. El orador insiste en la necesidad de prever medidas de exención : corresponde a las Partes, y no a un órgano internacional, adoptar decisiones racionales sobre esta cuestión, teniendo en cuenta la opinión de los médicos y de los fabricantes de específicos farmacéuticos, así como el interés de la ciencia médica. Conviene que en el Protocolo no figure ninguna disposición que pueda debilitar el derecho de las Partes a elegir sus propias prácticas médicas. 12. El Dr. REXED (Suecia) dice que este artículo plantea pocas dificultades para su país, dado el reducido número de medicamentos que pertenecen a esa categoría. No obstante, comprende que el mencionado artículo constituye una fuente de dificultades para otros países, y podría aceptar medidas de fiscalización que permitiesen proseguir sus actividades a los países que tienen sistemas de registro distintos. Comparte la opinión del representante de Estados Unidos de que no corresponde a una conferencia internacional modificar las prácticas médicas nacionales. Cuando se ha demostrado que un preparado presenta pocos riesgos de uso indebido o de tráfico ilícito, es normal que se reduzcan las medidas de fiscalización a que está sujeto. Por consiguiente, la delegación de Suecia está dispuesta a examinar cualquier modificación del artículo 2 bis en este sentido. 13. El PRESIDENTE observa que los toxicómanos que hacen uso indebido de los preparados procuran extraer de éstos el principio activo y emplean métodos de administración distintos. En ello estriba el posible peligro de esos preparados. Por 40 votos contra ninguno y una abstención, queda aprobado el párrafo 1. 14. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), secundado por el Sr. SHEEN (Australia), declara que, aunque ha votado a favor del párrafo 1, se reserva el derecho de reconsiderar su actitud una vez se haya examinado el artículo 2 bis en su totalidad. PÁRRAFO 2 15. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) estima que este párrafo contiene muchas repeticiones y que el Comité de Redacción debería volverlo a examinar. 16. El Sr. McCARTHY (Canadá) propone que, a continuación de las palabras « no constituye », se añadan las palabras « a juicio de una Parte ». 17. El Sr. ASANTE (Ghana) no ve la necesidad de esta enmienda, dado que en el párrafo 3 se indica claramente que corresponde a las Partes decidir si un preparado plantea un problema sanitario. 18. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia) dice que aunque el párrafo 3 hace prevalecer la opinión de cada una de las Partes, los párrafos 4 y 5 obligan a las Partes a someterse a las decisiones de la Comisión y a seguir las recomendaciones de la OMS. Por consiguiente, si se aprobase la enmienda del representante del Canadá, convendría revisar los párrafos 4 y 5. 19. El Sr. McCARTHY (Canadá) teme que la redacción actual del párrafo 2 sólo permita a las Partes adoptar medidas de exención con arreglo al párrafo 3 cuando se trate de sustancias que no plantean problemas sanitarios. Por otra parte, las disposiciones que deben adoptarse con arreglo al párrafo 3 son posteriores a las del párrafo 2. 20. El Dr. PUNARIO RONDANINI (México) estima que el párrafo 2 no es claro, por cuanto las sustancias de la Lista IV pueden utilizarse conjuntamente con las de la Lista I I I . Así, por ejemplo, las anfetaminas van siempre acompañadas de barbitúricos. En estas condiciones, el orador debe formular reservas sobre este párrafo. 21. El PRESIDENTE estima que, habida cuenta de las reservas formuladas, es preferible no adoptar una decisión definitiva sobre este artículo, y considera aprobado provisionalmente el párrafo 2. PÁRRAFO 3 22. El Dr. SHIMOMURA (Japón) duda que convenga o incluso que sea posible someter los preparados que responden a los criterios definidos en el párrafo 2 a los requisitos enumerados en el párrafo 3 ; su número es considerable, y deben limitarse al mínimo las medidas de fiscalización. La delegación del Japón se reserva el derecho a presentar un proyecto de enmienda sobre este punto, según el giro que tomen los debates. 18.a sesión — 29 de enero de 1971 165 23. El Sr. WATTLES (Asesor Jurídico de la Conferencia), respondiendo a una pregunta del Sr. ASANTE (Ghana), subraya que el texto del párrafo 3 precisa inequívocamente que cada una de las Partes tiene derecho a decidir conceder una exención, independientemente de lo que puedan decidir, conforme al párrafo 4, las instancias internacionales. Respondiendo al Sr. McCARTHY (Canadá), precisa que la expresión «anteriores obligaciones », que figura en el inciso vii), se refiere a los seis incisos precedentes. Respondiendo igualmente a otra pregunta formulada por el Dr. THOMAS (Liberia), declara que el texto actual no prohibe que una Parte autorice el despacho de un preparado sin receta médica. 24. El Sr. OBERMAYER (Austria) estima que las obligaciones mencionadas en los incisos i) a vii) no deben aplicarse a los preparados que contengan, como dice el párrafo 2, únicamente una sustancia de las incluidas en la Listas I I I o IV. 25. El PRESIDENTE señala que sería prematuro tomar una decisión sobre el párrafo 3. PÁRRAFOS 4 Y 5 26. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) pone de relieve que los párrafos 3 y 4 guardan entre sí estrecha relación y que la mayoría de las reservas manifestadas en torno al primero son también válidas para el segundo. Personalmente, el orador teme que las expresiones « notificará », que figura al principio de la penúltima frase del párrafo 3, y « harán una notificación », en el párrafo 4, puedan introducir un mecanismo lento, cuya complejidad es imposible evaluar por anticipado. A su juicio, convendría dejar que cada una de las Partes decida por sí misma las exenciones que ha de conceder, y la Organización Mundial de la Salud desempeñará una función de asesoramiento; las responsabilidades deben quedar perfectamente equilibradas, sin recargar innecesariamente las funciones de las administraciones nacionales e internacionales. La delegación del Reino Unido no podrá pronunciarse sobre el fondo del párrafo 4 hasta que no se haya dado forma definitiva a los artículos a que se hace referencia en dicho párrafo ; en todo caso, las disposiciones de la cuarta frase son exponente, a su juicio, de una preocupación excesiva por la flexibilidad. 27. La Sra. d'HAUSSY (Francia) observa que la expresión «tuvieren información», que figura en la primera línea de los párrafos 4 y 5, atribuye a la OMS un papel exclusivamente pasivo. Sería preferible sustituir dicha expresión por la palabra « comprobaran ». 28. El Sr. CAMPANINI (Suiza) propone modificar la cuarta frase del párrafo 4 para que diga lo siguiente : La Comisión... podrá decidir que el preparado o el grupo de preparados quede exento, con respecto a todas las Partes, de uno o más de los siguientes requisitos : i) a iii) [sin modificaciones]. Podrá decidir, además, que quede exento de todas o algunas de las medidas de fiscalización, que pueden ser objeto de exención con arreglo al párrafo 3. 29. El PRESIDENTE estima que convendría instituir un grupo de trabajo que, habida cuenta de las reservas manifestadas, examine las enmiendas propuestas. Además, recuerda que, como se dice en las notas 14 y 15, la delegación soviética y otras han sugerido que las decisiones de la Comisión se comuniquen a «todos los Estados ». 30. El Sr. SAMSOM (Países Bajos) y el Dr. URANOWICZ (Hungría) hacen saber que sus Gobiernos no pueden aceptar sin reservas el artículo 2 bis en su totalidad. Por consiguiente, sus delegaciones desean formar parte del grupo de trabajo encargado de revisar dicho artículo. 31. El Sr. KOCH (Dinamarca) declara que su delegación se reservará su actitud acerca del artículo 2 bis hasta que se haya dado forma definitiva a los artículos 12, 13 y 14. 32. El Sr. ANAND (India) desearía participar en los trabajos del nuevo grupo de trabajo. 33. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) señala que no ha intervenido en el debate porque el propio Presidente ha recordado la actitud de su delegación, consignada en las notas 14 y 15. 34. El PRESIDENTE sugiere que se constituya un grupo de trabajo integrado por los representantes de los países siguientes: Estados Unidos de América, Canadá, Japón, Reino Unido, Suiza, Suecia, India, Liberia, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Países Bajos, Hungría y Francia, a los que se sumarían los representantes de la JIFE y la OMS. Podría pedirse al representante de los Estados Unidos que aceptase la presidencia de dicho grupo. Así queda acordado. 35. El Dr. OLGUÍN (Argentina) señala que su delegación desearía exponer en el Grupo de Trabajo algunos puntos a los que atribuye especial importancia. 36. El PRESIDENTE está seguro de que el Grupo de Trabajo atenderá el deseo de la delegación argentina y escuchará a cualquier otra delegación que manifieste idéntico deseo. Se levanta la sesión a las 12.10 horas. 18.a SESIÓN Viernes 29 de enero de 1971, a las 10.20 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIII) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo m) ARTÍCULO 8 (RECETAS MÉDICAS) (reanudación de los trabajos de la 14.a sesión y conclusión) 1. El PRESIDENTE señala a la atención del Comité el texto del artículo 8 propuesto por el Grupo de Trabajo (E/CONF.58/C.4/L.37). 2. El Sr. KIRCA (Turquía) pregunta si el Grupo de Trabajo ha examinado la cuestión de las cantidades máximas que podrán prescribirse por receta médica. 3. El Dr. OLGUÍN (Argentina), Presidente del Grupo de Trabajo, responde afirmativamente. El Grupo de 166 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización Trabajo ha considerado que, en términos generales, corresponde a cada país decidir al respecto y que esa cuestión no tiene por qué figurar en el Protocolo. 4. El Sr. McCARTHY (Canadá), refiriéndose al párrafo 1, insiste en la necesidad de precisar en el texto que se trata de sustancias suministradas o despachadas únicamente a particulares. 5. El Dr. OLGUÍN (Argentina), el Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), el Dr. THOMAS (Liberia), el Sr. ASANTE (Ghana) y el Sr. CHENG (China*) estiman que, dado su carácter, la cuestión planteada por el representante del Canadá puede remitirse al Comité de Redacción. Así queda acordado. Por 37 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobado el artículo 8 (E/CONF.58/C.4IL.37). 6. El Sr. OBERMAYER (Austria) expone que su delegación se ha abstenido en la votación porque está en favor de los párrafos 1 y 2 del nuevo texto del artículo 8, pero no del párrafo 3. ARTÍCULO 3 (OTRAS DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS A L A L C A N C E D E L A FISCALIZACIÓN) PÁRRAFO 1 7. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) piensa que debe precisarse el sentido de las palabras «pequeñas cantidades » : en efecto, cantidades que parecen pequeñas en un país pueden considerarse grandes en otro, lo cual podría originar dificultades. 8. El PRESIDENTE cree recordar que en el curso de los trabajos preparatorios se interpretó la expresión en el sentido de las cantidades necesarias al enfermo para proseguir su tratamiento. 9. U HLA OO (Birmania) comparte la opinión del representante del Brasil y teme que, por falta de precisión, la redacción actual del párrafo 1 abra la puerta a un contrabando que, no por ser de menor cuantía, será menos peligroso. Por consiguiente, la delegación de Birmania formula una reserva respecto de ese párrafo. 10. El Sr. KOCH (Dinamarca) estima que en realidad el párrafo 1 es una derogación de las disposiciones relativas a la importación y exportación de las sustancias sicotrópicas previstas en el proyecto de Protocolo, por lo cual sería más lógico situar este párrafo, dentro del texto, junto a las disposiciones citadas. 11. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se pronuncia en favor del artículo 3 en su forma actual. En su opinión, por « pequeñas cantidades » se entiende las cantidades que razonablemente necesita el enfermo para continuar su tratamiento durante su estancia en el extranjero. 12. Para el Sr. NICOLlC (Yugoslavia), la redacción actual del párrafo 1 no es satisfactoria. En efecto, como se trata de disposiciones facultativas, algunos países autorizarán a los viajeros internacionales a que transporten pequeñas cantidades de sustancias sicotrópicas, mientras que otros no lo harán, lo que creará dificultades considerables a los viajeros que deseen trasladarse sucesivamente a varios países, por ejemplo. Así pues, en la práctica * Véase la nota preliminar. será imposible aplicar las disposiciones del presente párrafo 1. Subraya la necesidad de que se confiera carácter general a dichas disposiciones. 13. El Dr. OLGUÍN (Argentina) sugiere que, para evitar toda posibilidad de tráfico ilícito, se haga más preciso el texto añadiendo las palabras «de carácter médico» después de las palabras «para su uso personal». Le parecen enteramente pertinentes las observaciones del representante de Yugoslavia. 14. El Dr. THOMAS (Liberia) se pronuncia a favor de la redacción actual del párrafo 1. Los recelos que han expresado algunos representantes sobre un posible contrabando no le parecen fundados : en efecto, los médicos de todos los países saben perfectamente que a un enfermo que se traslade al extranjero sólo se le debe prescribir la cantidad de medicamentos necesaria para su tratamiento durante un período limitado, de cinco días como máximo, y que además debe facilitársele una receta que le permita proseguir su tratamiento en el país a que se dirige. No ve cómo una persona que transporte medicamentos para cinco días puede tener dificultades en la aduana. 15. El Sr. OBERMAYER (Austria) dice que es indispensable que los enfermos puedan transportar las sustancias sicotrópicas necesarias para su tratamiento, pero conviene precisar que se trata de cantidades limitadas, que correspondan a la duración de su viaje hasta el lugar de su estancia. El representante de Austria presentará ulteriormente una enmienda en este sentido. 16. El Sr. BARONA LOBATO (México) cita el caso de algunos enfermos procedentes de México a quienes, al entrar en los Estados Unidos, se les han confiscado la codeína y el fenobarbital que necesitaban. Habida cuenta de que a veces es muy difícil distinguir entre los enfermos verdaderos y los traficantes, habría que ponerse de acuerdo sobre las cantidades cuyo transporte está autorizado y prever los casos en que los enfermos no tengan sobre sí las recetas médicas que demuestren su estado y la necesidad en que se encuentran de tomar determinados medicamentos. En consecuencia, dicho párrafo debería ser modificado por el Comité de Redacción. 17. El Dr. ALAN (Turquía) se suma al representante de Yugoslavia por considerar que sería conveniente uniformar las distintas legislaciones a fin de que cada Parte pueda autorizar el transporte de pequeñas cantidades de sustancias sicotrópicas. A ese respecto, el representante de Turquía propone que se sustituyan las palabras « una Parte podrá, en virtud de su legislación, permitir » por las palabras «las Partes autorizarán... etc.». 18. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) comparte también la opinión del representante de Yugoslavia. Las explicaciones dadas por el Asesor Jurídico de la Conferencia no son válidas, por ejemplo, en el caso de un viajero cuyo avión aterrice, debido a condiciones atmosféricas desfavorables, en un país distinto del país de destino previsto. 19. El Dr. DANNER (República Federal de Alemania) estima que sería necesario redactar un nuevo texto, teniendo en cuenta el artículo 12, para especificar que el transporte de pequeñas cantidades no será considerado por las Partes como una importación o una exportación de sustancias sicotrópicas. 19.* sesión — lfi de febrero de 1971 20. El Sr. KOECK (Santa Sede) apoya a los representantes de Turquía y de los Países Bajos y está dispuesto a aceptar la enmienda introducida por el representante de Turquía. Por otra parte, no ve inconveniente en que se sitúe dicho artículo en otro lugar del Protocolo. 21. El Dr. CORREA da CUNHA (Brasil) subraya que el texto de dicho párrafo deja una posibilidad de fraude a los traficantes que pueden obtener sustancias sicotrópicas en diversos países dirigiéndose a varios médicos. 22. Por otra parte, habría que llegar a un acuerdo sobre lo que significa la expresión « pequeñas cantidades » y uniformar las legislaciones nacionales sobre esta cuestión. 23. El Sr. NIKOLIC (Yugoslavia) propone el siguiente texto del párrafo 1 : No obstante las disposiciones de este Protocolo, los viajeros internacionales podrán ser autorizados a transportar pequeñas cantidades de sustancias sicotrópicas distintas de las incluidas en la Lista I cuando tengan una declaración de sus autoridades nacionales competentes en la que se asegure que han sido obtenidas legalmente para su uso personal. 24. El PRESIDENTE propone que las delegaciones de la República Federal de Alemania, Turquía, Austria e Italia, que desean presentar enmiendas, entablen consultas con el representante de Yugoslavia para establecer un texto común después de la sesión. 25. El Dr. REXED (Suecia) señala que el problema que está examinando el Comité no es nuevo. En efecto, aunque no se estimó necesario enunciar en la Convención Única de 1961 disposiciones relativas a las sustancias sicotrópicas, en la práctica los servicios de aduanas permiten a los particulares el transporte lícito de pequeñas cantidades de sustancias. Por otra parte, las legislaciones de los países son distintas según la droga de que se trate. Así por ejemplo, en Suecia es imposible obtener anfetaminas o sustancias de la Lista I I , ni siquiera con receta médica, y corresponde a las aduanas decidir si puede autorizarse una excepción. A juicio del Dr. Rexed, el párrafo 1 es suficiente, y es innecesario añadir cuestiones de detalle. PÁRRAFO 2 26. El Dr. REXED (Suecia), Presidente del Comité de Asuntos Técnicos, explica que el Comité que él preside ha considerado necesario modificar el párrafo 2 (E/CONF. 58/C.3/L.10/Add.3) con ánimo de simplificación y para precisar la utilización de las sustancias sicotrópicas en la industria. 27. El PRESIDENTE propone que el Comité examine el texto del párrafo 2 con la modificación introducida por el Comité de Asuntos Técnicos. Así queda acordado. 28. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia), explicando la enmienda que ha propuesto (E/CONF.58/C.4/L. 19), dice que en Nueva Zelandia las sustancias sicotrópicas no se emplean en la industria, sino en actividades de artesanía sobre las cuales es difícil ejercer un control estricto. 29. Por otra parte, la proliferación de venados en los bosques de Nueva Zelandia hace necesaria su captura y en la práctica ya se emplean sustancias sicotrópicas con ese objeto. 30. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que no cabe hablar de producción de 167 sustancias sicotrópicas en actividades artesanas. Por consiguiente, convendría hallar otra fórmula. 31. El Sr. ANAND (India) señala que si el Comité acepta la enmienda del representante de Nueva Zelandia convendría modificar la enmienda del representante de Suecia. En lo tocante a la primera de esas enmiendas el representante de la India estima que, en vista de las explicaciones ofrecidas por el representante de Nueva Zelandia, no es necesario mencionar la actividad industrial, y que la parte relativa a la captura de animales debería tratarse en un párrafo separado. 32. El PRESIDENTE propone que los representantes de Nueva Zelandia, la Unión Soviética y la India se reúnan después de la sesión para estudiar la redacción de un nuevo texto. Se levanta la sesión a las 12.45 horas. 19.» SESIÓN Lunes 1.° de febrero de 1971, a las 14.50 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVIH) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 (continuación ) (E/4785, capítulo DI) ARTÍCULO 3 (OTRAS DISPOSICIONES ESPECIALES RELATIVAS AL ALCANCE DE L A FISCALIZACIÓN) (conclusión) PÁRRAFO 1 (conclusión) 1. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que si bien no se opone en principio al nuevo texto del párrafo 1 propuesto por los representantes de Austria, Francia, Italia, la República Federal de Alemania, Turquía y Yugoslavia (E/CONF.58/C.4/L.43), piensa que la exigencia de que los viajeros presenten una receta médica puede causar dificultades. En muchos países, entre ellos el Reino Unido, los farmacéuticos se quedan con las recetas a efectos de contabilidad oficial. 2. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) dice que su postura es idéntica a la del representante del Reino Unido. Quizá pudiera encontrarse un término más general que el de « receta médica ». 3. El PRESIDENTE observa que podría resolverse el problema suprimiendo simplemente las palabras « exigiendo la presentación de una receta médica ». 4. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América), el Sr. ASANTE (Ghana) y el Dr. MÁRTENS (Suecia) están dispuestos a aceptar la supresión de esas palabras. 5. El Dr. ALAN (Turquía) dice que si el viajero no está en posesión de algún tipo de documento no podrá probar que ha obtenido legalmente tales preparados. Si se suprime la referencia a una receta médica, debe sustituirse por una referencia a cualquier otro documento. 6. El Dr. THOMAS (Liberia) está de acuerdo con el representante de Turquía. 168 Minutas de las sesiones del Comité de Medidas de Fiscalización 7. El Sr. ANAND (India) se muestra inclinado a aceptar la opinión expresada por el representante de Suecia en una sesión precedente de que la disposición es innecesaria. Sin embargo, si se ha de incluir una disposición de esa índole en el proyecto de Protocolo, el orador prefiere el texto actual al propuesto. Parece poco acertado incluir la exigencia de presentación de una receta médica. 8. El Sr. NIKOLÍC (Yugoslavia) está dispuesto tanto a aceptar la supresión de la referencia a recetas médicas en el texto conjunto como a volver al texto original. 9. El Dr. OLGUÍN (Argentina) cree que el texto original es más satisfactorio que la nueva versión propuesta. Aunque en principio no se opone a esta última, piensa que la referencia a las recetas médicas puede evitarse si después de la palabra «legalmente » se dice « mediante una adecuada certificación ». 10. El Sr. McCARTHY (Canadá) y el Dr. AZARA KHCH (Irán) pueden aceptar tanto el texto original como el texto conjunto con la supresión de la referencia a las recetas médicas. 11. El Sr. KOCH (Dinamarca) recuerda que en 1961 la Conferencia de las Naciones Unidas para la aprobación de una Convención Única sobre Estupefacientes abandonó el intento de resolver un problema análogo relativo a los viajeros que transportan estupefacientes para su uso personal, y la ausencia de una disposición que permita a los viajeros transportar estupefacientes no ha creado dificultad alguna en la práctica. Propone formalmente la supresión del párrafo 1. 12. U HLA OO (Birmania) apoya plenamente tal propuesta. 13. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) está dispuesto a aceptar dicha propuesta. Sin embargo, también aceptaría el texto conjunto con la supresión de la referencia específica a las recetas médicas. 14. La Dra. WALSHE (Australia) dice que a su delegación le resultará sumamente difícil aceptar una referencia a las recetas médicas y no ve que los problemas implícitos se resuelvan sustituyéndola por una referencia a certificados médicos u otros documentos. En cuanto a la propuesta del representante de Dinamarca, indica que las sustancias sicotrópicas se utilizan en el tratamiento de gran número de personas; no puede establecerse un verdadero paralelo con los estupefacientes. La oradora se muestra en favor del mantenimiento del texto actual del párrafo 1. Por 24 votos contra 14 y 5 abstenciones, queda rechazada la propuesta de Dinamarca de suprimir el párrafo 1. Por 37 votos contra ninguno y 6 abstenciones, queda aprobada la supresión de las palabras «exigiendo la presentación de una receta médica» en la enmienda al párrafo 1 (EfCONF.58jC.4jL.43). Por 24 votos contra 8 y 13 abstenciones, queda aprobada la enmienda al párrafo 1 (E/CONF.58/C.4/L.43). Queda aprobado el párrafo 1 en su forma enmendada. PÁRRAFO 2 15. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) dice que el objeto de la enmienda de los Países Bajos (E/CONF.58/C.4/L.44) es llegar a un equilibrio entre la necesidad de medidas adecuadas de fiscalización y los intereses de la industria. 16. El Dr. ALAN (Turquía) prefiere el texto recomendado por el Comité de Asuntos Técnicos (E/CONF.58/C.3/L.10/Add.3) al del representante de los Países Bajos. 17. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) duda que el texto del Comité de Asuntos Técnicos mejore el texto original, que está redactado con precisión y abarca todos los casos en que podría permitirse el uso de sustancias sicotrópicas en la industria. 18. El Dr. BÓLCS (Hungría), Vicepresidente del Comité de Asuntos Técnicos, dice que el texto del Comité se basa en una enmienda del Reino Unido cuya finalidad es aclarar las condiciones en que podría autorizarse en la industria el uso de sustancias sicotrópicas. El Comité de Asuntos Técnicos ha encontrado algo complicado el texto del proyecto de Protocolo y, en particular, las partes que se refieren a la transformación y desnaturalización. Otra objeción al texto es la imposibilidad de prever todas las sustancias que la industria podría utilizar en el futuro para la producción de sustancias que no sean sicotrópicas. 19. El Sr. BEEDLE (Reino Unido) dice que la enmienda de su delegación trata de simplificar un texto que parece innecesariamente complicado y rígido. 20. El Sr. MILLER (Estados de América) dice que una de las dificultades ha sido la de determinar cómo se transforma o desnaturaliza un precursor. 21. El Sr. HOOGWATER (Países Bajos) retira su enmienda. Por 41 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobada la enmienda del Comité de Asuntos Técnicos (E¡CONF.58¡C.3¡L.10¡Add.3 ) . Por 42 votos contra ninguno y 4 abstenciones, queda aprobado el párrafo 2 en su forma enmendada. NUEVO PÁRRAFO 3 22. El Sr. ASHFORTH (Nueva Zelandia) dice que el nuevo texto propuesto por su delegación tendiente a añadir un nuevo párrafo al artículo 3 (E/CONF.58/C.4/L.41) tiene por objeto superar ciertas dificultades de traducción que habría originado la primitiva propuesta de Nueva Zelandia (E/CONF.58/C.4/L.19). Su delegación interpreta el artículo 3 en el sentido de que se refiere a cualquier industria, por pequeña que sea. 23. El Sr. CALENDA (Italia) pregunta si el texto de Nueva Zelandia se refiere a todos los animales o sólo a los animales salvajes, y si podría aplicarse a la práctica de administrar tranquilizantes a los animales domésticos que van a ser sacrificados para consumo humano. 24. El PRESIDENTE dice que supone que el texto se aplica a todo tipo de animales. Por 34 votos contra uno y 9 abstenciones, queda aprobada la propuesta de Nueva Zelandia ( E/CONF.58/C.4/L.41). Por 42 votos contra ninguno y 3 abstenciones, queda aprobado el artículo 3 en su totalidad, en su forma enmendada. Se levanta la sesión a las 16.45 horas. 20.a sesión — 4 de febrero de 1971 169 20.a SESIÓN Martes 4 de febrero de 1971, & las 9.20 horas Presidente : Dr. MABILEAU (Francia) TEMA 11 DEL PROGRAMA DE LA CONFERENCIA Examen del proyecto revisado de Protocolo sobre sustancias sicotrópicas aprobado por la Comisión de Estupefacientes, de conformidad con la resolución 1474 (XLVHJ) del Consejo Económico y Social, de 24 de marzo de 1970 ( continuación ) (E/4785, capítulo 111) ARTÍCULO 4 (LIMITACIÓN D E L USO A LOS FINES MÉDICOS Y CIENTÍFICOS) 1. El Sr. McCARTHY (Canadá) habla de la intensa labor desarrollada por su Gobierno en los últimos veinticinco años para hacer frente de un modo global al problema de la toxicomanía en su integridad y dice que si la simple posesión de sustancias de la Lista I I no quedara exenta de lo dispuesto en el apartado b, como se hace con las sustancias de las Listas I I I y IV, buena parte de la política desarrollada por su Gobierno resultará inútil. Muchas personas, y sobre todo los jóvenes, se limitan a hacer experiencias con las sustancias de la Lista I I y no se les puede considerar toxicómanos en el verdadero sentido del término. Por consiguiente, su Gobierno se opone a que se insista en que las personas en cuya posesión se encuentren tales sustancias sean consideradas en cualquier circunstancia como delincuentes. Las autoridades competentes canadienses mantienen la firme y meditada opinión de que la mera posesión de sustancias de la Lista I I no debe dar lugar automáticamente a una acción judicial y por ello la delegación del Canadá ha presentado su enmienda (E/CONF.58/C.4/L.34). Si la Conferencia decide no eximir las sustancias de la Lista I I , en lo tocante a la posesión, del mismo modo que se hace con las sustancias de las Listas I I I y IV, su Gobierno tendrá que formular una reserva al artículo 4 en el momento de la firma del Protocolo. 2. El Sr. MILLER (Estados Unidos de América) dice que su delegación apoya la enmienda presentada por Canadá; el Gobierno de los Estados Unidos se siente reacio a aceptar una disposición que imponga a los gobiernos la obligación permanente de sancionar la posesión de sustancias de la Lista I I para uso personal. Señala a la atención del Comité la enmienda que ha presentado al apartado b (E/CONF.58/C.4/L.47), cuyo efecto será asegurar que la posesión con fines de distribución no disfrute de la misma tolerancia que la posesión para uso personal. 3. El Dr. BABAIAN (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) indica que en el apartado a se debe hacer alguna referencia a las disposiciones del artículo 6, que limitan el uso de las sustancias de la Lista I a fines médicos y científicos en condiciones muy concretas. No estima necesario proponer una enmienda formal; a su juicio, el Comité de Redacción podría ocuparse de la c